Comisión interamericana de derechos humanos






descargar 6.33 Mb.
títuloComisión interamericana de derechos humanos
página4/104
fecha de publicación31.07.2015
tamaño6.33 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   104

Asimismo, la CIDH determina la existencia de un patrón de impunidad en los casos de violencia, que 

afecta de manera particular a los comunicadores sociales, los defensores de derechos humanos, los 

sindicalistas,  las  personas  que  participan  en  manifestaciones  públicas,  las  personas  privadas  de  su 

libertad, los campesinos, los pueblos indígenas y las mujeres.  

 

5.La  Comisión  empieza  por  analizar  cómo  se  ha  impedido  el  goce  efectivo  de  los 

derechos  políticos  en  Venezuela,  derechos  que  por  su  esencia  propician  el  fortalecimiento  de  la 

democracia  y  el  pluralismo  político.  El  informe  de  la  CIDH  da  cuenta  de  que  en  Venezuela  se  han 

creado mecanismos para restringir las oportunidades de acceso al poder de los candidatos disidentes 

del gobierno. Esto se llevó a cabo a través de resoluciones administrativas de la Contraloría General 

de la República mediante las cuales 260 personas, en gran parte de la oposición al gobierno, fueron 


vii




inhabilitadas  para  optar  a  cargos  públicos.  La  Comisión  observa  que  estas  inhabilitaciones  para  el 

ejercicio de la función pública no fueron establecidas en virtud de una condena penal y se impusieron 

sin  que  exista  un  procedimiento  previo,  en  contravención  con  los  estándares  de  la  Convención 

Americana.  


 


6.Asimismo, la Comisión nota en su informe cómo el Estado ha adelantado acciones 

para limitar algunas de las competencias de autoridades electas por voto popular con el fin de reducir 

el alcance de las funciones públicas de miembros de la oposición. En sus observaciones al presente 

informe  el  Estado  indicó  que  las  modificaciones  realizadas  a  los  instrumentos  legales  que  rigen  las 

facultades  y  el  ámbito  de  competencia  de  gobernadores  y  alcaldes  se  iban  a  producir  fuese  quien 

fuese  electo  en  el  2008  y  están  vigentes  también  para  las  autoridades  del  partido  de  gobierno.  No 

obstante, la CIDH da cuenta de cómo a través de una serie de reformas legales las autoridades de la 

oposición han visto reducidas sus competencias de forma tal que no pueden ejercer legítimamente el 

mandato para el cual fueron elegidas.  


 


7.La CIDH también identifica en el presente informe una preocupante tendencia a 

castigar, intimidar y agredir a personas a manera de represalia por haber hecho público su disenso 

con  las  políticas  oficiales.  Esta  tendencia  afecta  tanto  a  las  autoridades  de  la  oposición  como  a 

ciudadanos que han ejercido su derecho a expresar su disconformidad con las políticas adelantadas 

por el gobierno. Las represalias se realizan tanto a través de actos estatales como de actos de acoso y 

violencia provenientes de personas civiles que actúan al margen de la ley como grupos de choque. La 

Comisión  nota  con  preocupación  que  se  ha  llegado  al  extremo  de  iniciar  procedimientos  penales 

contra disidentes, acusándolos de delitos comunes con miras a privarlos de su libertad en virtud de su 

posición política. 


 


8.En el mismo sentido, la Comisión identifica un tendencia al uso de figuras penales 

para sancionar a personas que ejercen su derecho a manifestar o protestar en contra de las políticas 

oficiales.  Información  recibida  por  la  Comisión  señala  que  en  los  últimos  cinco  años  más  de  2.200 

personas  han  sido  sometidas  a  procesos  penales  por  hechos  relacionados  con  su  participación  en 

manifestaciones públicas. Así, la CIDH observa que en Venezuela se está restringiendo el derecho a 

manifestar a través de la aplicación de sanciones contenidas en normas emitidas durante el gobierno 

del Presidente Chávez,  acusando a los manifestantes por la comisión de delitos tales como cierre de 

vías  públicas,  resistencia  a  la  autoridad,  daños  a  la  propiedad  pública,  obstrucción  activa  de  las 

funciones  de  las  instituciones  legalmente  constituidas,  ultraje  a  funcionario  público,  instigación  y 

asociación para delinquir, instigación pública a la desobediencia de leyes, agavillamiento, restricción 

de la libertad del trabajo, incumplimiento al régimen especial de zonas de seguridad, entre otros. En 

su informe, la Comisión da cuenta de casos de personas que están enfrentando procesos penales por 

los  que  podrían  ser  condenados  a  más  de  veinte  años  de  prisión,  por  hechos  relacionados  con  su 

participación  en  manifestaciones  contra  el  gobierno.  En  sus  observaciones  al  presente  informe  el 

Estado afirmó que cada vez que los sectores de la oposición al gobierno pretendan alterar el orden 

público  violando  las  leyes  de  la  República  serán  sometidos  a  juicio,  sin  que  esto  pueda  ser 

interpretado  como  una  restricción  del  ejercicio  del  derecho  a  la  manifestación  pacífica,  ni  una 

criminalización  a  la  legítima  movilización  y  protesta  social.  A  juicio  de  la  Comisión,  esta  práctica 

constituye  una  restricción  a  los  derechos  de  reunión  y  de  libertad  de  expresión  garantizados  en  la 

Convención  Americana,  cuyo  libre  ejercicio  es  necesario  para  el  buen  funcionamiento  del  sistema 

democrático inclusivo de todos los sectores de la sociedad.  

 

9.Al  mismo  tiempo,  la  CIDH  nota  que  en  el  ejercicio  del  derecho  a  manifestar 

pacíficamente en Venezuela se producen con frecuencia violaciones a vida y a la integridad personal, 

que en muchos casos son consecuencia del uso excesivo de la fuerza estatal, así como de las acciones 

de grupos de choque. Según información recibida por la Comisión, sólo entre enero y agosto de 2009 

habrían fallecido 6 personas en el marco de manifestaciones públicas, cuatro de ellas por la actuación 

de los cuerpos de seguridad del Estado. Esta situación resulta de particular preocupación para la CIDH 


viii




en tanto la represión y el uso excesivo de sanciones penales para criminalizar la protesta tienen por 

efecto  amedrentar  a  quienes  desean  ejercer  este  medio  de  participación  en  la  vida  pública  para 

reclamar por sus derechos. De su parte, en sus observaciones al presente informe, el Estado expresó 

que  el  aumento  en  el  número  de  manifestaciones  reprimidas  se  debe  a  que  se  ha  producido  un 

mayor número de manifestaciones ilegales. 


 


10.El  informe  de  la  Comisión  también  hace  referencia  a  aspectos  que  afectan  la 

independencia  e  imparcialidad  del  poder  judicial  en  Venezuela.  La  CIDH  reitera  lo  señalado  en 

ocasiones  anteriores  respecto  a  que  las  normas  de  designación,  destitución  y  suspensión  de  los 

magistrados contenidas en la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia carecen de previsiones 

adecuadas  para  evitar  que  otros  poderes  del  Estado  puedan  afectar  la  independencia  del  Tribunal 

Supremo, o que escasas mayorías circunstanciales decidan la composición de éste.  


 


11.La  Comisión  mira  también  con  preocupación  la  ausencia  de  concursos  públicos 

para acceder a los cargos de jueces y fiscales, de forma tal que estos operadores de justicia continúan 

siendo nombrados de manera discrecional sin que se hayan realizado concursos de oposición. Al no 

haber  sido  nombrados  por  medio  de  un  concurso  público,  los  jueces  y  fiscales  son  de  libre 

nombramiento  y  remoción,  lo  que  afecta  seriamente  su  independencia  para  adoptar  decisiones. 

Asimismo,  la  CIDH  observa  que  a  través  del  Programa  Especial  para  la  Regularización  de  la 

Titularidad, se ha otorgado la titularidad a jueces que habían sido nombrados provisionalmente, todo 

ello sin que medie un concurso público de oposición.  

 

12.Además de las falencias en el proceso de nombramiento, la Comisión observa que 

en Venezuela los jueces y fiscales no gozan de la estabilidad en el cargo indispensable para garantizar 

su  independencia  frente  a  los  cambios  políticos  o  de  gobierno.  Y  es  que  además  de  ser  de  libre 

nombramiento y remoción, se han promulgado una serie de normas que permiten un alto grado de 

subjetividad  al  momento  de  juzgar  la  conducta  de  los  magistrados  en  el  marco  de  procedimientos 

disciplinarios.  Incluso  el  Código  de  Ética  del  Juez  Venezolano  y  la  Jueza  Venezolana,  aprobado  en 

agosto  de  2009,  contiene  normas  que,  debido  a  su  amplitud  o  vaguedad,  permiten  una  amplia 

discreción de los órganos disciplinarios que juzgan la conducta de los jueces.  


 


13.Más  aún,  a  pesar  de  que  la  Constitución  de  1999  estableció  que  la  legislación 

referida  al  sistema  judicial  sería  aprobada  dentro  del  primer  año  luego  de  la  instalación  de  la 

Asamblea Nacional, transcurrida una década lo que continúa vigente es el Régimen de Transición del 

Poder  Público  creado  para  permitir  la  vigencia  inmediata  de  la  Constitución.  En  virtud  de  este 

régimen transicional se creó la Comisión de Funcionamiento y Reestructuración del Sistema Judicial, 

que  desde  entonces  ha  ejercido  facultades  disciplinarias  para  remover  a  los  miembros  del  poder 

judicial. Dicha Comisión, además de ser un órgano excepcional, no goza de las debidas garantías para 

asegurar  la  independencia  de  sus  decisiones  puesto  que  también  sus  miembros  pueden  ser 

nombrados  o  removidos  por  la  sola  discreción  de  la  Sala  Constitucional  del  Tribunal  Supremo  de 

Justicia, sin que se hayan establecido previamente las causales o el procedimiento para tales efectos.  


 


14.Otro  aspecto  que  preocupa  a  la  Comisión  en  relación  con  la  autonomía  e 

independencia del poder judicial es el relativo al carácter provisorio de la mayoría de los jueces en 

Venezuela.  De  acuerdo  con  información  proporcionada  a  la  Comisión  por  el  Estado  venezolano,  en 

agosto de 2009 existía un total de 1896 jueces, de los cuales sólo 936 eran titulares.  Ello significa que 

más del 50% de los jueces en Venezuela no gozan de estabilidad en su cargo y pueden ser fácilmente 

removidos cuando adoptan decisiones que podrían afectar los intereses del gobierno. El problema de 

la provisionalidad afecta por igual a los fiscales del Ministerio Público, puesto que todos los fiscales 

en Venezuela son de libre nombramiento y remoción.  


 


15.La Comisión también refiere en su informe que un importante número de jueces 

ha  sido  removido  o  se  ha  dejado  sin  efecto  su  designación  sin  un  correspondiente  procedimiento 


ix




administrativo.  Del  examen  de  las  resoluciones  mediante  las  cuales  se  deja  sin  efecto  las 

designaciones de ciertos jueces, la CIDH observa que en ellas no se hace referencia a las causas para 

dejar sin efecto sus nombramientos ni de ellas se puede inferir que fueron adoptadas en virtud de un 

procedimiento  administrativo  en  el  que  se  otorgue  a  los  jueces  la  posibilidad  de  defenderse.  La 

Comisión nota con preocupación que en algunos casos las destituciones de los jueces se producen de 

manera  casi  inmediata  luego  de  que  los  magistrados  adoptaran  decisiones  judiciales  en  casos  con 

importante connotación política. La falta de independencia y autonomía del poder judicial frente al 

poder  político  constituye,  a  juicio  de  la  CIDH,  uno  de  los  puntos  más  débiles  de  la  democracia 

Venezolana.    


 


16.En su informe la Comisión analiza con preocupación la situación de la libertad de 

pensamiento  y  expresión  en  Venezuela.  A  juicio  de  la  CIDH,  los  numerosos  actos  violentos  de 

intimidación provenientes de grupos privados contra periodistas y medios de comunicación, sumados 

a las declaraciones descalificatorias de altos funcionarios públicos contra medios de comunicación y 

periodistas  con  base  en  la  línea  editorial,  y  a  la  apertura  sistemática  de  procesos  administrativos 

fundados  en  normas  legales  que  permiten  un  alto  nivel  de  discrecionalidad  al  momento  de  ser 

aplicadas y que amparan la imposición de sanciones drásticas, entre otras, configuran un escenario 

restrictivo que inhibe el libre ejercicio de la libertad de expresión como condición de una democracia 

vigorosa fundada en el pluralismo y la deliberación pública.  


 


17.La Comisión mira con especial preocupación que en Venezuela se han verificado 

violaciones muy graves a los derechos a la vida e integridad personal originadas en el ejercicio de la 

libertad de expresión de las víctimas. En este informe, la CIDH describe que durante 2008 y 2009 se 

registraron dos  homicidios  perpetuados  por  desconocidos  contra  periodistas  así  como  graves  actos 

de  agresión  física  y  amenaza  dirigidos  contra  comunicadores  y  propietarios  de  medios  de 

comunicación. A juicio de la Comisión, estos hechos demuestran el grave ambiente de polarización e 

intimidación en el que los medios y periodistas deben cumplir su labor en Venezuela. 


 


18.La  CIDH  observa  que  en  los  últimos  meses  se  incrementaron  los  procesos 

administrativos sancionatorios contra los medios de comunicación críticos del gobierno. De manera 

particular, preocupa a la Comisión que en varios de estos casos, las investigaciones y procedimientos 

administrativos  se  iniciaron  luego  de  que  las  más  altas  autoridades  del  Estado  llamaran  a  las 

entidades públicas a actuar contra Globovisión y otros medios independientes y críticos del gobierno. 


 


19.La Comisión también ha verificado la existencia de casos de censura previa como 

prototipo de violación extrema y radical de la libertad de expresión en Venezuela. Como ejemplo de 
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   104

similar:

Comisión interamericana de derechos humanos iconInforme de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: Estándares...

Comisión interamericana de derechos humanos iconLa Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha prestado especial...

Comisión interamericana de derechos humanos iconComisión interamericana de derechos humanos

Comisión interamericana de derechos humanos iconComision interamericana de derechos humanos

Comisión interamericana de derechos humanos iconCaso amia comision interamericana de derechos humanos

Comisión interamericana de derechos humanos iconImpunidad vs derechos humanos: a propósito de la sentencia de la...

Comisión interamericana de derechos humanos iconJurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Argentina...

Comisión interamericana de derechos humanos iconConvencion americana sobre derechos humanos suscrita en la conferencia...

Comisión interamericana de derechos humanos iconConvencion americana sobre derechos humanos suscrita en la conferencia...

Comisión interamericana de derechos humanos iconConvencion americana sobre derechos humanos suscrita en la conferencia...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com