Comisión interamericana de derechos humanos






descargar 6.33 Mb.
títuloComisión interamericana de derechos humanos
página102/104
fecha de publicación31.07.2015
tamaño6.33 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   96   97   98   99   100   101   102   103   104

mecanismos  como  la  inhabilitación  política  de  candidatos  o  la  modificación  de  competencias  de 

ciertas autoridades hasta vaciarlas de contenido, se haya restringido los derechos políticos a quienes 

mantienen una línea crítica del gobierno.  

 

1141.Más  aún,  la  CIDH  nota  que  no  sólo  en  el  marco  de  las  contiendas  políticas  se 

establecen  restricciones  para  quienes  se  identifican  con  la  oposición,  sino  que  en  general  los 

ciudadanos y organizaciones que hacen público su disenso con las políticas del gobierno son víctimas 

de  represalias,  intimidación,  descalificación,  exclusión,  discriminación  laboral  y,  en  algunos  casos, 

incluso  son  perseguidos  por  la  justicia  y  privados  de  su  libertad.    Así,  las  represalias  al  disenso  han 

dejado  a  ciertos  sectores  de  la  sociedad  sin  instrumentos  para  defender  sus  intereses,  protestar, 

criticar, proponer y ejercer su rol fiscalizador dentro del sistema democrático. 

 

1142.Especialmente afectados por el clima de hostilidad e intolerancia en Venezuela se 

han visto los defensores de derechos humanos, quienes enfrentan grandes obstáculos para ejercer su 

labor,  incluyendo  amenazas  y  actos  contra  su  vida  e  integridad  personal,  deslegitimación  y 

criminalización de su labor. Así también, la falta de acceso a la información pública ha dificultado el 

trabajo de defensa de derechos humanos en Venezuela. La CIDH mira con preocupación cómo estas 

condiciones  adversas  para  la  defensa  de  los  derechos  humanos  producen  un  efecto  amedrentador 

entre los defensores, quienes por miedo a represalias pueden dejar de realizar su labor fiscalizadora 

de las políticas gubernamentales, lo que a su vez dificulta el alcance de acuerdos básicos respecto a 

los problemas que agobian a la población venezolana. Más aún, si los defensores no cuentan con una 

apropiada  protección  de  sus  derechos,  difícilmente  pueden  ejercer  su  labor  de  protección  de  los 

derechos de otras personas. 

 

1143.En  relación  con  el  derecho  a  la  libertad  de  expresión,  la  CIDH  reitera  las 

conclusiones  de  informes  anteriores,  en  cuanto  a  que  en  Venezuela  no  se  propicia  un  clima  de 

tolerancia  en  el  cual  se  favorezca  la  activa  participación  e  intercambio  de  ideas  de  los  diversos 

sectores de la sociedad. En particular, la CIDH observa con preocupación que en los últimos años se 

hayan  adoptado  importantes  reformas  al  marco  jurídico  existente  que  tienden  a  cerrar  y  no  a 

promover el debate público. La defensa de los valores del pluralismo y la diversidad, consustanciales 

a  los  modelos  democráticos,  exige  el  diseño  de  instituciones  que  promuevan  y  no  que  inhiban  o 

dificulten  la  deliberación  pública.  Por  otra  parte,  los  numerosos  actos  de  violencia  e  intimidación 

provenientes  de  grupos  de  choque  contra  periodistas  y  medios  de  comunicación,  sumados  a  las 

declaraciones descalificatorias de altos funcionarios públicos, y a la apertura sistemática de procesos 

administrativos fundados en normas legales vagas que permiten un alto nivel de discrecionalidad al 

momento de ser aplicadas y que amparan la imposición de sanciones desproporcionadas, configuran 

un  escenario  restrictivo  que  también  inhibe  el  libre  ejercicio  de  la  libertad  de  expresión  como 

condición de una democracia fundada en el pluralismo y la deliberación pública. 

 

1144.La  Comisión  ha  identificado  también  como  uno  de  los  desafíos  para  el  ejercicio 

mismo de la democracia en Venezuela la falta de mecanismos para el acceso a la información pública 


VIII.




296


sobre  la  gestión  de  los  órganos  del  Estado  así  como  respecto  de  las  cifras  que  permiten  evaluar  la 

efectiva  vigencia  de  los  derechos  humanos.    La  escasa  información  oficial  disponible  consiste  un 

obstáculo  para  el  necesario  control  ciudadano  sobre  los  funcionarios  públicos  y  las  instituciones 

democráticas,  y  además  ha  dificultado  la  labor  de  promoción  de  la  observancia  y  defensa  de  los 

derechos humanos que realiza la Comisión Interamericana, particularmente ante la imposibilidad de 

visitar Venezuela. 

 

1145.También  la  violencia  y  la  delincuencia  afectan  la  vigencia  de  los  derechos 

humanos  en  Venezuela.  La  Comisión  considera  alarmante  el  número  de  casos  en  los  que  se  ha 

denunciado  o  comprobado  la  existencia  de  ejecuciones  extrajudiciales,  torturas,  desapariciones 

forzadas,  amenazas  de  muerte,  abusos  de  autoridad  y  tratos  crueles,  inhumanos  o  degradantes 

propiciados por agentes estatales en Venezuela. Asimismo, los homicidios, los secuestros, el sicariato 

y la violencia en el campo son fenómenos que con frecuencia afectan la seguridad de los ciudadanos 

en el país.  

 

1146.Si  bien  el  Estado  ha  desplegado  esfuerzos  para  garantizar  la  seguridad  de  los 

ciudadanos frente a actos de criminalidad común y organizada, así como frente a posibles abusos de 

la fuerza por parte de los órganos estatales, la respuesta del Estado frente a la inseguridad pública ha 

sido  insuficiente  y  en  ocasiones  incluso  incompatible  con  el  respeto  a  los  derechos  humanos, 

particularmente debido a la falta de normas para limitar la participación de las Fuerzas Armadas en el 

mantenimiento del orden interno, así como también en virtud de los altos niveles de impunidad en 

las investigaciones respecto de estos hechos de violencia.  

 

1147.A juicio de la Comisión, el Estado también ha fallado en su función de garante con 

respecto  a  las  personas  que  se  encuentran  privadas  de  libertad  bajo  su  custodia.  Aunque  se  han 

adoptado algunas medidas para enfrentar el retardo procesal como principal causa del hacinamiento 

en los centros de reclusión, más de la mitad de los reclusos en Venezuela continúan privados de su 

libertad  sin  una  condena  firme.  La  Comisión  reconoce  que  el  Estado  ha  invertido  importantes 

recursos  para  mejorar  la  infraestructura  y  las  condiciones  de  los  establecimientos  carcelarios,  no 

obstante,  estos  esfuerzos  no  han  sido  suficientes  para  evitar  que  al  interior  de  las  cárceles 

venezolanas continúen ocurriendo hechos violentos, dejando como saldo miles de muertos y heridos 

entre los internos. La gran mayoría de estos casos continúa en la impunidad, lo que implica a su vez 

que  el  Estado  ha  faltado  a  su  obligación  de  prevenir  que  nuevos  hechos  como  estos  continúen 

sucediendo. 

 

1148.Algo similar ocurre con la situación de las mujeres en Venezuela. Si bien el Estado 

ha  adoptado  acciones  para  establecer  un  marco  jurídico  que  respete  y  garantice  la  igualdad  de  las 

mujeres  y  su  derecho  a  vivir  libres  de  violencia,  así  como  también  ha  implementado  programas  y 

planes para prevenir la violencia contra la mujer, las mujeres en Venezuela continúan siendo víctimas 

de  violencia  y  la  vasta  mayoría  de  casos  tramitados  por  la  justicia  por  violencia  contra  la  mujer  no 

cuentan  con  una  sentencia  judicial,  de  forma  tal  que  continúan  en  la  impunidad.    Más  aún,  los 

órganos judiciales son reticentes a recibir las denuncias de violencia contra la mujer y en ocasiones 

las víctimas que acuden a la justicia se sienten maltratadas, lo que a su vez genera que otras víctimas 

no se acerquen a denunciar los hechos de violencia que les afectan.  

 

1149.Así, los actos de represalia contra el disenso, los ataques contra los defensores de 

derechos  humanos  y  los  periodistas,  la  represión  de  la  protesta  pacífica,  los  abusos  de  la  fuerza 

estatal, la criminalidad común y organizada, los hechos de violencia en las cárceles, la violencia contra 

la mujer, y otras graves violaciones de derechos humanos, se caracterizan en Venezuela por los altos 

grados  de  impunidad  en  que  se  mantienen.  Esta  impunidad  es  consecuencia  de  “la  falta  en  su 

conjunto de investigación, persecución, captura, enjuiciamiento y condena de los responsables de las 




297


violaciones de los derechos protegidos por la Convención Americana” 1001 y, en virtud de las garantías 

establecidas  en  los  artículos  8  y  25  de  dicho  instrumento,  es  en  sí  misma  una  de  las  más  serias 

violaciones de derechos humanos en Venezuela.  

 

1150.Al respecto, el Estado de Venezuela “tiene la obligación de combatir tal situación 

por  todos  los  medios  legales  disponibles,  ya  que  la  impunidad  propicia  la  repetición  crónica  de  las 

violaciones  de  derechos  humanos  y  la  total  indefensión  de  las  víctimas  y  sus  familiares” 1002.  Esta 

obligación  implica  el  deber  de  organizar  todo  el  aparato  gubernamental  y,  en  general,  todas  las 

estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público, de manera tal que sean 

capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos 1003. 

 

1151.La  Comisión  observa  que  la  impunidad  ha  debilitado  la  confianza  en  el  poder 

judicial y, como consecuencia, en el Estado de Derecho. Esa desconfianza se ve agravada por la falta 

de  independencia  del  poder  judicial  venezolano,  que  se  genera  por  el  incumplimiento  de  ciertas 

garantías en los procesos de designación y destitución de jueces y fiscales, así como también por los 

altos porcentajes de jueces y fiscales que se encuentran en situación de provisionalidad.  

 

1152.La CIDH mira con especial preocupación la cantidad de jueces que son designados 

sin que medie un concurso público de oposición, y que en consecuencia son de libre remoción, lo que 

los  vuelve  vulnerables  a  presiones  indebidas  al  momento  de  emitir  sus  decisiones.  Según  se 

estableció en el presente Informe, más de la mitad de los jueces en Venezuela no goza de estabilidad 

alguna en su cargo, lo que permite que sean removidos al momento de tomar decisiones que afecten 

los intereses del gobierno. También resulta preocupante que, sin que medie un concurso público que 

incluya  a  candidatos  externos  al  poder  judicial,  se  esté  regularizando  la  titularidad  de  varios  de  los 

jueces que fueron inicialmente designados de manera discrecional.  

 

1153.Además, la CIDH ha identificado que existen normas que permiten un alto grado 

de subjetividad al juzgar la conducta de los jueces y que, en virtud de dichas normas, y a veces incluso 

sin  fundamento  legal  alguno,  órganos  disciplinarios  excepcionales  que  no  ofrecen  garantías  de 

imparcialidad,  como  la  Comisión  de  Funcionamiento  y  Reestructuración  del  Sistema  Judicial,  han 

resuelto  la  revocación  de  la  designación  de  cientos  de  jueces  sin  que  medie  un  procedimiento 

adecuado. Todo lo anterior constituye una constante amenaza a la independencia del poder judicial 

venezolano, y en consecuencia ha debilitado uno de los pilares del Estado de Derecho. La Comisión 

advierte que el Estado de Derecho y la democracia en Venezuela no podrán consolidarse mientras no 

exista  un  poder  judicial  independiente  y  capaz  de  investigar  debidamente  las  violaciones  a  los 

derechos humanos.  

 

1154.La  Comisión  considera  que  la  falta  de  independencia  y  autonomía  del  poder 

judicial  frente  al  poder  político  constituye  uno  de  los  puntos  más  débiles  de  la  democracia 

venezolana, situación que conspira gravemente contra el libre ejercicio de los derechos humanos en 


                                                                                 

1001 Corte IDH. Caso de la “Panel Blanca” (Paniagua Morales y otros) Vs. Guatemala. Sentencia de 8 de 

marzo  de  1998.  Serie  C  No.  37,  párr.  173;  Caso  Vargas  Areco  Vs.  Paraguay.  Sentencia  de  26  de  septiembre  de 

2006. Serie C No. 155, párr. 153, y Caso Tiu Tojín Vs. Guatemala. Sentencia de 26 de noviembre de 2008. Serie C 

No. 190, párr. 69. 


 Corte IDH. Caso de las Masacres de Ituango Vs. Colombia. Sentencia de 1 de julio de 2006. Serie C 

No.  148,  párr.  299;  Caso  Montero  Aranguren  y  otros  (Retén  de  Catia)  Vs.  Venezuela.  Sentencia  de  5  de  julio  de 

2006. Serie C No. 150, párr. 137, y Caso Vargas Areco Vs. Paraguay. Sentencia de 26 de septiembre de 2006. Serie 

C No. 155, párr. 81. 


 Corte IDH. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Sentencia de 29 de julio de 1988. Serie C No. 4, 

párr.  166;  Caso  Almonacid  Arellano  y  otros  Vs.  Chile.  Sentencia  de  26  de  septiembre  de  2006.  Serie  C  No.  154, 

párr. 110, y Caso Tiu Tojín Vs. Guatemala. Sentencia de 26 de noviembre de 2008. Serie C No. 190, párr. 69.  


1003


1002




298


Venezuela.  A  juicio  de  la  Comisión,  es  esa  falta  de  independencia  la  que  ha  permitido  que  en 

Venezuela  se  utilice  el  poder  punitivo  del  Estado  para  criminalizar  a  los  defensores  de  derechos 

humanos, judicializar la protesta social pacífica y perseguir penalmente a los disidentes políticos. 

 

1155.Al mismo tiempo, la Comisión es consciente de que la promoción y observancia 

de  los  derechos  económicos,  sociales  y  culturales  es  consustancial  a  la  consolidación  de  la 

democracia, y en ese sentido reconoce los logros del Estado relacionados con la progresiva vigencia 

de  estos  derechos,  entre  los  que  se  destacan  la  erradicación  del  analfabetismo,  la  reducción  de  la 

pobreza,  y  el  incremento  en  el  acceso  de  los  sectores  más  vulnerables  a  servicios  básicos  como  la 

salud. La Comisión valora además los esfuerzos del Estado para implementar programas con miras a 

erradicar los problemas estructurales de inequidad y discriminación existentes en Venezuela.  

 

1156.Asimismo, la Comisión señala que existen serias falencias en materia de derechos  

sindicales así como también en relación con el derecho de los pueblos indígenas a su territorio.  

 

1157.La  Comisión  resalta  que  en  aras  de  la  realización  de  los  derechos  económicos, 

sociales y culturales en Venezuela no puede sacrificarse la vigencia de otros derechos fundamentales. 
1   ...   96   97   98   99   100   101   102   103   104

similar:

Comisión interamericana de derechos humanos iconInforme de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: Estándares...

Comisión interamericana de derechos humanos iconLa Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha prestado especial...

Comisión interamericana de derechos humanos iconComisión interamericana de derechos humanos

Comisión interamericana de derechos humanos iconComision interamericana de derechos humanos

Comisión interamericana de derechos humanos iconCaso amia comision interamericana de derechos humanos

Comisión interamericana de derechos humanos iconImpunidad vs derechos humanos: a propósito de la sentencia de la...

Comisión interamericana de derechos humanos iconJurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Argentina...

Comisión interamericana de derechos humanos iconConvencion americana sobre derechos humanos suscrita en la conferencia...

Comisión interamericana de derechos humanos iconConvencion americana sobre derechos humanos suscrita en la conferencia...

Comisión interamericana de derechos humanos iconConvencion americana sobre derechos humanos suscrita en la conferencia...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com