2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria






descargar 151.43 Kb.
título2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria
página3/3
fecha de publicación26.07.2015
tamaño151.43 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3

12.2. ¿Es un rubro autónomo?

El invocado daño estético no debe ser entendido como un tercer género reparatorio entre el "daño material" y el "daño moral", sino que estará comprendido en el primero, cuando se traduce en un perjuicio susceptible de apreciación pecuniaria (art. 1068-1069 Cód. Civil), o de lo contrario solo deberá computárselo como involucrado en el daño moral (art. 1078 Cód. Civil) y, únicamente cabe considerárselo como rubro autónomo como un mero recurso metodológico que facilita la cuantificación resarcitoria, cuando se erija en forma directa o determinante en obstáculo para continuar el ejercicio profesional o para colocarse en el mercado laboral, por las características deformantes.

CCC. San Martín, sala 2, RSD-25-5 S 17-2-2005 Muzzupapa, Margarita Julia c/ Rodríguez, Rolando Javier y otro. s/ Daños y perjuicios JUBA SUMARIO B2003258

El art. 1086 del C. Civil, especificando principios generales del art. 1068 del Cód. Civil, establece que la indemnización consiste en el pago de todos los gastos de curación del ofendido, y entre las lesiones por las que debe responder el victimario, están las lesiones antiestéticas que sea por afectar las posibilidades futuras o menoscabando la plenitud de la vida de la víctima, integran el renglón de la incapacidad y/o daño moral.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.978 RSD 133 del 02/10/2009, “Gorjon Miriam Beatriz c/ García Matías s/ ds. y ps. (Inédito)

13. Gastos médicos y de farmacia

13.1. Pautas para su determinación

Son escasas las pruebas de los gastos en los que dice haber incurrido, lo que obliga a una ponderación parsimoniosa y en desmedro de quién tenía la obligación de acompañar los comprobantes para acreditar la magnitud del perjuicio sufrido (art. 375 C.P.C.C). No empece a ello la opinión favorable del perito respecto de la suma solicitada en la demanda pues el experto sólo efectúa una estimación sin basamento en comprobantes, recibos o facturas que lo avalen.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.844 del 26/5/09 RSD 44/09 “Alfonzo c/ Transp. José Hernandez s/ Ds. y Ps.” (Inédito).

Cada partida indemnizatoria debe fijarse de acuerdo a las pruebas aportadas que justifiquen el monto del resarcimiento y siendo que la falta de prueba de los gastos efectuados, si bien tal como señala el Juzgador, no impide indemnizarlos por cuanto en cierta medida se presumen, no puede sino obligar a una ponderación parsimoniosa redundando en perjuicio de quien tenía la carga de la prueba (art. 375 del C.P.C.C.).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.916 del 27/10/09 RSD 124/09 “Soruco y Segovia c/ Michel s/ Ds. y Ps.” (inédito).

Sabido es que la atención de las lesiones de la salud, permite presumir gastos en honorarios médicos, farmacia, traslados, etc., por lo que no es necesario que toda erogación cuente con respaldo contable concreto para generar un derecho a su reembolso; también resulta indiferente que la atención a la víctima lo haya sido en un establecimiento público o a través de una obra social, pues de ordinario ellos generan gastos que están al margen de la gratuidad del servicio. Dicha amplitud de criterio está sujeta a que los gastos hayan sido presumiblemente efectuados y que sean coherentes por haber sido ello necesarios dada la entidad y magnitud de las lesiones sufridas (arts. 901, 1.069, 1.086 y cc. de Cód. Civ.).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.162 del 14-5-09 R.S.D. Nº 35/09 “Arroyo, Marta Susana y otros c/ Do Santos, Oscar y otros s/ daños y perjuicios” (Inédito)

13.2. La falta de prueba va en desmedro de quien tenía la carga de acreditarlos

Si bien está acreditado que la actora fue atendida en primer término en el Hospital de Vicente López y luego a través de su obra social, no existen pruebas de los gastos en los que dice haber incurrido, lo que obliga a una ponderación parsimoniosa y en desmedro de quién tenía la obligación de acompañar los comprobantes para acreditar la magnitud del perjuicio sufrido (art. 375 C.P.C.C).No empece a ello lo afirmado por el perito en su informe pues no deja de ser una estimación fundada únicamente en su opinión, sin comprobantes, recibos o facturas que avalen dicho monto.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.774 del 11/6/2009 RSD: 55/09 “López, Rosa Noemí c/ Hospital Municipal de Pilar s/ ds. Y ps.” (Inédito)

13.3. Atención en hospital público o por obra social. Indiferencia

Es indiferente que dicha atención haya sido en un establecimiento público o a través de una obra social, pues ellos generan gastos que están al margen de la gratuidad o cobertura del servicio, aunque tal amplitud de criterio está sujeta a que los gastos hayan sido presumiblemente efectuados y que sean coherentes con la entidad y magnitud de las lesiones sufridas (arts. 901, 1069, 1086 y conc. Código Civil).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.844 del 26/5/09 RSD 44/09 “Alfonzo c/ Transp. José Hernandez s/ Ds. y Ps.”(Inédito).

13.4. Resarcimiento independiente de los solicitados en concepto de gastos por asistencia en la internación y movilidad

Atento que la atención de lesiones en la salud hace menester no sólo gastos por la atención médica sino también por el traslado de la víctima no sólo para la referida atención sino también para desarrollar dentro de lo posible sus normales actividades de orden social y que las gratificaciones o propinas quedan comprendidas en el rubro gastos médicos y farmacéuticos por vía de presunción aunque no se hubiere comprobado su erogación, no corresponde fijarlas en forma independiente pues quedan comprendidas dentro de tal rubro.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.551 del 5/5/09 R.S.D. Nº 24/09 “Gauna, Rosa y otros c/ Pino, Nicolás y otros s/ daños y perjuicios” (Inédito). Nota: Caso en el cual la peticionante solicitó la fijación del rubro en forma independiente sin haber solicitado el resarcimeinto de gastos medicos y de farmacia.

13.5. Ponderación por prestación en hospital público

Las prestaciones de un hospital público no implican la absoluta gratuidad de la totalidad de los costos necesarios para la atención de la salud. Es notorio que algunos están taxativamente exceptuados de la obligación del prestador; que otros, por su menor cuantía -vgr., analgésicos y otros medicamentos de venta libre-, aunque puedan estar previstos, hagan desaconsejable tramitar su prescripción médica o el respectivo reembolso; y que otros, aunque debidos a las circunstancias de tratamientos ambulatorios, no están -ordinariamente- cubiertos, como ocurre con los transportes o meriendas. Pero solamente en la mínima medida de los que han debido verosímil y necesariamente solventarse por el paciente o por sus allegados se libera al actor de la carga de probarlos, por la fuerza de las presunciones. Y no más allá de aquella, porque si los montos son considerables, excediendo de aquellos gastos que ordinariamente no se documentan (refrigerios, taxis, analgésicos, etc.), el interesado ha de acreditar desembolsos que no deben presumirse.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa n° 107.432 r.s.d. 96 del 10/09/2009, “Ocampo Enrique Osvaldo c/ Fontenelle Sarmento, Pimentel Eduardo y Ford Arg. S.A. s/ daños y perjuicios” (Inédito).

13.6. Costo de tratamiento. Obligación del demandado de abonarlo aún cuando la actora cuente con plan de medicina prepaga

En cuanto a los costos de los tratamientos, cuyo monto otorgado el apelante no cuestiona, resulta irrelevante para reducir la indemnización, que la actora se encuentre afiliada a un plan de medicina prepaga, pues el art. 1078 del Código Civil establece la obligación de resarcir el daño causado, a la que resulta ajena toda previsión a que por convenio o ley estuviera adherida la víctima, y no hay razón alguna para que el victimario se beneficie por la afiliación de aquélla a un sistema de medicina privado, pues ello resulta una causa extraña al hecho ilícito del responsable. No basta decir que así se estaría enriqueciendo injustamente a la víctima, sino que sería preciso demostrar que es más justo que sea el victimario quien lucre con esa ventaja, no creada en su favor sino en el del damnificado.

CCC. San Isidro, Sala 3, Causa nº 103.522 del 13-7-10 RSD 80/10 “Rodriguez Pini c/ Bco. De Galicia y Bs. As. s/ Ds. y Ps.” (Inédito)

14. Lucro cesante

14.1. Forma de determinarlo

Su determinación se sustenta en la prueba de la actividad productiva que se desarrollaba, de las ganancias que por ello se percibía y del impedimento temporal que habría obstado a su continuación, infiriéndose que, según el curso ordinario de las cosas, los beneficios habrían subsistido en ese periodo de no haber mediado el acto ilícito (CSN, 2-11-95, "Sandler, Héctor Raúl c/ Estado Nacional s/ nulidad de resolución, en rev. E.D. del 4-7-96).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.084 del 2/11/09 RSD 131/09 “Noceti c/ Gomez Jonathan s/ Ds. y Ps.” (Inédito).

14.2. Lucro cesante e incapacidad permanente: no coexisten

Cabe recordar en tal sentido que recién al cesar la fuente generadora del lucro cesante, comienzan los efectos dañinos de la incapacidad permanente, y uno y otro conceptos no coexisten sino que se suceden cronológicamente.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.439, del 1-4-09, RSD 8/09 “Acosta, Eva c/ La Independencia S.A. s/ Ds y Ps” (Inédito).

15. Reparación de daño a la intimidad

Cuando se juzga una violación al derecho a la intimidad por su carácter eminentemente personal, es ardua la tarea de valoración del daño moral experimentado, pues se trata de indagar cuál pudo ser el estado de ánimo de una persona común colocada en las mismas condiciones concretas en que se halló la víctima del acto lesivo; es decir averiguar la existencia y la intensidad del dolor, la verdad de una padecimiento, la realidad de la angustia o de la decepción. Para justificar dicho daño en su existencia y entidad no es necesario aportar prueba directa, ya que la sola realización del hecho generador comporta la presunción de la lesión y resulta absolutamente imposible por la índole del agravio moral, que reside en lo más íntimo de la personalidad.

CCC. San Nicolás, RSD-1-5 S 3-2-2005 A. G. N. c/ P. J. V. s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B857020

16. Daños al automotor

16.1. Pautas

Si bien la pauta general de facultar al damnificado a elegir el taller y reclamar por un precio relativamente caro encuentra su explicación en que el eje predominante en el derecho de daños es la propia víctima y rige el principio de individualización del daño, que exige indagar el perjuicio específicamente explicitado en el costo de la refacción, lo cierto es que median limitaciones que imponen atender a pautas objetivas o de mercado cuando la indemnización pretendida es exagerada, lo cual es inexcusable en un sistema de derecho de sana axiología, que no consiente el capricho, la irracionalidad, ni los actos antifuncionales, así deriven del ejercicio de un derecho, es decir, que el resarcimiento no puede ser infundadamente gravoso para el obligado y estar sujeto al puro arbitrio no justificado de la víctima que sobredimensione la medida equitativa del daño resarcible (art. 165 tercera parte del C.P.C.; art. 1068, 1083 del C.Civil).

CCC. 2ª La Plata, sala 3, RSD-108-9 S 2-7-2009 , B., S. A. y otro/a c/ T., B. M. y otro/a s/ Daños y Perjuicios, JUBA SUMARIO B355180

16.2. Valoración del peritaje

Si bien quien infringe la carga probatoria no puede tener mejor resultado que quien la satisface (arts. 375 y 376 del CPC), lo cierto es que los daños existieron por lo que deben ser indemnizados, y su entidad debe ser estimada por el sentenciante en sintonía con la prueba aportada. Así entonces ha de considerarse la opinión del perito en cuanto a la estimación económica de los deterioros, que es similar al del presupuesto traído (art.165 del C.P.C.).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.102 del 26/5/2009 RSD: 42/09 “Gutierrez c. Colombo s. ds. y ps.” (inédito)

16.3. Estimación del monto por el Juez.

Aunque probado el daño corresponda al juez estimar su monto, cabe recordar que quien infringe la carga probatoria no puede tener mejor resultado que quien la satisface; por ello la estimación jurisdiccional a la que se refiere el art. 165, debe ser medida y parsimoniosa (arts. 375 y 376 del CPCC).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.585 del 4/3/2010 RSD: 13/2010 “Gutierrez c. DOTA Sa.A. S/ ds. Y ps.” (inédito)
16.4. Valoración del presupuesto vs. Pericia mecánica

Un presupuesto como el acompañado por la actora y reconocido por su emitente sólo documenta una oferta de contrato de locación de obra. La cotización que contiene es apenas la aspiración del oferente, pero no necesariamente coincide con el precio justo de los trabajos ofrecidos y no prueba su aceptación por el comitente ni, mucho menos, que se lo pagara (arg. arts. 1144 y sigs., 1627 C.Civil). No se trata más que de la pretensión unilateral de quien lo confeccionó en función de una personal tasación, por lo que no corresponde concederle preponderancia frente a un dictamen pericial que cotiza una cantidad inferior. La suma aconsejada por un dictamen pericial eficaz como suficiente para pagar las reparaciones de la cosa dañada, fija el verdadero límite del resarcimiento cuando, como en el caso, no existen razones suficientes como para apartarse del dictamen emitido. Si bien no se ha acompañado elementos que avalen los precios fijados por el perito tampoco la apelante aportó elementos que los desvirtúen. (arts. 375, 474 y cc. del CPCC.).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.206 del 5/3/2009 RSD: 6/09 “Abente c/ Autopistas del Sol s/ ds. y ps.” (inédito)

16.5. Cobro del seguro por parte del dueño. Valor inferior al de mercado

Si el propietario del automóvil chocado ejerció la opción de cobrar la suma que el seguro le ofreció y por un precio inferior al del mercado, teniendo como referencia un rodado de similares características pero en buenas condiciones, tal mal negocio no ha sido sino por su propia elección, y no puede ponerse sus consecuencias a cargo del deudor.

CCC. San Isidro, sala 3, Causas nº 106.180, 106.181 y 106.179 del 5-5-09 RSD: 27/09 “Silva c/ La Independencia”, “Di Gaudio c/ La Independencia” y “Peruzzo c/ La Independencia” (inédito)

16.6. Justiprecio. Caso en que el propietario no afrontó el costo de la reparación

El propietario tiene derecho a que se le repare íntegramente el daño y que correlativamente, el deudor tiene la obligación de indemnizarlo, debiendo computarse entre los daños y perjuicios el costo de las reparaciones, conforme surge de los arts. 1068, 1069, 1109 del C.Civil, sin que ello signifique más que restituir las cosas al estado anterior (arts. 1083, 1071 y cc. del C. Civil). No obstante, ese principio es de aplicación cuando el propietario efectivamente afrontó el costo de las reparaciones, lo que en el caso no ha sucedido conforme la prueba producida. Ello así, no es de presumir que se invirtiera para reparar el vehículo un importe superior al necesario para adquirir otro, máxime si se considera que, conforme a las fotografías existen materiales o rezagos susceptibles de valor económico. En consecuencia, la partida no debe en realidad atribuirse al costo de las reparaciones, sino al detrimento real que experimentó el dueño de la cosa al no repararla.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.551 del 5-5-09 R.S.D. Nº 24/09 “Gauna, Rosa y otros c/ Pino, Nicolás y otros s/ daños y perjuicios” (inédito).

16.7. Determinación del daño. Variación en el tiempo. Época.

Tanto la determinación del contenido del daño como de su medida, cuando el acreedor opta por la reparación en dinero, supone la avaluación de los perjuicios, y ella debe tomar en cuenta una secuencia temporal que arranca en el momento del hecho dañoso, subsigue con la época en que el daño efectivamente se produce (o se está produciendo, o se producirá) y culmina con el momento en que la sentencia se dicta. Esta secuencia temporal muestra al juez variaciones relativas al contenido y a la medida. Y se ha advertido en doctrina que un daño de contenido invariable -como es la destrucción de un automóvil-, puede, por efecto del tiempo, variar de medida, aumentando el valor del daño si a consecuencia de los factores de mercado, el valor de reposición del automotor se eleva, o disminuyéndolo en caso contrario (conf., ZANNONI, "Época de la determinación del daño", en "Temas de Responsabilidad Civil en honor al Dr. Augusto M. Morello", La Plata 1981, pág. 104).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.771, RSD: 116, del 13/10/2009, “Abbruzzese, Francisco Alejandro c/ Ferreira Diego, y ot. s/ ds. y ps” (inédito)

17. Privación de uso

17.1. Pautas a considerar

La propiedad de un automóvil implica en mayor o menor medida una inversión de capital, tendiente a satisfacer necesidades humanas, sean económicas, o de confort, o puramente hedonísticas, como se desprende del mero hecho de usarlo. Y éste -verificado además, y como es obvio, en el propio hecho de litis-, se constituye así en un hecho cierto, conforme al curso normal y ordinario de las cosas, al extremo de deber aceptárselo salvo prueba en contrario. Y va de suyo que para aquel propósito no es indiferente el uso o no uso del automóvil, establecido que su adquisición, ordinariamente, no es gratuita. Cierto es que la Suprema Corte declaró que la privación del uso del automotor no escapa a la regla de que todo daño debe ser probado, por lo que quien reclama por este rubro debe probar que efectivamente esa privación le ocasionó un perjuicio (art. 375 CPCC). Sin embargo, ese criterio fue vertido en un caso (Ac. 44.760 del 2-8-94, “Baratelli c/Robledo”), en que el actor había vendido el rodado 25 días después del accidente (del voto del Ministro San Martín), o sea, en circunstancias en que “inmediatamente después del daño el actor enajenó el vehículo” (del voto del Ministro Mercader), connotaciones peculiares del precedente, ya que hacen dudar de que se lo reparara o debiera reparar para impedir la solución de continuidad en el quehacer cotidiano.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.184 del 5-5-09 RSD: 25/09 “Avalos c/ Razquin s/ ds. Y ps.” (inédito)

La indemnización no debe equivaler por completo a lo invertido en otros transportes, porque el precio de éstos incluye algunos costos que dejan de pesar sobre el presupuesto del rodado sustituido.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.856 del 15-4-10 RSD 36/10 “Catini, Lino José c/ Guzmán, Miguel Adrián s/ s/ ds y ps” (inédito)

17.2. Pueba del daño y justirprecio

Si está, como en el caso, probada la necesidad de someter el rodado a reparaciones, queda acreditado el daño resarcible, porque los extremos referidos producen convicción de conformidad con las reglas de la sana crítica, adquiriendo así jerarquía de indicios determinantes de presunción en los términos del art. 163 inc. 5º del CPCC. Aun teniendo en cuenta las características del rodado y que el tiempo estipulado por el perito en su informe como necesario para el arreglo es meramente conjetural, ello no impide fijarlo en un minimum pues sabido es que si el vehículo debe ser reparado durante un tiempo su usuario o propietario se ve privado de usarlo. Así, pues, considerando el hecho de que la indemnización no debe equivaler por completo a lo invertido en otros transportes, porque el precio de éstos incluye algunos costos que dejan de pesar sobre el presupuesto del rodado sustituido.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.551 del 5-5-09 R.S.D. Nº 24/09 “Gauna, Rosa y otros c/ Pino, Nicolás y otros s/ daños y perjuicios” (inédito).

17.3. Fijación del plazo y monto

Aun teniendo en cuenta las características del rodado y que el tiempo estipulado por el perito en su informe como necesario para el arreglo, es meramente conjetural, ello no impide fijarlo en un mínimum, pues es sabido que si el vehículo debe ser reparado, durante un tiempo su usuario se ve privado de utilizarlo. Han de tenerse en cuenta tales circunstancias y que la falta de utilización de un rodado propio genera un ahorro en torno a gastos que dejan de pesar sobre el patrimonio de quien se ve privado de utilizarlo (vgr. combustibles, lubricantes, estacionamientos, amortización, etc.).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.102 del 26-5-2009 RSD: 42/09 “Gutierrez c. Colombo s. ds. y ps.” (inédito )

17.4. Caso particular de un vehículo utilitario

La privación de uso del automotor resulta del caso consignar que, la indemnización del lucro cesante no necesariamente excluye la de otros daños difusos nacidos de la privación del uso de la misma cosa, salvo mediar circunstancias objetivas que desvirtúen en principio la posibilidad de aquellos daños; la inexistencia de uno de tales detrimentos no implica la del otro, debiendo indemnizarse éste (arts. 1068, 1069, 1109 y concds., C. Civil). La coexistencia de ambas partidas en la cuenta indemnizatoria no es en general inicua ni errada, porque un mismo automotor puede, a menudo, consistir en una herramienta de trabajo, y ser empleado con propósitos hedonísticos o de mero confort fuera de su horario de explotación. Pero, en casos particulares -como el de autos- (vgr., ciertos vehículos utilitarios, camiones de carga, transportes colectivos, etc.), las circunstancias objetivas desvirtúan la posibilidad de otro daño que la concreta pérdida de lucros, apartándolo de lo que es normal y habitual y conforme al curso ordinario de las cosas (máxime cuando, de los testimonios de autos surge que, el utilitario era usado en la semana para transporte de chicos discapacitados, y durante los fines de semana también lo era con fines laborales). Las características de tales rodados no permiten presumir que se los emplee en ocios o recreación o para meramente brindar comodidades a su dueño, y ponen a cargo del reclamante la prueba de un uso diverso de la afectación lucrativa (art. 375 CPCC.). Y, no siendo el caso, corresponde hacer lugar al agravio en tratamiento por tales consideraciones y desestimar el rubro privación de uso.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.479 del 16/7/09 RSD: 73/09 “Barrio Cristian Adrian c/ Carrefour San Fernando s/ ds. y ps.” (inédito)

17.5. Procedencia del rubro por un rodado que se encontraba en una agencia exhibido para la venta

Si bien el rodado en tal fecha había sido destinado a la venta y por ese motivo se encontraba en la agencia de autos, y tal no deja de ser un tipo de uso (exhibición para la venta) el que seguramente -según el curso natural y ordinario de las cosas- no se hubiese prolongado durante casi tres años, período durante el cual el automóvil se vio para el usuario excluído de todo uso -del mercado de autos usados y del uso particular- en virtud del secuestro de la unidad por la policía. Así no es discutible que a lo largo de ese tiempo quien se valía del rodado (en el caso para la venta) estuvo privado de poder disponer del mismo (en cualquiera de los supuestos de uso posibles en función del interés del propietario), lo que evidencia el detrimento sin ser menester para indemnizarlo otra prueba, porque no debe exigírsela para comprobar lo que acaece en el curso normal de las cosas (art. 901 del C.Civil).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 110.913 del 14/6/11 RSD: 65/11 “Gaddi c/ Galarza s/ ds. y ps.” (inédito)

III. CUANTIFICACION DE LOS DAÑOS EXTRAPATRIMONIALES

18. Daño moral

18.1. Pautas para su cuantificación

Para representárselo adecuadamente, conviene computar todas las circunstancias del caso, tanto la de naturaleza objetiva (la índole del hecho lesivo y sus repercusiones), como las personales y subjetivas de la propia víctima. Son las primeras: las relativas al hecho mismo (el sufrimiento en el momento del suceso, su impacto en la esfera emocional, perdida de conocimiento, sensación de desamparo, etc.); las relativas al período de curación y convalecencia (el dolor físico propio a las lesiones, las molestias inherentes al tratamiento, las incomodidades y padecimientos consiguientes, etc.); y los eventuales menoscabos que subsistan aún después del tratamiento (secuelas no corregibles, imposibilidad de practicar deportes, en fin aquellas circunstancias que fuercen a modificar el modo y calidad de vida habituales y anteriores al hecho dañoso .Y las subjetivas, las circunstancias sociales, económicas y familiares de la víctima porque la indemnización no puede llegar a enriquecerla.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 93.315 del 18-11-09 RSD 144/09 “Santillan c/ Pcia. de Bs. As. s/ Ds. y Ps.” (inédito).

La cuantificación del daño moral, librada al arbitrio prudente de los jueces (arts. 165 y 384 Código Procesal Civil y Comercial), debe ponderar la entidad, alcances y repercusión de la lesión o agravio en todas las esferas de la persona, comprensivo no sólo del dolor, sino también de las aflicciones, angustias, preocupaciones y pesares, a los que el dinero puede compensar en cierta medida, reemplazando -dijo Highton- "en el patrimonio moral el valor que del mismo ha desaparecido" y como medio de "obtener contentamientos, goces y distracciones para restablecer el equilibrio de los bienes extrapatrimoniales.

CCC. Azul, sala 2, RSD-48073-5 S 12-5-2005 Zarza Gabriel H. y Otra c/ García Pablo A. y Otros s/ Daños y Perjuicios-Beneficio de Litigar sin Gastos, JUBA SUMARIO B3101141

Para su determinación, debe tenerse en cuenta la aptitud reparadora que la suma a fijarse tendrá para la víctima, dadas sus condiciones personales..Al justipreciarlo, ha de recurrirse a las circunstancias sociales, económicas y familiares de la víctima, pues la indemnización no puede llegar a enriquecer al reclamante

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.697 del 20/5/2010 RSD: 53/2010 “Garrido c/ Gadea s/ ds. Y ps.” (inédito)

El art. 1078 del C. Civil impone al victimario reparar el daño moral, pero no zanja las dificultades que emergen a la hora de justipreciarlo, ya que dicho daño -por su propia naturaleza- no es mensurable con parámetros estrictamente objetivos ni por procedimientos matemáticos. Ello así solo cabe atenerse a un criterio fluido que permita la adecuada ponderación del menoscabo a las afecciones íntimas del damnificado y que se configuran en su ámbito espiritual, quedando sujeto el monto indemnizatorio a la circunspección y discrecionalidad del juez.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.662 del 26-3-10 RSD 25/10 “Lombardo c/ Carsetti s/ Ds. y Ps.” (inédito).

La pauta más trascendente para la cuantificación del daño es, justamente, la real extensión del daño por el que se reclama y para valorarlo debe existir un notorio apego del juez a las circunstancias del caso a decidir, debe primar el predominio de los hechos concretos debidamente comprobados. En la especie, es que la apreciación de la magnitud de la aflicción moral y fundamentalmente su repercusión de un determinado hecho en una persona humana concreta es una de las estimaciones más difíciles de realizar.-

CCC. La Matanza, sala 1, RSD-30- S 3-11-2004 Conte, Laura Vanesa c/ Cardenas S.A y otro s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B3350817

La difícil tarea que se relaciona con la cuantificación dineraria de estas lesiones afectivas, debe ser emprendida, no obstante, con sensatez y  justo discernimiento, pues lo inconmensurable del daño no debe propiciar decisiones que, por involucrar facultades discrecionales del órgano jurisdiccional (art. 165 del C.P.C.), puedan eventualmente derivar en injusticia, excesos o inseguridad.
Por todo lo expuesto, en atención a lo que esta Cámara ha venido resolviendo en casos análogos, aún adecuando en alguna medida los valores que en éstos se han ponderado, en función de la actual realidad económica de nuestra moneda, he de decir que no comparto la apreciación actoral en el sentido que la suma de $ 120.000, fijada en origen para este rubro, resulte exigua. Por ello, propongo su confirmación (arts. 165 cit. y  1078 del Código Civil).

CCC. 2ª La Plata, sala 3, RSD-31-6 S 16-3-2006 Córdoba, Walter A. c/ Gobierno Nacional s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B354076

Sabido es que los magistrados gozan de amplias facultades para fijar el monto indemnizatorio en los supuestos de daño moral, pues ello queda sujeto al arbitrio judicial, procediendo con suma prudencia y  razonabilidad, tratando de evitar que el mismo se constituya en un ejercicio abusivo del derecho o en una fuente de enriquecimiento indebido (arts. 1071 y  1078 y  nota al art. 784 Cód. Civil).

CCC. 2ª La Plata, sala 3, RSD-4-6 S 13-2-2006 Miño, Florencio E. c/ Dirección de Vialidad-Fisco de la Provincia de Buenos Aires s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B354093

La cuantificación del daño moral no esta sujeta a reglas fijas, y su reconocimiento y cuantía dependen del arbitrio judicial, para lo cual basta la certeza de que ha existido, sin que sea menester otra precisión

CCC. 2ª La Plata, sala 3, RSD-171-6 S 28-9-2006 Estevez, Mirta Beatriz y otros c/ Vidal, Fernando Angel y otros s/ Daños y perjuicios JUBA SUMARIO B354514

El daño moral no tiene para su cuantificación reglas precisas ni preestablecidas, siendo la realidad vigente la discrecionalidad del juzgador a los efectos de establecer la equidad de la suma indemnizatoria.

CCC. San Martín, sala 1, RSD-13-10 S 22-2-2010 Russo, Luis Ricardo y otro c/ Malvicini, Susana I. y otros s/ Daños y perjuicios JUBA SUMARIO B1952192

El reconocimiento y resarcimiento del daño moral dependen en principio del arbitrio judicial, para lo cual basta la certeza de que ha existido sin que sea necesaria otra precisión. Ello no implica que se den razones respecto a la cifra a que se llega, sino que quedan fuera de su valoración todo cálculo matemático, método tabulado o sistema de tipo actuarial, debiéndose guiar el juzgador por la índole, intensidad y extensión del ataque a la vida espiritual del damnificado que en el caso concreto el hecho dañoso ha causado, usando para su cuantificación el principio de reparación integral, la razonabilidad y la experiencia que da el ejercicio de la judicatura.

CCC. San Martín, sala 2, RSD-178-9 S 20-10-2009 , Lucero, Amado Elías c/ Jerez, Martín Andrés s/ Daños y Perjuicios , JUBA SUMARIO B2003685

18.2. No debe guardar relación con el daño patrimonial

La cuantía del daño moral no debe debe guardar necesariamente relación con el daño de carácter patrimonial.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.697 del 20/5/2010 RSD: 53/2010 “Garrido c/ Gadea s/ ds. Y ps.” (inédito)

La cuantificación del daño moral por una muerte no puede ser vinculada civilmente al parámetro significado por la entidad del daño material también experimentado por el damnificado.

CCC. San Nicolás, RSD-24-9 S 19-3-2009 Bermo Reyne Joaquín y otros c/ Calligari Oscar Mario y otro y/o quienes resulten propietarios, cuidadores, guardadores y/o responsables s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B850234

La cuantificación del daño moral -atento su naturaleza- depende preponderantemente del arbitrio judicial asentado en un criterio de prudencia y razonabilidad, no justificándose una necesaria relación de cantidades entre el resarcimiento del daño patrimonial y del daño moral.

CCC. Quilmes, sala 1, RSD-58-7 S 11-7-2007 D´Angelo, Nelson c/ Elsieland 3D y otro s/ Daños y perjuicios, JUAB SUMARIO B2901642

El daño moral puede tener dos orígenes: contractual o extracontractual; de ser contractual requiere ser probado en su existencia y en el grado de su existencia lo que hace a su cuantificación; de tener origen extracontractual lo es "in re ipsa" vale decir existe "per se" no requiere prueba alguna y en su mensuramiento la jurisdicción debe actuar dinamizando equitativamente la facultad discrecional del art. 165 del ritual.-

CCC. Morón, sala 2, RSI-493-6 I 5-9-2006 Rodríguez Palazzo, Fernando Miguel c/ Flores, Carlos Alberto s/ Ds. y Ps., JUBA SUMARIO B2351604



IV. CUESTIONE PROCESALES

19. Recurso extraordinario. Limitación recursiva

Todo intento crítico referido a conclusiones sentenciales (cuantificación del daño) son privativas de las instancias ordinarias y  como tales, en principio, exentas de revisión por parte de este Tribunal, salvo demostración de absurdo.

SCBA, 29/5/2013, causa A. 71.077, "Sifredi, Clementina Constancia y  otro contra Provincia de Buenos Aires y  otros sobre Daños y  perjuicios. Recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley", JUBA SUMARIO B4000638.




Esta Suprema Corte tiene dicho que determinar si está o no acreditada la existencia del perjuicio y  el vínculo causal constituye una cuestión de hecho y , como tal, al igual que la cuantificación de las reparaciones debidas, es una tarea propia de los jueces de las instancias de mérito y , por ende, únicamente pueden ser objeto de revisión cuando se pone en evidencia que es el resultado de un razonamiento absurdo.

SCBA, 27/6/2012, causa C. 108.048, "Ojeda Soto, Maximina y  otros contra Expreso Villa Galicia San José y  otros. Daños y  perjuicios, JUBA SUMARIO B26553

La determinación de la existencia del daño, tanto los de origen moral como material, su acreditación y también su cuantificación, constituyen típicas cuestiones de hecho y prueba; y como tal sólo puede ser analizada en casación en el supuesto de absurdo.

SCBA, L 102210 S 13-11-2013 Campana, Raúl Edgardo c/ Banco de La Pampa Sociedad de Economía Mista - antes banco de La Pampa - s/ Indemnización por despido y otros, JUBA SUMARIO B3345928

Es facultad privativa de los jueces ordinarios la elección de las pautas para determinar la indemnización por daños y perjuicios, así como la fijación de su quantum. Esta prerrogativa sólo puede ser analizada en casación cuando no es ejercida con la necesaria prudencia jurídica y el grado razonable de acierto que debe imperar en todo pronunciamiento judicial, es decir, en el supuesto de absurdo.

SCBA, L 109125 S 9-10-2013 Méndez, Roberto Jorge c/ Municipalidad de La Plata y otro/a s/ Accidente de trabajo. Acción especial, JUBA SUMARIO B53978

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
1   2   3

similar:

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconDel derecho a la igualdad ante la ley (art. 24 de la Convención),...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconResumen del proceso de cálculo del rendimiento neto en estimación...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconInterposición de accion constitucional de habeas corpus (art. 43...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconLa deficiencia de transporte público en el sector del paramo de mariñO

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconAbuso sexual infantil: la credibilidad del menor y la dificultad...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconAnte la postulación, por parte del Sr. Gobernador de la Provincia,...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconEn mi calidad de ciudadano de la Argentina y amparándome en la Constitución...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconAcuerdo del pleno no jurisdiccional de la sala cuarta del tribunal...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconLa Sala Segunda del Tribunal Constitucional, compuesta por don José...
«Makoki, S. A.», por la comisión de los delitos de injurias graves (art. 458 C. P.) y de escarnio de confesión religiosa (art. 209...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconÓrdenes de módulos Orden hap/2549/2012, de 28 de noviembre, por la...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com