2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria






descargar 151.43 Kb.
título2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria
página2/3
fecha de publicación26.07.2015
tamaño151.43 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3

9.1.. “Valor vida” vs. “pérdida de chance futura de ayuda económica”

Es incorrecto confundir "valor vida" con la pretensión indemnizatoria por pérdida de chance futura de ayuda económica.

CCC. 1ª La Plata, sala 2, RSD-171-00 S 14-11-2000 Beltrame, Marcela c/ Pcia. de Bs. As. s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B152387

9.2. Indemnización por muerte de un hijo

Por el juego de los arts. 1084 y 1085 de la ley 340 se admite que en caso de muerte de un hijo, lo que debe resarcirse a los progenitores es el daño futuro cierto que corresponde a la frustración de la esperanza -con contenido económico-, constitutiva para una pareja de la vida de un hijo que en términos normales resultare proclive a conformar "ayuda futura" para los padres, y que resultara muerto "ante diem" a consecuencia de un ilícito. Esa indemnización cabe, no a título de lucro cesante, sino como pérdida de una oportunidad de que en el futuro, de haber vivido la víctima, se hubiera concretado la posibilidad de ayuda o sostén económico para sus padres. Esa pérdida de posibilidad es un daño futuro que bien puede calificarse de cierto y no eventual, aunque para su cuantificación deba valorarse que en el curso ordinario de las cosas, ese hijo haya o hubiese a su vez constituido su propia familia o pudiera constituir a la que también le correspondería la carga jurídica y moral de sostener.

CCC. 1ª La Plata, sala 2, RSD-171-00 S 14-11-2000 Beltrame, Marcela c/ Pcia. de Bs. As. s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B152387

La madre no puede peticionar el equivalente a todo o una parte proporcional de lo que hubiera producido el occiso en el tiempo de vida útil que le restaba, sino aquello que pudiera entenderse que el mismo, luego de satisfacer sus propias necesidades y  las de la familia que habría de formar, pudiera haber destinado a una ayuda residual en el caso de necesitarla su progenitora, pues de lo contrario la muerte se alzaría en motivo de enriquecimiento para aquélla.

CCC. 2ª La Plata, sala 3, RSD-31-6 S 16-3-2006 Córdoba, Walter A. c/ Gobierno Nacional s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B354076

En la generalidad de los casos que se traen a consideración, uno de los factores más importantes que intervienen en la cuantificación es la edad, tanto de la víctima cuanto de quien persigue el resarcimiento, a fin de calcular el lapso durante el cual puede presumirse causado el daño. Se acude entonces a inferir, de acuerdo a pautas de experiencia común, y  a falta de datos ciertos, el tiempo de vida esperable, tanto de quien proporcionaba la ayuda económica como de su beneficiario. La muerte de la legitimada activa, configura un dato objetivo y  marca un claro hito señalador de que el daño se habría detenido, y  de que, aún de haber vivido la víctima, no distraería, en el futuro, parte de sus ingresos en la colaboración económica para la época de ancianidad de su madre (art. 1083 del Código Civil). Los sucesores de la accionante, sólo deben recibir lo que habría correspondido a su antecesora y  no más (art. 3262, 3270 del Código Civil).

CCC. 2ª La Plata, sala 3, RSD-31-6 S 16-3-2006 Córdoba, Walter A. c/ Gobierno Nacional s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B354076

10. Incapacidad física

10.1. Pautas para su indemnización

La incapacidad emergente de las lesiones sufridas como consecuencia de un hecho ilícito constituye un quebrantamiento patrimonial como consecuencia de una disminución efectiva e irreversible de las facultades físicas y psíquicas de quien las padece. Cuando la víctima resulta disminuida en sus aptitudes físicas o psíquicas en forma permanente, esta incapacidad debe ser objeto de reparación al margen de lo que pueda corresponder por el menoscabo de la actividad productiva y del daño moral, ya que la integridad física tiene por sí misma un valor indemnizatorio y su lesión corresponde a más de aquella actividad económica, a diversos aspectos de la personalidad que hacen al ámbito doméstico, cultural o social como la consiguiente frustración del desarrollo pleno de la vida.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa 106.727 del 18-6-09 RSD 56/09 “Oyuelos c/ Microomnibus Gral. San Martín s/ Ds. y Ps. (Inédito).

En materia de indemnización por incapacidad física derivada de las lesiones sufridas a raíz de un hecho ilícito ya es sabido que el porcentual que se le asigne tiene sólo un valor referencial dado que deben merituarse la índole de las lesiones padecidas y su repercusión negativa concreta, no sólo en el aspecto laboral, sino también en la vida activa de la víctima, tomando en cuenta a la vez las circunstancias personales de ésta, sin apego a tabulaciones aritméticas, que resultan sólo orientadores, como las demás pautas ya referenciadas al momento de fijar la indemnización teniendo en cuenta el concepto de reparación integral (arts. 1.068, 1.086 y cdtes. C. Civil).

CCC. San Martín, sala 1, RSD-13-10 S 22-2-2010 Russo, Luis Ricardo y otro c/ Malvicini, Susana I. y otros s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B1952191

10.2. Improcedencia de tarifación aritmética

El menoscabo derivado de las lesiones provocadas por un hecho ilícito, debe ser indemnizado según el conjunto total de actividades del sujeto y la proyección que la secuela del accidente tiene sobre su personalidad integral, por lo que la estimación del monto adecuado no se sujeta a una tabulación prefijada: es necesario considerar toda circunstancia que caracterice a la víctima: su edad, sexo, estado civil, cargas de familia, nivel socio-económico y cualquier otro dato que demuestre la situación preexistente (arts. 902, 1068, 1069, 1083 y ccds., C. Civil). No tiene excesiva significación, en cambio, y por lo expuesto, que el perito médico graduara aquella disminución según una tarifación aritmética; lo que importa es el peso de aquélla conforme a las referidas circunstancias personales.

CCC. San Isidro, sala 3, Causas nº 106.180, 106.181 y 106.179 del 5-5-09 RSD: 27/09 “Silva c/ La Independencia”, “Di Gaudio c/ La Independencia” y “Peruzzo c/ La Independencia” (Inédito)

10.3. Su cuantificación no depende de parámetros utilizados por la ley laboral

En modo alguno resulta definitorio el porcentaje de incapacidad que con basamento en parámetros de la ley laboral efectúa el perito, sino que para estimar el monto a otorgarse, es necesario considerar toda circunstancia que caracterice a la víctima, como su edad, sexo, estado civil, cargas de familia, nivel socioeconómico, y todo otro dato de interés que demuestre la situación anterior al hecho ilícito (arts. 902, 1068, 1069 y 1083 del Código Civil).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa 106.288 del 3/3/2009, RSD: 5/09 “Cividini c/ Transportes Av. Bernardo Ader s/ Ds. y Ps” (Inédito)

La cuantificación de las lesiones mediante los baremos o tablas de discapacidad, elaboradas muchas de ellas para el fuero laboral, responden a un sistema tarifado que se desentiende de la restitución integral del fuero civil. Aquí, mas que la lesión en sí, son sus secuelas discapacitantes las que se toman en cuenta en tanto son ellas las que generan limitaciones que se traducen en un perjuicio susceptible de apreciación pecuniaria (art. 1068 Cód. Civil).

CCC. San Martín, sala 3, RSD-3-9 S 6-2-2009 Oringo, Hector Mario c/ Balsa, Luis Antonio s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B3650044

10.4. Ponderación de los efectos individuales de situaciones aparentemente similares

De otro modo se caería en el absurdo de no discernir los efectos individuales de situaciones solo aparentemente similares, como ocurre con idéntica minusvalía funcional afectando a sujetos distintos, como podrían ser un niño, un trabajador manual, un trabajador intelectual o un pasivo. De nada sirve, por ejemplo, asignar un grado de incapacidad a la merma de motilidad de un dedo de la mano, si se trata de un jugador de balompié, un vendedor o un violinista: lo que para el primero podría ser menor y para el segundo grave pero no insuperable, para el tercero podría devenir en virtual imposibilidad de todo ejercicio de su profesión. Y si para aquél fuera económicamente irreparable la incapacidad permanente (aún de leve "grado" en cualquier baremo) en un miembro inferior, no tendría igual efecto para un literato.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 106.727 del 18-6-09 RSD 56/09 “Oyuelos c/ Microomnibus Gral. San Martín s/ ds. y ps.” (Inédito).

10.5. Improcedencia del rubro por muerte sobreviniente de la víctima

Dado que como consecuencia de las lesiones que se demostraron (art. 375 CPCC), la víctima luego falleció, no se configuró la incapacidad como perjuicio indemnizable, porque ella debe evaluarse concluidos los tratamientos y verificadas que fueran a posteriori disminuciones irreversibles de facultades físicas y psíquicas, lo que en el caso y a causa de la muerte, nunca sucedió. Es que la incapacidad es el quebranto patrimonial indirecto derivado de las limitaciones que se verifican en las aptitudes de la víctima una vez concluido su convalecencia y reanudadas sus actividades, lo que, reitero, en el caso no ha sucedido al devenir el fallecimiento de la victima.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 107.396 del 7/7/2009 RSD: 68/09 “Barrionuevo c/ Bellizzi s/ ds. Y ps.” (Inédito)

10.6. Improcedencia del daño a la vida de relación en forma independiente.

En lo atinente al agravio referido a que la sentenciante no consideró en forma independiente el daño a la vida en relación corresponde desestimarlo por no asistirle razón toda vez que ningún dispositivo legal contempla en particular dicho daño, y la realidad es que las alteraciones que comprende están contempladas en los rubros incapacidad (o daño biológico) y daño moral; de allí que no hay motivo para condenar a enjugarlo también en forma diferenciada -so pena de autorizar así una doble indemnización por un mismo daño- (arts. 499, 910, 1068, 1069 y 1078 del C. Civil).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 109.230 del 22/06/10 RSD: 66/10 “Farias, Sonia Nilda y otra s/ ds. y ps.” (Inédito)

10.7. Salario mínimo, vital y móvil como pauta para calcular la indemnización

El monto correspondiente al salario mínimo vital y movil que propone la recurrente como pauta para calcular la indemnización, no es un parámetro objetivo al que el Juzgador esté obligado a recurrir, ni tampoco de la causa surgen elementos que determinen necesariamente su carácter de pauta subjetiva de equidad (art. 1069 Código Civil; Ghersi “Teoría general de la reparación de daños”, pág. 312, ed. Astrea), pues ninguna prueba directa o presuncional ha aportado la actora que permita concluir en que su ingreso económico anterior al accidente alcanzaba el S.M.V.M., máxime cuando en la demanda calculó su ingreso mensual por debajo del mínimo que ahora toma como referencia, además de no haber sido, en los términos indicados en los agravios, propuesta la cuestión al Juez de la instancia de origen (arts. 272, 375 y 384 C.P.C.C.).

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 109.758 del 12-9-10 “Galli c/ Cdad. de San Fernando S.A. s/ ds. y ps.” RSD 125/10, (Inédito)

11. Daño psicológico

11.1. Pautas para determinar su cuantía

Habiendo quedado debidamente acreditado el carácter permanente de las secuelas psicológicas sufridas por el accionante como consecuencia del evento dañoso, extremo que, impide el reconocimiento de una suma adicional en concepto de tratamiento psicoterapéutico. Ocurre que, al merituarse el monto indemnizado como consecuencia de la incapacidad permanente, se considera su alcance de un modo integral, que en caso de desdoblarse respecto de la terapia, el cual finalmente no paliará el grado de la incapacidad permanente dictaminado, redundaría en una doble cuantificación de un mismo padecimiento.

CCC. Quilmes, sala 1, RSD-59-11 S 5-10-2011 Lohn Recalde, Pablo Miguel c/ Expreso Quilmes SA s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B2902036

Si ha quedado debidamente acreditado el carácter permanente de las secuelas psicológicas sufridas por las co-accionantes como consecuencia del estropicio, tal extremo impediría el reconocimiento de una suma adicional en concepto de terapia. Pero como ya ha sido otorgada indemnización en concepto de tratamiento psicológico, el que no ha sido recurrido por la parte demandada, lo que impide decidir algo sobre él en virtud de la reformatio "in pejus" y para no realizar una doble cuantificación de un mismo padecimiento, lo que produciría un enriquecimiento sin causa puesto que se obtendría a través de dos rubros la indemnización del mismo daño, lo que se encuentra vedado en nuestro ordenamiento legal -arg. art. 907, C. Civil-, es que vale otorgar una cifra que sumada a la otorgada por tratamiento satisfaga la reparación económica del daño psíquico total, teniendo en mira el principio de reparación integral (arts. 1068 y 1113 C. Civil).

CCC. Quilmes, sala 1, RSD-34-11 S 5-7-2011 , Bejarano, JorgeLuis c/ Giasono, Salvador y otros s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B2904268

11.2. Diferencia entre daño moral y daño psiquico

El daño moral implica un concepto más amplio que el daño psíquico, pues en él tiene cabida el impacto que en la persona pueden producir ciertas conductas o actividades, también si comportan una agresión directa o inmediata a bienes materiales como si el ataque afecta al acervo extrapatrimonial o de la personalidad, al haber espiritual de la persona, o los bienes materiales de la salud, al honor la libertad, la intimidad u otros análogos bienes éstos o aspectos de la personalidad que deben ser indemnizados como compensación de los sufrimientos, preocupaciones, disgustos, contrariedades, intranquilidad e incluso molestias e incomodidades que padezca el sujeto pasivo de las mismas. Y así el ámbito psíquico debe ser diferenciado del daño moral, dado que si ambos afectan al equilibrio espiritual del damnificado, aquél reviste connotaciones de índole patológica.

CCC. San Martín, sala 1, RSD-284-5 S 20-9-2005 , Ailan, Juan Angel c/ Municipalidad de malvinas argentinas s/ Daños y perjuicios, JUBA SUMARIO B1951428

11.3. Ponderación del costo del tratamiento recomendado

En cuanto al costo del tratamiento, cabe recordar que no es de considerar en forma matemática el número de sesiones porque no se cumplen de ordinario en la totalidad, ya que es notorio que anualmente los profesionales del área interrumpen su actividad durante un mes, lo que no puede dejar de prever la condena. Tampoco ciertos imponderables que inciden en el número total de sesiones, como feriados o enfermedades pasajeras del paciente o terapeuta. Además, el costo de la terapia dependerá del profesional elegido, dada la variedad de la oferta en tratamientos de esta naturaleza, que depende en grado sumo de la jerarquía, prestigio y título de cada profesional, y análogamente, de las condiciones socio-económicas del paciente. Si se considera asimismo que las partidas destinadas a sufragar un extenso tratamiento futuro se perciben al contado y en una suma de dinero única, fructífera mediante una inversión adecuada.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 108.662 del 26-3-10 RSD 25/10 “Lombardo c/ Carsetti s/ Ds. y Ps.” (Inédito)

12. Daño estético

12.1.Cuestiones a considerar para su resarcimiento

Las secuelas antiestéticas inciden de modo adverso en las posibilidades de la víctima, tanto por generar gastos destinados a disimularlas -cosmética- o a mejorarlas o eliminarlas -cirugía-, cuanto por causar dificultades a vencer frente a la oferta de trabajo y en toda otra esfera de la actividad humana. Pero ello ha de apreciarse, no únicamente en vista de la extensión y ubicación de las heridas afeantes, sino más concretamente, de un conjunto de circunstancias en que, como la edad y sexo de la víctima, y características de su oficio o profesión, es apetecida la regularidad de la apariencia. Es que, no por irracional, discriminatoria o injusta, puede desconocerse la realidad de que los seres humanos son en gran medida proclives a decidir ciertas opciones -principalmente en las relaciones sentimentales, sociales y laborales- conforme a “lo que entra por los ojos”.

CCC. San Isidro, sala 3, Causa nº 103.560 del 2/11/09 RSD: 130/09 “Mendoza c/ Pepe s/ ds. Y ps.” (Inédito)
1   2   3

similar:

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconDel derecho a la igualdad ante la ley (art. 24 de la Convención),...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconResumen del proceso de cálculo del rendimiento neto en estimación...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconInterposición de accion constitucional de habeas corpus (art. 43...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconLa deficiencia de transporte público en el sector del paramo de mariñO

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconAbuso sexual infantil: la credibilidad del menor y la dificultad...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconAnte la postulación, por parte del Sr. Gobernador de la Provincia,...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconEn mi calidad de ciudadano de la Argentina y amparándome en la Constitución...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconAcuerdo del pleno no jurisdiccional de la sala cuarta del tribunal...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconLa Sala Segunda del Tribunal Constitucional, compuesta por don José...
«Makoki, S. A.», por la comisión de los delitos de injurias graves (art. 458 C. P.) y de escarnio de confesión religiosa (art. 209...

2. Estimación jurisdiccional del art. 165 del cpcc ante deficiencia probatoria iconÓrdenes de módulos Orden hap/2549/2012, de 28 de noviembre, por la...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com