Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil






descargar 275.56 Kb.
títuloPresidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil
página1/8
fecha de publicación30.05.2015
tamaño275.56 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8




AUTOR: Dr. Robert Guevara Elizalde

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil.

Profesor de Post Grado, en Introducción al Derecho Penal y Teoría del Delito, de la Universidad Regional de los Andes. UNIANDES. (Quevedo)
INTRODUCCION A LA VICTIMOLOGIA
PREÁMBULO:
Se ha dicho que:
“La responsabilidad de la víctima sobre sus propios bienes jurídicos es un elemento que debe tenerse en consideración a la hora, incluso, de crear o interpretar los preceptos penales. El exceso de credulidad o falta de sentido de la víctima puede ser motivo para renunciar a seguir otorgándole protección penal…”1
CLAUS ROXIN2 en otro de sus estudios, sostiene: desde el punto de vista de la antijuricidad material:…
“Se puede exponer la tesis de que cuando es posible y exigible una protección propia efectiva no se da por parte del autor una lesión del bien jurídico suficientemente peligrosa socialmente, de modo que la víctima no es merecedora de protección”
GUNTHER JAKOBS3, ha señalado desde un punto de vista del funcionalismo penal lo siguiente:
“…se trata, de pronto, de los casos en los que la víctima por una conducta a su deber de autoprotección desvía en una dirección nociva el comportamiento de otros que se movían dentro del riesgo permitido. Quien se asoma demasiado por encima de la barandilla, correctamente instalada, de un puente, tiene que atribuirse su propia caída, en caso de que se produzca. El caso más conocido y, por lo que al resultado se refiere, el más indiscutido de competencia de la víctima por un actuar precedente es el del consentimiento.”

De mi parte considero que, sin llegar al extremo de que la protección a la víctima nos obligue a ser una sociedad reaccionaria exageradamente retribucionista in extremis contra el delincuente, al que debamos de tratar, en consecuencia, como enemigo interno de la sociedad, creando exprofesamente, entonces, un “derecho penal del enemigo” con sus nefastas consecuencias de máximo derecho penal y de mínimas garantías constitucionales, y en contra para los derechos humanos en general; debemos de conocer también necesariamente el mundo de la víctima, interiorizar sus vicisitudes, sus desazosiegos, sus angustias, a efectos de prevenirles, tratarles, asistirles, y restituir sus derechos, para ser justos con ella en el vivir dentro de un Estado de Derecho y Democrático, puesto que la víctima también tiene igual o más derechos que el delincuente, derechos que debemos resguardar incluso constitucionalmente, para ello debemos de estudiar su universo.
1.-EL COMIENZO DE LA VICTIMOLOGÍA: Seguiremos al profesor Jorge Zavala Baquerizo, en su ensayo “La Víctimología”4 quien nos informa sobre el inicio de esta disciplina, al señalar a:
HANS VON HENTIG –Profesor de Criminología de Bonn-, quien escribió y publicó en 1948 el segundo tomo de su importante obra “Criminología”, se trató por primera vez en forma científica la personalidad y la conducta de la víctima en el surgimiento y desarrollo del delito. Es esta la razón por la que este segundo Tomo5 de su citada obra lo subtituló “EL Delincuente y su Víctima”, anunciando así que iba a tratar de una relación que, hasta el momento, si había tenido precedentes tanto dogmáticos como legislativos, no había sido orientada científicamente n se habían obtenido conclusiones positivas sobre la misma. Desde ese momento nació una parte importantante de la Criminología.”
“…Entre los continuadores de Von Hentig se encuentra el Dr. B. MENDELSHON quien en 1956 publica en la “Revista de Estudios Internacionales de Psico-Sociología Criminal”, que se edita en París, un artículo en que, por primera vez, al estudio de la víctimas y de su influencia en la criminogenésis, se le llama Victimiología, quedando así este nuevo nombre aceptado dentro de la Criminología con un objeto y fines propios…”

De estas observaciones del maestro Zavala, que al parecer, se apoyan en la crítica que Luis Jiménez de Asúa6 hizo a Mendelshon en apoyo a Hans Von Hentig. Sin embargo, como contrapunto, en nuestra doctrina, el respaldo por el profesor ecuatoriano Edmundo René Bodero Cali7, a favor de Benjamin Mendelshon (1956)8 de señalarlo como precursor de esta disciplina, siguiendo a Elias Neuman en unas de sus conocidas obras sobre la materia9 .
Sin que también se reclame10 la paternidad del vocablo Victimología para F. WERTHAM, notable siquiatra norteamericano, quien la refiere en un trabajo suyo denominado “The Show if Violence” publicado en New York en 1949. Pese a éstas disquisiciones, no se puede desconocer el inmenso aporte de Hans von Hentig a la criminología y a la victimología, por medio de sus numerosos estudios en criminología y en psicología criminal
En todo caso lo que, nosotros podemos decir es que mientras en Italia en el año de 1976, Guglielmo Gulotta, escriba la primera Monografía sobre la materia (“La Vittima”). En Ecuador, el primer ensayo ecuatoriano sobre esta materia lo había realizado, con anterioridad al ensayista italiano, el maestro universitario guayaquileño Dr. Jorge Zavala Baquerizo, en 1972, en la ciudad de Guayaquil. En el Ecuador, además de mi trabajo citado, sobre esta materia, han trabajado: LENIN ARROYO BALTAN, en su reciente libro: “”LA VICTIMOLOGIA”, Manta,; y el Dr. FERNANDO YAVAR UMPIERREZ, en su ponencia “LA VICTIMA” presentada en el Congreso Internacional de Derecho Penal y Procesal Penal, organizado por la Universidad Nacional de Trujillo, en Perú, del 26 al 28 de mato del 2005,
2.- ES LA VICTIMOLOGÍA CIENCIA AUTÓNOMA O PARTE DE LA CRIMINOLOGÍA
No es pacífica en la doctrina penal y peor en la doctrina de la criminología la aceptación de la Victimología o Victimiología11 como ciencia autónoma, o como una ciencia paralela a la criminología”, como lo propugnara B. Mendelshon; aunque alguno haya llegado a calificarla como una “criminología al revés”; sin embargo, se la ha llegado a admitir como una disciplina autónoma (Rodrigo Ramirez G.12); o como una disciplina que es parte de la criminología general (Jorge Zavala Baquerizo13, Elias Neuman14); o como Movimiento Científico –movimiento victimologico- (Gerardo Landrove Díaz15). Últimamente se han visto florecer estudios de aplicación de los conocimientos de la victimología a la teoría jurídica del delito16, y a la teoría del proceso penal17.
3.- EL CONCEPTO, EL OBJETO, EL SUJETO, Y EL FIN:
3.1.- CLAUS ROXIN. Nos da un concepto a éste respecto y dice que:
“Es la teoría criminológica de la influencia del comportamiento de la víctima en la delincuencia” 18
En el primer Simposium sobre Victimología, que se llevo a cabo en Jerusalem, en 1973, señaló que puede ser definida como:
“La victimología puede ser definida como el estudio científico de la víctima”…
Sin embargo, en el “Convenio Internacional de estudios Sobre Victimología”, que se llevó a cabo en Bellagio, Italia del 1 al 12 de julio de 1975, en donde estuvieron Israel Drapkin y B. Mendelsohn,en donde sde dijo que:
“…Hubo un consenso general de que no era correcto proponer una definición completa de la victimología, a causa de la variedad de las disciplinas distintas involucradas en el tema y a causa de su actual etapa de desarrollo…”
3.2.-EL OBJETO O CONTENIDO DEL ESTUDIO DE LA VICTIMOLOGÍA:
Para nosotros, el concepto se deriva de el contenido o el objeto de estudio de la Victimología, que es: la personalidad, conducta y el proceder de la víctima, con anterioridad, o durante el acto dañoso, o con posterioridad al acto victimante o de victimizar19 sufrido, por el sujeto pasivo de la infracción penal, quien recibe de manera directa o indirecta el daño proveniente del sujeto activo de la infracción penal o victimario20; para así conocer su predisposición victimógenas21 (que lo conducen a provocar, atraer, coadyuvar, aceptar y hasta pedir la infracción penal) para conformar la necesaria pareja penal de la victimología; así como conocer las circunstancias y factores que lo desarrollan lo que se conoce como proceso de victimización22. (que puede ser primaria, secundaria o terciaria, como se verá más adelante.) ; sin perjuicio que, de buena o mal fé, la víctima se considere inclinado al victimismo o victimista:23 casi siempre.
En todo caso aun se discute si debe tener como referente sólo los delitos convencionales; o, si abarca también a aquellas conductas lesivas para el hombre, no contenidas en los Códigos ni en las leyes penales. O, de si su universo de estudio es abierto a todos los casos en que encontremos víctimas provengan de un daño causado por el hombre, la industria, y por la naturaleza, habiendo disciplinas especiales como el caso de la “ACCIDENTOLOGIA”, (aplicada a materias de tránsito) que por lo breve de este estudio, sólo lo mencionamos.
3.3.-EL FIN DE LA VICTIMOLOGIA: Este conocimiento tiene un fin que es necesario, para que el Estado diseñe y elabore una Política Victimológica, como parte de una Política Criminal del Estado en orden a legislar de manera preventiva (Prevención Victimal) para la defensa social y la seguridad ciudadana. Igualmente necesario para el criminólogo que puede señalar el diagnóstico, el pronostico y el tratamiento de los procesos de victimización. Obligado para el juez penal para que pueda valorar y morigerar sus decisiones; Facultativo para el defensor penal a efectos de poder dirigir su estrategia de defensa o de acusación.Y finalmente para aplicar un programa gubernamental o no, de protección y resarcimiento a las victimas. Sin descuidar la Política Legislativa en materia criminal, que deberá tomar en cuenta las enseñanzas y experiencias de esta disciplina a efectos de proteger a través del ordenamiento legal del País a las victimas .
3.4.-LOS MÉTODOS DE TRABAJO USADOS EN LA VTCTIMOLOGIA:
Aun con las limitaciones que conlleva de la existencia de unas variadas formas de “black number” ya antemano intuida, en el análisis de las Estadísticas criminales, recogidas en las dependencias policiales, centros carcelarios24, de las comisarías de policía, del ministerio público, de los juzgados de lo penal, juzgados de la niñez y adolescencia, comisarías de la mujer, el niño y la familia, y aun las publicaciones que los diarios25 recogen de fuente especializada; Etc, son una buena herramienta de trabajo.
Otro método magnifico que supera al anterior es el de la Encuesta26 social retrospectiva de casos o encuesta de victimización sufridos, que nos revelará la alta tasa de criminalidad real que no llega a conocimiento del sistema de justicia penal., entre otros cosas como los sentimientos encontrados del encuestado que ha sido alguna vez victimizado, que permite arribar a un diagnóstico de victimización en una determinada población Etc.
3.5.-EL SUJETO VICTIMIZABLE Y EL SUJETO VICTIMARIO:
3.5.1.-Las Víctimas: Debemos señalar que la víctima es el titular de un bien jurídico penal garantizado que ha sido vulnerado o puesto en peligro por la conducta del sujeto agente de la infracción; se puede decir que, es el sujeto pasivo de la infracción penal. No está demás resaltar que la víctima, es la persona directamente ofendida y otra persona (victimas indirectas o secundarias) puede ser la persona agraviada o indirectamente perjudicada por el delito27 (Ej en el caso del delito de estafa a un adolescente a quien fraudulentamente le han desapoderado de un dinero de su padre: el adolescente es la persona ofendida, su padre será la persona agraviada por el delito.)
-El sujeto victimizable, puede ser una sóla persona natural individual –así empezaron los primeros estudios de la victimología-, enfatizando, sobre sus predisposiciones28victimógenas personales, sea de carácter o de defectos biofisiológicas: (como la edad, sexo, la raza, el estado físico); o sus predisposiciones sociales (como la profesión, estatus social, condiciones económicos, condiciones de vida); o sus predisposiciones psicológicas (como sus desviaciones sexuales, estados psicopatológicos y los rasgos de su carácter), predisposiciones victiminógenas éstas que lo hacen proclive para ser víctima de algunos especiales delitos.-
La víctima también puede ser un grupo, un colectivo, de personas naturales.-
Puede la víctima también ser una organización social (Comunidadades Indígenas, montubias, o Afroecuatorianas, por ejemplo –como se está ampliando ahora éstos estudios victimológicos-);
Puede serlo también un País en desarrollo, dependiente o tercermundista, a través del acoso e imposiciones criminales a su Soberanía29, por ejemplo: mediante: guerra sucia contra las drogas; secuestro de personas y traslado a otros países como Colombia o Estados Unidos de Norteamérica, para su juzgamiento penal en aquellos lares; bloqueo o embargo económico; imposición de bases militares; o imposibilitación o prohibición de desarrollo de poderío militar, etc.
3.5.2.-Los Victimarios: Por contrapartida, el sujeto victimante, puede ser también una persona natural, un grupo de personas, una comunidad social, una persona jurídica nacional o transnacional, o una gran metrópoli respecto de algún país dependiente
3.6.-CONCEPTO DE VICTIMIZACION Y SUS CLASES: VICTIMIZACIÓN PRIMARIA; VICTIMIZACIÓN SECUNDARIA; Y VICTIMIZACIÓN TERCIARIA O LA VICTIMIZACIÓN DEL VICTIMARIO
Concepto: La Victimización es la acción de victimizar30, que es a su vez: “convertir en víctimas a personas …”31, sin embargo esta victimización puede ser instantánea al momento de sufrir la infracción penal o puede ser permanente, como el sentimiento de impotencia, humillación, frustración y dolor que perviven en los físico y espiritual de la víctima con posterioridad al instante de la comisión de la infracción.
3.6.1.-La Victimización Primaria: Es el efecto personal y directo físico, material , psicológico, espiritual y hasta social, que siente directamente la víctima del delito. Es su frustante y humillante como dolorosa experiencia personal propia derivada del delito sufrido
Está constituida por lo que se conoce como la consecuencia o pérdida inicial, que sufre la víctima individual p: el estrés y el trauma y detrimento patrimonial, sufrido por la víctima y que le ha sido inferido por el victimador, en lo psicológico, en lo físico o en lo económico, respectivamente. Además del sentimiento de culpa, de humillación, de impotencia, que interioriza la víctima, y que se refleja en un comportamiento y actitudes de segregación, aislamiento, desconfianza en lo demás, nervioso, alterado o violento. Se puede sentir mal hasta por la conmiseración de los demás; mal por que se lo tome por los demás, por inocente (gil) o no avisado (bobo); que se transforma, en la práctica, en una especie de sanción no convencional a la víctima Se ha observado sentimientos encontrados como el de hacer justicia por propia mano32 (“con la misma vara que mides serás medido”), la no atención considerada que se le debe deparar a la victima, conllevaría ulteriormente a excesos violentos de “auto-justicia o justicia por propia mano” (linchamientos)33. Hasta hace poco aun se tiene noticias de ésta clase de “justicia popular”34., contra la persona del victimante; o trasladar el mal recibido a otros35 (terceras personas inocentes, o culpables) a quienes siente que “debe de hacerles sentir lo mismo”. Que puede devenir en que la víctima se convierta en un próximo victimador. No es extraño, entonces, la aparición de cuando en vez, de grupos armados parapoliciales (ex policias, policias activos o simplemente ciudadanos; o grupos mixtos, o pertenecientes a grupos étnicos, raciales, o de nacionalidades –arios, judios, árabes, negros, latinos, etc- ) para la exterminación de peligrosos delincuentes o de sus rivales, lo que nos hace pensar en un rebrote de la época de la “venganza privada”.

3.6.2.-La Victimización Secundaria: Denominada también como “segundo dolor de la víctima”, que se procesa derivada de su contacto con el sistema policial, el Ministerio Público y el sistema judicial, a donde acude en busca de justicia, en donde tiene que someterse a los interrogatorios que le hacen revivir el drama sufrido, el volver a contarle los hechos al abogado acusador que intenta “que le diga la verdad”; las repreguntas del abogado defensor del imputado, las preguntas del discal y las del juez, el encontrarse en los pasillos judiciales al imputado y a sus familiares que le afrentan y amenazan. Las miradas de suspicacia que la victima de estafa o de violación recibe incluso de parte de los curiales al momento de rendir su declaración. el dinero que debe de gastar en cada salida en busca de justicia; los permisos de ausencia constantes que debe de pedir en su trabajo a efectos de comparecer a impulsar su causa que pueden terminar en su despido del empleo. El observar el triunfo de la estrategia de la contraparte, cuando el reo obtiene su libertad bajo fianza, caducidad y otro recurso o mediante absolución. El soportar que el victimario viva en el mismo edificio de apartamentos o en el mismo barrio en donde vive la víctima, entre otras circunstancias que “aumentan el dolor y fristración” de la víctima.
Obviamente que a ello contribuye el hecho de que, el propio ordenamiento procesal en vigencia concede limitados derechos al ofendido (víctima) por la infracción penal. como se aprecia los previstos en el Art. 69 del CPP: A intervenir en el proceso penal como acusador particular; a ser informado por el Ministerio Público del estado de la Indagación preprocesal y de la instrucción (pese a mandatos inconstitucionales de sigilo sobre el procedimiento como aparece en algunas leyes penales, que perjudican el derecho de la victima);a ser informado del resultado final del proceso; a presentar quejas ante el Fiscal Superior respecto de actuaciones irregulares de los agentes del Ministerio Público; a solicitar al juez penal de turno que requiera al fiscal que e el término de 15 fías se pronuncia si disponer el archivo o resuelve iniciar la instrucción fiscal; a reclamar la indemnización civil una vez ejecutoriada la sentencia condenatoria…”Entre otros derechos mínimos establecidos en el CPP36.
En conclusión. Se deviene de lo que se sufre adicionalmente, de manera agravada, como se dijo: una especie de “segundo dolor” en relación al primer dolor o impacto recibido anteriormente. Esto ocurre en un “segundo momento” al enfrentarse la “victima” con el sistema penal, cuando va a poner la denuncia al Ministerio Público, se encuentra con gente indolente, impersonal e indiferente al dolor que relata, cuando no la corrupción y que constata primero desde la visita a su defensor, en el que encuentra a veces incredulidad a su historia, inseguridad en patrocinar su causa, interés lascivo personal o exacciones económicas exageradas; siguiendo luego en las personas del amanuense, la Secretaria y hasta en el propio Agente Fiscal. Luego con el personal de los investigadores Policiales y las dificultades que les ponen a la víctima por delante para poder remitir su informe policial; o con los peritos y sus informes; y hasta con las personas que integran el Sistema Judicial Penal incluido el Juez Penal que muchas veces agobia y angustia a la defensa a efectos de recibir por la víctima, indirectamente obligados “estímulos” para que avance el proceso penal; el enfrentamiento con el malhechor, sus abogados y sus secuaces, en los pasillos de la Corte, etc. En vez de aliviarle la pérdida le desaniman a continuar “el juicio”, La desazón es tan grande que, si tuviera que aconsejar a alguien, en una situación victimal similar le diría que, no denuncie, que eso es una pérdida de tiempo , de dinero, de paciencia.; que “más barato y más rápido es una bala” Creciendo la desconfianza en el sistema de justicia penal, Lo cual explica la existencia de una serie de delitos cometidos que no llegan a conocimiento del Sistema de Justicia Penal, que no integran sus estadísticas (black number) Esta situación no satisfactoria de la victima respecto a los agentes del sistema de justicia penal, también es una forma no convencional de sanción extralegal a la victima.

3.6.3.-También se ha desarrollado últimamente, estudios sobre la victimización del victimariola otra victimización o victimización terciaria-, desde una perspectiva de la reacción social, o desde la perspectiva de análisis de la criminología critica estudios, que a éste respecto tratan: sobre los efectos del Sistema Penal como parte del Control Social imperante, sobre el sujeto agente, victimante que es victimizado a través de los siguientes temas : victimizacion por la intervención policial; victimización por la prisión preventiva;; victimización carcelaria; y, la victimización postpenitenciaria.37
Esta es la que sufre el delincuente 38, por su interacción y acción recíproca con el sistema penal como forma de control social; y con su comunidad, Que se da a través de los momentos que el victimante cruza por las fases preprocesal (Detención Policial), procesal (instrucción fiscal –Prisión Preventiva; estación procesal intermedia (prisión en firme), Juicio Oral (condena); Y que continúa aun en la ejecución de la condena que se lleva en los centros de rehabilitación Social del Ecuador, y que no queda ahí puesto que cuando sale, estigmatizado socialmente no puede conseguir trabajo, por lo que vuelve, y con mas conocimientos y experiencias delictivas y mas resentimientos sociales, al mundo del delito, con una peligrosidad aumentada.. Por supuesto que ésta no es proceso general que necesaria y obligatoriamente se ve en todos los detenidos. Hay estudios modernos aportados por la Nueva Criminología, que está contribuyen a abrir nuevos horizontes para estas investigaciones.
  1   2   3   4   5   6   7   8

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconJuez ponente: Dr. Robert guevara elizalde presidente de la tercera...

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconCorte suprema de justicia – tercera sala de lo penal. Quito, 1 de...

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconAcción de tutela del ciudadano Jaime Humberto Uscátegui, contra el...

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconCorte Suprema de Justicia segunda instancia 37370 Vs. Edwin oswaldo...

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconRepública de Colombia Corte Suprema de Justicia corte suprema de justicia sala de casación penal

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconCorte Suprema de Justicia Proceso n° 31123 corte suprema de justicia sala de casación penal

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconCorte Suprema de Justicia Proceso No 25920 corte suprema de justicia sala de casación penal

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconRepública de Colombia Corte Suprema de Justicia corte suprema de justicia sala de casación penal

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconCorte Suprema de Justicia Proceso No 24468 corte suprema de justicia sala de casación penal

Presidente de la Tercera Sala Penal de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil iconCorte Suprema de Justicia Proceso No 25920 corte suprema de justicia sala de casación penal






© 2015
contactos
ley.exam-10.com