Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line






descargar 0.69 Mb.
títuloRsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line
página5/17
fecha de publicación17.03.2017
tamaño0.69 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17



Crímenes corporativos (Publicación Greenpeace Internacional - Junio 2002)


(Sobre la “explotación” de los recursos humanos y naturales…)
Para ello recurriré a “El libro negro de las marcas - El lado oscuro de las empresas globales”, de Klaus Werner y Hans Weiss - Editorial Debate - 2004:
“Las firmas occidentales no sólo explotan a millones de trabajadores, sino que ejercen un control absoluto sobre las riquezas naturales de numerosos países. El mundo al revés: Angola, Brasil, Indonesia, Congo y Nigeria, al igual que la mayoría de los países en vías de desarrollo, poseen una reserva casi inagotable de tesoros naturales (petróleo, oro, diamantes, cobre, maderas nobles, café, cacao, plátanos, etc.) En calidad de “propietarios” de estos recursos, son objetivamente mucho más ricos que la mayoría de los países industrializados. Sin embargo, amplias capas de población sufren hambre y no tienen acceso ni a los medicamentos ni a la educación.

¡Cada día mueren 100.000 personas a consecuencia del hambre, y no, por ejemplo, porque vivan en regiones con sequía, sino porque, como en los tiempos más oscuros de la colonización, se les arrebatan las riquezas de sus países.
La mayoría de los países en vías de desarrollo carecen de tecnologías y de recursos para extraer y comercializar sus riquezas. Por eso, en las actuales circunstancias, las inversiones en minería y agricultura llevadas a cabo por las multinacionales resultan lógicas y necesarias. Sería absurdo exigirles que lo hicieran sin obtener ganancia alguna. Pero si se observa la situación con mayor detenimiento, se descubre que en muy pocos casos se producen acuerdos justos: presionados por los organismos financieros internacionales, los países muy endeudados establecen impuestos irrisorios, si se tienen en cuenta las escalofriantes ganancias que genera la exportación. Asimismo, muchos gobiernos se lanzan a una competencia destructiva con el fin de captar inversores extranjeros. A menudo se trata de dinero sucio, de sobornos obtenidos por las elites locales a cambio de condiciones ventajosas para las multinacionales. Debido a la falta de controles transparentes, abunda más el dinero que desaparece en los canales de la corrupción que el que se queda en el país en forma de impuestos. Sin duda, la culpa es de ambas partes, tanto de los gobiernos locales como de las grandes empresas.
El comercio de materias primas no sólo es injusto en lo que respecta al valor efectivo que registran en el mercado internacional. La obtención de recursos y energía en los países pobres suele llevar aparejadas condiciones que serían inconcebibles en la Europa occidental. Por ejemplo, la construcción de grandes centrales eléctricas provoca la expulsión de millones de personas de sus hogares sin recibir un resarcimiento adecuado. En las minas de oro se utilizan sustancias tóxicas que llevan a la destrucción total de ciertos hábitats. Algo similar sucede con la producción petrolera, debido a la aplicación de tecnologías obsoletas.
Peor aún: en las zonas conflictivas y en el caso de las dictaduras como la de Angola, Myanmar (Birmania), Congo y Sudán, afamadas marcas internacionales, con sus compras de materias primas, financian y sostienen el tráfico de armas, las guerras civiles, las insurrecciones y los feroces regímenes militares. Esto atañe a algunos sectores de la industria del petróleo y de los diamantes, pero también a las multinacionales como Bayer. La empresa alemana, que opera en el campo químico y en el farmacéutico, importa el valioso tántalo desde el Congo…También hay empresas alimentarias que otorgan un consentimiento tácito al aceptar que en las plantaciones de sus proveedores haya hombres, mujeres y niños explotados, intoxicados con productos químicos o sometidos incluso a la esclavitud. Estas firmas declaran de forma grandilocuente la necesidad de prohibir el trabajo infantil e incluso efectúan controles por medio de muestreos al azar. Sin embargo, las causas de esta catastrófica situación hay que buscarlas en la demencial presión que se ejerce sobre los precios, presión que sufre el proveedor y que desencadenan las grandes multinacionales…
¿Es ésta la forma de asegurar fuentes de trabajo en los países pobres? ¿De esto se vanaglorian las empresas? ¿Acaso los niños esclavos, los que perciben salarios de hambre, los soldados de las guerras civiles y los conejillos de Indias deben agradecer a los patronos y a los inversores su “contribución al desarrollo”? ¿Qué tiene de raro que cada vez se alce más la gente contra la globalización cuyo concepto de “inversión” se parece tanto al de “explotación”?
Suplicios de Tántalo para los teléfonos móviles: Hombres, mujeres y niños se desloman en las minas congoleñas para poder abastecer de un valioso metal a las compañías electrónicas occidentales y a la empresa Bayer. Miles de ellos mueren por el coltan, que así contribuye a financiar la “Primera Guerra Mundial africana”…
Conejillos de Indias: A la hora de probar medicamentos nuevos, los grandes laboratorios farmacéuticos no dan demasiadas vueltas: falsifican los resultados y ocultan los efectos secundarios. Pacientes con enfermedades graves reciben placebos. Los médicos se transforman en cómplices…
Negocios turbios: No hay campo en el que los derechos humanos se pisoteen tanto como en el del petróleo. Para obtener ganancias a partir del oro negro, algunas multinacionales del petróleo financian guerras, pagan comandos asesinos y vuelven inhabitables regiones enteras…
La cadena alimentaria: Para que en Europa puedan consumirse alimentos baratos, muchas empresas recurren al trabajo infantil, la esclavitud, la explotación, el maltrato a los animales y la destrucción del medio ambiente. Con sus campañas publicitarias, compañías como Nestlé ponen en peligro incluso en riesgo la vida de los lactantes…
Pan y circo: Muñecas Barbie, monstruos de Pokémon, coches de colección, Teletubbies, el ratón Mickey… Nuestros hijos están todo el día rodeados de juguetes. Algunos son fabricados por personas que también son niños. Esto ocurre en los países con mano de obra barata, en Asia, entre sangre, sudor y lágrimas…
Por un puñado de dólares: La industria de la moda y de los artículos deportivos no está dispuesta a invertir un céntimo para lograr condiciones laborales dignas en sus plantas proveedoras. Para salvar su imagen, Nike y otras empresas establecieron normas de conducta. Pero a menudo esto no hace más que empeorar la situación…
Exportación de problemas: Los bancos y las empresas europeas invierten miles de millones de dólares en grandes proyectos en África, Asia y Latinoamérica, a menudo en detrimento de la población y de sus medios de vida. Continentes enteros hundiéndose en un pantano de deudas, mientras las multinacionales tienen cada vez más ganancias…
Beneficios a costa de la democracia: No sólo en el Sur los gobernantes son corrompidos por las multinacionales. También existen hoy gobiernos democráticos que hacen más política para los consorcios empresariales que para aquéllos que les eligieron. Los culpables son los influyentes lobbies industriales, los acuerdos internacionales y las formas legales de la corrupción”…
Información de las marcas (sólo se mencionan aquéllas donde, Klaus Werner y Hans Weiss, denuncian atentados contra el medio ambiente):
AGIP (Grupo Eni) …destrucción de los medios de vida en regiones petrolíferas

Aldi/Hofer …destrucción del medio ambiente

Bayer …comercialización de herbicidas peligrosos

BP p.l.c. …destrucción del medio de vida en regiones petrolíferas

Chiquita Brands Int. …utilización de herbicidas peligrosos

DaimlerChrysler AG …destrucción del medio ambiente

Fresh Del Monte Prod. …utilización de herbicidas peligrosos

Dole Food Comp. …utilización de herbicidas peligrosos

Exxon Mobil Corp. …destrucción de los medios de vida en regiones petrolíferas

...grupo de presión contra las medidas de protección climática

General Motors Corp. …contaminación del medio ambiente

Mitsubishi Corp. …destrucción de selvas tropicales

Monsanto …utilización ilegal de semillas genéticamente modificadas

…contaminación de clases naturales de plantas

…minimización de riesgos de las hormonas del crecimiento

Procter & Gamble Comp. …destrucción medioambiental

…ensayos con animales

Shell Group …destrucción de los medios de vida en regiones petrolíferas

Siemens AG …destrucción del medio de vida mediante proy. de represas

…participación en la constr. de reactores nucleares peligrosos

Total S.A. …destrucción del medio de vida en regiones petrolíferas

Del Paper “Regionalización - Juntos pero no revueltos (¿Existen posibilidades de un desarrollo simétrico?)”, abril de 2005:
El “paradigma” de la competitividad (Por si quedara alguna duda):
“En enero de 2002 la organización pro derechos humanos estadounidense National Labour Committee publicó un informe detallado sobre ocho fábricas en la provincia meridional china de Guangdong, que también fabrica juguetes para grandes multinacionales como Mattel, Disney, McDonald’s o Wal-Mart. En una de las fábricas se pudieron constatar, por ejemplo, las siguientes condiciones de trabajo: trabajar cinco meses seguidos sin un solo día libre, horarios de 13-16 horas diarias, hasta 109 horas semanales. Había incluso trabajadores que tenían que trabajar 364 días al año y tenían un único día libre -por un salario a la hora equivalente a 11 centavos de dólar, es decir, menos de la mitad del salario mínimo prescrito por ley-. La organización pro derechos humanos calcula que se escamotean anualmente a los aproximadamente 20.000 trabajadores de la empresa unos dos millones de dólares en salarios.
Ni uno solo de los trabajadores de esta fábrica sabía que en China existe una ley que limita las horas de trabajo semanales a un máximo de 49 horas. “Uno se pregunta -señala National Labour Committee en su informe- para qué existe un “Code of Conduct” de las grandes multinacionales de los juguetes que asegura que todas las normativas legales locales deben ser respetadas. Ni un solo trabajador o trabajadora de esa fábrica había oído hablar jamás de eso. Y nadie conocía el valor del salario mínimo prescrito legalmente”… (Pág. 198 de “El libro negro de las marcas - El lado oscuro de las empresas globales - Klaus Werner y Hans Weiss - Debate - 2004)
Salmo Responsorial: Tiene valor el silencio?... Debemos continuar “agradeciendo” a la OMC “el pan nuestro de cada día”?... Es condición “suficiente y necesaria”, más de lo mismo?...
Del Ensayo “Los 7 Pecados Capitales del Capitalismo, en los “tiempos” de la Globalización (Los años falaces)”, octubre de 2005:
Cerrado por “deslocalización”
Robert R. Reich, en su libro, “El trabajo de las naciones” - Vergara - 1993, en el capítulo 16, La divergencia en los ingresos, decía: “En suma, mi argumento hasta aquí es que el bienestar económico de los norteamericanos (o, por caso el de cualquier otro grupo de personas que compartan una identidad política común) ya no depende de las compañías que posean o del empuje de sus industrias, sino del valor que puedan agregar a la economía mundial, a través de sus conocimientos y habilidades.

Cada vez es más el trabajo que realizan los ciudadanos, antes que el éxito de sus entidades abstractas, como las compañías, las industrias o las economías nacionales, lo que determina su estándar de vida.

Ya he mencionado que los trabajos de los norteamericanos se pueden agrupar en tres amplias categorías para determinar que es lo que agregan a la economía mundial. Estas son los servicios rutinarios de producción, los servicios en persona y los servicios simbólico-analíticos…
En el capítulo 17, Por qué los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres, sostenía: Más allá de la clasificación oficial de un puesto (de producción, servicio, gerencial, técnico, de secretaria, etc.), o de la industria en la cual trabaje (automotriz, siderúrgica, de la computación, publicidad, alimentación o finanzas), la verdadera posición competitiva en el mundo de la economía está llegando a depender de la función que cumple. En eso estriba la razón fundamental de la divergencia de ingresos. Los salarios de los empleados de la producción rutinaria están en disminución. Los servicios en persona también están menos remunerados, aún cuando su destino sea menos incierto. Pero los analistas simbólicos -que los intermedian, identifican y resuelven los nuevos problemas- son los que de una manera general tienen más éxito en la economía mundial.

Todos los norteamericanos solían compartir el mismo destino… Ahora estamos en diferentes naves, algunas se hunden, otras van al garete, y las terceras navegan airosas”…
Jeremy Rifkin, en su libro, “El fin del trabajo” - Paidos - 1996, en el capítulo 11, Ganadores y perdedores de la alta tecnología, señalaba: “Prácticamente la totalidad de los directivos de empresa y de los economistas de más prestigio continúan afirmando que los espectaculares avances tecnológicos de la tercera revolución industrial tendrán efectos de lenta gestación: reducción en los costos de los productos, incrementos en la demanda de consumo, creación de nuevos mercados y un creciente número de personas que trabajan en empleos e industrias de alta tecnología con mejores retribuciones…

En el mundo extremadamente automatizado y basado en la alta tecnología de la década de los 90, la nueva elite de los trabajadores de la información y el conocimiento es la que emerge con importantes cualidades que los llevan al centro del mundo económico. Se convierten en la nueva aristocracia”…
Un tiempo después, Hans-Peter Martin y Harald Schumann, autores de “La trampa de la globalización” - Taurus - 1998, en el apartado: Víctimas o verdugos? Los pobres global players y el bienvenido retorno del pragmatismo, decían: … “(citando a Butros-Ghali, Secretario General de la ONU): Como consecuencia de la globalización, “las posibilidades de influir de los distintos estados irán decreciendo cada vez más, mientras las competencias de los global players, por ejemplo en el ámbito financiero, crecen y crecen sin que nadie las controle”. Son conscientes de esto los más importantes jefes de estado, con los que Butros-Ghali está en permanente contacto? No, el Secretario General de la ONU mueve resignado la cabeza, “como líderes de sus países, siguen teniendo la impresión de que disponen de soberanía nacional y pueden arreglárselas a nivel nacional con la globalización”…
La globalización reúne a los jugadores de todas las empresas y naciones, como en un campeonato mundial de fútbol. Sin embargo, dicho gráficamente esto significa que en el mundo de las grandes decisiones económicas ni siquiera hay reglas de juego comunes, por no decir árbitros determinados… Por qué esas aspiraciones mundiales? “Tenemos que hacerlo”, responde (un) líder industrial. “Queremos participar en estos mercados y accedemos a ellos en las condiciones que nos ofrecen. Tenemos que entrar en los mercados. Porque naturalmente es mejor que esté yo que el competidor”…
En cualquier caso, el miedo, y eso lo saben los altos ejecutivos igual que el sentir popular, es un mal consejero. Se comporte uno como se comporte, parece inevitable cometer errores graves. Quien como directivo deja a un lado las preocupaciones, mas que comprensibles en vista de la actual evolución, y se lanza, corre rápidamente el riesgo de destruir más de lo que salve con unos re-engeneering (reorganización), outsourcing (desplazamiento) y downsizing (reducción) exagerados. Pero quien huye de los nuevos tiempos y sólo intenta, a la defensiva, no hacer, en lo posible, nada mal, ya lo está haciendo casi todo mal.

Qué son, pues los global players de la política, las finanzas, los medios y la economía: tan sólo forzados simpatizantes o premeditados autores?”…
Otra vez Jeremy Rifkin, ahora en su libro, “La era del acceso - Paidós - 2000, en el capítulo 3, La economía ingrávida, afirmaba: “Asistimos a una explosión del negocio de la externalización. Dun & Bradsteet estiman que actualmente en EEUU hay más de 146.000 empresas dedicadas al negocio de la externalización o subcontrata. Se espera que para fines del año 2000 la externalización suponga un volumen de negocio cuyos beneficios se acerquen a los 300.000 millones de dólares. Del total de 1,6 millones de empresas que utilizan una manera u otra de externalización de servicios, el grupo más numeroso es el formado por empresas que tienen menos de diez empleados. Sin embargo, las grandes empresas también están inmersas en este proceso de externalizar sus actividades internas. Tres de cada diez empresas industriales ya externalizan más de la mitad de su actividad productiva.
La externalización no es un fenómeno exclusivamente norteamericano. Dos tercios del total mundial de empresas externalizan en la actividad uno o más de sus procesos internos. Por ejemplo, en el caso de Japón la externalización de sus actividades la realizan mas del 60% de las empresas”…
Un poco después, Naomi Klein, en su libro “No logo” - Paidós - 2001, denunciaba: “El interés que han despertado estas versiones eufóricas de la globalización no ha tardado en desvanecerse, y las grietas y las fisuras ocultas tras su brillante fachada han quedado al descubierto. Durante los últimos cuatro años, los occidentales hemos comenzado a ver otro tipo de aldea global, donde la desigualdad económica se ensancha y las oportunidades culturales se estrechan.

Es en la aldea donde algunas multinacionales, lejos de nivelar el juego global con empleos y tecnología para todo el mundo, están carcomiendo los países más pobres y atrasados del mundo para acumular beneficios inimaginables… (de la Introducción).
Las Zonas de Procesamiento de Exportaciones (ZPE) no son espacios por donde transitan los artículos sino donde se fabrican, y donde además no se pagan gravámenes de importación y exportación, y a menudo tampoco por los ingresos ni la propiedad…
La idea cobró fuerza a principios de la década de 1980, cuando India otorgó cinco años de exención fiscal a las empresas manufactureras que funcionaban en sus zonas de salarios bajos.

Desde entonces, la industria de las Zonas de Libre Comercio se ha multiplicado. Hay 52 zonas económicas sólo en Filipinas, que emplean a 459 mil personas en un lugar donde en 1986 sólo se contabilizaban 23 mil trabajadores, y hasta 1994, 229 mil. La zona económica mayor es China, donde los cálculos más conservadores estiman que hay 18 millones de personas que trabajan en 124 zonas de procesamiento de exportaciones. La Organización Internacional del Trabajo dice que hay al menos 850 ZPE en todo el mundo, pero que la cifra probable alcanza mas bien mil, que se extienden a 70 países y emplean alrededor de 27 millones de obreros. La Organización Mundial del Comercio calcula que el volumen de negocios de estas zonas oscila entre 200 y 250 mil millones de dólares…
Independientemente del país donde se hallen las ZPE, la condición de los trabajadores tiene una sorprendente similitud: La jornada laboral es larga; hasta catorce horas en Sri Lanka, doce en Indonesia, dieciséis en China del sur y doce en Filipinas. La gran mayoría del personal se compone de mujeres, siempre jóvenes y que siempre trabajan para subcontratistas de Corea, Taiwán o Hong Kong. Los contratistas reciben pedidos de empresas de EEUU, Gran Bretaña, Japón, Alemania o Canadá. La gestión de personal es de corte militar, los supervisores son a menudo arbitrarios, los sueldos están por debajo del nivel de supervivencia y el trabajo es poco cualificado y tedioso.

En tanto que modelo económico, las Zonas de Procesamiento de Exportaciones de la actualidad se parecen más al de franquicias de hamburgueserías que al del desarrollo sostenible, tan diferentes de los países que las acogen. Estos reductos de industria pura se ocultan tras un manto de transitoriedad: los contratos van y vienen sin aviso previo; los trabajadores son predominantemente inmigrantes, alejados de sus lugares natales y con pocas relaciones con las ciudades o las provincias donde se hallan las zonas; el trabajo mismo es a corto plazo y a menudo no se renueva…
En las Zonas reina el miedo; los gobiernos temen perder sus fábricas extranjeras, las fábricas temen perder sus marcas clientes, y los obreros sus inseguros trabajos. Estas fábricas no están construídas sobre la tierra, sino en el aire…

No importa que las fronteras de estos territorios temporales y ficticios se ensanchen y devoren sectores cada vez más amplios de los países reales. Ahora hay 27 millones de personas en todo el mundo que viven entre paréntesis, y éstos, en vez de estrecharse, se agrandan cada vez más”… (del capítulo 9, La fábrica abandonada).
- Un pálido final (Habrá más penas y olvidos…)
Espero haber podido aportar suficientes “efectividades conducentes”, para contribuir al debate sobre la extraña levedad de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).
Me animaría a decir, que las pruebas proporcionadas permiten sospechar de una Responsabilidad Social Corporativa “virtual”, de pantalla total, de maquillaje, de pirotecnia.
Los “killer” del capitalismo salvaje, hace tiempo que han resuelto el “dilema” entre la Bolsa o la vida. Lo único que les queda es una maleta llena de dinero. Lo demás, son sólo, “juguetes” de mercado. Un “monopoly” para mayores…
Voluntarismos apócrifos, falsos, fingidos, quiméricos, mentirosos, adulterados, erróneos, tergiversados, inexactos, ilegítimos. Los “global players” no ejercitan el desarrollo sostenible y mucho menos la responsabilidad social y ambiental. El “espectáculo” de la Bolsa le ha corrido un telón al corazón…
Aunque hayan perdido la batalla científica, aunque hayan perdido la batalla ética, los “sicarios” del poder del dinero continúan en pos de las próximas burbujas, inventando nuevas nubes de humo, creando insólitos pases de magia, intoxicados con la “OPAmanía”…
Aunque “algunos economistas empiezan a dudar de que el libre comercio sólo tenga ventajas” (sorprendentemente dicho por The Wall Street Journal - 28/3/07)…
Aunque “algunos descubran -tarde y mal- el gran “mercado” de los pobres (72% de la población mundial -4.000 millones de personas-, pero que tienen una capacidad de compra de 3,7 billones de euros)” (un insólito estudio realizado conjuntamente por el World Resources Institute (WRI) y el International Finance Corporation (IFC), organismo del Banco Mundial que se centra en el sector privado - 27/3/07)…
Las clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengamos historia, no tengamos doctrina, no tengamos héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan.
La historia parece como una propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas.
Los “partidarios de sí mismos”, que usan los privilegios de los gobiernos para sus usos personales condenando al resto de los ciudadanos a la miseria y la ignorancia, es difícil que se interesen, “voluntariamente”, por el bienestar de la sociedad y por el desarrollo sostenible.

Frente a esta “cruda realidad”, la única alternativa que podría modificar la “anomia” empresarial, conmover a los “parásitos”, “inútiles”, “especuladores” y “partidarios de sí mismos” -repito-, es la “movilización” social, la “acción” ciudadana, el consumidor en “armas”, el trabajador “ganando” la calle; “ejercer” la política y no “someterse” al mercado; legislar y no “verlas venir”; reglamentación y no “voluntarismo”, “predicar” y “dar” trigo, no esperar la “caridad” corporativa (y mucho menos, mendigarla)
Así y todo, desconfiando de la “fe de los conversos”, aunque sólo tenga un valor testimonial, casi una “Carta a los Reyes Magos”, por aquéllo de “no enterrar la esperanza”, presento como Anexo, un resumen de las principales iniciativas mundiales en el ámbito de la Responsabilidad Social de la Empresa.

Tal vez, en algún momento, se hagan costumbre. Oremos…

- Anexo: Las principales iniciativas mundiales en el ámbito de la
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconEn el mundo avanzado, la educación es el primer camino para desarrollar...

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconEsta Constitución ecológica tiene dentro del ordenamiento colombiano...

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconTÍtulo de la práctica: película “una verdad incomoda” y relación...

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconComo lo son el derecho a la calidad de vida, a un medio ambiente...

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconEs la introducción de sustancias en un medio que provocan que este...
«Superfund», donde se incluye una lista de los agentes contaminantes más peligrosos

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconFrom Wikipedia, the free encyclopedia De Wikipedia, la enciclopedia libre

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconDe Wikipedia, la enciclopedia libre
«América para los americanos» sustituyéndola por esta otra: (América para los americanos del Norte).[1]

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconX el derecho económico como instrumento para mejorar la calidad de vida

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconObjetivo. Que el alumno aprenda acerca de la calidad de vida y el...

Rsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b) el medio ambiente; c) la comunidad donde está instalada la empresa; d) el marketing para desarrollar una comercialización responsable; e) la ética empresarial”… (De Wikipedia, la enciclopedia libre) Triple Botton line iconResumen: El cuidado del medio ambiente, es una cuestión de cultura,...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com