Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln






descargar 128.28 Kb.
títuloInforme del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln
página1/4
fecha de publicación22.06.2015
tamaño128.28 Kb.
tipoInforme
ley.exam-10.com > Derecho > Informe
  1   2   3   4



Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional – FMLN –

al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas – ONU –

Agosto 2006

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––


Estado de La Democracia, LOS DERECHOS HUMANOS y la RECONCILIACIÓN en el salvador: quince aÑos DESPUÉS de la firma de los acuerdos de paz

Introducción


  1. El Acuerdo de Paz entre el Gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)1 (Chapultepec, México 1992) fue producto de negociaciones directas celebradas entre las partes mediante los buenos oficios del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según las propias palabras del mismo Secretario General en la Ceremonia para Marcar el Fin del Conflicto Armado en El Salvador2 el propósito general del proceso de negociación contenía cuatro objetivos específicos: “poner fin al conflicto armado por la vía política lo más rápidamente posible, promover la democratización del país, garantizar el respeto irrestricto de los derechos humanos y reunificar a la sociedad salvadoreña.”




  1. El Acuerdo reconoció que el origen del conflicto armado en El Salvador tenia dos vertientes: 1) La persistencia de un régimen militarista y autoritario que cerraba a la ciudadanía los espacios políticos; y, 2) La excesiva concentración de la riqueza en pocas manos, lo que originaba profundos niveles de pobreza para grandes contingentes de población.




  1. Ambas partes se comprometieron a sentar las bases para poner en marcha un proceso político democrático y establecer un Estado de Derecho, capaz de resolver y superar las causas del conflicto. En este contexto se acordó la participación plena e irrestricta del FMLN en la vida política, legal e institucional del país y se pactaron compromisos para buscar soluciones a la problemática económico-social de la sociedad salvadoreña. Se acordó crear, por ejemplo, el Foro de Concertación Económico Social, en el cual el Gobierno, los trabajadores y empresarios del país, procurarían lograr acuerdos básicos necesarios para posibilitar y fomentar “la estabilidad y el desarrollo económico del país”3.




  1. Fiel a sus compromisos establecidos en el Acuerdo de Paz, el FMLN se incorporó de manera dinámica y entusiasta a la actividad política del país. Desde entonces hemos participado en cinco elecciones parlamentarias y municipales y en tres elecciones presidenciales, obteniendo un considerable y ascendente respaldo de los ciudadanos. Es imposible concebir el panorama político de El Salvador de hoy sin la presencia y enorme contribución del FMLN. A través de su incansable labor parlamentaria, la acción de sus gobiernos locales y la elaboración sistemática de propuestas de políticas públicas, junto a una intensa actividad social, ideológica y organizativa que se despliega a lo largo ancho del territorio nacional y se proyecta en diversos foros internacionales, el FMLN ha realizado una notable contribución a la democratización del país. El FMLN cumplió de buena fe y en los plazos pactados cada uno de sus compromisos y se convirtió en un factor esencial para la gobernabilidad democrática y la estabilidad política de El Salvador.




  1. Lamentablemente, el proceso de democratización pactado en los Acuerdos de Paz ha sido entorpecido, detenido y revertido por los sucesivos Gobiernos del país, en connivencia con ciertos sectores económicos dominantes. Ambos impidieron, por ejemplo, el funcionamiento del Foro de Concertación Económico-Social y se dedicaron a desnaturalizar el papel de las instituciones surgidas de los Acuerdos de Paz para asegurar la sostenibilidad de la paz, la democracia y los derechos humanos. Estos actores prefirieron aprovecharse en beneficio propio del compromiso asumido con toda seriedad por el FMLN, y orientaron el accionar del Estado en función exclusiva y excluyente de sus propios intereses.




  1. Así se han impulsado, con el estilo autoritario propio de la etapa previa al conflicto armado y al Acuerdo de Paz, decisiones y políticas que afectan de manera sustantiva las condiciones de vida de los habitantes de la República. De esta forma se aprobó la privatización de la banca y la liberalización del sistema financiero, la privatización de la telefonía, de la generación y distribución de energía y del sistema de pensiones. En similar manera se decidió, entre otros, la dolarización de la economía nacional, el endeudamiento externo excesivo, la eliminación de subsidios para los grupos más pobres de la población, la firma de tratados de libre comercio, la reducción de beneficios a los futuros pensionados, el congelamiento del salario mínimo y el abandono de una efectiva política de apoyo a la agricultura.




  1. Debe subrayarse que esta estrategia de promoción exclusiva y excluyente de intereses particulares ha sido ejecutada al margen y en contra de las normas más básicas de la institucionalidad democrática: sin permitir entablar deliberaciones serias y constructivas, y sin la debida consulta previa a la ciudadana, ni siquiera a los sectores más afectados en cada caso. En El Salvador se ha convertido en una práctica común la aprobación sorpresiva y forzosa de leyes en la Asamblea Legislativa, eliminando el necesario debate parlamentario y recurriendo el Gobierno, en casos de extrema necesidad, incluso hasta la compra de voluntades de partidos políticos y de parlamentarios en lo personal.



  1. Un componente central de la estrategia excluyente del Órgano Ejecutivo ha sido la imposición de un control efectivo sobre instituciones del Estado que el Acuerdo de Paz definió como claves para la instauración y consolidación de la democracia en el país, tales como la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Supremo Electoral, la Fiscalía General de la República, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, el Consejo Nacional de la Judicatura, la Policía Nacional Civil y la Academia Nacional de Seguridad Pública.. Como resultado de ello el país ha iniciado un proceso de reversión hacia la etapa previa al conflicto armado, caracterizada por instituciones del Estado puestas al servicio del Órgano Ejecutivo, el cual rechaza someterse a un sistema político democrático de balances y contrapesos.

  2. Esta situación de entorpecimiento sistemático de la institucionalidad democrática, de agravamiento de las condiciones de vida de la población más pobre y de reversión del Acuerdo de Paz, ha generado un clima de descontento generalizado y de protesta social, que hoy el Gobierno pretende detener, al igual que en el pasado, con represión, intimidación, persecución, proscripción y terror. El Salvador es un país que sigue atrapado en una posguerra que no avanza hacia la paz social y la democracia.




  1. El Salvador vive en una situación de profunda desesperanza para nuestro pueblo, y las nuevas generaciones comienzan a dudar de los resultados del Acuerdo de Paz. Amplios sectores de la sociedad salvadoreña ven con profundo pesimismo el futuro, al experimentar un acelerado deterioro de su situación económica y social, al sentirse totalmente vulnerables ante la imparable ola de delincuencia y al ver frustrados sus intentos de ejercer sus derechos políticos y civiles. Las prácticas oficiales de exclusión han llevado a una encrucijada al proceso de democratización iniciado en 1992, puesto que se cierran a la ciudadanía, de manera arbitraria, represiva e impune, los espacios políticos para la consulta y la deliberación, para la libre expresión y manifestación. Por otro lado, esas mismas prácticas fomentan la concentración de la riqueza en pocas manos, de manera que deja a grandes sectores de la población en la pobreza, y hace inviable así el proceso de unificación de la sociedad salvadoreña. Estos precisamente fueron los rasgos fundamentales de la situación que condujo al conflicto político-militar.




  1. Reconocemos que la transición de la guerra a la paz, del autoritarismo a la democracia, no se produce espontánea ni fácilmente, y que la responsabilidad primordial corresponde a nosotros los salvadoreños. Retomamos las palabras del Secretario General de la ONU en su Informe sobre la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en El Salvador (ONUSAL): “La reconciliación debe ser el nuevo reto; la justicia social y la lucha contra la pobreza, los nuevos objetivos. ...mientras el pueblo de El Salvador mantenga firmemente los compromisos que asumió en Chapultepec, la comunidad internacional estará detrás de ellos y los apoyará en la construcción de la paz...” En esta difícil coyuntura este pueblo y el FMLN solicitan ese apoyo.


Situación Económica y Social de la Población de El Salvador


  1. Los reportes de los organismos internacionales dan cuenta, desde perspectivas diferentes y complementarias, del dramatismo de las condiciones de vida que son impuestas en la actualidad sobre amplios sectores de la población salvadoreña, de las condiciones de privilegio de las que goza una minoría de esa población, y de lo poco o nada que ha mejorado esta situación desde la firma del Acuerdo de Paz hasta nuestros días.


Pobreza y Migración


  1. Según CEPAL4 el 49 % de la población que a esta fecha habita en El Salvador continúa viviendo en pobreza, y el 12 % sigue siendo indigente, cifras similares a las que arrojaba la situación al momento de la firma del Acuerdo de Paz. Aunque es cierto que el índice de pobreza era ligeramente superior en 1995 (54 %), esta cifra debe ser ponderada a la luz del fenómeno de la expulsión-emigración masiva de ciudadanos en busca de empleo y de mejores oportunidades de vida.




  1. La misma CEPAL5 reporta que la población salvadoreña que había emigrado y residía, legal o ilegalmente, en Estados Unidos en 1990 representaba el 9 % de la población total, en 2000 representaba el 13 % y en 2005 representaba el 20 % de la población total. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD – va más allá al establecer en su Informe sobre Desarrollo Humano, El Salvador 20056, que actualmente residen en Estados Unidos y Canadá de 2.5 millones a 3.3 millones de emigrantes salvadoreños. En este contexto es un dato francamente alarmante y nada esperanzador el que el 49 % de la población que permanece todavía en El Salvador continúa viviendo en pobreza.


Desempleo


  1. Uno de los factores de pobreza y emigración es el desempleo en sus diversas formas. En El Salvador de cada cien personas 7 carecen de empleo formal, y 22 se aferran a un empleo no estructurado o subempleo7, del que no pueden obtener ni siquiera el ingreso correspondiente al salario mínimo oficial para cubrir sus necesidades básicas y elementales. Dicho de otro modo, en El Salvador el 29 % de su población económicamente activa se ubica en el desempleo abierto y encubierto.




  1. La calidad del empleo tampoco ha mejorado. En 1990 los empleos de baja productividad y mala retribución constituían el 56 % de la mano de obra y en la actualidad, a 14 años de la firma del Acuerdo de Paz, el 55 % del empleo continúa siendo de baja productividad y pobrísima retribución.8




  1. En los planes gubernamentales no ha existido ni existe en la actualidad un compromiso firme por asegurar la creación de empleos dignos en el país. Esto queda evidenciado en la estrategia de presentar a El Salvador como un país atractivo por los bajos salarios, y por la suscripción de múltiples tratados de libre comercio que ignoran los estándares laborales mundialmente reconocidos. En el presente, la postura anti-laboral del Gobierno se expresa dramáticamente en su negativa a firmar por voluntad propia los Convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se refieren a la contratación colectiva y a la libertad de organización sindical para trabajadores gubernamentales.


La Estrategia Oficial de Crecimiento Económico sin Equidad


  1. En los primeros años que siguieron a la firma del Acuerdo de Paz, y como resultado de ella, la economía del país logró alcanzar importantes tasas de crecimiento, en buena medida por la inversión reprimida durante los años del conflicto. Los frutos del crecimiento, sin embargo, fueron concentrados en pocas manos, a partir de políticas públicas que favorecen una desigual distribución del ingreso nacional, promoviendo intereses de los grandes grupos empresariales del país, frecuentemente beneficiados por prácticas monopólicas y oligopólicas toleradas por el Estado. De esta manera el incipiente proceso de de crecimiento económico fue abortado, sobre todo en lo que respecta a las perspectivas de desarrollo para las amplias mayorías empobrecidas del país. Erradas políticas económicas llevaron pronto, a partir de 1997, a una aguda desaceleración del crecimiento, con gravísimos efectos en el empleo, la pobreza y la emigración, complicando al mismo el panorama de las finanzas públicas y el impulso de políticas sociales.




  1. Consecuente con su ideología, el Gobierno rechaza cualquier propuesta seria de establecer políticas encaminadas a una distribución equitativa del ingreso por la vía de un nuevo sistema fiscal y de una inversión social sustantiva y sistemática. De acuerdo con CEPAL9, del año 1990 al 2005, el PIB per cápita creció de US$ 1638 a US$ 2088 . No obstante, el mismo reporte de CEPAL indica que el 69 % de la población recibe menos que el promedio per cápita señalado, y que el 40 % de la población recibe menos de la mitad de ese promedio, es decir menos de US$ 1044 al año. El coeficiente Gini, que permite medir las desigualdades en la distribución de los ingresos10, aplicado a El Salvador era de 0.466 en 1995 y subió a 0.477 en 2005, lo que significa un elevado nivel de desigualdad que aumenta con los años.


Educación


  1. En la estrategia excluyente del Gobierno no ha habido espacio para un apoyo decidido a la juventud. En 1995 el 29.5 % de los jóvenes entre 13 y 19 años no tenían acceso a la educación formal; las últimas cifras revelan que este porcentaje apenas ha disminuido al 26.6%; es decir que la cuarta parte de la juventud salvadoreña no tiene acceso a los centros escolares. Según los reportes del Gobierno11 el promedio de escolaridad a nivel nacional es de 5.6 grados, contando con un 27.7 % de los estudiantes que desertan de los centros escolares, de acuerdo al informe de CEPAL12. La deserción escolar es un fenómeno relacionado con el ambiente generalizado de pobreza, violencia y desintegración social.


Lisiados y Discapacitados de Guerra


  1. El Acuerdo de Paz consideró y definió a los lisiados y discapacitados a consecuencia del conflicto armado como sujetos activos esenciales dentro del proceso de reconstrucción y desarrollo humano del país. Uno de los “objetivos principales” del Plan de Reconstrucción Nacional debía ser “la atención a las necesidades más inmediatas...de los excombatientes de ambas partes”, para lo cual debería dicho Plan facilitar su reincorporación a la vida civil, institucional y política del país inclusive a través de “programas tales como becas, empleos y pensiones, programas de vivienda y para la instalación de empresas”, y a través de “programas que beneficien tanto a los lisiados como a los familiares de las víctimas entre la población civil”.13




  1. En clara oposición a esta visión y a este compromiso, el Gobierno de El Salvador ha considerado a lisiados y discapacitados no como un factor para el desarrollo humano del país sino como un costo impuesto que hay de minimizar. El Gobierno de El Salvador y las asociaciones de lisiados y discapacitados a consecuencia del conflicto armado, tanto de los que militaron con el FMLN como de los que combatieron con las Fuerzas Armadas del Estado, firmaron el 18 de diciembre de 2001 un acuerdo político14 tendiente a subsanar las deficiencias del Fondo de Protección de Lisiados y Discapacitados creado por el Acuerdo de Paz15. Pero a la fecha persisten los incumplimientos no solo de este acuerdo político, sino también de la ley y del reglamento que regula la administración del Fondo: el monto de las pensiones que reciben lo lisiados fluctúan entre un mínimo de US $ 63 mensuales – lo que recibe la mayoría de ellos – y un máximo de US $ 160 mensuales, cantidades que ni siquiera pueden cubrir el costo oficial de la canasta básica de subsistencia. En ocasiones estas pensiones son arbitrariamente suprimidas; lisiados y discapacitados carecen de programas efectivos de rehabilitación y de reinserción productiva.




  1. A partir del año 2005 las asociaciones de lisiados han presentado ante la Asamblea Legislativa una serie de propuestas, fundamentadas en el Acuerdo de Paz, para subsanar estas deficiencias, abusos y carencias. Hasta la fecha el partido en el Gobierno se ha negado a discutir las propuestas.

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconEl Programa Histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional...

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconFrente autonomo de liberacion “despertar tawantinsuyu” fal-deta e-mail:...

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconPrograma de Acción Nacional (pan) para la Protección del Medio Marino...

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconFrente de defensa del aeródromo de collique y de la reserva áerea nacional, fredecora

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln icon“ La Minería formal e informal como factor generador de Conflictos...

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconMemorias del Segundo Encuentro de Organizaciones Civiles. Derechos...

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconEl frente nacional

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconLey para la restricción de la liberación al ambiente

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconLey para la restricción de la liberación al ambiente

Informe del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional fmln iconEl frente nacional por la vida y la soberania frenvidas, fundado...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com