Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks






descargar 0.9 Mb.
títuloIntentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks
página21/26
fecha de publicación03.07.2016
tamaño0.9 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26
Invitada: Por ejemplo, puede aparecer un producto en el mercado, yo lo veo y digo: «No va bien». Y él me responde: «No, está bien. Deja a un lado tus dudas; va bien».

Abraham: Entonces, él entiende esto. Entiende la idea de la mente sobre la materia. Entiende la idea de utilizar su poder de concentración, su fuerza de voluntad para hacer que sucedan las cosas. Le has visto accediendo a esta experiencia, ¿verdad?

Invitada: Sí, pero no en temas de salud.

Abraham: Ahora has perdido de vista cuál era tu meta, porque nos estábamos acercando mucho, casi habíamos llegado, y luego has retrocedido y has conectado con algo que te ha hecho sentirte peor. ¿Por qué lo haces? ¿Vas captando lo que te estamos diciendo? [Sí] En otras palabras, este es el trabajo. No has de retroceder y volver a cosas que te desalientan. Quieres llegar a esas cosas que te ayudan a sentirte mejor, y has de practicar esos temas positivos que te ayudan hasta que puedas decir con confianza: «Mi esposo sabe concentrarse. Es evidente que esto le ha hecho perder su centro un poco, como le sucedería a cualquiera. Pero le he visto recuperar su equilibrio»,

¿Respecto a qué? ¿En qué le has visto recuperar su equilibrio?

¿Le has visto alguna vez fuera de su centro y luego recuperar-lo? [Sí] ¿Por ejemplo?

Invitada: Ah, le gusta jugar al golf. Puede mirar por la ventana y decir: «Parece que va a llover, pero iré de todos modos porque probablemente no lloverá. Es muy probable que despeje y que quede un buen día».

Abraham: Esta es su naturaleza, ¿verdad? [Sí] ¿No empiezas a sentirte un poco tonta por dudar de él? En otras palabras, no va a tener ningún problema en afrontar esto una vez que se haya relajado un poco. Volverán sus recursos y recuperará su equilibrio como siempre lo ha hecho. Y va a tener éxito. Además, tendrá el beneficio de tenerte a tí optimista —que ni siquiera estás preocupada por el diagnóstico— apoyándole con ternura hacia una expectativa positiva. Te sientes mejor ahora, ¿verdad?

Invitada: Sí.

Abraham: En el primer Viaje Emocional hemos intentado conducirte hasta un punto que no necesitabas porque ya estabas en él. En el segundo, has llegado muy rápido. Cuando notes que las dudas empiezan a aparecer, y es posible que así sea, simplemente ahógalas con cosas que te ayuden a sentirte mejor, hasta que te encuentres en ese lugar seguro. Te vas a quedar asombrada por el poder de tu influencia cuando te encuentres habitualmente en ese lugar de esperar que tu esposo retome el control de su vida. Hasta ahora lo ha hecho, y lo ha hecho muy bien. No hay razón para que deje de hacerlo por una cosa molesta que realmente tiene más que ver con lo que piensa el médico que con lo que él mismo piensa. Sí.

Invitada: Gracias. Preescolar genio que «no escuchará a su maestra»

Invitada: Mis preguntas son referentes a mi hijo de cinco años .No quiere escucharme

Abraham: Bien

Invitada: No quiere escuchar a ninguna mujer. A los hombres, un poco más. Una de sus maestras me preguntó si podía hacer que la escuchara. Le respondí que tampoco me escuchaba a mí. Y...

Abraham: ¿A quién escucha?

Invitada: Creo que a su propia mente, porque me dijo: «Vivo mi vida a mi manera, y tú haces las cosas a tu manera».

Abraham: Debe estar escuchándono5. (Risas)

Invitada: Sí. Y luego diría: «Bueno, dijiste que Abraham había dicho...». Y agregó: «Quiero pasármelo bien». «Bueno, Joseph, ¿no me escuchas porque no entiendes lo que digo o porque no quieres?», le preguntó la maestra. «Porque no quiero», respondió. Entonces la maestra volvió a llamarme. Me dijo que había hecho un agujero en su examen. Quería hacerlo y lo hizo. «Joseph, no puedes hacer esto. Podrás vibrar como quieras cuando estés en tu casa, pero ahora estás en la mía, de modo que has de vibrar conmigo», le dije. Siempre hay este tira y afloja... sobre la cuestión de la atención. Luego interviene mi madre: «Deberías pegarle, deberías hacer esto, deberías hacer aquello. No me ha hecho caso, no te ha hecho caso».

Abraham: Bien, esto es lo que pasa. Si Joseph sigue haciendo sólo lo que le da la gana, cuando le visitemos dentro de 15 o 20 años estará gozando de un éxito tremendo en todas las áreas de su vida, y no sólo eso, sino que será una de las personas más felices que conozcamos, y entonces le diremos: «Joseph, ¿cuál es tu secreto?» «Sentía una influencia en mi interior que me guiaba y a la cual escuchaba, antes que a todos los demás juntos gritando. Bueno, mi madre lo intentó, sí, es cierto. Incluso me amenazó con echarme de casa, pero no dejé que nada me disuadiera para alejarme de mi Sistema de Guía.»

Ahora estamos jugando un poco contigo, pero son las madres como tú las que te han convertido en una «caminante herida». En otras palabras, sois muchas las que no confiáis en vuestra propia guía porque la habéis cedido a otros que están mal preparados para hacerlo. Cuando piensas en ello, la maestra está guiando a Joseph para obtener de él lo que ella quiere, y tú le estás guiando para conseguir lo que tú quieres. ¿Y quién le guía para conseguir lo que él quiere? Eso es lo que él está intentando hacer entender a todos. No queremos herir los sentimientos de nadie, pero estamos de su parte.

Invitada: ¿Qué me decís de su edad? Quiero decir, ¿no es un poco joven...? No quiero que se convierta en un adulto que no escucha a nadie y luego...

Abraham: Bueno, entonces nuestros propósitos están cruzados, porque nosotros queremos que sea un adulto que no escuche a nadie. Nosotros queremos que todos seáis adultos que no estéis tan influenciados por lo que piensan los demás, que contradigáis vuestra propia vibración y dejéis de ser lo que real-mente queréis.

Sabemos a lo que te estás refiriendo, y esto es lo que nos gustaría hacer. Por una parte tenemos a este jovencito que tiene bastante claro quién es, que todavía recuerda, y que te está devolviendo parte de lo que estás intentando enseñarle, y que te causa problemas de vez en cuando por su falta de conformidad. Entonces, cuando piensas en él y en el Viaje de la Acción que está emprendiendo, tienes muchas opciones. En otras palabras, puedes observarlo y enfadarte, o enfadarte y sintonizar con él. Dinos ahora algunos de los aspectos positivos que ves en su forma de ser independiente. ¿Ves alguna ventaja?

Invitada: Sí, que tiene sus propias ideas. Que no es un conformista. (Tampoco lo era yo a su edad.) Te está diciendo cómo se siente, de modo que sabes de dónde viene eso. No es una persona falsa. [¿Sí?] Creo que de alguna manera eso le ayudaría.

Abraham: Pero, aparte de eso, ¿puedes sentir, por lo que has escuchado hoy, que es tremendamente valioso tomar una decisión y no moverse de ella? [Sí] Entonces, ¿quieres realmente que sea una persona que toma una decisión y la lleva hasta el final, a menos que alguien que sea mayor que él, más fuerte y con más influencia sobre él le haga cambiar de opinión? En otras palabras, ¿quieres enseñarle la impotencia o que se afiance en su poder personal?

Invitada: Quiero que se afiance en su poder personal.

Abraham: Pero el único momento en que entra en conflicto contigo es cuando su poder personal no concuerda con tu idea de lo que ha de hacer, ¿no?

Invitada: Cuando la maestra me llama. No quiero ser una de esas madres que está continuamente en el despacho del tutor por-que su hijo no hace lo que ellos quieren.

Abraham: Pero, ¿puedes hacer que sea de las dos formas? Esto es lo que realmente queremos que veas: ¿puedes tener un hijo que tenga confianza en sí mismo, que realmente sepa quién es, y un hijo que a la vez sepa ganarse a la gente haciendo lo que le piden? [No] ¿Cómo vas a ayudarle a definir a quién debe escuchar y a quién no? Es decir, ¿quieres que todos los que ejercen el papel de maestros obtengan su atención total? Porque si ese es el caso, ¿no querrías seleccionar a los maestros? ¿No querrás descubrir a qué le están intentando motivar? ¿Quieres descubrir quiénes son y cuáles son sus verdaderas intenciones? En otras palabras, ¿no te gustaría saber si le están influyendo para que vote a los demócratas o a los republicanos, o le orientan hacia el cristianismo o hacia...? Te gustaría saber cuál es su motivación, ¿no es así? Y a tí te resultaría muy difícil averiguar todo esto, ¿verdad?

¿No preferirías decir: «Ah, Joseph, tú eres el que conoce tu propia mente, quien está sintonizado con la Energía Pura y Positiva? Confío en que serás capaz de averiguar esto. Voy a dejar en tus manos tu relación con toda esta gente. No me voy a interponer en tu camino ni a ponerme de su parte. Ni si-quiera voy a interponerme en tu camino, ni a ponerme de tu lado. Voy a darte la oportunidad con la que todos hemos nacido, de cambiar a través de tu propia experiencia, voy a dejar que tu experiencia te ayude a definir lo que quieres, y que escuchando tu propia Guía te conduzca a lo que deseas.

¿Crees que tu hijo elegiría el fracaso? ¿Crees que elegiría ser descortés? Nunca has visto eso, ¿verdad? ¿Crees que elegirá ser perezoso? Tampoco has visto nunca eso. En otras palabras, en tu hijo nunca has visto más que una persona brillante, sin embargo, tienes miedo de que se guíe él sólo. Pensamos que esto es porque, durante mucho tiempo, los adultos han creído que son los inteligentes, que saben cómo funciona el mundo y que, si no guían a sus hijos, éstos irán por el mal ca-mino. Queremos que te des cuenta de lo desfasada que está esa forma de pensar.

Estos son genios creadores que acaban de llegar de lo No- j

Físico, que sienten que tienen poder, y que si se les deja que actúen a su manera, no se equivocarán. Mantendrán su dignidad, su sentimiento de independencia, de Bienestar. Medrarán, a menos que se les enseñe lo contrario. En otras palabras, si los demás no hacen algo que cambie su vibración, están en una vibración de prosperar. ¿Y tú también ves esto no es así?

Esto es lo que ha venido a recordarte. ¿No te da principalmente pruebas de prosperidad y de sentirse bien?

Jerry y Esther han tenido la buena suerte de conocer a alguien que fundó una escuela (la Sudbury Valley School, de Massachusetts), y la premisa de esa escuela es que nadie aprende nada a menos que tenga el deseo sincero de aprenderlo. No enseñan sólo por el hecho de enseñar. Si quieres aprender algo y les expresas tu deseo, harán todo lo que obra en su poder para ayudarte en ese aprendizaje. Pero nadie, ningún maestro, ningún miembro de la Facultad, tiene permiso para ir donde el pequeño Joseph y decirle: « ¿No te gustaría leer esto?» O bien: « ¿No te gustaría aprender esto otro?» Todo lo dejan en manos del alumno. Y la razón por la que Jerry y Esther están tan animados al respecto es porque es la esencia de lo que enseña Abraham: Si no preguntas, no te llegará ninguna respuesta. Y cuando preguntas, siempre llega.

Joseph intenta ayudarte a tí y a sus profesores, en primer lugar, a haceros saber que está intentando escoger, y que conseguirá lo que escoja. No le preocupa no acatar la disciplina y acabar no sabiendo nada. Puede que a tí o a su profesora sí os preocupe, pero a él no. Todavía se encuentra en ese lugar que recuerda que, si lo desea, el Universo se lo va a conceder. Y, sinceramente, no puede entender a qué viene tanto escándalo. ¿No es eso lo que siempre te dice? [Sí] « ¿Por qué te preocupas tanto? Estoy bien. Lo estoy haciendo bien.» ¿Lo ves?

Sería como si una persona con una mente clara y un cuerpo sano hubiera nacido en una comunidad de cojos, y éstos se burlaran de su forma de caminar, porque no cojea. Y les dijera: «Eh, sé que todos cojeáis y parece que os gusta, pero a mí no me apetece cojear y no creo que necesite hacerlo». Le responderían: «Aquí todos cojeamos. ¡Aprende a cojear!» Entonces se negaría: «No quiero». Así que le darían un golpe en la rodilla (¡Risas!) y empezaría a cojear. «Bien, bien, Joseph», le dirían. ¡No estamos exagerando! Es una analogía perfecta.

Lo que nos está diciendo a todos es: «No quiero cojear». No te preocupes por él, ni por lo que piensen los profesores.

Ahora bien, has de emprender un Viaje Emocional, ¿de acuerdo? Piensa en ello, él es quien es. ¿Y recuerdas cuántos problemas tuviste? Tú eras como él, y tu madre tuvo que luchar mucho para que fueras diferente. ¿Funcionó? Sólo os trajo malestar a tí y a ella, pero eso no cambió tu testarudez, ¿no es cierto? Así que, en realidad, no te apetece mucho hacer lo mismo con Joseph.

Entonces, ¿qué opción tienes al contemplar a Joseph como el genio creador e independiente que es? ¿Crees que puedes humillarle con la conformidad? No, ni tampoco es eso lo que deseas. ¿Crees que puedes castigarle con la conformidad? No funcionó contigo. Así que, ¿qué opciones tienes? ¿Crees que, si pensamos en un Viaje de la Acción, puedes hacerle diferente de como es de nacimiento? No puedes, ¿verdad?

Ahora tienes algunas opciones más. Tienes a este pequeño pícaro que está sintonizado, conectado y enfocado, y puedes buscar las razones para sentirte bien al respecto, o buscar razones para sentirte mal. No creemos que el Viaje Emocional que quieres emprender sea el de cambiarle, porque pensamos que, al igual que nosotros, quieres que sea como es. Creemos que tu problema es con el sistema educativo de la escuela que no entiende las cosas como tú, como Abraham o como Joseph.

Entonces, ¿no crees que tu viaje emocional es respecto a sentirte mejor en cuanto a la ignorancia de los maestros?

Invitada: Probablemente.

Abraham: ¿Te sientes mejor respecto a la ignorancia de ellos? ¿O bien (¡oh, creo que estamos llegando a alguna parte!) se trata de encontrar una manera de conseguir su aprobación cuando se tiene un hijo como Joseph? (¡OH, OH! Eso también es fuerte, ¿verdad?)

«Bueno, aquí tengo este hijo que es un inconformista. Es un Ser brillante y magnífico.» ¿Quieres que sea diferente? ¿Te gustaría que tuviera miedo? ¿Te gustaría que complaciera a los demás? ¿Te gustaría que hiciera lo que ellos quieren que haga, o preferirías que fuera independiente?

De modo que, en tu Viaje de la Acción, no quieres cambiar lo que respecta a cómo es Joseph, sino cómo te sientes respecto a lo que ellos piensan de él. Así que tienes algunas opciones: probablemente seguirán desaprobándole y no podrás hacer que él cambie su actitud para que le aprueben. De modo que tus opciones son que, aunque ellos le desaprueben, tú puedes seguir sintiéndote bien, o bien que ellos le desaprueben y tú no te sientas bien. ¿Cuál consideras mejor para ti?

Invitada: Lo llevaré bien.

Abraham: Ahora vamos a ofrecerte algunas palabras más con este fin: «Quiero encontrar un modo de sentirme bien, aunque ellos no aprueben cómo es Joseph».

Invitada: No quiero oír lo que me dicen cada vez que cruzo la puerta de la escuela. Abraham: Muy bien, eso empeora las cosas.

Invitada: Sólo quiero ir a buscarle a la escuela y marcharme, sin tener que verlos.

Abraham: Eso sigue sin ayudar.

Invitada: Me gustaría seguir activa en la escuela, como lo había venido haciendo hasta ahora.

Abraham: «Me gusta lo que hago en la escuela. Me gustaría poder influir un poco en ello. Me gustaría que comprendieran a los genios creativos que tienen allí. Me gustaría que comprendieran que la escuela no es una cárcel; una escuela debería ser un entorno donde se pueda expresar la creatividad, y se debería poder expresar de muchas formas distintas.

Y me gustaría poder fomentar la creatividad —no la conformidad— en estos niños. Yo he dado a luz a un niño extraordinario y creativo que está encendiendo un fuego en mi interior para que haga eso, y además puede ser divertido.» Eso suena mucho mejor.

No lo has dicho tú, pero se siente mejor cuando lo escuchas.

En otras palabras, haz algo para sentirte mejor.

¿Cuál es la meta? Sentirte mejor respecto a lo que ellos opinan de Joseph, que no cambiará. Dicho de otro modo, ¿has renunciado al Viaje de la Acción7. Tenías algo mejor, porque no puedes cambiarle. Él va a ser tal como es, y a tí te puede gustar, o él va a ser tal como es, y a ti no te va a gustar. ¿Qué crees que es mejor para ti, y qué crees que es mejor para él?

¿Sabías que todos los genios creadores de tu mundo —todos ellos sin excepción— eran como Joseph cuando nacieron y simple-mente nunca cambiaron? Es decir, no se rindieron. Dejaron que su vena creativa siguiera/luyendo a través de ellos. Eso es lo que real-mente quieres para él, ¿no es cierto?

Una maestra que no entienda esto... ¿Quieres que esa maestra se interponga en su camino? [No] Entonces, ¿quieres sentirte bien respecto a la falta de entendimiento de la maestra, o prefieres sentirte mal por su falta de entendimiento?

1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26

similar:

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconLa transcripción de la siguiente cadena de adn: cgcattcgc, dará lugar a un arn de secuencia

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconEl servicio inmobiliario y la posterior concreción exitosa del negocio,...

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconEn el desarrollo del Plan de Empresa por parte del alumno la primera...

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera

Intentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks iconCarmen esther gómez cabrera






© 2015
contactos
ley.exam-10.com