Adhesión de Bolivia al alba






descargar 56.88 Kb.
títuloAdhesión de Bolivia al alba
fecha de publicación02.07.2016
tamaño56.88 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
Países adheridos

III Cumbre - La Habana, Cuba - 28 y 29 de abril de 2006

Adhesión de Bolivia al ALBA


Reconociendo que la aplicación de proyectos y políticas de carácter neoliberal ha conducido a la propagación y profundización de la dependencia, la pobreza, el saqueo de nuestros recursos naturales y la desigualdad social en nuestra región.

La verdadera integración entre los países de América Latina y el Caribe es una condición indispensable para el desarrollo sustentable, la seguridad y soberanía alimentarías, para la satisfacción de las necesidades de nuestros pueblos.

Sólo la unidad de acción de los países latinoamericanos y caribeños, basada en los principios de cooperación, complementación, ayuda mutua y solidaridad nos permitirá preservar la independencia, la soberanía y la identidad, así como enfrentar con éxito las tendencias hacia el unilateralismo y las pretensiones hegemónicas, fortaleciendo un Tratado de Comercio de los Pueblos, la lucha por el mejoramiento del género humano y por la amistad, la solidaridad y la paz entre los pueblos del mundo debe ser obligación moral de todo gobierno.

Convencido de la necesidad de promover una verdadera integración solidaria complementaria y humana entre nuestros países y nuestros pueblos, en nombre del Gobierno de la República de Bolivia deseamos contribuir a este proceso con la iniciativa de los Tratados de Comercio entre los Pueblos haciendo nuestros los objetivos, principios y bases conceptuales de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), contenidos en la declaración conjunta suscrita en La Habana, a los catorce días del mes de diciembre del dos mil cuatro, por el Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba y el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Dado en La Habana, a los 29 días del mes de abril de 2006.

Evo Morales Ayma
Presidente de la República de Bolivia

IV Cumbre - Managua, Nicaragua - 11 de enero de 2007

Adhesión de Nicaragua al ALBA


Reconociendo que:

Las políticas de carácter neoliberal aplicadas en América Latina y el Caribe han generado la exclusión de las mayorías populares de los beneficios del crecimiento económico y han profundizado la desigualdad y la pobreza en la región;

En Nicaragua, estas políticas neoliberales han creado una situación de emergencia social, donde a millones de ciudadanos se les ha negado el acceso a la educación, a la salud y al empleo digno, obligando a cientos de miles de los y las nicaragüenses a la penosa experiencia de la emigración y el desarraigo;

La superación del modelo neoliberal y sus efectos en la región implica una alianza estratégica entre los Estados y los pueblos de América Latina y el Caribe, basada en los principios de solidaridad, cooperación, complementación y ayuda mutua, y fundamentada en el rescate y valoración de nuestra identidad, la democracia participativa y el desarrollo económico con equidad;

La unidad e integración de los pueblos y Repúblicas de América Latina y el Caribe permitirá incorporar a nuestra región en el mundo en condiciones que aseguren nuestro derecho al desarrollo sustentable y el ejercicio irrestricto de la soberanía nacional frente a las pretensiones hegemónicas, así como la construcción de un mundo multipolar;

La unidad de acción de nuestros pueblos y Repúblicas debe regirse por altos principios como la lucha por la dignidad humana, la erradicación de la pobreza y la resolución pacífica de los conflictos, la reconciliación y el fomento de la cultura de la paz;

Declaro en nombre del Gobierno de la República de Nicaragua, nuestra adhesión a los principios enunciados en la Declaración Conjunta suscrita el 14 de diciembre de 2004 entre el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y el Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, los cuales hizo suyos el Gobierno de Bolivia, a través del Presidente de la República de Bolivia, en el Acuerdo del 29 de abril de 2006.

Este acto simboliza las aspiraciones de independencia de los pueblos americanos, cuyas raíces se hunden profundamente en la historia de América, desde la resistencia indígena a los conquistadores emprendida por Tupaj Amaru, Tupaj Katari, Guaicaipuro, Diriangén y Miskut, pasando por las luces de soberanía encendidas por nuestros próceres Francisco de Miranda, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Francisco de Morazán, José Martí, Eloy Alfaro Delgado y Augusto C. Sandino, hasta nuestros días, donde América Latina se levanta recogiendo las banderas de libertad y justicia de los que nos antecedieron.

Suscrito en Managua, a los once (11) días de enero de dos mil siete (2007).
 

Daniel Ortega Saavedra
Presidente de la República de Nicaragua
 

VI Cumbre - Caracas, Venezuela - 26 de enero de 2008

Adhesión de Dominica


Después del oprobioso período neoliberal que vivimos en América Latina y el Caribe que produjo el colapso de nuestras economías, incrementando en consecuencia las desigualdades sociales y la escasez en las condiciones de vida de nuestra población, cuando todo era casi desolación, la esperanza de nuestros pueblos renació en las manos de los Presidentes Hugo Chávez y Fidel Castro. La propuesta de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) surgió para representar las posibilidades de relanzamiento de nuestras naciones, sobre todo porque las opciones que surgieron de los centros hegemónicos del poder mundial constituyeron proyectos anclados en los viejos esquemas de integración económica que habían provocado el desastre en la década del 80 y 90 del siglo XX.

Lo que en principio apareció como una simple crítica a los viejos modelos, se ha transformado en tan sólo cuatro años en un proyecto basado en nuevos principios y en una realidad que ha sido capaz de ser palpada por los pueblos de nuestro continente. La solidaridad, la complementación económica, el comercio justo, la cooperación integral y el estricto respeto a nuestra soberanía constituyen los conceptos fundamentales del ALBA, lo cual produce una ruptura radical con los esquemas de integración clásicos basados en la competencia, la hegemonía, la ficción del libre mercado y las intenciones de dominio político.

El ALBA es al mismo tiempo, el desempeño de los asuntos sociales como un elemento hegemónico de las relaciones económicas y las políticas internacionales. Por lo tanto, los Pueblos de América Latina y el Caribe están gozando de la más amplia solidaridad reflejada en los programas de la Misión Milagro, que ha permitido la operación de la vista de miles de ciudadanos pobres; educación a través de programas de alfabetización desarrollados por Cuba y Venezuela en Bolivia, Haití y Nicaragua; así como programas de alimentación que garantizan la nutrición de nuestros niños y ancianos.

Los principios del ALBA han facilitado la más amplia cooperación energética que el mundo jamás haya conocido, el Acuerdo de Petrocaribe, que esta cambiando la matriz energética en nuestra región garantizando el suministro de combustible para alimentar nuestras plantas de generación de electricidad, permitiendo el suministro de gas doméstico en los hogares pobres y el combustible para el trabajo de nuestras máquinas y equipos. Este acuerdo permite el financiamiento del cuarenta por ciento (40%) sobre la factura petrolera para de esta manera liberar recursos económicos para la inversión en programas sociales. Pero, además, la cooperación que estamos recibiendo para la ampliación de nuestros aeropuertos, la construcción de casas o de viviendas para las familias más necesitadas, la reparación de hospitales y la construcción de centros de salud, son parte de todo el conjunto de iniciativas que han surgido del ALBA.

Con la plena incorporación de Bolivia y Nicaragua al ALBA, esta iniciativa ha tomado un nuevo impulso.
Sabemos que a partir de la V Cumbre de Jefes de Estado del ALBA, realizada en Barquisimeto el 29 de abril del 2007, la celebración del Primer Consejo de Ministros del ALBA, el 6 de junio del 2007, así como la instalación de la Primeras Comisiones Técnicas del ALBA el 16 y 17 de julio del 2007, integrada por los cuatro países miembros, el ALBA ha entrado en una fase superior de su desarrollo en la cual avanzara hacia la creación de Empresas y Proyectos Grannacionales, integrando las capacidades científicas técnicas y productivas de todos sus miembros.

El ALBA está lista para consolidarse como una alianza política y estratégica capaz de integrar productivamente nuestras naciones, concentrando todas las potencialidades creativas que nos garantice la consecución de una plena independencia y soberanía económica, en tales condiciones que nos podamos insertar en la realidad económica mundial con posibilidades verdaderas de ocupar el espacio que nos pertenece.

Conscientes de que el ALBA es la opción que mejor se ajusta a los intereses de nuestros pueblos, reconociendo el carácter desinteresado de la amplia cooperación brindada por los Gobiernos de Cuba y Venezuela y siguiendo los conceptos emitidos en la Declaración Conjunta firmada el 17 de febrero del 2007 en San Vicente y las Granadinas, manifestamos nuestra voluntad de ser parte de este proyecto histórico en la condición de miembro pleno. Solicitamos a la Repúblicas de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua aceptar esta decisión soberana del Gobierno y el Pueblo que tengo el honor de representar.

Con las seguridades de que la historia y nuestros pueblos reconocerán este como un hecho histórico y beneficioso para nuestro bienestar, firmado en Caracas el 26 de enero de 2008.

Honorable Roosevelt Skerrit
Primer Ministro de la Mancomunidad de Dominica.

II Cumbre Extraordinaria - Tegucigalpa, Honduras - 25 de agosto de 2008

Adhesión de Honduras al ALBA


La República de Honduras reconoce la necesidad de que los procesos de integración regional en Centroamérica, así como en América Latina y el Caribe, se consoliden para propiciar los espacios que se requieren para solucionar los múltiples problemas sociales a la pobreza y a la exclusión social.

En Honduras el Modelo Neoliberal ha significado la agudización de la pobreza y un sistemático proceso de exclusión social que mantiene en precario la calidad de vida de las hondureñas y de los hondureños impidiendo alcanzar al equidad necesarias para convivir en paz, en armonía y en progreso. Por ello, compartimos la convicción que la cooperación y la solidaridad entre los pueblos Latinoamericanos harán posible la inserción exitosa en la economía mundial, teniendo como eje central la cohesión social y el privilegio del ser humano.

En consecuencia la República de Honduras ha decidido adherirse y hacer suyos los principios enunciados en la declaración conjunta, suscrita el 14 de diciembre del 2004 entre el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y el Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, a la que posteriormente se adhirieron la República de Bolivia, República de Nicaragua y al mancomunidad de Dominica, constitutiva de la Alternativa Bolivariana Para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) que se fundamenta en la solidaridad, la cooperación, la complementación y la ayuda mutua, específicamente en los ámbitos de la salud , la educación, la vivienda, la infraestructura y el desarrollo social, afín de preservar al independencia, promover el desarrollo con equidad, la preeminencia de respeto irrestricto a la soberanía, la identidad y el interés nacional, principios fundamentales contenidos en las respectivas constituciones políticas de los estados miembros.

La Alternativa Bolivariana Para los Pueblos de Nuestra América es una iniciativa de integración que se suma a las ya existentes con otros países o regiones, no desconoce los compromisos adquiridos con la República de Honduras responde a los más altos anhelos de nuestros pueblos y a las ideas y gestos de libertad y unidad que inspiran a nuestro Prócer Centroamericano General Francisco Morazán Quezada y al Libertador Simón Bolívar.

Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, a los veinticinco días del mes de agosto del año dos mil ocho.

José Manuel Zelaya Rosales
Presidente de Honduras

VI Cumbre Extraordinaria - Maracay, Venezuela - 24 de junio de 2009

Adhesión de Ecuador al ALBA


LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

 CONSIDERANDO QUE:

 

La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América –ALBA, basada en los ideales y en el legado de los Libertadores de América, constituye un esquema de integración que busca preservar la independencia, soberanía e identidad nacionales, así como consolidar la integración de América Latina y el Caribe, a fin de lograr el desarrollo basado en la cooperación, la solidaridad y la voluntad común;

 

El ALBA se inspira en una orientación política integral que reivindica los derechos inalienables de sus pueblos y la soberanía de sus países, y repudia toda clase de tutelaje e intervención foránea, así como las prácticas neocolonialistas, a fin de organizar su futuro de dignidad, bienestar común y de desarrollo equitativo;

 

El ALBA, que se ha erigido en un proyecto de unidad nacido de lo más hondo de nuestra historia, se propone transformar las sociedades latinoamericanas y caribeñas, haciéndolas más justas, participativas y solidarias, mediante la eliminación de las desigualdades sociales, el fomento de la calidad de vida y un aporte efectivo de los pueblos en la forja de su propio destino;

 

El ALBA promulga el comercio y la inversión como instrumentos para alcanzar un desarrollo justo y sustentable, que al no constituir fines en sí mismos, requieren una efectiva participación del Estado como regulador y coordinador de la actividad económica;

 

La complementariedad económica y la cooperación entre los países miembros del ALBA son condiciones esenciales para promover el desarrollo humano y un nuevo modelo de desarrollo, anulando al esquema neoliberal, causante del incremento de la pobreza y la exclusión social;

 

El ALBA persigue el incremento de la producción sostenible de alimentos y coordina las potencialidades propias de cada país, a fin de consolidar la soberanía garantizando el abastecimiento de alimentos sanos y nutricionalmente adecuados para su población;         

 

El ALBA ha adoptado por iniciativa del Ecuador, con el propósito de lograr una Nueva Arquitectura Financiera Regional, el Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) como mecanismo para agilizar y profundizar el intercambio, al permitir la compensación de pagos resultantes del comercio exterior entre los países miembros;

 

El ALBA propicia el fortalecimiento de la cultura latinoamericana y caribeña, y de la identidad cultural de los pueblos de la región; y,

 

La incorporación del Ecuador al ALBA no implica desmedro de las obligaciones contraídas en los mecanismos y procesos regionales de integración de los cuales es Parte;

 

En aplicación de la disposición contenida en el artículo 423 de la Constitución de la República del Ecuador, relativa al logro del objetivo estratégico de la integración, en especial con los países de América Latina y el Caribe;

 

Convencida de que su participación en el ALBA aportará a la construcción de un nuevo mundo más solidario y justo, especialmente para nuestra América que está llamada a ser la protagonista de un nuevo proceso histórico que culmine y perfeccione la herencia que hemos recibido de nuestros antecesores en la lucha por la soberanía y la dignidad; y,

 

Asumiendo esta decisión reflexiva y autónomamente, con realismo político y respeto a la Constitución,

 

DECLARA:

 

1. Su decisión de hacer suyos los principios enunciados en la Declaración Conjunta, constitutiva de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), suscrita el 14 de diciembre de 2004 entre el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y el Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, a la que han adherido la República de Bolivia, la República de Nicaragua, la Mancomunidad de Dominica, la República de Honduras y San Vicente y las Granadinas; y,

 

2. Su solicitud de admisión como miembro pleno del ALBA, sujeta a las disposiciones de su ordenamiento constitucional.

 

Maracay, Venezuela, 24 de junio de 2009

 

Rafael Correa Delgado
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

VI Cumbre Extraordinaria - Maracay, Venezuela - 24 de junio de 2009

Adhesión de San Vicente y Las Granadinas al ALBA


El día 16 de abril de 2009, en una cumbre de los estados miembros del ALBA celebrada en Cumaná, República Bolivariana de Venezuela, el Gobierno de San Vicente y las Granadinas hizo una solicitud oral, a través de su Primer Ministro, el Excelentísimo Doctor Ralph Gonsalves, para que San Vicente y las Granadinas se convierta en miembro de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). El presidente de esta cumbre, Su Excelencia Hugo Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, aceptó en nombre de los estados miembro la solicitud oral de San Vicente y las Granadinas para adherirse al ALBA. Los estados miembro declararon y aceptaron por aclamación, en esta cumbre, la adhesión al ALBA de San Vicente y las Granadinas, quien pasó a ser miembro de esta iniciativa.

La firma de esta declaración establece la adhesión oficial de San Vicente y las Granadinas como miembro del ALBA.

 

En esta declaración oficial, San Vicente y las Granadinas declara y manifiesta lo siguiente:

 

Tras el fracaso generalizado y rotundo, en América Latina y el Caribe, del período neoliberal contrario al desarrollo, una nueva esperanza surgió entre los pueblos en pro de su humanización. El neoliberalismo contrario al desarrollo llevó a un verdadero colapso de nuestras economías, un aumento de la pobreza, la ampliación y profundización de las desigualdades sociales, un marcado deterioro de las condiciones de vida de los pueblos y una ola de alienación social y política sin precedentes.

 

A causa de este malestar político y socioeconómico, las luchas populares de las naciones de América Latina y del Caribe permitieron a la propia población encontrar un mejor camino a seguir. Las ideas prácticas y visionarias y el valiente liderazgo del presidente Hugo Chávez y del ex Presidente de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz, quienes siguen siendo guía del proceso alternativo y humanitario del cambio, están dando forma a una noble humanidad en la búsqueda de una vida mucho mejor. La iniciativa de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) nació dentro de este contexto. El ALBA surgió como la posibilidad de que nuestras naciones retomen el camino del progreso, en contraposición a las opciones ofrecidas por los centros de poder hegemónico del mundo, los cuales son proyectos apoyados en esquemas de integración económica que han provocado desastres en América Latina durante la década de los años 80 y 90 del siglo XX.

 

Lo que a primera vista pareciera una mera crítica de los antiguos modelos, se ha convertido, en casi seis años, en un amplio marco alternativo respaldado por nuevos principios y en una realidad que se ha hecho sentir en los pueblos de nuestra América. La solidaridad, la complementariedad económica, el comercio justo, la cooperación integral y el respeto estricto de nuestra soberanía, son las ideas fundamentales del ALBA. Estas ideas, patentes en la práctica, constituyen una ruptura radical con los clásicos esquemas coloniales o neo-imperialistas basados en la competencia desleal, la hegemonía, la ficción de un libre mercado y la intención de lograr la dominación política.

 

Para ALBA, las cuestiones sociales son el núcleo de las relaciones económicas y las políticas internacionales. Esto se refleja en el histórico programa "Misión Milagro" (conocido en San Vicente y las Granadinas como "Vision Now"), a través del cual miles de ciudadanos pobres de América Latina y del Caribe se convirtieron en beneficiarios de la más profunda y desinteresada solidaridad, tras haber sido operados de los ojos gracias a los esfuerzos combinados de Cuba y Venezuela; en los programas de alfabetización en Bolivia, Haití, Nicaragua y otros países, de nuevo liderados y gracias a la generosidad y altruismo de Cuba y Venezuela; en los programas de alimentos que garantizan que nuestros niños y ancianos estén bien alimentados; y en los múltiples programas sociales y económicos para el mejoramiento de las personas llevados a cabo por ALBA.

 

Los principios de ALBA han dado lugar a la más amplia cooperación energética conocido en el mundo: el Acuerdo de PetroCaribe que está cambiando la matriz energética en nuestra región, garantizando así un suministro barato y extenso de petróleo para alimentar nuestras plantas generadoras de energía, gas para las familias pobres y combustible para nuestra maquinaria y equipos. En virtud de este acuerdo, la factura petrolera se ha reducido hasta en un 50 por ciento y los recursos ahorrados se han destinado a invertir en programas sociales. Además, la ayuda que estamos recibiendo para ampliar nuestros aeropuertos (incluyendo la construcción del Aeropuerto Internacional de Argyle en San Vicente y las Granadinas), construir casas para familias pobres, reparar o construir hospitales y construir centros de atención de salud, es parte de la amplia gama de iniciativas que ha surgido del ALBA.

 

Esta iniciativa ha cobrado impulso con la adhesión plena de la Mancomunidad de Dominica al ALBA, además de los otros miembros ya existentes. En este sentido, el Tratado de Comercio de los Pueblos, una iniciativa destinada a allanar el camino para un comercio justo y equitativo, ofrece un trato especial a los productos de exportación y reconoce las diferencias de producción entre nuestros países, fijando así un precio justo para nuestros productos y servicios. Al mismo tiempo, el Tratado de Comercio de los Pueblos de ALBA no exige reciprocidad en el comercio por parte de los estados miembro más pobres, como Dominica y San Vicente y las Granadinas.

 

A través de sus diversas cumbres de jefes de estado y de gobierno, reuniones del Consejo de Ministros y reuniones de los comités técnicos, ALBA ha producido numerosas iniciativas de integración de carácter práctico, en beneficio de los pueblos de nuestra América.

 

ALBA se ha convertido en una alianza consolidada, política y estratégica, capaz de integrar productivamente a nuestras naciones, concentrando todo su potencial creativo para garantizar el logro de su independencia y soberanía económica plena, en condiciones tales que podamos formar parte de la realidad económica del mundo, con posibilidades verdaderas, no sólo de ocupar, sino también de poseer el espacio que nos pertenece. Somos, en definitiva, una civilización auténtica, legítima y noble de ésta, Nuestra América. Se necesita un orden tangible y cabal, logrado a través de un esfuerzo de cooperación, para apoyar esta noble civilización. He aquí el enfoque estratégico del ALBA.

 

Como movimiento de integración, ALBA complementa, en vez de alterar, los demás círculos de integración surgidos en el Caribe, tales como la Comunidad del Caribe (CARICOM), la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO) y la Unión Monetaria del Caribe Oriental (ECCU).

 

Nos consta que los principios fundamentales consagrados por ALBA constituyen la alternativa que mejor se adapta a los intereses de nuestros pueblos. Reconocemos también el carácter desinteresado de la amplia cooperación brindada por los gobiernos de Cuba y Venezuela, y aceptamos las ideas y principios expresados en la Declaración Conjunta firmada en San Vicente y las Granadinas el día 17 de febrero de 2007, declaración firmada por el Presidente Hugo Chávez de Venezuela y los Primeros Ministros de Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y las Granadinas.

 

Así pues, de acuerdo a lo anterior, expresamos nuestra voluntad de formar parte de este proyecto histórico conocido como el ALBA, con carácter de miembro de pleno derecho. Solicitamos por lo tanto a los estados miembro del ALBA que acepten oficialmente esta decisión soberana del gobierno y del pueblo de San Vicente y las Granadinas, a quien tengo el honor de representar.

 

Convencidos de que la historia y nuestros pueblos reconocerán este evento como un hecho histórico que nos beneficiará a todos, firmo esta Declaración el día de hoy, 24 de junio de 2009.

 

El Excelentísimo Doctor Ralph E. Gonsalves

Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas

 

 

VI Cumbre Extraordinaria - Maracay, Venezuela - 24 de junio de 2009

Adhesión de ANtigua y Barduda al ALBA


Declaramos en nombre del Gobierno de Antigua y Barbuda nuestra adhesión a los principios establecidos en la Declaración Conjunta firmada el día 14 de diciembre de 2004 por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y el Presidente del Consejo Estatal de la República de Cuba. Expresamos nuestra voluntad de formar parte de este proyecto histórico como miembro de pleno derecho. Solicitamos a las Repúblicas de Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Honduras, Ecuador y San Vicente y las Granadinas que acepten esta decisión soberana del Gobierno y el pueblo que tengo el honor de representar.

La traducción al inglés de la palabra  alba  es “dawn”, es decir, los albores, el amanecer. Los Presidentes Hugo Chávez y Fidel Castro tuvieron la visión de crear el amanecer de un modelo de integración y desarrollo regional. Este modelo es la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). En consonancia con la exhortación bíblica que recomienda no ser innecesariamente modestos, Sus Excelencias se dispusieron a compartir su visión con sus hermanos y hermanas en toda América Latina y el Caribe. Dado que este amanecer sigue propagando sus rayos, Antigua y Barbuda tiene el honor, a partir de hoy, de ser contada entre los territorios participantes.

 

Las pruebas están ante nosotros; está escrito. El neoliberalismo irrestricto y los modelos asociados de desarrollo económico han afectado adversamente a todos. Sabemos ahora que el sistema financiero global basado en el capitalismo ha fallado; y no debido a las acciones de las economías vulnerables del mundo en desarrollo que soportan la carga de la deuda, sino más bien a causa de las acciones de las grandes economías del mundo desarrollado, así como a las de las instituciones financieras de las economías que establecen las reglas de las finanzas mundiales.

 

La mitología griega cuenta la historia del fénix con sus poderes mágicos para regenerarse cuando le hace daño o hiere algún enemigo, lo que le hace inmortal e invencible. Así, los países históricamente ricos y orgullosos de América Latina y del Caribe han sufrido primero enormemente como consecuencia de los modelos coactivos e imperialistas del colonialismo y más tarde a causa del Consenso de Washington. La base fundamental de estos modelos es la reducción del papel del estado en la formulación de las políticas nacionales, aunado a un mayor control por parte del capital extranjero - tanto si el capital proviene de un gobierno extranjero, como de una institución financiera internacional o de empresas multinacionales. Se ha calculado que al amparo de esos modelos fracasados, por cada dólar de ayuda recibido por los países en vía de desarrollo, diez dólares se iban a través de la fuga de capitales. La fuga de capitales, junto con el abandono de la infraestructura social y otras cuestiones relacionadas con la calidad de vida, empobreció a los países ricos en recursos de América Latina y del Caribe. Sin embargo, en los albores del ALBA, el Fénix ha comenzado a resurgir de sus cenizas.

 

Los principios que rigen el ALBA son diametralmente opuestos a los asociados a los modelos fracasados del desarrollo neoliberal. ALBA promueve la complementariedad, como alternativa a la competencia; la solidaridad, frente a la dominación; la cooperación, como sustituto de la explotación; y el respeto a la soberanía, más que la regla corporativa. Antigua y Barbuda adopta estos principios sin reservas.

 

Desde su creación en diciembre de 2004, ALBA ha tenido un efecto positivo en las vidas de millones de ciudadanos y residentes en los territorios participantes y, de hecho, en la región en general. Los proyectos que cambian la vida y dan vida, conceptualizados y ejecutados a través del ALBA y el Acuerdo asociado de PetroCaribe, han servido para reducir la pobreza, el analfabetismo, la morbilidad y la mortalidad en numerosos países, entre ellos Antigua y Barbuda. Entre otras cosas, mi país se ha beneficiado directamente de la Misión Milagro, de un proyecto de desarrollo de infraestructura de acueductos de US$8 millones, de cientos de becas, de la reducción del precio de los servicios públicos para los pensionados y de los subsidios alimentarios para las personas incapacitadas y económicamente desfavorecidas.

 

Basado en las investigaciones realizadas por el Profesor Norman Girvan, sabemos que los acuerdos de financiamiento con préstamos preferenciales de PetroCaribe entregaron aproximadamente US$1.170 millones entre junio de 2005 y diciembre de 2007. La ayuda estadounidense al Caribe para el período comparable se estima en US$340 millones por año. Por su parte, los desembolsos del Banco Interamericano de Desarrollo para los 16 países miembros de PetroCaribe fueron menos del 25 por ciento de la media de los préstamos de PetroCaribe y si examinamos el nivel de apoyo de la Unión Europea, vemos algo similar. Debe señalarse además que el apoyo que hemos recibido a través de PetroCaribe no fue a costa de nuestra dignidad o nuestra soberanía, sino que está firmemente arraigado en los principios de complementariedad, solidaridad, cooperación y respeto de la soberanía.

 

Resulta también esclarecedor comparar la estructura y gobernabilidad de las instituciones multilaterales e internacionales para el financiamiento del desarrollo con las del Banco del ALBA. Durante la V Cumbre del ALBA en enero de 2008, el Presidente Chávez describió el Banco ALBA como un instrumento político para el desarrollo social y económico. A diferencia de otras instituciones financieras, el Banco del ALBA no impone condiciones estrictas y onerosas para los préstamos y funciona basado en el consenso de todos sus miembros. Otras características importantes de gobernabilidad incluyen un proceso de toma de decisiones ejecutado por un Consejo de Ministros y una presidencia rotativa de los países miembros. Se trata pues de una clara desviación de los conceptos capitalistas tradicionales.

 

En esta oportunidad en que Antigua y Barbuda se encuentra frente a la comunidad de naciones, comprometiéndose a aceptar los principios de ALBA, queremos manifestar que nuestra adhesión no es, en modo alguno, señal de estar dejando de lado nuestro compromiso con la integración a nivel de la Organización de Estados del Caribe Oriental y CARICOM. Participamos en el ALBA sin detrimento de nuestras obligaciones derivadas del Tratado de Basseterre, de la versión revisada del Tratado de Chaguaramas y de otras propuestas de alianzas políticas y económicas entre los Estados miembro de la OECO y CARICOM. Creemos, de hecho, que nuestra participación en Petrocaribe y ALBA ofrece oportunidades para alcanzar incluso niveles más altos de cooperación a nivel sub-regional. Un ejemplo de ello es el plan para los territorios del Caribe Oriental miembros de PetroCaribe de establecer a Antigua y Barbuda como un almacén central y punto de transbordo antes de finales de este año.

 

Al adoptar esta decisión para convertirse en un miembro activo de ALBA, Antigua y Barbuda está haciendo valer el derecho fundamental de una nación soberana a entablar relaciones de cooperación basadas en el respeto mutuo. Acotamos que nuestras acciones de hoy siguen otro acontecimiento histórico – a saber, la corrección de una injusticia histórica que excluía a nuestra hermana nación de Cuba de la Organización de Estados Americanos. Antigua y Barbuda espera con optimismo que ALBA anuncie – muy pronto –  un nuevo modelo de participación para todos los países del hemisferio, un modelo que respete los derechos de todos los pueblos a la libre determinación.

 

En nombre del gobierno y del pueblo de Antigua y Barbuda, presento respetuosamente a mis colegas de Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador y San Vicente y las Granadinas la solicitud para unirme a ustedes como miembro activo y de pleno derecho del ALBA. En este día,  24 de junio de 2009, con todos los aquí reunidos como testigo, comprometo a mi país a adherirse a los principios de complementariedad, solidaridad, cooperación y respeto a la soberanía.

Winston Baldwin Spencer
Primer Ministro de Antigua y Barbuda

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Adhesión de Bolivia al alba iconProtocolo de Adhesión del Estado Plurinacional de Bolivia al Mercosur. Aprobación

Adhesión de Bolivia al alba iconBolivia: Muestra de cine indígena de Bolivia y Brasil se presentará en La Paz y Santa Cruz

Adhesión de Bolivia al alba iconBolivia (nombre oficial, República de Bolivia), república situada...

Adhesión de Bolivia al alba iconEl alba, un acomodamiento económico extraño

Adhesión de Bolivia al alba iconA Adhesión y retiro voluntario de socios; b

Adhesión de Bolivia al alba iconAdhesión ley nacional de tránsito

Adhesión de Bolivia al alba iconAlba liliana saavedra rodriguez

Adhesión de Bolivia al alba iconAdhesión al Convenio de Agrupación de Empresas

Adhesión de Bolivia al alba icon…) Por Chávez nosotros somos Alba

Adhesión de Bolivia al alba iconEl modelo neodictatorial del alba atropella






© 2015
contactos
ley.exam-10.com