Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El






descargar 1.4 Mb.
títuloElección de representantes o personas para los cargos públicos. El
página6/32
fecha de publicación21.06.2015
tamaño1.4 Mb.
tipoLección
ley.exam-10.com > Derecho > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32

Artículo 92.- Los Jueces en lo Penal, Civil o la Justicia Electoral al dictar sentencia definitiva o interlocutoria, que implique la exclusión del derecho de sufragio de cualquier ciudadano están obligados a comunicar a la Dirección del Registro Electoral.

Artículo 93.- Asimismo, los jueces o tribunales comunicarán a la Dirección del Registro Electoral la cesación de las interdicciones que pudieran haberse producido en los procesos que ante ellos se tramitan.

El Tribunal Electoral podrá, igualmente de oficio o a petición del afectado, proceder a la rehabilitación de los ciudadanos, ya sea por haberse cumplido la condena o por haberlo así decretado el juez que interviene en la causa en que se decretó la interdicción.

Artículo 94.- Están eximidos de la obligación de sufragar:

a) Las personas mayores de setenta y cinco años de edad;

b) Los magistrados del fuero electoral y el personal judicial afectado a los actos comiciales;

c) Las personas que por razones de trabajo, sumariamente justificadas ante la autoridad judicial del lugar se hallen a más de cincuenta kilómetros del local en que les corresponde sufragar;

d) Los enfermos imposibilitados de trasladarse a la sede en que les correspondería sufragar, toda vez que tal situación resulte comprobada con el certificado de su médico tratante o de la Dirección de la institución asistencial donde se halle internado; y,

e) Las personas que desempeñan funciones en los servicios públicos cuya interrupción no fuere posible.

CAPITULO II

DERECHO DEL SUFRAGIO PASIVO

Artículo 95.- Son elegibles para cualquier función electiva los ciudadanos paraguayos, desde los diez y ocho años de edad, que no se hallen incursos en las causales de inelegibilidad establecidas en la Constitución Nacional y las leyes. Igualmente lo son los ciudadanos naturalizados, aunque con las limitaciones establecidas en la Constitución Nacional.

Los extranjeros residentes en el país son elegibles para funciones municipales en los términos que más adelante se establecen.

Artículo 96.- No podrán ejercer funciones electivas:

a) Los Magistrados Judiciales y los integrantes del Ministerio Público;

b) Los Ministros del Poder Ejecutivo, los Viceministros de Estado, los Secretarios Generales de los Ministerios, los Directores Generales de reparticiones públicas, los Gobernadores, los Presidentes, Gerentes o Directores Generales de los entes autárquicos o autónomos y entidades binacionales y los miembros de los directorios y consejos administrativos de los mismos y demás funcionarios a sueldo del Estado, Gobernación   o Municipio; y,

c) Los Jefes de Misión Diplomática, Agentes Diplomático.
LECCIÓN 3
Sistemas electorales. Conceptos. Elementos del sistema electorales. Tipos de sistemas electorales. Sistemas electorales aplicados en América Latina. El sistema D’Hont. Art. 258 del Código Electoral. Aplicación. Incidencia del sistema electoral en la representatividad de los gobiernos democráticos.

DESARROLLO

En un sentido amplio "sistema electoral " según el constitucionalista Roberto Lopresti, es la parte del Derecho Constitucional que aglutina el conjunto de reglas relacionadas con la integración de los órganos de gobierno por procedimientos electivos. Según este concepto, las normas que regulan la ciudadanía, los partidos políticos, las bases del sufragio, la emisión del mismo, los órganos electorales, los recursos contra sus decisiones y al sistema electoral en sentido restringido. El alcance restringido del término se establece en función de lo convenido en el Derecho Electoral de cada país, en cuanto a reservar esta denominación a las reglas que establecen la forma en la que han de ser asignados y distribuidos los cargos electivos, en un régimen electivo determinado, se trate dentro de la Democracia directa o Democracia representativa.

Lo que se determina a través de un sistema electoral es representación política, el principio que la definirá – principio mayoritario o proporcional - y de entre las diversas técnicas disponibles para alcanzar uno de los dos principios, el procedimiento que se prefiere aplicar. Los reglamentos técnicos que incluye un sistema electoral abarcan: la posible subdivisión del territorio del país (o zona electoral) en circunscripciones electorales, la forma de la candidatura (individual o distintas formas de lista), el procedimiento de votación propiamente dicho (si el elector puede por ejemplo emitir uno o varios votos y como debe hacerlo) y el procedimiento de asignación de los escaños, lo que supone establecer la regla decisoria (mayoría o proporcionalidad), el ámbito de adjudicación de los escaños (circunscripción, agrupación de circunscripciones, territorio nacional), el método de cómputo (por ejemplo el sistema D´Hondt o cifra repartidora), la barrera de representación o umbral mínimo inicial.

En una definición general podemos decir que el sistema electoral es: Un sistema de normas y procedimientos para convertir votos en escaños.

Tomando esta definición debemos tomar dos variables esenciales del concepto la primera es los sistemas de normas y procedimientos y la otra es la conversión de votos en escaños.

Dentro de este sentido los sistemas electorales pueden ser competitivos, cuando estos son libres y plurales. La pluralidad quiere decir que existen dos o mas partidos que compiten por el poder político. La libertad quiere decir que no exciten presiones para que los ciudadanos voten. También los sistemas pueden ser semicompetitivos, este caso se da cuando no existe libertad y si existe pluralidad o cuando existe pluralidad pero no existe libertad. También existen sistemas no competitivos, cuando no existe ni pluralidad ni libertad lo cual condiciona la existencia de democracia.

Dentro de este sentido se debe tomar en cuenta los subsistemas de un sistema electoral estos son:

Sistema de Decisión: Este puede ser proporcional o mayoritario, esta relacionado a la forma en que los votos se convierten a escaños, para esto se utilizan procedimientos aritméticos.

Sistema de Representación: Este puede ser proporcional o mayoritario configura el tipo de representación política que se va a generar en el parlamento y por ende configura una serie de efectos políticos. Los sistemas mayoritarios se orientan a conseguir mayorías políticas y los sistemas proporcionales a que las minorías obtengan representación.

Sistema de Circunscripciones: Este sistema configura el tipo de circunscripciones que se pueden dar en un sistema. Existen las circunscripciones uninominales donde solo se asigna un escaño, existen las circunscripciones plurinominales donde se asignan dos o más escaños. Las circunscripciones pueden ser fijas o variables. Las fijas son aquellas donde el número de escaños no se modifica por ningún motivo, las variables están sujetas a modificación de acuerdo a la población. Las circunscripciones pueden ser simples o compuestas, las compuestas son aquellas que asignan escaños mas sus suplentes.

Sistema de Postulación: Los sistemas de postulación son aquellos que configuran la forma de postularse de los candidatos a obtener escaños políticos.

Sistema de Listas: El sistema de listas esta relacionado a la manera en que las personas pueden votar por los representantes, existen las listas cerradas donde el orden de los candidatos es determinado por el partido y uno no puede modificarlo ni expresar la preferencia por alguno de ellos. Existen las listas abiertas donde las personas pueden expresar la preferencia por algún candidato del partido. Existen las lista bloqueadas donde uno solo puede expresar preferencia por los candidatos de un solo partido, y existen las listas no bloqueadas donde uno puede expresar preferencia por candidatos de diferentes partidos.

Sistema de Votación: Dentro de los sistemas de votación se debe decir que estos pueden ser categóricos u ordinales. Los categóricos solo permiten a elector expresarse por un candidato o partido en cambio los ordinales permiten que se expresen por mas de un partido o candidato.

La combinación de estos sistemas configura diferentes efectos políticos dentro de un estado. Estos efectos generalmente se enfocan en la representación política, y en la conformación de mayorías con el objetivo de adquirir mayor gobernabilidad.

Características y efectos políticos de los sistemas proporcionales y mayoritarios.

Los sistemas electorales pueden ser: Proporcionales, Mayoritarios o Mixtos.

Los sistemas de decisión mayoritaria están orientados a conformar mayorías políticas. Las formulas utilizadas son: la mayoría Absoluta, la mayoría simple, y los formadores de mayorías. Generalmente se utilizan sistemas de decisión mayoritaria en los regímenes parlamentaristas, el objetivo de estos sistemas es conformar mayorías políticas las cuales garanticen la ejecución del programa de gobierno del partido mayoritario en otras palabras la gobernabilidad. La tendencia de este sistema es la reducción del número de partidos en el sistema con una tendencia al bipartidismo. Esta cualidad no condiciona la desaparición de los demás partidos políticos pero la representación parlamentaria generalmente se concentra en dos partidos políticos uno con el control mayoritario del parlamento y el otro como una gran minoría dentro de este. La tendencia ideológica en los sistemas mayoritarios es hacia el centro pero las polarizaciones ideológicas son más marcadas que en los sistemas proporcionales.

Para lograr la representación mayoritaria no es condicionante el sistema de decisión mayoritario, dado que se puede combinar el uso de circunscripciones pequeñas con sistemas proporcionales, los cuales ayudaran a formar mayorías parlamentarias. El sistema de representación parlamentaria configura una brecha entre la cantidad de votos obtenidos y el porcentaje en la representación política. Generalmente un partido que gana con un 33% puede obtener hasta un 60% de representación política.

Los sistemas proporcionales buscan una distribución equitativa de la representación política en relación al número de escaños. Dentro de los sistemas proporcionales se debe tomar en cuenta que las coaliciones políticas son necesarias para conseguir mayorías políticas. De la misma manera buscan constituir un parlamento espejo, quiere decir que la votación esta reflejada en la participación política. Generalmente los sistemas proporcionales son multipartidistas donde las minorías tienen representación parlamentaria.

Los sistemas de decisión proporcional tienen dos tipos de formulas la de cocientes y la de divisores. En las formulas de concientes tenemos:

  • Cociente Simple, donde la representación es menos proporcional. Cociente H y B, donde la representación es más proporcional que en el cociente simple pero no configura una proporcionalidad pura.

  • Cociente Modificado, en esta formula se busca una mayor proporcionalidad que en las anteriores formulas.

  • Doble cociente simple, en esta formula se aplica un cociente de participación política, que restringe la representación a los partidos que no ingresen al primer conciente, de la misma manera se realiza un conciente de asignación de escaños el cual asigna escaños a los partidos que entran en la etapa de asignación.

  • Doble cociente modificado fue creado en Bolivia después de la revolución de 1952, el procedimiento de asignación de escaños es igual al doble cociente simple pero en esta formula se considera a los votos blancos y nulos, lo cual genera que el cociente de participación sea mas alto y que menos partidos tengan representación.

En las formulas de divisores tenemos a:

  • D´hont o números divisores naturales, este sistema es el menos proporcionales de las formulas de divisores, esto se debe a que la división entre todos los números naturales favorece a las mayorías políticas, estas adquieren mayor representación parlamentaria.

  • Saint Lague o números divisores impares, este sistema tiende a ser mas proporcional y configura que las minorías políticas tengan mas representación ósea que el sistema distribuya de una manera mas equitativa la representación política.

  • Saint Lague Modificado este es un sistema que busca más proporcionalidad y que un mayor número de minorías ingrese al parlamento, de esta manera intenta configurar un sistema con un grado mayor de proporcionalidad.

Dentro del sistema de representación proporcional configura una seria de coaliciones políticas necesarias para establecer mayorías políticas, esto también es conocido como “democracia de consenso”, donde la polarización ideológica pasa a conseguir consensos y de esta manera soluciona conflictos entre las tiendas políticas y obliga a que grupos antagónicos se alíen para conseguir poder. De esta manera el sistema proporcional es preferible para sociedades con mucha diversidad étnica y con tendencias a polarizaciones ideológicas. Para evaluar los efectos de este sistema se deben tomar también las variables de la disciplina de los diputados (si son consecuentes con la línea del partido) y si las coaliciones son estables. La desventaja de este sistema es que las coaliciones políticas se configuran en base a prebendas políticas las cuales generan que el sistema burocrático sea mas ineficaz.

La combinación de sistemas de decisión proporcionales con sistemas de representación mayoritarios, o a la inversa configuran los sistemas electorales mixtos los cuales tienen diferentes efectos políticos que generalmente s configurar en si son mas proporcionales o buscan configurar mayorías políticas

Un sistema electoral es el conjunto de principios, normas, reglas, procedimientos técnicos enlazados entre si, y legalmente establecidos, por medio de los cuales los electores expresan, su voluntad política en votos que a su vez se convierten en escaños o poder público.

Fundamentos de la selección del sistema electoral

La elección de un sistema electoral es una de las decisiones institucionales más importantes para cualquier democracia. Sin embargo, en términos históricos, resulta muy poco usual que un sistema electoral sea seleccionado de manera consciente y deliberada. A menudo, la elección es accidental: el resultado de una inusual combinación de circunstancias, de una tendencia pasajera o de una coyuntura histórica en particular. El impacto del colonialismo y la influencia ejercida por países vecinos suele ser muy significativo. En la mayoría de los casos, los efectos de la selección de un determinado sistema electoral tienen una profunda influencia en la futura vida política del país. También, con frecuencia, los sistemas electorales tienden a permanecer constantes una vez que han sido seleccionados, al igual que los intereses políticos que lo rodean y que responden a los incentivos de la elección presentados por el propio sistema.

Si resulta poco usual que los sistemas electorales sean elegidos deliberadamente, lo es más aún que sean cuidadosamente diseñados para las condiciones históricas y sociales que se presentan en un determinado país. Este es en particular el caso de las nuevas democracias. Cualquier democracia emergente debe escoger o heredar un sistema electoral para integrar su gobierno. Pero a menudo tales decisiones son tomadas bajo una de las siguientes condiciones: o bien los actores políticos carecen del conocimiento o información básica, y la elección del sistema electoral y sus consecuencias no son reconocidas en su totalidad o, por el contrario, tienen un conocimiento tan claro de todo ello que promueven la adopción de aquel que consideran que maximizara o servirá de mejor forma a sus intereses particulares.

En ambos escenarios, la selección que se hace a veces no es la más apropiada para el bienestar político del país en el largo plazo; mientras que en otras, puede traer consecuencias desastrosas para las perspectivas democráticas del país. La forma en que es elegido el sistema electoral puede ser tan importante y destacada como la selección en sí. La mayoría de los sistemas electorales son adoptados bajo cuatro fórmulas básicas: por herencia colonial, a través de un diseño consciente, por imposición externa o por accidente.

El diseño electoral

Cuando se diseña un sistema electoral, es mejor comenzar con una lista de criterios que resuma lo que se quiere lograr, lo que se quiere evitar y, en sentido amplio, lo que se quiere que el gobierno y el parlamento parezcan. Dada la naturaleza del diseño institucional, los ajustes deben hacerse buscando el punto medio entre lo que se desea y lo que son los objetivos. Por ejemplo, se puede querer impulsar la elección de candidatos independientes y al mismo tiempo promover el crecimiento de partidos políticos fuertes. También el diseñador de sistemas electorales puede considerar un acto de sabiduría el crear un sistema que les da a los votantes un amplio grado de elección entre candidatos y partidos, pero esto puede significar una papeleta de votación complicada que causa dificultades a los votantes con menor educación. La clave, al formular o reformar un sistema electoral, está en priorizar los criterios más importantes y luego evaluar cual sistema electoral o combinación de sistemas, resulta mejor maximizando los objetivos. En esencia, lo que hacen los sistemas electorales es traducir los votos en escaños ganados por partidos y candidatos. Las variables claves son:

• La fórmula electoral empleada.

• Si el sistema es mayoritario o proporcional.

• Que fórmula matemática es utilizada para calcular la distribución de votos.

• La magnitud de distrito -no cuántos votantes viven en un distrito, sino cuántos miembros del parlamento se elige en él.

El diseño de sistemas electorales tiene una relación estrecha con otros aspectos más administrativos de las elecciones que también se examinan en esta publicación, tales como la distribución de los sitios de votación, la nominación de candidatos (Partidos y Candidatos), el registro de electores, quienes dirigen las elecciones (Administración Electoral), etcétera. Estos asuntos son de gran importancia y las posibles ventajas en la selección de un determinado sistema electoral pueden ser socavadas a menos que se les preste la atención debida.

El diseño del sistema electoral, también afecta otras áreas de la legislación electoral:

• La elección de sistema electoral tiene una influencia en la manera en que se trazan los límites de los distritos o circunscripciones (Delimitación de Distritos).

• El diseño de papeletas.

• El escrutinio de Votos.

• Y otros numerosos aspectos del proceso electoral.

Elementos para un diseño electoral

• Los sujetos que toman parte en el proceso. Ellos se controlan a través de Requisitos para ser Elector, Privación del Derecho al Voto y Registro de Electores (votantes); Requisitos para ser Candidato y Registro de los Candidatos (candidatos); Organizaciones Políticas y Organización Electoral (administración electoral).

• Las operaciones materiales del proceso. Ellas son Campaña Electoral, Votación, Publicación de los Resultados, Circunscripciones Electorales y, en cierta medida, Organización Electoral.

• Por último; los medios de control jurídico y la resolución de conflictos y disputas jurídicas, Sanciones por Infracciones Electorales Específicas.

Sistema de representación

Sistemas de Pluralidad-Mayoría

La característica más sobresaliente de estos sistemas es que siempre utilizan distritos uninominales. En el sistema de mayoría relativa, algunas veces conocido como sistema de pluralidad en distritos uninominales, el ganador es aquel que obtiene el mayor número de votos, aunque ello no implique necesariamente la mayoría absoluta (ver Mayoría Relativa). Cuando se usa este sistema en distritos plurinominales (es decir, donde se eligen varios representantes), se convierte entonces en el sistema de voto en bloque (ver Voto en Bloque). Los electores tienen tantos votos como escaños a asignar y los candidatos más votados van ocupando las posiciones sin importar el porcentaje que realmente alcancen. Los sistemas mayoritarios como el australiano de voto alternativo (ver Voto Alternativo) y el sistema francés de dos vueltas (ver Doble Ronda) tratan de asegurar que el candidato ganador obtenga la mayoría absoluta (más del 50%). En esencia, el sistema de voto alternativo utiliza las segundas preferencias de los votantes para generar un ganador por mayoría, si ninguno resulta elegido en la primera vuelta.

Este sistema tiende a alentar la formación de un menor número de partidos.

En estos sistemas, se favorece la eficacia de las decisiones sobre la imparcialidad, las rendiciones de cuenta son sobre el candidato y no sobre el partido. Esto puede debilitar y dividir a los partidos.

Sistemas de Representación Proporcional

Se eligen varios miembros del Congreso por cada distrito electoral. Este sistema incentiva la fragmentación. Se incentiva más aún la fragmentación cuando los distritos son grandes y se utilizan fórmulas que traducen los votos en números de escaños.

La lógica que guía a los sistemas de Representación Proporcional es la de reducir deliberadamente las disparidades entre el porcentaje de la votación nacional obtenida por un partido y los escaños parlamentarios que le corresponden: sí un partido grande gana el 40% de los votos debería obtener aproximadamente 40% de los escaños, y si un partido pequeño gana 10% de los votos debería también conquistar aproximadamente el 10% de los escaños parlamentarios. Con frecuencia se considera que el uso de listas de partidos a nivel nacional o regional es la mejor forma de conseguir esa proporcionalidad (Representación Proporcional por Listas). Pero ese objetivo también se puede lograr con facilidad si el componente proporcional de un sistema de Representación Proporcional Personalizado compensa cualquier desproporcionalidad que se derive de los resultados en los distritos uninominales mayoritarios (Representación Proporcional Personalizada). El voto preferencial también puede cumplir con ese propósito: el Voto Único Transferible, donde los votantes ordenan a los candidatos en distritos plurinominales, es otro sistema proporcional bien establecido.

Muchas democracias nuevas han escogido sistemas de Representación Proporcional. Más de 20 democracias establecidas y casi la mitad de todas las democracias "libres" usan alguna variante de la Representación Proporcional. Los sistemas de Representación Proporcional son predominantes en América Latina y en Europa Occidental y representan un tercio de todos los sistemas en África. Si bien los escaños son a menudo distribuidos en de distritos plurinominales regionales, en algunos países (como Alemania, Namibia, Israel, Holanda, Dinamarca, Sudáfrica y Nueva Zelanda), la distribución de escaños es efectivamente determinada por el voto a nivel nacional. La fórmula utilizada para calcular la distribución de escaños, una vez que los votos han sido contados, puede tener un efecto marginal en los resultados electorales de Representación Proporcional. Las fórmulas pueden basarse en el "promedio más alto" o en el "residuo mayor". Sin embargo, la magnitud de los distritos y los umbrales de representación tienen mayor importancia para los resultados generales de Representación Proporcional (Umbrales). Entre más grande sea el número de representantes a ser elegidos en un distrito y más bajo sea el umbral requerido para la representación en la legislatura, más proporcional será el sistema electoral y más grande será la oportunidad de que los pequeños partidos minoritarios obtengan representación parlamentaria.

En Israel, el umbral es de 1.5%, mientras que en Alemania es del 5%. En Sudáfrica no había umbral legal en 1994 para la representación y el Partido Demócrata Cristiano Africano ganó dos de 400 escaños con solo 0.45% del voto nacional. Otras elecciones importantes involucran el diseño de los límites de los distritos; la manera en que los partidos constituyen sus listas de Representación Proporcional (Listas Abiertas, Cerradas y Libres); la complejidad de la papeleta de votación (por ejemplo, si el votante debe escoger entre partidos o entre candidatos y partidos; los arreglos formales o informales para un "voto en paquete" y el alcance de los acuerdos entre partidos, como aquellos en los sistemas que utilizan las coaliciones electorales.

Los sistemas de Representación Proporcional Personalizado

Los sistemas de Representación Proporcional Personalizada como los que se utilizan en Alemania (El Sistema Original de Representación Proporcional Personalizada), Nueva Zelanda (El Cambio de una Democracia Estilo Westminster a la Representación Proporcional), Bolivia (Reforma Electoral en América Latina), Italia, Venezuela y Hungría, tratan de combinar los aspectos positivos de ambos sistemas electorales: los de Representación Proporcional y los mayoritarios. Una proporción del parlamento (casi la mitad de los casos de Alemania, Bolivia y Venezuela) son electos por métodos de mayoría, generalmente en distritos uninominales; mientras el resto es constituido por listas Representación Proporcional. Esta estructura puede parecer, a primera vista, similar a la de los sistemas paralelos descritos posteriormente, pero la diferencia fundamental estriba en que bajo la Representación Proporcional Personalizado los escaños de Representación Proporcional por lista suelen compensar, en mayor o menor medida, cualquier desproporcionalidad producida por los resultados en los distritos uninominales (mayoritarios). Por ejemplo, si un partido gana 10% de los votos nacionales pero no gana ningún escaño de mayoría, entonces le serían otorgados suficientes escaños de las listas de Representación Proporcional para compensar su representación en aproximadamente un 10% del parlamento.

En todos los países donde se utiliza este sistema, los escaños de uninominales se asignan por mayoría relativa, a excepción de Hungría que utiliza para estos efectos el sistema de doble vuelta. El método de Italia es más complicado ya que un cuarto de los escaños parlamentarios se reservan para compensar los votos "desperdiciados" en los distritos uninominales. En Venezuela hay 102 escaños de Mayoría Relativa, 87 de Representación Proporcional por lista y 15 escaños extra compensatorios de Representación Proporcional. En México, 200 escaños de Representación Proporcional compensan parcialmente las altas cuotas de desproporcionalidad que generalmente resultan en los 300 escaños de Mayoría Relativa disposición especial establece que ningún partido puede obtener mas de 300 de los 500 escaños que conforman la Cámara de Diputados y otra mas prevé que, como regla general, no debe haber una desproporción mayor al 8% en la relación votos-escaños para ningún partido o coalición.

En estos sistemas, la representación puede ser todavái relativamente proporcional; las rendiciones de cuentas se puede hacer a los partidos como a los legisladores individuales.

Representación Proporcional por Listas

La mayoría de los setenta y cinco sistemas de Representación Proporcional identificados en La Distribución Global de los Sistemas Electorales usan alguna forma de Representación Proporcional por listas, sólo en nueve casos se usan los métodos de Representación Proporcional Personalizado o Voto Único Transferible. En su forma más simple, el Representación Proporcional por lista requiere que cada partido presente una lista de candidatos al electorado, que los electores voten por un partido y que los partidos reciban sus escaños en proporción a su porcentaje de votación nacional. Los candidatos ganadores son tomados de las listas en el orden en que se ubican.

Sistemas Semiproporcionales

Los sistemas semiproporcionales son aquellos que convierten los votos en escaños en una forma que se ubica entre la proporcionalidad de los sistemas de Representación Proporcional y el mayoritarismo de los sistemas de mayoría-pluralidad. Los tres sistemas semiproporcionales usados para las elecciones legislativas son: el de voto único no transferible, el paralelo (o mixto) y el de voto limitado.

Los sistemas de voto único no transferible

En los sistemas de voto único no transferible, cada elector tiene un voto, pero hay varios escaños que cubrir en cada distrito y los candidatos con el número más alto de votos son quienes los obtienen. Esto significa que, por ejemplo, en un distrito de cuatro miembros, en promedio uno necesitaría solamente lograr apenas el 20% de la votación para ser elegido. Esto permite la elección de candidatos de partidos minoritarios y mejora la proporcionalidad parlamentaria en general.

Sistemas paralelos

Los sistemas paralelos usan tanto las listas de Representación Proporcional como los distritos uninominales de mayoría relativa (el ganador se lleva todo). Sin embargo, a diferencia del sistema de Representación Proporcional Personalizado (Voto Único Transferible), las listas de Representación Proporcional no compensan la desproporcionalidad generada en los distritos uninominales por mayoría. Los sistemas paralelos han sido ampliamente adoptados por las nuevas democracias en África y por los antiguos estados soviéticos.

Sistemas de voto limitado

Estos sistemas se ubican entre los de voto único no transferible y los de voto en bloque, ya que se basan en distritos plurinominales y los candidatos ganadores son simplemente aquellos que logran más votos. Los electores tienen más de un voto, pero menos votos que el número de escaño a ocupar.

Elector

El derecho a participar en los asuntos públicos directamente como votante suele aparecer regulada en normas jurídicas del máximo rango: generalmente la propia Constitución, puesto que se trata de uno de los derechos políticos esenciales. En concreto, la inmensa mayoría de las Constituciones establece a partir de qué edad tienen los ciudadanos el derecho al voto en procesos electorales y, en las que se refieren a esta posibilidad, en referéndum. La regulación detallada de otros posibles requisitos, como la capacidad civil o política, la residencia o el registro puede aparecer en la Constitución o en las leyes electorales de cada Estado.

El reconocimiento del derecho al voto es uno de los aspectos del sistema electoral sobre los que se pronuncian prácticamente todas las Constituciones, en la medida en que forma parte esencial de la definición del contenido de la ciudadanía. Dentro de ésta, la inmensa mayoría de aquellas se pronuncia sobre la edad requerida. Se trata del derecho político esencial, cuya extensión ha ido unida a la de la propia idea de democracia representativa. En efecto, el sufragio universal se ha identificado históricamente con el principio democrático hasta convertirse en un elemento indiscutido de cualquier régimen democrático (ver Disposiciones Relativas a las Minorías).

Pero a lo largo de esta evolución han variado frecuentemente los requisitos para el derecho de voto: desde el sufragio limitado a los varones con ciertos niveles de renta, propiedades o instrucción, con exclusión de las mujeres y de otros varones por razones diversas hasta la generalización igualitaria del sufragio se han ido modificando la edad exigida y las limitaciones por razón de género, estado civil y hasta el oficio.

Evidentemente el sufragio ha de ser personal, en el sentido de que el sistema electoral ha de garantizar que el voto exprese las preferencias de cada ciudadano. Esta exigencia, que puede parecer elemental, presenta problemas en sociedades patriarcales, en especial en los primeros momentos de transición política en los que los comportamientos democráticos no se encuentran asentados. En este sentido es paradigmática la experiencia de Azerbaiyán. Los requisitos que definen hoy el derecho de sufragio activo son la edad, la ciudadanía y el goce pleno de los derechos civiles y políticos. Junto a ellos, el registro en el censo electoral aparece en ciertos casos como un requisito necesario para su ejercicio en cada caso concreto. Y puede tener alguna relevancia el lugar de residencia en el momento de la votación.

Regulación jurídica de los Procesos electorales

Desde un punto de vista estrictamente jurídico se pueden señalar al menos tres principios que podrían tenerse en cuenta a la hora de estructurar globalmente la normativa electoral de un determinado país:

• Existen elementos sobre los que es imprescindible que el acuerdo se refleje en el propio texto constitucional: característicamente, los referidos al derecho de sufragio activo y pasivo y muy probablemente la definición genérica de alguno de los elementos del sistema electoral. Sin embargo no debe producirse una hipertrofia de las normas electorales por el procedimiento de constitucionalizar hasta sus menores detalles. La estructura normativa electoral de un país no es más eficaz ni adecuada porque cuente con más elementos constitucionalizados.

• El instrumento central de la estructura normativa es sin duda la ley electoral. Como tal debe ser fruto de un amplio acuerdo y gozar de un apreciable grado de permanencia. Sin embargo, desde un punto de vista técnico jurídico puede ser aconsejable distinguir entre dos bloques de materias que merecen un tratamiento diferenciado.

• Por una parte, las normas referidas al sistema electoral y a los aspectos esenciales del procedimiento, que integran el núcleo jurídica y/o políticamente sometido a mecanismos consensuales por encima de la simple mayoría parlamentaria;

• Por otra aquellos aspectos que, aunque deben ser regulados por ley, no sólo no requieren tan alto grado de consenso, sino que éste podría hacer demasiado rígida la normativa e impedir así su adaptación a circunstancias nuevas y/o la intervención de autoridades subestatales que la adecuen a concretas necesidades territoriales.

• Las regulaciones administrativas que complementen y adecuen las normas generales a las concretas circunstancias de cada proceso son inevitables y deben ser realizadas por las autoridades que gestionan los procesos. Si se opta por organismos electorales con funciones exclusivamente de control, éstos deben tener entre sus competencias la de vigilar el desarrollo reglamentario de la Ley por el ejecutivo. Como en ese campo debe haber un espacio para la intervención del poder judicial, parece preferible que la intervención de estos órganos sea previa a la aprobación de la norma

El sistema D'Hont es un método electoral que se utiliza, generalmente, para repartir los escaños (o curules o bancas, según cómo se llame el cargo de legislador en cada país) de un parlamento o congreso, de modo aproximadamente "proporcional" a los votos obtenidos por las candidaturas. Aunque sobre todo es conocido en el ámbito de la política, este sistema puede servir para cualquier tipo de distribución proporcional.

Entre otros países, se utiliza en Argentina, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chile, Colombia, Croacia, Ecuador, Eslovenia, España, Finlandia, Guatemala, Irlanda, Israel, Japón, los Países Bajos, Paraguay, Polonia, Portugal, la República Checa, Suiza, Turquía, la República Dominicana y Venezuela.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32

similar:

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconIi. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconElección de representantes de los consejos comunitarios y organizaciones...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El icon2 Elección de los gobernantes y de los representantes de los ciudadanos

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconAceptación de condiciones para ser inscrito como candidato avalado...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconDerecho de representacion de indigena en cargos de eleccion popular

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconInhabilidades e impedimentos en cargos de eleccion popular de las entidades territoriales

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconElección de representantes

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconNos los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconNos los representantes del pueblo de la Nación Argentina reunidos...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconX elección de sus representantes






© 2015
contactos
ley.exam-10.com