Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El






descargar 1.4 Mb.
títuloElección de representantes o personas para los cargos públicos. El
página5/32
fecha de publicación21.06.2015
tamaño1.4 Mb.
tipoLección
ley.exam-10.com > Derecho > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32
participación popular, directa o indirectamente, como en el caso de Porto Alegre donde la participación directa en el Presupuesto Participativo, tanto regional como temática, no es contradictoria con una red de consejos municipales formados por representantes de entidades y asociaciones que también influyan, fuertemente, en las políticas públicas.

La segunda característica es la práctica directa, la acción insustituible de los ciudadanos en las reuniones, discusiones y momentos de conocimiento de los datos, de los números para que las personas se apropien de los elementos necesarios para decidir, formen comisiones de control, de fiscalización y tengan el espacio para la cobranza y la crítica. Cuanto más esto fuera hecho directamente, sin transferirlo a otros, sean ellos líderes comunitarios, sindicales, mayor y más rápido será el avance de la conciencia democrática.

La tercera característica de nuestra experiencia es la auto-organización, expresada en la auto reglamentación construida y decidida por los propios participantes en un saludable ejercicio de soberanía popular que no quede siempre a merced de leyes y decretos decididos por otros. La experiencia de la auto-reglamentación fue riquísima, incorporando criterios que fueron producto de la propia práctica desarrollada, como por ejemplo, consejeros con delegación imperativa y sustitución o revocación de los mandatos cuando consejeros o suplentes abandonan o no cumplen las funciones asumidas.

De la misma forma, la experiencia y el debate entre los participantes llevaron a establecer también que funcionarios de la administración con cargos de confianza del gobierno no podrían ser consejeros a no ser que renunciasen a aquella situación.

El reglamento incorporó, igualmente, criterios de proporcionalidad cuando la comunidad no encuentra consenso y la disputa involucra a varios candidatos a la condición de consejeros, así como el espíritu de solidaridad a la hora de definir variables (población, carencia de equipamiento público) para jerarquizar obras y servicios.

Al concluir quiero afirmar que nuestra experiencia no es una receta o un modelo de exportación pero es una práctica que se suma a otras y con las cuales queremos dialogar y aprender a buscar nuevos caminos para nuestras comunidades.

Nuestra convicción se funda en el proceso histórico que nos enseña que no hay verdades eternas y absolutas en las relaciones entre la sociedad y el Estado y estas se hacen y se rehacen por el protagonismo de los seres sociales y que la búsqueda de una democracia sustantiva, participante, regida por principios éticos de libertad e igualdad social continúa siendo nuestro horizonte histórico y nuestra utopía para la humanidad.

En nuestra magna Constitución Nacional claramente establece la relación que debe haber entre Estado y sociedad en su carácter de estructura política y electoral en su artículo 1o. De la forma del Estado y de Gobierno

La República del Paraguay es para siempre libre e independiente. Se constituye en Estado social de derecho, unitario, indivisible, y descentralizado en la forma que establecen esta Constitución y las leyes.

La República del Paraguay adopta para su gobierno la democracia representativa, participativa y pluralista, fundada en el reconocimiento de la dignidad humana.


Funciones del sufragio. Arts. 3ro de la CN y 1ro. del Código Electoral

Un derecho del sufragio “efectivo” y unas elecciones democráticas cumplen funciones políticas de importancia básica en un Estado que pretenda ser democrático.

La primera es la de producir representación, según ha sido visto más arriba. La democracia representativa solo es posible gracias a las votaciones democráticas, es decir, a que el derecho de sufragar sea universal, igual, libre y secreto. La función de los partidos políticos en articular esta mediación no la restringe ni la desvirtúa; al contrario, la organiza y la racionaliza.

El sufragio también permite producir gobiernos pues mediante aquel, los ciudadanos establecen y/o cambian en forma pacífica a sus gobiernos.

Otra función del sufragio es la limitación del poder: limitación en el tiempo, en la medida que no es concebible un sufragio democrático si no es periódicamente ejercitable, esto es, si la representación existe por períodos limitados. Elecciones libres equivalen a elecciones periódicas. Esta limitación temporal del poder, sumada a la limitación funcional (división de poderes) y la material (reconocimiento de derechos fundamentales), constituye el presupuesto del Estado liberal democrático.

La última función, separable de las anteriores a efectos didácticos, aunque inclusiva de todas ellas, es la de legitimar al Estado. La declaración hecha en todas las Constituciones políticas del mundo, de que la soberanía radica en el pueblo, se hace realidad en la medida en que está garantizado el derecho de sufragio, único instrumento que asegura con veracidad qué es lo que quieren los gobernados. Así lo entiende nuestra Constitución Nacional establece en su artículo 3ro. Del Poder Público, que “El pueblo ejerce el Poder Público por medio del sufragio. El gobierno es ejercido por los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial en un sistema de independencia, equilibrio, coordinación y recíproco control. Ninguno de estos poderes puede atribuirse, ni otorgar a otro ni a persona alguna individual o colectiva, facultades extraordinarias o la suma del Poder Público. La dictadura está fuera de la ley”.

El art. 1ro. del Código Electoral vigente reconoce este aserto al expresar: “Art.1°.- El sufragio es un derecho y deber político que habilita al elector a participar en la constitución de la autoridades electivas, por intermedio de los Partidos políticos o candidatos independientes, conforme a la Ley.

En la medida que la representación política defiende intereses generales, la función legitimadora del sufragio se manifiesta, al mismo tiempo, como función de integración en la comunidad política estatal.
El voto. Características. Art. 4to. del Código Electoral

Si bien en el lenguaje común se identifican términos “sufragio” y “voto” utilizándose ambos términos indistintamente en muchos casos, la profundización en esta disciplina del Derecho reclama destacar la distinción que hace la doctrina al respecto. Para Francisco Fernández Segado el voto es la actividad que desarrolla el elector, derivada del previo derecho subjetivo del sufragio, mediante el cual, sin necesidad de fundamentación explícita, expresa su respaldo hacia determinada opción, fórmula o solución política, o manifiesta su deseo de que determinados candidatos ocupen ciertos puestos de autoridad.

Frente al sufragio, el voto constituye, pues, una forma de expresión de la voluntad, y con relación al sufragio político, la expresión de su ejercicio. La acción de emitir el voto configura un acto político, no un derecho político.

El voto para la elección de representantes o autoridades del Estado es, pues, la manera más usual de participar en política, cada cierto período de tiempo. En el Paraguay así como en la mayoría de los países democráticos, el ciudadano vota en elecciones libres y democráticas para elegir los cargos de Presidente y Vicepresidente, miembros del Congreso, Gobernador y miembros de la Junta Departamental e Intendente y miembros de Juntas Municipales.

El artículo 4to. del Código Electoral caracteriza al voto como “El voto es universal, libre, directo, igual, secreto, personal e intransferible. En caso de duda en la interpretación de este Código se estará siempre a lo que sea favorable a la validez del voto, a la vigencia del régimen democrático representativo, participativo y pluralista en él que está inspirado, y asegurar la expresión de la auténtica voluntad popular”

Las primeras seis características son proyecciones de las características del sufragio moderno vistas más arriba. Respecto de la última característica mencionada por nuestra ley electoral, el voto en el Paraguay es admitido solo cuando el elector en persona lo emite personalmente o valiéndose de una persona de confianza, en caso de sufrir impedimento físico. No está admitido por nuestro Derecho el sufragio por correo o por mandatarios, que se aplica en ciertos países europeos.
Clasificación de los tipos de votos

La doctrina clasifica a los tipos de voto según su expresión material o según sus efectos.

De acuerdo con el criterio de expresión material

Puede distinguirse entre voto público y secreto, voto único y múltiple, voto nominal y de lista, y voto personal, por correo y por delegación.

Solo a título de comentario se menciona la primera distinción material (voto secreto y público), puesto que, en la actualidad, la norma es garantizar el carácter secreto del sufragio y, por ende, de su expresión material que es el voto. Aún así, continúa existiendo el voto público en ciertos órganos deliberativos como el Congreso. Aquí otros fundamentos sostienen la publicidad del voto. Pero el voto público como expresión del sufragio ciudadano hoy día es insostenible.

  1. Voto único

Cuando el elector solo ha de emitir un voto, con independencia del número de escaños que se haya de elegir en la circunscripción. Suele ir acompañado de la circunscripción uninominal o (si se trata de circunscripción plurinominal) de lista cerrada y bloqueada (Nohlen, Ibíd., p. 119/120).

Una variante de voto único es el voto alternativo, a través del cual se permite al elector señalar a qué candidato elegiría en caso de que su primer candidato no consiga alcanzar el número de votos necesario. Esta modalidad aplicada en Australia, por ejemplo, permite adicionalmente transferir los votos sobrantes de un candidato ya elegido, a las segundas y terceras preferencias que se asienten. Se lo conoce también por su nombre en inglés: single transferable vote.

  1. Voto múltiple

Cuando el elector tiene la posibilidad de emitir tantos votos como escaños se elijan dentro de una circunscripción. (Ibíd., p. 120) aunque, en principio, solo no puede darse más que un voto a cada ciudadano. Este tipo de voto, por lo general, va unido a las circunscripciones plurinominales y a las listas cerradas y no bloqueadas y abiertas. Son variantes del voto múltiple, el voto limitado (donde el elector no dispone de tantos votos como escaños se disputen en una circunscripción), y el voto acumulativo (donde el elector tiene la posibilidad de dar varios de los votos de que dispone, a un solo candidato).

c. Voto nominal

Es el que va dirigido a un candidato individual.

  1. Voto de lista

Se expresa a favor de un grupo de candidatos. Muy relacionado con esto está el tipo de circunscripción en la cual se realiza la elección (si es uninominal o plurinominal) y sobre todo la forma de la candidatura (individual o de lista).

e. Voto personal

Es el propio elector el que realiza su voto en el colegio electoral de su jurisdicción. En tanto la legislación no permita el voto por delegación o correo, es el modo natural que asume la votación de los electores.

f. Voto por correo

Cuando el elector se encuentra ausente de la circunscripción que le corresponda el día de los comicios o por razones de salud no puede trasladarse al local de votación, emerge el voto por correo como el medio práctico a través del cual se soluciona la imposibilidad material de votar. Aun en estos casos, el voto sigue teniendo carácter personal.

g. Voto por delegación

Es cuando la ley autoriza expresamente esta posibilidad en aquellos casos en los cuales el elector no pueda hacerlo personalmente, que es lo normal, por lo cual autoriza a otra persona que vote en su nombre. La legislación inglesa lo autoriza para aquellos casos en que civiles y militares se encuentran fuera del país o en altamar por razones laborales.

De acuerdo con sus efectos

Considerando los efectos del voto, puede éste ser:

a. Directo: Cuando los propios electores eligen a sus candidatos, sin que medie la voluntad de terceras personas.

b. Indirecto: Cuando los electores eligen, no a los candidatos, sino a “compromisarios” que realizarán la elección de los candidatos. Este tipo de elección era corriente en las democracias del siglo XIX y continúa ocurriendo en la actualidad en los EEUU. La constitución política paraguaya de 1870, como expresión del modelo liberal decimonónico, establecía el voto indirecto de los ciudadanos. En ese caso, quienes realmente eligen son los convencionales o compromisarios. Con la Constitución de 1940, la elección de las autoridades se produjo directamente por el voto de los ciudadanos.

c. Voto de aceptación

El voto absoluto o de aceptación ocurre cuando el elector está limitado a elegir entre las alternativas y candidatos ofrecidos por las nucleaciones de representación ciudadana como los partidos y/o movimientos políticos. En las candidaturas de lista, sobre todo y, puntualmente aquellas que sean cerradas y bloqueadas, el elector no puede sino pronunciarse positiva o negativamente por cada lista propuesta por los partidos políticos.

d. Voto ordinal o preferencial

Cuando el elector puede matizar su voluntad marcando más sus preferencias sobre los candidatos sometidos a su consideración. Un ejemplo de esto lo constituye el sistema de voto preferente o single vote transferible, donde se invita al elector a ordenar sus preferencias entre los candidatos sometidos a su consideración. Gana el candidato que sobrepasa determinado cociente electoral, pero cuando el candidato del elector ha obtenido más votos de los requeridos para ganar, se asigna, en este caso, el voto a la segunda o tercera preferencia que exprese.

También hay un voto ordinal en el panachage o voto combinado entre listas, en virtud del cual el elector puede borrar los candidatos de una de ellas y sustituirlos por los de otra, llegando así a confeccionar su propia lista. Es en este sistema de votación donde el principio de libertad inherente al sufragio se halla en su máxima expresión, no sometido a ningún tipo de imposiciones partidarias.

Todas estas son posibles alternativas de votación que se dan en los distintos ordenamientos del mundo. En nuestro país, el voto es secreto –como debe ser- y directo, como la mayoría de los ordenamientos políticos de la región. Es también único, en principio de carácter personal (salvo el caso de los impedidos físicos), intransferible y por último, absoluto o de aceptación, en el caso de candidaturas de listas
Capítulos I y II del Libro III del Código Electoral.

LIBRO III

EL PROCESO ELECTORAL

TITULO I

DE LOS DERECHOS Y DEBERES DE LOS ELECTORES

CAPITULO I

DERECHO DE SUFRAGIO ACTIVO

Artículo 89.- El derecho de sufragio se ejerce personalmente, de manera individual, en el distrito en que el elector se halle inscripto y ante la mesa electoral que le corresponda, sin perjuicio de las disposiciones sobre el voto de los interventores. Nadie puede votar más de una vez en las mismas elecciones.

Artículo 90.- Para ejercer el derecho a sufragar es preciso que el elector se halle inscripto en el Registro Cívico Permanente.

Artículo 91.- No podrán ser electores:

a) Los interdictos declarados tales en juicio;

b) Los sordomudos que no sepan hacerse entender por escrito o por otros medios;

c) Los soldados conscriptos y clases de las Fuerzas Armadas y Policiales y los alumnos de institutos de enseñanzas militares y policiales;

d) Los detenidos o privados de su libertad por orden de Juez competente;

e) Los condenados a penas privativas de libertad o de inhabilitación electoral; y,

f) Los declarados rebeldes en causa penal común o militar.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32

similar:

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconIi. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconElección de representantes de los consejos comunitarios y organizaciones...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El icon2 Elección de los gobernantes y de los representantes de los ciudadanos

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconAceptación de condiciones para ser inscrito como candidato avalado...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconDerecho de representacion de indigena en cargos de eleccion popular

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconInhabilidades e impedimentos en cargos de eleccion popular de las entidades territoriales

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconElección de representantes

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconNos los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconNos los representantes del pueblo de la Nación Argentina reunidos...

Elección de representantes o personas para los cargos públicos. El iconX elección de sus representantes






© 2015
contactos
ley.exam-10.com