El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner






descargar 158.55 Kb.
títuloEl discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner
página6/8
fecha de publicación27.06.2016
tamaño158.55 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8

Quiero decir también que el salario mínimo lo cobra solamente el 9 por ciento de los docentes. ¿Por qué? Porque una cosa es la cantidad de docentes y otra cosa son los cargos docentes. Hay aproximadamente 998.000 docentes físicos, personas físicas, pero hay aproximadamente 1,5 millones o 1,6 millones de cargos, con lo cual la proporción de cargo por docente es de 1,53. Eso de cargos, sin contar suplencias. Si uno va al marco de las suplencias se encuentra con situaciones francamente preocupantes. El promedio nacional de ausentismo, es decir de cargos docentes que se requieren cuando el docente titular o el mismo suplente por equis motivo no va, es de 24,18 por ciento. Un cuarto de la masa salarial que se paga en la República Argentina en materia de docentes se paga dos veces. ¿Se entiende? Porque le estoy pagando al que está en el cargo y que por alguna situación no está presente frente al aula, es decir que no está dando las horas cátedra, y al suplente. Esto en algunas provincias alcanza valores preocupantes. Voy a mencionar el caso de mi provincia para que nadie se sienta identificado, pero hay otra provincia donde el ausentismo es todavía más alto. En mi provincia, que tiene el salario docente más importante de todo el país –en bruto, 4.599 para el que recién se inicia–, el ausentismo llega al 47,12 por ciento. Ahora están trabajando porque están recuperando… Pero, claro, no se pudieron pagar todos los sueldos. Esta es la Argentina y la forma de funcionar que tenemos todos, y me incluyo. Parece que tenemos que tocar fondo o hacer agua para tomar conciencia del mundo o de las cosas que se han hecho mal y que no se debieron hacer. Por eso yo pido mucha colaboración, porque además la Argentina, como estado federal, tiene la responsabilidad de las universidades; esa sí es responsabilidad del gobierno federal, y la verdad es que hemos dedicado a nuestras universidades y al mejoramiento de los salarios de sus investigadores cifras más que importantes. En el presupuesto tenemos 16 mil millones de pesos de masa salarial docente. Y tenemos en la Universidad una evolución del salario del 724 por ciento. El salario de un ayudante de primera con dedicación semiexclusiva −20 horas semanales− era de 278 pesos en 2003, y en 2011 ascendió a 2.300 pesos. El aumento, el año pasado, fue del 25 por ciento. En la Universidad, un ayudante de primera con dedicación exclusiva −el doble de horas que el de dedicación semiexclusiva, es decir, 40 horas semanales−, cobraba 541 pesos en 2003, y hoy percibe casi 4.000, exactamente 3.948 pesos. Y un titular con dedicación exclusiva −40 horas semanales− ganaba 844 pesos, y hoy gana 6.455 pesos. O sea que tuvo un 664 por ciento de aumento. Sin importar el índice con que midan la inflación, no les da para no poder reconocer el increíble incremento del poder adquisitivo que han tenido los salarios de todo el sector público y, específicamente, del sector docente. En el caso de los trabajadores de la Universidad, de los 698 pesos que ganaban por convenio colectivo, pasaron a 7.733 pesos, o sea, un 1.010 por ciento de aumento. Esos son los valores de la categoría 3, con una antigüedad promedio de 3 años, valores en bruto. No digo que sean la panacea, no digo que sean perfectos, pero para trabajadores que gozan de estabilidad frente al resto de los trabajadores −a quienes, por ejemplo, cuando no anda la fábrica, se baja la persiana y los echan−; por el tiempo que deben dedicar diariamente, es decir, 4 horas, frente a la jornada laboral obligatoria de 8 horas de cualquier trabajador; frente a la suerte −siempre fue así y está bien que lo sea− de contar con 3 meses de vacaciones, cuando hay trabajadores que tienen vacaciones mucho más reducidas; con el esfuerzo de dotar a nuestros alumnos de netbooks..., ¿cómo es posible que cada vez que nos tenemos que reunir con sus dirigentes sólo hablemos de salarios, y nunca de qué pasa con los pibes que no tienen clases? Eso es lo que yo quiero cambiar de la cultura. (Aplausos.)

Hemos repartido casi 2 millones de netbooks, gracias a una inversión extraordinaria del Estado, entre docentes y alumnos para mejorar los procesos educativos. Por eso les pido colaboración y, fundamentalmente, que reflexionen acerca de los valores que representan; sobre todo, porque son los valores de la escuela y de la Universidad públicas. Y hablando de la Universidad pública, contaré una anécdota que no le va a gustar al doctor Sileoni. Quiero contarles una anécdota que me pasó. Yo controlo todos los días el mercado de cambios. Controlo todo e, igualmente, se me pasan cosas, porque es imposible controlar todo. Todos los días controlo el tipo de cambio, las paridades cambiarias, cómo estamos con el real, compradores y vendedores en el mercado único de cambios... Y veo de repente en el mercado único de cambios, hace muy pocos días −lo llamé al doctor Sileoni por teléfono−, que una universidad pública había adquirido 2 millones de dólares para atesoramiento de billetes. Parecía "Argentina año verde": una universidad pública comprando el máximo de dólares permitido por las normas regulatorias del Banco Central para atesorar billetes. Lo llamé al doctor Sileoni y le dije "Alberto, escuchame, ¿viste que una universidad −no voy a decir cuál, ya se enterarán de todas maneras; es de la provincia de Buenos Aires− compró 2 millones de dólares?", a lo que me respondió "No puede ser". "Acá lo tengo, quiero que lo consultes", le dije. El doctor Sileoni consulta y sí, era para comprar un inmueble y un campo −se ve que la universidad se dedica a cuestiones agrotécnicas, lo cual me parece muy bien− de 100 hectáreas. Compraron 100 hectáreas a un precio que, aparentemente, es el que cuesta la hectárea en ese lugar. Obviamente, tomó cuenta la AFIP de los compradores y demás, porque no sabíamos si estaba declarada la venta o no lo estaba, y somos el Estado nacional. Lo único que falta es que el Estado nacional aparezca comprando dólares −a través de una universidad pública− y, además, evadiendo impuestos. Doy este ejemplo para que entiendan la cantidad de recursos con los que cuentan las universidades. ¿Ustedes se acuerdan que una de las propuestas, en 2001, era reducir el presupuesto de las universidades para mejorar las finanzas públicas? Hoy, una universidad de reciente creación cuenta con un spread de 2 millones de dólares para comprar un campo. ¡Qué Argentina que tenemos! (Aplausos.) Debo decirles que yo me enojé. La verdad..., las cosas que le dije al pobre Sileoni, quien no había comprado los 2 millones de dólares; pero fue como si los hubiera comprado. Él se comprometió a averiguar, y mandó todos los boletos, la documentación sellada, pasada por escribano público... Lo cuento como anécdota para que entiendan en qué país estamos viviendo, lo que hemos progresado y lo que nos falta progresar. Pero esto es, en fin, lo que nos pasa. Quiero también expresar, aprovechando la presencia del juez Baltasar Garzón, quien puso preso a Scilingo −el de los "vuelos de la muerte" (aplausos.)− y también tuvo que ver en la cuestión de Pinochet, que parece ser que en los países desarrollados se puede procesar a los tiranuelos de los países emergentes, de las "republiquetas", como nos consideran. Verdaderamente, su juzgamiento por haber intentado develar la tragedia del franquismo −los asesinatos y desapariciones del franquismo− es una afrenta no para el doctor Garzón, sino para la justicia universal que muchos dicen defender cuando se trata de países que ellos consideran de segunda. (Aplausos.) Quiero reconocerle, doctor Baltasar Garzón, en nombre no sé si de los 40 millones de argentinos, pero estoy segura que de millones y millones de argentinos, su rol en la defensa de los derechos humanos, que para nosotros es uno de los puntales de nuestra política y de nuestro proyecto de país. (Aplausos prolongados en las bancas y en las galerías.) (Manifestaciones en las galerías.)

También quiero decir, en honor al reclamo que he efectivizado –esto fue un comentario, no sé si se habrá llevado a cabo–, que me comentaron que la Cámara Federal de Casación Penal ha sacado una acordada, ayer. Es la última instancia en juicios de lesa humanidad y, como ustedes saben, constituía, en muchos casos, una barrera infranqueable dada la densidad de las causas y las triquiñuelas legales que todos los abogados sabemos que se pueden hacer con un código de procedimientos a mano y con jueces que consientan determinadas cosas. Sé que ha sacado una acordada, que creo que ha enviado, hoy, a nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación, por la que se establecen reglas que, respetando el debido proceso, como no puede ser de otra manera, permiten el juzgamiento, de manera que el próximo presidente al que le toque hablar, en este mismo lugar, el 10 de diciembre de 2015, no tenga que estar arrastrando, todavía, la rémora de los juicios por las tragedias que nos pasaron a todos los argentinos. (Aplausos en las bancas y en las galerías.) Quiero contarles algo, aunque por ahí se enojen mis hijos, pero no me importa. Hace pocos días, le hicieron un reportaje al ex general Videla... (Manifestaciones en las galerías.) No, no, por favor. Ya tiene bastante con la Historia. No necesita ningún silbido, con la Historia le alcanza y le sobra. (Aplausos.) Por favor, ayúdenme porque me cuesta. Me levanté a la mañana –leo todos los diarios– y le veo la cara, con un titular grandote en un diario muy conocido, matutino porteño, diciendo que los Kirchner fueron lo peor que les pudo haber pasado; una cosa así dijo; “los Kirchner fue lo peor que nos pudo haber pasado”. La verdad, sentí que la gran pena es que él no haya podido leer eso porque yo lo peleé mucho, el 24 de marzo de 2004, cuando en la ESMA tuvo un discurso muy fuerte. Yo le había dicho que lo escribiera porque se iba a poner nervioso y después lo peleé por algunas cosas y la verdad que cuando leí el reportaje, lo único que lamenté es no tenerlo cerca para pedirle perdón. Pero, ¿saben lo que hice? Agarré y llevé el diario allá, a Río Gallegos y se lo metí debajo de la bandera porque ese diario era de él. (Aplausos prolongados.) Finalmente, creo que la vida es la vida, ¿qué le vamos a hacer?

Quiero también anunciarles una tarea muy importante, el 28 de febrero de 2011 firmé el decreto 191, y acá lo observo al titular de la Corte que me sonríe. Ese decreto dispone la creación de una comisión para la reforma, actualización y unificación de los códigos civil y de comercio. En estos días la comisión la preside el titular de la Corte, el doctor Lorenzetti, la integran la señora vicepresidenta de la Corte, doctora Elena Highton de Nolasco y la jurista Aída Kemelmajer de Carlucci. A los tres, con el auxilio del Ministerio de Justicia de la Nación y también con la participación de las academias y de juristas, se les encomendó esta tarea y yo, la verdad, me siento un poco Napoleón porque en realidad no estamos ante un hecho legislativo. La comisión va a efectuar la presentación en mi despacho y luego, en el Museo del Bicentenario, se expondrá cuáles son los lineamientos fundamentales, pero hay cosas muy importantes que les quiero adelantar. Primero, estamos haciendo un acto de codificación y, obviamente, lo voy a tener que remitir como titular del Poder Ejecutivo a ustedes los legisladores.

No estamos ante un acto de legislación; estamos ante un verdadero acto de codificación, similar al que hizo Vélez Sarsfield, que tuvo inspiración en la codificación, que es una de las tareas más importantes que se le asignó a Napoleón Bonaparte. Los que hayan visitado la tumba de Napoleón Bonaparte pudieron observar que en uno de los recordatorios de sus principales obras, además de las batallas, obviamente, está precisamente haber sido el autor de la codificación civil francesa.

Yo, medio en broma medio en serio, le decía a los integrantes de la comisión que me iba a sentir Napoleón el día que les mandara el código. El código unificado realmente tiene importantes cosas, tales como por ejemplo sociedades de un solo socio. Se dice que los erechos deben ejercerse de buena fe –esto es un principio general– y que no se puede abusar de ellos. En el artículo 11 se dice que no se puede hacer abuso de la posición dominante en el mercado, tema muy importante para el control de los monopolios. Las sociedades de un solo socio, como dije recién, son muy importantes. En cuanto al divorcio, se simplifica para evitar las ficciones que hay que montar. Lo saben los abogados y lo saben los jueces. Se simplifica el juicio en los casos de divorcio, bastando la voluntad de uno solo de los cónyuges sin necesidad de expresar mutuo acuerdo. Se adopta también el sistema de convenciones prenupciales, contratos prematrimoniales, que van a permitir que las partes decidan y acuerden... Veo que algunos aplauden más que otros; no sé por qué será. (Risas) Pero bueno, no quiero meterme en la vida privada de nadie. Esto es vida privada; son derechos personales del Código Civil. También, entre otras, se reconoce una cosa que a mi criterio es muy importante, que son las uniones de convivencia. (Aplausos.) Porque hay mujeres que, luego de vivir durante mucho tiempo junto a un hombre, cuando envejecen –o no- las dejan de lado y sin ningún derecho. Estas cosas van a ser reconocidas para hombres y para mujeres. Ojo. (Aplausos.) Se abordará asimismo el tema de la reproducción humana asistida, que debe tener legislación. (Aplausos.) También la gestación por sustitución, sobre todo para aquellos casos en que, por más que haya fertilización asistida, la mujer está imposibilitada de concebir; se hará con control judicial, será motivo de discusiones –lo sé–, pero son discusiones que la sociedad tiene que dar, como dimos la discusión de matrimonio obligatorio... Porque vivimos en el siglo XXI, pero fundamentalmente... Quise decir matrimonio igualitario. ¿Saben por qué dije obligatorio? Por hacerme chistes cuando tratamos el tema. Me decían: “pero mire que no va a ser obligatorio, va a ser únicamente si se quiere”. Eso era para los que hacían tanta contra en este tema del matrimonio igualitario. Ustedes se acuerdan que una de mis promesas fue la ley de adopción. Prometí leyes como la penal tributaria, que fue aprobada; antilavado, que fue aprobada; promoción del software, que fue aprobada; peón rural, que fue aprobada, y propiedad de la tierra. ¿Por qué no hubo ley de adopción? Porque precisamente decidimos, cuando se constituyó la comisión, que por una cuestión de técnica y de orden legislativo la adopción debe estar dentro de los derechos personales del Código Civil. Por lo tanto, en términos de técnica legislativa, era mucho más conveniente que no fuera objeto de una ley particular sino que figurara como parte del Código Civil y completara el círculo de la familia. Porque, en realidad, lo que estamos haciendo es completar y proteger definitivamente a la familia y a los menores, que de esto se trata la legislación, o por lo menos de esto debiera tratarse. También se aborda el tema de la propiedad comunitaria indígena, tal cual lo marca la Constitución Nacional, pero estableciendo claramente que la propiedad es de la comunidad indígena, que no puede ser transferida a terceros ni ser objeto de negocios. (Aplausos.) Se reconoce así el verdadero sentido que el legislador constituyente le quiso dar a la comunidad originaria aborigen, no para que se constituya en un negocio fuente de litigios. Por supuesto, son todas cosas absolutamente corregibles y perfectibles. Y está trabajando conjuntamente el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en el ordenamiento de todo lo que va a ser presentado en este Congreso.

Uno de los temas que también deberá abordar el Poder Ejecutivo es el incremento exponencial que ha tenido la importación de combustibles en la República Argentina, producto de la terrible caída de la producción de los últimos años. Hay gráficos que realmente impactan porque marcan puntos de inflexión. El punto de inflexión de mayor producción de YPF se dio en 1999; el año anterior había sido desnacionalizada. Quiero detenerme un poco en este tema porque lo conozco muy de cerca por lo que tuvo que afrontar Santa Cruz, como provincia productora de hidrocarburos, al igual que el resto de las otras nueve provincias cuando se sancionó la ley de privatización y federalización de los hidrocarburos. Cuando dirigió la empresa el señor José Estenssoro, pese a estar en mis antípodas ideológicas, debo reconocer que hizo una tarea en materia de producción que llevó a YPF a la producción más alta en 1998. Nunca se supo claramente a qué se debió su muerte. Tengo mis propias teorías que, como son teorías, no las puedo comprobar y no las voy a decir.
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconDiscurso de Investidura: Cristina Kirchner

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconSra presidenta de la nacion dra. Cristina fernandez de kirchner s / D

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconLa popularidad de Cristina Fernández de Kirchner aumentó con la expropiación...

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconCursos de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, es un paso...

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconComunicado conjunto por ocasião da visita oficial da Presidenta da...

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconExigimos el juicio político a Cristina Fernández de Kirchner Por...

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconExigimos el juicio político a Cristina Fernández de Kirchner Por...

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconExigimos el juicio político a Cristina Fernández de Kirchner Por...

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconTexto completo del discurso expuesto

El discurso completo de Cristina Fernández de Kirchner iconHungría Historia Universal Contemporánea Prof. Cristina M. E. de...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com