Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia.






descargar 271.97 Kb.
títuloResumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia.
página3/6
fecha de publicación20.06.2016
tamaño271.97 Kb.
tipoResumen
ley.exam-10.com > Derecho > Resumen
1   2   3   4   5   6

Resultados del análisis contextual

El análisis del Nivel de Sistemas de Suiza muestra que este país se sustenta sobre sólidas bases democráticas (la primera Constitución Federal Suiza fue aprobada en 1848 y continúa hasta hoy día sin interrupción) basada en su estabilidad económica e histórica (permaneció neutral en la II Guerra Mundial) y la inclusión social3. En este contexto, los medios de comunicación poseen un rol primordial en el ejercicio de la democracia directa debido a que ofrecen a los ciudadanos con derecho a voto la información necesaria para crear sus propias opiniones sobre qué está pasando alrededor de ellos. De este modo, los medios muestran su apoyo y orientación al “bien común” de la población, “sirviendo como instrumento de discusión pública y representación de los intereses de los diversos grupos sociales, económicos y políticos” (Hallin y Mancini, 2004: 143). Esta implicación social les lleva a mantener un fuerte vínculo entre los periodistas, los medios, los políticos y los partidos políticos, conservando “el paralelismo entre el periodismo y el poder político que ha perdurado durante casi todo el siglo XX” (Hallin y Mancini, 2004: 160).

El periódico más antiguo aún vigente, el Zürcher Zeitung fundado en 1780 (Meier, 2004), fue publicado bajo el sello de “prensa de partido”, postura con la que los periódicos mantenían una relación muy cercana con los partidos políticos, la iglesia, las instituciones sociales, etcétera (Hallin y Mancini, 2004). “Este paralelismo político es todavía evidente en este pequeño Duz-Land” (Blum, 2005: 125) debido a la orientación política de los medios impresos en la selección de noticias. Sin embargo, desde la década de los años 70 del siglo pasado ha ido surgiendo un efecto despolitizador en los medios de comunicación (Hallin & Mancini, 2004), especialmente entre los medios públicos, más enfocados en la idea de servicio público. Además, “los cambios sociales surgidos en los años 60 llevaron a una primera ola de concentración mediática, diezmando principalmente la prensa de partido que operaba en pequeñas áreas y fomentando los periódicos producidos en las principales ciudades” (Meier, 2009: 592).

Suiza es uno de los países con mayor tradición periodística en el mundo (Blum, 2003). Prueba de ello es que el periódico Neue Zürcher Zeitung (NZZ), publicado con este nombre desde 1821, es el segundo más antiguo en Europa aún activo, y el temprano desarrollo de los medios audiovisuales, ya que en 1911 fue aprobada la primera licencia de radio y en 1921 la primera estación de radio comenzó a emitir.

A pesar de la larga tradición periodística, Suiza -comparada con sus vecinos- es considerado un país de pequeño tamaño (Meier y Saxer, 1992). Aunque, a pesar de tener tan solo un área de 41,293 km2-, sus características geográficas y su diversidad cultural y política presentan un paisaje mediático denso y variado (Meier y Schanne, 1994). Además, la estructura mediática suiza es multilingüe (Alemán, Francés, Italiano y Romanche). Como resultado, las cuatro regiones lingüísticas también conforman cuatro mercados distintos para los medios de comunicación (Blum, 2003). Las características físicas, sociales, políticas, geográficas y lingüísticas del país han provocado que los ciudadanos se encuentren dispersos, por lo que para los miembros de un grupo ha sido esencial tener que leer el periódico y estar informado de los asuntos de la comunidad (Hallin y Mancini, 2004). Este aspecto se encuentra fuertemente arraigado dentro de la población suiza, proporcionándoles un alto nivel de madurez comunicativa, acceso a la información y participación en los asuntos sociales y políticos.

A las altas posibilidades legales y estructurales de autorregulación de los medios, de acuerdo a Hallin y Mancini (2004), en Suiza se unen los altos niveles de profesionalismo de los periodistas y de profesionalización del periodismo. En este país, los estatutos de la profesión se establecieron relativamente pronto. Ya en 1972, estos planteaban el derecho a la libertad de expresión y laboral, la obligación de los periodistas de ejercer sus prácticas profesionales de forma veraz, etc. Además, el Consejo de Prensa de Suiza se fundó en 1977, siendo responsable de la información expuesta en los medios y estando a favor de los principios de ética periodística que ya aparecían en los estatutos pero que eran de cumplimiento voluntario (Meier y Schanne, 1994).

Tras la aprobación de los estatutos profesionales se establecieron los requisitos para la formación de los periodistas. A pesar de que sigue manteniendo su vigencia debido a la importancia de los estándares éticos y la identidad profesional, esta posee un rol secundario a nivel legal (Hallin y Mancini, 2004). Por ello, no existe ninguna norma formal estricta y establecida respecto a la formación profesional periodística en Suiza. Así que el país cuenta con un campo profesional abierto que deja desprotegido el título de Periodista (Meier y Schanne, 1994), aspecto que sigue aún vigente en la segunda década del siglo XXI.

Dentro del Nivel de Institución se observa que los medios disfrutan de una alta capacidad de autorregulación. Desde un principio, los medios impresos se mantuvieron como instituciones libres donde el Estado no pudo intervenir. Gran parte de culpa la tuvieron hechos como que la libertad de prensa fuera proclamada en 1789 (Blum, 2003) y ratificada en 1830 durante el “movimiento de regeneración” en Suiza. Además, con la llegada de los medios audiovisuales, y tras el monopolio estatal de estos, la legislación de los medios se estructuró bajo la aprobación de la Constitución Federal del 1 de junio de 2000, conteniendo las tres principales leyes relacionadas con los medios: Artículo 16, que provee la libertad de expresión e información; Artículo 17, que expresa la libertad de los medios y Artículo 93, que regula la radio y la televisión (Meier, 2004).

Hoy en día, en Suiza existe la Ley Federal de Radio y Televisión (RTVG)4 aprobada el 1 de abril de 2007. El 26 de septiembre de 2014, el Parlamento aceptó la revisión parcial de esta ley, estipulando los nuevos impuestos que debían asumir los medios audiovisuales5. Y el 14 de junio de 2015 la población votó sobre su enmienda debido a que el Gobierno Federal deseaba revisar las licencias y la redistribución de los subsidios estatales dados a los medios6.

La capacidad de autorregulación de los medios está apoyada en la alta estandarización de los procesos dentro de estos y al consenso entre las normas y los comportamientos de los periodistas, enfocados especialmente en el interés común y los altos niveles de autonomía profesional (Oller y Meier, 2012). Los consensos que se crean facilitan las relaciones entre los periodistas en las distintas jerarquías dentro de las organizaciones, favoreciendo los procesos de trabajo horizontales y colaborativos.

Respecto a la línea editorial, los medios escritos -todos de propiedad privada- muestran, aún hoy, su orientación política en la selección de las noticias y en su paralelismo político. Sin embargo, los medios audiovisuales -de propiedad pública- tienden a tener una línea editorial social. La principal tensión estructural en el sistema de medios audiovisuales suizo es la lucha entre los federalistas y los centralistas desde que la Corporación Audiovisual Suiza (SBC)7 fuera fundada en 1931. Junto a esto, el temor a unas excesivas influencias políticas en el control de los medios retrasó la introducción de la televisión hasta finales de 1950; que junto a la radio “han monopolizado los servicios públicos desde 1931 a 1983” (Meier, 2004: 256). A partir de este año comenzó el proceso de privatización de los medios audiovisuales. No obstante, la aprobación de la Ley Federal de Radio y Televisión (RTVG) en 1984, que se hizo efectiva a partir de 1992, permitió que los ciudadanos estuvieran provistos de los servicios básicos de radiodifusión y una nueva era en la política del sistema mediático suizo comenzara (Meier, 2004), principalmente en los medios audiovisuales. Un ejemplo de ello es que este país fue uno de los primeros países en realizar la transición digital en 2007 (Campos-Freire, 2013).

En Suiza no existe una tendencia u orientación al mercado muy destacada porque los medios audiovisuales son de propiedad pública y reciben subvenciones del Estado. Sin embargo, el país exhibe una tendencia similar al del panorama televisivo del resto de Europa que muestra “una pérdida gradual de la relevancia e influencia de la televisión pública debido a la fuerte competencia del sector privado, al gran dinamismo de la televisión privada y a las dificultades legales y organizativas a las que se enfrentan las cadenas públicas con su reestructuración […]. Ejemplo de ello es que la SRG-SSR, que están compuestas por doce redes audiovisuales en los cuatro idiomas oficiales, aprobó un plan estratégico para el periodo 2010-2014 para congelar el gasto y la inversión” (Campos-Freire, 2013: 103).

A pesar de las dificultades, actualmente, según los datos provistos por la ICLG8 (2015), el servicio público gestionado por la SRG SSR, financiado a través de la recaudación obtenida de las tasas de las licencias y de la publicidad, está compuesto por canales de televisión y radio divididos entre las cuatro regiones lingüísticas que componen Suiza: dos canales de televisión y cuatro de radios en la región francesa; tres de televisión y seis de radio en la alemana; dos de televisión y tres de radio en la italiana y uno de radio en la romanche. Además, el sector público en el país cuenta con cincuenta licencias de estaciones de radio regionales y catorce de canales de televisión, cuarenta y dos estaciones “menores” de radio y ciento cinco de televisión. Destaca que no existe un canal público o privado de difusión nacional, aunque el mercado está liberalizado y abierto a inversiones extranjeras.

La prensa escrita se vende principalmente a través de subscripción -especialmente en la región lingüística alemana-. Situación que permite a los diarios nacionales no depender de las ventas, y competencia directa, en los quioscos o puntos de distribución. Pero hoy en día, la gran competencia procede de la información generada por la red -internet- y los periódicos gratuitos que mantienen un positivo desarrollo, mientras que los diarios de pago continúan perdiendo lectores (Blum, 2003).

Los periodistas, al igual que los ciudadanos, gozan de altos niveles de acceso a la información. Evidencia de esto es que año tras año incrementa el número de individuos que usan sus teléfonos móviles con conexión a internet. Por ejemplo, en febrero de 2013 el 58% de los dueños de un teléfono móvil lo utilizó para conectarse a internet. Y en 2014 el 23% de la población suiza tenía una tablet y un teléfono móvil con conexión a internet (ICLG, 2015).

Con respecto al Nivel de Actor, a principios del siglo XXI las mujeres estaban representadas en todas las áreas del periodismo excepto en deporte con un porcentaje cercano al 27% (Marr y col, 2001), mientras que en 2008 llegaban ya al 35%. Estos datos muestran como la proporción de mujeres periodistas en Suiza va incrementándose (Bonfadelli y col., 2011), siguiendo la tendencia generalizada en todo el mundo.

La edad media de los periodistas suizos ha ido aumentando ligeramente durante los últimos diez años, de 41 a 43 años. Además, la diferencia de edad de acceso a la profesión ha aumentado ostensiblemente, pasando de 26,5 años en 1998 a 33,5 en 2008 (Bonfadelli y col., 2011). Con base en su formación, los periodistas suizos están divididos en tres grupos: los principiantes más jóvenes (hasta 35 años), los establecidos (de 35 a 44 años) y los expertos (a partir de los 45 años) (Marr y col., 2001).

A pesar de la división basada en la formación, en la actualidad, gran parte de los periodistas en el país no cuentan con una educación específica en periodismo. Muestra de ello es que a principios del siglo XXI el número de graduados en periodismo en la universidad no pasaba el 44%. Más aún, solo el 17% había completado los estudios en periodismo (Marr y col., 2001). Sin embargo esta tendencia está cambiando, Bondafadelli y col. (2011: 14) señalan que “durante los pasados diez años, la creación de las nuevas universidades en Suiza elevó el número de periodistas con formación universitaria en periodismo hasta el 56% en 2008”. Además, matizaron que existen otros caminos para recibir la formación de periodista.

Existen otras diferencias entre los periodistas según el cantón, la región idiomática y el comportamiento de los consumidores. Por otra parte, algunas de estas se reflejan en la edad, ya que “los más jóvenes poseen una visión más comercial de la profesión debido al declive de las buenas condiciones de trabajo -a pesar de que los salarios se mantienen bastante altos- y a que los medios están atravesando una crisis fundamental y estructural que los enfrenta a enormes desafíos” (Bonfadelli y col., 2011: 18).

Adicionalmente, los periodistas mantienen posturas políticas moderadas gracias a las políticas de las organizaciones de medios tendentes a ofrecen equilibrio e igualdad de oportunidades a los actores políticos a la hora de presentar sus programas e ideas, siempre que estos no se conviertan en simples mensajes propagandísticos. Por ejemplo, según Armingeon, Linder y Zohlnhöfer (2014), los políticos de derechas a veces se quejan de que los periodistas dan mayor cobertura a los de centro izquierda. Pero, sin embargo, existen pocas evidencias sustanciales de este posible sesgo; aunque es difícil encontrar a periodistas que estén del lado del partido populista de derechas Swiss Volk Partei (SVP). Finalmente, existe una idea generalizada de que la imagen, los roles y las ideas de los periodistas deben alinearse con el concepto tradicional y clásico de periodismo cuya función principal es la de informar (Saxer, 1992).

    1. Resultados de España


5.2.1. Resultados del análisis de las dimensiones

Los periodistas españoles ejercen el rol intervencionista y tienden a situarse en el polo opuesto al Gobierno: “La sociedad debe estar bien informada y, además, el periodista debe procurar que los que ostentan el poder no vayan demasiado lejos” (18). Este aspecto de desconfianza con respecto a los centros de poder se acentúa aún más, ya que para el 60% el periodismo se presenta con una máxima basada en su rol de “perro guardián”. Según ellos, el periodismo debe poner las cartas sobre la mesa en situaciones precarias: “El papel más importante de los periodistas es denunciar y sacar a la luz lo que permanece oculto” (16); “Un periodismo que no intente controlar a los poderes, no tiene sentido” (33). De modo que el contacto entre periodistas y los centros de poder queda determinado por se basa en una relación de intereses mutuos determinada por el cinismo: “Se trata de una lucha entre iguales” (39).

Los entrevistados ven a su público como consumidores debido a la marcada influencia del Mercado. Muestra de ello es que dos terceras partes mantienen como algo importante la elección de los temas, ya que esto será decisivo a la hora de “vender” su información: “Por ello se suelen elegir los temas más cercanos a los lectores en su día a día” (15); “En función de la audiencia escribes o haces las cosas de una forma u otra” (36).

A pesar de ello, respecto a los contenidos de entretenimiento existe un concepto generalizado bastante negativo: “El entretenimiento actual, bajo mi punto de vista, deja bastante que desear” (31 y 35). Aunque lo ven necesario en algunos casos siempre que “se mantenga un equilibrio entre el entretenimiento y la información” (37) o que “se intente dar formación e información de forma entretenida y no aburrida” (36). De forma que para los periodistas españoles es importante la función lúdica y de entretenimiento de los medios de comunicación ya que de otra forma se presentarían como algo demasiado aburrido: “Debemos intentar dar formación e información entretenida y no aburrida” (36). Pero matizando entre el ‘buen’ y el ‘mal’ entretenimiento: “Yo trabajo en información y lamentamos que un trabajo que cuesta mucho tiempo preparar pueda irse al traste porque en un programa de tertulianos, que ‘saben de todo’, se carguen esta información porque a la hora de opinar se basen en los cuatro tópicos” (30); “El entretenimiento actual, bajo mi punto de vista, deja bastante que desear” (31 y 35).

Los periodistas españoles entrevistados son bastante escépticos respecto al concepto de objetividad como ideal filosófico dentro del periodismo. El 90% comenzó hablando sobre el tema dejando claro que la objetividad absoluta, como tal, no existe: “En la facultad tuve un profesor que lo primero que nos dijo fue que la objetividad no existe. La objetividad como tal no existe porque no se pueden abarcar todos los ángulos de una situación” (32); “La objetividad absoluta no existe porque un periodista debe tener una intención (positiva) de trasladar la información” (30). Así que esta fue definida como “utopía” (13 y 37) o “la mentira” (18).

Finalmente, dentro de las redacciones los métodos objetivos más utilizados son ‘el contraste de opiniones e informaciones’ y el ‘planteamiento de distintos puntos de vista y perspectivas’: “Yo intento dar todas las partes y que cada uno saque sus conclusiones” (36); “Si das una visión política debes dar también la del otro. Dar las distintas visiones” (39); “Contrastar las informaciones. Contrastar con al menos tres fuentes” (37).
1   2   3   4   5   6

similar:

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconResumen la aparición de problemas de índole medioambiental que afectan...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconResumen: Las tecnologías de la información y las comunicaciones juegan...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. icon¿Qué caracteristicas del sistema politico mexicano surgidos en el...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconFundado en México el año de 1945, Grupo Bimbo es hoy en día una de...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconLa materia se encuentra organizada en diferentes estructuras, desde...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconTaller filosófico el logos
«filósofos de la naturaleza» porque, ante todo, se interesaban por la naturaleza y por sus procesos. Ya nos hemos preguntado de dónde...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconResumen Estudiar la cultura es en los tiempos actuales, parte fundamental...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconCómo se puede explicar que el agua influyera en el desarrollo y evolución...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconLa parte de lujos para auto se está fomentando día tras día gracias...

Resumen En todo el mundo las investigaciones comparativas en periodismo continúan aumentando. Cada vez más, la muestra está compuesta por países que no forman parte de la denominada cultura periodística occidental, que hasta hoy día ha actuado como referencia. iconLa discriminación es un estilo de vida que se ha ido arraigando cada...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com