Taller internacional sobre administracióN






descargar 102.87 Kb.
títuloTaller internacional sobre administracióN
página1/3
fecha de publicación20.06.2016
tamaño102.87 Kb.
tipoTaller
ley.exam-10.com > Derecho > Taller
  1   2   3


S

WIPO/INV/MTY/02/15

ORIGINAL: Inglés

FECHA: abril de 2002







INSTITUTO MEXICANO DE LA
PROPIEDAD INDUSTRIAL

ORGANIZACIÓN MUNDIAL
DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

INSTITUTO TECNOLÓGICO Y DE
ESTUDIOS SUPERIORES DE MONTERREY

TALLER INTERNACIONAL SOBRE ADMINISTRACIÓN
Y COMERCIALIZACIÓN DE INVENCIONES Y TECNOLOGÍA


organizado por
la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)

en cooperación con
el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI)

y
el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM)

Monterrey (México), 17 a 19 de abril de 2002

ACUERDOS DE LICENCIA PARA TECNOLOGÍA CREADA EN EL MARCO DE PROGRAMAS UNIVERSITARIOS DE INVESTIGACIÓN

Documento preparado por el Sr. Wayne H. Watkins, Vicepresidente Asociado
Encargado de Investigación e Investigador en Propiedad Intelectual,
Universidad de Akron


I. INTRODUCCIÓN1
1 Los acuerdos de licencia de tecnología y los acuerdos entre las universidades y la industria son hoy cada vez más frecuentes y los intereses económicos que conllevan son cada vez más elevados. En ese auge incide un gran número de factores, entre otros:


  • las necesidades y oportunidades que ofrece la financiación universitaria;

  • la competitividad industrial;

  • los objetivos del profesorado universitario;

  • el desarrollo económico de las comunidades;

  • los rápidos avances tecnológicos; y

  • la expansión de los sectores científicos y altamente basados en la tecnología.


2 La finalidad principal de esta ponencia es informar a los participantes en el taller acerca de la naturaleza, el alcance y la importancia de los acuerdos de creación y licencia en materia de tecnología entre las universidades y la industria y exponer ejemplos de acuerdos y propuestas para la solución de los frecuentes litigios que se plantean en relación con las disposiciones de esos acuerdos. A lo largo de la ponencia se aprecian dos conclusiones fundamentales: 1) las relaciones entre las universidades y las empresas van en interés de todas las partes interesadas; y 2) las universidades y la industria tienen las herramientas necesarias para solucionar en gran parte los frecuentes conflictos de intereses que se plantean en el marco de los acuerdos de licencia y otros acuerdos conexos.

II. CONTEXTO HISTÓRICO
3 La evolución de la historia y la última actualidad han configurado la cooperación entre la industria y las universidades. En los Estados Unidos de América, la Ley Morrill de 1862 supuso la creación de los llamados “land grant colleges” (universidades fundadas gracias a la concesión de tierras) con objeto de poner los nuevos avances tecnológicos en la agricultura y la ingeniería al servicio del crecimiento económico y la competitividad de los sectores agrícolas. Años más tarde, la Segunda Guerra Mundial y la “Guerra Fría” entre los Estados Unidos y la Unión Soviética fueron el punto de partida de nuevos acuerdos más heterogéneos entre la industria y los círculos académicos, lo que originó la inversión de miles de millones de dólares en investigación científica como prioridad nacional y supuso la creación de las universidades de investigación.
4 La aprobación de la Ley Bayh Dole (Nº 96 517) en 1980 supuso el inicio de una era extraordinariamente positiva de colaboración entre universidades de investigación, círculos gubernamentales y círculos industriales, con lo que se aceleró la transferencia de resultados de investigaciones de las universidades al sector comercial. En esa ley se aclaraban las funciones y responsabilidades que incumbían a esos tres interlocutores respecto de la titularidad y la comercialización de invenciones creadas en universidades con financiación federal; se generaron así importantes incentivos para la transferencia de tecnología2. Entre los logros más destacados que se alcanzaron gracias a la Ley Bayh Dole se encuentran los siguientes:


  • el establecimiento de una política federal uniforme en materia de invenciones;

  • la autorización de las universidades para conservar la titularidad de las invenciones desarrolladas en el marco de investigaciones financiadas a nivel federal;

  • incentivos para que las universidades colaboren con la industria a fin de promover la comercialización de invenciones;

  • el fomento de la preferencia por la industria manufacturera local; y

  • preservar el derecho del Gobierno a tomar medidas para velar por la debida diligencia en la comercialización por parte de los licenciatarios de patentes3.


5 Con la Ley Bayh-Dole se han obtenido resultados notables. La comercialización de tecnologías elaboradas en el marco de universidades a raíz de esa ley ha propulsado la industria de la biotecnología y ha supuesto importantes progresos comerciales en otros sectores altamente basados en la tecnología.
6 Otros factores explican también la creación y expansión de alianzas entre las universidades y la industria, a saber:


  • los progresos tecnológicos y el auge de los sectores científico y altamente basado en la tecnología;

  • aumento de la competitividad de las firmas extranjeras en los mercados de los Estados Unidos de América, junto con una pérdida de cuotas en el mercado internacional por parte de las compañías estadounidenses, lo que ha obligado a las compañías estadounidenses a encontrar formas de mejorar su competitividad por conducto de alianzas concertadas con universidades;

  • disminución del apoyo público y privado a actividades industriales de I+D4.


7 En virtud de la Ley de Transferencia de Tecnología de 1998 se autorizó a los laboratorios federales a concertar acuerdos de cooperación en materia de investigación y desarrollo con terceras partes, incluidas compañías privadas y universidades, a fin de generar incentivos adicionales para el desarrollo y la comercialización de tecnología5. Los Estados han creado una amplia gama de programas de cooperación con miras a promover el desarrollo económico mediante el fomento tecnológico6.

III. VENTAJAS DE LA COLABORACIÓN ENTRE LAS UNIVERSIDADES Y LA INDUSTRIA
8 Los esfuerzos que hoy se observan en la cooperación en el ámbito de la investigación y el desarrollo entre las universidades y la industria no tienen precedentes. Prácticamente todos los Estados y organismos federales financian hoy programas de cooperación tecnológica7. Tampoco se han registrado precedentes similares en lo que respecta a la financiación directa de la investigación en las universidades por parte de la industria8. Eso confirma, sin duda, que las ventajas redundan tanto en beneficio de las universidades como de la industria. En los acuerdos se parte de la base de que la colaboración aportará mayores beneficios a los participantes que los que se obtendrían con inversiones separadas. Los beneficios se aprecian en varios campos, como se expone a continuación:


  • Investigación básica - Por lo general se considera que la investigación básica es una de las funciones principales de las universidades mientras que la investigación y el desarrollo aplicados son una función más común de los laboratorios industriales. Los acuerdos de investigación con las universidades constituyen un porcentaje cada vez mayor de la investigación básica de la industria en la medida en que los presupuestos que las empresas dedican a actividades de I+D se reducen en razón de demandas de competitividad a corto plazo.




  • Estudios universitarios superiores - Los programas universitarios de investigación y pasantía financiados por la industria contribuyen a mejorar los estudios universitarios superiores al hacer que el profesorado y los estudiantes se familiaricen con los problemas industriales.




  • Toma de conciencia - La colaboración con la industria contribuye a que las universidades tomen conciencia de los problemas que afectan a la industria y a que se familiaricen con los problemas y los enfoques de la industria en relación con la investigación. Además, la colaboración con las universidades ayuda a los científicos industriales a mantenerse al tanto de la última actualidad en esferas científicas de base que ofrecen un interés estratégico para la compañía.




  • Eficacia en función de los costos - La colaboración, ya sea con una única entidad o en el marco de un consorcio, es un medio rentable de efectuar investigaciones pues los fondos invertidos se ven multiplicados con la contribución de otros participantes. Se puede así sacar partido de los limitados recursos de que se disponga.




  • Financiación del gobierno - Por su naturaleza, los acuerdos entre las universidades y la industria precisan obtener financiación federal con arreglo a determinados requisitos de competitividad. Por lo general, esos programas tienen por objetivo acelerar el desarrollo de tecnologías de importancia fundamental para la nación.




  • Oportunidades comerciales - A raíz de la Ley Bayh Dole se ha generado un sector de transferencia de tecnología creada en universidades en cuyo marco las universidades protegen la propiedad intelectual derivada de las investigaciones y conceden licencias a los fines de las aplicaciones comerciales. En el ámbito de la tecnología y de otros sectores científicos, se considera que las universidades son la fuente principal en lo que respecta a la creación de oportunidades comerciales9.



IV. DIFICULTADES QUE PLANTEA LA COLABORACIÓN ENTRE UNIVERSIDADES E INDUSTRIA
9 En la colaboración entre universidades e industria entran en contacto dos entornos muy diferentes. Las universidades desempeñan una misión social de educación, investigación y servicio sobre la base del libre intercambio de ideas y suministran acceso público a una fuente imparcial de información. Gracias a esa libertad académica, el investigador universitario puede consagrarse a programas de investigación sin objetivos definidos, colaborar con colegas y publicar con toda libertad los resultados de su investigación. Se diferencia así de la industria, cuyo objetivo es responder a las necesidades de los clientes, aportando el máximo de beneficios a los accionistas. Por consiguiente, cabe decir que los programas de investigación y desarrollo de la industria están orientados a la obtención de beneficios y limitan la publicación de resultados a fin de preservar la competitividad.
10 Es inevitable que del encuentro entre esos dos entornos diferentes surjan dificultades para los profesionales de la industria y de las universidades, en particular, en las siguientes esferas principales:


  • Propiedad intelectual – en virtud de la Ley Bayh Dole, la titularidad de propiedad intelectual que resulte de investigaciones financiadas por el Gobierno queda en posesión de la universidad que haya llevado a cabo la investigación. Las universidades desean quedar mencionadas en los resultados de las investigaciones a fin de velar por que los investigadores universitarios o los laboratorios puedan proseguir las investigaciones en ese ámbito. En los acuerdos de investigación que se conciertan con la industria, las universidades deben tomar medidas para preservar la posibilidad de difundir los conocimientos adquiridos a los estudiantes y al público. Ahora bien, las empresas patrocinadoras deben tener la certeza de poder utilizar los resultados de las investigaciones que financian en las universidades, para su explotación comercial.


Por lo que respecta la propiedad intelectual, se ha llegado a soluciones satisfactorias para ambas partes; de ahí los millones de dólares que invierte la industria anualmente en investigaciones universitarias. Por lo general, las universidades conservan los derechos de propiedad intelectual derivados de las investigaciones patrocinadas por la industria y suelen conceder varios de esos derechos mediante licencia a las empresas patrocinadoras. El alcance de esa licencia puede variar entre un derecho no exclusivo exento de regalías para utilizar los resultados en el plano interno hasta una licencia exclusiva basada en regalías para las aplicaciones comerciales. Ninguna de esas “soluciones” se adapta a todas las circunstancias por lo que las condiciones se negocian caso por caso.
11 El Instituto de Investigación Industrial y la Mesa Redonda Gobierno-Universidades-Industria han elaborado una publicación titulada Intellectual Property Rights in Industry Sponsored University Research: A Guide to Alternatives for Research Agreements, en la que se abordan esas cuestiones en profundidad y se exponen modelos de condiciones que pueden servir de base para la negociación de derechos de propiedad intelectual10.


  • Confidencialidad y publicación – a menudo, las universidades prefieren que las iniciativas de investigación se lleven a cabo de forma abierta y que los resultados de esas investigaciones se publiquen sin restricción alguna. En cambio, los patrocinadores industriales suelen pronunciarse en favor de una publicación limitada de los resultados de las investigaciones a fin de proteger la posición de la compañía como propietaria. También en ese sentido es menester llegar a una solución satisfactoria para todas las partes de modo que las universidades preserven su función de difusión de conocimientos a la vez que se responda a la necesidad de proteger la competitividad de las empresas patrocinadoras. Al negociar una solución satisfactoria para todas las partes en relación con la publicación, los patrocinadores tienen oportunidad de examinar y formular comentarios sobre los artículos propuestos con antelación a la publicación. El patrocinador puede así identificar la información de dominio privado que se divulgará en el artículo y aplazar la publicación durante un período determinado, por ejemplo, 60 días, con miras a presentar solicitudes de patente antes de la publicación y evitar la pérdida de derechos de patente en los Estados Unidos o en el extranjero.




  • Conflicto de intereses – los acuerdos concertados con la industria pueden ser fuente de conflictos de intereses, tanto por lo que respecta a los investigadores individuales de las universidades como en lo que concierne a la propia universidad. Los conflictos se plantean cuando los investigadores o sus instituciones tienen oportunidades de obtener beneficios financieros mediante la utilización privada de los resultados de las investigaciones o mediante acuerdos privados con compañías encargadas de la explotación de los resultados de las investigaciones. Esas oportunidades pueden perjudicar la objetividad de los investigadores y de las autoridades universitarias. El Gobierno ha elaborado una serie de normas encaminadas a velar por que los beneficiarios cuenten con políticas y procedimientos adecuados para prever y encauzar conflictos11.




  • Interés público – Además de la enseñanza de los estudiantes, la función principal de las universidades es la creación y difusión de nuevos conocimientos. Esa función reviste una importancia de tal envergadura para el interés público que las universidades y la industria han elaborado una serie de condiciones y modelos de interacción satisfactorias para ambas partes con miras a proteger esa función. La mayor parte de las universidades que colaboran con mucha frecuencia en acuerdos de investigación con la industria reciben un amplio grado de financiación federal para sus programas de investigación. Por consiguiente, con frecuencia, los resultados de las investigaciones financiadas a nivel federal repercuten en los acuerdos concertados entre las universidades y la industria. Se llega así a una situación en la que tanto los investigadores universitarios como los investigadores de la industria deben proteger el interés público que se deriva de la financiación federal.



V. ACUERDOS TIPO ENTRE LAS UNIVERSIDADES Y LA INDUSTRIA
12 Las universidades y la industria tienen cometidos muy diferentes por lo que los acuerdos que conciertan no están exentos de dificultades. En la colaboración que se entabla entre ambas partes existe una multitud de posibilidades, y cada “modelo” está encaminado a un objetivo diferente y ofrece beneficios específicos a los participantes en función del caso. A continuación se exponen seis opciones principales.


  • Investigación patrocinada – La financiación directa de las investigaciones universitarias por parte de la industria es la forma más frecuente que revisten los acuerdos de investigación. Lo más frecuente en esos casos es que las empresas patrocinadoras proporcionen financiación para una tarea específica durante un período limitado. Los resultados, como los informes, datos experimentales, programas informáticos o material también pueden ser objeto de especificación en el marco del proyecto patrocinado. Aunque la mayor parte de las universidades han elaborado acuerdos tipo para la iniciación de esos proyectos, algunas condiciones, como los derechos de propiedad intelectual, son negociables. El patrocinador espera obtener una licencia para utilizar y explotar los derechos de propiedad intelectual que se deriven de las investigaciones financiadas. En los acuerdos de investigación suele definirse la naturaleza y el alcance de la licencia.




  • Investigaciones en colaboración – La financiación federal de investigaciones realizadas en el marco de la colaboración entre las universidades y la industria ha alcanzado hoy un nivel sin precedentes. En algunos programas financiados a nivel federal se exige la colaboración entre las universidades y la industria como condición para obtener esa financiación. Los centros de investigación de las universidades y la industria, con o sin financiación federal, se financian también partiendo del requisito de que la investigación se lleve a cabo sobre la base de la colaboración12. En las investigaciones que se llevan a cabo en colaboración, los participantes tienen la posibilidad de multiplicar sus recursos limitados con miras al logro de objetivos de investigación beneficiosos para todas las partes. En cuanto a las condiciones de los acuerdos de investigación en colaboración, pueden quedar estipuladas en directrices de programas federales o ser objeto de negociación entre las partes para especificar los objetivos de las investigaciones, actividades tecnológicas conjuntas, la titularidad de los derechos de propiedad intelectual, el futuro desarrollo comercial de los derechos de propiedad intelectual, etcétera.




  • Consorcios – En los consorcios universitarios de investigación, las compañías participantes aúnan esfuerzos y recursos, a menudo a título de tasa anual, para respaldar las investigaciones en una esfera técnica de interés común para el grupo. En el marco de los consorcios, las empresas tienen la posibilidad de multiplicar sus inversiones financieras y se suministra un acceso rentable a proyectos precompetitivos de investigación genérica.



  • Concesión de licencias tecnológicas – A raíz de la Ley Bayh Dole se produjo un auge extraordinario de licencias universitarias de tecnología. La concesión de licencias de tecnología por parte de las universidades, como factor de fomento de la industria ha sido particularmente importante en sectores científicos como la biotecnología. Los acuerdos de licencias universitarias difieren de los acuerdos de investigación patrocinada en que el concesionario de la licencia ofrece una remuneración para obtener derechos de comercialización respecto de la propiedad intelectual de la que es propietaria la universidad. Esa retribución puede ser, concretamente, tasas de licencia y/o reembolso de los costos de la patente así como regalías sobre las ventas de los productos. Por lo general, la licencia otorga a la compañía el derecho a fabricar, utilizar y vender productos comerciales en virtud de los derechos de propiedad intelectual de la universidad; el alcance de la licencia (exclusiva o no exclusiva, duración, ámbito de utilización, etc.) se define en el acuerdo. Por último, en los acuerdos de licencia suele figurar una disposición de “diligencia debida” o de parámetros de rendimiento por lo que respecta al titular de la licencia; si no se satisfacen dichos parámetros, la universidad tiene la facultad de rescindir el acuerdo de licencia y recuperar los derechos respecto de la tecnología.



  • Nuevas compañías (Start up) – El estado embrionario de gran parte de las tecnologías creadas por las universidades, junto con la dificultad de reorientar a las compañías ya establecidas para que se centren en nuevas oportunidades que entrañan riesgos elevados ha conducido a una proliferación de empresas dedicadas a comercializar nuevas tecnologías (“start up”) o empresas dedicadas a comercializar los resultados indirectos de actividades de I+D (“spin off”) en torno a las principales universidades de investigación. Esas compañías se establecen para comercializar tecnologías universitarias, respecto de las cuales los derechos se obtienen por conducto de un acuerdo de licencia. A cambio de la licencia, la universidad puede adquirir una parte de capital social de la compañía en vez de, o además de otro tipo de remuneración (tasas, regalías, etc.). La mayor parte de las empresas “spin off” integran de una forma u otra en la empresa a los inventores universitarios y la compañía puede recurrir al grupo académico de investigación en lo que respecta a la base tecnológica esencial para la formación y la expansión de la compañía.



  • Intercambio de material de investigación – el intercambio de material de investigación entre científicos universitarios y laboratorios industriales ha pasado a ser una práctica común. Para facilitar esos intercambios se recurre a acuerdos de transferencia de material. Por lo general, en esos acuerdos se estipula que el material se suministra exclusivamente con fines de investigación y no de comercialización.



VI. ACUERDOS DE LICENCIA
13 En el Anexo II se expone un ejemplo de acuerdo de licencia a título de información exclusivamente. Aunque todas las disposiciones merecen ser objeto de atención, cabe destacar las siguientes:


  • Definiciones




      • Ámbito de aplicación de la licencia – Se limita la licencia a usos específicos. La definición debe ser particularmente clara. A veces puede ser problemático cuando el uso es mínimo en relación con la definición. Suele ser difícil prever futuros usos del producto.

      • Territorio abarcado por la licencia – Suele limitarse la posibilidad de fabricar, utilizar y vender el producto o la tecnología a una zona geográfica determinada. Pueden plantearse problemas habida cuenta de la mundialización cada vez mayor de la economía y el hecho de que las compañías compitan en mercados que no siempre pueden definirse bien con arreglo a fronteras geográficas.

      • Ventas netas – Se recomienda que las regalías se basen en una definición de ventas netas, que vienen a ser el total de ingresos sustrayendo el costo del transporte, las tasas y, en ocasiones, el costo de venta. Por lo general, no deben basarse en ingresos netos o en una cifra que se reduzca en razón de costos de explotación o incluso costos de mercancías vendidas.

      • Derechos de patentes y tecnología licenciada – Se precisa una definición clara. Hay que tener en cuenta la evolución de la tecnología.




  • Concesión de la licencia – Por lo general, exclusiva para determinadas esferas de utilización y para territorios específicos y con la posibilidad de que el licenciante formule una reserva para seguir utilizando la tecnología a nivel académico.




  • Pagos – Suelen incluir:




      • tasa en concepto de emisión de la licencia;

      • tasas de mantenimiento de la licencia para fomentar una explotación activa de la misma;

      • un porcentaje mínimo de regalías, también con objeto de velar por una explotación activa.




  • Informes – El licenciante debe tener acceso a información para cerciorarse del cumplimiento de la licencia y para probar que se están llevando a cabo suficientes esfuerzos de explotación.



  • Capital social – La remuneración a cargo del titular de la licencia puede entrañar la adquisición de capital social de la compañía. Debe contarse con asesoramiento de asesores fiscales. Debe tenerse en cuenta la cuestión del derecho de voto y de las acciones con derecho a voto. También debe tenerse en cuenta la responsabilidad en la que incurren las autoridades universitarias si los accionistas eligen a un representante de la universidad que concede la licencia para que sea miembro de la junta directiva.



  • Diligencia debida – Necesidad de velar por la diligencia debida en la explotación de la tecnología. Para probar que se han llevado a cabo esfuerzos adecuados de explotación puede exigirse un mínimo de regalías, un mínimo de gastos y la elaboración de un plan de actividades. Necesidad de velar por que el licenciatario no trate de mantener “paralizada” la tecnología para explotar una tecnología de la competencia.



  • Utilización del nombre del licenciante – Las universidades precisan proteger su nombre y reputación por lo que deben controlar todo uso del nombre por parte del titular de la licencia.



  • Confidencialidad – Una y otra parte precisan proteger su información confidencial. Por lo general hay que atenerse a excepciones tipo en materia de conocimiento previo, conocimientos adquiridos de forma independiente, divulgación exigida por la ley, e información obtenida de una fuente independiente.



VII. CONCLUSIONES
14 Las universidades y la industria son dos entornos sumamente diferentes en los que intervienen culturas y valores propios pero hoy colaboran con frecuencia en el ámbito de la investigación y la comercialización, en beneficio propio y de aquellos a los que representan. Hoy se utilizan varios “modelos” para concertar acuerdos de colaboración en el ámbito de la investigación, por lo general, seleccionados caso por caso. La colaboración de las universidades y la industria en el ámbito de la investigación ha contribuido y seguirá contribuyendo de forma fundamental a la competitividad económica así como al dinamismo intelectual de las universidades. Hoy se cuenta con modelos de condiciones de licencias que protegen adecuadamente los intereses de esos dos entornos diferentes pero es necesario darles forma definitiva con miras a llegar a un equilibrio entre esos ámbitos tan dispares que representan las universidades y los licenciatarios industriales. Todo apunta a que en el futuro aumentará todavía más el número de acuerdos de licencias concertados entre las universidades y la industria y a que esos acuerdos serán cada vez más productivos.
[Sigue el Anexo I]
ANEXO I
EJEMPLO DE RUBROS QUE PUEDEN CONSTAR EN LOS ACUERDOS CONCERTADOS ENTRE LAS UNIVERSIDADES Y LA INDUSTRIA Y EN DOCUMENTOS CONEXOS
Véase http://www.utsystem.edu/ogc/IntellectualProperty/dbmock.htm
(orden alfabético en inglés)

  • Acuerdo para negociar

  • Acuerdo sobre el emplazamiento de la prueba beta

  • Acuerdo en materia de suministro y licencias de productos biológicos

  • Orden de cesar y desistir (infracción del derecho de autor)

  • Acuerdo de estudio clínico (no gubernamental)

  • Acuerdo de divulgación confidencial y utilización limitada

  • Divulgación por la Universidad

  • Confidencialidad recíproca

  • Acuerdo de confidencialidad

  • Divulgación por la Universidad

  • Recepción por la Universidad

  • Mutuo

  • Acuerdo de consorcio

  • Acuerdo de consultoría

  • Contrato de servicios

  • Acuerdo con la organización contratada para la investigación

  • Contribución a la publicación

  • Cesión del derecho de autor

  • Acuerdo de licencia de derecho de autor

  • Subcontrato de servicios de organismos federales

  • Acuerdo de elaboración de material educativo

  • Acuerdo de investigación en el ámbito educativo

  • Acuerdo de publicación electrónica (para periódicos electrónicos)

  • Acuerdo de asistencia en materia de investigación industrial

  • Internet – Formulario de consentimiento de los padres

  • Acuerdo de estudio en laboratorio

  • Acuerdo de transferencia de material (Acuerdo de transferencia de material biológico uniforme)

  • Acuerdo de transferencia de material (material universitario)

  • Acuerdo de no divulgación

  • Divulgación por la Universidad

  • Recepción por la Universidad

  • Mutuo

  • Acuerdo no gubernamental de estudio clínico

  • Acuerdo de opción

  • Acuerdo de licencia de patente

  • Publicación: Acuerdos de publicación en la Universidad

  • Contrato tipo de publicación y variaciones

  • Acuerdo sobre el traductor

  • Acuerdo de distribución

  • Acuerdo de titularidad

  • Acuerdo de traducción

  • Acuerdo de publicación conjunta

  • Acuerdo de reimpresión

  • Acuerdo de grafismo

  • Acuerdos de autorización

  • Utilización de material de edición universitaria sujeta a pago

  • Utilización gratuita de material de edición universitaria

  • Utilización en tesis

  • Periódicos y revistas

  • Acuerdo relativo a periódicos y revistas de prensa

  • Acuerdo relativo a periódicos y revistas que son propiedad de la sociedad

  • Acuerdos de distribución

  • Consentimiento de publicación de formularios

  • Acuerdo sobre el derecho a divulgar extractos de una obra antes de su publicación

  • Acuerdos de autorización

  • Comercialización

  • Acuerdo de venta con vendedores individuales

  • Acuerdo de venta con organismos de ventas

  • Acuerdo de venta para la representación de editores universitarios

  • Acuerdo de publicación

  • Acuerdo de reembolso de salario

  • Acuerdo de elaboración de programas informáticos

  • Acuerdo de distribución de programas informáticos

  • Acuerdo de licencia de programa informático usuarios

  • Acuerdo de licencia de programa informático código fuente

  • Acuerdo de financiación de estudio clínico

  • Acuerdo de financiación de estudio en laboratorio o acuerdo de ensayo

  • Acuerdo de financiación de investigación No hay PI

  • Acuerdo de financiación de investigación universidad titular de PI

  • Acuerdo de financiación de investigación formulario de PI conjunta

  • Acuerdo de financiación de investigación formulario largo de PI conjunta

  • Acuerdo de financiación de investigación formulario largo

  • Acuerdo de financiación de investigación formulario corto

  • Acuerdo de financiación de investigación

  • Acuerdo de dirección de equipo

  • Acuerdo de licencia tecnológica

  • Acuerdo de ensayo

  • Formularios de transmisión

  • Acuerdo de transferencia de material biológico uniforme

  • Acuerdo de distribución de vídeos

  • Acuerdo para visitas de personal científico


[Sigue el Anexo II]
ANEXO II
ACUERDO TIPO DE LICENCIA DE PATENTE
El presente Acuerdo se concierta entre la Universidad de ______________________ y __________________________, empresa con domicilio social en ____________________ (“el Licenciatario”).
ÍNDICE
PREÁMBULO

1. FECHA EFECTIVA

2. DEFINICIONES

3. GARANTÍA: DERECHOS SUPERIORES

4. LICENCIA

5. PAGOS E INFORMES

6. ACCIONES ORDINARIAS: PARTICIPACIÓN EN EL CAPITAL SOCIAL

7. DURACIÓN Y EXPIRACIÓN

8. INFRACCIÓN POR TERCEROS

9. CESIÓN

10. CONSTANCIA DE LA PATENTE

11. INDEMNIZACIÓN

12. UTILIZACIÓN DEL NOMBRE DE LA UNIVERSIDAD

13. INFORMACIÓN CONFIDENCIAL Y PUBLICACIÓN

14. PATENTES E INVENCIONES

15. SOLUCIÓN ALTERNATIVA DE CONTROVERSIAS

16. GENERALIDADES

FIRMAS
PREÁMBULO
A. La Universidad es titular de determinados derechos de patente y derechos de tecnología en relación con el objeto de la licencia que fue elaborado en la Universidad de ____________ (“la Universidad”).
B. La Universidad desea que el objeto de la licencia sea desarrollado y utilizado en beneficio del Licenciatario, inventor, Universidad y el público como se expone en la Política de Propiedad Intelectual de la Universidad.
C. El Licenciatario desea obtener una licencia de la Universidad a los fines de explotar el objeto de la licencia.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Taller internacional sobre administracióN iconLicitación pública internacional núM. 18578025-522-14 “rehabilitación...

Taller internacional sobre administracióN iconSistemas financieros mexicano e internacional. Politica economica...

Taller internacional sobre administracióN iconPor medio de la cual se aprueba la "Convención Interamericana sobre...

Taller internacional sobre administracióN iconTaller de administración y gestión de instituciones educativas

Taller internacional sobre administracióN iconLey sobre Arbitraje Comercial Internacional basada en la Ley Modelo...

Taller internacional sobre administracióN iconSistema de fuentes del derecho internacional privado
«unificación» del Derecho internacional privado. Es importante apuntar que los trabajos codificadores comenzaron en América antes...

Taller internacional sobre administracióN iconInforme Narrativo 1er. Taller Internacional de Prevención de Cólera...

Taller internacional sobre administracióN iconSobre por qué me interesan las acciones de la Corte Penal Internacional...

Taller internacional sobre administracióN iconTaller sobre acción tutorial

Taller internacional sobre administracióN iconTaller sobre la constitución nacional






© 2015
contactos
ley.exam-10.com