Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930)






descargar 45.17 Kb.
títuloTema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930)
fecha de publicación15.06.2016
tamaño45.17 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos



Salesianos Palma del Río

Tema 8: LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA (1923-1930)


INTRODUCCIÓN

El 13 de septiembre de 1923 el general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado con el que puso punto y final al decrépito sistema de la Restauración, iniciándose un período de dictadura militar que se extendió hasta 1931.
El sistema político de la Restauración, en el que los partidos dinásticos se iban turnando en el poder de manera pacífica y pactada, se mantuvo operativo hasta el establecimiento de la dictadura. Sin embargo, en los últimos años de funcionamiento el sistema mostraba claros signos de desgaste, y a medida que se acentuaba la crisis institucional aumentaba el ruido de sables.
La caída de la dictadura terminó arrastrando al rey, Alfonso XIII, debido a la actitud permisiva que mantuvo ante el establecimiento y el desarrollo del régimen, lo cual lo lastró en gran medida, y a su incapacidad, debido a múltiples factores, para liderar un proceso de transición política que posibilitara el regreso a un sistema constitucional.
1.- CONTEXO NACIONAL E INTERNACIONAL.

1.1.- La situación internacional: la I Guerra Mundial y la Revolución Bolchevique.
La postura neutral que mantuvo España durante La Gran Guerra (1914-1918) se derivó en gran medida del hecho de no haber participado en los sistemas de alianzas internacionales que se habían venido estableciendo durante los años precedentes entre las principales potencias europeas.
La no participación en la guerra propició una cierta expansión de la economía española, ya que el conflicto redujo la capacidad productiva de los países beligerantes, y España, por su cercanía geográfica, se convirtió en un importante suministrador de productos industriales y agrarios. Sin embargo, el aumento de la demanda de productos españoles, aunque estimuló el crecimiento de la producción, provocó una subida paralela de los precios. Por lo tanto, aunque el aumento de la demanda benefició por un lado a la industria catalana y vasca y a la minería asturiana fundamentalmente, por otro lado acentuó la situación de pobreza de las clases populares.
Durante la Gran Guerra estalló, en 1917, la Revolución bolchevique en Rusia. Era la primera vez que un partido obrero conseguía hacerse con el poder e iniciaba la construcción de un estado de los trabajadores. La burguesía europea, atemorizada ante una eventual emulación de la revolución proletaria, exigió a los gobiernos un endurecimiento de la represión contra los partidos obreros, produciéndose un aumento considerable de la conflictividad social en durante estos años.
1.2.- Problemas durante la última etapa del reinado de Alfonso XIII:
En 1917 salen a la luz con especial fuerza problemas que venía arrastrando el sistema de la restauración. Desde la crisis del 98 los partidos dinásticos son impotente para mantener cohesionados ni al propio bloque dominantes, siendo incapaces de desarrollar una política de cambio, regeneracionismo, que era vista como necesaria, aunque con propuestas muy diferentes, desde posiciones y sectores sociales muy diversos. La tradición historiográfica ha venido a señalar unos cuantos "problemas" que ponían de manifiesto la difícil situación.
a. El problema militar.
La macrocefalia (con un oficial por cada 5 soldados), la división del ejército entre "africanistas" y "peninsulares" (debido a la rapidez con que avanzaba la carrera militar de aquellos), la erosión del poder adquisitivos los sueldos... hace que en 1916 comiencen a actuar "las juntas de defensa", unos organismos cuasi-sindicales y con clara intención de influir en política. Las juntas en un primer momento fueron duramente reprimidas, para finalmente ser legalizadas por Dato. Por otra parte el desprestigio tras la pérdida de colonia, semana trágica y campañas de Marruecos había distanciado a la sociedad y fomentado un exacerbado espíritu de cuerpo en buena parte del ejército.
b. El problema político. La Asamblea de Parlamentarios.
Las dificultades que el gobierno ponía para convocar elecciones limpias hizo que ochenta diputados se reúnan en Barcelona en una "asamblea de parlamentarios" que acogía representaciones de regionalistas, republicanos, reformistas y socialistas y pedían un proceso constituyente. Esta asamblea fue disuelta el 19 de julio de 1917. Desde entonces la inestabilidad de los gobiernos (conocida como “Vals de los ministerios”) es la nota dominante. Entre 1917-1923 hay trece crisis de gobierno total y treinta parciales. Los partidarios del régimen de la restauración son cada vez menos y peor avenidos. A lo que habrá que sumar que el sentimiento y organización política de los nacionalismos periféricos irá en aumento.
c. El problema social.
La Huelga General de Agosto de 1917.
Las dos grandes centrales sindicales, la anarquista CNT y la socialista UGT, deciden en Marzo preparar una Huelga General que supusiera cambios el pueblo llegue a "el mínimo de condiciones decorosas de vida y de desarrollo de sus actividades emancipadora". Defectos en su organización y la represión previa no impedirían un fuerte movimiento huelguístico que tiene sus centros, a mediados de Agosto, en las zonas más industrializadas (Vizcaya, Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza, La Coruña...) y las cuencas mineras (Río Tinto, Jaén, Asturias, León... en alguna de ella hubo auténticas batallas), pero el campo no se sumó.
Una fuerte represión (que incluyó ametrallamientos, como el de Cuatro Caminos en Madrid, y miles de detenciones, incluyendo a los principales líderes obreros) acabó con la Huelga... pero la protesta social prendería de nuevo con fuerza.
Recrudecimiento de la protesta social. El trienio bolchevique. Huelgas y pistolas.
Tras la 1ª guerra mundial la situación de las clases trabajadoras se agrava. Incluso los funcionarios de bajo nivel se agitan. Pero dos serán los focos de mayor tensión.

1) En Andalucía se da el llamado "Trienio Bolchevique" entre 1918 y 1921, el ejemplo de la revolución rusa también ayudó a revueltas campesinas que vuelven a exigir el reparto agrario.

2) En la industria aparece un nuevo foco de protesta obrera, el País Vasco, con la peculiaridad de que será el principal semillero del recién nacido Partido Comunista, escindido de los socialistas. Pero la conflictividad mayor se de en Cataluña con huelgas históricas (como en 1919 la de la empresa de electricidad "La Canadiense" que pasó a generalizarse por toda Cataluña) y un gran fortalecimiento de la CNT. La fuerte represión origina una respuesta de atentados y contra-atentados, la llamada época del pistolerismo, a la que se suma la aplicación masiva de la "ley de fugas". Las revueltas tanto en Andalucía como en los focos industriales son suprimidas por la fuerza, pero los problemas quedan sin resolver.
d. El Problema Marroquí.
El norte de Marruecos era una colonia española bajo la figura de protectorado. La resistencia dirigida por Abd-el-krim obtuvo algunos éxitos resonantes contra el ejército español. El desastre de

Annual, 1921, supuso más de 14000 bajas entre muertos y prisioneros y además provocó un gran escándalo al salir a la luz sucios negocios económicos y una fatal organización. Se oirán voces pidiendo abandonar Marruecos. El frenar las investigaciones (el llamado expediente Picasso), que dejaban en muy mal lugar a destacados mandos militares y al propio rey, se considera como uno de los motivos del golpe militar.

2.- LAS ETAPAS DE LA DICTADURA (1923-1930)
2.1.- Pronunciamiento. Primeras medidas.
En un contexto de crisis política y social, el 13 de septiembre de 1923, el capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera se pronunció contra la legalidad constitucional, declaró el Estado de guerra y se dirigió al monarca para exigir que el poder pasase a manos de los militares. También suspendió el régimen parlamentario constitucional.
Alfonso XIII autoriza al General Primo de Rivera a hacerse cargo del gobierno, quien toma el cargo de “Presidente del Directorio Militar encargado de la gobernación del Estado”. M. Primo de Rivera da a conocer el “Manifiesto al país y al ejército”, donde expresa su propósito de liberar a España de los profesionales de la vieja política y de emprender urgentes reformas económicas, sociales y políticas dentro de las ideas regeneracionistas.
El nuevo régimen contó con el apoyó tácito del rey, el efectivo del gobierno, la oligarquía y en especial la burguesía catalana (que así frenaba a la clase obrera), los círculos políticos católicos. Los obreros se mantuvieron tranquilos a nivel general, aunque se producen dos actitudes: por un lado los anarcosindicalistas y comunistas, que consideraban la Dictadura como un movimiento reaccionario y se preparan para defenderse de él, y por otro, El PSOE y la UGT, que pasaron de una actitud expectante, a una cierta colaboración.
Para controlar el país se tomaron dos medidas:
1.- Control por parte del ejército de todos los resortes de la vida del país. Se declaró el “estado de guerra” en todo el territorio nacional y se sustituyeron los antiguos gobernadores civiles por militares.
2.- Disolución del Congreso y la parte electiva del Senado, la suspensión de las garantías constitucionales y otras libertades como el derecho de asociación y de reunión, y se amplió la censura de prensa, quedando prohibida cualquier crítica a la dictadura.

2.2.- El Directorio Militar (1923-25).
Desde 1925 gobernó un Directorio Militar cuyos miembros eran militares de alta graduación y se presentaba como un régimen interino, que pretendía soventar los problemas pendientes y disolverse después.

Primero se propuso regenerar la vida política y se mostró decidido a acabar con el caciquismo, aunque al final todo fue una gran farsa, pues se sustituyó unos caciques por otros al nombrar a los mayores contribuyentes de cada localidad como alcaldes por el gobernador civil. Las primeras medidas tomadas por el gobierno fueron de carácter dicttorial y supusieron el desmantelamiento de las instituciones democráticas (cámaras, legislativas, cese de autoridades, prohibición de las actividades de partidos y sindicatos.

Para promover la adhesión al nuevo sistema se creó un partido único que se llamó Unión Patriótica, en 1924. Se trataba de un partido gubernamental, sin un programa ideológico definido y cuya misión primordial era proporcionar apoyo social a la dictadura y seguir las directrices del poder. En palabras del dictador: “un organismo político pero apolítico, ni de derechas ni de izquierdas y que uniese a todos aquellos capaces de trabajar para levantar el país”. Los afiliados al nuevo partido procedían básicamente de las filas del catolicismo, de los funcionarios de la administración y de los caciques rurales. Resultó ser una agrupación conservadora de oportunistas, sin apoyo popular, que nació con la dictadura y desapareció con ella.
Después atajó los problemas de Orden público, militarizándolo. Persiguio a los anarquistas y a los comunistas (que se habían escindido del PSOE).
El siguiente problema que atajó Primo de Rivera fue el de Marruecos, sumiendo personalmente el mando en el desembarco de Alhucemas, una operación arriesgada y brillante que devolvió a España las .posiciones perdidas e Annual. Después inició una política de colaboración con Francia cuyo resultado fue la rendición de Abad el Krim y la ocupación efectiva del Protectorado.


2.3.- El Directorio Civil (1925-30).
En 1925 se pasó a un Directorio Civil, aunque el peso de los militares continuó siendo importante y el carácter del régimen no abandonó el estilo dictatorial.




Desembarco de Alhucemas. Documento incluido en anteriores PAU.



A partir de 1926, se fue abandonando la idea de una dictadura transitoria tras la que volvería el régimen constitucional, y Primo de Rivera intentó institucionalizar el régimen para darle continuidad y permanencia tomando como modelo al fascismo italiano. Una de las medidas que consolidan el régimen autoritario fue la convocatoria de una Asamblea Nacional Consultiva en 1927 para la elaboración de una nueva Constitución, de carácter corporativo, pues los miembros no eran elegidos por sufragio, sino nombrados entre los ciudadanos pertenecientes a las grandes instituciones públicas (universidades, municipios, administraciones, patronales y representantes obreros). El anteproyecto no prosperó.


a) La política económica
La dictadura se benefició de la buena coyuntura económica internacional de los “felices años veinte” tras el fin de la Primera Guerra Mundial.
Primo de Rivera practicó una política económica intervencionista, poniendo en práctica diversas medidas:

  • Control de todos los sectores productivos y la supervisión de las actividades económicas: precios, volumen de producción, etc. Se creó un Comité Regulador de la Producción Industrial y cualquier empresa necesitaba permiso para instalarse, ampliarse o trasladarse de localidad.

  • Mayor proteccionismo arancelario para salvaguardar los productos agrarios e industriales nacionales de la competencia exterior.

  • Progresivo aumento de la intervención estatal, sobre todo gracias al fomento de las obras públicas como ferrocarriles, carreteras y planes hidrológicos. El aumento de las obras públicas creó numerosos puestos de trabajo, subiendo el nivel de vida.

  • El régimen puso en marcha un programa de fomento de la economía en la industria y las infraestructuras. La idea que fundamentaba este programa era la nacionalización de importantes sectores económicos.

  • Ayudas y subvenciones con dinero público a empresas nacionales. Se creó la Compañía Telefónica Nacional de España con capital norteamericano, y la CAMPSA, con capital estatal y de la banca privada.

  • Se concedieron monopolios, como el de Telefónica o el de CAMPSA, para control de comunicaciones y petróleo.


Los resultados fueron el aumento del empleo, la disminución del número de huelgas, la realización de modernas obras públicas. Las industrias básicas, como la siderurgia, la química pesada y el cemento aumentaron enormemente su producción, al igual que las fuentes de energía, sin embargo, el Estado se endeudó en exceso. Esta política pasó factura en la crisis del 29.
Por otro lado, el mundo agrario siguió en manos de los grandes propietarios sin que se emprendiera reforma alguna, salvo que se promovió el regadío con la creación de las Confederaciones Hidrográficas, que pretendían aprovechar al máximo los recursos hidrográficos de las cuencas de los grandes ríos.
b) La política social
Primo de Rivera puso en marcha un modelo de regulación del trabajo que pretendía eliminar los conflictos laborales mediante la intervención del Estado y la represión de las organizaciones y agrupaciones más radicales. El ministro de Trabajo, Eduardo Aunós, se inspira en la “Carta del Lavoro” de la Italia fascista, creando la Organización Corporativa del Trabajo, que agrupaba a patronos y obreros en sindicatos verticales y regulaba los conflictos laborales a través de Comités Paritarios, bajo la tutela del Estado. Su misión era la reglamentación de los salarios, condiciones de trabajo, así como la mediación en caso de conflicto. La UGT aceptó este sistema por lo que no fue ilegalizada pero si se reprimió a los sindicalistas más radicales, como los afiliados a la CNT. Se lograron algunas mejoras como el seguro de enfermedad, el descanso dominical, las viviendas protegidas, la enseñanza profesional, …
El régimen acaba con el desorden público, aunque se confundió delincuencia con protestas y reivindicaciones políticas del movimiento obrero, de este modo, se prohibieron manifestaciones y se censuró la prensa.


3.- LA OPOSICIÓN AL SISTEMA
A la dictadura se le opusieron algunos de los líderes de los partidos dinásticos, los republicanos, los nacionalistas, los comunistas, los anarquistas, ciertos sectores del ejército y casi la totalidad de los intelectuales.
Los antiguos partidos dinásticos del turno mantienen al principio una postura expectante, pero ante su exclusión de la vida pública criticaron la excesiva duración del régimen y varios dirigentes participaron en conspiraciones militares como la “sanjuanada” en junio de 1926.
La oposición más persistente la protagonizaron los republicanos y los nacionalistas, especialmente los catalanes. Primo de Rivera confundió el sentimiento regionalista con el separatismo. Suprimió casi inmediatamente la bandera catalana, también el himno, y decretó medidas contra el uso de la lengua catalana, incluso el baile de la sardana. Llegó a clausurar el Fútbol Club Barcelona y el Orfeó Catalá. Con estas medidas, la “Lliga”, que era un firme apoyo monárquico en Cataluña, se fue debilitando, mientras crecían otras formas más radicales de catalanismo, decantándose hacia la izquierda y hacia el republicanismo, como “Estat Catalá”, cuyo líder fue Francés Maciá. Por todo ello, la burguesía catalana retiró su apoyo a la dictadura. En el País Vasco la actitud de la dictadura fue muy similar, llegándose incluso a clausurar Aberri, el periódico del PNV.
Los republicanos, aunque seguían divididos, fundaron en 1926 la Alianza Republicana, a la que se adhirió un gran número de académicos, intelectuales, estudiantes y algunos sectores del ejército, quienes se encargaron de desarrollar una amplia campaña propagandística en el exterior.
El anarquismo, con la CNT prácticamente desarticulada, sufrió la escisión interna entre los partidarios de las posturas más radicales y los que defendían posturas más posibilistas. En julio de 1927 los más radicales crearon la Federación Anarquista Ibérica (FAI).
El socialismo sufrió una importante evolución, pasando de la aceptación del régimen de los primeros momentos y aprovechar los comités paritarios para mejorar las condiciones obreras, a un cambió de posición hacia 1929, cuando rechazó abiertamente los intentos continuistas del régimen y se pronunció a favor de una salida republicana.
El régimen pretendió controlar a los intelectuales y universitarios mediante la censura y limitando la libertad. Se clausuró el Ateneo de Madrid por “republicanismo”. El enfrentamiento de los intelectuales con la dictadura estuvo protagonizado por figuras como Ortega y Gasset, Unamuno (en 1924 fue suspendido de empleo y sueldo y desterrado a Fuerteventura), Blasco Ibáñez y Menéndez Pidal. En 1926 escribieron un manifiesto contra la represión cultural, cuya represión no se hizo esperar: Unamuno fue detenido y Blasco Ibáñez se exilió al extranjero desde donde promovió una campaña contra el rey y el dictador. Por otro lado, se daba títulos universitarios a los jesuitas de Deusto y a los agustinos de El Escorial. Todo esto provocó incidentes estudiantiles, que en marzo de 1928 provocaron el cierre de las Universidades de Madrid y Barcelona, con la pérdida de matrícula por parte de los alumnos.
Todos ellos aglutinaron el movimiento opositor que cada vez fue mayor, sobre todo con los efectos de la crisis económica del 29, que afectó a todos los sectores de la sociedad (aumento del paro, endeudamiento del Estado, devaluación de la peseta...). Alfonso XIII, preocupado por la identificación monarquía-dictadura, retiró su apoyo a Primo de Rivera, quien dimitió el 30 de enero de 1930.

4.- EL HUNDIMIENTO DE LA MONARQUÍA

Primo de Rivera fue sustituido por un gobierno provisional presidido por el general DÁMASO BERENGUER, con quien el rey pretendía volver al sistema de Restauración y a la monarquía constitucional, pero el cambio fue tan lento que la oposición denominó a este gobierno como “Dictablanda”. Después de un año, muchos políticos perdieron la confianza en el futuro de la monarquía.

A partir de este momento se organizó un gobierno provisional republicano presidido por Niceto Alcalá Zamora que se reunía en el Ateneo de Madrid y contaba con el apoyo de intelectuales como Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala.
El gobierno Berenguer tenía la misión de restablecer la normalidad constitucional sin hacer peligrar al rey con la celebración de unas elecciones. Gobernó por decreto y retrasa la convocatoria a las Cortes Constituyentes durante un año. Mientras tanto, crece la agitación social, estudiantil y republicana.
La oposición comenzó a organizarse y en agosto de 1930 políticos republicanos, socialistas y catalanistas firman el Pacto de San Sebastián, un programa para presentarse a las elecciones y para derrocar la monarquía e instaurar la república. A partir del pacto comienza una gran campaña de prensa y de mítines antimonárquicos.
Berenguer fue incapaz de preparar las elecciones, presenta su dimisión al rey, siendo sustituido en febrero de 1931 por un gobierno presidido por el almirante Aznar, que puso en marcha los comicios a nivel municipal, provincial (diputaciones) y legislativas.
El gobierno convocó primero las elecciones municipales por considerarlas como menos peligrosas para la monarquía, celebrándose el 12 de abril de 1931. Se pretendía volver a la normalidad como si nada hubiera pasado, pero Alfonso XIII se había comprometido excesivamente con la dictadura y la oposición planteó las elecciones como una consulta a favor de la monarquía o la república. Los republicano-socialistas triunfaron en 41 de las 50 capitales de provincia. Berenguer, como ministro de guerra, envió una circular al ejército aconsejando orden y sumisión a la voluntad nacional.
El rey optó por el exilio en Francia y el mismo 14 de abril Alcalá Zamora proclamó la II República, a través de la radio, a todo el país, y formó un gobierno provisional constituido por republicanos, socialistas y regionalistas. El nuevo régimen quedó instaurado sin derramamiento de sangre.
CONCLUSIÓN
La extrema derechitización del periodo final de la Restauración condujo a una dictadura de carácter fascista y el gobierno unipersonal de Primo de Rivera acabó con la figura del rey, quien precisamente apoyó desde el principio este régimen. Así, el proceso de deterioro político y social de la España de la época condujo, a corto plazo, al final de la monarquía y, a medio plazo, a la Guerra Civil.
La dictadura de Primo de Rivera fue un periodo muy importante en la historia de España y no sólo porque iba a ser el precedente y el laboratorio de experimentos que después consolidaría Franco. Primo de Rivera consiguió bastante éxitos, como el crecimiento económico, la pacificación social y poner fin al conflicto de Marruecos, pero también puso fin al comienzo de un sistema democrático puro que superará el pactismo de los partidos dinásticos y el sistema pseudo democrático de la Restauración.
Por otra parte, con el pronunciamiento militar sentó un precedente que se iba a repetir con mucha frecuencia en los años posteriores (durante la dictadura, al terminar ésta los tenientes Fermín y Galán, la llegada de la República  y durante la República - Sanjurjo y Franco-). Así, la Dictadura fue como un retorno a la política del siglo XIX donde el protagonismo político recayó en el ejército.
Además de este renacido prestigio de la violencia y el menosprecio por las urnas, según Santos Juliá el golpe de Primo de Rivera cerró todo camino para encontrar dentro de la monarquía constitucional, la solución al problema constituyente que los diferentes movimientos: obrero, republicano, reformista, catalanista, militar... habían planteado, al menos, después de la triple crisis de 1917. En lugar de una reforma de la Constitución, España se encontró de pronto sin Constitución. Otra vez a empezar de nuevo, pero ahora desde otro regeneracionismo: el republicano-socialista.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconTema 7 : la dictadura de primo de rivera y el hundimiento de la monarquíA (1923-1931)

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconDictadura de primo de rivera (1923-1939)

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconLa dictadura de primo de rivera

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconLa dictadura de primo de rivera

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconLa dictadura de Primo de Rivera

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) icon1. La caída de la Dictadura de Primo de Rivera

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) icon2 Bachillerato la dictadura de primo de rivera. Esquema de contenidos

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconLa dictadura de primo de rivera: orígenes y planteamientos políticos,...

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconTextos históricos de la dictadura de primo de rivera
«Haz como yo te digo y no hagas ningún caso del Ministro de la Guerra que es un imbécil»»

Tema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930) iconEste periodo de la Hª de España, liberalismo, dictadura de Primo...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com