Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos”






descargar 335.1 Kb.
títuloHacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos”
página1/9
fecha de publicación20.06.2015
tamaño335.1 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9



Paz y Convivencia

Abril 2006
Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos”.

Si quieres la Paz

Prepara la Paz

Índice



  1. FILOSOFÍA Y OBJETIVOS:




  1. cuatro principios INSPIRADORES:

  1. ReSPETO a la vida y a los derechos humanos

  2. RECONOCIMIENTO a las víctimas

  3. REPARACION de los daños causados

  4. CONVIVENCIA Y RECONCILIACIÓN




  1. CINCO Ejes Y UN CAMINO POR RECORRER:


Eje 1: La defensa y promoción de todos los derechos humanos

Eje 2: La solidaridad con todas las víctimas del terrorismo

Eje 3: La recuperación de la memoria histórica y la reparación a las víctimas del franquismo

Eje 4: La defensa de las libertades y los derechos civiles y políticos

Eje 5: La prevención de la tortura y el respeto de los derechos de las personas detenidas y presas.
Un camino por recorrer: “La Educación para la Paz y la Convivencia. La Reconciliación”.



  1. FILOSOFÍA Y OBJETIVOS:



  1. Un Proyecto como contribución a la consolidación de la Paz y a la Convivencia ¡El para qué!



  1. Un Proyecto como compromiso social: ¡El porqué!



  1. Un Proyecto como instrumento de reconocimiento y reparación ¡El cómo!



  1. Un Proyecto con cinco ejes y un camino por recorrer ¡La estructura!




    1. FILOSOFÍA Y OBJETIVOS:


1.- Un Proyecto como contribución a la Paz y a la Convivencia… ¡El para qué!

  • Una filosofía

Somos conscientes de los límites en los que se desenvuelve la acción del Gobierno Vasco para facilitar un proceso de Paz y de Convivencia. Lograr definitivamente la paz no es algo que dependa sólo de la acción de un Gobierno, depende de muchos actores. Un Gobierno no puede por si sólo hacer la paz, pero puede crear condiciones para consolidarla y puede plantear iniciativas para mejorar la convivencia. Ésta es la filosofía que inspira este plan: “Contribuir a la consecución de la paz y a la mejora sustancial de nuestra convivencia, creando las condiciones favorables para un horizonte de reconciliación”.


  • Objetivos prioritarios

Tres son los objetivos transversales que recorren y engloban todas y cada una de las actuaciones que se programan dentro de este Proyecto:

    • Uno- El respeto a la vida y a los derechos humanos de todas las personas.

    • Dos- La memoria, el reconocimiento, la reparación de todos los daños causados a las víctimas del terrorismo y de la violencia.

    • Tres- El desarrollo de políticas activas e iniciativas concretas orientadas a educar para la Paz, a prevenir y evitar que vuelvan a producirse vulneraciones de derechos y libertades.

2.- Un Proyecto como compromiso social… ¡El porqué!

  • El Programa de Gobierno, punto de partida

El 22 de junio de 2005, el Lehendakari, al presentar su programa de Gobierno en el discurso de investidura, anunció el compromiso de elaborar y aprobar «un Plan Integral en favor de la Paz y la Reconciliación, que contemple y aglutine todas las actuaciones a desarrollar por el Ejecutivo en el ámbito de los derechos humanos». Este documento constituye un primer paso en el cumplimiento de aquel compromiso.


  • Las demandas de la sociedad, referente prioritario

Para nuestra sociedad, la violencia terrorista es un anacronismo incompatible con el compromiso ético y con las prioridades vitales de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. En este momento, en el que la declaración de ETA, el día 22 de marzo, abre una oportunidad para la paz, la sociedad vasca nos exige soluciones y nos pide iniciativas claras y concretas. Responder positivamente a este clamor social y dar satisfacción a los deseos de la sociedad vasca para superar definitivamente la etapa de conculcación de los derechos humanos y mejorar la convivencia, es el norte de la acción de este Proyecto. Queremos plasmar, de forma precisa y evaluable, el compromiso que asume este Gobierno con una sociedad que nos exige ser un agente activo en favor del respeto a los derechos humanos y la convivencia.


  • El momento actual, contexto de esperanza

Vivimos en la política vasca un momento de oportunidades para la paz que no tiene precedentes en nuestra historia reciente. No sin dificultades y contradicciones, la distensión y el diálogo se intentan abrir un hueco que permita consolidar este escenario, todavía frágil, que ahora se inicia. Si en cualquier coyuntura la acción de Gobierno tiene la obligación moral de orientarse a la defensa de los derechos humanos y facilitar un marco superador de la violencia, el actual contexto, en el que ETA ha declarado un alto de fuego permanente, actúa como acicate e incentivo, aún mayor si cabe, para volcar todos nuestros esfuerzos en hacer irreversible la oportunidad de la paz.


  • Los derechos humanos, base para la convivencia

Más allá de falsas equidistancias, sólo existe un referente válido para trabajar en clave de convivencia: el respeto de todos los derechos humanos, sin exclusiones, como común denominador ético a compartir. La defensa y el respeto de los derechos humanos deben vertebrar y articular nuestra convivencia y ser la garantía de una sociedad justa, solidaria e igualitaria.
3.- Un Proyecto como instrumento de reconocimiento y reparación… ¡El cómo!

Todos tenemos una función que jugar en la construcción de la paz. La contribución que quiere realizar el Gobierno Vasco es poner todos los medios a su alcance para facilitar un nuevo escenario de convivencia. ¿Cómo? De dos maneras: por un lado, reivindicando el derecho a la vida como prioridad fundamental. Por otro lado, reconociendo y acompañando a las víctimas. Tenemos que incorporar la mirada de la víctima atendiendo y tratando de aliviar todas las heridas abiertas en nuestra sociedad, con actuaciones concretas, y poniendo todos los medios a nuestro alcance para lograr que este sufrimiento no vuelva a repetirse.

  • El derecho a la vida como prioridad fundamental

Queremos que este Proyecto nos ayude a reconocer los padecimientos provocados por la conculcación de los derechos humanos y por la violencia. Esto nos exige, aunque a veces no sea fácil, aceptar que son muchas las personas que han sufrido inútilmente, pero la prioridad número uno es defender el derecho a la vida, sin el cual los demás derechos no tienen sentido, y acompañar a las personas que han sufrido directamente la amenaza de la violencia y el recorte de sus derechos y libertades.


  • La memoria de las víctimas como fundamento indispensable para avanzar

Una sociedad que quiere mejorar la convivencia necesita un contexto básico de paz, libertad, justicia y respeto a los derechos humanos. Pero, además, para que esa mejora sea sólida y no se repitan los errores del pasado, debe también asentarse en la memoria de las víctimas. No queremos construir el futuro sobre el olvido, queremos salvaguardar la memoria y la dignidad de las víctimas como homenaje debido a su sufrimiento y como antídoto que impida volver a reabrir nuevas heridas y que facilite avanzar hacia la convivencia.


  • El reconocimiento del dolor como elemento de comprensión

El reconocimiento del sufrimiento es un ejercicio básico de compasión humana, libre de valoraciones políticas añadidas. Es comprensible que cada cual se sienta más sensibilizado ante el dolor de quien tiene más cerca o de quien se siente más afín. El plus que nos exige la paz sobre todo a la acción política y de gobierno, no es modificar ese sentimiento sino aceptar y tomar conciencia de toda esa variedad de sufrimientos humanos que componen nuestra realidad para tratar de aliviarlos y repararlos en la medida de nuestras posibilidades.


  • La diversidad de sufrimientos como constatación objetiva

A lo largo de este Proyecto subrayamos varias veces la palabra «todos»: todos los sufrimientos, todas las víctimas, todas las heridas… Somos plenamente conscientes de que éste es un tema muy delicado. En nuestra sociedad existen todavía muchas heridas abiertas. Sin embargo, no estaríamos abordando bien este proceso si no partiéramos de esta constatación.
Sufrimos las heridas extremas, irreversibles y recientes que deja el terrorismo de ETA. Durante más de 40 años, la historia de ETA deja un balance de más de 800 personas asesinadas. Muchas otras han sufrido el secuestro o han visto cómo alguno de sus familiares resultaba gravemente herido o mutilado. Numerosos empresarios han padecido la extorsión y el chantaje. En los últimos años, varios miles de personas han vivido amenazadas. Las secuelas físicas y emocionales y las consecuencias económicas de todo ello son incalculables. Todas ellas acumulan un padecimiento enorme e injusto. Todas estas víctimas tienen, además, que soportar un plus añadido de sufrimiento por la lejanía social y la incomprensión institucional que en muchas ocasiones han sentido.
Es preciso recordar, además, que el terrorismo de ETA se ha ejercido en nombre del pueblo vasco y con el único objetivo de erosionar el sistema de convivencia de esta sociedad. Por ello, el déficit de reconocimiento del sufrimiento provocado por el terrorismo de ETA se convierte en objetivo prioritario de este Gobierno.
En las últimas cuatro décadas, son alrededor de 350 las víctimas mortales por acciones policiales o por organizaciones terroristas, como el GAL, la extrema derecha o por autores desconocidos. Hay casos de tortura confirmados con sentencia judicial firme y otros denunciados por prestigiosas organizaciones internacionales y de derechos humanos.
La política penitenciaria de dispersión y alejamiento de los presos y presas vascas también provoca un sufrimiento añadido a sus familiares. A su vez, un amplio sector de nuestra sociedad siente que sus más elementales derechos civiles y políticos están siendo vulnerados porque han sido privados de libertades fundamentales.
Pero, además, la sociedad vasca tiene una vieja herida abierta que, aunque es menos reciente, todavía hoy sigue causando dolor. Se trata de las víctimas del franquismo. Han pasado más de 70 años desde el golpe militar y todavía no ha sido posible reparar social, política, material y públicamente, en condiciones dignas, a los afectados de aquella injusticia. Tampoco ha sido recuperada la verdad y la memoria histórica de aquella etapa. Como evidencia del olvido con el que han tenido que convivir los “vencidos” de aquella guerra injusta, sólo cabe recordar tres datos: se calcula que son cerca de 30.000 los cuerpos enterrados en cunetas y traseras de cementerios de todo el Estado, ya que el número de ejecuciones, sólo en la posguerra, fue superior a 30.000 y, en suelo vasco, hubo cerca de 3.000 personas fusiladas. Se trata de un sufrimiento aparentemente lejano en el tiempo pero con testigos y víctimas cercanos, todavía vivos en muchos casos, que han llevado durante todo este tiempo su dolor en silencio. Es un sufrimiento que todavía hoy necesita una reparación.


  • La acción práctica de reparación como compromiso político

No podemos transitar hacia una sociedad pacificada sin hacer un sitio a las víctimas del terrorismo, sin atender todas las heridas de la violencia y de la vulneración de los derechos humanos. Para avanzar hacia esa sociedad pacificada y dar cumplimiento a los objetivos que inspiran este proyecto, el Gobierno se reafirma en el firme propósito de poner en marcha un conjunto de iniciativas dirigidas a reparar, de forma global e integral, los sufrimientos abiertos en nuestra sociedad.
4.- Un Proyecto con cinco ejes y un camino por recorrer. ¡La estructura!

  • Un Plan con cinco ejes de actuación

Son cinco los ejes que se despliegan en este Plan de trabajo para dar cumplimiento a sus objetivos y filosofía: (1) la defensa y la promoción de todos los derechos humanos, (2) la solidaridad con todas las víctimas del terrorismo, (3) la recuperación de la memoria histórica y la reparación a las víctimas del franquismo, (4) la defensa de las libertades y los derechos civiles y políticos, (5) la prevención de la tortura y el respeto de los derechos de las personas detenidas y presas. En cada uno de estos ejes se plantean un amplio número de iniciativas orientadas, tanto a reconocer y paliar el sufrimiento como a prevenir nuevas vulneraciones de derechos humanos. En ocasiones, las medidas contempladas tienen que ver con acciones directamente dirigidas al foco del problema y en otras ocasiones están orientadas a la educación o sensibilización social, a difundir la cultura de la paz y del respeto a los derechos humanos, o a promover valores cívicos y de tolerancia a la diferencia.


  • Un Proyecto con un camino por recorrer

Es preciso trabajar por la Paz, es necesario reconocer el dolor y el sufrimiento de las víctimas, es imprescindible militar en la defensa de todos los derechos humanos, pero una sociedad sin violencia no es una sociedad reconciliada. La sociedad vasca tiene una deuda con las víctimas, tiene una cita con la Paz y tiene un camino por recorrer: el camino de una convivencia respetuosa y tolerante y con un horizonte de reconciliación. Una camino que es preciso iniciar y que tiene en la educación para la paz su instrumento fundamental y más eficaz.


  • Un Proyecto abierto y dinámico

Una vez definidos los objetivos, no planteamos un documento cerrado, que se agota en sí mismo, con su redacción inicial. Se trata de disponer de una herramienta de trabajo que fija las líneas y ejes de la acción conjunta de las diferentes áreas del Gobierno en el ámbito de la defensa de los derechos humanos. Es, por tanto, un plan de trabajo abierto que necesariamente se irá materializando y actualizando a lo largo de la legislatura, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. Representa, en este sentido, un instrumento activo y dinámico en favor de la paz y la convivencia.
Somos plenamente conscientes de las dificultades que entraña llevar adelante un Proyecto que pretende contemplar, en su integridad, todos los sufrimientos provocados por las terribles e injustas manifestaciones de violencia y las conculcaciones de derechos humanos, individuales y colectivos, que sufre nuestra sociedad. Exige por parte de todos un gran esfuerzo de generosidad y empatía.
También los responsables políticos e institucionales deberíamos seguir el ejemplo de tantos ciudadanos y ciudadanas anónimas que son capaces, en el día a día, de convivir de forma integrada y con respeto a sus diferencias. El Gobierno Vasco hace una invitación a todos los grupos parlamentarios, a las fuerzas políticas y a los agentes sociales para compartir este empeño de contribuir a la paz y mejorar la convivencia. Quiere, en este sentido, anticipar que presenta este Proyecto como una propuesta abierta y con la voluntad de incorporar, mediante el diálogo y el acuerdo, las aportaciones que se susciten a lo largo de su ejecución.
A estos efectos, el compromiso del Gobierno es presentar anualmente un balance del grado de desarrollo y ejecución del Plan de trabajo ante la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco para recabar las aportaciones de todos los grupos parlamentarios.


  1. cuatro principios INSPIRADORES:



  1. ReSPETO a la vida y a los derechos Humanos

  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconLa dignidad, respeto, igualdad, justicia y libertad, principios universales...

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconInforme sobre el impacto de la urbanización extensiva en España en...
«la Unión se basa en los principios de libertad, democracia, respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y...

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” icon1: introduccióN: herencia natural y herencia cultural
«descubrimientos» a las generaciones futuras. Los anima­les tienen memoria individual, pero no «memoria» social; por el contrario,...

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” icon1. Respeto a los Derechos Humanos

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconEl hábeas corpus instructivo en el ámbito de los delitos de desaparición...

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconJurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Argentina...

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconPor el Respeto a los Derechos Humanos de los Privados de Libertad

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconLa memoria de las víctimas y la deslegitimación de los victimarios

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconInforme de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: Estándares...

Hacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las víctimas, la justicia y el respeto a los derechos humanos” iconInforme de Costa Rica sobre Derechos Humanos de las Personas Lesbianas,...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com