La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central






descargar 216.71 Kb.
títuloLa intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central
página1/7
fecha de publicación11.06.2015
tamaño216.71 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central

Mopassol

LlvLlamamiento urgente del Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre losPueblos

La reciente masacre de integrantes de la comunidad miskita en el Río Patuca, en Honduras, el pasado 11 de mayo cuando dos helicópteros de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA en sus siglas en ingles), dispararon sobre una canoa en la que viajaban los campesinos matando a dos mujeres embarazadas, dos hombres e hiriendo gravemente a otros cuatro, evidencia no sólo la continuidad del terrorismo de Estado impuesto por el golpe militar de junio de 2009 contra el presidente Manuel Zelaya, sino también la trágica ocupación militar norteamericana en ese país.

Detrás de este ataque que “se investiga” en Washington -según se informa- no sólo se advierte la militarización estadounidense de Honduras, con cinco bases y centros de operaciones además de Palmerola (estratégica para la IV Flota) sino que se trata de un ataque directo contra los miskitos, para facilitar la ocupación de la zona y la imposición del corredor mesoamericano de agrocombustibles.

Los asesinatos cotidianos de campesinos, dirigentes sindicales y políticos, maestros, estudiantes y periodistas – en este caso suman 25 asesinados desde principios de 2010- permiten comprobar que el actual gobierno de Porfirio Lobo, surgido de elecciones convocadas y digitadas por los militares golpistas de junio de 2009, es sólo una continuidad de esa dictadura. Los asesinatos cometidos por la fuerzas de ocupación en este país son cotidianos y evidencian que ése es el proyecto-guión de Estados Unidos para América Latina, si los dejamos avanzar. La tasa de crímenes alcanza al 86,5 por ciento por cada cien mil habitantes. Se estiman alrededor de 700 homicidios mensuales y unas 20 víctimas diarias. El 55 por ciento de los homicidios ocurrieron en la zona norte del país (Atlántida, Cortés y Francisco Morazán). El 84,6 por ciento con armas de fuego, Y en casi el 28 por ciento de los asesinatos participaron sicarios.

Se conoce que hay asesores israelíes, paramilitares y sicarios colombianos, después de un acuerdo de los golpistas con el ex presidente de Colombia Alvaro Uribe, así como ex militares argentinos y de la Fundación Uno América, que participó activamente en el golpe. Centenares de personas han sido detenidas y torturadas. Pero al no poder doblegar la resistencia y al entender que no tienen posibilidad de ganar en nuevas elecciones, la represión aumenta cada día. No podemos dejar solo al pueblo hondureño. Es nuestro deber pronunciarnos solidariamente ante las enérgicas denuncias que realizan las organizaciones populares de Honduras, denuncias que la gran prensa silencia de manera sistemática.

Lo más grave, en el caso de los miskitos fue el intento de justificación de esos asesinatos por parte del Director de la Policía Nacional, Ricardo Ramírez Cid, quien dijo que ”hubo un intercambio de disparos en la escena”. Aún cuando se observó que las víctimas estaban desarmadas y los sobrevivientes hospitalizados en La Ceiba relataron que les dispararon a mansalva con ametralladoras y granadas. Lo mismo sucede con los crímenes y amenazas contra los campesinos del Aguán. El pueblo miskito es uno de los más golpeados por la tragedia de la ocupación de ese país centroamericano, así como por la corrupción policial y militar en el tema del narcotráfico, además del feudalismo imperante en esa zona del país, sumida en una enorme pobreza. Hay más de 1700 lisiados y decenas de muertos en la comunidad miskita.

El diario New York Times en su edición del pasado 5 de mayo encabeza un artículo señalando que la “Armada de los Estados Unidos, usando lecciones del conflicto de la década pasada (Irak) en la guerra que está siendo peleada en la selva miskita, ha construido un campamento (centro operativo) con poca notoriedad pública pero con apoyo del gobierno hondureño”. El citado artículo reconoce la instalación de tres “bases de operaciones de avanzada” ubicadas en Mocorón, Puerto Castilla y El Aguacate”.

El Comando Sur del Pentágono está auspiciando en toda Centroamérica lo que llaman “estados fallidos” para justificar las intervenciones en nombre de la seguridad nacional, el viejo esquema con que sembraron dictaduras en todo el continente en el siglo XX. En esa dirección apuntan los “acuerdos de seguridad” que Estados Unidos viene estableciendo con los países de la región.

A la situación de Honduras que se agrava cada día sumando ya miles de muertos, se suma la tragedia mexicana, sobre la que se extiende un silencio cómplice. Desde que México firmó con Estados Unidos el Plan Mérida en el año 2006 (una réplica del Plan Colombia) y Washington envió armas y asesores para una supuesta guerra contra el narcotráfico, más de 55 mil personas han sido secuestradas y asesinadas en forma atroz, sembrando el terror en el norte de ese país. Existen unos diez mil desaparecidos. Las Fuerzas Armadas intervienen directamente en el conflicto y nadie ignora a esta altura de los acontecimientos que la mayoría de esos muertos nada tienen que ver con el narcotráfico y que Estados Unidos entregó armas a los grupos paramilitares como los Zetas, como se ha descubierto investigando la Operación Castaway (Operación Náufrago ) o Rápido y Furioso.

Supuestamente, se trataba de una operación encubierta de la DEA para entregar armas y “conocer” las vías del contrabando. Pero esas armas fueron a parar a manos de los paramilitares mexicanos, que se entrenan en tortura con la población civil, y con inmigrantes que van hacia Estados Unidos y son asesinados y despedazados, como se ha visto en la aparición de cadáveres en distintos lugares.

México ha sido convertido en un estado fallido, y caótico que según políticos republicanos amenaza ahora “la seguridad de Estados Unidos”, y por lo tanto podría ser pasible de una intervención, especialmente si en las elecciones próximas no ganan sus “elegidos” como gobernantes. Las armas de EE.UU también fueron para las “maras” creadas en ese país y luego enviadas a sus países de origen, tanto El Salvador como Honduras y Guatemala, con la finalidad de mantener el crimen y el caos.

Honduras bajo terrorismo de Estado encubierto y Guatemala, donde el feminicidio y la violencia del viejo militarismo y paramilitarismo contrainsurgente se potencia con la llegada a la presidencia de un oficial de los “Kaibiles” la fuerza especial más brutal de todos los tiempos, preparada en Estados Unidos y autora de crímenes de lesa humanidad y de desaparición de aldeas enteras, cuyos pobladores fueron eliminados.

Estos integran la cifra de más de 90 mil desaparecidos durante las dictaduras militares guatemaltecas, la más alta de América Latina considerando además la población de poco más de diez millones de habitantes.

Esta es parte de la realidad centroamericana, a lo que se añade el gobierno derechista de Panamá, que ya ha producido matanzas indígenas, persecución de trabajadores y firmado con Estados Unidos la instalación de doce bases militares y centros operativos rodeando todo el país, que había logrado liberarse del Comando Sur a fines de 1999.

La tragedia ilimitada en Centroamérica se continúa con la virtual ocupación de Colombia con por lo menos ocho bases militares extranjeras y un terrorismo de Estado encubierto desde hace años y ahora en una supuesta “Democracia de Seguridad”, donde continúan las matanzas militares y paramilitares día por día y se impide cualquier proceso de paz que signifique producir un verdadero cambio en ese país. Colombia es el país de América Latina que junto con Guatemala, tiene la mayor cifra de muertos y desaparecidos del continente a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI.

Ante esta realidad, a lo que se unen los tratados de libre comercio firmados con varios gobiernos de la región, la invasión de las agencias de Estados Unidos en el continente y la militarización de la región en ascenso, con las consecuencias sociales y políticas que estamos viendo, el Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los Pueblos (Mopassol), llama a organizaciones populares a extender su solidaridad y realizar actos y demandas para detener la masacre de pueblos hermanos y denunciar los graves peligros de una profundización de la intervención extranjera, que inevitablemente se extendería hacia todo el continente.

Es hora de decir basta al crimen y detener la guerra de baja intensidad, la invasión silenciosa de las fundaciones del poder imperial y la militarización que intenta una recolonización regional en el siglo XXI.

Fuente: http://www.mopassol.com.ar/archives/357

¿Qué ha pasado en las elecciones presidenciales egipcias?

Saqueando una revolución

Esam Al-Amin. CounterPunch

Hace dos días, quince meses después de que millones de egipcios –liderados por una juventud revolucionaria- se unieran para exigir el fin de una dictadura corrupta y asfixiante y justo en el momento en que debían acudir a las urnas para elegir a un nuevo presidente, esos egipcios aparecen divididos. A lo largo de este período transitorio, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), que ha gobernado el país desde que Mubarak fue derrocado en febrero de 2011, ha incumplido su promesa de honrar los objetivos de la revolución extirpando a los elementos corruptos del anterior régimen.

Los resultados no oficiales de las elecciones presidenciales muestran que el candidato de los Hermanos Musulmanes, el Dr. Muhammad Mursi, irá a la segunda vuelta junto al último Primer Ministro de Mubarak y candidato antirrevolucionario, el General Ahmad Shafiq. Recibieron el 24% y el 23% de los votos, respectivamente. Mientras tanto, los dos candidatos apoyados por los grupos revolucionarios, el Dr. AbeldmoneimAbolFotouh y HamdeinSabahi, recibieron el 17% y el 20% de los votos, respectivamente, mientras el ex Ministro de Asuntos Exteriores, Amr Musa, se quedaba en un distante quinto lugar con menos del 11%.

Así pues, ¿qué es lo que ha ocurrido y cómo podemos entender estos resultados?

· Los revolucionarios estaban divididos: No hay duda de que el fracaso de los grupos revolucionarios a la hora de unir sus filas y presentar un único candidato o lista presidencial les ha hecho perder la oportunidad de quedar los primeros en esta primera vuelta y así poder presentarse a la segunda. Combinados, ambos candidatos recibieron el 36% de los votos, lo que les habría garantizado la victoria en la primera vuelta como presidente y vicepresidente. Pero a pesar de los muchos esfuerzos realizados a tal fin, ambos candidatos se negaron a ceder. AbolFotouh argumentaba que el electorado del país era favorable a un candidato de procedencia islámica y por tanto él representaba a ese candidato de consenso que podría tender puentes entre islamistas y laicos. Sabahi, por otra parte, defendía que el país no necesitaba otro candidato islamista tras los resultados de las elecciones parlamentarias, en las cuales a los islamistas les correspondió el 75% de los escaños. En las últimas tres semanas, los partidarios de Sabahi emprendieron una feroz campaña contra AbolFotouh, porque solo podían ganar votos a sus expensas al no poder confiar en conseguir muchos apoyos del electorado de Mursi (Hermanos Musulmanes) o del de Shafiq (los antirrevolucionarios fululo residuos del régimen anterior). La táctica funcionó y los observadores creen que puede que Sabahi haya duplicado sus cifras en las últimas semanas al llevarse la parte del león de AbolFotouh.

· Baja participación: A pesar del intenso interés y de todo lo que estaba en juego, parece que la mayoría de los egipcios están ya cansados y decidieron sencillamente no acudir a votar. Algunos grupos revolucionarios habían estado pidiendo finalmente el boicot de las elecciones, afirmando que las elecciones no tienen sentido sin antes limpiar el Estado de fululo de las garras del ejército. Más de 27 millones de egipcios participaron en las elecciones parlamentarias de finales de año. Aunque hay 51 millones de votantes registrados, se ha estimado que en esta ocasión solo 24 millones depositaron su voto, es decir, el 47%, comparado con el 62% de las elecciones parlamentarias.

· Los Hermanos Musulmanes (HM) van por su lado: Durante la revolución, todos los grupos que estaban contra Mubarak se unieron en sus demandas para poner fin a la dictadura corrupta. Aunque los HM fueron cautos al principio a la hora de incorporarse a la revolución, su posterior participación resultó ser crucial para el éxito de la revolución. Pero poco después rompieron el consenso de los grupos revolucionarios y siguieron por su propio camino, confiando en su enorme capacidad para movilizar y organizar. Su entendimiento tácito con el CSFA durante la mayor parte del pasado año –abandonando en momentos cruciales las demandas de los grupos revolucionarios- creó una profunda desconfianza entre ambas partes. Cuando los HM rompieron su promesa y decidieron presentar un candidato, confiaban sobre todo en su capacidad para movilizar a sus seguidores. Ninguno de los grupos revolucionarios de la Plaza Tahrir les prestó su apoyo. Sobre el terreno, muchos de los seguidores de los HM atacaron a AbolFotouh, alienándose aún más a muchos votantes egipcios. El efecto real que se consiguió fue desmoralizar a los partidarios de la revolución. Al final, los HM han recibido en esta ocasión menos de 6 millones de votos, comparados con los más de 10 millones en las elecciones parlamentarias de hace seis meses.

· El candidato del ejército y del estado profundo de seguridad: Muchos analistas debatieron acerca de si el CSFA tenía un candidato propio en esta carrera. Aunque habían declarado que no estaban a favor de un determinado candidato, el CSFA permitió que se utilizaran los recursos del estado en beneficio de Shafiq. Con el apoyo de la burocracia estatal, el aparato de la seguridad (reconstruido utilizando sus viejos elementos y manteniendo las conexiones con los funcionarios locales a los que nunca se llegó a deponer) movilizaron sus recursos en beneficio del candidato de su preferencia. Muchos informes aparecidos en los medios egipcios mostraban cómo reclutas del ejército, oficiales de la policía y empleados estatales fueron instruidos por sus superiores para que votaran a Shafiq o, en caso del personal militar activo –que tiene prohibido votar-, hacer que sus familias le votaran. El gobierno dio libre el jueves a todos los empleados estatales para que pudieran depositar su voto por su candidato preferido.

Además, desde el mes de diciembre, el gobierno designado por el CSFA dejó deliberadamente que empeorara la situación económica y de la seguridad para hacer que los egipcios de a pie sintieran que la falta de seguridad y las continuas dificultades económicas eran consecuencia directa de la revolución. Que creyeran que aunque habían votado por un nuevo parlamento, su situación había empeorado. Esto permitió que Shafiq postulara que, una vez elegido, podría traer seguridad en cuestión de 24 horas y que su naturaleza de ley y orden atraería la prosperidad económica.

Por otra parte, la comisión electoral, que reinstauró a Shafiq después de que se le prohibiera presentarse al parlamento, no hizo nada para reforzar sus propias leyes acerca de la financiación de la campaña. La comisión electoral fijó un techo de diez millones de libras para cada campaña presidencial. Pero estaba claro que la campaña de Shafiq estaba gastando cientos de millones sin rendir ningún tipo de cuentas. Por ejemplo, se supo que solo el coste de sus vallas publicitarias fue de 22 millones de libras. En televisión se pasaron docenas de anuncios propagandísticos con un coste de 200.000 libras cada uno. El uso en Egipto de enormes cantidades de dinero en política no es nada nuevo. Pero esta vez se ha llegado a nuevos hitos sin control alguno.

· El reagrupamiento de los fulul: La maquinaria del prohibido Partido Democrático Nacional de Mubarak y de los empresarios corruptos se puso a funcionar a pleno rendimiento una vez que Shafiq anunció su candidatura. Informaciones procedentes del interior del mismo partido exponen que la esposa del ex director de la organización del partido, el multimillonario Ahmad Ezz (que estuvo al frente del fraude electoral de 2010 y que actualmente cumple una sentencia de diez años de cárcel por corrupción política y financiera, además de otras acusaciones pendientes de juicio), ha pagado 100 millones de libras a las autoridades locales de la región del Delta para que apoyen a Shafiq. En el corazón del Delta, donde vive gran parte de los campesinos pobres egipcios, las autoridades y alcaldes locales controlan todos y cada uno de los aspectos de sus vidas. Mucha gente ha informado que esas autoridades pagaron millones en lograr que esos campesinos y sus familias votaran a Shafiq. En un revelador momento, un periodista de Al-Jazeera le preguntó a un campesino por qué había votado a Shafiq y él le contestó: “A mí y a todo el pueblo se nos dijo que votar por Shafiq significaba seguridad y prosperidad”. Dijo además: “He traído a toda mi familia para que también voten por él”. En las cinco provincias del corazón del Delta, Shafiq recibió 2,5 millones de votos, es decir, alrededor del 50% de sus apoyos totales. En cambio, el candidato de los HM, Mursi, recibió 1,7 millones de votos mientras que Sabahi y AbolFutuh recibían 1,3 millones y 1 millón, respectivamente. Los fulul confían en que si Shafiq sale elegido, perdonará finalmente a todas las figuras corruptas del anterior régimen, incluidos Mubarak y sus hijos en caso de ser declarados culpables. Otros confían en volver a conseguir el estatus que perdieron cuando se derrocó al anterior régimen.

· El papel de los sufíes: Desde el ascenso de los salafíes durante las elecciones parlamentarias, se ha producido una profunda división entre los salafíes y los grupos sufíes a causa de las creencias teológicas y prácticas religiosas. Hay alrededor de 12 millones de egipcios que afirman seguir esas tradiciones sufíes, especialmente en la región del Delta del Nilo. Los jefes de esos grupos, cuyo sustento depende del turismo religioso, se sintieron amenazados por la retórica de los salafíes que prometían acabar con sus ritos “paganos”. Shafiq explotó ese enfrentamiento y declaró que él también era sufí y prometía preservar sus tradiciones. Como compensación, los jefes sufíes le prometieron lealtad.

· El voto cristiano: Aunque muchos cristianos coptos se unieron a la revolución para derrocar a Mubarak, muchos miembros de esa iglesia y dirigentes laicos han expresado su preocupación por el aumento de los grupos islámicos. Durante muchas semanas, sus líderes declararon que iban a apoyar a un candidato “civil”, insinuando que sería Amr Musa. Sin embargo, la pasada semana varias personalidades importantes declararon que la abrumadora mayoría de los coptos votaría por Shafiq porque “era el único capaz de detener la marcha de los islamistas”, como declaró un dirigente cristiano. El día de las elecciones, las encuestas a pie de urna y los observadores confirmaron que el 70-80% del voto cristiano fue para Shafiq. Tras las elecciones, el patriarca interino de la iglesia copta dijo al periódico al-Shrouk que era consciente de esas informaciones y que ha suspendido a dos altos funcionarios de la iglesia que están pendientes de que se les investigue.

Así pues, ¿qué viene ahora?

No está claro cómo van a reaccionar los dirigentes revolucionarios eliminados ante los resultados de las elecciones. Aunque no hay pruebas de fraudes directos o falsificación de votos, el papel de las estructuras autoritarias del estado ha influido notoriamente en los resultados, y tampoco puede negarse el uso de dinero para corromper la voluntad política de los egipcios. Pero no importa cómo se responda ante las acusaciones, la comisión electoral seguirá adelante celebrando el mes próximo la segunda vuelta entre Mursi y Shafiq. Con excepción de los partidarios de los HM, la mayoría de las personas que apoyan la revolución temen el día en que tengan que elegir entre el candidato de los HM y el candidato fulul.

No obstante, sea como sea, a Shafiq no se le debería permitir que ganara. A cambio del apoyo de los seguidores de AbolFotouh y Sabahi, los HM deberían ofrecer un gesto sincero a los candidatos y pedir la unidad de todos los partidarios de la revolución. Pero tales ofertas deben ser algo más que retórica vacía y tienen que contener hechos significativos de integración y magnanimidad incluyendo el ofrecimiento de cargos importantes, como serían el de vicepresidente o primer ministro. Si los HM piensan que pueden alcanzar la presidencia sin el apoyo de los grupos revolucionarios, están totalmente equivocados. No solo la mayoría de los partidarios de Musa acabaría yéndose con Shafiq, sino que los fululhabrían llegado más lejos de lo que nunca se habrían atrevido ni a soñar, duplicarán sus esfuerzos y utilizarán todas sus viejas tretas para garantizarse la victoria con todo el apoyo de la maquinaria del ejército y de la burocracia estatal.

Solo recuperando la determinación de propósitos y la unidad de acción de los primeros días de la inconclusa revolución podría ésta seguir viva. Los HM no pueden permitirse el lujo de meter la pata una vez más. Probablemente, la alternativa sea otra revolución que reemplace a la que está siendo desgraciadamente abortada.

Esam Al-Amin es un escritor independiente colaborador de numerosas páginas en Internet. Puede contactarse con él en: alamin1919@gmail.com

Fuente original: http://www.counterpunch.org/2012/05/25/the-sacking-of-a-revolution/
  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconLa jurisprudencia en México y Estados Unidos de América

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconLectura 16: Adams, Willi Paul (2005), Los Estados Unidos de América,...

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconEl país más poderoso en el planeta hoy parecería ser los Estados...

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconAmérica del Sur, América Central y México

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconDeclaración de independencia de los estados unidos
«Nosotros el Pueblo» (We the People). La Constitución tiene un lugar central en el derecho y la cultura política estadounidense....

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconConstitución de los Estados Unidos de América

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconEnmiendas a la constitución de los estados unidos de américa

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconDentro de nuestra unión con los Estados Unidos de América

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central iconDentro de nuestra unión con los Estados Unidos de América

La intervención criminal de Estados Unidos en Honduras, México y América Central icon2. Constitución de los Estados Unidos de América, 1787 (Artículo 4/Sección 2)






© 2015
contactos
ley.exam-10.com