Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser






descargar 30.27 Kb.
títuloOrganización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser
fecha de publicación11.06.2015
tamaño30.27 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
II SEMINARIO

PERIODISMO, SEGURIDAD CIUDADANA Y DERECHOS HUMANOS

Organización: AFSCA, FPyCS (UNLP), Licenciatura en Comunicación Social (UNQ) y el ISER
Aval académico: Universidad Nacional de La Plata (Facultad de Periodismo y Comunicación Social) y Universidad Nacional de Quilmes (Licenciatura en Comunicación, Departamento de Ciencias Sociales).
Coordinadores académicos: Mg. Esteban Rodríguez Alzueta; Mg. Daniel Badenes y Pablo Bilyk.

Profesores Invitados: Gabriel Kessler (UNLP); María Stella Martini (UBA); Shila Vilker (UBA); Alejandro Kaufman (UNQ-UBA); Analía Elíades (UNLP); Esteban Rodríguez Alzueta (UNLP-UNQ); Daniel Badenes (UNQ-UNLP); Mercedes Calzado (UBA); Horacio Cecchi (UBA, Página/12); Cinthya Ottaviano (Defensoría del Público); Gloria Manzotti (Coordinadora del Programa Académico de Seguridad Ciudadana para América Latina-ONU); Mariano H. Gutierrez (UBA); Damián Loreti (UBA); Luis Lozano (UBA) Flavio Rapizardi (UNLP) y Silvia Delfino (UNLP).

Duración: 8 encuentros (20 horas total)
Fecha de inicio: 27 de agosto de 2014

Lugar: Auditorio del ISER (Avenida Ramos Mejía 1398 3° piso, RETIRO, Ciudad Autónoma de Buenos Aires)

Horario: miércoles de 18 a 20.30 hs
Objetivos

  1. Comprender las diferencias entre la libertad de prensa, el derecho a la información y el derecho a la comunicación;

  2. Reconocer los estándares internacionales de derechos humanos de la comunicación;

  3. Analizar la libertad de expresión en las sociedades de información atendiendo a las diferentes oportunidades de los actores sociales;

  4. Analizar las formas que asume la censura invisible en contextos de bloqueo mediático o déficit informacional por parte de los grandes medios masivos de comunicación;

  5. Identificar a los códigos de procedimiento o protocolos de redacción como mecanismos para adecuar las rutinas periodísticas a los estándares internacionales de derechos humanos.

  6. Referenciar a las veedudías, observatorios, defensores o consejo de lectores, como mecanismos de control social del periodismo y los mass media.


Contenidos mínimos

Libertad de expresión, democracia y derechos humanos. Derecho a la comunicación. Censuras invisibles y desinformación. Miedo y agenda policial. Justicia mediática. Protocolos de procedimiento, veedurías y observatorios.
Fundamentación

Durante mucho tiempo, los periodistas tuvieron coronita. La libertad de expresión fue una de las maneras que encontraron las élites para obtener una serie de privilegios y de esa manera imponer una cosmovisión y un orden simbólico y social determinados. La libertad de prensa era la coraza que protegía los intereses económicos de las empresas que financiaban a esos periodistas. A través de la libertad de expresión, o mejor dicho, acotando la libertad de expresión a la libertad de prensa, se blindaban los intereses económicos de estas empresas o las empresas que financiaban a las corporaciones periodísticas. Nadie podía criticarles, no se les podía decir nada por sus manifestaciones, y cualquier rendición de cuenta de las que eran objeto era visto enseguida como un ataque a la libertad de expresión y merecía la condena inmediata.

Hoy sabemos que no sólo los estados son los actores que pueden violar los derechos humanos. También se considera que pueden hacerlo las grandes corporaciones, entre ellas, las empresas de comunicación. En nombre de la libertad de prensa el periodismo viola todos los dias, sistemáticamente, los derechos humanos de distintos actores sociales. Tanto los derechos de los niños, de la mujer, de las minorías políticas, sociales o etnicas, los derechos de los jóvenes, de las víctimas y victimarios, suelen ser afectados por las coberturas particulares que ensaya el periodismo empresarial.

Los periodistas violan los derechos humanos cuando sobre-exponen a los niños; estigmatizan y prejuzgan a los jóvenes; cuando subestiman y reducen a la mujer a objeto de moda, burla y escándalo amoroso; cuando reproducen una y mil veces el punto de vista de un actor determinado; cuando la policía se convierte en la única fuente de información; cuando sobre-exponen a las víctimas y a los supuestos victimarios, etc. etc. Como vimos arriba, el derecho a la identidad, al honor y la imagen propia, el derecho al debido proceso o el juicio justo; el derecho a la inocencia; el derecho a la identidad y la recreación; el derecho a la calidad informativa, aparecen grávemente violados por los periodistas, por los modos en que el periodismo organiza sus quehaceres cotidianos.

Para decirlo de otra manera: detrás de la violencia de género, de la discriminación y el el odio racial, de la represión y la criminalización de la protesta social, de la segregación socioespacial, estan los periodistas. Las noticias que producen y escriben, el modo de hacerlo, no será inocente. Producen efectos de realidad concretos que –insisto-, en una sociedad vertebrada a través de los mass media merece ser atendida.

Los periodistas y reporteros gráficos, violan los derechos humanos cuando las noticias que escriben o cuentan, cuando las imágenes que muestran no tiene en cuenta los derechos del otro. Recordemos lo que dijimos arriba: La libertad de expresión no es un derecho absoluto, sino relativo, es decir, un derecho que hay que pensarlo al lado de otros derechos, un derecho que debe tener en cuenta los derechos de los otros actores involucrados en la noticia que se esta escribiendo o queriendo contar.

La actualización del derecho a la libertad de expresión no puede menoscabar otros derechos humanos básicos. No hay que perder de vista tampoco que uno de los rasgos de los derechos humanos es su integridad. Esto significa que los derechos humanos componen un todo. La violación de un derecho supone necesariamente la violación de los otros derechos. De manera que no se puede justificar la violación de un derecho básico (por ejemplo el derecho a la identidad) para satisfacer otro derecho (derecho a la libertad de prensa). La libertad de prensa no puede ser un fin que justifique los medios. La violación de un derecho no sólo viola otro derecho, sino que crea condiciones para que se sigan violando otros tantos derechos.

La libertad de expresión, entonces, no es un fuero (privilegio) de los periodistas, sino un derecho de todos. Los periodistas suelen experimentar a la libertad de prensa como una “patente de corso”. Por el solo hecho de ser periodistas, al estar amparados por la libertad de prensa, creen que los constituyentes le dieron un cheque en blanco para decir y hacer lo que se les canta y, lo que es peor, creen que nunca tienen que rendir cuentas por lo que hicieron, más que a sus consciencias o la a la almohada.

Ahora bien, si la libertad de expresión no es un privilegio de los periodistas sino un derecho de todos los ciudadanos, si no se puede acotar la libertad de expresión a la libertad de prensa, eso quiere decir que la labor periodista no es solamente un problema de los periodistas o las empresas que pagan el sueldo de esos periodistas. Si la libertad de expresión es el nervio de la democracia, si con la libertad de expresión y todas las otras prácticas que hacen posible la libertad de expresión, está en juego el debate colectivo, entonces, la noticia, el modo de escribir una noticia, no es un problema que incumbe exclusivamente a los periodistas o sus editores. También a nosotros –como ciudadanos- nos interesa cómo escribe el periodista. Nos interesa porque el derecho a la libertad de expresión en el siglo XXI, enmarcado en los derechos a la comunicación, quiere decir no solamente el derecho a publicar las ideas y opiniones sin censura previa, sino además el derecho a ser informado, a no ser manipulado o desinformado.

Pero que conste que no estamos hablando del contenido sino de las formas, de los procedimientos que se activaron para escribir esa noticia. No se trata de decirle al periodista la noticia que tienen que escriir, o lo que debe decir, muy por el contrario, de lo que se trata es de pensar entre todos mecanismos que adecuen la libertad de expresión, y más concretamente ahora, el derecho a la libertad de prensa, al derecho a la intimidad, el derecho a la personalidad, a la imagen propia, el derecho a la protección de los datos personales, el derecho a la identidad, a los derechos del niños, los derechos de la mujeres, etc etc.

Como bien señala el Marco Lara Klahr y Francesc Barata: “El derecho a la libertad de expresión y a la información que recogen los tratados internacionales y las constituciones de los países democráticos no reside sólo en el ordenamiento jurídico, sino que hay que interpretarlo y desarrollarlo en relación con los demás derechos.” (Lara Klahr-Barata; 2009: 83)
Programa
1. LIBERTAD DE EXPRESIÓN, DERECHO A LA COMUNICACIÓN y DEMOCRACIA: De la libertad de prensa al derecho a la información; del derecho a la información al derecho a la comunicación; la libertad de expresión: el nervio de la democracia; libertad de expresión y estructura social desigual; la libertad de expresión: entre el activismo social y el activismo estatal; la distribución equitativa de la palabra. Libertad de expresión, periodismo y los estándares internacionales de derechos humanos.
2. BLOQUEO COMUNICACIONAL Y DÉFICIT INFORMACIONAL: Periodismo y empresa: el precio del dinero; Las censuras invisibles: la urgencia, la trasmisión en cadena; efecto cascada; el sensacionalismo; la banalización; deshistorización y descontextualización. Hegemonía, diferencia y regulaciones culturales: industrías culturales y criminalización.
3. PERIODISMO Y SEGURIDAD: Los miedos y los medios; La nueva ola: del crimen a la inseguridad; Pánico moral y alarma social. Punitivismo y justicia expresiva. La cobertura de los operativos policiales y los procesos judiciales; El tratamiento desigual en la agenda policial. Estigmatización y demonización mediática. Sobreexposición de las víctimas e invisibilización del victimario.
4. VEEDURIAS Y PROTOCOLOS: El periodismo y la violación sistemática de derechos humanos; Teoría de la responsabilidad social: el buen hacer informativo. La protocolización del periodismo: de los manuales de estilo y códigos de ética a los protocolos de información; Sistemas de control social o rendición de cuentas: Los observatorios contra la discriminación; las veedurías de medios; las defensorías de públicos y los consejos de lectores.

Cronograma de encuentros
1º encuentro: 27 de agosto

- Florencia Saintout (Decana de la FPyCS, UNLP) Apertura del Seminario

- Esteban Rodríguez Alzueta (UNQ-UNLP). Libertad de expresión, democracia y activismo estatal: de los manuales de estilo a los protocoles de actuación periodística.

- Daniel Badenes (UNQ). Tratamiento desigual en la agenda. Estigmatización y demonización de los sectores vulnerables.
2º encuentro: 3 de septiembre

- Damián Loreti y Luis Lozano (UBA). El derecho a la comunicación como derecho humano y el rol del Estado.

- Analías Elíades (UNLP). Periodismo y derechos humanos
3º encuentro: 10 de septiembre
-Alejandro Kaufman (UNQ-UBA). Banalidad, sensacionalismo y descontextualización en el periodismo contemporáneo.

- Mercedes Calzado (UBA). Campañas de Ley o ordern y pánico moral.
4º encuentro: 17 de septiembre

- María Stella Martini (UBA). La agenda securitaria en los medios

- Shila Vilker (UBA). La nueva ola: del caso a la serie, del policial a la inseguridad.
5º encuentro: 24 de septiembre

- Gabriel Kessler (UNLP). Pánico moral y alarma social: la sensación de inseguridad.

- Mariano H. Gutierrez (UBA). Punitivismos y justicia expresiva
6º encuentro: 1° de octubre

- Silvia Delfino (Maestría en Com. Y DDHH - UNLP)y Flavio Rapisardi (Maestría en Com. Y DDHH - UNLP): Hegemonía, diferencia y regulaciones culturales: industrías culturales y criminalización.
7º encuentro: 8 de octubre

- Horacio Cecchi (UBA). Víctimas y victimarios en el relato policial. El trabajo con las fuentes.

- Observatorio de Jóvenes FPyCS (UNLP). Los jóvenes en la agenda de los medios.
8º encuentro: 15 de octubre

- Gloria Manzotti. Los observatorios y veedurias. La participación ciudadana. (Coordinadora del Programa Académico de Seguridad Ciudadana para América Latina-ONU)

- Cinthia Ottaviano. La defensa de los públicos. Cierre del seminario



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconOrganización: afsca, fpycs (unlp) y Licenciatura en Comunicación Social (unq)

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconLicenciatura en comunicación social

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconLicenciatura en lengua castellana y comunicacióN

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconLicenciatura en lengua castellana y comunicacióN

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconUniversidad de la Patagonia San Juan Bosco Carrera: Licenciatura...

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconFacultad de Comunicación – Programa de Comunicación Social y Periodismo

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconLicenciatura en Psicología 1º año. Unifa constitución subjetivo-social del rol profesional

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconDirección de Comunicación Social

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconCarrera de comunicación social y periodismo

Organización: afsca, fpycs (unlp), Licenciatura en Comunicación Social (unq) y el iser iconFacultad de comunicación social periodismo






© 2015
contactos
ley.exam-10.com