Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la






descargar 102.96 Kb.
títuloIncompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la
página1/3
fecha de publicación12.03.2016
tamaño102.96 Kb.
tipoCompetencia
ley.exam-10.com > Derecho > Competencia
  1   2   3


Ciudades Modelos’ Versus País Modelo

Comparación presentada por Luis Felipe Molina Página de

[Redacción en borrador, planteamientos y propuesta en firme]

________________________________________________________________________________

C O N T E N I D O
A. REGIONES ESPECIALES DE DESARROLLO –RED(es)

[Uno de los nombres de las ‘ciudades modelos’ a febrero de 2013]
B. Ética y Productividad Basadas en la Fe –Generación de un país modelo
C. OTROS ASUNTOS EN CONSIDERACIÓN
D. ¿LOS FINES JUSTIFICAN LOS MEDIOS?

Una comparación brutal, para clarificar
E. RECOMENDACIÓN

Lo bueno no se hace a la carrera
PS: UN EPÍLOGO

Mejor creemos un país modelo


______________________________________________________________________________________________________________
Los siguientes planteamientos son constructivos (no son destructivos) ya que, además

de ser bien intencionados, puntualizan y clarifican el error y presentan alternativas de solución.

_________________________________________________________________________

A. REGIONES ESPECIALES DE DESARROLLO –RED(es)

[Uno de los nombres de las ‘ciudades modelos’ a febrero de 2013]
Al impulsarse o apoyarse la ley de RED(es), se yerra de las siguientes maneras:
(1) Nada como las RED(es) existe en ninguna parte del mundo: Es un experimento inédito, con el cual se intenta reproducir artificialmente anormalidadesanormalidades organizacionales e institucionales de Estado vagamente afines a las que se dieron en Hong Kong, Macao o Singapur, en otras épocas, de manera espontánea (no impuestas) y paulatinamente (no de manera abrupta), por asuntos coyunturales propios (no copiados), en estructuras y situaciones históricas diferentes a las de Honduras; en lugar de procurar el gran éxito natural y normal lograble dentro de la estructura de las repúblicas –estructura que compartimos con estados de gran éxito: EEUU, Alemania, Francia, etc.
Enfocando desde otro ángulo: ¿Por qué pretender parodiar lo acontecido en, por ejemplo, Mónaco -una ciudad estado resultado de una evolución de siglos, en lugar de que nuestra nación decida guiarse con el éxito de repúblicas democráticas como la República Francesa, EEUU y Alemania?
(2) Paradójicamente, se ensaya con desajustar (crear intencionalmente una irregularidad) para compensar otro desajusteen lugar de concentrarnos en corregir lo que está malo. Lo malo ha sido la corrupción y la incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la ética y la productividad –siendo la ética con productividad el medio de desarrollo, y la característica del progreso histórico, de las naciones más avanzadas. Y las RED(es) no proveen un mecanismo para suprimir las actitudes y acciones de la corrupción y de la incompetencia derivada de la corrupción.
El señor Paul Romer, desarrollador de la idea original de las charter cities (o ciudades modelos), propone que se cambien las reglas -no las personas. Él piensa que estableciendo buenas reglas se saldrá bien.
(3) Se experimenta sin poder garantizarle a nadie ningún éxito aunque sea parcial o mínimo. En los otros lugares donde se dieron anomalías de Estado un tanto parecidas a las que se inventan con las charter cities [anomalías modificadas con las RED(es)]: no se experimentó: allí se hizo lo lógico y natural, como aludo en el punto (1) anterior.
(4) Se le da más trascendencia a los sistemas (a las cosas) que a las personas, sin, aparentemente, comprenderse que lo predominante son las personas no las cosas: Los rasgos negativos de actitud y actuación histórica de grupos de personas, especialmente de sus líderes, han llevado a graves fracasos con diferentes sistemas alrededor del mundo.
Los rasgos negativos de actitud y actuación que se han enraizado en nuestra patria, pueden llevarla al (ya cercano) fracaso total, con el sistema actual o con la adopción o adaptación parcial o total de cualquier otro sistema, si los líderes, de los diferentes sectores, no cambian sus rasgos de actitud y actuación.
Un fracaso total no sería extraño: La historia está llena de fracasos totales en todo el mundo: naciones que dejaron de existir o fueron absorbidas por otras. Y Honduras no se debe suicidar: Honduras puede triunfar.
(5) Con el tiempo, las RED(es) podrían sepultar totalmente a Honduras como república, rigiéndose los territorios de las RED(es) con una especie de ‘feudalismo del siglo 21’, que de todas maneras podría ser un enorme fracaso: si la población hondureña dentro de las “regiones” sigue en pobreza relativa, lo que no es de extrañar que ocurra ya que, en general, lo que saca de la pobreza a una persona no es tener un trabajo: es tener buen poder adquisitivo: Una persona puede trabajar bien toda su vida, y jamás dejar de ser

pobre. La aspiración del trabajador, como mínimo, es que su salario y los precios de los bienes y servicios sean consistentes con un buen nivel de vida -bonanza ésta de la relación
de salarios versus costo de vida que no se puede lograr, en ningún sistema [sin excluir las RED(es)], si se arrastran, tal vez empeorándose, los rasgos negativos de actitud y actuación que están enraizados en Honduras y que resultan en baja productividad.
(6) Se discrimina de antemano a la población que quedaría marginada de los beneficios limítrofes, lo que es antidemocrático, inconstitucional e injusto: segregándose las oportunidades y entregándose territorio y gente a autoridad externa.
La discriminación de las RED(es), se daría intrínsecamente aun cuando algunos excluidos pudiesen percibir beneficios de una derrama económica hacia el territorio marginado –derrama que podría provenir de los salarios e inversión interna que se diera en las “regiones”; ya que esos salarios e inversión en las “regiones” pudieran demandar bienes y servicios del territorio excluido: algunos alimentos, tal vez agua, ciertos materiales (madera, cemento y otros), alguna cantidad de insumos, y diversos servicios.
(7) No se admite que podría haber poca, y puede que ninguna, atracción de buenos inversionistas potenciales, ya que a estos no les interesa dedicar nada de su tiempo y esfuerzos a organizar o administrar territorios o mini estados: Los verdaderos inversionistas (personas naturales o empresas privadas), en todo el mundo, lo que desean es dedicarse a lograr la excelencia de sus negocios propios -no convertirse en una especie de señores feudales dentro de un nuevo reinado.
[Aclaro que nuestras afirmaciones sobre atracción de inversiones, no son conjeturas basadas sólo en “tanteo”, “sentido común”, “lógica” o “intuición”: Son realidades basadas en formación, información

y experiencia -en inversiones y operación exitosa de empresas internacionales.]
(8) Parece que se ignora que los verdaderos y buenos inversionistas internacionales (a) no se dedican a la política, y no les interesa tener que eventualmente dedicar parte de su tiempo a juegos de maniobras políticas, y que (b) tampoco pueden confiar en las promesas (explícitas o implícitas) sobre la eficacia, para los inversionistas, de esos territorios o mini estados: ya que nada impide que los gobernadores, jueces, administradores y otros hondureños que trabajen en las “regiones” se corrompan (o continúen en corrupción) y, consecuentemente, se desempeñen en incompetencia –ya que las RED(es), tal como están concebidas, no proveen de un mecanismo que haga viable la supresión de la lamentable actitud y actuación histórica que nos ha hecho fracasar hasta ahora. Recordando: el señor Romer propone el ‘cambio de reglas’ –no de personas.



Una comparación ficticia:

Supongamos que en una ciudad hay una colonia o barrio dominada por mareros, y que también hay una persona que vive en otro lugar de la ciudad, quien está considerando sitios para establecer una farmacia; por lo cual, los mareros (comprendiendo que les conviene que sus vecinos, a quienes extorsionan, gocen de relativa salud) invitan al posible inversionista a que ponga la farmacia en esa colonia o barrio, prometiéndole

que no interferirán con él, que no le cobrarán impuesto de guerra, que más bien lo protegerán y que, además, él siempre podrá regirse por las normas que él desee: ¿Le convendría a ese inversionista confiar en

la palabra de los mareros, y asociarse así con ellos -aunque sigan siendo mareros: aunque su actitud y acciones de mareros no cambie? ¿Le convendría asumir que los mareros no serán volubles en asuntos o

en situaciones futuras? ¿O preferiría ese hombre no complicarse, e invertir en otra parte de la ciudad (en otro lugar del mundo donde haya paz y cabal respeto (completo y constante) por las leyes); o, sino, mantener su dinero en algún mercado financiero?
Similarmente: ¿Preferirán los inversionistas internacionales invertir en países con estabilidad legislativa, seguridad jurídica, respeto por la Constitución y las leyes? ¿O preferirán confiar en las promesas y desempeño de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial de Honduras? ¿No preferirían tomar sus riesgos de inversión, en Honduras, si vieran muestras firmes de que la nación ha tomado la decisión irrevocable de suprimir las causas esenciales de los problemas (la actitud y actuación erróneas)?
Un comentario sobre una actitud con implicaciones vitales:
Los tres poderes del Gobierno de Honduras, aunque proclamen querer atraer inversión internacional, actúan contraproducentemente: directamente ahuyentan al buen inversionista potencial, al: (a) cambiar constante y erráticamente (en diversos asuntos) a la Constitución; (b) irrespetar las leyes; (c) añadir más incertidumbre al discriminar y marginar: suspendiendo, ofreciendo y amenazando con eliminar preferencias fiscales; (d) actuar de manera antidemocrática, inconstitucional e injusta, con “medidas” como el lesivo “Programa Nacional de Empleo por Hora”, sin que parezcan comprender que ese ‘experimento de 36 meses’ (‘experimento’ como los proponentes le llaman): (i) menoscaba la eficacia y éxito de las empresas, (ii) daña directamente a una mayoría ciudadana y (ii) deteriorara directamente la economía nacional, mermando la demanda efectiva de consumo, la que es el motor de la economía –ya que el poder adquisitivo de los salarios y su demanda de consumo efectiva son lo que determina: los volúmenes de inversión (vía ventas, utilidades y ahorro), y los volúmenes de gastos del gobierno (vía recaudación fiscal –no con endeudamiento público). [No olvidemos que el consumo, la inversión y los gastos del gobierno son los tres elementos del PIB –aparte de las exportaciones, las importaciones y las variaciones de existencias].
Más adelante abordaré de nuevo brevemente las implicaciones vitales del dañino asunto del ‘empleo por hora’, implicaciones que no parecen ser entendidas por los tres presidentes de los tres poderes del estado –ni por la mayoría de los diputados. Esas implicaciones vitales son entendidas en el sector empresarial, pero, paradójicamente, los líderes empresariales apoyan el ‘empleo por hora’, pareciendo creer, erróneamente, que les podría beneficiar o que es del campo de asuntos que la empresa privada debe defender institucionalmente de manera automáticaactitud ésta que parece relegar la apreciación de cómo se fortalece, macroeconómicamente, el consumo y, consecuentemente, la inversión en las democracias capitalistas de éxito y, más concretamente, cómo se generan los círculos positivos de: inversión, salarios, ventas, utilidades, pasando a más inversión, más salarios, más ventas, más utilidades: bienestar para todos en un círculo positivo de progreso continuo para todos.

Esa actitud de “defensa automática”, lamentablemente, parece nublar la visión y no permitir reconocer que, para que en una república el capitalismo pueda desarrollarse exitosamente, es imprescindible que haya el equilibrio que proviene de la defensa infatigable y por igual de (a) la propiedad privada, (b) la libertad
empresarial y (c) los derechos laborales –estos, particularmente, porque son derechos que corresponden a la mayoría ciudadana –siendo el interés directo de la mayoría la esencia de la democracia.
(9) Se desconoce que para tener éxito, la república no requiere hacer grandes cambios de sistema, mucho menos cambiar o violentar en nada su Constitución: Parece que no se ve, entiende o acepta lo obvio: Parece que no se valora que lo requerido es corregir la actitud que causa los males, y esmerarse en mantener la actuación que genera la excelencia.
(10) Parece que no se comprende que las desviaciones de rumbo y sistema en un país producen, por naturaleza, retrasos y caos que pueden: (a) durar demasiado: ser un lastre durante muchas décadas, que incluso destruya lo realizado y anule las posibilidades de progreso; y (b) representar sacrificios y sufrimientos indebidos e innecesarios para casi todos; habiendo a la mano soluciones éticas: legales, democráticas, prácticas, eficaces, justas y dignas.
¿Por qué obligar a la nación a tomar el gravísimo riesgo innecesario de perder más tiempo, y de que se agudice el sufrimiento humano actual, en lugar de irse por lo seguro –cuando lo seguro, obviamente, inclusive producirá MEJORES y mucho MAYORES resultados, MÁS rápido?
Ingenuidad o perversidad: El no dar indicios de que se está consciente, de las profundas implicaciones para las posibilidades de desarrollo nacional, que tienen los asuntos abordados en los diez puntos anteriores, puede dar la impresión en el extranjero de que se trata de ingenuidad o que a sabiendas, peor, se trata de perversidad, o de una combinación de ingenuidad y perversidad. Y esa probable impresión externa es MUY LESIVA para las probabilidades REALES de atraer buena inversión internacional.

B. Ética y Productividad Basadas en la Fe –Generación de un país modelo
Contrario a los diez puntos anteriores, lo que requerimos es que los hondureños (las personas –no nuestras herramientas) nos transformemos como nación; siendo la corrección de asuntos de sistemas (asuntos de las herramientas) algo secundario (en comparación con lo crucial de las actitudes) –corrección de asuntos de sistemas que lograremos naturalmente, y casi sin esfuerzo (muy fácilmente), una vez que las buenas actitudes y, consecuentemente, las actuaciones correctas: sean nuestra forma normal de vivir y trabajar.
Con su creatividad (creatividad que en el ámbito que nos ocupa debe ser realista), el hombre bueno puede concebir (o imitar) diversidad de formas éticas (legales, democráticas, prácticas, eficaces, justas y dignas), para depurar su sistema; y, con su tenacidad (sistemática y bien intencionada), el hombre bueno también puede desempeñarse con excelencia aunque su sistema no sea perfecto (y requiera ser pulido con el tiempo, como todo lo humano) –con naturalidad y casi sin mucho esfuerzo. ¿Por qué, entonces, en lugar de
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconFallas de transformación son fallas de rumbo especiales. Este tipo...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconMuchas veces las leyes son como las telarañas: los insectos pequeños...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconSinopsis: Facultar al Congreso de la Unión para expedir leyes en...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconLas canciones de la guerra civil no son simples composiciones musicales,...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconAl día de hoy tengo que darle las Gracias a Dios y a mi madre, porque...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconLas Fallas-una fiesta valenciana muy importante y popular

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconNuestro país está fragmentado, camina de frustración en frustración,...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconLas reformas constitucionales no son oportunas, son disfuncionales y son ilegítimas”

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconNuestro país vive una profunda crisis moral. Violencia, corrupción,...

Incompetencia derivada de la corrupción: las dos grandes fallas nefastas que son contrarias a la iconEl área de Ciencias Sociales desde la básica primaria tiene una intensidad...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com