José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí






descargar 57.53 Kb.
títuloJosé Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí
fecha de publicación27.02.2016
tamaño57.53 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
EL RISCO DE LA NAVA
GACETA SEMANAL DE LA HERMANDAD DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

Nº 533 – 18 de octubre de 2010

Estimado lector: Sus señas de correo se encuentran incorporadas a nuestra lista de envíos, bien porque nos ha sido solicitado directamente, bien porque en algún momento ha habido relación con nosotros, bien por indicación de tercera persona. No obstante, si no desea recibir estos envíos, puede darse de baja indicándonoslo mediante un correo a las señas del epígrafe.

SUMARIO


  1. Un sí rotundo a la vida, Juan José Asenjo Pelegrina

  2. Zapatero y la alianza de civilizaciones, D. Toledo

  3. Araba, Bizkaia y Guipuzkoa, Manuel Martín Ferrán

  4. Gibraltar español, José María Marco

  5. ¡Ya está bien!, El Confidencial

  6. ¡Qué c osas pasan en este país!, elplural.com

  7. ¡Qué guay es ir de gay!, Miguel Ángel Loma

  8. José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el PSOE, sí, Periodista Digital


UN SÍ ROTUNDO A LA VIDA
Juan José Asenjo Pelegrina (Arzobispo de Sevilla)

En las últimas semanas no pocos cristianos de la Archidiócesis me habéis manifestado vuestra preocupación por la celebración en Sevilla de un congreso de ámbito mundial sobre el aborto, con la finalidad de compartir información, experiencias y nuevas técnicas para mejorar la calidad de las prácticas abortivas. Tendrá lugar entre los días 21 y 23 de octubre y, según parece, será financiado por instituciones públicas de la capital y la región. Algunos me habéis pedido que haga cuanto esté a mi alcance por impedirlo. Como podéis imaginar, no tengo en mis manos la posibilidad evitar su celebración, pero sí tengo el deber de iluminar la conciencia de nuestros fieles sobre este acontecimiento que, a mi juicio, no va a ser un hito glorioso en la historia de nuestra ciudad.

El pasado 4 de julio entró en vigor en España la llamada Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que en realidad no es otra cosa que una liberalización total del aborto, considerado como un derecho de la mujer, mientras se conculcan los más elementales derechos del hijo que lleva en sus entrañas. Su carácter legal no le confiere el marchamo de moralidad, pues no todo lo que es legal es moral. El aborto es siempre una inmoralidad, un mal objetivo; no es progreso sino regresión. En realidad es un «crimen abominable», como lo calificó el Concilio Vaticano II (GS 51), por ser la eliminación voluntaria y querida de un ser humano a petición de sus progenitores, con el concurso de los médicos, los primeros, junto con los padres, que deberían tutelar esa vida naciente.

¿Y qué podemos hacer los cristianos ante el drama del aborto y ante la segura celebración del citado congreso? Una primera posibilidad es que nos sensibilicemos ante este tema auténticamente mayor, y que tratemos de sensibilizar a nuestros conciudadanos, muchos de los cuales aceptan casi sin pestañear la realidad del aborto en nombre del progreso y de la libertad de la mujer. La aceptación social del aborto es una realidad fatal, como reconociera el filósofo Julián Marías hace unos años, calificándola como uno de los acontecimientos más graves que han acaecido en el siglo XX. Algo parecido afirmó poco antes de su muerte el gran escritor Miguel Delibes. En este sentido os invito a todos a difundir en vuestros ambientes, en vuestros hogares, en vuestros lugares de trabajo y en cualquier oportunidad, también en la catequesis y en la formación religiosa escolar, el Evangelio de la Vida, es decir, el valor sagrado de toda vida humana desde la fecundación hasta su ocaso natural, de modo que paulatinamente vayamos sustituyendo la mentalidad abortista y la «cultura de la muerte» por una cultura que acoja y promueva la vida.

En diciembre de 2007, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución por la que se invitaba a los Estados miembros a instituir una moratoria en la aplicación de la pena de muerte. Dios quiera que llegue también el día en que el aborto sea suprimido de nuestras leyes y todos reconozcamos con vergüenza el inmenso y trágico error cometido en los siglos XX y XXI por la humanidad.

¿Qué más podemos hacer? Una forma sencilla de implicarnos en la defensa de la vida humana es rezar. La oración privada y pública es el alma de toda pastoral. También lo es de la defensa de la vida, don de Dios, del que nadie arbitrariamente puede disponer. Así lo reconocía el Papa Juan Pablo II en 1995 en la encíclica Evangelium vitae al decirnos que «es urgente una gran oración por la vida, que abarque al mundo entero. Que desde cada comunidad cristiana, desde cada grupo o asociación, desde cada familia y desde el corazón de cada creyente, con iniciativas extraordinarias y con la oración habitual, se eleve una súplica apasionada a Dios, Creador y amante de la vida». Por ello, sugiero a los sacerdotes que en los días de la celebración del congreso tengan en cuenta esta intención en las preces de los fieles de la Santa Misa y en el rezo del Rosario en las parroquias, y que incluso programen algún acto especial de oración ante el Santísimo por esta causa. Lo pido también a las contemplativas, a las Hermandades en sus cultos y a los grupos y movimientos apostólicos. En todos los casos se puede concluir la oración con la bellísima plegaria a la Santísima Virgen que escribiera el Papa Juan Pablo II como colofón de la citada encíclica.

Termino mi carta semanal manifestando mi respaldo y aliento a las instituciones, confesionales o no, que promueven iniciativas a favor de la vida y que ayudan a las madres en circunstancias difíciles para que acojan generosamente el fruto de sus entrañas. Pocas formas de acción social y de apostolado son hoy tan hermosas y urgentes como ésta. Dios quiera que seamos muchos, también las instancias públicas, los que les secundemos y ayudemos.
Zapatero Y LA Alianza de Civilizaciones
D. Toledo (El Confidencial)

Infraestructuras, funcionarios o pensionistas han sufrido el duro recorte del gasto impuesto por José Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo, el estudio universitario de la Alianza de Civilizaciones, el proyecto impulsado personalmente por el presidente del Gobierno para «superar la brecha que se está abriendo entre el mundo occidental y el mundo árabe y musulmán», se salva de la quema. Y es que el Ejecutivo destinará a ese fin 1,5 millones de euros el año próximo, cantidad que supone un incremento del 33% respecto al millón de euros contemplado en las cuentas del Estado para el presente ejercicio.

La subvención se encuentra recogida en los presupuestos del Ministerio de Educación. Según desglosa el programa Enseñanzas universitarias, el Instituto Internacional de las Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones, con sede en Barcelona, recibirá sendas transferencias corrientes y de capital por valor de 750.000 euros. El año pasado la de capital se quedó en sólo 250.000. Según una respuesta parlamentaria hecha pública en septiembre de este año, el Gobierno habría gastado ya cerca de cuatro millones de euros en promover el proyecto estrella del Gobierno en política exterior.

Eso sí, la respuesta del Ejecutivo sólo contempla los 3,3 millones imputables al Ministerio de Exteriores y la contribución de 650.000 euros con cargo al Fondo de Ayuda al Desarrollo aprobada por el Consejo de Ministros el 28 de agosto de 2009. Sin embargo, en la propia página web del Plan Nacional queda claro que el proyecto es transversal y recorre los Ministerios de Exteriores, Ciencia e Innovación, Educación, Cultura, Trabajo e Inmigración e Interior. Este diario ya adelantó en mayo que no estaba en los planes del Gobierno recortar financiación a esta iniciativa.

El incremento de la ayuda para el Instituto para la Alianza de Civilizaciones corre en paralelo al salto cualitativo de la institución, que aspira a «constituirse en un think tank y centro de creación y difusión de ideas» de la mano de la ONU, según explica Educación. No será el único sostén que tenga el Instituto, cofinanciado por el Departament d'Innovació, Universitats i Empresa de la Generalitat de Cataluña. Sin ir más lejos, el Gobierno catalán ha comprometido 11,7 millones a la rehabilitación del pabellón del Hospital de Sant Pau que albergará su sede, obras que deberían estar terminadas en 2012.

Objetivo: hacer más amigos

Tampoco será ese foro de discusión el único en el que encuentre acomodo la Alianza de Civilizaciones. La Fundación Euroárabe de Altos Estudios recibirá el año próximo una subvención de 138.000 euros, la misma que el año anterior. Creada en 1995 con el fin de impulsar «un espacio para el diálogo y la cooperación entre los países de la UE y los de la Liga de Estados Árabes», desde el año 2008 desarrolla «programas y actividades de acuerdo con el Plan Nacional para la Alianza de Civilizaciones», según recuerda el departamento de Ángel Gabilondo.

La Alianza de Civilizaciones también está muy presente en los presupuestos del departamento de Miguel Ángel Moratinos. Según el programa de Acción del Estado en el exterior, España buscará en los organismos multilaterales más apoyos al proyecto. «En relación a dicha Alianza de Civilizaciones, se continuará con un apoyo que, ya en 2010, ha logrado: un crecimiento del Grupo de Amigos de la iniciativa, la consolidación de su carácter global y de su vocación universal y el desarrollo de estrategias regionales dentro de la misma», se argumenta desde el Ministerio. No se precisa los fondos presupuestarios que se destinarán a estos fines.

Para ello, se quiere potenciar la participación de España en el foro interregional Europa-Asia (ASEM), ya que la Alianza «está relacionada en gran medida con países asiáticos, muchos de los cuales albergan a la mayoría de la población musulmana del mundo». Además de alentar nuevas iniciativas, se contempla la asistencia a la Conferencia ministerial ASEM, que tendrá lugar en Hungría, y al 7º Diálogo interreligioso que se celebrará el año próximo en Filipinas.
Araba, Bizkaia y Gipuzkoa
Manuel Martín Ferrand (República.es)

Siempre hubo gentes irresponsables, incapaces de entender el verdadero valor de las cosas y dispuestas a obrar espasmódicamente, según el impulso de un capricho, mejor que ateniéndose al margen de su responsabilidad y a la coherencia de su representación. Ya se cuenta en el Génesis que Jacob le compró a Esaú sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas. Del mismo modo, José Luis Rodríguez Zapatero acaba de comprarle unos votos a Iñigo Urkullu para poder sacar adelante los Presupuestos de 2011 y seguir en el machito monclovita hasta la primavera del 12. Lo de Jacob parece más decente porque, al menos, las lentejas eran suyas. Lo que Urkullu, presidente del PNV, le ha vendido a Zapatero no era de su pertenencia. Como tampoco era de su propiedad, sino de la de sus representados –¡el pueblo español!–, la moneda de pago empleada por el líder que presumía de talante, ha demostrado no tener talento y ha perdido el talismán mediático con el que hechizaba a sus víctimas antes de comérselas.

En un repugnante ejercicio del «todo vale», la enfermedad letal que ha resquebrajado el Estado, debilita la Nación y tiene hundidos a los ciudadanos, Zapatero saldrá del atolladero presupuestario y conseguirá un salvavidas que le permita seguir flotando con la ayuda de un partido, el PNV, que, tomando su fuerza de la Constitución del 78, tiene vocación y proclamas secesionistas. Sus seis diputados en la Carrera de San Jerónimo, respaldados por sus 300.000 votantes –el 1,19 del total de los votos emitidos en las últimas legislativas– torcerán el curso de la Historia previo pago de su importe. Es algo inmoral que constituye un caso claro de desacato a la ciudadanía, pero aquí no pasa nada. Nunca pasa nada y, por ello mismo, el país se empobrece y aborrega.

Entre la mercancía con la que el presidente del Gobierno –¿de todos los españoles?– satisfará el pago pendiente al PNV, ni tan siquiera a todos los vascos y, mucho menos, a los que respaldaron con sus votos al lehendakari socialista Patxi López, figura la promesa del cambio de denominación oficial de las tres provincias vascongadas. Álava, Vizcaya y Guipúzcoa pasarán a ser Álava-Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

Sebastián de Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana o española, publicado en 1611, ya registra la entrada Guipúzcoa, o Guipúzcua, y la define: «Provincia de Cantabria, y cántabros se llaman los vizcaínos, los guipuzcuanos y los de Santillana». También el Tesoro reseña la voz Vizcaya como «provincia en la Cantabria, dicha assí de los vascos».

Cabe entender que, empujados por el complejo de inferioridad que define los nacionalismos, los integrantes del PNV y sus cuadros necesiten rebautizar su propia identidad para sentirse realizados. Esa será fuente de una nueva debilidad porque la Historia, que admite escasos tocamientos, termina siempre por volverse contra quienes la manosean y trastornan. Pero lo que resulta inconcebible es que un señor de Valladolid que dice ser de León y que tiene la responsabilidad del Gobierno de España ponga en almoneda la crónica de nuestro pasado y, más grave todavía en la medida en que no es solo nuestro, la naturaleza y precisión del idioma en el que nos expresamos quinientos millones de personas, incluido Urkullu, cuando quiere comprarse algo más que una boina o leer, un suponer, La crítica de la razón pura, de Kant, o la Fenomenología de la conciencia del tiempo inmanente, de Husserl, que, me parece, no han sido traducidos al vascuence.

El ejército de Napoleón era grande porque cada uno de sus soldados llevaba en la mochila el bastón de mariscal. Pero además llevaban calada la bayoneta y una inmensa convicción de su triunfo. Este Zapatero ha disminuido en tanto la ética pública y el interés general de la Nación que se retrata con compraventas como la que le perpetuará en el cargo hasta el fin de la legislatura. Ya puede darse prisa su protectora y ministra Carme Chacón en su proyecto de normativa antiabucheo porque el líder planetario terminará siendo abucheado por los pajaritos del cielo y las hormigas del campo. Eso sí, harto de lentejas.
Gibraltar español
José María Marco (La Razón)

La política del Gobierno de Rodríguez Zapatero con Gibraltar se entiende mejor si se recuerda la visita oficial que Moratinos, como ministro de Asuntos Exteriores del Reino de España, realizó a la roca en julio del año pasado. Más o menos por las mismas fechas se supo que el Instituto Cervantes, que fue en su tiempo instrumento de la política exterior del Gobierno español, tenía planeado abrir una sede en Gibraltar. Esto último resultaba sorprendente porque en Gibraltar todo el mundo sabe español tan bien, y ahora tal vez mejor, como cualquiera que tenga la nacionalidad española, y hasta ahí el Instituto Cervantes no abría sedes en países donde se habla nuestra lengua.

Las dos noticias apuntaban a lo mismo: una política exterior que iba dibujando una España dispuesta a ceder terreno –incluso físicamente como ocurre en el caso de Gibraltar– ante sus adversarios y que en vez de defender sus intereses mete la cabeza en un agujero para no ver la realidad. Por mucho que esto corresponda a un rasgo de carácter del presidente Rodríguez Zapatero, como a estas alturas ya tenemos todos sobradamente comprobado, una política exterior no debe medirse por sus efectos, ni siquiera cuando estos resultan tan extraordinarios como los de ver menguar el propio país.

Es posible, incluso, que Rodríguez Zapatero, su ministro y sus centenares de asesores (toda una plurinación de por sí) aspiren en esta materia a algo muy distinto, como es una suerte de ampliación de España. La ampliación consistiría en dibujar un mapa político de España en el que tuvieran cabida, de un modo que todavía no se adivina pero que en estos años se ha tratado de ir perfilando, territorios como Gibraltar. Hemos ido hacia una España plurinacional (decir «multinacional» resultaría poco socialista), con territorios y entidades políticas que establecerán entre ellos, y con España, relaciones bilaterales, como entes soberanos que son. Esta España podría acoger en su generoso regazo a los primos un poco díscolos que son los gibraltareños. Y al revés, también se encontrarán fórmulas de cosoberanía para «solucionar» el «problema» de Ceuta y Melilla a gusto de todos, en particular de nuestros vecinos marroquíes. La cesión de competencias al País Vasco realizada la última semana no es, en esta perspectiva, un gesto desesperado de supervivencia. Es un paso triunfal más hacia ese nuevo modelo de España postnacional que Rodríguez Zapatero enunció cuando puso en duda la existencia de la nación (española).

Resulta entretenido ir comprobando cómo ese proyecto postnacional para España refuerza la idea de nación en todos los otros casos. Los nacionalistas catalanes y vascos, para los que la idea de la nación aplicada a su tierra no ofrece duda alguna, lo encuentran interesante. No tanto los gibraltareños, que ya tienen algo parecido desde su Constitución de 1969, ¡más antigua que la nuestra! A los marroquíes, por su parte, les pasa lo mismo que a nuestros nacionalistas, que les divierte el proyecto político de ampliación de España de Rodríguez Zapatero. Ah, los encantadores de serpientes…
¡YA ESTÁ BIEN!

Caruana reta a Moratinos a llevar el litigio a la Corte Internacional



El Confidencial

El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, reclamó al Reino Unido una mayor implicación en la defensa de las aguas que ambos reclaman como propias, tras los sucesivos incidentes entre la Guardia Civil y la Policía gibraltareña.

En un mensaje televisado, retó también al jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, a que lleve el litigio por la soberanía de las aguas que rodean al Peñón a la Corte Internacional de Justicia.

«Si el señor Moratinos está convencido de que según la ley internacional las aguas que rodean a Gibraltar no son británicas, entonces no tiene nada que perder y todo que ganar» elevando este asunto a la Corte Internacional de Justicia.

La declaración de Caruana en la televisión gibraltareña tenía como objetivo denunciar el intento que percibe desde mayo pasado por parte de la Guardia Civil española de ejercer competencias en aguas que Londres y Gibraltar reclaman como propias.

Caruana aclaró que «desde hace muchas décadas» los gibraltareños han «aprendido a vivir con incursiones de barcos oficiales españoles» en «aguas territoriales» del Peñón, algo que «históricamente» se ha «tolerado». Pero en mayo de 2009 se produjo, según Caruana, «el primer incidente de tipo más serio», cuando una embarcación española inspeccionó los permisos de otra nave en aguas que Gibraltar considera propias. Ya no se trataba de una simple incursión, subraya el ministro principal, sino del «ejercicio de competencias ejecutivas (...) en nuestras aguas territoriales».

Desde entonces, añadió Caruana, Gibraltar ha dejado claro tanto a Londres como a Madrid que «este nuevo comportamiento español no concuerda y afectará a la viabilidad de la cooperación en cuestiones relacionadas con las aguas».

El 28 de septiembre pasado, denunció Caruana, se produjo el incidente más serio de todos, cuando la Guardia Civil «impidió, con amenazas y uso de la violencia física» contra agentes de la Policía gibraltareña que estos ejercieran su jurisdicción sobre «nuestras propias aguas».

Con esta actuación «inaceptable», los agentes del Instituto Armado se llevaron en su lancha a una persona que ya se encontraba bajo custodia de la Policía gibraltareña.

Comprometido con el Foro

Aunque Caruana afirmó seguir comprometido con el Foro de Diálogo que crearon España, Reino Unido y Gibraltar en 2004 con la llegada de los socialistas a La Moncloa, advirtió de que la cooperación no puede convertirse en una «cortina de humo detrás de la cual España pueda desmantelar en la práctica la soberanía británica y con ello nuestra jurisdicción sobre las aguas territoriales de Gibraltar».

De manera que para que las partes puedan alcanzar acuerdos que tengan que ver con las aguas (como la seguridad marítima por ejemplo) «es necesario volver al menos al status quo que existía antes de mayo de 2009». «No es aceptable que España endurezca su postura en un modo que ningún gobierno previo pensó que fuera necesario» y cuando está comprometida con una agenda de cooperación, dijo Caruana.

Por otra parte, Caruana remarcó que «la obligación de defender» las aguas territoriales de Gibraltar «recae no en el Gobierno de Gibraltar» ni en su Policía «que carecen de los poderes constitucionales y recursos para ello, sino en el Gobierno británico y en particular el Foreign Office y el Ministerio de Defensa».

El ministro principal reveló que ha expresado por carta estas preocupaciones al jefe de la diplomacia británica, William Hague, para pedirle el «despliegue sistemático y la intervención de la Marina Real en apoyo y protección de la Policía de Gibraltar cuando (ésta) cumpla sus deberes y ejercite su jurisdicción» en aguas que reclaman como propias.

En este sentido, Caruana se refirió a la reciente posición de Londres a favor de que las partes pacten un protocolo de actuación para evitar incidentes y advirtió de que no aceptará un protocolo que «haga avanzar, consolide, cultive o sustente la posición española de soberanía sobre nuestras aguas territoriales o que pudiera equivaler a algún tipo de acuerdo de soberanía conjunta».
¡Qué cosas pasan en este país!
Ya se sabe: a los infantiles del Barcelona les prohíben salir al campo cuando en un partido internacional suena el himno de España; el presidente del Barça anterior hace todo tipo de demostraciones a favor de la independencia de Cataluña; se queman fotos del Rey y banderas de España por un quítame allá esas pajas; todo ello, sin que pase nada ni nadie levante la voz. Pero un jugador del Real Madrid, dice «Arriba España», y es un mensaje subido de tono. ¡Qué país, Señor! Don Florentino, ¿no se ha pasado usted un poquito?
Ramos podría dejar de jugar en el Madrid por su "Arriba España"
elplural.com

Al jugador del Real Madrid Sergio Ramos le podrían salir muy caros sus mensajes políticos subidos de tono. Según ha informado El Mundo Deportivo, Florentino Pérez le ha hecho saber a René, hermano y representante de Ramos, que no tolerará más actuaciones con connotaciones políticas.

De hecho, El Mundo Deportivo asegura que la polémica suscitada en la rueda de prensa previa al partido de Lituania con el «¿te contesto en andaluz?» a una periodista de TV3 y con la felicitación de «Arriba España» a los pilotos españoles, podría provocar la paralización de la renovación del jugador andaluz por el Real Madrid.

«Arriba España»

Y es que a Florentino Pérez no le gustó en absoluto que Ramos sólo felicitara en su Twitter a Jorge Lorenzo tras proclamarse campeón del mundo. Finalmente, después de que muchos seguidores le pidieran que incluyese al catalán en su felicitación, el «4» del Madrid añadió: «Felicito a los 2, claro que sí... Toni Elías y Lorenzo» y se despidió con un «¡Arriba, España!», que ha levantado ampollas en el Madrid.

Futuro negro

Parte de la prensa deportiva augura que este toque de atención puede traducirse en un parón de las negociaciones por la renovación del sevillano con el Madrid si el jugador no cambia de inmediato su actitud. Pérez considera que el tema político no debe mezclarse con lo deportivo y espera que el jugador sea más prudente a partir de ahora en estos asuntos.
¡Qué guay es ir de gay!
Miguel Ángel Loma

Supongamos que el presentador de un popularísimo programa televisivo de sobremesa, se dedicase durante la emisión a realizar comentarios de inequívoco contenido sexual a sus reporteras cuando conectase con ellas desde el plató, e incluso a alguna colaboradora en el mismo plató y, ocasionalmente, a alguna mujer del público asistente. Pero eso sí, todo con muy buen rollito, ji ji, ja ja. ¿Cuánto duraría dicho presentador en recibir el cese fulminante del programa tras una campaña mediática de encendidas denuncias feministas acusándole de cerdo machista acosador?

Pues depende... Depende porque todo eso lo hace, cada vez que le viene en gana, el simpatiquísimo Jorge Javier Vázquez durante su programa «Sálvame», con las risitas, aplausos y parabienes de presentes y ausentes, sin suscitar denuncia ni queja conocida, sino premios y reconocimientos de todos y todas. La única diferencia con el supuesto presentador machista es que como Jorge Javier va de gay superguay, todas esas cosillas no se las dedica a las mujeres, sino a los hombres; aunque también se permite el corretear de vez en cuando a alguna que otra fémina por el plató, con la jocosa intención de subirle la falda o bajarle el escote, ji ji, ja ja.

Es lo guay que tiene ir de gay: que lo que a unos les supondría un linchamiento mediático y la condena al destierro allende las ondas, a otros los erige en el salvador de las audiencias de una cadena televisiva con nombre de terminación premiada muy acorde con lo más grueso de sus contenidos.
José Antonio Primo de Rivera no fue golpista;

el PSOE, SÍ
Periodista Digital

Diego Barcala, de Fuck Público, y Natalia Junquera, de El País, muestran su incultura, envenenan a los expañoles... y se ganan una buena pasta. ¡Cómo los periódicos a papel no van a perder lectores si la Wikipedia es más fiable que sus redactores-estrella!

¡Que le vamos a hacer! Aunque sé que «El error camina casi siempre con más garbo que la verdad», como dice Nicolás Gómez Dávila, me gustan las causas perdidas, porque soy un reaccionario. Voy a corregir para mis lectores un par de errores perpetrados por sendos publicistas entusiastas con firma en El País y en Fuck Público.

Siento aprecio por José Antonio Primo de Rivera. Pudo haber llevado una vida indolente, como tanto señorito titulado, o bien puedo haber escapado al extranjero, como hicieron TODOS los gerifaltes del Frente Popular, salvo Julián Besteiro, pero se lanzó a la vida política, en la que padeció todo tipo de sinsabores, hasta ser asesinado. Y además era mucho más culto que Manuel Azaña y no digamos que Indalecio Prieto y José Antonio Aguirre: sabía lo que ocurría fuera de España, leía sobre economía, comprendía a Kelsen...

Diego Barcala ha escrito en un reportaje en Fuck Público, publicado el día 11, lo siguiente:

Los familiares de los enterrados junto a los golpistas, Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera...

Aceptamos que Franco era golpista, junto con Negrín, Prieto, Carrillo, Rubial, Largo Caballero, Pasionaria, Companys, Azaña y tantos otros. Pero no que lo fuera José Antonio, probablemente el único político de la época que no participó en un golpe de Estado. El Gobierno ilegítimo del Frente Popular (que nunca publicó los resultados de las elecciones) le encarceló el 14 de marzo de 1936 en Madrid y posteriormente, el 6 de junio, le trasladó a la cárcel de Alicante.

En el juicio-farsa que montó el rojerío, el fiscal le acusó de haber participado en el Alzamiento. Él se defendió así:

El 18 de julio de este año, como es público, estalló en gran parte de España un movimiento militar, al que se dice prestan asistencia grupos de Falange Española. Tales grupos ni han recibido ni han podido recibir instrucción alguna de su jefe, que, de haberlas podido dar, hubieran sido con claras y decisivas garantías políticas y aún personales, que le hubieran puesto en condiciones de intervenir activamente en la dirección del Movimiento.

El fiscal no pudo presentar ninguna prueba, pero como la sentencia de muerte estaba dictada por el Gobierno rojo, a José Antonio se le fusiló el 20 de noviembre de 1936.

Natalia Junquera, que escribe en el diario de los Polanco, los Cebrián, los Laín Entralgo y los Pradera (grandes luchadores contra el franquismo), escribió a finales de agosto un reportaje sobre el hallazgo de una fosa de muertos de la guerra asesinados por falangistas (no sé cómo habiendo tantos falangistas no sacaron ni un diputado en las elecciones) en la provincia de Burgos en los primeros días de agosto de 1936. Cerraba el reportaje con esta frase:

Se calcula que en este paraje puede haber 200 víctimas más de Franco...

Vamos a ver, MEMA, si los muertos fueron asesinados en agosto de 1936, Franco, al que sirvió el padre falangista de Juan Luis Cebrián, no tuvo ninguna responsabilidad. Él estaba en Cáceres y los militares, carlistas, falangistas y voluntarios que había en la provincia de Burgos estaban bajo las órdenes del general Emilio Mola.

Escribís los reportajes como Garzón instruye los sumarios.

(Aforismo de Gómez Dávila: «La estupidez es el combustible de la revolución»).


EL RISCO DE LA NAVA – Nº 533

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconJosé antonio primo de rivera (22-04-1903 20-11-1936)

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconMiguel Primo de Rivera” (Jerez de la Frontera, 1870 – París, 1830) Óleo de José Ribera

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconLa dictadura de primo de rivera

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconLa dictadura de primo de rivera

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconLa dictadura de Primo de Rivera

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí icon1. La caída de la Dictadura de Primo de Rivera

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí icon¿Fue un Golpe de Estado o era Zelaya el golpista?

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconDictadura de primo de rivera (1923-1939)

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí icon2 Bachillerato la dictadura de primo de rivera. Esquema de contenidos

José Antonio Primo de Rivera no fue golpista, el psoe, sí iconTema 8: la dictadura de primo de rivera (1923-1930)






© 2015
contactos
ley.exam-10.com