La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas






descargar 17.57 Kb.
títuloLa patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas
fecha de publicación27.02.2016
tamaño17.57 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
La  patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas.

Por Palmiro Soria Saucedo*

Marzo 14, 2010

Aún se me electriza la piel,  recordando la primera vez que le escuche a nuestro presidente cerrar su discurso a grito en pecho con la consigna de “Patria o Muerte, ¡venceremos!”, enfatizó dos veces la primera frase y todos coreamos febrilmente, ese compromiso de vida con que definía su voluntad política, en circunstancias en que la unidad de la patria estaba en peligro. La extrema derecha estaba dispuesta a dividir el país,  con tal de preservar sus privilegios, eran los tiempos de aquella exhortación inefable y apátrida de “adelante Santa Cruz, con su independencia”,  y del  proyecto de creación de la nación camba, y toda esa escalada de violencia caracterizada por el veto territorial y la toma de instituciones con que se expresó  la desobediencia civil, y la contratación de mercenarios como el grupo de Rozsa con la misión de organizar y preparar militarmente un  golpe de estado cívico-prefectural, en la que el magnicidio fue parte de su tenebroso menú.

La paciencia y la sabiduría indígena de nuestro presidente, la serenidad y lealtad de nuestras fuerzas armadas y sus comandantes, junto a un diseño político audaz y brillante, permitieron al proceso de cambio, transitar del “empate catastrófico”, a “la derrota catastrófica” de la derecha neoliberal y racista en el referéndum dirimitorio y la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado (CPE), generando  una nueva hegemonía política de carácter estratégico, en las elecciones presidenciales del 6 de diciembre pasado, con el histórico 64% de apoyo electoral, que permite refundar el país,  con la fuerza acrecentada, lo cual ha creado las condiciones necesarias para transitar, el glorioso camino, del proceso de cambios al proceso revolucionario;  es verosímil imaginar que  no hay proceso revolucionario sin proceso de cambios, aunque puede haber proceso de cambios sin proceso revolucionario. Esa unidad y contradicción  dialéctica, solo se resuelve a favor de la revolución, cuando  la cantidad, se refuerza con la calidad de los cambios, esto abarca no solo, las acciones programáticas que dan contenido a la gestión pública, a la gestión política, a la gestión ideológica, sino y sobre todo a los seres humanos que concretan su despliegue; al final,  como diría Zavaleta “las cosas se conocen en su remate”.

La instrucción  del capitán general de las FF.AA., el presidente  Evo  Morales, de  incorporar el lema de Patria o Muerte ¡venceremos!, en el  ceremonial militar, tiene la diáfana intención de reafirmar el carácter sagrado de la patria, de su unidad e indivisibilidad. La polvareda que ha querido  levantar la derecha reaccionaria utilizando a ex-comandantes  en retiro, ahora dedicados a la política, no ha aguantado el  fundamento de los  contundentes argumentos del Presidente. El episodio tiene varias aristas interesantes, una de ellas es que genera la oportunidad para iniciar  el debate sobre el nuevo carácter, el rol del Las FF.AA. y  su doctrina militar, en el contexto del nuevo estado plurinacional.

Las FF.AA.  son parte fundamental del órgano ejecutivo,  parte constitutiva del estado, lo fueron de la anterior republica colonial y dependiente y lo siguen siendo en la nueva republica del estado plurinacional, a ellas también como a toda institucionalidad estatal, les corresponde refundarse. Ello implica cambios en la doctrina,  el rol, el carácter y la reorganización estratégica y táctica de sus unidades permanentes y de cuadros; en el nuevo mandato constitucional, “Bolivia rechaza toda guerra de agresión como instrumento de solución de diferendos y conflictos entre estados y se reserva el derecho a la legítima defensa en caso de agresión que comprometa la independencia y la integridad del estado” (CPE, Art.10.II).  Bajo esta   concepción  se tiene que rediseñar la nueva estrategia de seguridad nacional y en correspondencia con el nuevo escenario del teatro  de operaciones militares,  del actual mapa geopolítico  Latinoamericano. Entre otras cosas, esto supone un proceso de modernización tecnológica de los medios de  combate y fortalecimiento de la capacidad movilizativa, defensiva y combativa de las FF.AA.

Las Fuerzas Armadas, tienen  leyes específicas y reglamentos que norman su funcionamiento, tienen su historia, tradiciones y símbolos;  también hay  mitos. Como toda institución viva y dinámica,  muchas de esas cosas van a cambiar; no solo los elementos estratégicos que definen el sentido de su existencia, condensadas en su misión estatal. La historia tiene que ser reinterpretada a la luz de los nuevos paradigmas plurinacionales y de la revolución democrática y cultural; las cosas tendrán que saberse, en su momento, con pelos y  señales; los golpes de estado y las dictaduras militares y civiles, tendrán que llamarse por su nombre, liquidando por ejemplo el eufemismo de “revuelta militar”;  la antigua lealtad del alto mando, aceitada con bonos corruptos y corruptores de los  gastos reservados, y los episodios sangrientos de las masacres, de los torturados y desaparecidos de la época de "la doctrina de seguridad nacional", basada en el enemigo interno (dirigentes de organizaciones sociales, Central Obrera Boliviana (COB), cocaleros, campesinos, indígenas y militantes de izquierda), se  tiene que revelar, la oscuridad de sus designios. Sin revanchismo histórico, hay que informar constructivamente a la sociedad civil y a la sociedad  militar que en la Escuela de las Américas, se enseño un pensamiento militar servil al imperio,  profundamente antipopular, y contrarrevolucionario, y que en las academias y cursos militares de todos los niveles, en el país, todavía no  han cambiado algunos contenidos curriculares altamente influenciados y definidos por dicha escuela. La historia de la grosera injerencia y prepotencia de la cooperación militar norteamericana, tiene que desnudarse para cerrar ese oprobioso capítulo de la indignidad nacional.   

En estos  años de la revolución democrática  cultural y pacífica, las FF.AA., han ganado un enorme prestigio y respeto en la colectividad de los pueblos y naciones que integran el país, ellos han jugado un rol fundamental en el salvataje y ayuda humanitaria en las regiones víctimas de las riadas, sequías, incendios y otros desastres naturales; la distribución del Bono Juancito Pinto y la Renta Dignidad en todos los rincones de la compleja geografía nacional, han sido cumplidas ejemplarmente por las FF.AA.  El desfile militar del 7 de agosto, en la que todos los pueblos indígenas con orgullo superior desfilan al lado de su ejército, en un impactante  espectáculo  bellísimo y único, que dibuja el mosaico cultural del país, con un claro mensaje de disposición a dar la vida por la patria, a vencer por la patria, junto a sus fuerzas armadas, que ahora las sienten suyas; este es un cambio sustancial de la tradición militar, de un poderoso espesor simbólico, que anuncia los contenidos de una nueva doctrina militar, muy nuestra, cimentada en  todos los pueblos del estado plurinacional. Con este referente, y el lema planteado por el presidente Evo, se pueden distinguir los códigos esenciales de la nueva  doctrina militar, que bien podría enunciarse como: Doctrina de  Defensa de la Patria, en base a la Defensa de los Pueblos.  El tema de la Doctrina, es crucial por que condensa la ideología y la política militar estatal. Un pequeño y pobre país como  Vietnam, pudo derrotar al ejército más poderoso del mundo, entre otras cosas porque Ho Chi Ming y Vo Nguyen Giap, pudieron desarrollar una doctrina militar correcta: “La Guerra de todo el pueblo”.

El cambio de lema, o la introducción de uno nuevo, no es el mayor cambio en el proceso de refundación de nuestras fuerzas armadas. El mayor Hans Kundt, jefe de la misión militar alemana, que se encargo de preparar al ejército boliviano de principios del Siglo XX,  introdujo, muchos cambios; la doctrina, la estrategia, el uniforme y algunas armas francesas fueron trocadas por las concepciones y tradiciones provenientes del ejercito prusiano, con ellos llego el máuser a Bolivia.  La  rancia estirpe aristócrata y el temperamento despótico del mayor, le generaron , no pocas mal-querencias,   y  se dice que cuando lo nombraron general en jefe para dirigir la guerra del Chaco (ejemplo vergonzoso de subordinación colonial de la casta oligárquica de entonces), muchos oficiales bolivianos hicieron dura resistencia al nombramiento; algunos que estaban en el frente de guerra llegaron a decir que Kundt, “no servía ni para dirigir una cuadra”, de ahí que el oficial prusiano sintiera la necesidad de afirmar su autoridad, bajo el lema de “subordinación y constancia”, para bajarle  el moño a la oficialidad insubordinada.

El tema de la disciplina, la verticalidad, el mando único, no se resuelve con un lema,  todos los reglamentos de  todos los ejércitos del mundo,  consignan -a su manera- que  la orden del jefe, encarna el mandato  de la patria.

La misión estratégica de las FF.AA. del estado plurinacional de Bolivia establecida en la nueva CPE consiste en “defender y conservar la independencia, seguridad y estabilidad del estado, su honor, y la soberanía del país, asegurar el imperio de la constitución, garantizar la estabilidad del gobierno legalmente constituido, y participar en el desarrollo integral del país” (CPE, Art.244).

Un mito espectral, que requiere un ajuste de cuentas, es  la supuesta neutralidad política de las FF.AA.,  la historia se encarga de informarnos de horrorosas tendencias de extrema derecha, que causaron mucho dolor y luto en la familia boliviana, García Meza, Banzer y otros están en esa galería infausta, de la antipatria; el desmembramiento territorial de la amazonía, tienen en Melgarejo, su verdugo histórico, en una de las expresiones más infamantes contra la soberanía nacional.  Las ideas socialistas tienen también un lugar bien ganado, con las medidas que tomo el Cnel. David Toro Ruilova, como presidente de la Republica, nacionalizando la Standar OIL, y fundando YPFB, creando el Ministerio  de Trabajo y Previsión Social, fijando la jornada laboral en 8 horas y el Banco Minero del estado, como medidas más sobresalientes de lo que el mismo denomino “revolución socialista militar”; la constitución del Cnel. Germán  Busch, se la ha calificado como de corte socialista; la historiografía militar registra  otros militares nacionalistas, patriotas, progresistas y de alta sensibilidad social, como Villarroel, Torres y otros, que escribieron paginas históricas que son parte del orgullo nacional y de nuestras fuerzas armadas.    

“Patria o Muerte ¡venceremos!”, tiene un carácter profundamente patriótico, no tiene un carácter socialista, y  según el buen decir de nuestro vicepresidente, la consigna “resume lo más profundo de nuestro sentimiento, lo mas enraizado de nuestro compromiso, con nuestra historia, con nuestro destino”. Más que un lema es el mandato sagrado del capitán general de nuestras fuerzas armadas, para todos los patriotas, militares y civiles, para que estemos dispuestos a entregar la vida, por la defensa de la patria, a vencer por la patria; eso significan las premonitorias palabras de Katari cuando -a tiempo de ser brutalmente descuartizado- dijo: “volveré y seremos millones”, eso  quiso decir  Abaroa cuando entregaba su vida , con su grito de “que se rinda su abuela carajo”, eso significa: “Morir antes que esclavos vivir”, como se consagra en las notas de nuestro himno nacional.       

             

*ciudadano amazónico del estado plurinacional de Bolivia.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconLa patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconDe Ejército de la Patria a Ejército-K. De Mariano Moreno el 28-mayo-1810...
El Honor es la riqueza más grande que puede tener un militar. Mantenerlo sin mancha y sin tacha es el deber más sagrado de todo miembro...

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconA la ley orgánica de las fuerzas armadas

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconLey artículo 1°. La presente Ley establece la Organización de las Fuerzas Armadas de la Nación

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconQue aprueba el convenio entre la republica del paraguay y la santa...

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconConstitucion de sociedad comercial de responsabilidad limitada con...
Pudiendo utilizar también como denominación abreviada

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconLa disciplina militar del Alto Mando les impide emprender una defensa...

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconQue reforma el artículo 31 de la ley del instituto de seguridad social...

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconDentro de este escenario las fuerzas armadas han ocupado y ocupan...

La patria, en la nueva doctrina militar de las fuerzas armadas iconNo basta acumular riquezas para crear una Patria: Cartago no lo fue....






© 2015
contactos
ley.exam-10.com