La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa






descargar 45.31 Kb.
títuloLa Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa
fecha de publicación27.02.2016
tamaño45.31 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico



1.- La Revolución Francesa (1789-1804)

1.1.- El origen de la Revolución Francesa.


La política “liberal” de Turgot y Necker, que buscaban una reforma fiscal que solventara los problemas de la Hacienda Real francesa, provocará la reacción de Nobleza y Clero, que viendo peligrar sus fuentes de ingresos y sus privilegios económicos llevarán a cabo un movimiento de oposición que se conoce como Revuelta de los Privilegiados (1788), provocando que el proyecto de cobrar impuestos a los Privilegiados fuera retirado.

Estas condiciones no dejan otra salida a Luis XVI que convocar los Estados Generales en el palacio de Versalles para el verano de 1789 ante la situación de descontento y crisis que existe en Francia.

A pesar de que los cada uno de los estamentos (Nobleza, Clero y Tercer Estado) estaban de acuerdo con que la estabilidad de la nación requería una transformación fundamental de la situación, los antagonismos estamentales imposibilitaron la unidad de acción en los Estados Generales. Las delegaciones que representaban a los estamentos privilegiados de la sociedad francesa se enfrentaron inmediatamente al Tercer Estado por su propuesta sobre nuevos métodos de votación (de acuerdo con los principios defendidos por Sieyès)1.

Las discusiones relativas al procedimiento colmaron la paciencia de muchos de los representantes del Tercer Estado, que se constituyeron en Asamblea Nacional el 17 de junio.

Este abierto desafío al gobierno monárquico, fue respondido privando a la Asamblea de su sala de reuniones como represalia; pero provocó que el 20 de junio la incipiente Asamblea Nacional se consolidara como lo demuestra el Juramento del Juego de la Pelota, por el que se comprometía a no disolverse hasta que se hubiera redactado una Constitución para Francia. En ese momento, las profundas disensiones existentes en los dos estamentos superiores provocaron una ruptura en sus filas, y numerosos representantes del bajo clero y algunos nobles liberales abandonaron sus respectivos estamentos para integrarse en la Asamblea Nacional.
1.2.- Fases de la Revolución Francesa. El inicio de la Revolución: La Asamblea Constituyente y Asamblea Legislativa (1789-1792)

La posición inicial de Luis XVl le obligó a ponerse al frente de las transformaciones políticas que se sucedían en el país para evitar quedar marginado; aunque se preparó para evitar una situación incontrolable y dio instrucciones para que varios regimientos leales se concentraran en París y Versalles, para disolver por la fuerza a la Asamblea. Esta circunstancia fue “conocida” por el pueblo de París2, que se lanzó a la calle como respuesta ante estas medidas de control real. El momento culmen de dichos altercados se produjeron con la Toma de La Bastilla (14 de julio de 1789). La toma de este símbolo del Poder Real dejó claro el apoyo popular con el que contaba la Asamblea Nacional Constituyente, pero generó temor entre la burguesía parisina ante la posibilidad de que la muchedumbre se volviera incontrolable y exigió medidas de control para apoyar a la Asamblea:

1.- Establecer un gobierno provisional local.

2.- Organizar una milicia popular, denominada oficialmente Guardia Nacional.

3.- Cambiar el estandarte de los Borbones por la escarapela tricolor (azul, blanca y roja) como la bandera nacional.

En este ambiente la Asamblea Constituyente comenzó su actividad, dictando una legislación previa a la propia Constitución, entre los cuales destacamos la Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano, , sintetizados más tarde en tres principios, "Liberté, Égalité, Fraternité" ("Libertad, Igualdad, Fraternidad").

La primera Constitución fue aprobada el 14 de julio de 1790. A pesar de la gran modernidad del texto constitucional, no satisfacía las peticiones de un gran conjunto de la población, lo que provocaría la radicalización de la sociedad francesa. La radicalización se extendió rápidamente por toda Francia gracias a los clubes de los jacobinos (liberales más radicales) que adquirieron un gran impulso cuando la familia real fue detenida mientras intentaba huir de Francia en un carruaje con destino a Varennes el 21 de junio de 1791. Esto provocó la desvinculación de la Monarquía del propio proceso político, aunque por el momento Luis XVI seguía siendo rey, pero estaba bajo arresto domiciliario.

La Asamblea Legislativa (que había sustituido a la Asamblea Constituyente tras la aprobación de la Constitución), que comenzó sus sesiones el 1 de octubre de 1791, estaba formada por 750 miembros que no tenían experiencia alguna en la vida política, dado que los propios integrantes de la Asamblea Constituyente habían votado en contra de su elegibilidad como diputados de la nueva cámara.

Existía una división importante entre los diputados franceses, que podemos agrupar en:

a).- Monárquicos. Tratan de establecer una Monarquía constitucional (este es el grupo más amplio)

b).- Republicanos moderados (Girondinos): Buscan crear una República federal, que se debe lograr tras un proceso legislativo y administrativo lento.

c).- Republicanos radicales (Jacobinos): Persiguen establecer una República centralizada, liberal e igualitaria conseguida mediante la fuerza si es necesario.

Esta situación junto con el cautiverio del Rey, provoca una reacción entre los países absolutistas de su entorno, que amenazan con una intervención armada en Francia y una vuelta a las formas de gobierno del Antiguo Régimen.

La guerra (Guerra de la Convención 1792-1795) se inició en abril de 1792, y la agresión de Austria y Prusia provocó que los miembros más radicales de la asamblea (republicanos) dieran un golpe de Estado para hacerse con el control de la Asamblea Legislativa, que pasará a llamarse Convención Nacional (1792-1795) en septiembre de 1792

1.3.-. La I República: La Convención Nacional (1792-1795)

En un primer momento serían los republicanos moderados (girondinos) son los que se hicieron con el poder, dando lugar a la primera etapa de la Convención: Convención Girondina (1792-1793)

El desarrollo de la Guerra fue favorable, sobre todo tras victoria de Valmy (1792) y permitió que se consolidara la Convención Nacional recién formada. La primera decisión oficial adoptada por esta cámara fue la abolición de la monarquía y la proclamación de la I República. Las noticias que llegaban del frente semanalmente eran alentadoras: las tropas francesas habían pasado al ataque después de la batalla de Valmy y habían conquistado Maguncia, Frankfurt del Main, Niza, Saboya y los Países Bajos austriacos.

La primera gran prueba de fuerza se decidió cuando la Convención solicitó que se juzgara al Rey por el cargo de traición y consiguieron que su propuesta fuera aprobada por mayoría. El monarca fue declarado culpable de la acusación imputada con el voto casi unánime de la Cámara en enero de 1793, pero no se produjo el mismo acuerdo cuando había de decidirse por la pena del acusado. Finalmente el rey fue condenado a muerte por un escaso margen de votos. Luis XVI fue guillotinado el 21 de enero.

La influencia de los girondinos en la Convención Nacional disminuyó enormemente tras la ejecución del rey debido a:

  • La falta de unidad del grupo girondino durante el juicio había dañado irreparablemente su prestigio nacional.

  • Las derrotas sufridas por los ejércitos franceses tras declarar la guerra a Gran Bretaña, las Provincias Unidas (actuales Países Bajos) y a España, que se habían unido a la Primera Coalición contra Francia.

  • El inicio de un levantamiento campesino en La Vendée de carácter reaccionario.

Esta situación permitió que los jacobinos dieran un golpe de estado, ocupando la Convención, e iniciándose el período que se conoce como Convención Jacobina (1793-1794).

La primera decisión de la Convención Jacobina fue crear el Comité de Salvación Pública, que habría de ser el órgano ejecutivo de la República, y reestructuró el Comité de Seguridad General y el Tribunal Revolucionario. Se enviaron representantes a los departamentos para supervisar el cumplimiento de las leyes, el reclutamiento y la requisa de municiones. A partir de ese momento, los jacobinos iniciaron una depuración política con la finalidad de eliminar a sus rivales políticos y “garantizar” la Revolución

La Convención Jacobina promulgó una Constitución “non nata” (24 de junio de 1793) en la que se ampliaba el carácter democrático de la República. Sin embargo, este marco jurídico nunca llegó a entrar en vigor.

El 10 de julio, la presidencia del Comité de Salvación Pública fue ocupada por el dirigente jacobino Maximilien de Robespierre. Robespierre, apoyado por Carnot, Georges Couthon y otros significados jacobinos, implantó medidas policiales extremas para impedir cualquier acción contrarrevolucionaria. Los poderes del Comité fueron renovados mensualmente por la Convención Nacional desde abril de 1793 hasta julio de 1794, un periodo que pasó a denominarse Reinado del Terror debido a las formas despiadadas de persecución del Comité de Salvación Pública:

  • El número total de víctimas durante el Reinado del Terror llegó a 40.000.

  • Entre los condenados por los tribunales revolucionarios, aproximadamente el 8% eran nobles, el 6% eran miembros del clero, el 14% pertenecía a la clase media y el 70% eran trabajadores o campesinos acusados de eludir el reclutamiento, de deserción, acaparamiento, rebelión u otros delitos.

  • Fue el clero católico el que sufrió proporcionalmente las mayores pérdidas entre todos estos grupos sociales.

Durante este tiempo, el signo de la guerra se había vuelto favorable para Francia, derrotando a España y Austria, logrando una paz con Prusia y Gran Bretaña.

Tras contener la situación bélica se inició una disputa por el poder dentro del Comité de Salvación Pública, ya que la persecución de Robespierre alcanzó a los miembros jacobinos y comenzó a extenderse el rechazo a las medidas de seguridad impuestas. El descontento general con el líder del Comité de Salvación Pública no tardó en transformarse en una auténtica conspiración. Así Robespierre, Saint-Just, Couthon y 98 de sus seguidores fueron apresados el 27 de julio de 1794 (Golpe de Termidor) y decapitados al día siguiente.

La Convención Nacional estuvo controlada a partir de ese momento hasta de 1795 por el “grupo termidoriano” que derrocó a Robespierre y puso fin al Reinado del Terror (Convención Termidoriana – 1794-1795). Entre sus medidas más importantes se encuentran:

  • Se clausuraron los clubes jacobinos de toda Francia.

  • Fueron abolidos los tribunales revolucionarios.

La Convención Nacional finalizó la redacción de una Tercera Constitución, que se aprobó oficialmente el 22 de agosto de 1795. La nueva legislación confería el poder ejecutivo a un Directorio, formado por cinco miembros iniciándose una nueva etapa de la Revolución Francesa: El Directorio.
1.4.- La I República: El Directorio (1795-1798)

La nueva Constitución incluía disposiciones que demostraban el distanciamiento de las formas políticas defendidas por los jacobinos. Este régimen no consiguió establecer un medio para impedir que el órgano legislativo entorpeciera el gobierno del ejecutivo y viceversa, lo que provocó constantes luchas por el poder entre los miembros del gobierno, sucesivos golpes de Estado y fue la causa de la ineficacia en la dirección de los asuntos del país.

Desde sus primeros momentos el Directorio tropezó con diversas dificultades, a pesar de la gran labor de políticos como Talleyrand y Joseph Fouché:

  • Crisis económica.

  • Pervivencia de los ideales “democráticos” jacobinos en gran parte de la población urbana.

  • Intentos de recuperación de la Monarquía.

La falta de apoyos para el desarrollo de la labor del Directorio, se tradujo en diversos intentos de golpes de Estados de diversas facciones políticas, que rápidamente fueron sofocados. Esto llevó al Directorio a pensar que se necesitaba un liderazgo carismático que tuviera el apoyo indiscutible del ejército para evitar levantamientos. Por ello, se planteó un “autogolpe” de Estado para preservar lo obtenido por la Revolución, y el líder de ese movimiento sería el general de mayor prestigio de Francia: Napoleón Bonaparte.
1.5.- La I República: El Consulado (1798-1802/1804)

El golpe de Estado que tuvo lugar el 9 y 10 de noviembre (Golpe del 18 de Brumario) derrocó al Directorio. Este golpe no se convertiría en una tiranía militar, sino que transformaría la forma de gobierno en un Consulado (con tres cónsules, uno de ellos Napoleón) que gobernarían de forma casi directa Francia, dejando como garante de la Revolución al Ejército.

Esta forma de gobierno no colmó las ambiciones políticas de Napoleón, que gracias a su carisma y al apoyo del ejército terminó promoviendo un plebiscito en 1802 que lo convirtiera en Cónsul Vitalicio, cargo que ostentará hasta 1804, momento en que se coronará como Emperador de los Franceses. Se inicia así el período del Imperio Napoleónico, que se divide en diversas fases en función de las etapas militares del propio Napoleón.
2.- El Imperio Napoleónico (1804-1815)

Napoleón gobernó de forma autoritaria con el objetivo de consolidar las principales conquistas de la Revolución, y para lo cual llevó a cabo las siguientes medidas:

a.- Consiguió pacificar a la sociedad francesa, poniendo fin a las luchas internas reprimiendo duramente a sus oponentes.

b.- Firmó un Concordato en 1801 con el Papado por el que se normalizaban las relaciones con la Iglesia.

c.- Reorganizó la administración para hacerla más eficaz. Creó para ello la figura de los prefectos, representantes del Estado en los diferentes departamentos (provincias).

d.- Creó un sistema educativo estatal y centralizado desde la escuela primaria hasta la Universidad.

e.- Reformó la Hacienda Pública.

f.- Creó un Código Civil con el objetivo de simplificar y modernizar las leyes, protegiendo y garantizando la propiedad privada, la institución familiar y los principios liberales defendidos por la Revolución y la Burguesía.

Napoléon construyó un gran imperio luchando contra las potencias europeas. Estos conflictos que se denominan Guerras Napoleónicas se desarrollaron entre 1804 y 1815 y determinaron en gran medida el desarrollo del gobierno de Napoleón. Las Guerras Napoleónicas se pueden organizar en tres fases:

  • Victoria y expansión (1804-1808): los ejércitos franceses no parecían tener rival dentro de la Europa Continental, como lo demuestra su victoria en Austerlitz (1805) o Jena (1806). También ocupará España en 1808, donde se pondrá fin a esta fase tras la primera gran derrota de los franceses en la batalla de Bailén (1808), primera gran derrota de la “nación en armas” desde Valmy (1792).

  • Dominio y Bloqueo Continental (1808-1812): la derrota de Bailén no tuvo un efecto inmediato sobre la capacidad el ejército napoleónico, pero si facilitó la intervención directa en la Europa Continental de Gran Bretaña, que hasta el momento se había limitado a una guerra marítima. Napoleón consciente que no sería capaz de conquistar Gran Bretaña, trató de ahogarla económicamente a través de un Bloqueo Continental a sus productos, impidiendo que llegara una importante fuente de ingresos; y de esta manera obligar a los británicos a pedir la paz. Pero la imposibilidad de controlar el contrabando y la necesidad europea de los productos ingleses, provocó el fracaso de esta maniobra.

  • Campaña de Rusia y el final de Napoleón (1812-1815): Napoleón emprendió una campaña contra Rusia en 1812 que terminó con la trágica retirada de Moscú. Al tiempo, en España la derrota de Torres Vedrás, inició la expulsión de los franceses de la Península. Esto, sumado a la reorganización de sus antiguos enemigos (Prusia y Austria), provocaron que Napoleón fuese derrotado en la Batalla de Leipzig en 1813, dejando a los ejércitos aliados vía libre hacia París. Ante esta situación no le quedó más remedio que abdicar, siendo confinado a la Isla de Elba. Escapó de Elba en marzo de 1815, llegó a Francia y marchó sobre París tras vencer a las tropas enviadas para capturarle, iniciándose el periodo denominado de los Cien Días. La reacción de los aliados fue la campaña de Bélgica, que concluyó con la derrota final en la batalla de Waterloo, a manos de Wellington, el 18 de junio de 1815. Fue recluido entonces en Santa Elena, una isla en el sur del océano Atlántico. Permaneció allí hasta que falleció el 5 de mayo de 1821.


3.- la Restauración

A partir de 1815 se inicia una nueva etapa en Europa que se conoce como Restauración. Finalizada la Revolución Francesa, ésta dejará las suficientes semillas dispersas por toda Europa que germinarán a lo largo del siglo XIX en diferentes revoluciones liberales y creaciones de Estados Liberares.
3.1. El Concepto de Restauración

Podemos definirlo como el período entre 1815-1848 en el se retornó a la situación política y social anterior a la Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico, siguiendo los siguientes criterios:

  • Restauración Monárquica: Supone la vuelta al trono de todas aquellas dinastías derrocadas por Napoleón. Por ejemplo, en España se restauró a los Borbones en la figura de Fernando VII; o Francia será dirigida por un nuevo monarca Borbón, Luis XVIII, sobrino del ejecutado Luis XVI.

  • Legitimidad: Se mantuvieron en la medida de lo posible las fronteras anteriores a 1789, pero en aquellos lugares en conflicto entre los países que derrotaron a Napoleón (Gran Bretaña, Prusia, Rusia y Austria) se buscó una situación política más acorde con el resultado bélico durante las guerras napoleónicas.

  • Solidaridad: El Congreso de Viena (1814-1815) generó un sistema basado en la defensa de los principios de la Restauración. Así cualquier intento de implantar un estado liberal en cualquier estado de Europa sería interpretado como una ruptura de los acuerdos alcanzados en Viena. Por ello aquellos que lo hicieran serían reprimidos por los “protectores” de la Restauración, la Santa Alianza formada por Rusia, Austria y Prusia.


3.2. El Congreso de Viena

Tras la derrota de Napoleón en Leipzig en 1813, los aliados entrarán en París en 1814 dando por finalizadas las operaciones militares con el Primer Tratado de París (1814), dónde su conclusión fundamental estribará en declarar a Napoleón culpable de los conflictos que asolaron Europa entre 1800 y 1814, por ello es castigado y deportado a la isla de Elba (Mediterráneo), respetando al Estado francés y no imponiéndole ningún tipo de castigo.

Seguidamente se inicia el Congreso de Viena (1814-1815) en donde se comienza la reconstrucción de Europa con los principios mencionados anteriormente, y con el objetivo de conseguir que Europa volviera a la situación de 1789 como si los hechos de la Revolución Francesa nunca hubieran ocurrido. A lo largo de las primeras deliberaciones, las delegaciones conocen la noticia de la huída de Napoleón de la isla de Elba y su vuelta a Francia. El regreso del Emperador es aclamado por la gran mayoría de los franceses y permite que éste inicie un último gobierno que se conoce como el Imperio de los Cien Días.

Los aliados interrumpen las sesiones ante la amenaza de Napoleón y se enfrentan a él en la batalla de Waterloo (Bélgica) donde el ejército francés en derrotado de forma definitiva. Tras la segunda y definitiva derrota de Napoleón, se llega al Segundo Tratado de París (1815) donde esta vez, y a pesar de los esfuerzo de Talleyrand, se declara culpable al nación francesa contra la que se toman una serie de medidas:

1.- La frontera francesa queda limitada a los límites de 1789, y no se reconocen las conquistas de las regiones de Alsacia, Lorena y la cuenca del Ruhr, que se distribuyen entre los diferentes estados alemanes (inicio de las disputas franco-germanas).

2.- Debe pagar indemnizaciones de guerra y devolver los tesoros artísticos tomados durante las guerras de conquista napoleónicas

3.- Es ocupada militarmente durante 3 años por las diferentes potencias

4.- Napoleón es desterrado a la isla de Santa Elena (en el Atlántico Sur) donde fallecerá en 1821

Tras esto, se reanudan las sesiones del Congreso de Viena que siguiendo los criterios anteriores deciden tomar las siguientes resoluciones:

  1. Gran Bretaña queda como dueña de todo el mar y recibe diferentes islas a lo largo de Mar Mediterráneo y el Mar Báltico para controlar ambas regiones.

  2. Francia, además de las decisiones tomada en el Segundo Tratado de París, queda rodeada por 3 países “tapón”: Países Bajos (Bélgica y Holanda), Piamonte-Cerdeña y Prusia.

  3. Confederación Germánica. Es el resultado de la suma de todos los principados y condados del antiguo Sacro Imperio Romano Germánico, donde destacan el reino de Prusia y el Imperio Austriaco. Todos ellos funcionan como una federación de estados independientes que en temas de economía y política exterior a la Confederación Germánica deberán tratarlos en la Dieta (Parlamento) que se encuentra situada en Frankfurt.

  4. Imperio Austriaco: Sus territorios le hacían controlar todo el norte de la Península de los Balcanes y la parte nororiental de Italia (Venecia, Lombardía y Toscana). Cede su soberanía sobre los Países Bajos para que actúen de estado “tapón” de Francia.

  5. Península Italiana: No existirá un estado italiano hasta 1870, y su territorio está dividido en 9 regiones:

  • Venecia, Lombardía y Toscana (dominados por Austria)

  • El reino de Piamonte-Cerdeña (en cuyo trono se asentaban los Saboya)

  • Parma y Módena (Repúblicas dominadas por familias nobiliarias)

  • El Estado Vaticano

  • El reino de Nápoles, compuesto por las regiones de Nápoles y Sicilia, devuelto a los Borbones.

  1. Rusia: Domina Polonia lo que le permite intervenir más directamente sobre la política de Europa Central. Además tiene la pretensión de alcanzar el Mediterráneo para intervenir en los asuntos de Oriente Próximo.

  2. Dinamarca: Queda como estado independiente y se le entregan los condado prusianos de Schleswig, Holstein y Lauenburg

  3. Península Ibérica: En España son restablecidos los Borbones y en Portugal los Braganza.


3.3.- Las consecuencias de la reestructuración del Mapa de Europa

  1. El Imperio Austriaco queda desplazado hacia el este de Europa lo que le llevará a enfrentarse contra Rusia en un futuro (un buen ejemplo será la Guerra de Crimea, 1854-1856)

  2. Prusia quedará desplazada al oeste, configurándose un antagonismo franco-prusiano primero y franco-alemán después que surgirá de forma sucesiva en los conflictos bélicos entre ambos países (Guerra Franco Prusiana, 1870; las dos Guerras Mundiales)

  3. Rusia, debido a su nueva posición en el mapa, se convertirá en una potencia de primera línea durante el siglo XIX, que tendrá como objetivo alcanzar el Mediterráneo para poder controlar la política y el comercio de Oriente Próximo

  4. El Congreso de Viena al no evaluar el impacto que tuvieron las ideas revolucionarias francesas en los países ocupados, alimentó tanto las posibilidades de la implantación de un modelo de Estado Liberal en Europa, como el nacimiento de los grandes movimientos nacionalistas de Alemania e Italia.

  5. El Congreso de Viena articulará una manera colegiada para controlar y evaluar la situación política europea: El sistema de Congresos.


3.4.- Evolución del Sistema de Congresos. Los sistemas de Alianzas

Su objetivo general es evitar que repitan los hechos ocurridos en Francia entre 1789 y 1815, y por extensión evitar que se implante cualquier tipo de régimen liberal en cualquier territorio de Europa.

Para ello surgieron dos tipos de alianzas

  1. La Cuádruple Alianza: formada Gran Bretaña, Prusia, Austria y Rusia que tenía como objetivo controlar los movimientos exteriores de la política francesa y evitar que volviera a darse cualquier movimiento revolucionario que llevara nuevamente a un conflicto como el de las guerras napoleónicas.

  2. La Santa Alianza: formada por los estados absolutistas de Prusia, Austria y Rusia con el fin de evitar que cualquier estado europeo y sus territorios cayeran en manos de los liberales y se implantara un Estado Liberal en ellos. Su actuación se limitará a Europa en 1823 cuando los Estados Unidos amenacen contra la intervención de los europeos en los asuntos americanos (Doctrina Monroe, que se resume en “América para los americanos”


3.5.- Consecuencias de la actuación del Sistema de Congresos

  1. Gran Bretaña practicará una política de “espléndido aislamiento” de los países europeos que se mantendrá hasta la Primera Guerra Mundial, salvo por su intervención en la Guerra de Crimea (1854-1856).

  2. Las intervenciones serán limitadas y provocarán más problemas que soluciones entre los países alineados dentro de las Cuádruple y Santa Alianzas.

  3. No podrán evitar la desaparición del modelo de gobierno absolutista, que será sustituido de forma progresiva por el modelo de Estado Liberal en toda Europa.

1 Se refiere a la extensión entre los franceses de las ideas liberales surgidas de la corriente ilustradas y apoyadas por el pueblo dirigidos por la Burguesía. Esta difusión se manifestó en un documento realizado por el ABATE SIEYÈS: ¿Qué es el Tercer Estado?, que exponía la importancia numérica que tenía el pueblo frente a los estamentos privilegiados y proponía que la votación que se realizase durante los Estados Generales fuera individual.

2 Algunos autores hablan de una filtración interesada para menoscabar la posición de aquellos que oponían a los intereses de la Asamblea




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconLa Revolución Francesa como respuesta al absolutismo monárquico y...

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconLa Revolución Francesa y el Imperio napoleónico

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconLa Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconTema la revolución francesa y el imperio napoleónico

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconLa revolución francesa y el imperio napoleónico 789- 815)

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconRevolución francesa (1789)

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconRevolución francesa (1789-1815)

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconRevolución francesa 14 de Julio de 1789

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa icon3. la revolución francesa (1789-1799)

La Revolución Francesa y el Imperio Napoleónico La Revolución Francesa (1789-1804) El origen de la Revolución Francesa iconHistoria revolución francesa (1789 1799)






© 2015
contactos
ley.exam-10.com