Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil






descargar 0.71 Mb.
títuloOlvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil
página9/21
fecha de publicación24.02.2016
tamaño0.71 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   21

Los «debería»: ¡vaya mundo tan complicado!

Es de suma importancia que conozcamos la diferencia entre un mensaje de nuestro Espíritu y uno que provenga de nuestro ego miedoso: del nuestro o del de los demás. Lo más probable es que cualquier llamada a la acción que no proceda de tu Espíritu en forma de inspiración puedas clasificarla como un «debería», un «debiera», un «se supone que» o un «tengo que». Esto conlleva presión y generalmente conduce a la resistencia y al malestar.

Los «debería» y los «tengo que» evidentemente son instrumentos del ego para sacarte del Mundo Sencillo. Cuando respondes a estos motivadores que se basan en el MC y que los origina tu propio ego miedoso o el de otra persona que influye mucho en tu vida, te das de narices con el Mundo Complicado y te sientes cargado de resentimiento. El resentimiento es ciertamente un ancla del Mundo Complicado.

¿Por qué hemos de permitir que las exigencias de los demás motivadas por sus egos influyan en lo que tenemos que hacer? Porque tememos que, si no danzamos al son que nos marcan los otros, nos querrán menos, perderemos nuestra posición social o nos sucederá alguna otra cosa indeseable. ¿Sabes qué? Ése es otro truco del DMC para mantenernos en su mundo. (¡Siempre que hay miedo de por medio, ya sabes quién está detrás!) Sin duda lo crearás para ir en esa dirección —en la que tanto temes—, pero no tienes ninguna necesidad de hacerlo.

Cuando honras tus sentimientos y te niegas a hacer algo que te ha pedido otra persona porque no sientes la inspiración o la energía para hacerlo, te estás haciendo un favor a ti mismo y a la otra persona. Estás honrando el Diseño para la Armonía y ofreciendo al otro la oportunidad de unirse contigo en él. Puede que en el momento no sea capaz de apreciarlo, pero como le sucedió a mi amiga hace años cuando rechacé su invitación a cenar, lo hará más tarde.

Había ido a cenar a su casa hacía poco, y cuando volvió a invitarme, me sentía sin inspiración ni energía para ir. Se acababa de separar de su marido y sabía que se sentía sola. Por una parte, como amiga suya hubiera ido, por supuesto, si me hubiese sentido mínimamente inspirada para ir, pero cuando me invitó tuve la fuerte intuición de que no debía aceptar. Noté que era su ego miedoso el que me estaba invitando para evitar estar sola consigo misma y afrontar lo inevitable.

Consideré brevemente si debía ir, pero la respuesta fue un «No» rotundo. Cuando le dije amablemente, pero sin ofrecerle excusas, que ir a su casa esa noche no entraba dentro de mis planes, me preguntó si tenía algo programado. Cuando le respondí que no y no le di ninguna razón para no ir, salvo la de que sentía que no era lo que debía hacer, el silencio se hizo palpable, pero no dijo nada.

Al cabo de muchos años —mucho después de que el incidente se me hubiera olvidado por completo—, un día lo mencionó, y cuando lo hizo fue para darme las gracias.

«Cuando me dijiste eso me dolió —admitió ella—, pero sé que hiciste lo correcto. Esa noche al quedarme sola pude conectar con mis sentimientos de abandono y empecé a sanarlos. Y la forma en que actuaste fue una gran lección para mí respecto a ser sincera conmigo misma. Como fuiste sincera contigo misma y me dijiste que no porque eso es lo que sentías, y lo hiciste sin dudar ni ofrecer excusas, aprendí lo que es ser fiel a uno mismo. Ahora también actúo así. Me siento muy agradecida por esa experiencia. ¡Fue liberadora!»

Una de las cosas que puedes hacer por ti y por los demás y que más fuerza te dará es ser fiel a tu relación con el Diseño para la Armonía y hacer sólo aquello que sientas que debes hacer. Presta atención a tu motivación para actuar, y si hay algún «debería», reconsidera si realizar esa acción va a beneficiarte en tu vida. (Una pista: actuar fuera del Diseño para la Armonía nunca te beneficia.) Si no lo sientes, haz todo lo posible por estar en el Mundo Sencillo, centrado en el Amor, y con toda la amabilidad, claridad y gracia posible opta por evitar esa acción.

Puedes confiar en que si haces algo que no es adecuado para ti, tampoco lo será para nadie. La única razón del Mundo Sencillo para actuar es la inspiración. Si actúas por alguna otra razón, no estás en el Mundo Sencillo, ni has sintonizado con el Diseño para la Armonía, por lo tanto, nadie sale beneficiado.

Aunque los «debería» suelen venir de otras personas, también pueden proceder de tus propias construcciones mentales basadas en las conclusiones que has sacado del mundo que te rodea. Puede que sean las normas que aprendiste de tus padres, profesores o de otros modelos de conducta. Observa el humor macabro de esto: puede que todavía estés permitiendo que tus acciones las dicten los egos de personas que hace décadas que ya no forman parte de tu vida, ¡y algunas de ellas puede que ni siquiera estén ya en el planeta!

Simplemente di «sí» al Mundo Sencillo, y automáticamente dirás «no» a los «debería».
En el Mundo Sencillo no existe la indecisión

Un asistente del mecanismo del «debería» es la «indecisión». La indecisión es uno de los múltiples métodos de sabotaje del Dictador del Mundo Complicado. En el Mundo Sencillo no hay indecisión porque no existe una presión arbitraria para hacer algo. No hay nada que forzar. O estás naturalmente inspirado, lleno de energía y con ganas de hacer algo, o no haces nada.

La indecisión se produce cuando intentas retener o recobrar la autonomía de tu propia energía mediante la resistencia. Sucede cuando te resistes a tener que hacer algo sin estar inspirado y sin energía para hacerlo. Por supuesto, esperar a que llegue la inspiración y la energía es puramente Mundo Sencillo, pero cuando entra en juego la resistencia, estás en el Mundo Complicado.

No puedes estar en el Mundo Sencillo, sintonizado con el Diseño para la Armonía y bajo la guía de tu Espíritu, cuando estás ocupado rebelándote contra la persona que te está imponiendo el «debería», ya sea tu madre, tu pareja o el DMC de tu propia mente. Has de abandonar la resistencia para trascender la indecisión.

Lo único que has de hacer es invocar el Mundo Sencillo, respirar, relajarte, permitir, disfrutar y confiar en que te llegará la inspiración y la energía para hacer lo que sea necesario en el momento adecuado, sin importarte lo que diga alguien más, incluido tu ego. Si aplazas todo sistemáticamente, ¡te sorprenderás al descubrir cuánta energía liberas y lo productivo que te vuelves por el mero hecho de abandonar la resistencia y sintonizar con las directrices del Mundo Sencillo respecto a la acción!

A pesar de lo que pueda decirte tu ego, a veces la acción apropiada es la no acción absoluta, o lo que algunos clasificarían incorrectamente como indecisión. A veces hay una razón importante para demorar una acción que parece que se ha de hacer más bien pronto que tarde, como se me confirmó en el siguiente episodio doméstico.

Tenía un gran macetero con flores en el porche de la entrada de nuestra casa como cada verano y hacía bastante tiempo que no las regaba. Sabía que debían estar sedientas, pero aun así no las atendía. O me acordaba de hacerlo cuando iba a algún sitio con prisas y no tenía tiempo de detenerme a regar, y cuando volvía a pasar por delante y las veía, iba cargada con algo y luego me volvía a olvidar de ellas.

O —esto es lo más extraño— pensaba en regarlas y luego descartaba la idea sin que se me ocurriera ninguna otra razón que la de no tener ganas, siempre preguntándome por qué seguía esperando cuando era algo que se tenía que hacer y que costaba tan poco. La tierra se iba secando y secando, y yo parecía casi incapaz de hacer nada.

No obstante, no parecía que las flores lo notaran, al menos por el momento, pero sabía que les provocaría estrés si no calmaba su sed en breve. Me estaba preocupando por algo que en realidad era bastante absurdo, así que opté por relajarme al verdadero estilo del MS y confiar en que les suministraría el agua cuando fuera el momento correcto. Esperaba que en algún momento entendería la razón de esa extraña parálisis de falta de voluntad, y desde luego que así fue, y pronto.

A última hora de la tarde me puse a mirar por la ventana para ver el diluvio que había empezado a caer, vi que el macetero estaba a cubierto y no le llegaba nada del torrente que caía del cielo. En ese momento sentí un impulso y una oleada de energía, e inmediatamente me fui a buscar la regadera porque, por fin había sentido la inspiración y la energía para regar esas plantas.

Mientras estaba de pie en el porche bajo la tormenta, revisando la escena después de haber saciado la sed de mis flores, me di cuenta de que una de las canaletas verticales de desagüe se había desprendido y que el agua caía a chorros. ¡El agua ya no caía en el jardín, sino que se vertía directamente en la fosa de protección de la ventana del sótano!

Ya se nos había inundado el sótano en otra ocasión justo por la misma razón, por eso cambiamos los canalones de desagüe horizontales y verticales. Convencidos de que el problema estaba resuelto, no se nos había ocurrido revisarlas. Afortunadamente, Rick pudo sujetar el largo canalón que se había soltado y así evitamos el desastre de otra inundación.

Si hubiera regado las flores en otro momento durante ese par de días en que pensé en hacerlo, probablemente no habría salido afuera durante la tormenta, y el porche de la entrada es el único sitio desde donde se puede ver ese canalón sin tener que salir al jardín, lo cual no hubiera sido muy improbable con la que estaba cayendo. ¡Qué contenta me puse de no haberme forzado a regar las plantas y haber seguido las directrices del Mundo Sencillo para actuar!

Cuando abandonas el concepto de indecisión —cuando dejas de rebelarte contra las voces externas (e internas) que intentan seguir un plan que no es el de tu Espíritu—, te liberas para recibir la verdadera inspiración que viene acompañada de la motivación y la energía necesarias para actuar enseguida si así se requiere.
Y un truco más del ego miedoso

El DMC no sólo intentará tentarte a que hagas cosas en momentos en que no coinciden con el Diseño para la Armonía, o que no son necesarias, sino que normalmente te echará por tierra los impulsos para actuar que proceden de tu Espíritu. Si al ego le parece que éstos no encajan con su percepción de lo que ha de suceder, o (y esto es muy fuerte) si la instrucción le parece ilógica, te dirá —y muchas veces con sorna— que lo que tu Espíritu te está guiando a hacer no tiene sentido y que no le hagas ningún caso. No le escuches.

Pero has de saber que, aunque no lo acabes de entender, cuando sientes la inspiración de hacer algo —o de no hacerlo— aunque no te parezca lógico, las directrices de tu Espíritu nunca te dirán que hagas algo perjudicial. Si sientes que te ves impulsado a hacer algo semejante, no es tu Espíritu, y sencillamente has de invocar de nuevo el Mundo Sencillo para sintonizar con la verdadera inspiración.

Aunque a veces sientas que has de hacer algo que pueda irritar el ego de otra persona, nunca te inspirará a hacer ningún mal. En general, lo que te sientes inspirado a hacer en el Mundo Sencillo suele ensalzar los sentimientos de integridad, felicidad y realización personal de todos los implicados. Y siempre contribuirá al máximo bienestar de todos.
Un gran extra: ser un agente del Mundo Sencillo

Sí, actuar es una parte intrínseca de la vida en el Mundo Sencillo, y no sólo para satisfacer tus necesidades, deseos e intenciones específicos, sino para ser un agente del Mundo Sencillo y prosperar con la Totalidad. Todo lo que sucede en el Mundo Sencillo afecta positivamente a todas las partes de la Creación.

Aunque lo que hagas parezca ser puramente egoísta, siempre beneficia a todos y a todo, así como a ti mismo, siempre y cuando coincida con el Diseño para la Armonía y sigas los principios para la acción del Mundo Sencillo. Todo lo que haces en el Mundo Sencillo contribuye a la incesante y gran danza de la evolución que se interpreta allí.

Aunque rara vez podrás ver cómo algo que haces en el Mundo Sencillo —quizás algo muy pequeño y aparentemente insignificante— supone un gran cambio y genera más bienestar para todos, puedes estar seguro de que así es. Cuando estás en el Mundo Sencillo, no sólo todo actúa coordinadamente para favorecer tu propio bienestar, sino que todo lo que haces forma parte integral de su magia. ¿No te parece fascinante?

Elijo vivir en el Mundo Sencillo,
donde todo es fácil.


7

Encuentra el Mundo Sencillo en la oscuridad
Puede que en algunas ocasiones no te funcione la forma habitual de trasladarte al Mundo Sencillo. Aunque habrá momentos en que no podrás saber con exactitud a qué se debe, normalmente sucede cuando nos hemos involucrado en lo que denominamos «problemas». En el Mundo Complicado estás destinado a enfrentarte a situaciones que pueden ser desde un poco desconcertantes hasta devastadoras.

Siempre y cuando vivamos al menos parcialmente en el Mundo Complicado (¿y quién no en estos momentos?), ¡los problemas son un hecho, puesto que el Mundo Complicado es el mundo de los problemas! En el MC eres vulnerable a la confusión, el conflicto, la fragmentación y la pérdida de vitalidad, y sus efectos no son agradables para nadie, salvo para el Dictador del Mundo Complicado.

El Dictador necesita problemas para tenerte atado a su mundo; los problemas son el combustible del Mundo Complicado y el alimento del Dictador. Por lo tanto, el DMC hace horas extras para asegurarse de que puede convertir cualquier situación posible en un problema induciéndote a su actividad favorita: la resistencia. En estos momentos, el DMC hace lo imposible para impedir que te relajes y permitas, que son las llaves para entrar en el Mundo Sencillo.
La resistencia, siempre la resistencia

Al igual que la trampa china para dedos —esos tubitos de bambú trenzado en los que al insertar los dedos se tensan, los pellizcan y los atrapan cuando intentas sacarlos—, el Mundo Complicado te atrapa cuando intentas resistirte a una situación. Es una trampa. Cuanto más te resistes, más duras y dolorosas son las cosas que te suceden; cuanto menos te gustan, peor te sientes, más te hundes en el Mundo Complicado y más negro lo ves todo, etcétera.

Aunque es perfectamente comprensible que estés muy disgustado y que intentes resistirte a ciertas cosas —que consideras problemas graves, como perder tu trabajo, tu casa, retrasarte en el pago de tus facturas, una enfermedad grave, un divorcio o la muerte de un ser querido—, eso no quita que sea tu resistencia lo que hace que te duelan. Recuerda que la resistencia crea fricción, y la fricción es lo que provoca el dolor. Cuanto más te resistes, más dura el dolor.

No puedes huir de ello hasta que te relajas y dejas de resistirte. El antídoto a la resistencia es adoptar, aceptar y permitir. Pero ¿qué demonios puedes hacer para conseguirlo cuando lo que deseas desesperadamente es que eso no suceda y el Dictador del Mundo Complicado no deja de desviar tu atención hacia sus aspectos dolorosos y temibles? ¿Cómo puedes hacerlo cuando el DMC te tiene en el torno y no te va a dejar marchar tan fácilmente del Mundo Complicado?

Para entrar en el Mundo Sencillo por la puerta trasera has de tranquilizarle. Has de hacer las cosas que le quitan poder para que no pueda resistirse. Del mismo modo que cuando pones a un cocodrilo boca arriba y le frotas la barriga con arena se queda dormido, ciertas actividades calman al DMC. Cuando suceda, podrás volver enseguida al Mundo Sencillo.

Cuando tienes problemas para regresar al Mundo Sencillo, basta con que anestesies al DMC y tomes otro camino para regresar a casa.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   21

similar:

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil icon“Se puede viajar por todo el mundo sin ver nada, o se puede ir solamente...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconA sus 23 años, todavía con aspecto de estudiante, la idealista Erin...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconIntentar es conseguir -pide y se te dará-Esther y Jerry Hicks
«Pido que todo el mundo, en todo el planeta, lea Intentar es conseguir, porque es un libro sobre sanación, poder y amor escrito de...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconLas Naciones Unidas, desde su creación, se han implicado activamente...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconIniciamos este maravilloso recorrido de la lectura y escritura, desde...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconDiscurso del Papa Francisco en el Palacio Presidencial de Ankara
«Casa de María», el lugar donde la Madre de Jesús vivió durante unos años, y que es meta de la devoción de tantos peregrinos de todas...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconDecreto sobre la actividad
«proposiciones», renunciando a todo desarro­llo doctrinal. En julio, previa aprobación del Papa, se expe­día a todas las diócesis...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconHay que partir de un concepto más amplio de ¿Qué es cosa?, y cosa...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconHay que partir de un concepto más amplio de ¿Qué es cosa?, y cosa...

Olvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil iconDe familia de empresarios con actividad en todo el mundo






© 2015
contactos
ley.exam-10.com