Familia, matrimonio y vida privada






descargar 108.03 Kb.
títuloFamilia, matrimonio y vida privada
página1/3
fecha de publicación01.10.2015
tamaño108.03 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
FAMILIA, MATRIMONIO Y VIDA PRIVADA

- Familia

- Parentesco

- Matrimonio
En primer lugar, es necesario definir los conceptos básicos de familia, parentesco y matrimonio. Una familia es un grupo de personas directamente ligadas por nexos de parentesco, cuyos miembros adultos asumen la responsabilidad del cuidado de los hijos. Los lazos de parentesco son los que se establecen entre los individuos mediante el matrimonio o por las líneas genealógicas que vinculan a los familiares consanguíneos (madres, padres, hijos, abuelos, etc.). El matrimonio puede definirse como una unión se entre dos individuos adultos socialmente reconocida y aprobada. Cuando dos personas se casan se convierten en parientes; sin embargo, el matrimonio también vincula a un grupo de parientes más amplio. Los padres, hermanos, hermanas y otros familiares consanguíneos se convierten en parientes del cónyuge mediante el matrimonio.

Las relaciones familiares siempre se reconocen dentro de grupos de parentesco amplios. En la práctica totalidad de las sociedades podemos identificar lo que los sociólogos y antropólogos denominan familia nuclear, que consiste en dos adultos que viven juntos en un hogar con hijos propios o adoptados. En la mayoría de las sociedades tradicionales la familia nuclear pertenecía a una red de parentesco más amplia. Cuando, además de la pareja casada y sus hijos, conviven otros parientes, bien en el mismo hogar, bien en contacto íntimo y continuo, hablamos de familia extensa. Esta puede incluir a los abuelos, a los hermanos y a sus esposas, hermanas y maridos, tías y sobrinos. Familia monoparental, en la que el hijo o hijos vive(n) solo con uno de sus padres. Familia ensamblada, es la que está compuesta por agregados de dos o más familias (ejemplo: madre sola con sus hijos se junta con padre viudo con sus hijos), y otros tipos de familias, aquellas conformadas únicamente por hermanos, por amigos (donde el sentido de la palabra "familia" no tiene que ver con un parentesco de consanguinidad, sino sobre todo con sentimientos como la convivencia, la solidaridad y otros), etc., quienes viven juntos en el mismo lugar por un tiempo considerable. Familia homo parental, se considera familia homo parental aquella donde una pareja de hombres o de mujeres se convierten en progenitores de uno o más niños. Las parejas homos parentales pueden ser padres o madres a través de la adopción, de la maternidad subrogada o de la inseminación artificial en el caso de las mujeres. También se consideran familias homos parentales aquellas en las que uno de los dos miembros tiene hijos de forma natural de una relación anterior.

El conjunto de transformaciones que ha experimentado la familia en el mundo occidental constituye una de las manifestaciones más importantes del cambio social contemporáneo. En pocas décadas, el modelo de familia afianzado en la inmediata posguerra, ampliamente difundido bajo el rótulo de “familia nuclear”, fue cediendo espacio a una creciente diversidad de formas y estilos de vida familiares.

A consecuencia de los cambios ocurridos en la formación y disolución de las familias y en la inserción laboral de las mujeres, las bases del modelo “parsoniano” fueron seriamente cuestionadas, tornando inviable la existencia de un modelo único de familia. Al lado de la familia nuclear “tradicional”, comenzaron a cobrar relevancia numérica y social, las familias monoparentales y las familias “reconstituidas o ensambladas”. Paralelamente la creciente desinstitucionalización de la familia implicó que los vínculos familiares “de facto” le ganaran terreno a los lazos legales. Estas transformaciones se iniciaron en Europa y Estados Unidos a mediados de la década del sesenta e inicios de los años setenta, extendiéndose a la gran mayoría de los países occidentales en los últimos años del siglo XX.

PROCESO DE SOCIALIZACIÓN
LA CONCIENCIA
La “conciencia” se desarrolla en el seno del grupo familiar. Se desenvuelve en un proceso llamado de socialización o enculturación de la persona. En primer lugar los padres transmiten estas normas al niño de manera consciente o inconsciente; el niño de identifica con ellas tan intensamente que acaba por considerarlas como propias y termina por experimentar la conducta conforme con las normas.
CLASIFICACION DE CONCIENCIA
Sentimiento de Culpabilidad:


La eficacia de la “conciencia”, como control interior, la conducta que se desvía de las normas interiorizadas, provoca sentimientos de culpabilidad y el individuo de aplica castigos a si mismo.
Para darse el sentimiento de culpabilidad depende de dos condiciones intrafamiliares: 1) Que una sola persona se ocupe de la educación del niño, aplicando sanciones. 2) La educación se base esencialmente en el miedo del niño de que el educador lo prive de su cariño. Lo último implica un lazo afectivo.
Una tercera condición sería; que no se conforme ninguna coalición entre el niño y su padre preferido, coalición que se dirige al otro padre, permitiendo al niño descargar en él su agresividad.

Sentimiento de Debilidad:


Otro tipo de conciencia que provoca sentimientos de debilidad se presenta cuando la conducta del individuo se desvía de las normas interiorizadas. El individuo lo atribuye a su propia debilidad si no ha logrado dominarse a si mismo, y se ha dejado arrastrar a una conducta irresponsable.


Educación:
En nuestras sociedades, semejante “conciencia” es el resultado de una educación patriarcal o autoritaria. Es un modelo social transmitido del pasado; y si bien ahora, esta realidad suele ser caracterizada por el hecho de que es la madre que asume cada vez más competencias con respecto a los asuntos familiares; el padre sigue exigiendo el más alto respeto y hasta la admiración de los hijos. Esta divergencia entre realidad actual y las exigencias del padre, derivadas de la pauta tradicional del papel paternal, impida que sirva de modelo a su hijo durante la fase del conflicto edipal.
Modos de aprendizaje:


1) A través de la educación, aplicando castigos y recompensas al niño
2) El aprendizaje se efectúa en base a la imitación de modelos
Ambos modos de aprendizaje son responsables de la transmisión de las pautas culturales y las actitudes. En cierto sentido aseguran la continuidad, pero no excluye la posibilidad de que sean únicas combinaciones individuales de los elementos transmitidos.
Superego:
En nuestras sociedades, el desarrollo del superego durante la niñez y la adolescencia pasa, en general, por una fase que podría llamarse autoritaria. En el caso de los niños varones, la identificación originaria con la madre debe sustituirse por la orientación en el modelo paterno para que inicie con eso el desarrollo de su identidad social. Al mismo tiempo se efectúa una emancipación parcial de la familia.
Esta fase se caracteriza por el llamado “realismo moral”.
Seguridad Emocional
Esta seguridad esta garantizada, únicamente, en el caso en que una sola persona se ocupe del niño, de manera consistente y cariñosa, sobre todo en los primeros meses de vida.
Si bien esta demostrado que la personalidad adulta posee ciertos aspectos relativamente estables y adquiridos en la niñez; no debemos olvidar que el proceso de socialización al que está sujeto el individuo, termina solamente con la muerte. Por lo tanto, el individuo sigue teniendo la posibilidad de cambiar.

Puede suceder que se produzca una fijación de ciertas disposiciones de la conducta. Las fijaciones “negativas”; producen el empeoramiento del status puede ser determinado o regulado por la sociedad. Estas experiencias negativas se manifiestan, por ejemplo, en la rivalidad entre hermanos donde compiten por conseguir el favor de sus padres, teniendo en cuenta la relación de dependencia extrema en que se encuentran los niños. Esta rivalidad se opone al establecimiento de relaciones de reciprocidad en el seno de la familia.

Un ejemplo se refiere al entrenamiento en el control de los músculos anales y vesiculares, en nuestras sociedades empieza relativamente temprano. Al mismo tiempo, las frustraciones que pueden producir dichas prácticas son considerables.

Con respeto a ciertas prácticas de crianza, solo se reproducen en la personalidad del adulto si la actitud implantada durante la aplicación de las respectivas prácticas es sostenida o reforzada por otros procesos o factores.

Frustraciones: la relación entre frustración y personalidad adulta se basa en; frustraciones extremas provocan el agotamiento de la energía psíquica. Agregando consecuencias de frustración inicial, la frustración continua, produce el rebajamiento del nivel individual de tolerancia frente a frustraciones, que este provoca un aumento de la susceptibilidad individual frente a las frustraciones futuras.

Personalidad autoritaria

Esta personalidad de caracteriza por la fijación de una actitud manipulativas frente a otras personas, actitud que se aprendió en la niñez, si al niño se le ha permitido manejar a sus padres; por ejemplo, en una situación en que la relación de los padres es tensa.
En la familia semi-integrada el padre representa el poder sin moral y la madre la moral sin poder, en virtud de la sumisión de la esposa al esposo. Esta relación se da con frecuencia en la clase baja tradicional entre feudal y moderna-urbana, y produce una continuidad entre un autoritarismo sui generis y un “anarquismo”.

FAMILA TRADICIONAL
Desarrollo de la vida familiar:
El sociólogo histórico Lawrence Stone ha registrado algunos de los cambios que condujeron a Europa desde las formas de vida familiar premoderna a las modernas. Distingue tres fases en el desarrollo de la familia desde el siglo XVI hasta el XIX. El tipo de familia dominante en la primera fase de este período era una variante de la nuclear que vivía en un hogar bastante pequeño pero que estaba muy integrada en las relaciones con la comunidad, incluyendo las relaciones con otros parientes. No había una separación clara entre esta clase de familia y la comunidad. Según Stone (aunque otros historiadores han cuestionado esta afirmación), en aquella época la familia no era uno de los centros principales de vinculación emocional o de dependencia para sus miembros. Las personas no experimentaban ni buscaban la intimidad emocional que hoy asociamos con la vida familiar. El sexo dentro del matrimonio no se consideraba una fuente de placer sino el medio para engendrar hijos.

La libertad de elección individual a la hora de contraer matrimonio y en otros aspectos de la vida familiar estaba subordinada a los intereses de los padres, de otros parientes o de la comunidad. El erotismo o el amor romántico, fuera de los círculos aristocráticos en los que se favorecía activamente, era considerado una enfermedad por moralistas y teólogos. Como Stone señala, durante este periodo la familia era "una institución abierta, discreta, nada emotiva y autoritaria... También era de corta duración, ya que se disolvía con frecuencia al fallecer el marido o la esposa, o por muerte o temprano abandono del hogar de los hijos" (Stone, 1977).

A este tipo de familia le siguió otro de transición, que existió desde principios del siglo XVII hasta comienzos del XVIII y que estuvo prácticamente limitado a los estratos superiores de la sociedad. Sin embargo, tuvo una gran importancia porque generó actitudes que desde entonces se han hecho prácticamente universales. La familia nuclear se convirtió en una entidad más independiente respecto a los vínculos con el resto de los parientes y la comunidad local. Cada vez se hacía más hincapié en la importancia del amor conyugal y de los padres, aunque también se produjo un aumento del poder autoritario del padre.

En la tercera fase se fue desarrollando gradualmente el sistema familiar más común en Occidente hoy en día. Esta familia es un grupo vinculado por estrechos lazos emocionales, que disfruta de una considerable intimidad en el hogar y que se preocupa por la crianza de los hijos. Se define por la aparición del individualismo afectivo: la formación de vínculos matrimoniales basados en la elección personal y guiados por la atracción sexual o el amor romántico. Se empiezan a glorificar los aspectos sexuales del amor dentro del matrimonio y no los de las relaciones fuera de él. La familia se orientó al consumo en vez de a la reproducción, a raíz de la proliferación de lugares de trabajo lejos del hogar.

Como ha señalado John Boswell, al que ya citamos en el Capítulo l:
En la Europa premoderna, el matrimonio solía comenzar como un contrato de propiedad, se centraba posteriormente en la crianza de los hijos y terminaba convirtiéndose en amor. En realidad, pocas parejas se casaban "por amor" pero, con el paso del tiempo, muchas llegaban a quererse a medida que organizaban su casa, criaban a los niños y compartían las experiencias de la vida. Casi todos los epitafios dedicados a esposas o esposos que se conservan ponen de manifiesto un afecto profundo. Por el contrario, en la sociedad occidental actual, el matrimonio casi siempre empieza con amor, después se centra también en la crianza de los hijos (si los hay) y termina -a menudo- ocupándose de las propiedades, cuando ya el amor no existe y es sólo un recuerdo distante. (Boswell 1995, p. xxi.)

LESGILACION:
. LAS IDEAS Y NORMATIVA RELATIVAS A LA FAMILIA
En este punto nos ocuparemos de la evolución del derecho de familia, para lo cual sintetizaremos sus principales hitos (institutos legales).
Antes de 1869: el código canónico
Antes de 1869 --cuando se sancionó nuestro actual Código Civil (que contiene la legislación denominada derecho de familia) las normas organizativas de la vida familiar eran las heredadas de la antigua sociedad colonial, tributaria a su vez de la tradición hispana y monárquica que había adoptado como leyes del reino las resoluciones del
Concilio de Trento. O sea, las disposiciones canónicas que, además, reconocían la competencia de los tribunales eclesiásticos en todas las cuestiones relacionadas.
Para resumir los principales componentes del derecho canónico, nada mejor que reproducir un escrito de José Manuel Estrada, el principal pensador y político católico argentino de fines del siglo XIX.

El Código Civil de 1869
La Constitución de 1853 dispuso que el Congreso promoviese la reforma de la legislación anteriormente vigente, en todos sus ramos, correspondiendo a Dalmacio Vélez Sarsfield la tarea de redactar el nuevo Código Civil.

A pesar de la fuerte oposición de vastos sectores de opinión, este nuevo corpus convalidó jurídicamente el modelo de relaciones familiares del código canónico, como puede apreciarse en las disposiciones que se enumeran de seguido (el subrayado es nuestro en todos los casos).
1) Consagra al hombre como jefe indiscutido, asignándole la obligación de subvenir con sus propios medios a las necesidades del hogar; lo inviste, además, del derecho de fijar el domicilio conyugal y del poder de administrar los bienes familiares (incluso los de la mujer, tanto los que llevó al matrimonio como los que adquirió después por título propio).
2) Impone fuertes restricciones a los derechos civiles de la mujer. Se le prohíbe (a menos que contara con la autorización del marido): comparecer en juicio; contratar, adquirir o enajenar bienes o contraer obligaciones sobre ellos; ejercer públicamente alguna profesión o industria; comprar al contado o al fiado objetos destinados al consumo ordinario de la familia. También establecía: que la mujer no podía ser tutora (con la sola excepción de una abuela viuda con respecto a sus nietos); que en caso de segundas nupcias, la mujer perdía la patria potestad que ejerciera sobre los hijos del primer matrimonio; que estaba impedida de aceptar o rechazar la legitimación de su vínculo filial, declarado.

Al realizarse el matrimonio de sus padres; que estaba impedida de aceptar donaciones o desempeñar albaceazgo o aceptar o repudiar herencias, o intervenir en partición testamentaria. Si eventualmente el marido autorizaba a su mujer para alguna de estas acciones, la habilitación era revocable en cualquier momento al arbitrio de quien la había concedido.
3) Valora más severamente el adulterio de la mujer que el del marido, imponiéndole penas más severas: el marido sólo incurre en adulterio cuando tienen manceba dentro o fuera del hogar; para la mujer, en cambio, una sola relación ocasional ya configura adulterio.
4) En lo que respecta a la filiación, clasifica a los hijos en legítimos, naturales, adulterinos, incestuosos y sacrílegos.

Hijos legítimos son aquellos nacidos durante el matrimonio, después de 180 días de su consagración y dentro de los 300 días contados desde la muerte del padre (en caso de deceso).
El marido no podía desconocer la legitimidad de un hijo nacido dentro de los 180 días, si sabía del embarazo de su mujer o si consintió en darle su apellido aunque fuera tácitamente. Cualquier declaración de la madre afirmando o negando la paternidad del marido no hará prueba alguna. La filiación legítima se prueba por inscripción en los registros parroquiales tanto del nacimiento del hijo como del matrimonio de sus padres. Hijos naturales son aquellos nacidos de una pareja que no está unida en matrimonio, pero que carece de impedimentos legales para contraerlo. Un progenitor o ambos pueden reconocer a sus hijos naturales, los que quedan legitimados por el subsiguiente matrimonio de sus padres y la inscripción en los registros parroquiales. Respecto a los hijos adulterinos, incestuosos y sacrílegos, la norma prohíbe la indagación de paternidad y no les reconoce derecho alguno en la sucesión de sus padres.
5) La patria potestad de los hijos legítimos corresponde enteramente al padre y, sólo en caso de muerte, a la madre.

En el caso de los hijos naturales corresponde al progenitor que lo hubiera reconocido.
6) Mantiene el matrimonio religioso, instituyendo que debía ser celebrado según los cánones y solemnidades prescritos por la Iglesia Católica, y que tenía los mismos impedimentos que fijaba el derecho canónico. Excluye el matrimonio meramente civil, incluso para contrayentes que no fueran de la fe católica, los que debían casarse según las leyes y los ritos quienes no poseyeran religión y no quisieran abjurar de sus convicciones, tenían como única posibilidad el concubinato.
7) Establece la indisolubilidad de matrimonio, conservando el divorcio dentro de los límites prescritos por la Iglesia, es decir como simple separación de cuerpos y de bienes que deja subsistente el vínculo impidiendo, por lo tanto, un nuevo matrimonio. Concretada la unión matrimonial, eran los tribunales eclesiásticos los que entendían sobre su eventual disolución, en conformidad con el derecho canónico.8 A los jueces civiles se les dejaba el entendimiento de los efectos del divorcio respecto a las personas de los cónyuges, la crianza y educación de los hijos y los bienes de la sociedad conyugal. Son causas admitidas para la separación de cuerpos: el adulterio de uno de los cónyuges; la instigación a cometer adulterio por parte de uno o de ambos cónyuges; la tentativa de uno de los cónyuges contra la vida del otro; la crueldad excesiva o sevicia; las injurias graves; el abandono voluntario y malicioso del hogar; determinadas enfermedades (sífilis, lepra, locura). Al mismo tiempo, se prohíbe la separación de cuerpos en base al mero consentimiento mutuo de los cónyuges. Por lo demás, si bien el matrimonio se disuelve por muerte de uno de los cónyuges: la viuda no podía casarse hasta después de 300 días de disuelto o anulado el matrimonio. En el caso de que se dictamine el divorcio, se mantiene la subordinación de la mujer, ya que si bien puede ahora ejercer todos los actos de la vida civil, no puede participar en un juicio como actora o demandada sin licencia del marido o del juez del domicilio.
8) El Código, sin embargo, mejoró la situación pasada de la mujer desde el punto de vista sucesorio, al establecer que
Esta disposición implicaba de hecho la resignación de una parte de la soberanía nacional. Junto con inexistencia de la alternativa de un matrimonio exclusivamente civil, fue la principal causa de modificación del Código, apenas 20 años más tarde.

El cónyuge era el heredero forzoso, con los descendientes y ascendientes, y, a falta de unos y otros, al instituirlo como sucesor universal, dándole como reserva la mitad del caudal hereditario.
No estipuló edades mínimas para contraer matrimonio, pues sólo prescribe que si los futuros esposos fueran menores de

22 años necesitarían el consentimiento paterno. Pero prohibió los “esponsales de futuro” de personas en edad núbil, impidiendo los matrimonios de conveniencia concertados por los padres.
Como se advierte, el nuevo Código Civil poco se diferencia de la concepción tradicional de la familia. A raíz de lo cual fue ensalzado por los dirigentes católicos y denostado por los liberales.

Entre estos últimos, según unos, al consagrar el matrimonio religioso, monogámico e indisoluble, y al reafirmar el carácter patriarcal de la familia --es decir, “definida por una fuerte autoridad del varón en sus dos manifestaciones: hacia la esposa (autoridad marital) y con respecto a los hijos (patria potestad)”--, establecía “una relación conyugal asimétrica que legalizaba el radio de acción que las costumbres asignaban a las mujeres y a los hombres: para las primeras, su casa; para los otros, el mundo”.10

Según otros, “el nuevo Código Civil nada había cambiado: la realidad de un poder, el religioso, se transfería a otro, el civil”.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Familia, matrimonio y vida privada iconPor tanto, el Derecho de Familia comprende la regulación del matrimonio,...

Familia, matrimonio y vida privada iconPuede hablarse de familia legítima para referirse a la originada...

Familia, matrimonio y vida privada iconEl origen de la familia, la propiedad privada y el estado

Familia, matrimonio y vida privada iconSobre protección de la vida privada

Familia, matrimonio y vida privada iconAcontecimientos trascendentales de la vida Privada

Familia, matrimonio y vida privada iconIdentificar al joven con la causa de la defensa de la familia y la...

Familia, matrimonio y vida privada iconTema: 88 el derecho de familia: sus caracteres. El matrimonio: concepto...

Familia, matrimonio y vida privada iconLa familia, comunidad de amor al servicio de la vida

Familia, matrimonio y vida privada iconEl Matrimonio El hecho y el significado del matrimonio

Familia, matrimonio y vida privada iconNo se discute que la familia es la famosa célula básica de la sociedad...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com