Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo;






descargar 1.12 Mb.
títuloResumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo;
página2/21
fecha de publicación26.09.2015
tamaño1.12 Mb.
tipoResumen
ley.exam-10.com > Derecho > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

D.- Área de acción
-Tipos de Inteligencia:
I) Inteligencia Exterior, se orienta a indagar sobre el potencial defensivo u ofensivo de las naciones
II) Inteligencia Interior, atiende a asuntos de carácter interno, bien de la propia organización o del estado.


E.- Los Destinatarios y el Objetivo
- Tipos de Inteligencia:
I) Inteligencia política, es definida como un conjunto de conocimientos especializados sobre la propia nación y la nación o naciones extranjeras que interesen, indispensables para el éxito de la conducción del estado. Sirve a la conducción global del país, principalmente al campo de la política nacional y es fundamental para la formulación de los planes de gobierno y su aplicación en el corto, medio y largo plazo, tanto en el campo del desarrollo como en el de la seguridad nacional.
II) Inteligencia Político-Estratégica, la podemos definir como un conjunto de conocimientos especializados sobre los campos de acción del adversario potencial o real, sea este un Estado, grupo de países, organizaciones insurgentes., o adversario de tipo interno, incluyendo los posibles aliados y neutrales. Sirve a la conducción político - estratégica a nivel de gobierno y a la conducción del país para la guerra en los cuatro Campos de Acción, alcanzando su máxima actividad en los períodos de crisis.
Las áreas de acción en que se pueden desarrollar estos tipos de inteligencia con las áreas económica, interna, internacional y bélica.
III) Inteligencia milita, en un ámbito estrictamente castrense podemos dividir la inteligencia militar en inteligencia de combate y en inteligencia estratégica.
IV) Inteligencia de Combate, la Inteligencia de Combate es el análisis permanente de los antecedentes del enemigo, terreno y tiempo atmosférico que permite apoyar las resoluciones del comandante, sirviendo fundamentalmente a la conducción operativa y táctica, es decir, a los fines inmediatos del combate".
V) Inteligencia Estratégica, la inteligencia estratégica es el estudio permanente de los estados que interesan al Alto Mando, para la planificación de la Defensa Nacional y conducción de las FF.AA. y otras instituciones en tiempo de guerra, asimismo, para deducir medidas de contrainteligencia y definir esfuerzos coercitivos de inteligencia, a fin de crear condiciones favorables al buen éxito de las fuerzas. Busca prioritariamente el conocimiento de la potencialidad, capacidades, vulnerabilidades y limitaciones de los otros estados, para establecer sus posibilidades.


5.- El Ciclo de la Inteligencia
El Ciclo de la Inteligencia consta de cinco fases:
1. Planificación y Dirección

2. Recolección

3. Procesamiento

4. Análisis y Producción

5. Difusión

1. Planificación y Dirección
En esta fase se identifican las necesidades, y la información que demandan los destinatarios de la inteligencia, para la toma de decisiones en políticas de gobierno y de Estado.

 

Una vez precisados los objetivos, se planifica la manera de obtener la información, se produce un proceso de planificación y de organización de los recursos precisos para obtenerla

 

Las áreas estratégicas se fijan mediante la identificación y la clasificación en niveles de prioridad de los ámbitos de actuación del servicio y sobre qué se desea información, de modo conjunto por los responsables del servicio de inteligencia y de los órganos políticos y, en su caso, militares, a los que sirven. Se estudia el tipo y el contenido de la información que se puede adquirir y a la disponibilidad y fiabilidad de las fuentes y los cauces de comunicación.

 
2. Recolección
Es la obtención de la información, que se precisa para producir la inteligencia necesaria, los medios de obtención son muy variados, y constituyen los recursos de inteligencia:
A través de Medios Técnicos, Interceptación de las comunicaciones y señales de carácter estratégico, Captación de imágenes por satélite, fotografías, Micrófonos y otros medios de captación.
A través de Medios Humanos, Personas que suministran información al centro, y que poseen cargos en empresas, organismos, fabricas... A través de interrogatorios

Seguimientos, Infiltraciones....
A través del análisis de la información publica, tanto los medios de comunicación convencionales (periódicos, radio, televisión), como Internet ofrecen información útil, pero hay que saber separar la paja del trigo.

A través de los datos recabados de otros servicios u organismos bien sean del propio estado o a través de otras agencias de inteligencia u organismo extranjeros

3. Procesamiento
Esta fase no se suele incluir dentro del ciclo de inteligencia, se da por sobreentendida: Antes de que los analistas puedan tratar la información obtenida, en ocasiones es preciso clarificarla, por ejemplo desencriptando archivos o datos o traduciendo, textos a idiomas comprensibles, también desechando información  que no tiene relación con la materia objeto.

4. Análisis y Producción
Supone las conversión de la información recogida en inteligencia, supone la integración, evaluación, y análisis de los datos obtenidos, considerando su valor, confiabilidad, relevancia, trabajando con fragmentos o informaciones contradictorias, los analistas enjuician, valoran y estiman con sus implicaciones, esos datos generando información útil.
Todo esto implica una valoración de todos los recursos: decisiones, hechos exteriores, problemas, factores geográficos, políticos, culturales, económicos, científicos, militares, estratégicos o biográficos, que no pueden sen ignorados a la hora de tratar la información. El análisis se realiza en tres fases:
1ra. Fase. La evaluación de los datos trata de discriminar cuáles contribuyen a la satisfacción de los requerimientos de información formulados, en términos de fiabilidad de las fuentes, validez, oportunidad, pertinencia, relevancia y utilidad.
2da. Fase. La integración de datos de diversas procedencias se basa en un principio fundamental de los servicios de inteligencia: no aceptar nunca una única autoridad informativa. Se trata de conseguir una sinergia donde la combinación de información procedente de los diferentes medios de obtención constituye un todo de mayor relevancia y alcance que cada una de las informaciones por separado. Para denominar el trabajo de los departamentos de análisis. La integración puede ser una tarea ardua y compleja cuando se poseen numerosos datos provenientes de fuentes muy variadas, por eso es necesario facilitar que muchos datos y documentos sometidos a los niveles más bajos de protección se difundan de modo horizontal entre otros analistas y departamentos.
3ra. Fase. La interpretación de los datos, con el doble objetivo de determinar lo que es exacto y también lo que es relevante para satisfacer las necesidades políticas, que suele ser, por igual, la explicación y comprensión del fenómeno analizado como un pronóstico sobre sus consecuencias y previsible evolución. La interpretación es tarea de los expertos en el área de análisis (política, economía, tecnología, militar, terrorismo...) que posean tanto conocimientos como suficiente capacidad de imaginación y creatividad para relacionar los datos, prever acontecimientos, introducirse en la mente del enemigo...
Todo esto se traduce en informes, generalmente concisos y de consulta rápida con las conclusiones de todo este proceso.

5. Difusión
El último paso de este ciclo, lógicamente es la difusión de la inteligencia obtenida al Presidente de la República y a los diversos niveles superiores de conducción del Estado.


II.- El Sistema de Inteligencia del Estado

1.- Breve reseña de la comunidad de inteligencia Chilena
Para ingresar al estudio de los servicios de inteligencia chilenos, es útil una perspectiva histórica: en el Ejército chileno las tareas de inteligencia posteriores a la Guerra del Pacífico, se organizan a través del Estado Mayor General, bajo asesoría de un equipo de oficiales alemanes que participaban en función de una meta más trascendente: la profesionalización del Ejército.
Luego se crearía en 1901, el Departamento de Reconocimiento e Informaciones, que en 1964, pasó a ser la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE). La Armada fundó en 1965, el Departamento de Inteligencia del Estado Mayor General de la Armada, que ahora se conoce como Dirección de Inteligencia de la Armada.
Dedicados a la represión política, años más tarde, dos organismos son acusados de no desarrollar una inteligencia estratégica eficaz en el ámbito interno: la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) y la CNI (Central Nacional de Informaciones), que funcionaron durante el régimen militar (1973-1990). Fueron incapaces de vislumbrar el movimiento guerrillero de la Montaña de Neltume de los años ochenta; el atentado al general Pinochet en 1986; la derrota en el plebiscito presidencial de 1988 y la internación de armas en Carrizal Bajo, realizada por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), brazo armado del Partido Comunista.
Después de un espionaje político contra parlamentarios y sindicatos, que involucró a la DINE. El 23 de octubre de 1991, el presidente Patricio Aylwin creó el Consejo de Seguridad Pública (CSP) -"La Oficina"- para desmantelar a los grupos de guerrilla urbana, luego que un comando del FPMR asesinara en abril de 1991 al senador Jaime Guzmán, fundador de la Unión Demócrata Independiente y uno de los ideólogos más destacados del régimen militar.
Los directores del CSP fueron: Mario Fernández (DC), Jorge Burgos (DC) y Marcelo Schilling (PS); con el objetivo central (en gran parte alcanzado), de lograr la "Dislocación y exterminio/encarcelamiento" del complejo Mapu-Lautaro en sus tres vertientes: Movimiento Juvenil Lautaro (MJL), Fuerzas Rebeldes y Populares Lautaro (FRPL), y MAPU- Lautaro; junto a la desarticulación del FPMR.
"La Oficina", nacía bajo un claro precepto técnico y de análisis de información; a la vez, de contar con un cuerpo jurídico que le permitiera orientar su accionar con respeto a la legalidad. No obstante, terminó efectuando operaciones de "guerra sucia" durante los gobiernos de la Concertación, en contra de los grupos insurgentes; rebasando el marco legal que le prohibía acciones operativas.
Al final, el CSP dirigido por el socialista Marcelo Schilling protagonizó una serie de hechos irregulares entre los que se cuenta un traslado ilegal de armas, debido al cual este jefe fue procesado por obstrucción a la justicia.
Los escándalos de la "Oficina" obligaron al poder político a aprobar la Ley 19.212 (1993), que creó la Dirección de Seguridad e Informaciones (DSI), bajo el mando de Isidro Solís (PRSD), funcionario de Gendarmería. Solís ocupó el cargo entre abril de 1993 y mayo de 1995.
En sus inicios la DSI era conocida como "La Oficina II", por realizar casi las mismas prácticas criticadas en su antecesora. Incluso, siguieron colaborando en ella los funcionarios del Partido Socialista, que fueron fundadores del CSP.
En 1995 se da un giro en las políticas de inteligencia. Los autodenominados "presos políticos" fueron trasladados a la Cárcel de Alta Seguridad, y se habló del fin de la "transición y la subversión". Durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, la DSI pasó a llamarse Dirección de Seguridad Pública e Informaciones (DISPI). Mario Papi (PRSD) asumió la jefatura y volcó sus objetivos a privilegiar el análisis a partir de fuentes abiertas, enfocado en escenarios delictuales, sindicales y económicos, entre otros.
La misión de la DISPI es proporcionar al gobierno la información, estudios, análisis y apreciaciones de inteligencia que requiera para formular políticas y adoptar medidas y acciones específicas, en lo relativo a conductas terroristas y otras que puedan constituir delitos que afecten a la seguridad pública interior. Coordina acciones con organismos de inteligencia militar mediante el Ministerio de Defensa.
Por su parte, el Ministro del Interior se convierte en el receptor directo de la inteligencia producida por la DISPI, así como de la información importante para ésta, que posean las autoridades de la administración del Estado integrantes del Comité Consultivo de Inteligencia.
Cuando asumió el gobierno Ricardo Lagos Escobar -11 de marzo del 2000-, la DISPI quedó a cargo del abogado socialista Gustavo Villalobos (53 años, durante la década del '70 participó en la creación del Comité Pro Paz y en la Vicaría de la Solidaridad, que enfrentaron a Pinochet. Luego de encabezar el CONACE, en 1994 llegó al Ministerio del Interior, fue jefe de gabinete de Germán Correa y de Carlos Figueroa).
La DISPI se dividió en 5 áreas: Coordinación (nexo con los cuerpos policiales), Jurídica, Informática, Administrativa-Finanzas y Planificación... Esta última, encargada de recabar y procesar los datos que permiten producir inteligencia, ha sido dirigida por Luis Marcó, señalado como el principal articulador de las operaciones que lleva a cabo la DISPI. Sus centros de operaciones estaban en la calle Zenteno 243 y calle Tenderini 115, (Santiago de Chile). En su oportunidad, según la ley de presupuestos, los fondos aprobados para la DISPI alcanzaron unos 3 millones 435 mil dólares; de esa suma, casi 1 millón 983 mil dólares se destinan a gastos de personal, cuya planta estaba compuesta por unos 110 funcionarios contratados, a los que se exige título profesional y en su mayoría procesan información abierta.
Pero, como todo ente de inteligencia, concurre a las llamadas "fuentes cerradas", para las que cuentan con dos rubros presupuestarios. Por un lado, los convenios con "personas naturales", a los que se destinan anualmente unos 276 mil dólares, para mantener informantes colocados en distintos lugares del país.
Con un fin similar se utilizan, aunque no en su totalidad, casi 570 mil dólares rotulados como "gastos reservados", sobre los cuales la DISPI sólo tenía la obligación de rendir cuenta en forma global a la Controlaría General de la República. En la práctica, se informa cuanto se gastó, pero no en qué.
Una de las críticas que el propio oficialismo le hace a la DISPI, apunta a su incapacidad para adelantarse a hechos que han tenido gran impacto en la opinión pública, como la detención de un grupo del FPMR en Brasil o la renuncia del almirante Jorge Arancibia a la Armada.
Igualmente, el 30 de diciembre de 1996, durante la gestión de Mario Papi en la DISPI (1995-2000), se produjo la espectacular fuga en helicóptero, de cuatro miembros del subversivo FPMR, desde la Cárcel de Alta Seguridad -entre ellos Ricardo Palma-, el asesino material del senador Jaime Guzmán.
Lo cierto es que la DISPI manejó un dinámico sistema de relaciones públicas con algunos medios de prensa afines, para resaltar ante la ciudadanía, supuestos o reales logros, y minimizar sus yerros.
Como en otros países, alineados con la lucha antiterrorista internacional lanzada por Estados Unidos (E.E.U.U.); los ataques del 11 de septiembre, crearon el clima propicio para que la administración Lagos plantee relanzar su sistema nacional de inteligencia.
Con ese fin, se desarrolló un trabajo interinstitucional (civil/militar), que incluyó el análisis de modelos de inteligencia aplicados en Inglaterra, Francia, Brasil, Estados Unidos y Alemania, pero siempre considerando las especificidades de la situación chilena.
Es así como la Cámara de Diputados aprobó en marzo de 2003, el proyecto de ley sobre el Sistema de Inteligencia del Estado, que crea la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI). La iniciativa, finalmente fue votada y aprobada por el senado, cuya fecha de publicación fue el 2 de octubre del año 2004
El sistema de inteligencia del Estado creado incluye a la ANI, la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional, las Direcciones de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, y las direcciones o jefaturas de inteligencia de las fuerzas de orden y seguridad pública.
Dentro de lo que se definió, se encuentra el tema del presupuesto inicial, que ascendería a unos 5 millones de dólares destinados a implementar el organismo en infraestructura (oficinas, comunicaciones encriptadas, tecnología de punta que le permita una eficaz interoperatividad), y cursos de capacitación, entre otros.
En torno a este último punto, todo indica que dicha formación se efectuará en base al apoyo de organismos extranjeros con los cuales sus similares chilenos tienen una especial afinidad: la CIA y el FBI (E.U.), MI-6 (Inglaterra), y el Mossad (Israel).
En esencia, la ANI es un servicio público centralizado, de carácter técnico y especializado, que depende del Ministro del Interior. Su finalidad es producir inteligencia para proporcionar al presidente de la República un conocimiento útil para la toma de decisiones.

Podrá requerir información de los organismos de inteligencia castrense y policial, disponer la aplicación de medidas de inteligencia, para detectar, neutralizar y contrarrestar acciones de grupos terroristas, nacionales o internacionales, y de organizaciones criminales transnacionales.
Estará a cargo de un Director de la exclusiva confianza del presidente de la República, que sólo ocupa el puesto por un plazo máximo de seis años consecutivos y no podrá ser designado nuevamente antes de tres años.
Como parte de los procedimientos para obtener información, la ley permite intervenir las comunicaciones telefónicas, radiales, de correspondencia, así como de sistemas y redes informáticas; la escucha y grabación electrónica, y el acceso a antecedentes sujetos a reserva o secreto bancario.
De ser necesario el uso de acciones intrusivas y métodos encubiertos, cada jefe de servicio -tanto civil como uniformado- deberá solicitar autorización judicial ante un ministro de la Corte de Apelaciones de su jurisdicción. La ANI, pedirá colaboración de las Policías de Carabineros e Investigaciones para estos casos, pues no tendrá carácter operativo.
Finalmente, el control interno lo ejercerán los respectivos jefes de los servicios de inteligencia, y el control externo estará en manos de la Contraloría General de la República, los Tribunales de Justicia y una comisión especial de la Cámara de Diputados.


2.- El Sistema de Inteligencia del Estado. Ley 19.974
La ley 19.974, sobre El Sistema de Inteligencia del Estado, lo define en su artículo 4°, como: “el conjunto de organismos de inteligencia, independientes entre sí, funcionalmente coordinados, que dirigen y ejecutan actividades específicas de inteligencia y contrainteligencia, para asesorar al Presidente de la República y a los diversos niveles superiores de conducción del Estado, con el objetivo de proteger la soberanía nacional y preservar el orden constitucional, y que, además, formulan apreciaciones de inteligencia útiles para la consecución de los objetivos nacionales”.
En su Artículo 5°, la ley 19.974, señala que el Sistema de Inteligencia del Estado, está integrado por:
a) La Agencia Nacional de Inteligencia;
b) La Dirección de Inteligencia de Defensa del Estado Mayor de la Defensa Nacional;
c) Las Direcciones de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, y
d) Las Direcciones o Jefaturas de Inteligencia de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública.

Las unidades, departamentos o cualquiera otra dependencia de las Fuerzas Armadas o de Orden y Seguridad Pública que realicen tareas de inteligencia se considerarán, para los efectos de la aplicación de esta ley, como partes integrantes de las respectivas direcciones o jefaturas de inteligencia señaladas precedentemente.
Los organismos integrantes del Sistema, sin perjuicio de su dependencia y de sus deberes para con sus respectivos mandos superiores, deberán relacionarse entre sí mediante el intercambio de información y de cooperación mutuas, para lo cual existirá una instancia de coordinación técnica entre los organismos integrantes del Sistema, destinado a optimizar, regular, revisar y evaluar el flujo e intercambio de información e inteligencia y de facilitar la cooperación mutua. Dicha instancia operará a través de un Comité de Inteligencia, que estará integrado por los jefes de los organismos que componen el Sistema. Las reuniones de dicho Comité se realizarán periódicamente y serán presididas por el Director de la Agencia Nacional de Inteligencia, quien deberá

Convocarlo.
Los directores o jefes de los organismos del Sistema de Inteligencia del Estado, podrán emplear procedimientos especiales de obtención de información Cuando determinada información sea estrictamente indispensable para el cumplimiento de los objetivos del Sistema y no pueda ser obtenida de fuentes abiertas.
Para ello deberán solicitar, personalmente o por intermedio de un funcionario de su dependencia expresamente facultado para ello, autorización judicial al Ministro de aquella Corte de Apelaciones en cuyo territorio jurisdiccional se realizará la o se dará inicio a tal procedimiento.
Dichos procedimientos estarán limitados exclusivamente a actividades de inteligencia y contrainteligencia que tengan por objetivo resguardar la seguridad nacional y proteger a Chile y su pueblo de las amenazas del terrorismo, el crimen organizado y el narcotráfico.
Se entiende por procedimientos especiales de obtención de información, los que permiten el acceso a antecedentes relevantes contenidos en fuentes cerradas o que provienen de ellas, que aporten antecedentes necesarios al cumplimiento de la misión específica de cada organismo operativo. Tales procedimientos son los siguientes:
a) La intervención de las comunicaciones telefónicas, informáticas, radiales y de la correspondencia en cualquiera de sus formas;
b) La intervención de sistemas y redes informáticos;
c) La escucha y grabación electrónica incluyendo la audiovisual, y
d) La intervención de cualesquiera otros sistemas tecnológicos destinados a la transmisión, almacenamiento o procesamiento de comunicaciones o información.

A.- La Agencia Nacional de Inteligencia
La Agencia Nacional de Inteligencia, en adelante la ANI, fué creada mediante la ley 19.974, publicada en el Diario Oficial con fecha 02 de Octubre del 2004.
La ANI es un servicio público centralizado, de carácter técnico y especializado, que está sometido a la dependencia del Presidente de la República a través del Ministro del Interior, cuyo objetivo es producir inteligencia para asesorar al Presidente de la República y a los diversos niveles superiores de la conducción del Estado.
La dirección superior de la Agencia corresponderá al Director, quien será de la exclusiva confianza del Presidente de la República, el cual sólo podrá ocupar el cargo por un plazo máximo de seis años consecutivos y no podrá ser designado nuevamente antes de tres años, contados desde el término de sus funciones.
La ANI tiene las siguientes funciones:
a) Recolectar y procesar información de todos los ámbitos del nivel nacional e internacional, con el fin de producir inteligencia y de efectuar apreciaciones globales y sectoriales, de acuerdo con los requerimientos efectuados por el Presidente de la República.
b) Elaborar informes periódicos de inteligencia, de carácter secreto, que se remitirán al Presidente de la República y a los ministerios u organismos que él determine.
c) Proponer normas y procedimientos de protección de los sistemas de información crítica del Estado.
d) Requerir de los organismos de inteligencia de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, así como de la Dirección Nacional de Gendarmería, la información que sea del ámbito de responsabilidad de estas instituciones y que sea de competencia de la Agencia, a través del canal técnico correspondiente. Los mencionados organismos estarán obligados a suministrar los antecedentes e informes en los mismos términos en que les sean solicitados.
e) Requerir de los servicios de la Administración del Estado comprendidos en el artículo 1° de la ley Nº 18.575 los antecedentes e informes que estime necesarios para el cumplimiento de sus objetivos, como asimismo, de las empresas o instituciones en que el Estado tenga aportes, participación o representación mayoritarios.
Los mencionados organismos estarán obligados a suministrar los antecedentes e informes en los mismos términos en que les sean solicitados, a través de la respectiva jefatura superior u órgano de dirección, según corresponda.
f) Disponer la aplicación de medidas de inteligencia, con objeto de detectar, neutralizar y contrarrestar las acciones de grupos terroristas, nacionales o internacionales, y de organizaciones criminales transnacionales.
g) Disponer la aplicación de medidas de contrainteligencia, con el propósito de detectar, neutralizar y contrarrestar las actividades de inteligencia desarrolladas por grupos nacionales o extranjeros, o sus agentes, excluyendo las del inciso segundo del artículo 20 de la ley 19.974.

B.- La Dirección de Inteligencia de Defensa del Estado Mayor de la Defensa Nacional
Con asiento en el Estado Mayor de la Defensa Nacional, es el órgano de trabajo permanente de la Junta de Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, desarrolla una labor de coordinación de los organismos de inteligencia de las Fuerzas Armadas, “a través de los comités de Inteligencia, de contrainteligencia y de guerra psicológica.
Su tarea es aportar, a través del Estado Mayor de la Defensa, a requerimiento del Ministro de Defensa Nacional, la Junta de Comandantes en Jefes de las Fuerzas Armadas y al Consejo Superior de Seguridad Nacional, las apreciaciones de inteligencia en el nivel de conducción político - estratégico.

C.- Las Direcciones de Inteligencia de las Fuerzas Armadas
La Inteligencia referida a la seguridad exterior se encuentra radicada en las tres ramas de las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea), su misión se lleva a cabo a través del conocimiento de las características, vulnerabilidades, capacidades, limitaciones y posibilidades de un enemigo potencial o real y de los factores geográficos necesarios para la conducción estratégica, operativa y táctica del país, sus fuerzas Armadas y organismos dependientes, en materia de seguridad y defensa nacional.
Al mismo tiempo, estos organismos desarrollan actividades de contrainteligencia cuya misión es detectar, neutralizar, impedir y/o aniquilar, en cualquiera circunstancia, tiempo y lugar las capacidades y eficiencia del sistema de inteligencia enemiga o adversaria, dirigidas sobre el medio y fuerzas propias para obtener información y realizar sabotaje, subversión y guerrillas que dañen la propia eficiencia e infraestructura.
El fundamento legal de estos servicios se encuentran en el artículo 90 de la Constitución Política del Estado, las leyes Orgánicas Constitucionales que regulan a la Fuerzas Armadas y las normativas de tipo reglamentario interno de las instituciones militares, estas dos últimas siempre de carácter secreto.
La ley 19.974, en sus artículos 20 y 21, sobre los Servicios de Inteligencia Militar, señala:
La inteligencia militar es una función que corresponde exclusivamente a los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas y a la Dirección de Inteligencia de Defensa del Estado Mayor de la Defensa Nacional.
Comprende la inteligencia y la contrainteligencia necesaria para detectar, neutralizar y contrarrestar, dentro y fuera del país, las actividades que puedan afectar la defensa nacional. Excepcionalmente, dentro de las funciones de policía que le corresponden a la autoridad marítima y a la aeronáutica, la inteligencia naval y la aérea podrán realizar el procesamiento de información de carácter policial que recaben.
La conducción de los servicios de inteligencia militar corresponde al mando de las instituciones de las cuales dependen.
Los objetivos de la inteligencia militar de las Fuerzas Armadas serán fijados por las comandancias en jefe respectivas, de acuerdo con los criterios de la política de defensa nacional, establecidos por el Ministro de Defensa Nacional.
Los objetivos de la inteligencia militar de la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional serán fijados por el Ministro de Defensa Nacional.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

similar:

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconLa educación como medio para desarrollar las capacidades humanas...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconResumen: Este trabajo analiza los efectos de los costes compartidos...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconResumen Las variables que más influyen en el éxito de la integración...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconOperaciones y tratamientos al terreno, para conseguir unas condiciones...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconANÁlisis del debido proceso material democrático a la luz del proceso...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconResumen El presente artículo hace un análisis de las diferentes fuentes...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconLa acción post-conciliar de la congregación para los institutos de...
«mejor adaptar el conjunto de las etapas de la formación a la mentalidad de las nuevas generaciones, a las condiciones de la vida...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconSentencia del tribunal de justicia (Gran Sala)
«Comunicación relativa a las ayudas estatales en el ámbito de la fiscalidad directa», persigue el objetivo, expuesto en su punto...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconResumen del proceso de cálculo del rendimiento neto en estimación...

Resumen el picb es un proceso sistemático que proporciona la integración y el análisis continuo y comprensivo de los efectos del terreno, las condiciones meteorológicas y las capacidades del enemigo; iconA lo largo de la presente asignatura, el alumno continuará con el...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com