Facultad de Filosofía y Letras unam






descargar 441.22 Kb.
títuloFacultad de Filosofía y Letras unam
página5/12
fecha de publicación20.09.2015
tamaño441.22 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

4ª. sesión.

Durante el gobierno interino de Francisco León de la Barra, quien ocupó la presidencia del 25 de mayo al 6 de noviembre de 1911, no se presentaron cambios importantes en materia de salubridad, puesto que la presidencia del Consejo Superior de Salubridad permaneció en manos del Dr. Liceaga.

Madero toma posesión de la presidencia el 6 de noviembre de 1911, y se ve obligado a renunciar el 19 de febrero de 1913, por el golpe de Estado de Huerta, quien lo manda asesinar el 22. Lo más relevante durante la gestión maderista fueron las obras de construcción y restauración de los hospitales, del Hospicio y de las escuelas para ciegos, sordomudos y enfermos de la piel. Huerta continuó con la misma línea de política sanitaria, marcada por Liceaga quien permanece al frente del Consejo. Destaca la expedición de reglamentos relativos a los expendios de masa de maíz y molinos de nixtamal, a la prostitución, a expendios de medicinas, a establecimientos “peligrosos, insalubres e incómodos” y a expendios de leche. También se destinó el edificio del antiguo Hospital Morelos (ahora lo ocupa el Museo Franz Mayer) al establecimiento de la “Casa del Mendigo y Dormitorio de Niños sin Hogar”, financiada por la beneficencia privada. A los leprosos se les confinó “en algunas de las islas que forman parte del territorio de la República.”

El 17 de febrero de 1914, se publica en el Diario Oficial el Decreto que reforma la Ley de Secretarías de Estado, substituyendo a la Secretaría de Fomento con las Secretarías de Industria y Comercio, de Agricultura y Colonización y se modifica la de Hacienda y Crédito Público, pero el Consejo Superior de Salubridad no sufre cambios.

De 1914 a 1917, Carranza gobierna como el “Primer Jefe del Ejército Constitucionalista encargado del Poder Ejecutivo de la Nación”. El 1 de mayo de 1917 toma posesión como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y crea el Departamento de Salubridad Pública, y se nombra al Dr. José María Rodríguez como titular. Sin embargo, esta nueva dependencia del Ejecutivo no hace desaparecer al Consejo Superior de Salubridad, el que sigue con las funciones normativas, técnicas y científicas, quedando la ejecución a cargo del Departamento.

La lucha armada provocó muy serio deterioro de la salubridad y de la salud de los habitantes del país. Resurgen epidemias como la de tifo, fiebre amarilla y viruela. Se requiere de toda la energía de las autoridades para controlarlas. Carranza declara que:

Tan pronto como las condiciones del erario lo permitan, el Departamento de Salubridad Pública desarrollará el vasto programa que, para el mejoramiento de las condiciones sanitarias del país, se tiene concebido.102

A pesar de las condiciones precarias, el Instituto Bacteriológico logró producir grandes cantidades de linfa vacunal, que se distribuyó en los lugares en los que había aglomeración de personas como en el ejército, las cárceles y las escuelas, pero tuvo una importante influencia en el control de la epidemia la inoculación, es decir, la vacunación de brazo a brazo. Es interesante resaltar que esta inoculación “de brazo a brazo” era la manera como los chinos habían controlado las epidemias desde la más remota antigüedad, pero que en el mundo occidental tenía serios detractores, gratuitos e irracionales. Mucho trabajo costó en la Nueva España que los médicos aceptaran el método, –antes de que Balmis llegara con la linfa– difundido por el Dr. Montaña. Carlos María de Bustamante, médico e insurgente de la independencia, controló en el Ejército del Sur la viruela con ese método, allá por los años de 1812 y 13. El mismo Balmis utilizó la técnica para mantener activo el virus vacunal durante los largos viajes que hizo desde España hacia el Nuevo Mundo. Otra vez brilla el genio y la sabiduría de los médicos mexicanos encargados de la salud pública, con este hecho en una época de escaseses múltiples.

En 1919 se presentó la epidemia de gripe llamada Influenza Española, por provenir supuestamente de aquel país. Fue una epidemia muy grave, que provocó 1,862 defunciones ese año. El Congreso votó una partida de $200,000.00 para atacar la epidemia, que no pudo ser entregada por el gobierno por falta de fondos. No obstante, el Departamento, con sus propios recursos, destacó delegaciones sanitarias para el Distrito Federal y las entidades federativas más afectadas, con buenos resultados.

Las actividades normativas del Consejo Superior de Salubridad continuaron, ahora actualizando el Código Sanitario.

El 23 de abril de 1920 Carranza es derrocado por el Plan de Agua Prieta, y toma la presidencia Adolfo de la Huerta, quien a su vez entrega el poder a Álvaro Obregón. Su administración duró del 1 de junio al 30 de noviembre de 1920.

A pesar de la brevedad de su gestión, de la Huerta llevó a cabo la restauración de los hospitales General, Juárez y del Manicomio General y de otros servicios que se habían deteriorado con el paso del tiempo y de la guerra revolucionaria. El Departamento de Salubridad expide diversas disposiciones referentes al ejercicio de la medicina y actividades afines, para combatir los abusos que los “charlatanes” hacían con la población. Así, se prohíbe que ejerzan los que no tienen título legal y además se incrementa la vigilancia sobre el despacho de recetas en las farmacias. En lo legislativo, anuncia la próxima aprobación de las reformas al Código Sanitario y de la Ley Orgánica del Departamento de Salubridad, para corregir las deficiencias que se han presentado.

Álvaro Obregón instituye en el mismo año (1920) el Servicio de Higiene Escolar, dependiente del Departamento de Salubridad Pública, que se preocupa principalmente de la profilaxis de las enfermedades contagiosas, de la vacunación y revacunación de los alumnos contra la viruela, de la corrección de defectos visuales y de la atención odontológica. Además se convoca a la elaboración de la Farmacopea Nacional.

La H. Junta de Beneficencia Privada vigiló las funciones de esas instituciones en las que se encontraron algunas deficiencias. Se propuso la redacción de la Ley de Beneficencia Privada para mejorar el control. La importancia de la Beneficencia Privada en la solución de los problemas de salud individual fue importante en esta época, debido a lo débil del erario, como consecuencia de la revolución. Obregón informa que en 1922, se atendieron más de 80,000 personas en 36 fundaciones con personalidad jurídica, lo que significó un gasto directo de $1’274,205.68, sin considerar los gastos de administración y de mantenimiento, y dice que:

El Ejecutivo fomentará por cuantos medios pueda, el desarrollo de tan benéficas instituciones, y para ello no se escatimará trabajo alguno;103

La Dirección de Beneficencia Pública, dependiente de la Secretaría de Gobernación, tiene a su cargo 15 establecimientos para menesterosos. Esta Dirección ejerce funciones de asistencia social prioritariamente.

En cuanto al Departamento de Salubridad Pública, se continuó la lucha contra las epidemias, habiendo controlado completamente la peste. Una práctica muy utilizada en esos tiempos fue la desinfección de casas y establecimientos, popularmente conocida como “fumigación”, indicada para combatir principalmente la fauna transmisora de enfermedades contagiosas. El tráfico de narcóticos comienza a preocupar al gobierno, y se impulsan los estudios sobre la legislación tomando la experiencia de otros países.

Uno de los actos más relevantes en este año fue la creación de la Escuela de Salubridad, dependiente del Departamento de Salubridad Pública, que capacitó a varios médicos como inspectores sanitarios, los que fueron asignados a diferentes estados de la república para ejercer su importante función. Esta Escuela, con el tiempo se convirtió en el centro más importante de formación profesional de América Latina, en el campo de la Salud Pública. Actualmente es el Instituto Nacional de Salud Pública

En 1923 se crea la Junta Auxiliar de Salubridad del Distrito Federal, dependiente del Departamento correspondiente, que se dedica a vigilar los aspectos sanitarios en su jurisdicción, especialmente la higiene de rastros y mercados. También se organiza el Servicio de Propaganda y Educación Higiénicas, que publica diferentes folletos como El Mensajero de la Salud, el Almanaque del Departamento de Salubridad, el Boletín semestral del Departamento, el Boletín del Instituto de Higiene, “y monografías de diversas materias, proyección y distribución de cintas cinematográficas, y en general, amplia propaganda higiénica.”104

De singular importancia para los servicios sanitarios del país fue la creación del Departamento de Estadística Nacional, a cargo directamente del Ejecutivo que sustituyó a la Dirección General de Estadística, dependiente de la Secretaría de Agricultura. El decreto apareció en el Diario Oficial, el 8 de enero de 1923, y en diciembre 12, 13 y 14, se publica el Reglamento para la formación de la Estadística Nacional.

El 20 de agosto de 1924 se acuerda la transferencia de la organización y funcionamiento de la Beneficencia Pública del Distrito Federal a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Por otra parte, se creó la Junta Directiva de la Beneficencia Pública del Distrito Federal para el manejo de los bienes y caudales, incluyendo los de la Lotería Nacional.

Abrir un paréntesis para comentar la función de la Lotería Nacional es interesante, dada la participación que ha tenido esta institución en el financiamiento de la prestación de servicios de salud y de asistencia social. Fue creada por Benito Juárez el 2 de mayo de 1861, y en el artículo tercero, establece que:

Art. 3º. El setenta y cinco por 100 de estos fondos, que están suficientemente asegurados, se distribuirá en premios conforme lo disponga el reglamento; y el veinticinco por ciento restante, deducidos los gastos de giro y administración, se aplicará al sostenimiento de las Escuelas de Bellas Artes y de Agricultura, destinándose el sobrante, si lo hubiere, después de cubiertos los presupuestos de las dos escuelas, al fondo de la Beneficencia.105

Manuel González, en 1881, propone la creación de una Lotería única que divida sus productos para construir la Penitenciaría y para la Beneficencia pública. No queda claro si se trata de la misma Lotería Nacional, fundada por Juárez, o se trata de otra con fines semejantes, por haber desaparecido la primera o por que su funcionamiento se habría deteriorado debido a las vicisitudes de la intervención francesa. Díaz concesiona la Lotería de la Beneficencia Pública para que “ensanchando sus operaciones…a más de proporcionar a los hospitales y asilos mayores productos,…” se mejoren los establecimientos y se avance en la construcción de la Penitenciaría. También se propone la construcción del Hospital General y del Manicomio (vide supra).

En 1924, el presidente Obregón modifica el decreto del 20 de agosto de 1920, emitido por de la Huerta, otorgando a la Lotería Nacional la autonomía de la Secretaría de Hacienda. Por decreto del 7 de julio de 1920 se había establecido la Lotería de Beneficencia Pública, que se modifica el 20 de agosto para nombrarla Lotería Nacional de la Beneficencia Pública, dependiente de la Secretaría de Hacienda. A partir de esa fecha la Lotería se regirá por la Junta Directiva de la Beneficencia Pública del Distrito Federal, integrado por siete consejeros “con facultades e independencia bastantes”. La administración de la Lotería quedará encomendada a un Comité Ejecutivo integrado por tres miembros de la Junta, que ésta misma designará.106

La Ley de Secretarías y Departamentos de Estado se modificó por medio del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 31 de diciembre de 1937, que crea la Secretaría de la Asistencia Pública. En el artículo 2º:

Se adiciona la mencionada Ley con el siguiente artículo: “Artículo 15 D.- Serán atribuciones de la Secretaría de la Asistencia Pública:

I.-…

II.-…

III.-…

IV.- La administración directa o por medio de Bancos de Fideicomiso o de otras instituciones de crédito, de los bienes que constituyen el patrimonio de la Beneficencia Pública, de la Lotería Nacional y todos los fondos y productos destinados al sostenimiento de la misma”.107

El presidente Ávila Camacho, el 18 de octubre de 1943 crea la Secretaría de Salubridad y Asistencia, fusionando la Secretaría de Asistencia Pública y el Departamento de Salubridad Pública. Dos años más tarde, se autorizan los espectáculos taurinos y los juegos de pelota vasca para financiar a dicha Secretaría. Esta modalidad de financiamiento tiene antecedentes en El Coliseo, que durante la Colonia generó fondos para el Hospital Real de Saint Joseph de los Naturales en la ciudad de México. El año de 1800, los ingresos por el Coliseo significaron el 15.54 % del total del hospital, que contaba con doscientas camas.

Muriel narra en el libro Hospitales de la Nueva España, cómo, desde 1641 se construye un jacalón de madera para representar comedias, no sólo piadosas sino profanas, cobrando las entradas para beneficio del Hospital. 108

A la fecha, la Administración Pública del Sector Salud ha diversificado nuevamente sus formas de conseguir fondos, mediante los Pronósticos deportivos, el “Melate”, los sorteos del Zodiaco, etc. En la legislación mexicana están prohibidos a los particulares realizar juegos de azar, por lo que es un monopolio del gobierno, como lo fueron antiguamente los monopolios del tabaco y de los naipes.

Volviendo al tema de la evolución histórica de los servicios de salud, en 1930 se reorganiza el Servicio de Enfermedades Transmisibles del Departamento de Salubridad Pública:

(…) ha sido objeto de una reforma trascendental en su organización, que ha consistido en que, las organizaciones sanitarias dedicadas a la profilaxis de las enfermedades contagiosas, dependan directamente de la Jefatura del mismo Servicio, para realizar una perfecta unidad de acción,109

y que lleva a cabo programas para la erradicación o por lo menos para el control de esos padecimientos, que tienen altos índices de frecuencia.

La expedición del nuevo Código Sanitario, instrumento legislativo por excelencia para la salubridad, y que reforma el anterior que ya no llenaba las necesidades del Estado, marca en 1926 un hito en la administración pública del país en la época post–revolucionaria. La legislación sanitaria se actualiza en el año de 1934 haciendo énfasis en los aspectos de “unificación, coordinación y cooperación en materia de servicios sanitarios en lo que pudiera afectar a la Federación”, es decir, es un instrumento que fortalece el pacto federal pues además establece las facultades del Departamento de Salubridad Pública para efectuar convenios con las entidades federativas, tanto en los niveles estatales como municipales, aplicando “una política sanitaria general en la República.”110

El Código Sanitario se reformó además en 1950, 1955 y 1973. Posteriormente fue sustituido por la Ley General de Salud del 7 de febrero de 1984.

También en esa década (19301940) se inician programas para el diagnóstico oportuno y el control de las enfermedades llamadas crónicas y degenerativas como el cáncer cérvico–uterino, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, y la modificación de conductas de alto riesgo para la salud como el tabaquismo y el alcoholismo. Se integra la fase preventiva.

La coordinación con los estados en materia de salubridad general se fortalece con la creación, el 1 de enero de 1932, del Departamento de Sanidad Federal en los Estados, dependiente del Departamento de Salubridad Pública, con la función principal de vigilar las “complejas labores de salubridad e higiene en todas las entidades federativas”. Se experimentó en Sinaloa un modelo de descentralización para este fin.

El presidente Abelardo Rodríguez acuerda suprimir la Asociación de Protección a la Infancia, debido a que con las disposiciones del Código Sanitario de 1926 y la creación del Servicio de Higiene Infantil, las funciones que desempeñaba dicha asociación quedaban fuera de la ley. Permanecieron funcionando la Casa de Maternidad, la Provisión de Leche y los Hogares Infantiles, salvo que ahora dependen del Servicio Técnico de Higiene Infantil del propio Departamento de Salubridad Pública. Esta tendencia al fortalecimiento de las actividades sanitarias ejercidas por el Departamento culminará en la creación de la Secretaría unos años después.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Facultad de Filosofía y Letras unam iconCC: Sres. Consejeros Directivos de la Facultad de Filosofía y Letras,...

Facultad de Filosofía y Letras unam iconFacultad de filosofía y letras

Facultad de Filosofía y Letras unam iconFacultad de Filosofía y Letras

Facultad de Filosofía y Letras unam iconFacultad de filosofía y letras, U. N. T

Facultad de Filosofía y Letras unam iconUniversidad de buenos aires- facultad de filosofía y letras

Facultad de Filosofía y Letras unam iconUniversidad de Buenos Aires Facultad de Filosofía y Letras

Facultad de Filosofía y Letras unam iconUniversidad Nacional Autónoma de México Facultad de Filosofía y Letras

Facultad de Filosofía y Letras unam iconPrograma de Reconocimiento Institucional de Equipos de Investigación...

Facultad de Filosofía y Letras unam iconUniversidad Nacional de Cuyo Facultad de Filosofía y Letras Departamento de Historia

Facultad de Filosofía y Letras unam iconProf. Asoc. “Práctica de Trabajo Social Fliar Facultad de Filosofía y Letras unt






© 2015
contactos
ley.exam-10.com