Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos






descargar 31.5 Kb.
títuloClasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos
fecha de publicación15.09.2015
tamaño31.5 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos.

Bernardo Diego Arroyave Roldán

Laura Arteaga Arango

Alejandro Benavides Tobón

Introducción

Lira, con respecto al relativismo del poderoso frente a los Derechos Humanos afirma que:

“Desde Aristóteles hasta los regímenes de seguridad nacional durante el siglo XX se ha considerado posible suspender, postergar o anular los derechos de los individuos en nombre del bien común. Así ha sido legislado por siglos hasta nuestros días en los estados de excepción constitucional.” (2008, p. 9).

Esta afirmación permite entender por qué Estados Unidos consiguió a pesar de las regulaciones internacionales excluir a los cautivos de Guantánamo de la clasificación de prisioneros legales e ilegales, crear una nueva categoría para los mismos, la de combatientes enemigos, y tras ello, violentar sucesivamente los derechos humanos de los mismos (Rodríguez, 2014, p. 79). En el 2014, se publicó un documento en el que el Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos sacó a luz el programa de Rendición, detención e interrogatorio, implementado por George W. Bush luego del atentado del 11-S y puesto en práctica por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA por sus siglas en inglés) para obtener información de sospechosos miembros de grupos terroristas (De Salvo, 2014). El programa ha sido arduamente criticado en tanto empleaba diversos métodos de tortura, y ha causado polémica en un gremio laboral en particular, el de los psicólogos, dado que su participación en los procesos ha permitido la creación de fuertes métodos de interrogación, violatorios de múltiples derechos humanos (Lira, 2008, p. 5).

Parece necesario entonces analizar más de cerca las actuaciones de Estados Unidos frente al procesamiento de sus llamados “combatientes enemigos” y tomar una postura crítica frente al tema. Sin embargo, para hacerlo es preciso primero aproximarse a los diferentes métodos de tortura y las herramientas de las que se ha valido la potencia mundial para diseñarlos. En este texto se examinarán entonces algunos métodos de tortura perpetrados por Estados Unidos a sus combatientes enemigos y se analizará la crítica realizada hacia la Asociación de Psicólogos de Estados Unidos (APA por sus siglas en inglés) por la participación de miembros del gremio en estos procedimientos.

1. Algunos métodos de tortura empleados en el procesamiento de combatientes enemigos

Millán (2011) explica que el FBI reconoció que en Guantánamo se producían torturas. Distintas fuentes afirman que entre éstas había waterboarding, humillaciones sexuales, agotamiento físico o de estrés o ahogamiento simulado. Algunas de los ultrajes que clasifica son:

Aislamiento: Se le priva al interrogado de todo apoyo social y esto le hace depender del interrogador.

Agotamiento físico: Consiste en la privación de sueño, la exposición de la víctima a calor y frío extremos, carencia de alimentos, enfermedades inducidas o interrogatorios de 20 horas diarias durante 50 días, que inducen al preso a un estado de agotamiento físico y mental excesivo.

Waterboarding: Es una técnica de ahogamiento. Consiste en inmovilizar a la víctima y echar agua en su cara o en sus vías respiratorias. La angustia y desesperación provocada por la entrada de agua en sus vías respiratorias obliga al detenido a confesar.

Humillación sexual: Consiste en el baile sexual que realiza una interrogadora ante el detenido. La intención es provocar una tensión sexual en la víctima. También fuerzan a los detenidos a desnudarse y humillarse sin ropa.

Posiciones de estrés: Fuerzan al individuo a una postura en la que la mayoría de su peso recae sobre uno o dos de sus músculos, lo que le aumenta su dolor físico. Deben aguantar en esa postura hasta que el dolor sea insoportable y se desgarre alguno de los ligamentos de sus articulaciones.

Música a todo volumen: Los prisioneros eran sometidos música fuerte y ruido para darles una "sensación de desesperanza".

Confinamiento prolongado: Entre junio y agosto de 2002, Abú Zubeida fue "aislado durante 47 días sin ser interrogado". La técnica del confinamiento es aún más dura: Zubeida fue colocado en una suerte de caja del tamaño de un ataúd durante 266 horas, más de 11 días, y en otra todavía más pequeña durante 29 horas, mientras se lo interrogaba.

Submarino: Método por el cual al detenido se le impide la respiración hasta la asfixia.

El diario El Comercio cataloga estos otros:

Rehidratación rectal: Al menos cinco hombres detenidos por la CIA recibieron "rehidratación rectal", es decir, eran obligados a ingerir comida, como humus o pasta, y agua a través del recto. El informe señala que no había una necesidad médica para someter a los prisioneros a esa práctica.

Amenazas a las familias: Algunos agentes de la CIA amenazaron al menos a tres de sus prisioneros con un eventual daño a sus familiares. Entre otras cosas, le dijeron a un detenido que iban a abusar sexualmente de su madre.

Ruleta rusa: Un agente de la CIA no identificado sometía a un detenido al perverso juego de la ruleta rusa. Lo apuntaba con una pistola y disparaba, sin que él supiera si tenía balas.

Azotados contra la pared: La "técnica de la pared" (walling) consiste en ubicar a la persona detenida frente a pared; el interrogador la atrae hacia él y luego la lanza violentamente contra la pared. Jaled Cheij Mohammed, el presunto cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001, fue sometido a ese método, así como a los suplicios del simulacro de ahogamiento y de la privación del sueño.

Amenaza con taladro: Abd al-Rahim al-Nashiri, un ciudadano saudí acusado de haber estado detrás del ataque con bombas contra el destructor de la marina USS Cole, fue trasladado a cárceles secretas en todo el mundo después de su captura en 2002. Un agente de la CIA acercó un taladro cerca de su cabeza y la activó para asustarlo.

Envueltos en plástico: En un centro secreto de detención, identificado con el nombre de COBALT, cinco agentes de la CIA sacaban a los gritos a un detenido de su célula, lo desnudaban, lo envolvían con una cinta de plástico y lo tiraban violentamente al piso. Luego lo paseaban por el corredor, golpeándolo y abofeteándolo.

Es preciso recordar aquel viejo adagio que dice “el que manda, manda aunque mande mal”, que se acopla perfectamente a esta situación en donde un País que encabeza el liderazgo mundial, no tiene un juez que lo censure y por lo tanto puede hacer a voluntad lo que le plazca y salir indemne; bien dicta otra sabia sentencia: “Donde manda capitán no manda marinero”, y de momento no es mucho lo que las demás naciones puedan hacer al respecto.

2. El rol de los psicólogos en los interrogatorios abusivos perpetrados por Estados Unidos

Este aparte examinara la evolución de la participación de los psicólogos en el proceso y las denuncias frente a la participación directa o indirecta de estas torturas, además de explicar la postura tomada por la Asociación Americana de Psicólogos (APA) frente al hecho.

En 2005, Alberto R. Gonzales, en ese entonces Procurador General de los Estados Unidos, respaldó en un documento secreto las técnicas de interrogatorio duras, en las que se torturaba tanto física como psicológicamente a los procesados, con el fin de superar la barrera de terror de los sospechosos (Lira, 2008, p. 5). Cuando estas prácticas fueron cuestionadas por varios sectores de la opinión pública, las autoridades se justificaron alegando que estas prácticas habían permitido desmantelar complots terroristas, y que esto se hacía sin sobrepasar los límites legales, lo cual daba a entender que cualquier método sería aplicable para obtener la información (Lira, 2008, p. 6).

Si bien la integridad de la Asociación de Psicólogos de los Estados Unidos (APA por sus siglas en inglés) ha sido cuestionada debido a la participación de este gremio en los interrogatorios duros, lo que mayor polémica ha causado ha sido su contribución en el perfeccionamiento de técnicas de tortura para la lucha contra el terrorismo, siendo esta apoyada por las universidades y financiada en muchos casos por la CIA (Lemov, 2006 citado por Lira, 2008, p. 6)

En 2005, diversos grupos de psicólogos de los Estados Unidos y colegas de diferentes países realizaron una petición a la APA para que condenara el uso de los métodos coercitivos en los interrogatorios (como privación del sueño, hostigamientos basados en las creencias religiosas, diferencias culturales, orientación sexual o identidad de género de los detenidos) en tanto iban en contra del código ético de su profesión, y se responsabilizara a los psicólogos que directa o indirectamente habían participado en el abuso de los detenidos (fuese como asesores, especialistas, investigadores, consultores o proporcionando servicios para el cuidado). (Lira, 2008, p. 7).

El asunto empeoró cuando se descubrió que un selecto grupo de psicólogos estaban participando en un programa secreto, el Survival, Evasion, Resistance and Escape (SERE), en el cual se buscaba “revertir y utilizar en los interrogatorios las mismas técnicas diseñadas originalmente para entrenar a los soldados con el fin de resistir torturas en caso de ser capturados y sometidos a tratamientos brutales” (Chow, 2005, citado por Lira, p. 7). A los mismos soldados se les aplicaba privación del sueño en jornadas prolongadas, exposición de su desnudez y humillación sexual, ejercicios extenuantes, posiciones forzadas y aplicación del “submarino”, para que posteriormente aplicaran las mismas técnicas a los prisioneros durante los interrogatorios. Esto fue negado por parte de autoridades oficiales.

Aunque Amnistía Internacional y la Cruz Roja denunciaron el trato inhumano de los interrogatorios, la posición oficial era que “los profesionales de salud mental podían ser consultados por los interrogadores sobre todos los aspectos del proceso y podían aconsejar sobre las técnicas y supervisar el proceso sin violar los códigos de ética” (Lira, 2008, p. 8). A su vez, la APA afirmó que dado que el cliente era la agencia de gobierno y, finalmente, el pueblo americano, la acción del psicólogo era la de proteger a la sociedad y por ende podía encarcelar, debilitar o incluso matar al perpetrador potencial (Arrigo & Long, 2008 citado por Lira, 2008, p. 8).

Al mismo tiempo, de acuerdo a las recomendaciones del informe, la APA reafirmó la resolución del Consejo de 1986, que apoyaba la declaración de Naciones Unidas (ONU) sobre la Convención contra la Tortura y Otros Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes y la declaración de la ONU sobre los Principios de la Ética Médica. Seis de los 10 psicólogos que redactaron ese borrador formaban parte de alguna instancia militar (Benjamin, 2007, Junio 21).

En junio de 2007 un grupo de psicólogos hizo pública una carta dirigida al presidente de la APA, Sharom Brehm, en la que se denunciaba la participación de sus colegas en estos actos; el 1 de noviembre de 2007 otro grupo de psicólogos pertenecientes a organismos de derechos humanos e instituciones educativas dirigió otra carta a los senadores Jay Rockefeller y Christopher Bond solicitándole al Congreso que prohibiera los procedimientos abusivos y que se asegurara de que los profesionales de la salud no estuvieran implicados en interrogatorios de ese talante (Lira, 2008, p. 9). Este último texto subrayaba que la APA era la única asociación que profesional que no había declarado inequívocamente que prohibía a sus miembros participar en interrogatorios potencialmente abusivos.

Sin embargo, la respuesta de la APA no fue satisfactoria, pues aunque el 22 de Febrero de 2008 publicó una enmienda en la que reafirmaba su posición contra los tratos crueles e inhumanos y su aplicación contra los llamados “combatientes enemigos” estableciendo una prohibición absoluta sobre determinadas técnicas, como las falsas ejecuciones, la humillación sexual, religiosa y cultural, la explotación de los miedos y fobias o de la psicopatología de los individuos, el aislamiento y la privación del sueño a un individuo o a miembros de una familia, esta enmienda “no anulaba las definiciones anteriores que justificaban la participación profesional y científica si ella era requerida en nombre del bien común, en el marco de la lucha contra el terrorismo” (Lira, 2008, p. 15). Ante esta respuesta, diversos grupos de psicólogos intensificaron la presión para que de una vez por todas se censurara la participación de psicólogos en estos casos en cualquier contexto.

Posteriormente, Stephen Behnké, presidente del Comité de ética de la APA afirmó que la participación de los psicólogos en los interrogatorios mejoraba las condiciones de los mismos al colocarlos en un marco ético y legal, y que si se sospechaba de algún abuso, recomendaban la interrupción del proceso (Lira, 2008, p. 10). Como respuesta, Tor Levim Hofgaard comentó que la mera presencia del psicólogo en el interrogatorio daba a entender su apoyo a la violación de la ley internacional y de los derechos humanos, y preguntó si la APA tenía algún juicio al respecto, señalando además incompatibilidades entre el código de ética de la APA y su resolución del 2007, que declaraba que, de haber conflicto entre el código de ética y la ley, prevalecería esta última. La pregunta que Tor Levim Hofgaard se hacía al respecto era: ¿Cómo se entiende esta resolución cuando los psicólogos trabajan en ambientes en los que se viola sistemáticamente la ley internacional y los derechos humanos como resultado de una política institucional, como ocurre en Guantánamo y en las cárceles secretas de la CIA? (Lira, 2008, p. 11)

Jane Mayer, en su libro The dark side, sobre las torturas y malos tratos durante la administración de Bush, menciona un caso de empleo del modelo llamado indefensión aprendida, la cual, según Álvarez-García (s.f) sucede cuando se expone a la víctima a peligros físicos y no se le advierte o ayuda a evitarlos, sobrecargándolo e insultándolo repetitivamente y cambiando de estado de ánimo bruscamente hasta hacerlo sentir torturado. Un caso citado por Mayer versaba sobre lo siguiente:

“Un prisionero fue encerrado en posición fetal en una jaula demasiado estrecha para él sin poder hacer otra cosa que yacer en una posición fetal. La jaula había sido diseñada no solo para impedir el movimiento sino para dificultar la respiración. Cuando el detenido estaba fuera de la jaula esta permanecía siempre ante su vista; el mecanismo de tortura radicaba en mantener alerta al prisionero arriesgando volver a estar encerrado en la jaula. (…) la mayoría de los detenidos fueron sometidos a largos períodos de aislamiento, a menudo en total oscuridad, permaneciendo desnudos. El contacto humano era mínimo. En un caso, el único contacto humano con el detenido se producía con la única visita diaria de un enmascarado que aparecía para declarar: ‘Tú sabes lo que quiero’ para luego desaparecer. (Soldz et al., 2008, p. 8-10, citado por Lira, 2008, p. 11)

Dadas las presiones ejercidas, el 7 de septiembre de 2008, en el referéndum a una petición resolutoria, la APA afirmó que:

Los psicólogos no pueden trabajar en lugares donde hay personas que están detenidas al margen o en abierta violación de la ley internacional (La Convención de Naciones Unidas contra la Tortura o las Convenciones de Ginebra) o de la Constitución de los Estados Unidos si corresponde, a menos que estén trabajando directamente a favor de las personas que se encuentran detenidas o para una tercera parte independiente que trabaje por los derechos humanos. (APA 2008, citado por Lira, 2008, p. 12).

El entonces presidente de la APA, Alan E, Kazdin, dirigió en 2008 una carta al presidente George W. Bush señalándole que la nueva política prohibía a los psicólogos toda participación en interrogatorios y torturas (Lira, 2008, p. 12).

Pueden surgir varios interrogantes frente a este tema: ¿verdaderamente ha cesado la participación de los psicólogos en procedimientos de este talante? ¿Han cesado las torturas? y ¿Cómo formar consciencia sobre el código ético más allá de la mera formalidad escrita?

Bibliografía

Álvarez-García, M. (s.f.). La indefensión aprendida. Recuperado el 19 de Julio de 2015, de Tonalidad emocional: http://mariangelesalvarez.com/igualdad/relacion-de-control-o-igual/la-indefension-aprendida/

Corte Internacional de la Cruz Roja. (s.f.). Servicio de Asesoramiento en Derecho Internacional Humanitario. Recuperado el 19 de Julio de 2014, de Universidad del Rosario: http://www.urosario.edu.co/Home/Principal/boletines/Ediciones-OPIP/Documentos/dih-es.pdf

De Salvo, A. (9 de Diciembre de 2014). “Rendición, detención e interrogatorio”, técnicas de la CIA salen a la luz. Recuperado el 18 de Julio de 2015, de El Diario: http://eldiario.com.uy/2014/12/09/rendicion-detencion-e-interrogatorio-tecnicas-de-la-cia-salen-la-luz/

Derecho Internacional Humanitario y lucha contra el terrorismo: el caso Guantánamo. (2014). Eunomía. Revista en Cultura de la Legalidad(6), 174-185.

El Comercio. (10 de diciembre de 2011). Las 12 torturas de la CIA que impactan al mundo. Recuperado el 18 de Julio de 2015, de El Comercio: http://elcomercio.pe/mundo/eeuu/12-torturas-cia-que-impactan-al-mundo-noticia-1777450

Lira, E. (2008). Psicología, Ética y Seguridad Nacional: El Rol de los Psicólogos. Psykhe, 17(2), 5-16.

Millán, A. (4 de Mayo de 2011). Métodos de tortura en Guantánamo: Waterboarding, sexo, drogas y falta de sueño. Recuperado el 18 de Julio de 2015, de Que.es: http://www.que.es/ultimas-noticias/internacionales/201105041833-metodos-tortura-guantanamo-waterboarding-sexo-cont.html?anker_1

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconLa participación de los Estados Unidos a través de Carranza en la...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconPropuesta de lucha contra las torturas y los malos tratos

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos icon“… La llamada Revolución de 1933 que efectivamente constituyó un...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconLa lucha contra las torturas y malos tratos en las cárceles está en marcha

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconEstados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconEl texto constitucional de 1857 mantuvo su vigor durante los años...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconDerechos civiles de la población negra. Estados Unidos celebra el...
«Liberen los asientos de delante», y los que estaban allí acomodados se levantaban y se iban al pasillo. Pero aquel día Rosa Parks...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconDemanda colectiva presentada contra fifa, grupo juvenil de soccer...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconLa resistencia y lucha continuan por la defensa de la seguridad social...

Clasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante la llamada lucha contra el terrorismo y recuento de la participación de psicólogos en los interrogatorios de combatientes enemigos iconDeclaración de independencia de los estados unidos
«Nosotros el Pueblo» (We the People). La Constitución tiene un lugar central en el derecho y la cultura política estadounidense....






© 2015
contactos
ley.exam-10.com