Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa.






descargar 198.8 Kb.
títuloResumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa.
página2/5
fecha de publicación14.09.2015
tamaño198.8 Kb.
tipoResumen
ley.exam-10.com > Derecho > Resumen
1   2   3   4   5

Como hemos manifestado oportunamente, la Administración, que actúa en beneficio del interés general, puede tener determinadas prerrogativas exorbitantes del Derecho Común, que deben surgir de texto expreso26.


La doctrina entiende que es imposible establecer todas las reglas generales en la materia y, por ello, se hace necesario el estudio de cada caso en particular .

Ello se debe a que existen situaciones e institutos reglados totalmente por el derecho público y, otras, a las que se les aplica en mayor o menor medida esa rama del derecho.

La forma de entender las prerrogativas de la Administración ha evolucionado pudiendo encontrar, entonces, una tesis tradicional y una contemporánea.

La doctrina tradicional entiende que la existencia de prerrogativas a favor de la Administración, que no tienen equivalente en el derecho común, es de principio27. Por ello no necesitan texto expreso autorizante. La referida potestad surge del fin que persigue el Estado. Esto es el bien común. Las referidas prerrogativas se ven compensadas por una serie de garantías que otorgan al particular una justa retribución cualquiera sea el uso que la Administración haga de aquéllas.

La doctrina contemporánea considera que, si bien la Administración puede poseer privilegios exorbitantes del Derecho común, los mismos deben aplicarse dentro del concepto de la Administración concertada. Por ello los privilegios no son de principio y necesitan texto expreso28.

Por ejemplo la tan mentada posibilidad de modificación y rescisión unilateral de los contratos administrativos, sin ley formal, está prohibida en virtud de una interpretación armónica de los arts. 7, 10, 32 y 72 de la Carta; art. 1291 del C. Civil y lit. A del art. 23 del Decreto-Ley 15524. Actuar en contrario daría lugar a la anulación de la medida. En efecto, el art. 63 del TOCAF establece límites precisos que obligan a la Administración a respetar sus contratos que son , de principio, inmutables. En definitiva, esto significa que, para que la Administración pueda ejercer esos poderes, debe existir texto expreso habilitante que haga excepción al principio general de inmutabilidad de los contratos en general.

Frente a las prerrogativas , establecidas en beneficio del todo, y que necesitan texto expreso , el individuo cuenta , para lograr el equilibrio entre su derecho prevalente y el público, con las garantías. Las garantías sólo existen de esta forma en el Derecho Público , por ejemplo, seguir determinado procedimiento para sancionar a un funcionario o a un particular, etc..

El principio fundamental, que determina un Estado de Derecho Personalista democrático, es el que establece que las garantías se imponen a las prerrogativas públicas, en el supuesto de duda. Por ello de existir dos principios, uno que establezca una prerrogativa y, otro, que establezca una garantía, siempre debe estarse a este último, en el supuesto de duda.

Las prerrogativas, en definitiva, se realizan mediante “el equilibrio constitucional (que) es el término medio entre estos dos extremos: en él juega el orden como fuerza de resistencia; la libertad, como fuerza de movimiento y de cambio; en cuanto al poder político, no está adscrito ni al orden ni a la libertad; según las circunstancias, se inclina hacia el uno o hacia la otra para restablecer el equilibrio perturbado.”29
B. LAS ASTREINTES EN GENERAL

  • CONCEPTO

Las astreintes son medidas para conminar la ejecución de providencias judiciales. El juez condena el pago de sumas de dinero que no tienen proporción con la suma debida o con la conducta a adoptar por el sentenciado. Se establecen sumas elevadas para que el deudor evite el daño mayor y cumpla la sentencia 30.


  • REFERENCIA HISTÓRICA

a) El D-Ley 14978 fue la norma que creó las astreintes en Uruguay y su art. 4 exceptuaba su aplicación a los procesos en que actuaran personas de derecho público.

b) El D-Ley 15733 derogó esa disposición.

c) El art. 374 del Código General del Proceso (C.G.P.), no modificó, en sustancia, el régimen anterior y simplemente lo recoge o deroga 31 No existen dos especies de astreintes. La situación actualmente se encuentra regulada por el art. 374 de la ley 16170. La norma establece que " Las disposiciones del D-Ley 14978... no serán aplicables a aquellos procesos en los que sean parte las personas jurídicas de derecho público". La inclusión fue efectuada con un “...evidente error de técnica legislativa,... (porque) debió establecerse -dado que el decreto-ley (14978) había sido tácitamente derogado por el C.G.P.- que las disposiciones de éste que establecen la posibilidad de imponer conminaciones o sanciones económicas no serían aplicables en los referidos procesos”32.

En ese sentido se ha pronunciado la casi unanimidad de la jurisprudencia Nacional 33. Por otra parte no olvidemos que la situación es bilateral. Es decir las conminaciones no se aplican a los particulares ni a las Personas de Derecho Público.

Esta solución nos parece injusta pero, lamentablemente, es la que proviene del Derecho Adjetivo administrativo nacional.

El Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 4to turno en Sent Nº 256./2005 34 dijo: “

“El Tribunal tiene posición formada, admitiendo la apelabilidad de la providencia que resuelve sobre imposición de astreintes en vía de apremio, al recaer en incidencia que permite ser calificada en naturaleza de "anómala" o "irregular", trasladable al proceso de ejecución de sentencias contra el Estado, Gobiernos Departamentales, etc. (arts. 195, 245, 250, 254, 373.3, 374, 393, 400, 401 y conc. CGP; de la Sede Sents. Nº 98 y 242/02).

Y postula la improcedencia de imposición de las astreintes del art. 374 CGP a las personas jurídicas de referencia, con fundamento en que el art. 374 de la ley 16170 bloquea tal posibilidad (Flores Dapkevicius en LJU t. 117 sec. 2 p. 8 y ss., Sentencias Nº 28/93, 4/99, 187 y 242/02, 203/05)” .

En el Derecho comparado se llega a soluciones similares y, también, diversas a la uruguaya 35.

Creemos que a esta altura de la evolución del derecho, y del Estado de Derecho la imposibilidad de aplicar astreintes debe ser inmediatamente fulminada por el legislador.
C. INEMBARGABILIDAD DE LOS BIENES DEL ESTADO

Otro privilegio sustancial, es la inembargabilidad de todos los bienes del Estado 36. En ese sentido el art. 381 del CGP. establece que no se trabará embargo en las propiedades y rentas públicas y municipales. El término rentas públicas había dejado una aparente brecha donde los jueces embargaban las cuentas públicas, esto es sus depósitos bancarios , sin afectar “las rentas públicas”. Tal interpretación fue fulminada por el legislador que en la ley de presupuesto, Nº 17930, art. 478 dispuso: “ Declárase igualmente que la expresión "Propiedades, rentas públicas y municipales", utilizada en el citado artículo 381 numeral 8º del Código General del Proceso, comprende toda clase de bienes, cuentas o créditos del Estado o de los Municipios “. La norma es a todas luces injusta porque establece un privilegio que no condice con el principio de tutela judicial efectiva. Recordamos, que un corolario de éste, es el principio de la siempre posible ejecución de lo decidido.


4 . PRESUPUESTOS PROCESALES DE LAS MEDIDAS CAUTELARES.

Las medidas cautelares tienen por objeto impedir que se realicen por el demandado, antes y durante el curso del proceso, actos que impidan o dificulten la efectividad de la satisfacción de la acción incoada 37 .

Por ello las medidas cautelares son herramientas para que, en una rápida acción, se asegure el fin del Derecho. Esto es proteger a aquel que tiene derecho .

Los caracteres de estas medidas son:
a) Instrumentalidad. Es decir que su razón de ser son el proceso principal
b) Provisionalidad. Esto significa que las medidas sólo tendrán vida si se cumple su fin de asegurar el resultado del proceso .
c) Temporalidad. Es decir que de conformidad a su provisoriedad tienen una duración limitada, en tanto existan los motivos que las hacen procedentes, respecto del proceso judicial principal.
d) Variabilidad. Es de la esencia de las medidas cautelares que estas pueden ser modificadas, de todas las maneras posibles, si se producen variaciones en los presupuestos que motivaron su resolución

Los presupuestos de la medidas cautelares son :
1) Que exista la necesariedad de actuación pronta , del oficio judicial, en virtud de la situación de hecho y de derecho, teniendo presente la acción principal que se tramite.
2) Que exista la apariencia de buen derecho : fumus boni iuris. Esto significa la posibilidad, evaluada sumariamente, de que el resultado del proceso sea favorable al solicitante
3) Peligro en la demora del actuar judicial por lo extenso de los procesos (periculum in mora), o probabilidad de un riesgo que haga inútil el proceso, o su sentencia.

La demora del proceso no es el único fundamento de las medidas cautelares ya que pueden existir otros supuestos constitutivos del peligro en la demora.


4) Posible fijación de una fianza al peticionante que tiende a garantizar los perjuicios que pudiera ocasionar la cautelar solicitada . Es la contracautela. La contracautela es la contraprestación a la Medida Cautelar. Su objeto consiste en garantizar el resarcimiento de los daños y perjuicios que pudiese causar la ejecución de la Medida Cautelar. En si misma la contracautela no es un presupuesto para conceder la medida cautelar, sino un elemento referido a la ejecución de la misma.

5. PROCEDIMIENTO Y TIPOS DE MEDIDAS SUSCEPTIBLES DE ADOPTAR EN URUGUAY

  1. LA SUSPENSIÓN DE EJECUCIÓN DEL ACTO ADMINISTRATIVO EN EL PROCESO CONTENCIOSO DE ANULACIÓN


a. CONCEPTOS GENERALES

La extensa duración de los procedimientos administrativos internos 38 , así como de los juicios contencioso-administrativos, crea la necesidad de determinar instrumentos preventivos, contra los daños emergentes de la ejecución de los actos administrativos. Ello es un remedio indispensable, de protección de los administrados, que intenta evitar la producción del daño irreparable, cuando pueda ser más gravoso que la interrupción de la ejecución del acto administrativo 39.

Recordamos que el principio, tanto dentro del procedimiento administrativo común 40, como en el recursivo determina que los mismos no se suspenden, salvo norma expresa en contrario41 . Tales principios colisionan, frontalmente, con el principio de suspensión judicial de los actos administrativos, según la casuística .

La sentencia del T.C.A.; Nº 245/07 dijo: “Sabido es que en el intrincado andamiaje de las normas y principios que rectoran la dinámica del Derecho Administrativo vernáculo, el art. 150 del Decreto 500/91 establece como principio o regla que la interposición del recurso administrativo, no determina la suspensión del acto. Comentando los alcances de la previsión normativa, destaca el Profesor Flores Dapkevicius:

"El principio general es que la interposición de los recursos administrativos no tiene efecto suspensivo y por ello, toda excepción debe establecerse en forma expresa y es de interpretación estricta" (cf. Flores Dapkevicius, Ru­bén: "Decreto 500/91 Actualizado, Anotado y Concordado" p. 92)”.

Por ese principio y, fundamentalmente por de ejecutividad de los actos administrativos, se creó, por la comunidad jurídica, lo que se denominan “medidas cautelares”.

En Uruguay, en los hechosñ, tanto en el procedimiento administrativo (común, expropiatorio, etc. ), como en el proceso contencioso de anulación se estatuye, únicamente, la suspensión de la ejecución del acto administrativo . La suspensión puede darse en la acción de amparo, o en el incidente de suspensión que se tramita ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo cuando analiza la acción de nulidad de ese acto .

Respecto del otro gran proceso judicial, en este caso en manos del Poder Judicial, esto es el proceso contencioso de reparación, por tratarse de un proceso ordinario, se aplican las medidas cautelares del C. G.P.

En ese sentido debe considerarse que en el Derecho Administrativo, algunos actos administrativos, producen sus efectos en forma inmediata y, en otras ocasiones, debe transcurrirse la etapa de ejecución.

La sentencia que decide la procedencia de las medidas cautelares se debe basar en el equilibrio de dos presupuestos

1 ) Periculum in mora , esto es que el acto impugnado debe ser susceptible de provocar un daño grave e irreparable. La situación debe ser apreciada con amplitud en virtud del principio de tutela judicial efectiva .

2 )Fumus boni juris la solicitud debe ser, mínimamente fundada, sin mayores desarrollos. Esto significa que debe exigirse, solamente prima facie, una verosimilitud del derecho que se alega.

Proporcionalmente se debe observar, que cuanto más cierto es el derecho, menor debe ser la exigencia de la gravedad del daño.

La ley 15869 exige , preliminarmente que, para que la medida puede llegar a ser exitosa, una ilegalidad manifiesta. Manifiesto significa " descubierto, patente, claro" 42. Diversos casos jurisprudenciales han entendido que " no debe requerir investigaciones, se ha de encontrar al margen de toda controversia seriamente fundada; la situación debe ser nítida, categórica, evidente , por encima de toda duda razonable 43

En ese sentido la sentencia caso Nº 12992 de la Justicia Uruguaya ha expresado que "en los amparos contra la Administración donde se dilucida por vía excepcional y extraordinaria el control de legalidad de sus actos..." (no se puede creer) "... como entusiastamente alguien creyó (L.J.U. c. 12673), que con el Amparo el juez se podría erigir en arbitro del sistema político...". Y continúa: "Habiendo órganos encargados por imperio constitucional y legal de velar por la adecuación a derecho de los actos administrativos, la tarea del juez ordinario se halla verticalmente restringida donde no puede salir de la sumariedad para meterse a escudriñar la legitimidad del acto". La ilegalidad "debe ser ostensible, palmaría cuando no escandalosa... etc". .

Por último la Sentencia Nº 94 del Juzgado Letrado en lo Contencioso .Administrativo de 1er Turno, de fecha 25 – XI – 2005, dijo: “ Como medio excepcionalísimo y urgente, heroico, contra la agresión jurídica, la ley (art. 1º Ley Nº 16.011) y la jurisprudencia vernáculas han sido contundentes en afirmar que no basta que la actividad a controlar sea ilegítima, sino que debe ser absurda y groseramente, manifiestamente ilegítima (art. 1º Ley Nº 16.011; Flores Dapkevicius, Rubén “Acción de amparo y astreintes. Necesidad de su consagración” en L.J.U. t 117, Doctrina p.5; del mismo autor. “Amparo y Corte Electoral” en “Revista de Derecho Público” Nº 17 ps. 125 y ss, y “El amparo en la República Oriental del Uruguay y en Argentina” en la Justicia Uruguaya, t. 131, Doctrina p.65; Casinelli Muñoz, Horacio, “Protección en el goce de los bienes jurídicos fundamentales” en Revista del Colegio de Abogados del Uruguay, Nº XXVI, p. 11). Ya donde la cuestión sea en cierto modo debatible y donde la Administración se haya ajustado a algunos criterios de legalidad, de oportunidad o conveniencia que exponga como fundamento, nos hace entrar en el terreno de la opinabilidad de criterios y no prosperará el amparo.”

La suspensión debe otorgarse sin afectar el interés público del caso concreto que cesa ante la ilegalidad manifiesta observada prima facie

Siempre debe buscarse un equilibrio entre el daño producido a la comunidad y el daño sufrido por el particular, debiendo prevalecer el derecho individual frente al colectivo, en el supuesto de duda. Otra forma de entender la situación no es propia del Estado de derecho personalista.
b. CARACTERES DE LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DEL ACTO ADMINISTRATIVO

La suspensión de la ejecución del acto administrativo constituye el único remedio respecto de la ejecutividad y/o ejecutoriedad de los actos administrativos en sede anulatoria 44.

El acto principal, perfecto, tiene la eficacia de producir inmediatamente los efectos que correspondan por su contenido en virtud de su obligatoriedad. Es decir, que habiendo nacido a la vida jurídica, el acto debe ser cumplido, llevado a los hechos y ejecutado sin suspensión alguna 45.

El cumplimiento del acto es obligatorio, exigible, para la propia Administración como para el administrado desde su notificación. 46

“Todos los actos de derecho público, de cualquier clase que fueren, llevan impresa la presunción de su validez jurídica inmediata, sin necesidad de que lo establezca una norma expresa. Las leyes se consideran constitucionales, sin que una ley así lo asegure; las sentencias se consideran válidas después de las res judicata sin que lo asegure ninguna norma procesal y los actos de la Administración se consideran legales por principio de juridicidad estatal, sin necesidad de que lo constituya una norma.

Estas presunciones jurídicas provienen de los atributos que tienen las normas del derecho público – y consecuentemente sus actos concretos – que aseguran la convivencia jurídica por medio de la seguridad de las relaciones que ésas crean.”47

Es decir, entonces, que para nosotros el acto administrativo tiene la vocación de ser ejecutado desde su dictación perfecta.

Ello emana, de la presunción de legitimidad, de la satisfacción del interés común que el acto persigue e, inclusive, del efecto no suspensivo, salvo texto expreso de interpretación estricta, de los recursos administrativos. Lo expuesto debe entenderse sin perjuicio de la posible suspensión de la ejecución del acto dispuesta por la propia Administración, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo o el Poder Judicial cuando resuelve una acción de amparo 48.

Por su parte ejecutoriedad significa la posibilidad de la Administración de ejecutar sus propios actos, aun si existe resistencia del ejecutado, luego de correcta notificación, pudiendo ocurrir a la coerción. Resulta un elemento imprescindible del ejercicio del poder etático, único y soberano. La misma se explica en la presunción de legitimidad y en la necesidad fundamental de satisfacer el interés común. Por ello la ejecutoriedad del acto procede aún cuando existan impugnaciones, salvo efecto suspensivo expreso o decido por los órganos competentes, y sin perjuicio de eventuales responsabilidades.

La ejecutividad y la ejecutoriedad reflejan dos momentos de contenido distinto . La ejecutoriedad refiere al contenido operativo del acto, independiente del procedimiento de ejecución, para realizarse directamente o por medio de los órganos estatales en ejercicio de función jurisdiccional . Veamos un ejemplo. La Administración dicta un acto que dispone el desalojo de una finca de su propiedad habitada por un funcionario de su plantilla. Ejecutividad significa que el acto debe ejecutarse. Nace con esa vocación.

Si el funcionario se resiste a la medida, la ejecutoriedad refiere al procedimiento, directo autorizado, o indirecto, de ejecución del acto de que se trata

La duda se plantea respecto a la ejecutoriedad directa , por la propia Administración, que procedería en ciertas hipótesis, pero estaría vedada en otras. En las mismas resultaría necesaria la actuación y autorización judicial.

La ejecutoriedad directa, se entiende excepcional, en virtud de los principios generales que emanan del Estado de Derecho, especialmente, el principio de separación de poderes. Por ello, para proceder de esa forma , la Administración necesita texto legal expreso indubitable 49.

En nuestro país no existe norma general sobre la ejecutoriedad del acto, y su cumplimiento coactivo, cuando existe resistencia del administrado ejecutado. De acuerdo a ello debe aceptarse , como principio general, que la Administración no puede ejecutar sus decisiones por sí misma, utilizando su propio personal y sus medios pero, ante la resistencia a su cumplimiento por parte del obligado, puede acudir al Poder Judicial para obligar al particular. Se hace salvedad de texto expreso, de interpretación estricta que no admite extensiones interpretativas analógicas, que permita cumplir totalmente los efectos de sus actos por sus propios medios 50.

La suspensión de la ejecución no produce efectos sobre la validez del acto cuestionado . Únicamente lo suspende con efecto ex nunc 51. Es por ello que el acto se vuelve, por el momento, inejecutable , siendo, por tanto, una medida preventiva.

La suspensión es una medida cautelar que previene que un acto ilegal pueda seguir produciendo daños . Como garantía del derecho del administrado es provisional, en tanto la situación se debe dilucidar ,brevemente, en uno u otro sentido .

Si el juez decide a favor, o en contra del accionante, no realiza un prejuzgamiento, sobre la decisión final del tema planteado en el proceso

Su fundamento último se determina por el principio de que los recursos administrativos no producen efecto suspensivo, intentado evitar la causación de nuevos efectos dañosos de la ejecución del acto impugnado, si el mismo comenzó su ejecución. En la hipótesis de necesaria etapa posterior a la dictación del acto, a los efectos ejecutivos , la cautelar puede evitar los daños aun antes de su producción..

Siendo el principio , para los autores tradicionales, la ejecutividad del acto administrativo la garantía es de carácter excepcional y, por tanto, de interpretación estricta que no admite interpretaciones analógicas 52. Por lo expuesto la suspensión de la ejecución del acto administrativo es:

  • Una garantía cautelar

  • Que supone un contrapeso democrático basado en los prevalentes derechos humanos respecto de la ejecutividad y presunción de legalidad del acto. Su aplicación prevalece, en el supuesto de duda, respecto de los caracteres señalados del acto administrativo.

  • Generalmente excepcional , para algunos cultores de la escuela tradicional , y por ello necesita texto expreso

  • Este autor entiende que el principio es el inverso. Es la doctrina contemporánea 53. Ante la duda debe estarse por los instrumentos que permiten el desarrollo y protección del ser humano. De ponerse por encima del mismo el interés general, sin norma legal expresa (art. 7 de la Constitución), nos encontraríamos en un no Estado de Derecho. Por ello el interés general necesita texto expreso, a los efectos de invalidar el principio protectivo de las personas, en un Estado de Derecho Democrático, art. 7 de la Constitución .

  • Las medidas cautelares son, por naturaleza, provisionales

  • No significan prejuzgamiento, porque la solución del incidente, no decide el fondo del asunto 54.


c. CONSTITUCIONALIDAD DE LA SUSPENSIÓN DEL ACTO

En virtud de no existir una mención expresa de la Constitución, sobre la posible suspensión de la ejecución de los actos administrativos, la doctrina se encuentra divida.

Algunos autores nacionales entienden que en el proceso , el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) no puede suspender provisoriamente la ejecución del acto impugnado. Otro sector entendía discutible que la ley pudiera establecer esa facultad , para los casos graves y susceptibles de ocasionar perjuicios irreparables, tal como se permite en otros países, art. 310 de la Constitución. Ello era así porque la referida disposición solo permite al Tribunal de lo Contencioso Administrativo, anular o confirmar los actos, siendo su competencia de excepción 55 . Nada más

Otra posición, amplia, sostuvo que la suspensión debía presentarse ante el Poder Judicial del que solamente se han extraído, para concederse al TCA, la anulación de los actos administrativos. Por lo expuesto el Poder Judicial conserva, para dichos autores, la competencia respecto a una posible suspensión de la ejecución de los mismos.

En forma más amplía que la anterior se ha sostenido la posibilidad de establecer la cautelar por ley. Ello en virtud de la competencia de interpretación , atribuida al legislador nacional de la Constitución, art. 85 nral. 20 .

Para nosotros las medidas cautelares, como protectivas de los derechos humanos, no necesitan texto expreso y se encuentran dentro de las competencias naturales de los órganos que juzgan. Por ello, la atribución por ley de la competencia al TCA, no nos parece indubitablemente 56 inconstitucional, más allá de que su competencia sea excepcional al principio de atribución competencial de la función jurisdiccional en el Poder Judicial, art. 233 de la Carta .

d. CARACTERES JURISDICCIONALES DE LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DEL ACTO

  • Es un proceso contradictorio

La suspensión de la ejecución del acto administrativo es un proceso contradictorio que debe finalizar con la sentencia correspondiente

  • Es un proceso accesorio al principal

La presentación de la demanda de suspensión de ejecución determina la formalización de un incidente. Ello concluye en la accesoriedad de la medida respecto al juicio principal. Lo accesorio existe en el principal.

  • Como garantía debe estructurarse como un procedimiento sumario y que se desarrolle rápidamente, para proteger al solicitante, si se dan los elementos necesarios a esos efectos.



e. ANÁLISIS DEL INCIDENTE

La legitimación activa debe contemplar las exigencias del principal . Por ello la suspensión de la ejecución del acto administrativo, puede ser incoado, únicamente, por el titular de un derecho o de un interés directo, personal y legítimo.

El pedido jurisdiccional ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, de la suspensión de la ejecución del acto administrativo , debe efectuarse con la demanda que solicita la nulidad de ese acto 57.

Se destaca que en este tipo de procedimientos no corresponde, de principio, la fijación de una fianza o contracautela, garantista de los perjuicios que podría producir la suspensión, porque la ley 15869 no la exige expresamente .

También tiene legitimación activa el oficio. Por ello la cautelar puede ser propiciada por el TCA si el órgano entiende que, el acto cuya nulidad se solicita , aparece liminarmente como manifiestamente ilegal.

Presentada la demanda anulatoria y la solicitud de suspensión de la ejecución del acto administrativo, ésta debe procesarse con un traslado a la Administración demandada, por el término de seis días hábiles, prorrogables y no perentorios

Si la Administración no evacua el traslado, u omite remitir los antecedentes

Administrativos, permite al TCA decretar la suspensión, si de la demanda surgieran elementos de convicción que la hicieren procedente, arts. 63 y siguientes del Decreto Ley 15524 58 .

De existir contienda el administrado, y la Administración, deben ofrecer los medios de prueba de sus afirmaciones, de conformidad con el régimen general de probanzas del derecho

La ley no determina un plazo de apertura a prueba que queda al arbitrio del TCA. Sin embargo el Decreto Ley 15524 establece un plazo de sesenta días para el diligenciamiento de las pruebas que el Tribunal considere pertinentes como diligencias para mejor proveer. Allí, tal vez, una solución.

Producida la prueba corresponde el dictamen del Procurador del Estado en la Contencioso Administrativo de conformidad con los principios generales .

La posibilidad de percibir la correspondiente indemnización no impedirá que, atendidas las circunstancias del caso, el Tribunal disponga la suspensión, art. 2 de la ley 15869

El accionamiento ante el TCA está condicionado al agotamiento previo de la vía administrativa , mediante la interposición de los recursos administrativos pertinentes , según la posición institucional del órgano que dictó el acto, arts. 319 y 317 de la Carta 59. La solución puede ser injusta, por el transcurso del tiempo, sin embargo se soluciona judicialmente si se solicita un amparo hasta que el TCA decida sobre el incidente de suspensión . La acción de amparo y la suspensión de la ejecución de los actos administrativos, y su relación con las medidas de no innovar, se analizan en el literal “c” de este numeral.

Finalizados estas secuencias el TCA debe decidir sobre la petición de suspensión dentro del plazo de treinta días

En ese acto el juzgador puede ratificar lo decidido, preliminarmente, si actuó sumariamente . También puede decidir diversamente, según las circunstancias del caso, hasta la finalización del juicio principal de anulación del acto administrativo de que se trate. Por ello podrá hacer lugar a la demanda y luego dejar sin efecto la medida. También se puede proceder a la inversa, según la casuística .

La sentencia que ordena la suspensión de ejecución del acto contiene un mandato negativo, transitorio, que no permite ejecutarlo, hasta la solución del proceso principal. Sin embargo el efecto temporal lo es hacia el futuro porque, lo ejecutado, ejecutado está. De existir daños se observarán en el proceso contencioso administrativo de reparación ante el Poder Judicial

La providencia definitiva del TCA debe considerar, en su balanza, dos supuestos presentes en la naturaleza de las medidas cautelares. Estos son :

  • Fumus bonis juris

El tema fue analizado previamente . Sin embargo resta decir que en nuestro derecho aparece consagrado en el art. 2 de la Ley Nº 15869 60


  • Periculum in mora

También fue analizado previamente . El acto impugnado debe tener el poder cierto de ocasionar un daño grave, que se esté produciendo , o que su producción sea relativamente eminente.

Respecto del fallo que resuelve la cautelar solo corresponde el recurso de reposición
1   2   3   4   5

similar:

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconLa tutela: precedentes. Ideas fundamentales sobre el sistema vigente....

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconPrograma I. La evolución histórica. El Derecho a la Tutela Judicial Efectiva

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconY al objeto de asegurar a todas las personas el acceso a la tutela judicial efectiva

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconAccion de tutela contra providencia judicial un auto ilegal que,...

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconResumen: derecho al honor. Tutela judicial efectiva. Actuaciones...
«indicios racionales» de que han sido vulnerados sus derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen,...

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconAccion de tutela contra decisiones que se adoptan en proceso de tutela

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconAccion de tutela-informalidad/revision fallo de tutela-alcance

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconLa aplicación directa de la constitución por parte de la jurisdicción...

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconAccion de tutela – Procedente si el mecanismo ordinario es ineficaz...

Resumen: el presente trabajo refiere al principio de tutela jurisdiccional efectiva, y su sub especie, la tutela judicial urgente administrativa. iconJudicial eficaz/accion de tutela






© 2015
contactos
ley.exam-10.com