Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala






descargar 87.62 Kb.
títuloTotonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala
página1/3
fecha de publicación12.09.2015
tamaño87.62 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala.
Por Sergio Palencia

5 de octubre 2012

I. Datos concretos

II. Totonicapán: como viene sufriendo la imposición estatal.

III. Lo que el Estado y la apropiación capitalista no pueden aceptar de los 48 Cantones.

Reflexión. Los ríos de Totonicapán.

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala.

El día de ayer, jueves 4 de octubre 2012, se consumó la primera masacre a las comunidades indígenas en Guatemala por el nuevo gobierno. Desde enero del presente año, cuando asumió la presidencia el general Otto Pérez Molina, las manifestaciones y disturbios sociales asociados al capital ya han generado heridos y muertos en Barillas, Huehuetenango; San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, Guatemala; San Rafael las Flores, Santa Rosa. Claro, no han sido las primeras. Los desalojos en Livingston, Izabal o Panzós, Alta Verapaz, han venido desde hace varios años. Especialmente fuertes fueron durante el gobierno de Colom. Luego la violencia no obedece a políticas de gobiernos particulares, como podría enfatizarlo un periodismo simplista, sino, según proponemos, a la expansión del capital y su estímulo estatal.
El presente escrito tiene como propósito, primeramente, informar concretamente qué fue lo que pasó ayer en Totonicapán. Esto lo realicé con la lectura y recopilación de noticias y comunicados en periódicos, programas televisivos y videos. No pretende ser más que una primera aproximación para esclarecer la masacre de Totonicapán y las razones de la toma de carreteras por las comunidades k’iche. Tengo la seguridad que posteriormente se podrá reconstruir la cronología del 4 de octubre con datos más acabados y testimonios particulares. No aspira este escrito más que a ser una aproximación, eso sí, respaldada por diversos periódicos y agencias de información internacionales, comunicados, cartas de denuncia y videos de distintas organizaciones. Nos referimos a comunicados de organizaciones como Rigoberta Menchú Tum o del CACIF1. No por pretender neutralidad, sino por abrir hacia las distintas fuentes en referencia a la masacre.
Consta de tres partes. Debido a que uno de los objetivos de este escrito es informar la jornada de lucha y la represión estatal en Totonicapán, tanto para gente en Guatemala como personas de otros países, he decidido darle una redacción y organización distinta. La primera parte consta de los datos concretos recopilados a través de los medios de comunicación, a manera de información que pueda ser utilizada para su divulgación. Para quien solamente desee conocer qué fue lo que pasó en Totonicapán, Guatemala, el jueves 4 de octubre puede leer solamente esta primera parte. Tiene su independencia relativa. Sin embargo, no queriendo solo presentar una información de lo acontecido, pues sería sintetizar lo divulgado en los periódicos, la segunda y tercera parte son un análisis e interpretación de lo que significa, previa y posteriormente, la lucha y represión en Totonicapán. La segunda parte refiere a un contexto del departamento de Totonicapán, qué problemas ha enfrentado con relación a sus reclamos y, luego, como vitral local a partir del cual se puede ver el ataque capitalista-estatal en Guatemala.
Por último, en la tercera parte, se examina básicamente por qué el Estado actúo con tal nivel de violencia ante una organización fogueada en la negociación. De manera que no sea, solamente, una culpabilización a este o aquel responsable de órdenes de la masacre, sino una comprensión de las relaciones de dominación que se buscan imponer desde hace, al menos, diez años en su nuevo momento impositivo. Por supuesto, no quiere decir que no se deba conocer las líneas de mando y los responsables de los disparos, sino que, ahora, en este momento de crisis, es preciso de una vez por todas sentar las bases para una crítica al Estado como tal y no sólo a los gobiernos, al capital y no sólo a sus personificaciones en las cámaras empresariales. Distinguiendo y complementando estos puntos se podrá reflexionar, con mayor horizonte de posibilidades de cambio, pero también, de represión. Este análisis, denuncia y crítica espera, sobre todo, contribuir a que no se repita el exterminio social que hemos vivido en Guatemala, especialmente con los planes de contrainsurgencia entre 1981-1983. Que no se repita. Las preguntas por el cambio organizado, sumamente necesarias, no pretenden y no pueden responderse acá. Pese a esto espero motive para que dichas preguntas puedan ser contestadas en colectivo activo de transformación social.

I. Datos concretos
El jueves 4 de octubre, hacia las 5 de la mañana, comunidades indígenas k’iche y kaqchikel de Totonicapán (véase mapa No. 2) se movilizaron para bloquear puntos estratégico de la carretera Interamericana, en el altiplano occidental de Guatemala (véase Mapa No. 1). Se concentraron, inicialmente, en el lugar llamado la cumbre de Alaska (Km. 170) y Cuatro Caminos (Km. 188). Estos dos serían los puntos estratégicos de mayor confluencia y donde, en la tarde, se lucharía contra la represión estatal. Asimismo, se ocuparon otros puntos en el entronque de San Francisco el Alto, como también el acceso a Paxtocá y el acceso a Quiché en Los Chorros. Debido al clamor popular por el excesivo cobro de la compañía eléctrica DEOCSA2 y la eliminación de la carrera de magisterio, la Asociación de los 48 Cantones de Totonicapán convocó a la ocupación de la carretera. Desde la tarde anterior los 48 Cantones habían llamado a los comerciantes a no presentarse al día siguiente debido a la manifestación que se organizaba. Asimismo, en la noche del 3 de octubre, los alcaldes ya habían anunciado la toma de las carreteras. En su actualización nocturna Prensa Libre (3-10-2012) ya había anunciado en su página de internet esta noticia por lo que, sin duda, el Estado estaba alerta e informado de lo sucedido. De manera que si nos atenemos a la información divulgada, la fuerza armada estatal, policía y ejército, tenían, por lo menos, un margen de 14 horas para planificar desde antes de la medianoche su actuación ante el cierre de las vías. Claro, esto basándonos en la información pública que corre muy por detrás de la inteligencia estatal.



Mapa No. 1

Regional

Sur de México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras y Nicaragua
Desde la mañana hubo presencia policial en el área. En Cuatro Caminos alrededor de 50 policías antimotines hacían acto de presencia hacia las 8 de la mañana. Mientras tanto líderes de los 48 Cantones, incluyendo la lideresa Carmen Tacam, intentaban negociar con Casa Presidencial. Sin embargo, hacia las dos de la tarde, miembros gubernamentales en la Casa Presidencial impidieron el paso de los líderes de 48 Cantones afirmando que el presidente Otto Pérez Molina no estaba disponible. Mientras tanto se movilizaron decenas de patrullas y, por lo menos, dos camiones con soldados de fuerzas especiales del ejército, como automóviles oficiales de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos (COPREDEH). Es decir, el presidente no estaba disponible en Casa Presidencial mientras que fuerzas antimotines, ejército y automóviles gubernamentales se acercaban al bloqueo. Más tarde, en entrevista televisada3, el ministro de gobernación relataría su versión: ante la negativa de desocupar las carreteras, la policía utilizó bombas lacrimógenas y reservistas del ejército se presentaron a auxiliar a dichos antimotines. Amparándose en un decreto de operaciones conjuntas, López Bonilla justificó la presencia de ambas fuerzas armadas del estado. Sin embargo, aseguró que el ejército no llevaba armas de fuego. Al contrario, los “casquillos” de bala que se habían encontrado eran de escopetas particulares y la mayoría de los heridos habían sido golpeados por machetes u otros artefactos punzocortantes4. De manera que se había generado una riña entre la misma población y un ataque alterno de los comunitarios a los policías y al ejército, fuese con piedras o quemando varios camiones, incluyendo uno del ejército5. Hasta ayer en la noche, López Bonilla hablaba de 7 soldados heridos.
Posteriormente, en declaraciones televisadas ayer, el ministro de gobernación, López Bonilla, declaraba que este procedimiento de presión comunitaria era un «chantaje» al presidente Pérez Molina y que, ante todo, debía ser respetada la libre locomoción de los guatemaltecos. Manifestaba López cómo la fuerza pública reaccionó ante una emboscada sobre la carretera, en un punto cercano a la cumbre de Alaska (véase Mapa No. 3). ¿Qué conclusiones podemos sacer a partir de esta versión oficial. Primero, el derecho a la locomoción era el punto justificante del uso de la fuerza estatal armada. El procedimiento era una advertencia durante la mañana y en la tarde aplicar el desalojo. Segundo, se necesitó de “reservistas” del ejército para apoyar en operaciones conjuntas a los antimotines. Ambos iban supuestamente desarmados, haciéndose presentas patrullas y camiones, utilizando bombas lacrimógenas. Tercero, hubo dos momentos de reacción y defensa estatal. Uno, los camiones del ejército emboscados, según afirmó López. Dos, los machetazos que se dieron entre sí los comunitarios (de nuevo, según López) y los balazos del guardia de seguridad de un camión particular (según Prensa Libre, 5-10-2012). Entre estos incidentes hubo decenas de personas intoxicadas por las bombas lacrimógenas, hombres y mujeres. Asimismo al menos 34 heridos de distinta índole y, según cifras que varían, 4 muertos según el periódico estatal (Diario de Centroamérica, 5-10-2012), 6 campesinos muertos (Prensa Libre, 5-10-2012), 7 muertos (El Periódico, 5-10-2012). Por ahora, la cantidad de muertos que se maneja es siete. El periódico Siglo 21 (5-10-2012) presenta la siguiente lista de asesinados: Santos Nicolás Hernández, Jesús Francisco Puac, Arturo Félix Fapón, Eusebio Josué Puac, Jesús Cano, Santos Nicolás Menchú y Rafael Batz.

Posiblemente todos ellos hayan muerto por balazo.



Mapa No. 2

Departamentos de Guatemala

Nota: 1- Totonicapán (rojo), Huehuetenango (verde), Alta Verapaz (azul), Guatemala (morado), Santa Rosa (amarillo). 2- Recuadro que muestra la ubicación del Mapa No. 3.
Por su parte, ¿cómo relatan lo sucedido hasta el momento los comunitarios de Totonicapán? La toma de las carreteras en la jurisdicción de Totonicapán, cercano a Sololá y Quetzaltenango, fue una decisión organizada por el descontento popular. La Asociación 48 Cantones había decidido expresar este malestar por al alto costo de la electricidad, la eliminación del magisterio y como repudio a las reformas constitucionales deseadas por el presidente Pérez Molina y el Partido Patriota. Las demandas habían sido planteadas con claridad y sin confusión. Un examen más detenido de quienes tomaron la carretera nos mostraría, como participantes, a campesinos y comerciantes con dificultad para pagar la luz, jóvenes estudiantes y sus familiares, a quienes se les niega el magisterio. Mostrando una de las mejores organizaciones comunales en toda Guatemala y Centroamérica, los 48 Cantones había establecido caminos de presión (mediante la toma de carreteras) y negociación-diálogo con la presidencia. Sin embargo sucede un punto a tener en cuenta y que, se espera, pueda ser comprobado en el futuro cuando se disponga de mayor información. La negociación fue demorada e, incluso, evitada por parte del Estado. Hacia las dos de la tarde López Bonilla manifestaba que el operativo de desalojo se suspendería por un acuerdo alcanzado entre el ejecutivo y los líderes de 48 Cantones Totonicapán6. Sin embargo, mientras declaraba esto López los antimotines arremetieron contra los comuneros que protestaban, primero en la aldea Xecacbox, luego en la Cumbre de Alaska y Cuatro Caminos. Según afirmó la valiente lideresa Tacam, en conferencia de prensa junto al presidente Pérez Molina, «[…] quienes estuvieron en la manifestación nos dijeron que fueron personas del ejército quienes habían disparado en contra de ellos […]» (Video 4-10-2012, min. 1:40). De acuerdo a Tacam, los asesinados, así como los heridos y heridas pertenecían a la comunidad de Pasajoj, Chipuac, Vásquez y Panquix, todas aldeas de Totonicapán. Al preguntarle un reportero si conocían respecto a infiltrados en la manifestación, Tacam respondió que negativamente, pero declaró que las autoridades k’iche no iban armados, sino llevaban la vara de la autoridad comunitaria.



Mapa No. 3

Carretera Interamericana en Totonicapán y norte de Sololá.

Cuatro Caminos (rojo) y Cumbre de Alaska (amarillo).
A partir de la reconstrucción de las notas periodísticas, así como de testigos que declararon en las mismas, podemos tener algunas ideas preliminares. Primero, la manifestación y la toma de carreteras estaba dirigida por, tal vez, la organización cantonal-comunitaria más preparada y coordinada de Guatemala. En la pasada década, situándonos contemporáneamente, los 48 Cantones habían manifestado en 1998 contra el Impuesto Único sobre Inmuebles (IUSI), siendo Álvaro Arzú presidente. Asimismo, en agosto 2012 habían detenido el proyecto de imposición tributaria de Alfonso Portillo y, años después, en duro enfrentamiento, habían evitado la privatización del agua con las protestas contra la Ley de Aguas impulsada por Oscar Berger7. Segundo, recientemente se venía caldeando el ánimo en los 48 Cantones ante el incremento de la luz eléctrica, habiendo tomado los líderes k’iche, por algunas horas, las instalaciones de DEOCSA en Totonicapán (Prensa Libre, 22-05-2012). En ese entonces, dicho medio impreso indicaba: «Los líderes de los 48 cantones demandan que se anule un contrato realizado por las mil lámparas públicas ya que el costo del alumbrado se incrementó pese a que  representantes de Deocsa aseguraron que iba a bajar;  además, exigieron que se suba a 200 kilovatios la tarifa social, y se preste un mejor servicio. Según el gobernador, los funcionarios no pudieron ser convocados de manera inmediata pero se comprometieron a llegar el próximo martes.». Tercero, las protestas y la voluntad de negociación fueron estrategias paralelas de los 48 Cantones, realistas si consideramos que como mínimo desde mayo han sido nulos los abordajes a los excesivos cobros de DEOCSA. No obstante, las 14 horas de las que dispuso, como mínimo, el gobierno de Pérez Molina fueron utilizadas estratégicamente para preparar el enfrentamiento. Durante la mañana, como suele pasar con otras tomas de carreteras, se hace presente un contingente policiaco y se procede al desalojo hacia mediodía. Aquí las mesas de negociación estaban planificadas paralelamente por 48 Cantones por lo que, si hubo demora o tácticas de retraso, se debió a un plan consecuente con un enfrentamiento posterior. Cuarto, la Procuraduría de los Derechos Humanos reportó la presencia de balas de Galil, utilizadas históricamente por el ejército desde la contrainsurgencia en la década de 19708. Cuarto, el Estado y algunos medios impresos han utilizado, hasta ahora, distintos argumentos: machetazos entre campesinos, disparos de guardia de camión privado (PL, 5-10-2012), civiles situados desde un camión iniciaron los disparos contra el contingente del ejército quien, luego de ser atacado, respondió. Similares argumentos han sido utilizados por el ejército de Guatemala, por ejemplo la masacre de q’eqchí en Panzós aquel 29 de mayo 1978.
A menos de un día de estos acontecimientos las autoridades estatales niegan la represión y el asesinato. Indiferentemente del argumento estatal, contradictorio evidentemente, concretamente las comunidades de Totonicapán están velando a siete muertos en San Miguel. Se han decretado localmente tres días de luto, los negocios han cerrado en el departamento del comercio y decenas de heridos están siendo curados en los abarrotados hospitales y clínicas municipales. Desde esta situación cabe preguntarse concretamente, ¿cómo se venía expresando la crisis social en este departamento de Guatemala?
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconLa teoría marxengelsiana de la crisis capitalista

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconEl estallido de la crisis económica ha desenmascarado el funcionamiento...

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconLa manufactura capitalista y el trabajo capitalista a domicilio

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconSe dio una aguda crisis económica, social y política. Lo que llevo...

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconGuatemala (en náhuatl: Quauhtlemallan, ‘lugar de muchos árboles’)?5...
«Nueva Guatemala de la Asunción». El idioma oficial es el español, aunque existen veintitrés idiomas mayas, los idiomas xinca y garífuna,...

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconReseña historica la Superintendencia de Bancos de Guatemala surgió...

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconCrisis de legitimidad y crisis del proyecto neoliberal europeo

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconLa asociación de anunciantes de guatemala, la unión guatemalteca...

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconPor la bajada del valor de las acciones en la bolsa, debido a la...

Totonicapán y la crisis estatal-capitalista en Guatemala iconLa gestión de los bienes patrimoniales de las comunidades religiosas...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com