Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo






descargar 64.75 Kb.
títuloEstados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo
página3/3
fecha de publicación07.09.2015
tamaño64.75 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3

APOCALIPSIS A LA VISTA
Los grupos terroristas tradicionalmente han tenido fuertes elementos cuasireligiosos y fanáticos, ya que sólo la certitud absoluta de una creencia (o el relativismo moral total) ofrece justificación para matar. Ese elemento era fuerte entre los terroristas prerrevolucionarios rusos y los fascistas rumanos de la Guardia de Hierro de los años treinta, como lo es entre los Tigres Tamiles de hoy. Los musulmanes fanáticos consideran que el asesinato de los enemigos de Dios es un mandamiento religioso y que los librepensadores en sus países, así como el estado de Israel, serán destruidos porque esa es la voluntad de Alá. La doctrina del Aum Shinrikyo sostiene que el asesinato puede ayudar tanto a la víctima como al asesino a alcanzar su salvación. El fanatismo sectario ha vuelto a surgir durante la última década y, en general, entre más pequeño sea el grupo más fanático lo es.

En momentos en que la humanidad se aproxima al final del segundo milenio de la era cristiana, están en ascenso los movimientos apocalípticos. La creencia en el final inminente del mundo es probablemente tan antigua como la historia, pero, por razones no muy claras, las sectas y los movimientos que lo anuncian adquieren influencia cuando se aproxima el final de un siglo y, aún más, al cierre de un milenio. La mayoría de los que pregonan el fin del mundo no propugnan la violencia y algunos incluso presagian un renacimiento, el advenimiento de un nuevo hombre y una nueva mujer. Otros creen, sin embargo, que entre más pronto se establezca el reino del anticristo, más rápidamente se destruirá este mundo corrupto y se establecerá el nuevo cielo y la nueva tierra, previstos por San Juan en el Libro de las Revelaciones, por Nostradamus y por toda una gama de profetas.

A los milenarios extremistas les gustaría darle un empujón a la historia y ayudar a crear una devastación de fin del mundo, repleta de guerras universales, hambrunas, pestilencia y otros flagelos.

Quienes sostienen dichas creencias llegan a los cientos de miles y quizá millones. Tienen sus propias subculturas, producen libros y discos compactos por millares y construyen templos y comunidades cuya existencia no conoce la mayoría de sus contemporáneos. Tienen a su disposición considerables recursos financieros. Aunque los grupos apocalípticos más extremistas son terroristas en potencia, en general los servicios de inteligencia no han hecho caso de sus actividades; de aquí la sacudida que produjo el atentado en Tokio y el asesinato de Rabin, para mencionar sólo dos acontecimientos más recientes.

Los elementos apocalípticos surgen en las tendencias intelectuales contemporáneas, así como en la política extremista. Por ejemplo, los ambientalistas de extrema, particularmente los llamados ecólogos restauradores, creen que los desastres ecológicos destruirán la civilización que ahora se conoce, lo cual no significa una pérdida desde su punto de vista, y consideran sacrificable a la gran mayoría de los seres humanos. Con esas creencias y valores como punto de partida, no significa un gran paso llevar a cabo actos de terrorismo para acelerar el proceso. ¿Si la erradicación de la viruela disturbó los ecosistemas, por qué no restaurar el equilibrio trayendo nuevamente el virus? El lema de "Caos Internacional", una de las muchas publicaciones en este campo, es una cita de Hassan I. Sabbah, maestro de los Asesinos, secta religiosa medieval cuyos miembros mataban a los cruzados y a otros en éxtasis "religioso"; todo se permite, dice el maestro. El mundo premoderno y el postmoderno se funden en este punto.
SHOCK DEL FUTURO
Al escudriñar la escena contemporánea se encuentra una multiplicidad de grupos terroristas y potencialmente terroristas y sectas que lo deja a uno perplejo. Los profesionales del terrorismo, tal como nos eran conocidos hasta ahora, eran nacionalistas y anarquistas, extremistas de izquierda y derecha. Pero la nueva era ha traído nueva inspiración, agregada a la vieja, a quienes practican la violencia.

En el pasado, el terrorismo era casi siempre el dominio de grupos de militantes que tenían el respaldo de fuerzas políticas, como los movimientos sociales revolucionarios de 1900 en Irlanda y Rusia. En el futuro los terroristas serán individuos o gente de la misma mentalidad que trabaja en grupos pequeños, en forma parecida al "Unibombardero", enemigo de la tecnología que aparentemente, trabajaba solo al enviar paquetes-bomba por espacio de dos décadas; o a los perpetradores de la explosión de 1995 del edificio federal en la ciudad de Oklahoma. Un individuo puede tener la habilidad técnica para robar, comprar o fabricar las armas que necesite para un fin terrorista; quizás necesite, o no necesite, la ayuda de otra u otras dos personas para transportar esas armas hasta el objetivo escogido. Es probable que las ideologías que abracen tales individuos y minigrupos sean aún más aberrantes que las de los grupos más grandes. Y los terroristas que trabajan solos o en grupos muy reducidos serán más difíciles de descubrir, a menos que cometan un grave error o se les descubra por accidente.

Por tanto, a un extremo de la balanza aparece el terrorista solo y al otro florece calladamente el terrorismo apoyado por el Estado, en esta época en que las guerras de agresión han llegado a ser demasiado costosas y demasiado arriesgadas. Cuando este siglo llega a su final, el terrorismo se ha convertido en un sustituto de las grandes guerras del siglo XIX y principios del siglo XX.

La proliferación de las armas de destrucción en masa no significa que sea probable que la mayoría de los grupos terroristas las utilicen en el futuro previsible, pero algunos ciertamente lo harán, a pesar de todas las razones que están en su contra. Los gobiernos, aunque sean inhumanos, ambiciosos y en extremo ideológicos, estarán renuentes a entregar armas no convencionales a los grupos terroristas sobre los que no pueden tener completo control; es posible que los gobiernos se sientan tentados a emplear ellos mismos tales armas en un ataque inicial, pero es más probable que las utilicen para el chantaje que para una contienda armada. Los individuos y los grupos pequeños, sin embargo, no estarán sujetos a las consideraciones que detienen aún a los gobiernos más temerarios.

La sociedad también es ahora vulnerable a una nueva clase de terrorismo, en el cual el poder destructor, tanto del terrorista individual como del terrorismo como táctica, es infinitamente más grande. Los terroristas de antes podían asesinar a reyes y altos dignatarios, pero otros, ansiosos de heredar su posición rápidamente los reemplazaban. Las sociedades avanzadas de hoy dependen cada día más del almacenamiento, recuperación, análisis y transmisión electrónicos de la información. La defensa, la policía, la banca, el comercio, el transporte, la labor científica y un gran porcentaje del gobierno y del sector privado llevan a cabo trabajos y transacciones en línea. Este método expone enormes esferas vitales de la vida nacional a la malicia o sabotaje de cualquiera que obtenga acceso no autorizado a un sistema de computadoras y el sabotaje concertado podría dejar a un país incapaz de funcionar. De aquí la creciente especulación sobre el infoterrorismo y la guerra cibernética.

Un funcionario de inteligencia estadounidense, cuyo nombre no se ha mencionado, se ha jactado de que con mil millones de dólares y 20 excelentes programadores que logren acceso a los sistemas de computadoras podían cerrar a Estados Unidos. Lo que éste podría lograr lo podría lograr también un terrorista. Hay muy poco sigilo en la sociedad conectada y las medidas protectoras han demostrado tener un valor limitado; adolescentes con grandes habilidades en electrónica han penetrado sistemas de computadores altamente secretos en todos los campos. Las posibilidades de crear caos son casi ilimitadas aún ahora y es casi seguro que la vulnerabilidad aumentará. Los objetivos de los terroristas cambiarán: ¿Para qué asesinar a un político o matar gente indiscriminadamente cuando un daño a un centro de conexiones electrónicas produce resultados más espectaculares y duraderos? El centro en Culpeper, Virginia, sede de la red electrónica de la Reserva Federal, que maneja todos los fondos y transacciones federales, sería un sitio obvio para un golpe. Si el nuevo terrorismo dirige sus energías hacia una guerra en el campo de la informática, su poder destructivo será exponencialmente mayor que cualquiera que haya podido ejercer en el pasado, más grande incluso de lo que podría ser con armas biológicas o químicas.

Con todo, la vulnerabilidad de los estados y las sociedades será de menos interés para los terroristas que para los delincuentes comunes y las organizaciones delictivas, los empleados descontentos de las grandes compañías y, por supuesto, los espías y los gobiernos hostiles. Los ladrones electrónicos, bien sea que se dediquen al fraude con tarjetas de crédito o al espionaje industrial, son parte del sistema, lo utilizan, no lo destruyen, su destrucción les costaría su modus vivendi. Los grupos terroristas políticamente motivados, sobre todo los separatistas empeñados en establecer sus propios estados, tienen metas limitadas. El Partido Laboral Kurdo, el IRA, el ETA y los Tigres Tamiles quieren debilitar a sus enemigos y forzarlos a hacer concesiones de gran alcance, pero, en realidad, no pueden esperar destruirlos. Sin embargo, es también posible que grupos terroristas al borde de una derrota o actuando inspirados por visiones apocalípticas no vacilen en emplear todos los medios destructivos a su disposición.

Todo esto lleva mucho más allá del terrorismo que nos es conocido. Quizá se necesitan nuevas definiciones y nuevos términos para las nuevas realidades, y los servicios de inteligencia y quienes formulan las políticas deben aprender a discernir las diferencias significativas que pueden existir entre las motivaciones de los terroristas, los enfoques y las metas. La Biblia dice que cuando Sansón, personaje del Antiguo Testamento, derribó el templo, sepultándose a si mismo y a los filisteos en la ruinas, "las muertes que causó con la suya fueron más que todas las que causó en su vida". Los Sansones de la sociedad han sido relativamente pocos en todas las épocas. No obstante, con las nuevas tecnologías y la naturaleza cambiada del mundo en que operan, un puñado de Sansones enfurecidos y discípulos del apocalipsis serían suficientes para causar devastación. Es posible que de 100 intentos de superviolencia terrorista 99 fracasen, pero uno solo que tenga éxito podría dejar muchas más víctimas, producir más daño material y desatar un pánico más grande que cualquier otra cosa que el mundo ha experimentado hasta ahora.
1   2   3

similar:

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconDeclaración de independencia de los estados unidos
«Nosotros el Pueblo» (We the People). La Constitución tiene un lugar central en el derecho y la cultura política estadounidense....

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconEl país más poderoso en el planeta hoy parecería ser los Estados...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconClasificación de torturas perpetradas por Estados Unidos durante...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconEs una rara infección que, en su forma más severa, puede llegar a...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo icon16. 2 Los gobiernos democráticos (desde las elecciones de marzo de...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconConvenio entre los estados unidos mexicanos y el reino de dinamarca...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconDelaware es un pequeño estado situado en la costa este de los Estados...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconNosotros, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo icon2. Utilice su poder psicotrónico para hacer realidad sus deseos
«atascos» en sus señales psicotrónicas. —Cómo hacer que los demás vean las cosas como usted.—Haga resonar cada célula de su cuerpo...

Estados Unidos y sus aliados siguen concentrándose en hacer que a los gobiernos les resulte más lucrativo apoyar, tolerar y dedicarse al terrorismo iconPresidente de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com