La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1






descargar 20.87 Kb.
títuloLa crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1
fecha de publicación07.09.2015
tamaño20.87 Kb.
tipoLección
ley.exam-10.com > Derecho > Lección
LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA Y LA LECCIÓN DE LOS CLÁSICOS.1
Norberto Bobbio, filósofo y jurista italiano nació en Turín en el año de 1909. En los años treinta y cuarenta comenzó a enseñar Filosofía del derecho en las Universidades del Camerino, Siena y Padua. Durante esta época se incorporó al grupo turinés "Giustizia e Libertà", formó parte del Partito d'Azione y colaboró con la resistencia antifascista. Tras la guerra enseñó Filososfía del derecho en la Universidad de Turín (1948-1972). También en Turín, entre 1972 y 1979, impartió clases de filosofía de la política. En 1979 fue nombrado profesor emérito. Desde entonces, se le otorgó el título de honoris causa por las Universidades de París, Buenos Aires, Complutense de Madrid, Bolonia, Chambéry y Camerino, entre otras. A sus estudios sobre teoría del derecho y de la política, Bobbio sumó numerosas investigaciones sobre pensamiento político y filosófico y sobre historia de la cultura, además de convertirse en un protagonista en activo del debate político italiano de posguerra. En reconocimiento a esa trayectoria, en 1984 fue designado senador vitalicio por el Presidente de la República Sandro Pertini. De su vasta obra traducida al castellano puede destacarse Teoría general del derecho; El Positivismo Jurídico; Estudios de Historia de la Filosofía: de Hobbes a Gramsci; ¿Qué es el Socialismo?; El Problema de la Guerra y las Vías de Paz; Estudios sobre la Filosofía del Derecho de Hegel; El Futuro de la Democracia; El Tercero Ausente; Thomas Hobbes; El Tiempo de los Derechos; Derecha e Izquierda; De snectute y Autobiografía.2
En su obra “La crisis de la democracia y la lección de los clásicos” Norberto Bobbio nos induce en el espacio de la política haciendo énfasis en la explosión de la violencia terrorista que aqueja el interior de su país (Italia) y la forma en que el gobierno limita las libertades constitucionales de sus habitantes.
Para Bobbio es necesario recordar las lecciones de los clásicos como Maquiavelo, pues su pensamiento acompaña la formación del estado moderno; o de Marx, para quien la política es la esfera donde se desarrollan las relaciones de dominio, entendiendo dicho dominio como el poder que puede recurrir para alcanzar sus fines, incluyendo para ello el uso de la fuerza.
En esta obra, Bobbio hace referencia al Estado como el detonador del poder político y por tanto como medio y fin de la acción política de los individuos; al tiempo que recurre a la hipótesis hobbesiana para explicar su existencia, afirmando que la necesidad del estado nace de la convicción racional de los individuos, según la cual el uso indiscriminado de las fuerzas privadas en libre competencia genera un estado autodestructivo de guerra de todos contra todos. En este sentido, dice Hobbes que el cálculo racional es lo que induce al hombre a salir del estado de naturaleza y a instituir la sociedad civil.
Así se explica que un estado existe cuando sobre un determinado territorio se ha llevado a cabo el proceso de monopolización de la fuerza física y que el estado deja de existir cuando, en determinadas situaciones, el monopolio de la fuerza física va a menos, una prueba de ello es que el Estado puede consentir la desmonopolización del poder económico. Se puede consentir la desmonopolización del poder ideológico, pero no del uso de la fuerza física sin dejar de ser un Estado. Lo que no significa que el poder constituido por la posesión del monopolio de la fuerza sea ejercido en todos los estado de la misma forma, por ejemplo, el estado que ejercita el poder coactivo es el estado despótico.
La historia de los grandes estados de occidente puede ser recorrida en dos etapas, la del Estado de derecho y la del Estado que además de ser de derecho es democrático.
El Estado de derecho es aquel en que el poder coactivo no es ejercido por el soberano a su arbitrio, sino que existen normas generales y abstractas y por tanto no válidas caso por caso, que establecen quién y cómo está autorizado a ejercer la fuerza. En el estado de derecho es posible distinguir no sólo la fuerza legítima de la ilegítima, sino también la legal de la ilegal. Recurrir la fuerza es el medio tradicional y más eficaz de resolver los conflictos sociales y no basta regularlo para limitarlo o eliminarlo.
El conjunto de las instituciones que hacen posible la solución de conflictos sin recurrir a la fuerza constituyen además del Estado de derecho, el Estado democrático, que es aquel que con la fuerza de la persuasión ha logrado conquistar la mayoría de los votos, pero del que no se puede desconocer su enorme importancia para reducir el ámbito del puro dominio; el debate en vez del enfrentamiento físico, y después del debate el voto, en vez de eliminar físicamente al adversario. Mientras la institución del Estado de derecho influye el uso de la fuerza regulándola, la institución del Estado democrático influye en ella reduciendo su espacio de aplicación.
La distinción de tres momentos en la formación de un Estado moderno, el Estado como potencia, el Estado de derecho y el Estado democrático, sirve a Bobbio para iniciar el debate sobre la crisis de las instituciones en Italia.
La gravedad de la crisis en las instituciones de Italia, consiste en el hecho de que, ante todo, está en crisis el Estado democrático, está en crisis el Estado de derecho, y, está en crisis el propio Estado como tal, en cuanto pura potencia, como se hace cada día más evidente al ver extenderse la violencia y la increíble capacidad que la misma tiene para resistir eficazmente a la ofensiva de la violencia pública.
La ineficiencia de la democracia induce a grupos revolucionarios y subversivos a intentar resolver con la fuerza los problemas que el método democrático no ha logrado resolver, poniendo en entre dicho al propio Estado.
De manera particular Bobbio se detiene a explicar la crisis de la democracia para lo que toma en consideración tres problemas: la ingobernabilidad, la privatización de lo público y el poder invisible.

La ingobernabilidad, se debe entender como consecuencia de la desproporción entre demandas que provienen cada vez en mayor número de la sociedad civil y la capacidad que tiene el sistema político para responder a las mismas, se ha hecho demasiado débil y demasiado lenta para satisfacer todas las demandas que los ciudadanos y los grupos formulan.
Las soluciones son sustancialmente dos, o la disminución forzada de las demandas, que es una solución autoritaria o, el reforzamiento y mejora del estado de los servicios que es una solución social-demócrata.
En cuanto a la privatización de lo público, Bobbio plantea que una de las manifestaciones más macroscópicas de la privatización de lo público, es la relación de clientela, relación típicamente privada, que ocupa en muchos casos el lugar de la relación pública entre representante y representado, o sea no se trata de una relación directa, de persona a persona, sino de una relación impersonal o indirecta, entre el órgano encargado de dar respuesta a las demandas de los ciudadanos y el grupo político encargado para la transmisión de la demanda.
Esta misma relación política se transforma en privada cuando sucede, como sucede en una relación patrón cliente, que, el que dispone de recursos públicos, los utiliza como recursos privados a favor de tal o cual ciudadano, quien a su vez, ofrece su propio voto o su propia preferencia a cambio de cualquier favor.
Sobre el poder invisible, Bobbio, se limita a efectuar algunas observaciones, señalando que el Estado democrático es el Estado donde la opinión pública debería tener un peso decisivo para la formación y el control de las decisiones políticas, los periódicos son libres de manifestarse a favor o en contra de las acciones del gobierno.
El político democrático es uno que habla en público y al público y, por lo tanto debe ser visible en cada instante, el autócrata lo ve todo sin ser visto.
El poder cuanto más autocrático es, más aparece en el exterior con los signos inconfundibles de su potencia, esa visibilidad exterior no corresponde con una igual visibilidad de la sede en el que se toman las decisiones políticas.
Bobbio considera relevante el problema del poder invisible porque uno de los aspectos preocupantes de la democracia es que la publicidad, la transparencia, la visibilidad del poder no han resistido la prueba, no es necesario subrayar lo grande que ha sido la influencia en la vida política de Italia de la acción política invisible.
En cuanto al tema de la visibilidad e invisibilidad del poder se suman otros dos, el de ideología como ocultación y el de la creciente capacidad para conocer los comportamientos de los ciudadanos
Una de las funciones de la ideología es la de ocultar la verdad con objeto de dominio, por lo tanto el poder tiende no sólo a esconder, a no hacer saber quién es y dónde está, sino incluso a esconder sus auténticas intenciones, es también un buen motivo para volver a utilizar los clásicos del pensamiento político, el único antídoto ante esta tendencia de quien detenta el poder es la crítica pública, sólo en un Estado democrático en el que una de las reglas fundamentales del juego es la licitud de la disensión, en la que a medida que aumenta la capacidad del Estado para controlar a los ciudadanos, debería, aumentar la capacidad de los ciudadanos para controlar al estado, lo que está muy lejos de suceder. Peor aún, entre las diversas formas de abuso del poder, está la posibilidad por parte el Estado de abusar del poder de la información, distinto al abuso del poder clásico que se distinguía principalmente por el uso de la fuerza.
Bobbio concluye esta obra señalando que la ingobernabilidad, la privatización de lo público y el poder invisible, son los tras aspectos de la crisis de la democracia.


Bibliografía
Bobbio, Norberto. La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. http://www.libroos.es/libros-de-sociales/politica/21964-bobbio-norberto-la-crisis-de-la-democracia-y-la-leccion-de-los-clasicos-doc.html
Bobbio, Norberto. Biografía. http://www.trotta.es/pagina.php?cs_id_pagina=15&cs_id_contenido=10509

1 Bobbio, Norberto. La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. http://www.libroos.es/libros-de-sociales/politica/21964-bobbio-norberto-la-crisis-de-la-democracia-y-la-leccion-de-los-clasicos-doc.html

2 Bobbio, Norberto. Biografía. http://www.trotta.es/pagina.php?cs_id_pagina=15&cs_id_contenido=10509

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconLección de democracia de rajoy a mas

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconPolítica, democracia y crisis

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconLección IV. Enunciado de un sustantivo lección V. Los géneros y los números en latín

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconÉtica ( Hacia una versión moderna de los temas clásicos )

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconPor la bajada del valor de las acciones en la bolsa, debido a la...

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconLa gestión de los bienes patrimoniales de las comunidades religiosas...

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconDemocracia profunda : reinvenciones nacionales
«el pensamiento de los límites», una suerte de mediador entre la hermenéutica de la democracia y la diferencia colonial

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconRepública y democracia. La democracia deliberativa arendtiana, una...

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconResumen: Los Delitos económicos, “desde que aparecieron” -aunque...

La crisis de la democracia y la lección de los clásicos. 1 iconIntrodiuccion
«teoría sociológica», escritos en los Estados Unidos, que arrancan de los pensadores europeos clásicos pero a continuación comunican...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com