Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército






descargar 429.1 Kb.
títuloCapítulo V organización y funcionamiento del Ejército
página1/15
fecha de publicación30.08.2015
tamaño429.1 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15
Maldito País

José Román

Editorial AMERRISQUE

INDICE

Presentación 3

Lector 5

Credencias 6

PRÓLOGO 7

CAPÍTULO I 8

Convenio de Paz 15

A los Nicaragüenses 17

CAPÍTULO II 21

Acta de Cumplimiento 21

CAPÍTULO III 46

CAPÍTULO IV 59

CAPÍTULO V Organización y funcionamiento del Ejército

Pauta y organización del Ejército Defensor de la Soberanía de Nicaragua 63

CAPÍTULO VI. Comentarios y especulaciones 84

Despedida 99

Maldito País. José Román, Editorial Amerrisque

Abril 2007

Augusto C. Sandino (1895/1934) es un relato fundamental de la identidad y, por lo tanto de la nacionalidad nicaragüense a través de sus gestos, textualidades y epopeyas.

En una obra como Maldito País, extraordinariamente articulada por el maestro José Román, Sandino habla de meditaciones habituales por medio de las cuales lograba la unidad cósmica y cósica en un sentimiento permanente de respaldar a los "otros", a aquellos que como bien dijera Franz Fanon son los condenados de la tierra. Además, en esta obra es posible entrever a un Sandino místico, a un Sandino filosofo, a un Sandino estratega militar, lo mismo que a un Sandino que está cerca de la gente, cohabitando con la naturaleza, pues Román se traslada hasta la montaña para dar cuenta de la naturaleza de la empresa sandinista, desde su territorio.

Sandino, por medio de la entrevista de Román, crea un discurso colmado de una extraña lógica interna en el cual la verdad, hasta ese momento articulada desde arriba, es deconstruida para brindarle paso a una nueva forma de entender las relaciones sociopolíticas y a la vez históricas, de ahí que el General constantemente interpela a Román para que este cuente siempre la verdad.

La editorial Amerrisque inaugura esta colección Sandino, que estará integrada inicialmente por 12 títulos, que esperamos sirva para comprender, analizar y apreciar mejor y con mayor profundidad la gesta de ese héroe que dejo de ser nacional, para ser latinoamericano y universal a la vez.

Presentación

Augusto C. Sandino (1895 / 1934) es un relato fundamental de la identidad y, por lo tanto de la nacionalidad nicaragüense a través de sus gestos, textualidades y epopeyas. En una obra como Maldito país, extraordinariamente articulada por el maestro José Román, Sandino habla de meditaciones habituales por medio de las cuales lograba la unidad cósmica y cósica en un sentimiento permanente de respaldar a los «otros», a aquellos que como bien dijera Franz Fanon son los condenados de la tierra. Además, en esta obra es posible entrever a un Sandino místico, a un Sandino filosofo, a un Sandino estratega militar, lo mismo que a un Sandino que está cerca de la gente, cohabitando con la naturaleza, pues Román se traslada hasta la montana para dar cuenta de la naturaleza de la empresa sandinista, desde su territorio.

Román nos muestra a un Sandino que siempre tuvo presente en su ideario que era el servidor de una causa y de una fuerza superior ¿Acaso no hay ligaduras en esta posición de Sandino en lo que refiere a los héroes clásicos, al mismo Cristo, Moisés y, a los guerreros primitivos Nahuatl, Mayas e Incas los cuales estaban claros de estar al servicio de una causa divina cada vez que se enfrentaban al mal, a las tinieblas, al odio, al enemigo entre otras formas de llamar al agresor? Es decir, el posicionamiento de Sandino está dentro de un lazo centro–periférico en el que lo clásico (ajeno) se une a lo otro (propio) para crear ese universalismo que construyo por medio de su gesta, pues para nadie es un secreto que su hazaña ocupó por mucho tiempo los titulares de los periódicos más grande de la época, como más tarde sucedió en Julio de 1979 y en el recién pasado 2006.

Sandino, por medio de la entrevista de Román, crea un discurso colmado de una extraña lógica interna en el cual la verdad, hasta ese momento articulada desde arriba, es de/construida para brindarle paso a una nueva forma de entender las relaciones sociopolíticas y a la vez históricas, de ahí que el general constantemente interpela a Román para que este cuente siempre la verdad.

Encierra la filosofía, el pensamiento y la praxis de Sandino que nos demuestra Román en esta obra, un elemento antropológico predominante en el General que aspira a la unión con Dios por el amor y la voluntad, a un connubio místico que nos hace amar en Dios a las criaturas: «Como le digo, la gran fuerza primera, esa voluntad, es el amor. Puede usted llamarle Jehová, Dios, Alá, Creador», le responde al periodista Ramón de Belausteguigoitia en Febrero de 1933, frase que demuestra la finalidad edificante que persigue el proyecto sandinista, mediado por la figura y la imagen de Dios–Amor y que a su vez manifiesta la apertura de un Sandino que leía y consultaba no solo a Joaquín Trincado o a Barbiauz, sino a Ghandi como lo deja claro en carta fechada el 16 de julio de 1933. Un Ghandi que, al igual que el propio Sandino, podríamos decir inventa el nacionalismo.

Por ello es que ambos se oponen a lo que en palabras de Edward Said, han sido dos de los imperios más geófagos en la historia de la humanidad.

Por ello es que la muerte de Benjamín Zeledón, la explotación en las zonas petroleras, el tratado Chamorro–Bryan, la invasión norteamericana e ideologías americanistas que absorbiera en México como la Raza Cósmica de José Vasconcelos, lo mismo que la espiritualidad que le brindaron no solo Barbiauz o Trincado, sino el mismo Mahamat Ghandi como bien lo decíamos arriba, serán lo racional teleológico a través de lo cual se articula su pensamiento y la expresión del mismo, sea por medio de la dimensión mística o a través de la lucha armada o en muchos casos de su licuación.

Empero si se parte de esta lectura, Sandino estaba consciente que la justicia o en buena medida lo que se le denomina felicidad es una porción de la lucha que debe sacar al pueblo de aquella Arcadia originaria de la que habla Enrique Dussel que solamente estatifica a los hombres y que a la postre los vuelve campesinos ignaros y embrutecidos (Lynch, 2004). Dicho de otra manera, para Sandino es necesario que el pueblo rompa el determinismo natural que lo ha aprisionado desde los inicios. Sandino con ello logra una reconversión de las viejas utopías, una representación que coincide con lo más fino del pensamiento cooperativista de Cronwell y el resto de utopista pre/marxistas y marxistas también.

No es gratuito que en esta obra el General hable de forma directa de las cooperativas, así como de las escuelas de lo cual se advierte que más que imaginable la sociedad, es posible. Dentro de ello cohabita una especie de locus extremis que conlleva a la realización de la Justicia y el Bien y de esta forma completar el sueno prometeico que enuncia el principio practico en el que cada uno traspone los límites de su individualidad para hacer propios los propósitos de la colectividad.

Así que con esta obra cumbre en lo que refiere a entrevistas, reportajes, vivencias o visitas de campo en la Nicaragua asediada por la invasión norteamericana y defendida por el denominado Ejército Loco, y que nos ubica en perspectiva, en lo que refiere a este hecho y sus múltiples implicancias en la historia nacional, la editorial Amerrisque inaugura esta colección Sandino que esperamos sirva para comprender, analizar y apreciar mejor y con mayor profundidad la gesta de ese héroe que dejo de ser nacional, para ser latinoamericano y universal a la vez.

Carlos Midence

Lector

El joven poeta José N. Román, ha venido con nosotros hasta estos retiros de Bocay, en el Rio Coco, ha oír de nuestros labios, relatos, detalles y proyectos pasados, presentes y futuros; tanto del suscrito como de los jefes y soldados con quienes hemos combatido la intervención norteamericana en Nicaragua. El hermano Román está escribiendo un libro sobre estos asuntos, y ha convivido fraternalmente con nosotros observando por más de un mes en estas regiones y lleva detalles documentales y verbales inmediatos e importante información que le proporcionamos confiados en su patriotismo y buena fe, y se le autoriza para su publicación, asegurándole éxito como historiador.

Aprovechamos esta oportunidad para saludaros fraternalmente.

Bocay, Río Coco, Las Segovias, Nicaragua. C.A Marzo 13 de 1933.

PATRIA y LIBERTAD



Credencias

El joven, hermano José N. Román, lleva nuestra representación personal, para saludar en nuestro nombre y explicar a los nicaragüenses y a todos los hombres del mundo, ya sea por escritos o conferencias verbales, nuestra Gran Cruzada de siete años de lucha armada por la Independencia de Nicaragua contra la intervención de los Estados Unidos de Norte América.

Extendemos el presente certificado en Ciudad Bocay, Río Coco, en Las Segovias de Nicaragua. C.A a los catorce días del mes de Marzo del año de mil novecientos treinta y tres.

PATRIA y LIBERTAD



Prólogo

EL contenido de este libro corresponde exactamente al borrador mencionado en su última página, pues al pasarlo en limpio casi cuarenta y seis años más tarde, las únicas alteraciones efectuadas han sido correcciones ortográficas.

Originalmente, por haber concluido el borrador unos tres meses antes de la fecha planeada, se proyectaba salir para Nicaragua al cumplimiento del compromiso previamente contraído esperando pues salir a fines de febrero de 1934 para arreglar lo de la publicación del libro, de acuerdo con los deseos del General Sandino.

Dolorosamente, el veintiuno de este mes aconteció el asesinato de Sandino que hizo innecesario el viaje e imposible por todo este tiempo la publicación de la obra, por razones obvias.

Sin embargo, a pesar de este gran retraso, su contenido es tan importante hoy como lo fue entonces y las lecciones políticas que encierra, mucho, mucho más, pues el alcance de las mismas habría sido muy difícil de apreciar en aquellos días debido a la extraordinaria visión política del General Sandino, pero que hoy, a la luz de los últimos acontecimientos, el verdadero significado de las mismas no sólo se aclara, si no que hace resplandecer el genio del General Sandino con fulgores del más alto quilatage.

Por fin, pues, espero pronto tener la más grande satisfacción de mi vida al ver que este MALDITO PAIS no se quede, como las cartas del General Sandino a su novia de Niquinohomo, en borrador.

José N. Román

Nueva York, 10 de junio de 1979

Capítulo I

Este libro se refiere a un episodio muy importante, muy discutido, muy glorioso y muy trágico, no sólo para la historia de mi patria, Nicaragua, sino para toda la América Latina y también para los Estados Unidos. Trata de revolución de 1926 y su consecuencia, La Guerra de Sandino, o sea los siete años de guerrilla brutal y devastadora que sostuvo el General Augusto Cesar Sandino contra las fuerzas de la Marina Norteamericana, la cual, no importa como se mire, constituye la primera derrota militar de los Estados Unidos de América.

Tendré que hablar en primera persona lo más del tiempo, porque esta obra trata exclusivamente de sucesos que por circunstancias especiales me involucraron personalísimamente haciéndome participar en ciertos aspectos, aparentemente opuestos, pero congruentes de esta historia.

Sucedió que a mediados de 1926, cuando yo tenía 19 años de edad, estalló la llamada revolución del 26 en Nicaragua. A principios de 1927 llegué a Nueva York, sólo, pero bien orientado en la trayectoria que había decidido darle a mi vida. Así pues, con un cartapacio conteniendo mi título de bachiller y algunos recortes de versos y artículos míos publicados en la revista "Centroamérica" y otras, previa cita, me presenté al despacho de Don José María Torres Perona a la sazón Director del diario "La Prensa", de Nueva York, el único diario de la ciudad publicado en español. Entonces Nueva York tendría quizá unos cuarenta mil habitantes de habla española, pero La Prensa tiraba unos treinta mil ejemplares diariamente, porque también era muy leída en otras ciudades del país.

Don José María –le dije yo– yo sé que usted fue secretario personal de Rubén Darío, por eso, como nicaragüense, me atrevo a venir a solicitarle trabajo y porque tengo pensado estudiar periodismo en Colombia y nada mejor para mis primeros pasos que estar al lado suyo, etc., etc.

Torres Perona, un hombre alto, de talante señorial, delgado, pulcro de indumento y palabra, afeitado, muy blanco y de bigotes muy finos y negros, sonrió apenas con su rostro faunesco y me cortó suavemente exclamando

– ¡Claro que sí! Fui secretario personal de El Maestro. Puede Usted verlo en su autobiografía ¡La más grande gloria de mi vida! ...

Después de media hora de conversación me dijo que le esperara un momento y se llevó mis papeles. Minutos después una secretaria llegó a escoltarme a un cuarto enorme lleno de estantes con papeles, libros y un gran mapa de Nicaragua con los nombres de Laguna de Perlas, Puerto Cabezas, Bluefields, Managua, etc., subrayados con papelitos teñidos en finta roja. Así seguían los avances y noticias de la revolución, me dijo, pues diariamente, casi todas las publicaciones del país, tenían largos artículos y comentarios sobre Nicaragua.

Frente a un escritorio antiguo y jorobado estaba Don Juan Camprubí, propietario de La Prensa. Me preguntó por la revolución y por el doctor Sacasa, su buen amigo personal. Me dio la mano y me dijo:

–Buena Suerte.

Y regresé con Perona a su despacho. Era un jueves y el lunes siguiente principiaría a trabajar para reponer a un joven español que regresaba a la península.

Me entrenaron como encargado de relaciones consulares, de asociaciones latinoamericanas y agendas de viajes y vapores para estar al día de las personalidades que entraban y salían en Nueva York: Festivales, recepciones y cosas similares que interesaran a los lectores.

En los últimos días de Enero de 1927, un medio día, al regresar de mis rutinas de trabajo a las oficinas de La Prensa, me encontré a Torre Perona en su despacho en animada conversación con mi tío Alberto Orozco que andaba buscándome con urgencia. Sucedía lo siguiente:

La Agencia Confidencial en Washington del Gobierno Constitucional de Nicaragua del doctor Juan Batista Sacasa, la manejaba su representante personal el doctor Timoteo Vaca Seydel y dos secretarios Evaristo Carazo Morales, recién graduados en leyes y el doctor Vicente Vita, graduado en Italia en Ciencias Económicas y quien además trabajaba en el Banco Federal de los Estados Unidos.

La señora madre del doctor Carazo Morales había enfermado de gravedad en Nicaragua y Evaristo tuvo que irse repentinamente. Necesitaba, pues, el doctor Vaca Seydel un secretario idóneo y con urgencia porque la revolución estaba entrando a su fase final. Mi tío Alberto trabajaba en combinación con Vaca Seydel en asuntos de propaganda, de embarques de armas, voluntarios y demás actividades clandestinas de la revolución y fue quien me propuso a Vaca Seydel y había llegado a reclutarme. Le dije que no podía dejar La Prensa. Sin embargo, Torres Perona dijo ser muy amigo personal del doctor Sacasa y de su esposa, Doña María. Sacasa ya estaba en Puerto Cabezas. Tanto Canprubí como Torres Perona eran ardientes partidarios de Sacasa y ayudaban al máximo con el periódico.

Torres Perona arregló con el compañero español para que me esperara por tres meses. Allí mismo llamó a mi tío Vaca Seydel para informarle de mi aceptación y de inmediato nos fuimos a pagar por adelantado tres meses de mi apartamento y del garaje donde dejé mi carrito Ford. Esa misma tarde salí para Washington, donde me esperaban Vaca Seydel y Vita.

La oficina de la Agencia Confidencial en Washington ocupaba un confortable apartamento en el primer piso de un pequeño y nuevo edificio en la calle 16, frente a frente a la Legación del Gobierno de Don Adolfo Díaz, cuyo Ministro Plenipotenciario era el Dr Alejandro César, caballero y diplomático, doctor en leyes y medicina de la Universidad de París y casado con Doña María Benard de César, exquisita, bella y gran dama. Con la Legación mantuvimos relaciones sociales muy cordiales, aunque siempre jugando esgrima en asuntos de política.

Llegué a Washington como a las once de la noche bajo una fuerte nevada. Allí me esperaban Vaca Seydel y Vita. No nos conocíamos personalmente, sino apenas por referencias, pero los tres congeniamos de inmediato y a pesar de las diferencias de edades, hicimos los tres una amistad cordial y sincera.

Mi trabajo consistía, primero, en revisar detalladamente todos los diarios y revistas que nos llevaban todos los días de una agencia situada en el Hotel Hamilton, así como también los recortes de La Prensa Nacional y Extranjera que nos enviaba una agencia especializada. Segundo, estar en contado con las agendas más importantes de la revolución, principalmente con la de Costa Rica bajo la dirección de Don Clodomiro Urcuyo.

En Washington, México era nuestra más importante "palanca". Nos ayudaba en toda forma: económica, moral y social. El Embajador era el doctor Manuel Téllez, pero yo me entendía con el Secretario, Julio Pulat. También Guatemala y su Embajador, el doctor Sánchez Latour, era otra gran ayuda y manteníamos estrecho contado. Otro aspecto de mi trabajo fue de capa y espada, por ejemplo, acompañé a Vaca Seydel, Vita y mi tío Alberto para efectuar el último embarque clandestino de armas. Se realizó después de la media noche, en los muelles de Brooklyn, donde Vita logró conexiones con los capos Italianos, cuyas gentes operaban como gatos, en lo oscuro, decía uno de ellos.

Nos reconocían como Gobierno Constitucional de Nicaragua, además de los países ya nombrados, Argentina, Chile, El Salvador y algunos otros, de manera que a muchas recepciones diplomáticas, éramos nosotros los invitados.

Casi todos los diarios y revistas de Los Estados Unidos le dieron lugar prominente a este conflicto y muy especialmente desde que el Coronel Henry Stimpson salió para Nicaragua a bordo del Crucero Trenton con la representación personal del Presidente Calvin Coolidge, para arreglar una paz definitiva entre los Gobiernos del doctor Juan Bautista Sacasa y de Don Adolfo Díaz.

Uno de los objetivos de la Agenda Confidencial en Washington era mantener la protesta ante el Departamento de Estado y dar la mayor publicidad posible a nuestra causa. La doctor Vaca Seydel fue una vez interpelada por el Congreso de los Estados Unidos por haber publicado artículos contra el Presidente Coolidge, acusándole de mentiroso. No pudieron desterrar a Vaca Seydel por ser casado con norteamericana, con hijos nacidos en el país, graduado en medicina radicado en los Estados Unidos por más de 25 años habiendo siempre observado una conducta ejemplar.

Contábamos también con la ayuda de algunos de los dirigentes del Partido Demócrata, quienes se valieron de la intervención de los marinos en Nicaragua para atacar a los republicanos. Sucedió que Don Adolfo Díaz, viéndose perdido, no obstante la ayuda extra oficial de los Estados Unidos, pide la intervención armada de los marinos, que le fue concedida. Inmediatamente el Almirante Latimer trasladó la flota que estaba en Bluefields, en el Atlántico, a Corinto en el Pacífico y acto seguido principiaron los barcos de guerra a desembarcar marinos y más marinos. Trenes y filas de camiones llenos de marinos y de armas. Así quedaron de nuevo los marinos instalados en Nicaragua para "proteger" vidas y propiedades norteamericanas.

Stimson, una vez en Managua, como ya las de la revolución estaban a las puertas de la Capital, le pidió una tregua a Moncada, General en Jefe del Ejército Liberal y envió a conferenciar con él, en Boaquito, al Capitán Frisby. Ya el doctor Vaca Seydel había cablegrafiado al doctor Sacasa diciéndole que ordenara a Moncada no hacer ningún arreglo con Stimpson, sino a base de que los marinos desocuparan el país, porque varios senadores políticos de alta categoría de los Estados Unidos le aseguraban que si Moncada presentaba actitud resuelta, los marinos no pelearían por el terrible escándalo mundial que significaría para el Gobierno de Coolidge y los republicanos semejante guerra en Nicaragua, que lo único de que trataban, era de intimidar.

Sacasa contestó que Moncada tenía órdenes terminantes de no pactar y llegar, caso necesario, hasta el último sacrificio por Nicaragua. En tal virtud Vaca Seydel pasa una nota que yo escribí a máquina y llevé personalmente al Departamento de Estado y que entregué a uno de los asistentes de Mr. Kellog, a la sazón Secretario de Estado. Esto fue a fines de Abril de 1927 y se le participaba que si no retiraba a los marinos de Nicaragua, el ejército del Gobierno Constitucional del doctor Juan Bautista Sacasa, muy a su pesar se vería obligado a luchar contra los marinos de los Estados Unidos para defender los derechos y la soberanía de Nicaragua.

Esta nota fue reproducida y comentada en casi todos los diarios de los Estados Unidos y de otros países. Una hecatombe parecía inminente.

Mientras tanto, Moncada, después de las pláticas confidenciales con el Capitán F risby, fue a Managua, habló extensamente Cnel. Stimpson y con Don Adolfo Díaz y arregló las cosas a su antojo y conveniencia personal. Días después se firmaba la paz en Tipitapa del 3 al 10 de Mayo de 1927 bajo un árbol de Espino Negro, anulando así, Moncada, a su Jefe el doctor Juan Bautista Sacasa, traicionando a la revolución y a todos los que creían en el patriotismo nicaragüense. Moncada sostuvo que así convenía porque era absurda ridiculez, una quijotada, oponerse a la marina de los Estados Unidos y le habló a su Estado Mayor con estas tristes palabras que casi todos los que se han ocupado de su historia ya han citado: "Yo no tengo deseos de inmortalidad, es decir, no quiero ser héroe. No quiero ser un Benjamín Zeledón ya estoy viejo y si puedo vivir algunos años más cuanto mejor. Les digo esto en cuanto a la imposición americana, o sea, que yo no iría a una lucha sin ninguna finalidad contra el ejército americano, por lo desastroso que sería para nuestro ejército y para el país en general..."

Solamente un soldado de la revolución tomó la bandera nacional y siguió la guerra empuñando las armas contra la intervención de los Estados en Nicaragua. Ese soldado fue el General Augusto César Sandino.

Al principio el reto de Sandino a la marina de los Estados Unidos pareció que sería solamente un gesto de la más alta heroicidad, que aunque resultara de muy poca duración, salvaría el honor de Nicaragua y de todos los pueblos que luchan contra las potencias coloniales. Se especulaba ¿Que podría hacer Sandino con sus pocos mestizos, sin escuela militar y con armas rudimentarias, contra las fuerzas militares del país más poderoso del mundo, con tantos barcos de guerra rodeando al país en el Atlántico y en el Pacífico, con innumerables aviones de combate y la última palabra en armamentos?...

Quizás precisamente por este contraste absurdo, desde el primer momento la Guerra de Sandino resultó una explosión mundial de publicidad nunca antes vista, sobre todo por acaecer en días de paz y prosperidad universal y porque la creencia general en los Estados Unidos y en todo el mundo era que aquello sería una escaramuza de unas pocas operaciones militares de "limpieza" –clean up–, como decía el jefe de la marina, Brigadier General–Logan Feland.

Sin embargo, los días pasaban y las emboscadas y evasivas de Sandino se multiplicaban y su publicidad, como es fácil de comprender, por las proporciones de David a Goliat, crecían en proporción geométrica a sus éxitos. El nombre de Sandino se agigantaba, tal vez más que todo por la expectación constante que de un día para otro sería atrapado o exterminado.

El 15 de Mayo clausuramos la Agenda Confidencial y el 18 regresé a La Prensa en Nueva York. Me encontré con que súbitamente nadie entre los latinoamericanos se acordaba de la revolución ni de Sacasa ni de Moncada. Ahora Sandino era el héroe, el ídolo, el Superhombre Continental.

A medida que la resistencia de Sandino continuaba, no obstante el contraste de sus elementos bélicos con los millares de marinos y con los aviones norteamericanos, su estatura mundial crecía abrumadoramente. Diariamente aparecían pequeños mapas con pueblos y puntos remotos de Nicaragua donde se efectuaban batallas, asaltos, emboscadas y sorpresas militares. Los nombres de El Chipote, Yucapuca, Zaraguasca, Wanbán, Río Coco, etc., no sólo vinieron a ser del dominio público, sino que se convertían en nombres de tangos, corridos, rumbas y merengues. Poemas y más poemas de menores y grandes poetas en diversos idiomas y traducciones. De Henry Barbuese, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Rafael Alberti y otros. Mientras, pasaba el tiempo y las guerrillas continuaban y llegaron a dominar la mayor parte de Nicaragua, para desesperación de la marina y del Departamento de Estado norteamericano. La figura de Sandino tomaba proporciones mitológicas y aunque oficialmente la marina y el Gobierno de Nicaragua le llamaran bandolero, para el público era el semidiós de una gran epopeya viviente.

Todavía trabajando para La Prensa, solíame juntar con Salomón de la Selva, a la sazón en Nueva York. Frecuentábamos un "Speak–easy", especie de abrevadero oculto, por lo de la ley seca, que en su exterior tenía apariencia de un pequeño restaurante, se llamaba "El Charro". Allí solían llegar Diego de Rivera que estaba trabajando en unos murales para Rockefeller Center. También llegaba el pintor Siqueiros, Edna St. Vincent Millay, Waldo Frank y otros artistas e intelectuales que no recuerdo. Se tomaban tequila y mezcal, pero sobre todo llegaban a conversar sobre problemas sociales, locuras geniales y sobre Sandino, que era el plato del día en las noticias. Salomón de la Selva estaba casado con la Señora Castrillo de Managua y bautizó a su primogénito con el nombre de Sandino de la Selva.

Desde Moscú el Sexto Congreso Mundial envió fraternal saludo a los obreros y campesinos de Nicaragua y al Ejército del General Sandino.

El Primer Congreso Internacional Antiimperialista en Frankfurt, Alemania, adornó su estrado con una bandera de los Estados Unidos, capturada por Sandino. El General Sandino recibió, entre otras, felicitaciones de Nehru, de Katay ama Sen y de Madame Sun Yat–Sen, por su gloriosa actuación.

En 1928 las tropas del Kuomintang, en China, entraron victoriosamente en Pekín, llevando en alto un enorme retrato del General Augusto Cesar Sandino y una división de avanzadilla de dicho ejército, se llamaba "División Sandino".

Cumplido mi objetivo en Nueva York, previo aviso, dejé La Prensa y salí rumbo a México, vía Filadelfia y Washington. En Washington estaba, recién llegado de Ministro Plenipotenciario de Nicaragua, el doctor Juan Bautista Sacasa. Ocupaba una gran mansión en Meridional Hill Park, frente a la calle 16 y con el me quedé un par de meses sirviéndole de Secretario Privado. El doctor pidió que me nombraran Attaché, pero el General Moncada se opuso a mi nombramiento. En ese ínterin, como aun no había llegado la familia del doctor a Washington, mucho del tiempo libre lo pasábamos conversando sobre la Agenda Confidencial, etc.

Un día, poco antes de marcharme y después de darme cuenta de la manera casi ignominiosa con que Moncada le trataba, retrasándole los sueldos y manteniéndole prácticamente al margen, pues estaba en Washington por imposición del Departamento de Estado, que con Sacasa en Washington y Moncada en la Presidencia de la Republica consideraba justificada su política en Nicaragua, me atreví a preguntarle directamente al doctor:

– Dígame por favor, aquí ínter–nos ¿por qué permite que le trate así este Moncada? ¿Por qué aceptó este cargo?

– Hijo, me respondió y estoy transcribiendo de apuntes míos, memorizados y transcritos, después de la charla, "ha sido para mí una pena muy grande el haber aceptado este cargo. Mi primer impulso fue rechazarlo, pero filosofando detenidamente y en consulta con liberales muy prominentes y patriotas, resolvimos que si no aceptaba yo, cualquiera otro aceptaría, lo que podría resultar grave para Nicaragua. Todos me exigieron, como un sacrificio y por mi patriotismo, arriesgarme a la severa crítica de mis simpatizadores, ignorantes de mis intenciones y de mi política. Comprendí, pues, que debía de hacer este último sacrificio en el que me jugaba, no mi vida, que en comparación no vale nada, si no mi honor y mi nombre y así lo he hecho. Dios sabe la rectitud de mis intenciones y al final me juzgará la historia". Esto fue en Marzo de 1928.

Vinieron las elecciones presidenciales de 1932 en Nicaragua. Las supervigiló el Almirante Woodward con su numeroso cuerpo auxiliar del U. S. N. El doctor Juan Bautista Sacasa fue el candidato del Partido Liberal con el doctor Rodolfo Espinoza como Vicepresidente, ambos muy contra la voluntad de Moncada, quien llegó hasta el extremo de dividir el partido por oponérseles. Don Adolfo Díaz y el General Emiliano Chamorro, como Presidente y Vice–Presidente respectivamente, fueron los candidatos del Partido Conservador. Ganó el doctor Sacasa con una mayoría abrumadora.

El primero de Enero de 1933 el doctor Juan Bautista Sacasa tomó posesión de la Presidencia de Nicaragua. El día siguiente dos de Enero salieron del país los últimos marinos norteamericanos, que hasta ese momento y desde el día siguiente de la Paz de Stimpson del Espino Negro, pelearon una guerra sin cuartel contra el General Augusto César Sandino y sus guerrilleros y tal como Sandino lo había anunciado desde el comienzo de su guerra, que no dejaría de luchar contra los Estados Unidos hasta que le mataran o saliera el último marino norteamericano de Nicaragua, ¡así fue! El 2 de Febrero de 1933 pasaba yo por la puerta del Hotel Palace, en la calle 15 de Septiembre de Managua, recién construido después del terremoto, cuando un joven alto, atlético y rubicundo que venía saliendo, me saludó con voz muy alegre y recia:

– ¡José!

Menos de un segundo me tomó reconocerle. Era el aviador Rafael Espinoza Altamirano, amigo de la infancia y que a la sazón residía en México. Después de un fuerte y corto abrazo me llevó, abrazados a la puerta de un automóvil oficial que le esperaba a la entrada del hotel.

– Sube, me dijo, pero rápido que no hay tiempo que perder.

– Pero ¿A dónde vamos? Yo tengo mucho que hacer le dije, ya sentado en el coche.

– Nada puede ser más importante ni más oportuno que esta invitación, más para ti que eres periodista.

Y aunque íbamos solos en el asiento de atrás, me dijo al oído:

– Vamos a encontrar al General Sandino solamente el doctor Sacasa, el General Somoza y yo lo sabemos hasta el momento.

Y mientras el coche zigzagueaba el tráfico, lo más raídamente posible, Rafael, continuó:

– Mira, se esperaba una serie de conferencias, de dimes y diretes y de arreglos preliminares entre los segundos de Sandino y los de Sacasa y por esa razón elGeneral Fierro de la aviación mexicana decidió cederle al General Sandino, para todas sus operaciones de paz, un avión Ryan de su propiedad. Julio Sinzer es el piloto, y yo vine de copiloto. Pero resulta que abruptamente el General Sandino decidió venirse sólo a Managua para arreglar todo personalmente con el Presidente Sacasa y evitar los politiqueos y complicaciones de todos esos segundos. Hará media hora que me llamó Sinzer de Jinotega informándome que ya iban a salir y pidiéndome le esperara en el aeropuerto. Para allá vamos.

Rafael estaba visiblemente excitado y se apretaba las manos. Yo, atónito, apenas si le creía.

– Mira, parece mentira, hasta este momento sólo el Presidente Sacasa, el General Somoza y nosotros dos, como ya te dije, sabemos de seguro que Sandino está en el aire, presto para aterrizar de un momento a otro en Managua.

Llegamos los primeros al campo de aviación "Zacarías" y casi al mismo tiempo el Teniente Cousin con dos camionetas llenas de guardias nacionales y tras de ellos una limousine de la presidencial con algunos políticos Rafael, que estaba mirando al cielo una mano como visera, gritó:

– ¡Allá viene!

Se divisaba un puntito negro en el cielo y Cousin le dijo sonriendo:

– Ese es un zopilote.

– ¡No señor!, Contestó Rafael sin dejar de mirar, ¡ese es el Tomochic! Ya verán.

– En efecto, el punto negro fue creciendo y el Tomochic dio una vuelta sobre la loma presidencial, haciendo saludos con las alas y en el campo Zacarías, frente a los edificios del aeropuerto.

Se abrió la portezuela y apareció la figura diminuta y sonriente de Sandino con su sombrero y botas típicas.

El Teniente Cousin, después del saludo militar de orden, le abrazo gritando:

– ¡Que viva el General Sandino!

Grito que todos contestamos.

Como por arte de magia, el campo Zacarías se llenaba de gente. Viejos, niños, ricos, pobres, en coche, a pie.

– Hermanos nicaragüenses, aquí está Sandino y ahora les trae la paz.

Quisieron levantarle en peso, pero no permitió a nadie arrimarse.

Mientras tanto, todos los presentes gritaban y estaban como locos. Sandino subió a La limusina y dijo:

– A la Casa Presidencial–.Parecía estar nervioso.

Al pasar frente a la Legación de los Estados Unidos, en Chico Pelón, se sumó el General Somoza y se detuvieron las comitivas. Sandino y Somoza se bajaron de sus coches y se abrazaron y, en el automóvil de Somoza, que dio la vuelta en redondo, juntos siguieron a la Presidencial. Detrás de ellos íbamos Sinzer, Altamirano y yo. Después llegó en otro coche el General Abaunza y nos siguió, lo mismo que varios coches y los de la guardia y a gran velocidad, con las sirenas rompíamos las leyes de tránsito y corríamos contra las vías.

La Casa Presidencial ya estaba llena de políticos, periodistas y guardias. El General Sandino, sus delegados y varios altos políticos se fueron a conferenciar en privado. Cuando el Presidente Sacasa llegó a unirse con ellos, al entrar, se dio un fuerte y largo abrazo con Sandino, quien dijo estas textuales palabras a Sacasa:

– "Sandino viene personalmente a hacer la paz con el caballero Presidente Sacasa y no pide nada, ni siquiera su firma. Doctor: A mí me basta con su palabra. De aquí en adelante seré su brazo derecho".

Sacasa le contestó:

– General Sandino: "Usted es bienvenido al palacio presidencial de su Patria y a la casa particular de Juan Bautista Sacasa, Quien le abraza como presidente y hermano suyo en la Patria y como su rival en el amor a Nicaragua y por la paz que nos brinda y con la que le correspondemos".

Y así, el 2 de Febrero de 1933 se hizo la paz en Nicaragua. Selladas por dos hombres rivales en amarla, Sandino y Sacasa. Dos caballeros que le dieron más importancia a sus palabras que a los sellos y trámites oficiales

Pero, para que quedara constancia para la historia, insistieron los otros en que se llamara a Conservadores y Liberales y a los representantes de Sandino y a los de Sacasa, para que todos conjuntamente elaboraran el Convenio de Paz Nacional. "Para que todos seamos responsables del destino de Nicaragua".

El Palacio Presidencial tuvo que ser patrullado por cordones de guardias porque millares y millares de hombres, mujeres y niños, sin exagerar, casi todo Managua, gritaban y sitiaban el palacio batiendo al aire banderas y pañuelos con vivas al General Sandino y pidiéndole que se dejara ver un minuto siquiera.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconCapitulo I. Normas de organización y funcionamiento de las Comisiones...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconTÍtulo I. Disposiciones generales. Capítulo I. Principios de organizacióN,...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconTema 15. Persona jurídica. Concepto y tipos de persona. Las asociaciones:...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconEJÉrcito nacional liceos del ejército

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconVirtud del artículo 97 del Real Decreto 2568/1986 de 28 de noviembre,...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconDe acuerdo con lo previsto en el Reglamento de Organización, Funcionamiento...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconOrganizacióN, funcionamiento y atribuciones

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconConcepto: El Derecho Constitucional es definido como “la rama del...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconReglas Generales de Integración Organización y Funcionamiento del...

Capítulo V organización y funcionamiento del Ejército iconPor la cual se dictan normas especiales para la organización y el...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com