Provincia de buenos aires






descargar 399.82 Kb.
títuloProvincia de buenos aires
página1/14
fecha de publicación15.08.2015
tamaño399.82 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14










PROVINCIA DE BUENOS AIRES



PODER JUDICIAL



Registro de Sentencias N° ……………..

Folio N° …………………… Año 2014




A C U E R D O

En la ciudad y partido de Morón, el 3 de noviembre de 2014, se reúnen en acuerdo los señores jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 4, a fin de dictar el veredicto que prescribe el art. 371 del CPP, en la causa 4. (IPP 10-00-040-09), seguida a.

Practicado el sorteo de Ley, resultó que debía observarse el siguiente orden de votación: Torti, Castañares y Rodríguez. Asimismo, los señores jueces acordaron abordar las cuestiones legales y aquellas propuestas por las partes, con los siguientes,

FUNDAMENTOS

EL SEÑOR JUEZ TORTI, DIJO:

DESISTIMIENTO PARCIAL DE LA ACUSACIÓN

En su alegato final el Ministerio Público Fiscal desistió de acusar al imputado por los hechos que, en el dictamen de citación a juicio, fueron individualizados bajo los literales “b)” y “c)”. Justificó su criterio tras el desarrollo de los argumentos conducentes, sustentados en la prueba desahogada, fundamentalmente del contenido del relato de la menor Y D Benavídez.

El diseño y naturaleza del proceso acusatorio nos impone admitir la libre absolución del nocente por esos hechos que eran parte del concurso de delitos atribuídos.

Ello es así, porque, en definitiva, el disponente de la acción penal pública ha decidido desistir de la acusación ejerciendo su poder dispositivo sobre el contenido sustancial del proceso, donde está obligado a actuar con criterios de objetividad (art. 56, 2do. párr., CPP), y, en este sentido, la postulación se ajusta legalmente, en tanto ese principio dogmático-legal, constituye “una regla de actuación que supone la búsqueda de la verdad material y el simultáneo cumplimiento de las reglas formales […] pues en tal empeño no subyacen intereses subjetivos” (C. E. Pettoruti, “Ley Orgánica del Ministerio Público […] Comentada”, pp. 89-90, Scotti Editora, 2001).

El desistimiento de la acusación durante la discusión final conlleva necesariamente a la irrestricta aplicación de la letra del art. 368 último párrafo del ceremonial, que resulta imperativa para el Tribunal, correspondiendo la absolución.

DESCRIPCIÓN DE LA MATERIALIDAD TÍPICA

Si el concepto de "verdad" es una relación entre datos y no un dato en sí mismo (E. A. Russo, "Las reglas de la sana crítica como lógica de la persuasión", en ED 72-829), y si la verdad, "a los fines del proceso judicial, es la correspondencia entre las pruebas y las historias proporcionadas por las partes para lograr lo que pretenden", y siendo que el poder de las "historias" depende de las pruebas que la avalen y su credibilidad (T. E. Sosa, "La verdad en el proceso", DJ 2004-2-777), debe significarse que, con fundamento en la prueba debatida, ya sea porque se ha incorporado al debate por su lectura o, bien por la que fuera rendida durante la audiencia del juicio, los aspectos materiales demostrativos de los acaecimientos, aparecen revelados en irrefutable relación causal con la conducta humana que los generó, de conformidad a la siguiente reconstrucción.

Durante el curso del año 2009 y hasta el día 21 de agosto de 2009, el ahora acusado, M a Gn, aprovechándose de la situación de autoridad, confianza y prevalencia por su condición de guía o líder religioso del culto al que asistía la menor de 12 años de edad, Y D Bz, abuso de ésta desarrollando una conducta continua y cualitativamente progresiva sobre la integridad sexual de la niña, sometiéndola a actos de tocamiento en sus mamas, vagina y cola hasta penetrarla carnalmente con su pene por la vagina. Estas acciones se llevaron a cabo en el domicilio del acusado en la calle Cl 965 de la ciudad de Santos U, partido de Itu y en un hotel alojamiento que no ha podido individualizarse.

Los actos asumidos por el nocente, con la significativa diferencia de edad y la cualidad por la que prevalecía sobre la niña, implican una irrupción notoriamente precipitada en aspectos de la sexualidad al no estar de acuerdo con la edad de la víctima y el consecuente estadio de su desarrollo sexual; a ello debe sumarse la característica de abuso escalonado hasta la concreción de la máxima conducta abusiva, por lo cual, todo ello es razonablemente idóneo para promover o facilitar el desvío de la sana evolución psicosexual de la menor, entendida como la normalidad y rectitud del trato sexual a futuro, de lo que en este tiempo y en esta sociedad así puede considerarse.

DETALLE DE LOS MEDIOS PROBATORIOS

Los hechos están captados en la taxatividad penal y están demostrados mediante la testificaciones rendidas en la audiencia debate que más abajo se nominan y transcriben en lo esencial.

Deben sumarse por conducto de su incorporación por lectura, las pruebas documentales e informativas que se han citado y resultan contenidas en el acta de la audiencia de debate, primordialmente, las que subsiguientemente se invocan.

Con tales probanzas y lo testificado por los órganos cuyas deposiciones se reproducirán en todo lo esencial más abajo, ha quedado acreditada la ofensa contra la integridad sexual.

ASPECTOS RELEVANTES

DE LA

PRUEBA DOCUMENTAL Y PERICIAL

Se valora el acta de apertura que luce en fs. 1 de la presente causa, conteniendo la denuncia formulada por Marta Liliana Bz, datada el día 7 de diciembre de 2009, en el asiento de la Comisaría de la Mujer de la ciudad y partido de Itu. Sostuvo que “resulta ser la progenitura de la menor YS BZ de 12 años de edad. Que su hija concurre todos los viernes a una reunión de adolescentes a la Iglesia denominada "D DE DIOS" sita en la calle Pato xx esquina Ñandú, más precisamente a cinco cuadras de su casa. Que los días Domingos […] enviaba a su hija Ys y a sus dos hermanos más chicos T de 4 años y EN de 3 años a la Iglesia "EY" sita en la calle Chopin entre Padre Ae y Malvinas, del mismo Barrio, cuyo pastor resulta ser el Sr. MARTÍN GN, de aproximadamente entre 30 y 40 años de edad, domiciliado en la calle Cl entre Malvinas y Padre Ae, desconociendo el numero catastral. Que su hija resulta ser muy aplicada en el colegio y que generalmente no falta a clases, también e[s] una niña buena que obedece a la denunciante. Que en el día de la fecha y siendo aproximadamente las 18:00 horas en oportunidad que […] estaba en su domicilio se p[r]esentó la Sra. GE IU quien resulta ser la catequista de la Iglesia "D DE DIOS", quien al entrevistarse […] le contó que su hija Ys en confidencia le había comentado que el Sr. MARTÍN de la Iglesia "EY", la había recogido en la puerta del colegio una tarde del mes de Septiembre, y la había llevado a un Hotel alojamiento y que le había sacado la ropa y había tenido relaciones con ella, también le contó que en otras oportunidades posteriores a este hecho también la había buscado para verla nuevamente. Que […] recuerda que un día de Septiembre la llamaron del colegio de su hija, para informarle que la había visto en la puerta de la escuela y que a pesar de ello no había asistido, siendo que […] la había enviado con guardapolvo y útiles escolares, ese mismo día y horas más tarde cuando su hija regresó a su casa, […] le preguntó dónde había estado y su hija le dijo que había pasado la tarde en la casa de una amiga y que no había tenido ganas de ir al colegio. Seguidamente y enterada de lo que reza el artículo 72 del C.P.P. manifiesta que SI insta a la Acción Penal. Que preguntada para que diga si presta su consentimiento para que se realice sobre su hija el examen médico ginecológico de rigor como también examen psicológico, la misma manifiesta que SI. Se deja constancia que queda a su disposición en esta Dependencia el Gabinete Interdisciplinario, dependiente de la Dirección General de Coordinación de Políticas de Género, compuesta por profesionales de las distintas especialidades a saber: Psicóloga y Abogado, los días lunes a viernes en el horario de 08.00 a 16.00 horas, quienes podrán evaluar su problemática, asesorarla, orientarla y contenerla, pudiendo consultarlos en forma individual y Conjuntamente cuando así lo requiera. Es cuanto tiene para denunciar al respecto […]”.

Tras esta denuncia, la menor Y D Bz, de entonces 12 años de edad, fue examinada el mismo día por el Dr. Julio César Domínguez, médico de policía, de cuyo reconocimiento surge: “HABER EXAMINADO […] SIENDO LAS 21:30 […] A QUIEN SE ME SEÑALA COMO […] BZ YS DE 12 AÑOS DE EDAD, QUIEN AL MOMENTO DEL EXAMEN SE ENCUENTRA EN BUEN ESTADO DE NUTRICIÓN, CON BUEN DESARROLLO MUSCULAR Y MADURACIÓN PSICOMOTRIZ ACORDE A SU SEXO, EDAD, INSTRUCCIÓN RECIBIDA Y MEDIO SOCIAL QUE LA RODEA. AL MOMENTO DEL EXAMEN NO PRESENTA SIGNOS DE LESIONES TRAUMÁTICAS DE RECIENTE DATA SOBRE LA SUPERFICIE CORPORAL DETECTABLES CLÍNICAMENTE. ATENTO A LO SOLICITADO SE PROCEDIO A EFECTUAR EXAMEN GENITAL Y ANAL, PARA LO QUE SE LE SOLICITA QUE SE COLOQUE EN POSICIÓN GINECOLÓGICA HABITUAL, CONSTATÁNDOSE GENITALES EXTERNOS EN ETAPA DE DESARROLLO INFANTIL. NO SE CONSTATARON SIGNOS DE LESIONES TRAUMÁTICAS EN LA REGIÓN GENITAL, HIMEN DEFLORADO DE LARGA DATA. ANO DE FORMA ALARGADA LA LÍNEA DE DISPOSICIÓN ANTEROPOSTERIOR Y CERRADO, CON LOS PLIEGUES Y [ilegible] CONSERVADOS, SIN SIGNOS DE LESIONES TRAUMÁTICAS. NOTA: EL EXAMEN FUE REALIZADO CON LUZ BLANCA INTENSA Y LENTE DE AUMENTO EN PRESENCIA DE QUIEN DICE SER SU MADRE […]” (ver fs. 5).

A consecuencia de lo denunciado, tomó conocimiento e intervención el Gabinete Interdisciplinario, dependiente de la Dirección General de Coordinación de Políticas de Genero, de la Comisaría de la Mujer de la ciudad y partido de Itu, el cual produjo en el día de la denuncia, la siguiente evaluación de riesgo emocional, a saber: “de la Sra. E IU DNI … en relación a una situación de "presunto abuso" de la niña J BZ, de 11 años. Ge refiere que la niña Sa le habría contado que el "Pastor que vive a la vuelta de su casa la habría llevado a un hotel" (sic). Que en dicho encuentro habría realizado acciones sexuales sobre su cuerpito y que se decidió a contarlo porque se sentía muy preocupada por ello, y anteriormente habría mantenido actitudes de seducción hasta llegar al hecho mencionado. Ge se presenta durante la entrevista con discurso coherente, ubicada en tiempo y espacio, con un importante monto de angustia no sólo por lo que habría escuchado sino también por su responsabilidad en la relación que tendría con la niña, ya que se desempeña como líder del grupo de adolescentes de la Iglesia a la cual asiste Sa, y esta habría creado la suficiente confianza para manifestarle lo sucedido. La mencionada situación que plantea la Sra. Iu, nos hace pensar desde el Equipo Interdisciplinario la URGENCIA de abordaje del caso planteado, ya que esta persona ejercería un importante dominio sobre los niños de la comunidad, a la cual asisten, sumado al temor reverencial que impone su investidura, especialmente en Sa, quien ha sido el emergente de dicha situación. Se asistió emocionalmente y legalmente a la Sra. Ge […]” (cfr. fs. 8).

Oportunamente, sobre la menor Y D Benavídez, asumió intervención el Cuerpo Técnico Auxiliar del Fuero de la Responsabilidad Penal Juvenil, a través, del Perito Médico Martín Alfredo Puricelli y la Perito Psicóloga Ana María Diberto. Por sus respectivas actuaciones produjeron los informes de fs. 63-68 y 90-93, respectivamente.

Así en el correspondiente al Perito Médico Martín Alfredo Puricelli, surge que “siendo el día 28 de febrero de 2011 procedí al examen de la joven abajo mencionada y que el mismo día me entrevisté en forma separada con la madre de la menor; con los siguientes resultados. Sa Daiana de Jesús Benavídez: Se trata de una joven de 14 años de edad, orientada globalmente, con participación activa en la entrevista. Niega consumo de tóxicos así como tabaquismo y consumo de alcohol. Concurre a 2° año de secundaria. Se realizó una entrevista psiquiátrica de una duración estimada de 60 minutos en donde se interrogó a la causante sobre sus diversas circunstancias biográficas y actuales, utilizando para ello el protocolo NICHD PARA LAS ENTREVISTAS EN LA INVESTIACIÓN DE VÍCTIMAS DE ABUSO SEXUAL del National Institute of Child Health and Human Development, en Maryland (USA) cuyos autores son Michael E. Lamb, Kathleen J. Sternber, Phillip W. Esplinb, Irit Hershkowitz y Yael Orbach (2000) y cuya cita bibliográfica puede encontrarse en “Orbach, Y. Hershkowitz, I.; Lamb, M. E.; Sternberg K. J.; Esplin, P. W. y Horowitz, D. Assessing the value of structured protocols for forensic interviews of alleged chil abuse victims. Child Abuse & Neglect, Vol. 24, n° 6, pp. 733-752, 2000." dejándose constancia que no pudo grabarse la entrevista de acuerdo a lo indicado en dicho protocolo debido a la carencia del instrumento para tal fin. Por otra parte, para el análisis de la información recabada durante la entrevista se utilizó en forma general orientativa el protocolo SVC CBCA en base a los criterios propuestos por Séller y Koehnken : Criterion Based Content Análisis (Análisis del Contenido de la Declaración, C.B.C.A.) y Statement Validity Assessment (Evaluación de la Validez de la Declaración, S.V.A), método semi-estandarizado para el estudio de la credibilidad de las declaraciones, con las salvedades y modificaciones propuestas por Juárez López de la Universidad de Girona. Durante la entrevista se estudiaron hábito externo, aspecto psíquico, actitud, actividad, orientación, atención, memoria, conciencia, pensamiento, afectividad, sensopercepción, razonamiento, ideación, ritmo asociativo, imaginación, inteligencia y juicio. Durante y al término de la entrevista se procedió al examen clínico psiquiátrico de la causante. Nivel de conciencia: lúcido. Orientación: completa auto y alopsíquica. Actitud: parcialmente colaboradora sobre todo al principio de la entrevista debido a una marcada inhibición. Vestimenta: adecuada. Aseada y aliñada. Aspecto: tranquilo. Timia: momento del examen con episodios de aumento de la ansiedad. Bulia: eubúlica. Prosexia: euproséxica. Lenguaje: adecuado a edad cronológica. Memoria: eumnésica. Pensamiento: curso y contenido normal con la excepción de .ideas de alta carga afectiva en relación a los presentes actuados. Sensopercepción: sin alteraciones. Ritmo sueño vigilia: conservado, refiriendo presencia de pesadillas y dificultades para conciliar el sueño. Hábitos alimentarios: conservados. Actividad social: conservada. Actividad física: conservada. Hábitos tóxicos: Niega. Afectividad: manifestaciones somático viscerales y cognitivas de ansiedad. Aumento de la reactividad fisiológica ante situaciones vinculadas a la situación sufrida (información corroborada por la madre). Juicio: conservado al momento del examen. Refiere la madre de la menor examinada que su hija luego de los hechos de autos se encuentra más introvertida, distante, muy ensimismada. CONCLUSIONES DE INTERÉS: La menor SA DAIANA DE JESUS BZ presenta al momento del examen indicadores de PATOLOGÍA PSIQUIÁTRICA correspondiente clínicamente con CIE 10 F43.1 TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO, de inicio agudo e intensidad leve/moderada, en estado de remisión parcial. RESPUESTA A PUNTOS DE PERICIA SOLICITADOS POR EL SR AGENTE FISCAL: a) Estado de salud mental actual: Presenta al momento del examen indicadores de patología psiquiátrica bajo la forma de un trastorno por estrés postraumático. Para un mayor esclarecimiento de este diagnóstico, téngase presente lo siguiente: Los criterios más difundidos para el diagnóstico del TEPT son los del DSMIV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, cuarta versión) y de la CIE-10 (Clasificación Internacional de las Enfermedades, OMS), y toda la investigación citada identifica al cuadro patológico basándose en estos criterios operacionales. El DSM IV ubica al TEPT dentro del capítulo de los trastornos de ansiedad, y le adjudica como característica esencial la aparición de síntomas consecuente a la experiencia de un acontecimiento extremadamente traumático. La respuesta del sujeto a este acontecimiento debe incluir temor, impotencia, desesperanza y horror intenso (o en los niños, un comportamiento desestructurado o agitado). El cuadro sintomático característico secundario a la exposición al trauma debe Incluirla repetición persistente del acontecimiento traumático (en forma de pesadillas, recuerdos intrusivos, o episodios disociativos), de evitación persistente de los estímulos asociados a él, de embotamiento de la capacidad de respuesta del individuo, y de síntomas persistentes de activación. El cuadro sintomático completo debe estar presente más de un mes y provocar un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. El evento traumático se define como aquel que representa un peligro real para la vida o integridad física; el individuo es testigo de un acontecimiento donde se producen muertes o heridos, o existe una amenaza para la vida de otras personas, conoce a través de un familiar o cualquier otra persona cercana acontecimientos que implican muertes inesperadas o violentas, daño serio o peligro de muerte o heridas graves. Entre los acontecimientos traumáticos que pueden originar un trastorno por estrés postraumático se incluyen (aunque no de forma exclusiva) los combates en el frente de guerra, los ataques personales violentos (agresión sexual y física, atracos, robo de propiedades), el secuestro, la tortura, el encarcelamiento como prisionero de guerra o internamiento en campo de concentración, los desastres naturales o provocados por el Hombre, o los accidentes automovilísticos graves. En los niños, entre los acontecimientos traumáticos de carácter sexual, pueden incluirse las experiencias sexuales inapropiadas para la edad aún en ausencia de violencia o daños reales. Los acontecimientos traumáticos experimentados por los demás y que al ser transmitidos al individuo pueden producir en él un trastorno un trastorno por estrés postraumático comprenden (aunque no de forma exclusiva) actos terroristas, accidentes graves o heridas de envergadura vividos por un familiar o un amigo cercano, o la constancia de que el propio hijo padece una enfermedad muy grave. El trastorno puede llegar a ser especialmente grave o duradero cuando el agente estresante es obra de otros seres humanos (p. ej., torturas, violaciones). La probabilidad de ocurrencia del trastorno aumenta con la intensidad y la proximidad física del trauma. El acontecimiento traumático puede ser reexperimentado de varias maneras. Normalmente, el individuo tiene recuerdos recurrentes e intrusos o pesadillas en las que el acontecimiento vuelve a suceder. En algunos casos, por otra parte muy poco frecuentes, el individuo experimenta estados disociativos que pueden durar de pocos segundos a varias horas, o incluso días, durante los cuales se reviven aspectos del suceso y la persona se comporta como si en ese momento se encontrara en él. Cuando el individuo se expone a estímulos desencadenantes que recuerdan o simbolizan un aspecto del acontecimiento traumático (p. ej., aniversarios del suceso, clima frío y nevado o guardias uniformados en los supervivientes de los campos de la muerte; clima cálido y húmedo en veteranos de la guerra del Sur del Pacífico; entrar en cualquier ascensor en una mujer que fue violada en uno de ellos), suele experimentar un malestar psicológico intenso o respuestas de tipo fisiológico. Los estímulos asociados al acontecimiento traumático acaban siendo persistentemente evitados. El individuo suele hacer esfuerzos deliberados para evitar caer en pensamientos, sentimientos o mantener conversaciones sobre el suceso y para eludir actividades, situaciones o personas que puedan hacer aflorar recuerdos sobre él. En este comportamiento de evitación puede incluirse la amnesia total de un aspecto puntual del acontecimiento. La disminución de la reactividad al mundo exterior, denominada "embotamiento psíquico” o “anestesia emocional", suele aparecer poco después de que tenga lugar el acontecimiento traumático. El individuo puede manifestar una acusada disminución de la capacidad del interés o participación en actividades que antes le resultaban gratificantes, una sensación de alejamiento o enajenación de los demás o una acusada disminución de la capacidad para sentir emociones (especialmente las que hacen referencia a la intimidad, ternura y sexualidad). El individuo puede describir una sensación de futuro desolador (p. ej., no creer en la posibilidad de obtener un trabajo, casarse, formar una familia o, en definitiva de llevar a cabo una vida normal). El sujeto con este trastorno padece constantemente síntomas de ansiedad o aumento del estado de alerta que no existían antes del trauma. Entre estos síntomas cabe citarla dificultad para conciliar o mantener el sueño, la hipervigilancia y las respuestas exageradas de sobresalto. Algunos individuos manifiestan irritabilidad o ataques de ira o dificultades para concentrarse o ejecutar tareas. El aumento del estado de alerta puede ser cuantificado mediante estudios de actividad vegetativa (p. ej., frecuencia cardíaca, electromiografía, secreción de glándulas sudoríparas). A consecuencia del acontecimiento traumático pueden aparecer enfermedades médicas (p. ej., traumatismos craneoencefálicos, quemaduras). Los individuos con TEPT pueden sentirse amargamente culpables por el hecho de haber sobrevivido cuando otros perdieron la vida. En otras ocasiones las actividades que simulan o simbolizan el trauma original interfieren acusadamente con sus relaciones interpersonales, lo que puede generar conflictos conyugales, divorcio o pérdida del empleo. Cuando el agente estresante es de carácter interpersonal (p. ej., abusos sexuales o físicos en niños, peleas familiares, secuestros, encarcelamientos como prisionero de guerra o internamientos en campos de concentración, torturas), puede aparecer la siguiente constelación de síntomas: afectación del equilibrio afectivo, comportamiento impulsivo y autodestructivo, síntomas disociativos, molestias somáticas, sentimientos de inutilidad, vergüenza, desesperación o desesperanza, sensación de perjuicio permanente, pérdida de creencias anteriores, hostilidad, retraimiento social, sensación de peligro constante, deterioro de las relaciones con los demás, y alteración de las características de personalidad previas. El inicio y la duración de los síntomas del trastorno pueden clasificarse como TEPT agudo (la duración de los síntomas es inferior a los 3 meses), crónico (la duración de los síntomas es igual o superior a los 3 meses), o de inicio demorado (entre el acontecimiento traumático y el inicio de los síntomas han pasado como mínimo 6 meses). b) No se han detectado tendencias a la fabulación o motivación para realizar falsas manifestaciones. c) Al momento actual no se detectan alteraciones del desarrollo psicosexual a excepción de cierta introversión y aumento del pudor. No obstante, y debido al impacto del suceso traumático y su conocido potencial psicopatológico, será necesario esperar el tiempo y el transcurrir de la biografía para conocer finalmente si han primado los factores de resiliencia o si por el contrario el daño causado se ha vuelto permanente. Para un mayor abundamiento téngase presente lo siguiente: La respuesta inicial a un hecho traumático puede ser variable en intensidad desde síntomas aislados hasta constituirse en un Trastorno por estrés Agudo, el cual arbitrariamente se ha definido por un tiempo de duración de los síntomas de un mes. Cuando esta sintomatología sobrepasa el mes, el cuadro será catalogado como Trastorno por Estrés Postraumático. En una población de accidentados del trabajo se encontró que un 40% de los pacientes que inicia/mente presentaron un TEA evolucionaron hacia un TEPT y se postuló que era necesario estudiar la evolución clínica del TEA como cuadro independiente y su duración en esa muestra fue entre 3 y 4 meses. Estudios de seguimiento de pacientes con síntomas de TEPT han encontrado que en el caso de víctimas de violación a los 9 meses desde el hecho traumático un 47% de las pacientes persiste con síntomas y a largo plazo (entre 11 y 17 años) sólo un 16% mantiene síntomas. En víctimas de accidentes automovilísticos a los tres años de seguimiento un 11% continúa sintomático. En general se puede considerar que entre el 10% y el 15% de los pacientes con TEPT evolucionará hacia la cronicidad y es en este grupo donde habrá que centrarlos esfuerzos terapéuticos para reducir o idealmente eliminarla incapacidad que provocan los síntomas. En pacientes que han sufrieron accidentes con lesiones físicas graves y que fueron seguidos durante un año se encontró en el 30% a 40% de ellos síntomas de TEPT. Resultaron ser factores de peor pronóstico el haber presentado un trauma previo severo, el ser mujer y el abusar de sustancias. La intensidad de los síntomas de TEPT fue el factor que determinó una peor evolución Los síntomas disociativos han sido investigados en víctimas de accidentes automovilísticos y en hijos de sobrevivientes del Holocausto y se ha encontrado que constituyen un factor de peor pronóstico para el TEPT.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Provincia de buenos aires icon"defensor del pueblo de la provincia de buenos aires c/ sindicato...

Provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconJurisprudencia de la provincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconConstitución de la Provincia de Buenos Aires

Provincia de buenos aires iconJurisprudencia de la provincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconJurisprudencia de la provincia de buenos aires

Provincia de buenos aires iconEl gobernador de la provincia de buenos aires






© 2015
contactos
ley.exam-10.com