“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí”






descargar 223.98 Kb.
título“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí”
página3/6
fecha de publicación27.07.2015
tamaño223.98 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6
PACTOS DE LA MONCLOA

Los Pactos de la Moncloa fueron los acuerdos firmados en el Palacio de la Moncloa durante la transición española el 25 de octubre de 1977, entre el Gobierno de España de la legislatura constituyente, presidido por Adolfo Suárez, los principales partidos con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados y las asociaciones empresariales y el sindicato de Comisiones Obreras, con el objetivo de procurar la estabilización del proceso de transición al sistema democrático, así como adoptar una política económica que contuviera la galopante inflación.
Con anterioridad Adolfo Suárez había sostenido conversaciones con Felipe González y Santiago Carrillo, después de constituirse las Cortes Generales tras las elecciones del 15 de junio de 1977, con el fin de sondear la posibilidad de un acuerdo de estabilidad, dado que el gabinete carecía de mayoría absoluta. Además las Cortes no se habían planteado como constituyentes y esa era la intención de la oposición y de una parte significativa de la Unión de Centro Democrático, partido del Gobierno.
Al mismo tiempo, Suárez encargó al Ministro de Economía y Hacienda, Enrique Fuentes Quintana, que tratase la posibilidad de un acuerdo marco con los nuevos sindicatos legalizados, UGT y CCOO, para evitar el alto nivel de conflictividad social. La UGT y la CNT rechazaron el acuerdo, así como también algunas secciones sindicales de CCOO. Mar Tarde las centrales de UGT y CCOO, finalmente firmaron el acuerdo, junto con la Patronal y otras fuerzas políticas españolas, siendo la anarcosindicalista CNT, quién mostró su total disconformidad con los Pactos.
Los acuerdos fueron firmados finalmente por Adolfo Suárez en nombre del gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo por UCD, Felipe González por el PSOE, Santiago Carrillo por PCE, Enrique Tierno Galván por el PSP, Josep María Triginer por PSC, Joan Raventós por CSC, Juan Ajuriaguerra por el PNV y Miquel Roca por CiU. Manuel Fraga Iribarne no suscribió el acuerdo político, pero si el económico.
Los acuerdos firmados fueron ratificados posteriormente en el Congreso de los Diputados y el Senado.
Los Pactos a ala Transición han dado como resultado la aceptación por parte de los partidos de la izquierda y nacionalistas, de todo lo que impusieron los descendientes del franquismo, fue un borrón y cuenta nueva, para exonerar a los causantes de todos aquellos horrorosos crímenes contra la humanidad cometidos durante la larga y dura dictadura franquista, por la cobardía política y las prisas en conseguir la supuesta democracia, debido al miedo de que no hubiera otro golpe de estado militar, la cual cosa era imposible que pudiera suceder, pues, la Unión Europea no lo hubiera aceptado de ninguna manera. Todos los partidos de izquierdas fueron impregnados de amnesia política, con el fin de olvidar aquel pasado no muy lejano, lo cual han logrado los descendientes del franquismo, demostrando que era mucho más veteranos y astutos dentro de la política, en realidad los pactos a la transición pasarán a la historia como la vergüenza política de la nueva democracia y la historia los juzgará como cobardes y traidores de los que padecieron la represión de la criminal dictadura del general Franco.

LA CONSTITUCIÓN DE 1978

Como parte de la Transición Española hacia la democracia, tras la muerte del dictador el general Francisco Franco y la supuesta desaparición de su régimen dictatorial, una de las tareas prioritarias de las Cortes, fue la de redactar una nueva Constitución para llevar a España a ser un Estado social y democrático de Derecho. A tal fin, la Comisión de Asuntos Constitucionales y Libertades Públicas del Congreso de los Diputados, nombró una Ponencia de siete diputados de distintos partidos que elaboró un anteproyecto de Constitución.
Los Padres de la Constitución, nombre con el que son conocidos entre la sociedad española, son los siete ponentes a los que se encargó la redacción de la Constitución española de 1978. Tres de ellos pertenecían a UCD que fueron Gabriel Cisneros, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca. Por Alianza Popular participaría de la mano de Manuel Fraga Iribarne. El PSOE por Gregorio Peces – Barba. El PCE estaría representado por Jordi Solé Tura. Y Miquel Roca Junyent en representación de los nacionalistas catalanes de CiU.
El interés del PSOE en querer dejar fuera de la ponencia a Tierno Galván, fue como pago por no haber querido integrar su partido en el PSOE, y una serie de razones técnicas a dejar también fuera a los nacionalistas vascos.
Los socialistas fueron los únicos en votar en contra de la Monarquía parlamentaria como forma de Estado, aunque más tarde, los comunistas recuperarían las pretensiones republicanas. Pero al Final los dos grupos claudicarían, no faltaría más, y en la actualidad continúan haciéndolo.
El anteproyecto se discutió en la Comisión y después en el Congreso de los Diputados se aprobó el texto el 31 de octubre de 1978.
El día 6 de diciembre de 1978, fue ratificado en referéndum.
La Constitución Española de 1978, es la primera que se alcanza por consenso, un consenso impuesto por los Pactos de la Moncloa, tendente al entendimiento y a la claudicación política, en cuya tarea antepusieron la responsabilidad de Estado a sus propios intereses políticos e ideológicos, pero, después en el transcurso de los años uno se da cuenta de la gravedad de los pactos que se formalizaron, por las prisas en conseguir tener la democracia y su aceptación por cobardía política, aceptando todo lo que impusieron los herederos del franquismo. El resultado en realidad no fue una ruptura con el régimen anterior, que era lo esperábamos la mayoría de los españoles, simplemente fue un conjunto de normas apoyadas en los pilares de la dictadura que padecimos durante cuarenta años.
Si se analiza detenidamente la votación efectuada en el Congreso de los Diputados, se puede comprobar que la Constitución que se aprobó no fue por consenso de los grupos parlamentarios que participaron en su redacción, tal como se ha venido informando a los españoles, puesto que los diputados de Alianza Popular votaron en contra a pesar de que su representante Manuel Fraga Iribarne había formado parte en la comisión redactora.
Hay que reconocer que los franquistas fueron mucho más inteligentes para lograr su influencia en el redactado de la Constitución, desde el inició de las negociaciones han demostrado ser muchos más astutos políticamente, para lograr imponer lo que realmente querían, a los socialistas y comunistas les faltó firmeza y les sobró tolerancia, posiblemente por miedo o cobardía a romper el diálogo, transigiendo y aceptando todo lo que se les impuso, de haberse roto las negociaciones, tarde o temprano se hubieran iniciado, pues, ellos eran los primeros interesados en lograr el cambio político, además, la Comunidad Europea ni la OTAN no nos hubieran aceptado.
Ahora estamos disfrutando, gracias al Caudillo de España el general Franco, de una monarquía parlamentaria supuestamente democrática, pero impuesta por el mismo dictador. Es una realidad aquella frase suya que pronunció en un discurso político, de que “lo dejaba todo atado y bien atado”.
Los herederos del franquismo supieron exonerarse de toda posible responsabilidad política, civil y penal, de todas las atrocidades y crímenes que cometieron durante la larga y dura dictadura, haciendo aprobar por las Cortes Generales la Ley de Amnistía de 1977, pero la izquierda impregnada por la cobardía y la amnesia de los pactos a la transición, no quiso darse cuenta de la Ley que habían aprobado o no se atrevió a exigir de la misma manera que lo hicieron ellos, la rehabilitación jurídica por ley, anulando todas las sentencias de pleno derecho, que fueron dictadas por aquellos tribunales militares ilegales contra los republicanos que fueron ajusticiados por defender la legalidad constitucional de la República, continuando todos aquellos hombres y mujeres clasificados como delincuentes,
La nueva Constitución Española de 1978, tiene el carácter de aconfesional y de laicidad, así mismo lo refleja la sentencia del Tribunal Constitucional 46/2001 de 15 de febrero. La laicidad veda cualquier tipo de confusión entre fines religiosos y estatales. La laicidad de nuestro Estado se apoya en los valores superiores de ordenamiento jurídico recogidos en el Artículo 1 de la Constitución de 1978 y se postula como un pacto para la convivencia de una sociedad como la española cada vez más plural en el orden moral y religioso.
Pero por encima de todos los argumentos políticos posibles, a la soberbia y orgullosa Iglesia Católica española se le continúan respetando o manteniendo determinados privilegios, que no tienen otras religiones.
El 22 de noviembre de 1975, las Cortes Españolas, todavía franquistas, proclamaron como Rey de España a don Juan Carlos I, como sucesor y heredero de la corona española, designado por el dictador el general Franco, saltándose la línea de sucesión que correspondía a su padre don Juan de Borbón, Conde Barcelona, jurando cumplir las Leyes Fundamentales del Reino y guardas lealtad a los Principios del Movimiento Nacional, durante el acto de su coronación pronunció un discurso dirigido al pueblo español, resultando la siguiente frase: “Establecer la democracia y ser Rey de todos los españoles, sin excepción”. Mensaje que no ha cumplido, puesto que como Jefe de Estado se niega a exigir de los diferentes Gobiernos que hemos tenido en el transcurso de estos años, la rehabilitación jurídica de los republicanos que fueron asesinados por orden de unos tribunales militares ilegales durante la dictadura franquista, admitiendo y aceptando la existencia de dos clases de españoles, los que ganaron la sangrienta guerra civil a resultas del golpe de estado militar, manteniendo todos los derechos y privilegios adquiridos durante la dictadura, y los perdedores de aquella guerra civil, que fueron sometidos a toda clase de humillaciones y represiones, que se les continúa negando su rehabilitación.
¿Un jefe de Estado que juró las Leyes Fundamentales del Estado y coronado como rey ante unas Cortes Españolas franquistas, y que a pesar de los años transcurridos no ha jurado todavía la nueva Constitución de 27 de diciembre de 1978, aprobada por unas Cortes Generales supuestamente democráticas, se le puede reconocer como Rey o Jefe de Estado?

AMNISTÍA POLÍTICA

El día 4 de agosto de 1976, se publicó n el Boletín Oficial del Estado el Real Decret0 – Ley núm. 10 de 30 de julio de 1976, sobre amnistía, que en el preámbulo nos dice:
“La Corona simboliza la voluntad de vivir juntos todos los pueblos e individuos que integran la indisoluble comunidad nacional española. Por ello, es una de sus principales misiones promover la reconciliación de todos los miembros de la Nación, culminando medidas legislativas que ya a partir de la década de los cuarenta han tendido a superar las diferencias entre españoles…………………………………………………………………….
Al dirigirse España a una plena normalidad democrática, ha llegado el momento de ultimar este proceso con el olvido de cualquier legado discriminatorio del pasado en la plena convivencia fraterna de los españoles…………………………………………………………………….
Está firmado por el Rey Juan Carlos y el Presidente del Gobierno Adolfo Suárez González.


=============================


Por lo que parece el anterior Real Decreto – Ley, no satisfizo con plenitud al Gobierno y a los fieles seguidores del régimen anterior, aprobando un nuevo Real Decreto – Ley núm. 19 de 14 de marzo de 1977, sobre medidas de gracia, que en el preámbulo nos dice:
”La citada Ley establece un tratamiento diferenciado en cuanto al posible alcance de las medidas de gracia y al procedimiento mismo para otorgarlas, respecto de determinados delitos contra la seguridad interior del Estado, reconociendo el enfoque primordialmente político con que en tales casos hay que verificar la valoración de la justicia, equidad o convivencia pública que orienten los criterios para otorgar la gracia. Tales criterios determinan la exigencia lógica de incluir entre ellos otros delitos de conformidad con los principios inspiradores de sucesivas y posteriores revisiones del ordenamiento penal, haciendo así posible una equitativa aplicación individualizada de las medidas de gracia……………………………………”
Está firmado por el Rey Juan Carlos I y el Presidente del Gobierno Adolfo Suárez González

=======================

El nuevo Gobierno supuestamente democrático presidido por Adolfo Suárez González, a través de su embajador en las Naciones Unidas, el 17 de julio de 1977, firmó o mejor dicho ratifico su adhesión en nombre de España, la Convención de Derechos Políticos y Civiles del año 1966, queriendo demostrar en vistas a la opinión pública internacional de que España. Después de la muerte del dictador todo había cambiado, sobre el papel parecía que sí se abría un a nueva página de la historia española, pero la realidad ha sido muy diferente i a la vez decepcionante, lo que pretendían, pero no han conseguido es que se olvidaran todos aquellos crímenes contra la humanidad que se cometieron durante la dictadura fascista.
La astucia y la experiencia política de los franquistas no tiene límites, cualidades que no gozan los partidos de izquierdas, después d aprobar los dos Reales Decretos Ley y de ratificar la Convención de los Derechos Humanos ante las Naciones Unidas, se dieron cuenta de que existía un vacío legal y un riesgo infinito con los citados dos RR.DD.LL., de que existía la posibilidad de que hubiesen reclamaciones contra ellos.
Su reacción fue inmediata e hicieron aprobar por unanimidad con beneplácito de todos grupos parlamentarios que formaban las nuevas Cortes Generales, constituidas democráticamente después de las elecciones de 15 de junio de 1977, la promulgación de la Ley núm. 46 de 15 de octubre de 1977, conocida por la LEY DE AMNISTÍA POLÍTICA, que exoneraba de todas responsabilidad civil, penal y administrativa a todos los herederos del franquismo. Su aceptación fue por ignorancia (?), por falta de dignidad política (?) o por cobardía política (?).
Los partidos demócratas en la oposición, en particular los comunistas y los socialistas, una vez asentados en la poltrona que tanto deseaban, no se dieron cuenta o no quisieron darse cuenta de lo representaba la aprobación de la Ley de Amnistía de 1977, la opinión pública es la de que cerraron los ojos por falta de personalidad política y continúan actuando de la mima manera.
Como sea que esta Ley sigue vigente, a pesar de las recomendaciones del Comité de las Naciones Unidas al Gobierno Español, para que sea anulada, puesto que está en contradicción con las disposiciones de la Convención de los Derechos Humanos, es el primer obstáculo con que nos encontramos actualmente, a pesar de haber sido aprobada la Ley de la Memoria Histórica en el año 2007, que solamente declara los juicios sumarísimos militares como injustos e ilegítimos y no nulos de pleno derecho por ilegales, a pesar de las promesas hechas públicas por el Gobierno socialista de José Luís Rodríguez Zapatero, pues, el Fiscal General del Estado y el Tribunal Supremo no admiten a trámite y son rehusadas las peticiones de revisión de los juicios y sentencias, a pesar de ser contrarios a los derechos humanos.


=========================

LA IGLESIA CATÓLICA ESPAÑOLA


La Iglesia Católica Española, desde la evangelización de la península Ibérica, siempre ha disfrutado de todos los privilegios, sean políticos o económicos, lo demostró suficientemente con su actuación en los tiempos de la inquisición y en el transcurso de los siglos ha mantenido siempre su estatus, incluso por la fuerza de sus ejércitos cuando le era necesario imponerse por la fuerza. En todas las épocas si ha habido algún país o gobierno que se haya interpuesto en su camino, tarde o temprano lo paga con su destrucción, es imperialista, dominante, soberbia y cruel.


EL CONCORDATO

Es el acuerdo entre la Iglesia Católica y un Estado para regular las relaciones entre ellos, en materias de mutuo interés.
El primer concordato firmado por España y la Santa Sede se suele señalar que es el derivado del Concilio de Constanza del año 1418. El rey FernandoVI firmó en 1753 un nuevo Concordato, que fue completado con pequeños acuerdos parciales por Carlos III y Carlos IV. Bajo el reinado de Isabel II fue sustituido por el Concordado de 1851.
Debido a que la Segunda República (Años 1931 – 1939), separó la Iglesia del Estado, la Santa Sede dio por derogado el último Concordato. Esta actitud de la Segunda República nunca fue perdonada por las jerarquías de la Iglesia Española, pues, siempre habían gozado de todos los privilegios y de pronto fueron eliminados, convirtiéndose automáticamente en opositores, mejor dicho en enemigos de la República, creando un maligno cultivo político entre los sus feligreses en contra de la instauración de la democracia republicana, indigno de unos representantes de la Iglesia que debían de predicar su fe en la cordialidad y los derechos humanos.
A resultas del golpe de estado del 18 de julio de 1936, que dio como resultado la Guerra Civil de 1936 – 1939, por parte de un grupo de militares capitaneados por el general Francisco Franco, apoyados por la extrema derecha, de los fascista de la Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S., con la ayuda militar de las fuerzas internacionales de Alemania e Italia y con el apoyo incondicional de la Iglesia Católica, se instauró una nueva dictadura durante los años 1939 – 1975. Se iniciaron las negociaciones para una renovación concordataria que fueron arduas y largas. De hecho se fueron firmando una serie de cuerdos parciales, en 1941, la renovación de las sedes episcopales; en 1942, la provisión de los beneficios no consistoriales; en 1946, seminarios y facultades eclesiásticas; en 1950, elección de un vicario castrense, mientras las negociaciones se prologaron, hasta la firma definitiva del Concordato el 27 de abril de 1953.
A pesar de que la Constitución Española de 1978, declara el Estado laico y aconfesional, la Iglesia Católica continúa teniendo privilegios, en particular los económicos, que no tienen el resto de religiones españolas.
En la actualidad, el régimen concordatario en España está compuesto por cuatro acuerdos:
_ Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Asuntos Jurídicos de 3 de enero de 1979.
_ Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales de 3 de enero de 1979.
_ Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Asuntos Económicos de 3 de enero de 1979.
_ Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre la asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas y el servicio militar de los clérigos y religiosos de 3 de enero de 1979.
================================


1   2   3   4   5   6

similar:

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconAdministración Autonómica del País Vasco Anuncios
«Boletín Oficial del Pais Vasco» 25 de marzo por el que se establece la estructura orgánica y funcional del Departamento

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconBibliografía: «Retos y propuestas socio-políticas en la situación...
«terrorimo vasco», parece generalizado el despiste de la población y de la clase político-mediática, que paradójicamente parece no...

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconTribunal superior de justicia del pais vasco

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconPlan de estudios país vasco 2015 docente a cargo

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” icon10. 172 toneladas de aceite industrial usado han sido recuperadas en el País Vasco durante 2012

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconLa Sentencia de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo...

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconLa práctica del "camping" en el País Vasco, va adquiriendo cada vez...

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconNadie hubiera creído en la década de los 80 que el País Vasco, afectado...

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconEl Parlamento de Cataluña aprobó el 23 de enero de 2013 la Declaración...

“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El Fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí” iconPensar al México de hoy como una Nación multicultural es todavía...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com