Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo






descargar 64.79 Kb.
títuloColegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo
fecha de publicación22.06.2015
tamaño64.79 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Literatura > Documentos

LA GENERACIÓN DEL 44 Y LA GENERACIÓNescudo bn2

COLEGIO GARCÍA FLAMENCO

MATERIAL PARA DESARROLLAR LA GUÍA DE TRABAJO

ASIGNATURA: LENGUAJE Y LITERATURA

TEMAS A DESARROLLAR: LA GENERACIÓN DEL 44 Y LA GENERACIÓN COMPROMETIDA

RESPONSABLE: PROF. FRANCISCO ANTONIO MARTÍNEZ

LA GENERACIÓN DE 1944 Y LA LUCHA ANTIAUTORITARIA


En la década de 1940 alcanzó su madurez un grupo de escritores entre quienes se cuentan Pedro Geoffroy Rivas (1908-1979), Hugo Lindo (1917-1985), José María Méndez (1916), Matilde Elena López (1922), Julio Fausto Fernández, Oswaldo Escobar Velado, Luis Gallegos Valdés, Antonio Gamero y Ricardo Trigueros de León. Pedro Geoffroy Rivas produjo una obra lírica marcada por las vanguardias y, además, desarrolló una importante labor de rescate de las tradiciones indígenas y de la lengua popular. La poesía de Oswaldo Escobar Velado tiene una delatada preocupación existencial y un componente esencial de denuncia de las injusticias sociales. José María Méndez y Hugo Lindo exploraron nuevas fronteras de la narrativa.

Numerosos escritos de esta generación jugaron un papel muy activo en el movimiento democrático que puso fin de la dictadura del general Hernández Martínez. Sin embargo, algunos de ellos colaboraron activamente con el régimen del coronel Óscar Osorio.

Dentro de un proyecto de modernización del Estado, Osorio promovió una de las políticas culturales más ambiciosas en la historia de El Salvador. Para citar un ejemplo, a través del Departamento Editorial del Ministerio de Cultura (posteriormente Dirección de Publicaciones del Ministerio de Educación), bajo la enérgica dirección del escritor Ricardo Trigueros de León se desarrolló una labor editorial de gran alcance, la cual constituyó, a la vez, un paso decisivo en sentar las bases del canon de la literatura salvadoreña.

De forma paralela, tuvo lugar un proceso que había de afectar el desarrollo de la literatura; el auge y la universalización de la industria de la cultura. Hacia 1950 resultaba bastante claro que los medios de difusión masiva estaban desplazando a las bellas artes y a la cultura popular tradicional como generadores de referentes imaginarios de la población. Ante esa situación la literatura fue quedando relegada a una incómoda marginalidad. Esta debilidad hizo del trabajo artístico un fácil rehén del régimen militar, cada vez más deslegitimado por la corrupción y la ausencia de libertades políticas.

Hugo Lindo


Hugo Lindo Olivares fue un poeta, novelista, diplomático, político y abogado salvadoreño nacido en el Puerto de La Unión (El Salvador), el 13 de octubre de 1917, dentro de una familia de clase media trabajadora.

Estudio en la Universidad de El Salvador, donde obtuvo el título de Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales. En 1947 hizo un viaje como diplomático a Corea. Fue embajador de El Salvador ante la República de Chile (1952-1959) y ante la República de Colombia (1959-1960). Fue Ministro de Educación en 1961 y volvió al servicio diplomático como embajador de El Salvador en España (1969-1972). Participó en la fundación de la Universidad "Dr. José Matías Delgado" y se desempeñó como Decano de la Facultad de Bellas Artes de dicha Universidad (1979-1985). Murió en San Salvador, el 9 de septiembre de 1985, a la edad de 68 años. En 2005, la VII Semana de la Lectura de El Salvador estuvo dedicada a su memoria.

Publicó los poemarios: Poema eucarístico y otros (1943), Sinfonía sin límites (1953), Trece instantes (1959), Navegante río (1963), Solo la voz (1968), Maneras de llover (1969) así como las novelas ¡Justicia, Señor Gobernador! (1960, su obra más conocida), Cada día tiene su afán (1965) y Yo soy (1983).

José María Méndez.

"Nace en Santa Ana en 1916, supo descubrir y explotar una rica veta de literatura nacional: la contraposición a la vertiente costumbrista, de temática agraria, que había venido rigiendo, de forma incuestionable, la evolución de la narrativa salvadoreña desde mediados de la centuria pasada"

"En esta postura de Méndez se advierte cómo ante la industrialización creciente de la ciudad se impone el lenguaje directo del nuevo cuento, castellano-salvadoreño en su más viva esencia, incorporadota del habla nacional y la temática completamente urbana"
La literatura comprometida
No podemos hablar de “literatura comprometida” ya que la literatura es un fenómeno social, cultural e histórico, por lo cual cualquier hipotético compromiso depende, en última instancia, de las interpretaciones que haga el lector de cada texto. Por otra parte, en América Latina no existió un fenómeno artístico de importancia que adhiriese a los preceptos del “realismo socialista”, aunque en ocasiones los dirigentes más influyentes de la Revolución cubana se manifestaron a favor de este principio: “Dentro de la revolución todo, fuera de ella, nada”.

Por lo general, los intelectuales resistieron o reaccionaron contra los preceptos stalinistas del “realismo socialista” y adhirieron a corrientes estéticas y de pensamiento de Europa occidental, especialmente de Francia y del existencialismo de postguerra. Incluso Ernesto Guevara (que paralelamente criticó la burocratización del bloque socialista) tomará una posición a favor de la libertad de la creación artística.

Sin embargo, al separar la ética de la estética, nuestra cultura alienó y privatizó el referente trascendente a uno: la ética. Es decir, hizo de la estética el mundo de la forma y lo superfluo, de la belleza descarnada, de lo prescindible, del lujo. El arte alienado se vanaglorió de “la intrascendencia del arte” . El arte comprometido, por el contrario, realizó la conmovedora experiencia de la reunificación. El compromiso personal ha creado lo que llamamos aquí una “estética de la ética”. Es en ese sentido que nos referimos cuando hablamos de “arte comprometido”.
El descubrimiento del yo en los ensayistas del siglo XVI (hombres y mujeres sin título de nobleza y por lo general conversos o bastardos) se acentúa en el romanticismo del siglo XIX. Quizás haya una línea histórica que une a los románticos de ese siglo con los existencialistas de la segunda posguerra y los rebeldes de los años sesenta que protagonizan la primavera del 68. En los tres casos se trata de la rebelión del individuo, pero en los dos últimos es un individuo que se va descubriendo al descubrir la sociedad. Al redescubrir el yo, el humanismo descubre el otro. No es casualidad que la literatura del siglo XX -y en particular la poesía- repita el mismo proceso en cada individuo: del romántico alienado al revolucionario social, del yo al otro, de la conciencia individual, solitaria y desolada, a la conciencia social, colectiva, siempre amenazada por la propaganda; de la angustia metafísica del existencialismo a la alegría de la aventura colectiva. En “Hablan los exquisitos”, Dalton expresa la conciencia de del revolucionario que aspira al hombre nuevo a través de una nueva sociedad, después del sacrificio del revolucionario que ha alcanzado la conciencia pero no la liberación de la moral anterior:
Generación Comprometida

Para Sartre, la literatura es solo una excusa para el compromiso político; para Levinas, por el contrario, el arte es la prueba de que no existe una verdad única.
La Generación Comprometida fue una generación literaria surgida en El Salvador durante la década de 1950. La denominación de "comprometida" fue acuñada por el poeta Italo López Vallecillos, influenciado por el pensamiento sartreano. Tuvo dos etapas: la primera, con el núcleo fundacional compuesto por el propio López Vallecillos, Irma Lanzas, Waldo Chávez Velasco, Álvaro Menen Desleal, Eugenio Martínez Orantes y otros. La segunda, con el surgimiento en 1956 del Círculo Literario Universitario, fundado en la Facultad de Derecho de la Universidad de El Salvador. El Círculo integró a los poetas Roque Dalton, Roberto Armijo, José Roberto Cea, Manlio Argueta y Tirso Canales. Armijo, Cea, Argueta, Canales y el poeta Alfonso Kijadurías dirigieron, durante la década de los 60 hasta 1979 la revista cultural titulada La Pájara Pinta.

La Generación Comprometida influyó sobre las promociones literarias posteriores, tanto por su deseo de ahondar en la realidad salvadoreña, como por su búsqueda de renovación estética, que tuvo las más heterogéneas concreciones: desde la ciencia ficción y el teatro del absurdo de Álvaro Menéndez Leal, pasando por la renovación poética de Roque Dalton, hasta el indigenismo y tono popular de José Roberto Cea.

Miembros de la Generación Comprometida:

  • Álvaro Menéndez Leal (también conocido como Menen Desleal)

  • Oswaldo Escobar Velado

  • Italo López Vallecillos

  • Waldo Chávez Velasco

  • Irma Lanzas

  • Eugenio Martínez Orantes

  • Ricardo Bogrand

  • Armando López Muñoz

  • Mercedes Durand

  • Roque Dalton

  • Manlio Argueta

  • José Roberto Cea

  • Roberto Armijo

  • Tirso Canales


BIOGRAFÍA DE ROQUE DALTON
Roque Dalton García (14 de mayo de 1935 - 10 de mayo de 1975) fue un poeta y revolucionario de El Salvador.

Hijo del inmigrante estadounidense Winall Dalton y de la enfermera salvadoreña María García, Roque Dalton fue educado con los jesuitas en el Colegio Externado de San José. En 1957, con otros estudiantes salvadoreños, visitó la URSS para participar en un festival internacional de jóvenes. Durante el mismo conoció al revolucionario nicaragüense Carlos Fonseca, fundador del FSLN, al poeta argentino Juan Gelman y al poeta turco Nazim Hikmet.

Viajó a Santiago de Chile para estudiar Derecho, aunque volvió a San Salvador a continuar sus estudios. Perteneció al Círculo Literario Universitario (1956), junto a Manlio Argueta, Roberto Armijo, José Roberto Cea y Tirso Canales. Dalton es una de las voces más influyentes de la Generación Comprometida, que hizo suya la frase del guatemalteco Miguel Ángel Asturias: "El poeta es una conducta moral".

Roque Dalton recorrió el mundo a partir de la sentencia de muerte no oficial en su contra dictada por los gobiernos militares de su época, cuando logra escapar de la cárcel de Cojutepeque, la cual resultó dañada por el terremoto de 1961, viviendo luego en México, Checoslovaquia y en Cuba.

Roque Dalton tiene en su honor haber escrito por primera vez en el país sobre la conformación social y económica que describía con cruda realidad la situación sin dejar escondido nada y sin ser amable con los culpables de la situación.

Obras importantes: La ventana en el rostro (1962), El turno del ofendido (México, 1964), Miguel Mármol (Costa Rica, 1972?), Pobrecito poeta que era yo... (Costa Rica, 1975), Monografia sobre El Salvador (La Habana, ??), Taberna y otros lugares (Premio Casa de las Américas 1969), Poemas clandestinos (El Salvador, 1975), Historias prohibidas del pulgarcito (México, 1975), Un libro rojo para Lenin (póstumo; Managua, 198?).

Es el creador de la pieza poética Poema de amor, donde narra en forma amena la historia de los salvadoreños, en todo tiempo y lugar, que ha sido convertido en el himno nacional verdadero para las mayorías, sobre todo las que se encuentran fuera de El Salvador.

Sus textos continúan vigentes después de haber casi 40 años de haber sido escritos y publicados de forma clandestina, en El Salvador durante los años sesenta y setenta.

Roque fue asesinado por sus propios compañeros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la guerrilla a la cual pertenecía en ese momento, junto con el obrero Armando Arteaga, "Pancho", bajo la acusación de ser agente de la Central de Inteligencia de EEUU , en una casa del barrio de Santa Anita, en San Salvador. También fue acusado de trabajar para la inteligencia cubana, quizá uno de los "agravantes" para su asesinato. Las acusaciones fueron desmentidas después. El ERP era liderado entre otros por Joaquin Villalobos, quien formó posteriormente parte de la comandancia general del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de El Salvador (FMLN), siendo en tal calidad, firmante de los acuerdos de paz en 1992.

Luego de la firma de los acuerdos de paz en 1992, sus escritos han sido difundidos de manera legal y forman parte del contenido programático oficial de algunos niveles de educación media. En 2005 apareció el primer volumen de su Poesía completa, bajo el sello editorial de la estatal Dirección de Publicaciones de CONCULTURA, labor que fue dirigida por el ensayista salvadoreño Rafael Lara Martínez. El libro tiene un prólogo del especialista daltoniano Luis Melgar Brizuela.

La novela Pobrecito poeta que era yo, publicada un año después de su muerte, por la editorial EDUCA, dirigida por Ítalo López Vallecillos, es un vistazo a su generación literaria (la Generación Comprometida). En ella, toman la voz distintos personajes (Álvaro, un trasunto de Álvaro Menéndez Leal; Arturo, que recuerda al dramaturgo Roberto Arturo Menéndez; Roberto, que es un tanto Roque Dalton y un tanto Roberto Armijo). En conjunto, es una novela en la que se intercalan diarios personales, los recuerdos de la captura y fuga de la cárcel de Cojutepeque, el clima intelectual de El Salvador en 1956, junto a los grandes temas de Dalton: El país, la política, el compromiso del escritor. El capítulo titulado "El party" es un derroche de sentido del humor. Puede leerse como una "Bildungsroman" de la Generación Comprometida.

Veintisiete años después de su asesinato, en 2002, el poeta salvadoreño Luis Alvarenga publicó la primera biografía de este autor, bajo el título El ciervo perseguido. En 2006, el especialista en Roque Dalton, Luis Melgar Brizuela, defendió, en el Colegio de México, una extensa tesis doctoral sobre el autor del Poema de amor.

LA LITERATURA COMPROMETIDAcarlos sandoval
(Una historia reveladora sobre los orígenes de la Generación Comprometida) Por Carlos Sandoval
Comentando En los paliques del Café Izalco nunca se habló ni de manifiestos literarios, ni de doctrinas estéticas, ni de generaciones comprometidas
Por un capricho de la vida, por un absurdo de la historia, surgió en El Salvador por el año de 1956 la mal llamada "Generación comprometida". Como tengo alguna responsabilidad en su gestación, creo conveniente relatar, una vez más, las circunstancias que determinaron su nacimiento. Pues se trata de uno de los tantos mitos que irrumpen en nuestra cultura.

Cuando regresé de México en 1956, tras cursar estudios de filosofía y derecho en la UNAM, traje varias cajas de cartón repletas de libros, y entre estos venía ¿Qué es la literatura?, de Jean Paul Sartre. En un cuarto situado sobre la Calle Concepción, cerca de la llamada Esquina de la Muerte, le comenté a Ítalo López Vallecillos sobre el impacto que había causado dicho libro en el mundo literario. En el expone su autor, desdoblado en tres preguntas ¿Qué es escribir? ¿Por qué escribir? y ¿Para quién se escribe?, la doctrina de la literatura comprometida. La lectura se circunscribió, única y exclusivamente, a la Presentación en donde Sartre enuncia las siguientes tesis: el escritor vive en situación y, por consiguiente, es responsable de su tiempo y la literatura comprometida debe volver a ser lo que nunca debió dejar de ser: una función social.

Cuál fue mi sorpresa cuando meses después apareció en la revista Hoja, un artículo de Ítalo López Vallecillos titulado: "La generación comprometida", de clara tónica sartreana. Como la revista era de escasa circulación --unos 200 ejemplares-- es posible que dicho artículo no hubiera trascendido. Pero quiso la casualidad que Juan Felipe Toruño informara en su libro Desarrollo Literario de El Salvador (1957), sobre el nacimiento de la "nueva generación literaria". Esto fue suficiente para que trascendiera a la historia de la literatura nacional.

En la revista Hoja --de efímera vida-- colaboraban, entre muchos otros, René Arteaga, Eugenio Martínez Orantes, Roque Dalton, Álvaro Menéndez Leal, José Enrique Silva, Camilo Minero, Ricardo Bogrand, Ítalo López Vallecillos y quien esto escribe. Las reuniones las efectuábamos en el Café Izalco, pero no para hablar de literatura, sino para comentar los sucesos cotidianos entre la espuma de cerveza cruda y el humo de los cigarrillos "Embajadores". Nunca faltaba en esa reunión el cuentista y novelista colombiano Manuel Mejía Vallejo. El mantuvo la columna literaria CONTRAPUNTO en El Diario de Hoy, bajo el pseudónimo de Naután. Lamentablemente cuando llegué a Bogota hace un año, me enteré de su fallecimiento en Medellín. En los paliques del Café Izalco nunca se habló ni de manifiestos literarios, ni de doctrinas estéticas, ni de generaciones comprometidas.

Ítalo, Roque y yo trabajábamos por esa época en el diario El Independiente de Jorge Pinto. Roque como columnista bajo el pseudónimo de Sukarno, Italo como gerente y yo como editorialista. Pero el diario quebró e Ítalo se fue a la UES como director de la Dirección de Publicaciones, en donde ya existía el Círculo Literario Universitario, integrado por Roque, Argueta y Cea. Posteriormente estos dos últimos se apropiaron del nombre "Generación comprometida", gracias al espaldarazo que le había dado Toruño. Pero sus miembros nunca conocieron ni la filosofía de Sartre ni su obra literaria, como lo reconocería Roque en su novela Pobrecito poeta que era yo. "Ni siquiera hemos leído El Muro", confiesa.

En verdad, el ícono de los "comprometidos" era el Neruda de "España en el corazón" (1936) y la doctrina del realismo socialista, una estética fundada por Zhdánov en 1934, en donde los poetas debían cantarle al trabajo, a la fábrica, al koljós y al comunismo. Lo demás era arte burgués.


MUESTRAS LITARARIAS

LA GENERACIÓN DEL 44

“Patria exacta”

Oswaldo Escobar Velado.

Esta es mi Patria:

un montón de hombres; millones

de hombres; un panal de hombres

que no saben siquiera

de dónde viene el semen

de sus vidas

inmensamente amargas.

Esta es mi Patria:

un río de dolor que va en camisa

y un puño de ladrones

asaltando en pleno día

la sangre de los pobres.

Cada gerente de las Compañías

es un pirata a sueldo; cada

Ministro del Gobierno democrático

un demagogo

que hace discursos y que el pueblo

apenas los entiende.

Ayer oí decir a uno de los técnicos

expertos en cuestiones

económicas, que todo

marcha bien; que las divisas

en oro de la patria

iluminan las noches

de Washington; que nuestro crédito

es maravilloso; que la balanza

comercial es favorable; que el precio

del café se mantendrá

como un águila ascendiendo y que somos

un pueblo feliz que vive y canta.

Así marcha la mentira entre nosotros.

Así las actitudes de los irresponsables.

Y así el mundo ficticio donde cantan

como canarios tísicos,

tres o cuatro poetas,

empleados del Gobierno.

Digan, griten, poetas del alpiste,

digan la verdad que nos asedia.

Digan que somos un pueblo desnutrido.

Que la leche y la carne se la reparten

entre ustedes

después que se han hartado

los dirigentes de la cosa pública.

Digan que el rábano no llega

hasta la mesa de los pobres; que diariamente

mueren cientos sin asistencia médica

y que hay mujeres que dejan

la uva de su vientre a plena flor de calle.

Digan que somos lo que somos:

un pueblo doloroso, un pueblo analfabeto

desnutrido y sin embargo fuerte

porque otro pueblo ya se habría muerto.

Digan que somos, eso sí, un pueblo excepcional

que ama la libertad muy a pesar del hambre

en que agoniza.

Y a esto amigo se le llama Patria

y se le canta un himno

y hablamos de ella como cosa suave,

como dulce tierra

a la que hay que entregar el corazón hasta la muerte.

Allá en el resto de la Patria, un gran dolor

nocturno: allá y yo con ellos, están los explotados.

Los que nada tenemos como no sea un grito

universal y alto para espantar la noche.

Allá las mesas de pino; las paredes

húmedas; las pestañas de los tristes candiles;

las orillas de un marco de retrato

apolillado; los porrones

donde el agua canta; la cómoda

donde se guardan las boletas

de empeño; las desesperadas

camisas; el escaso pan junto a los lunes

huérfanos de horizontes; el correr

de los amargos días; las casas

donde el desahucio llega y los muebles

se quedan en la calle

mientras los niños y las madres lloran.

Allá en todo esto, junto a todo esto,

como brasa mi corazón

denuncia el apretado mundo,

la desolada habitación del hombre que sostiene

el humo de las fábricas. esta es la realidad.

Esta es mi Patria; 14 explotadores

y millones que mueren sin sangre en las entrañas.

Esta es la realidad.

¡Yo no la callo aunque me cueste el alma”.

LA GENERACIÓN COMPROMETIDA

LOS POLICÍAS Y LOS GUARDIAS

(Roque Dalton)

Siempre vieron al pueblo
como un monton de espaldas que corrían para allá
como un campo para dejar caer con odio los garrotes.

Siempre vieron al pueblo como el ojo de afinar la puntería
y entre el pueblo y el ojo
la mira de la pistola o el fusil.

(Un día ellos también fueron pueblo
pero con la excusa del hambre y del desempleo
aceptaron un arma
un garrote y un sueldo mensual
para defender a los hambreados y a los desempleadores.)
Siempre vieron al pueblo aguantando
sudando
vociferando
levantando carteles
levantando puños
y cuando más diciéndoles:
“Chuchos hijos de puta el día les va a llegar”.
(Y cada día que pasaba
ellos creían que habían hecho el gran negocio
al traicionar al pueblo del que nacieron:
“El pueblo es un montón de débiles y pendejos —pensaban—
qué bien hicimos al pasarnos del lado de los vivos y de los fuertes”.)

MIENTRAS ME LLEVAN ESPOSADO

(Ítalo López Vallecillos)

I

Vino un hombre

y me llevó del brazo,

a la fuerza,

esposado.

Me enseñó una tarjeta,

un revólver

y su alma.

Me enseñó sus ojos

y me pidió disculpas.

Dijo que cumplía órdenes.

Me habló de su mujer

y sus pequeños hijos.

En medio de la pena

pronunció estas palabras:

perdone, se tiene que vivir.

Vi las últimas llamas de la tarde

y me metí en la noche,

con miedo.

II

Es fría la cárcel. Y dura

y cruel. Y pesa como una lágrima.

Surgen en ella de súbito los caminos,

los besos inconclusos,

la noche y el silencio.

Todo se agolpa en la memoria:

los geranios,

la madre, la esposa,

la lluvia,

los espejos, las corbatas,

los hijos a la puerta de la casa.

Todo se viene de golpe

a la memoria. Y hace falta

una caricia,

una almohada,

una palabra sencilla,

un poco de amor.

Una navaja

diminuta con que cortar

poco a poco los sentidos.

Esto es: no ser el ser que somos,

sino su potencia y su acción,

su llama y su protesta. Ser pájaro,

nube,

sueño, proyecto,

semilla y árbol.

III

La cárcel duele en el alma:

tiene como ella rincones dolorosos;

paredes manchadas,

sucias invocaciones.

En lo más alto y en lo más bajo

de su miseria,

cuando la ve se ha extraviado

y la paz se nos niega,

y el pan no tiene esa delicada presencia

del trigo y de los ángeles,

cuando volvemos a ser lo que hubimos deseado

ser siempre,

entonces, la cárcel se abre,

se rompen sus ataduras,

y ya no estamos solos, sino alegres

y puros, y claros, y abiertos.

IV

Uno tiene que encontrar su destino.

En alguna parte,

en algún mes,

en alguna noche,

en alguna palabra uno tiene que encontrar

su destino.

Yo hallé el mío,

el que me hace feliz, el que me hace bueno,

el que me quita de un golpe

todas las esquivaciones;

el que me aclara y declara,

el dulce, duro, claro y oscuro

destino.

Ahora lo sé. Lo siento mientras

escribo este poema

y dejo atrás la cárcel. Y dejo atrás

la lluvia,

y la Patria, y la noche,

que también se quedan atrás

mientras me llevan esposado,

amarrado, digo,

a cumplir mi amargo y universal

destino.

Lenguaje y Literatura Prof. Francisco A. Martínez

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconMaterial para imprimir y pegar para 4º “B” y para 4º “A” resaltar en su material ya impreso

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconContenidos a desarrollar en la Guía de Aprendizaje (cmo)

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconGUÍa de trabajo número 2 para cuartos medios a, B, d y e

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconGuia para elaborar propuesta de investigaciòn y trabajo final – 2013

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconDesarrollar la siguiente guía de estudio y entregar una clase antes de la evaluación parcial

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconHada luz garcía méndez, jenny paola garcía méndez, tania marinella...

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconColegio de la salle: guía de aprendizaje

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconBasta ya García financiado en su campaña por narcotráfico del Castillo...

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconColegio evangélico centroamericano guía de laboratorio -química-Física

Colegio garcía flamenco material para desarrollar la guía de trabajo iconMaterial de trabajo en clase a utilizar en la semana del






© 2015
contactos
ley.exam-10.com