Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis






descargar 0.58 Mb.
títuloSe ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis
página6/15
fecha de publicación16.03.2016
tamaño0.58 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Laísmo: utilización de la / las para el CI: La dije que viniera, La dije que esperara. Se considera una incorrección sintáctica.
Loísmo: Es mucho menos frecuente y claramente vulgar. Consiste en la utilización de lo / los para el CI: Lo entregué la carta a Luis, Los dije que no se movieran de aquí.

Formas de tratamiento

Se llaman formas de tratamiento las variantes pronominales que se eligen para dirigirse a alguien en función de la relación social que existe entre el emisor y el receptor (tú, usted, vos, os, le, te, etc.). Se incluyen también entre ellas los grupos nominales usados para dirigirse a algún destinatario, tanto como constituyen fórmulas genéricas del trato cortés (don Francisco, señor Martínez) como cuando se eligen en función de la posición del destinatario de alguna jerarquía (Su Majestad, Vuestra Ilustrísima, Su Señoría, Su Eminencia, Su Santidad).

En el uso de los tratamientos intervienen circunstancias sociales y situacionales de tipo diverso que pueden variar dependiendo de áreas geográficas y comunidades particulares. Los factores que condicionan su elección se pueden agrupar en torno a dos polos que podrían denominarse trato de confianza o de familiaridad y trato de respeto.

Los demostrativos

Los demostrativos son determinantes, pronombres o adverbios que identifican a algo o alguien por la distancia a la que se encuentra en relación con el hablante o el oyente. Así, con la expresión “este caballo”, el hablante se refiere a algún ejemplar de este animal que está situado más cerca de él que los designados, en el mismo contexto, con “ese caballo” o “aquel caballo”. Los demostrativos constituyen los representantes más característicos del paradigma de las categorías deícticas.
La deixis

La deixis es la propiedad que poseen muchas expresiones gramaticales para expresar significados que dependen de la posición que ocupen en el espacio o en el tiempo el hablante y el oyente. Los determinantes y los pronombres no evocan noción o concepto de, sino que aportan otros significados gramaticales como “persona, posesión, proximidad, etc.”. Por otra parte, su referencia es cambiable, variable: por ejemplo, el posesivo “mi” no se refiere siempre a la misma persona, sino que depende de quién esté hablando.

La deixis puede ser ostensiva cuando se obtiene por simple demostración, es decir, por la presencia física de lo que se señala en el contexto extralingüístico, unas veces con acompañamiento de gesto, como en “Me gusta ese queque”, le dijo señalando un pastel que estaba en la ventana; pero en muchas sin él, como por ejemplo “Me gusta lo que está a mi derecha”. Los elementos deícticos, en especial los demostrativos, pueden identificar su referente en el discurso inmediato: anafórica, cuando un demostrativo apunta a un elemento situado antes en el discurso, al que se denomina antecedente: “No explicó nada a su compañero. Este, por su parte, tampoco le habló, ni trató de disuadirlo o detenerlo”. Catafórica, cuando anticipa un consecuente situado tras él: “No hablaron un largo rato y luego, el hombre dijo esto: ¡No sé si usted me entiende y ni me importa!”. A veces se habla de deixis textual cuando se hace referencia al texto mismo concebido como un espacio físico, como en “El lector verá cuán cerca está ese pensamiento del de San Agustín, citado más arriba”.

Presentan deixis personal los elementos que se refieren a los participantes en el acto de la enunciación, en concreto, los pronombres personales, los posesivos y la flexión verbal de persona. La deixis personal se organiza en función de una distinción tripartita: la primera persona hace referencia al hablante, la segunda persona caracteriza al oyente, mientras que la tercera persona alude a las personas o cosas distintas de uno y otro. Por ejemplo, él / ella / ello señalan a cualquier persona o cosa que no sea el hablante o el oyente; mío /tuyo / suyo señalan lo que pertenece al hablante, al oyente o a otra persona o cosa distinta.

La deixis temporal permite localizar – directa o indirectamente – los acontecimientos en relación con el momento en que se habla. Se manifiesta, por ejemplo, en los morfemas temporales del verbo, de modo que llegaste en llegaste tarde indica que la acción de llegar tuvo lugar antes del momento de la enunciación. La deixis de tiempo se organiza sobre el eje “presente – pasado – futuro” y afecta también a los adverbios como entonces, hoy; a los adjetivos como pasado (el verano pasado), reciente (los sucesos recientes), entrante, nuevo, presente, moderno, actual, último, anterior, posterior y contemporáneo, entre otros. También abarca las expresiones referenciales construidas con los nombres de los días de la semana y de los meses del año: El lunes voy a llegar tarde, designa el lunes siguiente al día en que se pronuncian estas palabras.

La deixis locativa es la propia de los demostrativos (este, ahí, allá, etc.), pero pueden manifestarla del mismo modo ciertos adjetivos con valor espacial (norteño, occidental, oriental, superior, inferior, etc.) y también algunos adverbios, locuciones adverbiales y grupos preposicionales: adelante, a la izquierda, un poco más arriba, etc.

La deixis cuantitativa es la que presenta el cuantificador tanto en ejemplos como “No quiero tanto, por favor”; o en casos como “A ella le gustaba mucho el tomate, pero a mí no tanto”. Finalmente, la deixis de modo o manera es propia del adverbio así, que se puede parafrasear con un demostrativo: “de este modo”.
Formas de los demostrativos

Los demostrativos son palabras tónicas. Sus formas actuales se exponen a continuación:

1.- Demostrativos con flexión

Masculino singular

Femenino singular

Neutro

Masculino plural

Femenino plural

este

esta

esto

estos

estas

ese

esa

eso

esos

esas

aquel

aquella

aquello

aquellos

aquellas

tanto

tanta

tanto

tantos

tantas

tan

tal

tal

tales

tales


2.- Demostrativos sin flexión: aquí, ahí, allí, acá, allá; así; ahora, entonces, ayer, hoy, mañana; tanto (tan).
Los demostrativos sin flexión son adverbios de tiempo (entonces, hoy, ayer, mañana), de lugar (aquí, ahí, allí, acá, allá) o de modo o manera (así). El adverbio tanto (“No sabía que fumaras tanto”) puede denotar tiempo o intensidad y coincide con “mucho”. Presenta la variante apocopada “tan” ante adjetivos y adverbios (tan feliz, tan mal).

En el caso de los demostrativos con flexión, “esto, eso y aquello; tanto y tal” son pronombres y carecen de plural. Los demás, cuando acompañan a un sustantivo, como en “este libro, esa mesa, aquella ventana”, son determinantes, puesto que convierten al sustantivo en una expresión referencial y lo habilitan para funcionar como sujeto. En otros casos, como en “Ya llegó aquella” se dice que son pronombres, aunque hoy se discute si eso es cierto: se maneja la posibilidad de que en medio haya un núcleo tácito. Por ejemplo: “No quiero cualquier bicicleta: quiero esa”, se puede decir que esa es un pronombre o se trata, por el contrario, de un determinante que incide sobre un elemento nulo o tácito que se recupera en el contexto (“bicicleta”).
Los posesivos

Se llaman posesivos los determinantes y adjetivos que expresan posesión o pertenencia, como “mi, tu, su, mío, tuyo, suyo”. Estas expresiones equivalen con frecuencia a grupos preposicionales introducidos por la preposición “de”. Pueden, además, coordinarse con ellos (tuyos o de él) o sustituirlos: El perrito era de mi hija = El perrito era suyo. Los posesivos comparten con los pronombres personales el rasgo de persona; de hecho, la forma equivalente a mí o a mío es el genitivo de yo. También se parecen a los pronombres personales en su carácter deíctico. Así, los posesivos mi y mío hacen referencia al que habla; tu, tuyo y, en el trato de cortesía, su, suyo, se refieren a personas, animales o cosas distintas del hablante y del oyente. Igualmente de forma paralela a como sucede con los pronombres personales, los posesivos pueden ser argumentos, en este caso del sustantivo al que modifican. En efecto, tanto el complemento subrayado en el grupo nominal “la construcción de la casa”, como el posesivo “su” en “su construcción” denotan aquello que es construido. Las coincidencias con los pronombres han llevado a veces a asimilarlos con esta clase gramatical.
Clasificación de los posesivos

Criterios que permiten su clasificación gramatical

Posición en el grupo nominal: Las formas pueden ser prenominales o posnominales. Las formas prenominales monosilábicas (mi, tu, su y sus plurales), siempre átonas, son variantes apocopadas de las posnominales plenas (mío, tuyo, suyo y sus variantes de género y número). Las formas bisilábicas nuestro, nuestra, vuestro, vuestra y sus plurales pueden aparecer en posición prenominal y, en tal caso, átonas (nuestro hijo), o bien en posición posnominal, en la que son tónicas: el hijo nuestro. El relativo posesivo cuyo, siempre aparece antepuesto y átono.
Persona designada: Los posesivos poseen rasgos de persona, que coinciden con las del poseedor al que se refieren. Así, pueden clasificarse en posesivos de primera (mi, mío, nuestro…), segunda (tu, tuyo, vuestro….) y tercera persona (su, suyo, cuyo…). Las formas su o suyo (y sus variantes) pertenecen al paradigma de la tercera persona, pero también al de la segunda del discurso cuando corresponden a usted, ustedes: con el permiso de usted = con su permiso.

Género: Los posesivos concuerdan en género y número con el sustantivo que designa la cosa poseída, en lugar de hacerlo con el nombre que designa el poseedor: nuestro trabajo, sus deseos, esta amiga tuya. Todos los posesivos posnominales presentan variación de género y número. Los prenominales mi, tu, su y sus plurales no poseen rasgos exclusivos de género, por lo que son compatibles con sustantivos masculinos o femeninos: mis libros, mi casa, tu trabajo, tus obras, su domicilio, sus actitudes. Los demás posesivos prenominales presentan variación de género: nuestro / nuestra; vuestro / vuestra; cuyo / cuya.
Número morfológico: Los posesivos manifiestan dos tipos de información numérica. La primera es el número morfológico: todos presentan una variante singular y otra plural, en concordancia con el sustantivo al que acompañan. La segunda es el número de poseedores.
Número de poseedores: Los posesivos manifiestan su capacidad léxica de hacer referencia a un solo poseedor o a varios. Designan un solo poseedor mi y mío, tu y tuyo y sus variantes; se refieren a varios poseedores nuestro y vuestro y sus variantes. No distinguen el número de poseedores su, suyo y cuyo (en todos los casos, con sus variantes flexivas).
En el siguiente cuadro, se resumen los rasgos gramaticales de los posesivos. Cabe precisar en primer lugar, que la segunda persona de los pronombres su, sus, suyo, suya, suyos, suyas corresponde aquí solo a la variante de respeto (usted, ustedes), por tanto a la segunda persona del discurso. En segundo lugar, nuestro y sus variantes pueden referirse a un poseedor en la interpretación de plural mayestático y de modestia.


Posesivo

Prenominal

Posnominal

Persona

Género

Número morfológico

Número de poseedores

mi



No

1era

Masculino, femenino

Singular

Uno

mío

No



1era

Masculino

Singular

Uno

mía

No



1era

Femenino

Singular

Uno

mis



No

1era

Masculino, femenino

Plural

Uno

míos

No



1era

Masculino

Plural

Uno

mías

No



1era

Femenino

Plural

Uno

nuestro





1era

Masculino

Singular

Varios

nuestra





1era

Femenino

Singular

Varios

nuestros





1era

Masculino

Plural

Varios

nuestras





1era

Femenino

Plural

Varios

tu



No

2da

Masculino, femenino

Singular

Uno

tuyo

No



2da

Masculino

Singular

Uno

tuya

No



2da

Femenino

Singular

Uno

tus



No

2da

Masculino, Femenino

Plural

Uno

tuyos

No



2da

Masculino

Plural

Uno

tuyas

No



2da

Femenino

Plural

Uno

vuestro





2da

Masculino

Singular

Varios

vuestra





2da

Femenino

Singular

Varios

vuestros





2da

Masculino

Plural

Varios

vuestras





2da

Femenino

Plural

Varios

su



No

2da, 3era

Masculino, femenino

Singular

Uno o varios

suyo

No



2da, 3era

Masculino

Singular

Uno o varios

suya

No



2da, 3era

Femenino

Singular

Uno o varios

sus



No

2da, 3era

Masculino, femenino

Plural

Uno o varios

suyos

No



2da, 3era

Masculino

Plural

Uno o varios

suyas

No



2da, 3era

Femenino

Plural

Uno o varios

cuyo



No

3era

Masculino

Singular

Uno o varios

cuya



No

3era

Femenino

Singular

Uno o varios

cuyos



No

3era

Masculino

Plural

Uno o varios

cuyas



No

3era

Femenino

Plural

Uno o varios

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconPalabras y conceptos. Completa las frases con las palabras y conceptos...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconRama de la biología que se ocupa del estudio de los microorganismos,...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEn el caso que nos ocupa, ofrecer un trato igual en el cementerio...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconPsicología Evolutiva se ocupa de los procesos de cambio psicológico...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEs la ciencia que se ocupa de establecer relaciones de parentesco...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la materia

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la Tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la Tierra






© 2015
contactos
ley.exam-10.com