Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis






descargar 0.58 Mb.
títuloSe ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis
página5/15
fecha de publicación16.03.2016
tamaño0.58 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

El pronombre personal

Los pronombres personales se denominan así porque presentan rasgos gramaticales de persona. Esta propiedad es solo compartida en el sistema pronominal del español, por los posesivos, considerados con frecuencia una variante de los pronombres personales. Los rasgos de persona se manifiestan también en la flexión verbal, lo que repercute en la concordancia. Los pronombres personales se caracterizan asimismo por designar a los participantes en el discurso, lo que los convierte en categorías deícticas: yo es la forma de primera persona y se refiere al hablante; es la forma de segunda persona y se refiere al oyente; no son, por lo tanto, sustitutos de ningún nombre, sino que se refieren directamente a los participantes en la comunicación. Las formas de tercera persona designan todo aquello que no es el hablante ni el oyente. Estas formas de tercera persona pueden tener un significado deíctico, si se refieren directamente a un elemento presente en la situación comunicativa (Ha sido él quien me ha pegado = la persona a quien se refiere él está presente junto al emisor y al receptor), o anafórico (No se lo digas todavía a Laura; a ella le gustan las sorpresas = ella se refiere a una persona ausente, pero a la que se acaba de hacer referencia inmediatamente antes).

Solamente tienen función de núcleo del grupo nominal: no pueden aparecer en función de modificador de un sustantivo. Como núcleos del grupo nominal pueden ser modificados por complementos, pero solo de tipo explicativo (Ella, que no tiene pelos en la lengua, se lo dijo en su cara), no por complementos especificativos. Tampoco pueden llevar determinantes, ya que por sí mismos son determinados: La ella.
Formas de los pronombres personales

Persona gramatical
Caso

Primera persona

Segunda persona

Tercera persona



Nominativo o recto

Singular

Yo: Yo no lo sabía

Tú: Tú no estabas allí

Vos: Vos tenés la culpa

Él: Él no ha venido todavía

Ella: Ella está aquí hace rato

Ello: Si ello fuera cierto…

Plural

Nosotros: Nosotros llegamos antes

Nosotras: Nosotras estábamos allí

Vosotros: Vosotros siempre tenéis razón

Vosotras: Vosotras iréis juntas

Ellos: Ellos son así

Ellas: Ellas son diferentes


Acusativo

Singular

Me: No me entienden

Te: Te querré siempre

Lo: Eso no lo necesita

La: Trae la carpeta y dámela

Se: Aquel hombre se veía perdido

Plural

Nos: Nos colocaron separados

Os: Os ayudaremos

Los: A esos ni los nombres

Las: Esas notas ya las he leído

Se: Ambos se miraron



Dativo

Singular

Me: Me duelen las muelas

Te: Te contaré un cuento

Le: Le presté mi bicicleta

Se: Se lo conté todo a mi amigo

Plural

Nos: Nos van a arreglar la casa

Os: Os daremos trabajo

Les: Les ofrezco mi casa

Se: Se la suelo ofrecer a mis parientes



Preposicional u oblicuo

Singular

Mí: No te olvides de mí

Conmigo: Vendrás conmigo

Ti: Lo compré para ti

Vos: Quiero hablar con vos

Contigo: Iré contigo

Él: Confiaba en él

Ella: Corrió feliz hacia ella

Ello: Pensaré en ello

Sí: Piensa demasiado en sí mismo

Consigo: Lleva los papeles consigo

Plural

Nosotros: Vivió entre nosotros

Nosotras: No te vayas sin nosotras

Vosotros: Esperaremos por vosotros

Vosotras: No me iré sin vosotras

Ellos: La cometa planeaba ondulante sobre ellos

Ellas: Caminaba tras ellas

Sí: No dan más de sí

Consigo: Algunos hablan consigo mismos


Las columnas de este cuadro representan la persona gramatical. Las filas representan, en cambio, las variantes de los pronombres que se establecen en función del caso, es decir, de la forma en que se reflejan en su morfología las funciones sintácticas que desempeñan.

De entre todas estas formas es posible distinguir las átonas, que corresponde a las funciones de acusativo y dativo (CD – CI), de las restantes, que son tónicas. Las formas átonas carecen de acento prosódico y, por tanto, se apoyan para su pronunciación en la forma verbal. Consecuencia de este carácter átona es el hecho de que, cuando van pospuestas al verbo, forman con él una sola palabra gráfica. Se dice entonces que el pronombre está enclítico. Esto sucede con los verbos en imperativo o en forma no personal (dímelo, decírselo, diciéndote). Con las demás formas verbales van antepuestos y formando una palabra independiente del verbo. Se habla entonces de uso proclítico del pronombre: me lo dijo, se ha marchado.

Para la segunda persona se utilizan, también, tanto en función de nominativo (sujeto) como de preposicional u oblicuo, los pronombres de respeto o cortesía usted, ustedes, caracterizados porque, aunque se dirigen a esa segunda persona, mantienen concordancia con el verbo en tercera persona: ¿Ustedes son de aquí?
Persona, caso, género, número y tonicidad

Persona gramatical: alude a las personas del discurso, en el sentido de los participantes del acto verbal: el que habla (primera persona), aquel a quien se habla (segunda persona) y aquel o aquello de lo que se habla (tercera persona). Y también alude a la persona gramatical de los rasgos de la flexión verbal: yo cant – o, ellas bail – an; el pronombre usted presenta una divergencia en este sentido: designa al interlocutor, corresponde a la segunda persona del discurso, pero concuerda en tercera persona con la flexión verbal (Usted lo sabe).

El caso gramatical: las formas de nominativo pueden ejercer la función de sujeto (Yo tengo mucho que decir). Las formas de dativo funcionan como complementos indirectos y las del acusativo, como complementos directos. El pronombre lo (pero no la, los, las) puede también ser atributo: Fue una persona influyente, pero ya no lo es. Los pronombres con caso oblicuo solo pueden aparecer precedidos de preposición, como en de mí, sin ti, para sí. Las formas conmigo, contigo, consigo llevan preposición incorporada.

En cuanto al género, tienen formas distintas para el masculino y femenino: nosotros, nosotras /vosotros, vosotras/ él, ella/ ellos, ellas/lo, los, la, las. Solo el pronombre ello muestra una forma específica para el neutro. Los pronombres yo, tú, vos, usted, ustedes, me, te, se, nos, os, les mi, ti, conmigo, contigo, pueden ser masculinos o femeninos, pero ello solo se manifiesta en la concordancia: Tú sola, Te engañas a ti misma, Dichoso de mí, ¿Está usted loca? Los pronombres le, se, sí, consigo, también invariables en su forma, pueden tener antecedentes masculinos y femeninos, como los anteriores, pero también neutros: A eso no le doy yo ninguna importancia.

Respecto al número gramatical algunos pronombres presentan siempre número singular (yo, me, mí, tú, te, ti, usted, él, ella, ello, lo, le, la, conmigo, contigo), otros siempre plural (nosotros, nosotras, vosotros, vosotras, nos, os, ustedes, ellos, ellas, les, las, los), mientras que algunos (se, sí, consigo) no muestran distinción a este respecto y se emplean en uno y otro número en función del contexto. Son plurales, por ejemplo, “Se consideran a mismos afortunados, pero no las tienen todas consigo”. La forma vos concuerda en singular cuando se usa en zonas voseantes como tratamiento de confianza (Vos sabés lo que digo), pero manifiesta concordancia de plural como tratamiento de respeto (Si vos señor, estáis, de acuerdo).

Por lo que respecta al acento, los pronombres personales me, te, se, le, lo, la, nos, os, les, los, las son átonos; los demás, son tónicos.
Los pronombres reflexivos

Los reflexivos son pronombres personales que requieren un antecedente en su propia oración. Así, en “Yo me conozco bien”, el pronombre me es reflexivo porque hace referencia a la misma persona que el sujeto de la oración (yo) que es su antecedente. Los pronombres sí, se y consigo son inherentemente reflexivos. Los demás pueden ser o no reflexivos: Lo guardaste para ti (ti es reflexivo); Lo guardé para ti (ti no es reflexivo). Los pronombres reflexivos concuerdan con su antecedente en persona, número y género, siempre que lo puedan manifestar.


Pronombres personales en nominativo

Reflexivos átonos

Reflexivos con preposición

Ejemplos

Yo

me

Mí – conmigo

Me lo guardo para / Lo llevo conmigo

Tú (vos)

te

Ti (vos) – contigo

Te lo guardas para ti / Te lo guardás para vos /Llévalo contigo / Llevalo con vos

Usted

se

Sí – usted – consigo

Se lo guarda para (usted – sí) / ¿Lo lleva usted consigo?

Él, ella, ello

se

Sí – él, ella – consigo

Se lo guarda para (sí – él – ella) / Lo lleva consigo

Nosotros, -as

nos

Nosotros – nosotras

Nos lo guardamos para nosotros / nosotras

Vosotros, -as, ustedes

os

se

Vosotros – vosotras

Sí – ustedes – consigo

Os lo guardáis para vosotros / vosotras

Se lo guardan para (ustedes – sí) / Lo llevan ustedes consigo

Ellos, ellas

se

Sí – ellos, ellas – consigo

Se lo guardan para (sí – ellos, ellas)

Lo llevan consigo



Los pronombres recíprocos

Pueden considerarse un subgrupo de los reflexivos (y, por tanto, de los personales). La oración “Ellos se cuidaban unos a otros” describe una situación en que cada uno de los individuos actúa sobre los demás y a la vez recibe de ellos esa misma acción. Los pronombres recíprocos pueden ser tónicos o átonos. Son átonos los plurales nos, os y se, que funcionan como complementos directos (Nos abrazamos llorando) o complementos indirectos (Se dijeron de todo). Los pronombres recíprocos tónicos aparecen en grupos preposicionales que se construyen de dos formas:

  1. Con la preposición entre y un pronombre personal con rasgos de plural: entre sí, entre nosotros / nosotras, entre vosotros / vosotras, entre ustedes, entre ellos /ellas: “Quizás a través de mí / van departiendo entre sí / dos almas llenas de amor”.

  2. Con los indefinidos uno y otro (o sus variantes de género y número) separados por preposición, de acuerdo con el esquema “(el) uno + preposición + (el) otro”: “El uno contra el otro se arremeten”; “Por detrás de las espaldas dicen horrores los unos de los otros”.


Leísmo, laísmo y loísmo

El uso etimológico correcto impone la utilización de las formas le / les para la función de CI, tanto para el masculino como para el femenino; en cambio, para la función de CD es necesario utilizar lo / los para el masculino y la / las para el femenino. Con ello se distingue prioritariamente la función de estos pronombres, mientras que la distinción de género solo se realiza para el CD. Algunos hablantes, sobre todo por razones dialectales, alteran este sistema de oposiciones de la siguiente manera:

Leísmo: utilización de le / les para la función de CD: A Luisa le vi ayer / A ellos les vi ayer. Suelen distinguirse tres tipos de leísmo:

  1. Leísmo de persona masculino: uso del pronombre le como acusativo con sustantivos masculinos de persona: A Mario le premiaron en el colegio.

  2. Leísmo de persona femenino: uso del pronombre le como acusativo con sustantivos femeninos de persona: A Laura le premiaron en el colegio.

  3. Leísmo de cosa: uso del pronombre le como acusativo con sustantivos de cosa: Te devuelvo el libro porque ya le he leído.

Una variante de los tipos A y B es el llamado leísmo de cortesía: Le saludo atentamente, Le atenderé muy gustosamente (usos del leísmo que concuerda con usted). La NGLE acepta el leísmo referido a personas masculinas en singular: A Juan le vi ayer. Tampoco es incorrecto el leísmo cuando aparece detrás de se impersonal: A los niños se les mima demasiado. Los demás casos se consideran incorrectos.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconPalabras y conceptos. Completa las frases con las palabras y conceptos...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconRama de la biología que se ocupa del estudio de los microorganismos,...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEn el caso que nos ocupa, ofrecer un trato igual en el cementerio...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconPsicología Evolutiva se ocupa de los procesos de cambio psicológico...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEs la ciencia que se ocupa de establecer relaciones de parentesco...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la materia

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la Tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la Tierra






© 2015
contactos
ley.exam-10.com