Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis






descargar 0.58 Mb.
títuloSe ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis
página3/15
fecha de publicación16.03.2016
tamaño0.58 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


Grupos sintácticos

A partir de las unidades léxicas simples, la sintaxis puede articular unidades mayores llamadas grupos, frases o sintagmas, que constituyen expansiones o proyecciones de su respectivo núcleo (“categoría” o clase de palabra central o fundamental en la constitución interna de un grupo sintáctico). Hoy se considera que son estos grupos los que realmente desempeñan las funciones sintácticas dentro de la oración.


Grupo nominal (se forman en torno a un sustantivo)

nuestro automóvil nuevo

la casa que vimos de lejos

Grupo adjetival (expanden un adjetivo)

demasiado cansado de esperar

muy bonito

Grupo verbal (se construye en torno a un verbo)

No sabíamos nada

Grupo adverbial (están constituidos en torno a un adverbio)

muy lejos de ti

demasiado cerca del río

Grupo pronominal (se suele asimilar, en muchas ocasiones, al grupo nominal)

quién de ustedes, aquellos de los que me están escuchando

Grupo preposicional (unidades en las que la preposición no puede prescindir en ellas de su término)

hacia el cielo, desde que te conozco

Grupo conjuntivo (formado por una conjunción y su término)

No iremos el lunes, sino el martes

La gente como tú no tiende razones

más lento que todos los demás

Grupo interjectivo (segmento que forman algunas interjecciones con su complemento)

¡Ay de los vencidos!

¡Vaya con el muchachito!


Grupos sintácticos lexicalizados y semilexicalizados

Se reconoce la estructura de un grupo sintáctico en las llamadas locuciones o grupos de palabras lexicalizados (ya formados y, generalmente, incluidos en el diccionario), que constituyen una sola pieza léxica y ejercen la misma función sintáctica que la categoría que les da nombre. Así, la, locución nominal “ojo de buey” designa cierta claraboya, y la locución adverbial “tomar el pelo”, la acción de burlarse de alguien. El sentido de estos grupos no se obtiene por medio del proceso denominado composición. Presentan grados de lexicalización: admiten posesivos (en ausencia de / en su ausencia); y los rechazan (a falta de / a su falta*). Algunas que tienen sustantivos permiten que un pronombre ocupe el lugar de estos (meter la pata / meterla). Admiten elementos interpolados (tomarle el pelo / tomarle constantemente el pelo) y los rechazan (de armas tomar, a rajatabla, siempre y cuando).


Locuciones nominales

caballo de batalla, media naranja, pata de palo, patas de gallo

Locuciones adjetivas

de cuidado, de gula, de abrigo, de cariño, de marras, común y corriente

Locuciones verbales

echar(se) una cana al aire, hacer las paces, irse de pelón, poner(se) una flor en el ojal, poner el grito en el cielo, sentar cabeza, tomar el pelo

Locuciones adverbiales

a carta cabal, a disgusto, a la carrea, a la fuerza, a lo loco, a medias, en un santiamén, por fortuna

Locuciones preposicionales

a falta de, a pesar de, al son de, con objeto de, con vistas a, gracias a, frente a, fuera de

Locuciones conjuntivas

De manera que, ni bien, puesto que, si bien, ya que

Locuciones interjectivas

A ver, ahí va, en fin, ni hablar, ni modo.


El concepto de locución es de naturaleza funcional más que categorial. Así lo pone de manifiesto los frecuentes cambios de grupo entre las locuciones adverbiales y adjetivales. Veamos: las locuciones en vivo, a bocajarro, en falso y en serio, son adjetivas en retransmisión en vivo, disparo a bocajarro, juramento en falso o conversación en serio; pero adverbiales en retransmitir en vivo, disparar a bocajarro, jurar en falso, conversar en serio. La mayor parte de las locuciones adverbiales muestran la estructura de un grupo preposicional (a carta cabal, de paso, en vilo); son relativamente comunes los grupos nominales usados como locuciones adverbiales: una enormidad, una barbaridad.

Se denominan construcciones con verbos de apoyo, ligero o liviano los grupos verbales semilexicalizados constituidos por un verbo (sobre todo: dar, tener, tomar, hacer, echar) y un sustantivo abstracto que lo complementa: dar un paseo, tener ganas, tomar una decisión, hacer alusión, echar una carrera. Muchos de estos grupos verbales tienen su equivalente verbal aproximado: dar un paseo = pasear; tomar una decisión = decidir.
Clases de palabras y grupos sintácticos

El sustantivo y el grupo nominal

Morfológicamente, el sustantivo se caracteriza por admitir género y número, así como participar en varios procesos de derivación y composición. Sintácticamente, forma grupos nominales a los que corresponde diversas funciones sintácticas (sujeto, complemento directo, término de preposición, etc.). Los sustantivos denotan entidades, materiales o inmateriales, de toda naturaleza y condición: personas, animales, cosas reales o imaginarias, grupos, materias, acciones, cualidades, sucesos.

El sustantivo presenta las siguientes características combinatorias:

  • Puede aparecer con el artículo y con otros determinantes (la mesa / un libro / ese movimiento / mucha belleza).

  • Cualquier sustantivo puede combinarse siempre con las formas de cuantificación mucho (mucha, muchos, muchas), cuanto (cuanta, cuantos, cuantas), tanto (tanta, tantos, tantas), cuánto (cuánta, cuántos, cuántas). Por ejemplo: mucho daño (daño es sustantivo), tantos insultos (insultos es sustantivo), cuánta gente (gente es sustantivo); por el contrario: mucho rápido (rápido no es sustantivo), cuánto lejos (lejos no es sustantivo). Esta característica es muy importante ya que otras categorías o palabras, como los adjetivos y la mayoría de los adverbios que admiten cuantificación, solo pueden ir acompañados por las formas apocopadas de los cuantificadores muy, tan y cuán. Ejemplos:

Adjetivos: muy bueno, tan seguro, ¡cuán simpático!

Adverbios: muy cerca, tan lejos, ¡cuán lejos!

  • Los sustantivos son siempre palabras tónicas y pertenecen a una clase abierta. Así, son sustantivos de creación reciente palabras como amiguismo, aperturismo…

  • Hay palabras que pueden funcionar como sustantivos y como adjetivos según el contexto: La palabra joven es sustantivo en “esos jóvenes”; la palabra joven es adjetivo en “muy jóvenes”. Por tanto, son las características combinatorias las que nos permiten decidir si estamos ante un sustantivo o un adjetivo. Sustantivos: los jóvenes, ese anciano, muchos españoles; adjetivos: muy joven, tan anciano, muy español.


Clasificación del sustantivo

Los sustantivos se clasifican en comunes y propios. El nombre común o apelativo se aplica a todos los sustantivos de una clase. Se caracterizan porque categorizan o clasifican personas, animales o cosas según ciertos rasgos comunes que los distinguen. Pueden participar en relaciones léxicas de hiperonimia, hiponimia, antonimia y sinonimia y son traducibles a otros idiomas. Adquieren relevancia solo dentro del grupo nominal (La mesa estaba limpia): mujer, montaña, país, volcán, ciudad.

Los nombres propios identifican un ser entre los demás sin informar de sus rasgos o propiedades constitutivas. Tienen valor denominativo, es decir, nombran individuos particulares y los diferencian de otros de su misma especie. Se construyen prototípicamente sin artículo, excepto los topónimos que ya lo tienen incorporado: El Cairo, La Haya, La Habana, El Salvador, en cuyos casos deberá escribirse el artículo con mayúscula también. Los nombres de pila no deben llevar artículo, aunque aparezcan algunos en la lengua popular (la Tina, la Teresa, el Ramón). No participan en relaciones léxicas y no tienen propiamente traducción: Paula, Everest, Colombia, Irazú, Alajuela. Los nombres propios de persona se llaman antropónimos (Clara, Luis, José); los nombres propios de animales se llaman zoónimos (Babieca, Pegaso, Bucéfalo); son nombres propios los que designan divinidades religiosas (Dios, Alá, Buda), los seres mitológicos legendarios o fantásticos (Hércules, Odiseo, Pulgarcito). Entre los antropónimos se suelen distinguir los nombres de pila, los apellidos y los sobrenombres. Constituyen un tipo especial los llamados hipocorísticos, formas abreviadas que se usan en la lengua familiar como manifestaciones afectivas (Lola, Lupe, Nacho, Pepe, Tere). Muchos apellidos son español nombres patronímicos, derivados morfológicos de los nombres de pila (Fernández de Fernando, Martínez de Martín, Pérez de Pedro). Entre los sobrenombres están los seudónimos, nombres que emplean los autores o artistas para ocultar el propio (Azorín, Magón), los apodos o motes que son designaciones irónicas, descalificadoras o cariñosas (la Beba, el Bizco, el Negro) y los alias, que se emplean como nombre artístico o profesional (el Cordobés), pero también como apodo, con intención no necesariamente descalificadora, entre individuos que viven al margen de la ley. Los nombres propios de lugar se denominan topónimos. Designan continentes (América), países (Costa Rica), estados (Jalisco), provincias (Heredia), departamemntos (Quetzaltenango), ciudades (Santiago), pueblos (Belén), calles (Central), barrios (Chacarita), montañas o picos (Chirripó), volcanes (Turrialba), cabos (Santa Elena), islas (Chira), istmos (Panamá). Un grupo particular de topónimos son los hidrónimos, nombres propios que designan ríos (Tempisque), canales (Suez), arroyos (Sanjuanillo), mares (Caspio), océanos (Pacífico). También se construyen frecuentemente en aposición: el río Duero, el mar Mediterráneo, el océano Atlántico, si bien pueden dejar implícito el nombre común: el Atlántico. También en mayor o menor medida, los nombres de las festividades o conmemoraciones (la Asunción, el Ramadán); astros (Luna, Orión); representaciones alegóricas (la Muerte); títulos de obras (La Vorágine); fundaciones (Arias para la Paz); órdenes religiosas (Agustinos); empresas (La Nación); clubes (Club Deportivo Saprissa); corporaciones (Academia Costarricense de la Lengua), y otras muchas asociaciones, agrupaciones o instituciones de diversa naturaleza.

Los nombres contables (discontinuos o discretos) aluden a entidades que se pueden contar o enumerar (un libro, tres planetas, cuatro formas de actuar); mientras que los no contables (incontables, de materia, continuos, de masa, medibles) designan magnitudes que se interpretan como sustancias o materias (un poco de café, demasiada testarudez, mucho tiempo, mucha arena).

Los sustantivos llamados individuales denotan personas, animales o cosas que concebimos como entidades únicas (alumno, pez, soldado); los nombres colectivos pueden designar, construidos en singular, conjuntos de personas o cosas similares (alumnado, cardumen, ejército). Desde el punto de vista sintáctico, son colectivos únicamente los sustantivos combinables en singular con el adjetivo pospuesto numeroso (no con el determinativo numeroso, que se puede usar en plural y antepuesto, y que en este caso significa “abundante”: numerosas familias, numerosos pinares). Ejemplo: familia numerosa, rebaño numeroso, alameda numerosa, pinar numeroso. Otra forma de reconocer los colectivos, es formado la frase “entre + artículo definido + sustantivo + numeroso (a)”: entre la jauría numerosa, entre la alameda numerosa, entre el rebaño numeroso.

Los sustantivos abstractos designa cuanto no es material, es decir, acciones, procesos y cualidades que atribuimos a los seres pensándolos como entidades independientes de ellos (belleza, reproducción, suciedad, caridad); los sustantivos concretos hacen referencia a esos mismos seres a los que se atribuyen tales acciones o propiedades (agua, lápiz, piedra, casa).

Los sustantivos cuantificativos, como los subrayados en un montón de arena, un litro de agua, un centenar de invitados, se caracterizan por admitir como complemento un grupo nominal sin determinante (agua, arena, invitados) al que cuantifican, es decir, forman construcciones pseudopartitivas. Pueden ser sustantivos acotadores o parceladores, los que indican una cantidad de materia o una sustancia, y también otras nociones abstractas: una brizna de hierba, un gajo de naranja, una rebanada de pan, un ápice de sensatez. Sustantivos de medida, los que expresan medidas convencionalmente establecidas: un litro de agua, tres grados de temperatura, dos horas de espera, un kilo de papas. Sustantivos de grupo, cuantifican conjuntos de individuos o de entes abstractos individualizados: un grupo de amigos, dos fajos de billetes, una serie de disparates. Las tres clases admiten que se elida el sustantivo cuantificado, de forma que su contenido se recupera del contexto precedente: Me voy a llevar dos kilos (de papas, de lentejas, de frijoles…), Se reunió con un pequeño grupo (de amigos, de compañeros, de conspiradores…). Los sustantivos clasificativos (de clase o cualificativos), como clase, especie, suerte, tipo o variedad, también aparecen de ordinario en estructuras pseudopartitivas, es decir, forman un grupo preposicional introducido por la preposición “de” seguido de un nombre o grupo nominal sin determinante: La mayoría de la gente se deja cautivar por esa clase de mentiras; En el fondo divisé una suerte de torre, coronada por una cúpula.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconPalabras y conceptos. Completa las frases con las palabras y conceptos...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconRama de la biología que se ocupa del estudio de los microorganismos,...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEn el caso que nos ocupa, ofrecer un trato igual en el cementerio...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconPsicología Evolutiva se ocupa de los procesos de cambio psicológico...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEs la ciencia que se ocupa de establecer relaciones de parentesco...

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la materia

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la Tierra

Se ocupa de la estructura de las palabras, su constitución interna y sus variaciones. Sintaxis iconEstructura interna de la Tierra






© 2015
contactos
ley.exam-10.com