Taller literatura antigua y clásica






descargar 18.98 Kb.
títuloTaller literatura antigua y clásica
fecha de publicación16.08.2015
tamaño18.98 Kb.
tipoTaller
ley.exam-10.com > Literatura > Taller
COLEGIO ANDALUCIA

LENGUA CASTELLANA

https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:and9gctz0apkt-kkf8qzf7zymenfcuvdszq96j0jtedeflb8owu8at7f2q

TALLER

1. LITERATURA ANTIGUA Y CLÁSICA

LITERATURA GRIEGA Y ROMANA. LA REINA DE LAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS Las civilizaciones antiguas, a medida que respondían a los retos que planteaba su entorno físico o que aprovechaban las ventajas naturales, crearon no sólo grandes monumentos físicos, sino un perdurable y sorprendente legado cultural. Mitología y religión, ciencia y tecnología, arte y literatura son parte de este gran legado común a las antiguas civilizaciones orientales: China, India, Mesopotamia, Egipto. Pero el puente entre estos mundos riquísimos y nosotros, herederos de la tradición occidental, son definitivamente los griegos, pueblo al que con razones sobradas denominamos cuna de la cultura y la civilización.

La Grecia continental históricamente estuvo siempre vinculada a Oriente a través de las islas del Egeo. Lo que los griegos llamaban Grecia comprendía las costas de Asia Menor, islas como Chipre, Creta y Rodas. Los pequeños puertos, la compleja orografía, los múltiples valles contribuyeron a formar un pueblo que si bien giraba en torno al mar, al comercio, se regía por ideas políticas distintas. En Creta, isla situada a 660 km de Egipto, floreció una rica cultura que se beneficiaba del comercio marítimo con Oriente. En la Grecia continental, hacia mediados del segundo milenio a. de C, comienza a forjarse la cultura micénica, comerciante de vino, aceite y piezas cerámicas y que llevó su influenciahasta f las costas de España y cuyo poder perduró hasta la llegada, en el siglo X a. de C, de los fenicios. De esta época trata la historia de Troya, ciudad edificada en el estrecho de Dardanelos, y punto clave para el comercio entre el Mediterráneo y el mar Negro. Hacia el siglo XIII a. de C, algunos pueblos indoeuropeos, provenientes de la zona del Danubio, inician una serie de invasiones. Entre estos se destacaban los aqueos, que se asentaron en Tesalia, absorbieron la cultura micénica e introdujeron la Edad de Hierro. A estos se sumaron los dorios, los jonios y los eolios. Entre el siglo XI y el VIII a. de C, período conocido como edad media griega y otras veces los tiempos oscuros, se formaron los estados griegos, pequeñas comarcas que giraban en torno a una polis, regida primero como monarquía, luego como una aristocracia y, final-mente, algunos de ellos como democracias, las primeras de la historia. La expansión comercial y el crecimiento demográfico motivaron el establecimiento de colonias tanto en Oriente como en Occidente: los griegos conquistaron el norte del Egeo, el mar Negro, llegaron hasta Crimea y el mar de Asov (al sur de Rusia); en Occidente, conquistaron Sicilia, el sur de Italia, de Francia y costas de España. Los griegos se llamaban a sí mismos helenos y explicaban sus orígenes mediante una genealogía que asociaba a cada familia con héroes de carácter semidivino y con un vasto sistema mitológico. Cada ciudad o región, cada isla, tenía sus héroes locales. Algunos héroes eran famosos por sus hazañas en distintas partes y ello explicaba la consolidación de sistemas religiosos y mitológicos más amplios que recordaban guerras de expansión y conquistas de territorios. Hacia el siglo VIl, las pequeñas monarquías comienzan a ser sustituidas por oligarquías aristocráticas. Más algunas de éstas degeneraron en tiranías estimuladas especialmente por su propiopoder económico y por el aumento de los esclavos, algunos de ellos campesinos arruinados y sin tierras. Al llegar el siglo VI, uno de los aportes de Solón y con el cual buscaba resolver las graves diferencias de clases fue el fortalecimiento de los oficios. 1.2. ATENAS Y ESPARTA: DEMOCRACIA Y MILICIA La necesidad de defenderse obligó a las ciudadesestado independientes a formar ligas alrededor de las polis más importantes: Atenas y Esparta. Mientras Atenas se caracterizó por el progreso en las artes y el gran avance económico, Esparta era una potencia militar fundada en el principio central de la disciplina. Atenas, capital del Ática, desarrolló el modelo de democracia. El gobierno estaba constituido por los arcontes, el Areópago y el consejo de los cuatrocientos. En el Areópago, se juzgaban las causas civiles y militares; los arcontes eran ancianos designados por su conducta irreprochable (ejemplo de la virtud perfecta), encarnación de la aristocracia (gobierno de los mejores). En la democracia ateniense, sólo un diez por ciento de la población tenía derechos civiles y políticos. En el siglo V, Pericles logra darle a la democracia de Atenas un sentido más representativo. Si por un lado los dialectos griegos habían evolucionado hacia una lengua unificada llamada coiné (común), los distintos pueblos griegos habían empezado a unificarse alrededor de un mismo altar: el santuario de Delfos. A esto se sumaban los festivales de origen religioso: los olímpicos, los ístmicos, los pitios y los ñemeos. El siglo de la democracia ateniense fue el mismo siglo del gran teatro, un período de arte y cultura. La invasión de los persas permitió, por un breve lapso, olvidar las diferencias entre las dos grandes ciudades. La amenaza de los persas fue derrotada en Maratón en el 490 a. de C. Diez años más tarde, un ejército consolidado de atenienses y espartanos derrotó al gran ejército persa en Salamina y en Platea. En el año 431 a. de C. y durante 27 años, las dos ciudades se enfrentaron en la llamada Guerra del Peloponeso, que terminó con la derrota de Atenas. En este siglo V y aprovechando los breves momentos de esplendor, florecieron en Atenas lapolítica, la oratoria, la escultura, la arquitectura y la pintura, el teatro y la música, la filosofía y la política. En la parte alta de la ciudad, en la Acrópolis, se levantó el Partenón, el templo a la diosa tutelar de la ciudad, Atenea; también, se construyó el templo de Poseidón; abajo, se levantó el templo de Apolo y los altares de Dionisio. En adelante, Grecia lucharía contra sus propias contradicciones. La llegada de los macedónicos en el siglo IV y la expansión de Roma en el siglo II a. de C. significarían la expansión de la cultura griega, pero Grecia misma, a pesar de todo, pasaría a ser un territorio romano.

HOMERO Y LOS TIEMPOS DE LA EPOPEYA Uno de los episodios de la Odisea, de Homero, es la mejor fuente para saber quiénes eran los aedos, los poetas cortesanos y especializados en contar historias del pasado. La escena tiene lugar en el palacio del rey Alcinoo, en el mítico país de los feacios, a donde llega Ulises. Después de atender al forastero, de cenar y de beber en honor de los dioses, el rey invita al divino poeta para que, acompañado de una cítara, relate historias de héroes famosos o los amores de los dioses. El poeta narra entonces la bella historia de Ares y Afrodita. Después de esto, el rey pide a sus danzantes cortesanos que bailen, invita a libar por los dioses y, sólo entonces, pide a Ulises que narre sus aventuras. Hacia el siglo IX a. de C, había en Grecia una tradición de poetas, portadores de una riquísima tradición oral. Estos cantores llamados luego rapsodas (que en griego quiere decir "tejedores de cantos") relataban historias de los tiempos antiguos, de las épocas en que Creta y Micenas enfrentaron la llegada de los pueblos invasores del norte. Estas vastas tradiciones que se unían en torno a héroes comunes como Hércules, Jasón, Teseo, Cadmo, o a sagas completas como la guerra de Troya, se transmitían oralmente, se grababan en los frisos de los templos o se pintaban en las bellísimas ánforas. Pero el legado más claro de estos tiempos heroicos son definitivamente los dos poemas atribuidos a Homero, y cuya escritura debe mucho al contacto entre griegos y fenicios, pueblo de comerciantes que desarrolló el alfabeto silábico. Aunque se ha discutido desde la Antigüedad su misma existencia, Homero nos es presentado como un poeta ciego —algunas biografías apócrifas nos dicen que no siempre debió serlo, que debió viajar por el mundo y haber conocido las batallas y el amor, según se deduce de su propia obra—, conocedor de los más altos ideales de la moral guerrera y cortesana de aquellos pequeños estados aristocráticos. Los personajes homéricos encarnaron para los griegos los más altos ideales de la virtud (arete) y el honor, dignos en la paz y en la guerra. Como rapsoda, conocía los hábitos de las cortes principescas, los rituales religiosos y los secretos mejor guardados por los avezados marineros griegos, los de las rutas hacia los países del ámbar o las columnas de Hércules. Se cuenta que siete ciudades, entre ellas Esmirna, Quíos e los, se disputan su lugar de nacimiento; que conocía las ciudades de Asia y su cultura. Otros afirman que Homero es sólo una leyenda y que su ceguera es un símbolo de su sabiduría, como sucede con otros personajes de la mitología griega. Una de las preguntas más frecuentes sobre Homero es si la Ilíada y la Odisea son obras de un mismo autor, especialmente, atendiendo al hecho de que la primera describe en esencia un pueblo guerrero y bárbaro, cuyos principios se fundaban en la famaperdurable que podrían obtener si llegaban a una ciudad, quemaban sus templos, violaban sus mujeres y tomaban como esclavos a los sobrevivientes; la segunda, en contraste, describe tiempos de paz, hombres sabios que escuchan las viejas historias después de celebrar grandes convites. 1.3.1. Los héroes de la Ilíada. La Ilíada es el más famoso de todos los poemas épicos, es decir, de todos aquellos poemas que han sido convertidos en símbolo de un pueblo, de su origen, de sus valores básicos. El poema gira en torno a la legendaria ciudad de Troya, llamada también Ilion, ciudad que existió realmente y que se ubicaba al norte del Egeo como puerto comercial y de control estratégico. Según la historia legendaria, varias razones llevaron a los griegos a combatir en las orillas de la ciudad. Mientras muchos príncipes cumplían la promesa que habían hecho tiempo atrás de defender el honor de Grecia, otros en cambio dejaron a su mujer y a sus hijos para ir en busca de la fama. Algunos lo hicieron por la promesa de oro, trofeos y esclavos que se decía resguardaba la próspera ciudad. Paris Alejandro, hijo de Príamo, rey de Troya, aprovechando su visita a la corte del príncipe de Esparta, Menelao, raptó a la hermosa Helena. La flota griega, comandada por el rey Agamenón, hermano de Menelao, pasó innumerables penurias para partir, para llegar a Troya, para derrotar la ciudad. Agamenón sacrificó a su hija Ifigenia para sofocar la ira del dios Poseidón.

ACTIVIDAD

Lee y responde

La muerte de Héctor (Fragmento) HÉCTOR.

—Y ahora guárdate de mi broncínea lanza. ¡Ojalá que toda ella penetrara en tu cuerpo! La guerra sería más liviana para los teucros si tú murieses, porque eres su mayor azote. Así habló; y blandiendo la ingente lanza, despidióla sin errar el tiro, pues dio un bote en medio del escudo del Pelida. Pero la lanza fue rechazada por la rodela, y Héctor se irritó al ver que aquélla había sido arrojada inútilmente por su brazo; paróse, bajando la cabeza, pues no tenía otra lanza de fresno; y con recia voz llamó a Deífobo, el de luciente escudo, y le pidió una larga pica. Deífobo ya no estaba a su lado. Entonces Héctor lo comprendió todo y exclamó: HÉCTOR. — ¡Oh! Ya los dioses me llaman a la muerte. Creía que el héroe Deífobo se hallaba conmigo; pero está dentro del muro, y fue Atenea quien me engañó. Cercana tengo la perniciosa muerte, que ni tardará ni puedo evitarla. Así les habrá placido que sea, desde hace tiempo a Zeus y a su hijo, el que hiere de lejos, los cuales, benévolos para conmigo, me salvaban de los peligros. Ya la Parca me ha alcanzado. Pero no quisiera morir cobardemente ysin gloria, sino realizando algo grande que llegará a conocimiento de los venideros. Esto dicho, desenvainó la aguda espada, grande y fuerte, que llevaba en el costado. Y encogiéndose, se arrojó como el águila de alto vuelo se lanza a la llanura, atravesando las pardas nubes, para arrebatar la tierna corderilla o la tímida liebre; de igual manera arremetió Héctor, blandiendo la aguda espada. Aquileo le embistió; a su vez, con el corazón rebosante de feroz cólera: defendía su pecho con el magnífico escudo labrado y movía el luciente casco de cuatro abolladuras, haciendo ondear las bellas y abundantes crines de oro que Hefesto había colocado en la cimera. Como el Véspero, que es el lucero más hermoso de cuantos hay en el cielo, se presenta rodeado de estrellas en la oscuridad de la noche, de tal modo brillaba la pica de larga punta que en su diestra blandía Aquileo, mientras pensaba en causar daño al divino Héctor y miraba cuál parte del hermoso cuerpo del héroe ofrecería menos resistencia. Éste lo tenía protegido por la excelente armadura de bronce que quitó a Patroclo después de matarle, y sólo quedaba descubierto el lugar en que las clavículas separan el cuello de los hombros, la garganta, que es el sitio por donde más pronto sale el alma: por allí el divino Aquileo envasóle la pica a Héctor, que ya le atacaba, y la punta, atravesando el delicado cuello, asomó por la nuca. Pero no le cortó la garguero con la pica de fresno que el bronce hacía ponderosa, para que pudiera hablar algo y responderle. Héctor cayó en el polvo, y el divino Aquileo se jactó del triunfo. Homero, Ilíada, Madrid, Aguilar, 1988. La Ilíada no relata la guerra en su totalidad, pero sí sabemos, gracias a su relato concentrado, el pasado de la batalla. El relato tampoco narra el final de la batalla. Sólo, gracias a otras fuentes, sabremos lo que sucedió después de esta tregua: la muerte de Aquiles a manos de Paris Alejandro; la historia del ardid de Ulises, quien fabrica un caballo de madera con el cual logra que los troyanos abran las puertas de la ciudad. Estos creían quese trataba de un regalo de los dioses pero, en el interior, en realidad, se ocultaban los guerreros griegos. Muchos de los episodios de la historia, no narrados en el poema, se conocen gracias a las piezas teatrales que varios siglos después convirtieron a los héroes en personajes dramáticos.

  1. Lee el episodio de la Odisea en la isla del rey Eolo. Analiza los aportes fantásticos de esta historia.

  2. ¿Qué relación encuentras entre la literatura y las historias mitológicas?

  3. ¿Qué plantea esta historia acerca del asunto del destino y la relación con los dioses?

  4. . ¿Cuál es tu opinión acerca de la historia de Edipo?

  5. A tu parecer, ¿cuál es el tema principal de esta historia? 3. Lee el fragmento acerca de la muerte de Héctor, en la Ilíada.

  6. ¿Qué piensas de las palabras de este héroe? ¿Es posible hoy mantener una actitud semejante?

  7. ¿En qué casos?

  8. . ¿Qué piensas, en general, de los héroes? ¿Hay héroes en el mundo de hoy? ¿En qué casos crees que se abusa de esta palabra?



https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:and9gctv4wtj2ekm0h77dddt_vpyiv7scam1rexirzi47upzreebxx9p

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Taller literatura antigua y clásica iconExploración de la literatura clásica griega

Taller literatura antigua y clásica iconLista 125. Literatura clasica española y otros Textos Hispánicos

Taller literatura antigua y clásica iconBiblioteca clásica en pdf (90 libros de autores griegos y latinos para descarga gratuita)
...

Taller literatura antigua y clásica iconLicitación pública internacional núM. 18578025-522-14 “rehabilitación...

Taller literatura antigua y clásica iconLiteratura : Zinea eta literatura, Narratiba Laburreko idazkera tailerra

Taller literatura antigua y clásica iconLiteratura/index html >literatura

Taller literatura antigua y clásica iconMunicipalidad de la antigua guatemala, departamento de sacatepequez...

Taller literatura antigua y clásica iconLiteratura española del siglo XX tema 5: la literatura del siglo XX (1ª parte)

Taller literatura antigua y clásica iconUnidad: La Herencia Clásica

Taller literatura antigua y clásica iconLa sociedad en la griega clásica






© 2015
contactos
ley.exam-10.com