Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo






descargar 46.95 Kb.
títuloDerecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo
fecha de publicación10.08.2015
tamaño46.95 Kb.
tipoLiderazgo
ley.exam-10.com > Ley > Liderazgo

c.i.i.c.a.p.

Derecho Constitucional

Unidad 18

Derecho Constitucional

Unidad 18 – El Poder ejecutivo

A – La función ejecutiva en la C.N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo.


Si bien las constituciones no suelen privilegiar a un poder sobre los demás, porque esta falta de balance perjudicaría la libertad, lo cierto es que en la práctica uno de ellos termina prevaleciendo sobre los demás.

En los regímenes presidencialistas, esta superioridad del órgano ejecutivo está latente en su propia génesis, por la concentración de facultades que en él se han reunido. De allí que no debe extrañar que el funcionamiento dinámico del sistema le depare al Poder Ejecutivo un indudable liderazgo, que se manifiesta y afianza aún mas en épocas de crisis y emergencias.

En los sistemas parlamentarios, si bien tienen raigambre monárquica, se parte de la idea inicial de un poder compartido e interdependiente, en que el órgano legislativo concentra atribuciones relevantes, que incluyen, por lo general, la elección del gobierno, al cual pueden asimismo destituir.
Causas

Entre las causas políticas que influyen en esta supremacía, cabe mencionar: el carácter unipersonal o dual de la mayoría de los regímenes políticos del mundo; la continuidad del Poder Ejecutivo como rasgo diferenciador del resto de los poderes; la superior dinámica e inmediatez que esta forma de organización presenta con referencia a los órganos colegiados. Como componentes sociológicos dignos de análisis, podemos citar los requerimientos de la comunidad, en oportunidades mas proclive a la aceptación de una autoridad personal, siempre mas accesible e inmediata, que la que emana de las leyes y de los órganos pluripersonales.

B – Unipersonalidad: requisitos, mandato y reelección. Sueldo y juramento.


El Poder ejecutivo es unipersonal, a diferencia de los órganos colegiados, en los que las decisiones se toman en conjunto, en nuestro caso, éste reside en una única persona: el presidente de la Nación.
Esto se desprende del propio texto constitucional:

Art. 87.- El Poder Ejecutivo de la Nación será desempeñado por un ciudadano con el título de "Presidente de la Nación Argentina".

a) Caracteres y funciones

Denominamos poder ejecutivo a aquel órgano del Estado que ejerce, como poder constituido, la dirección política de éste y es el encargado de su administración.

El poder ejecutivo ostenta, primaria y principalmente, el ejercicio de la función administrativa, aún cuando también hay competencia de esta índole en los órganos legislativo y judicial.

Es función del poder ejecutivo la conducción de la política gubernativa. Es este órgano el que ejerce el liderazgo político y tiene a su cargo la aplicación no sólo de sus propias decisiones, sino también de las que derivan de los otros órganos del poder.

Se trata de un poder continuo, porque no admite interrupciones en su accionar, no conoce ni admite recesos de ningún tipo. El órgano ejecutivo debe solucionar, los asuntos ordinarios y extraordinarios que afectan la unidad política del estado y los intereses nacionales.

Hay varios criterios a tomar en cuenta con respecto a la composición del Poder Ejecutivo, para nosotros es unipersonal: está formado sólo por el presidente. El Vicepresidente no forma parte de este poder, él es el presidente nato del Senado (Poder legislativo), y el jefe de gabinete de ministros y los ministros de despacho son colaboradores del presidente.
El presidencialismo: tuvo origen en los Estados Unidos. Nuestra constitución nacional adoptó el sistema presidencialista en 1853. La elección del titular del Poder ejecutivo emana directa o indirectamente del pueblo, lo cual contribuye a otorgarle un acentuado liderazgo político. Funcionalmente se resume en su titular que suele denominarse presidente. Siempre se da en una República a diferencia del parlamentarismo. En el régimen presidencialista hay separación de poderes, porque cada órgano estatal ejerce su competencia sin perjuicio del control y la fiscalización recíprocos entre ellos. La separación no es absoluta, pues cada órgano lleva a cabo también en su esfera algunos actos propios de la naturaleza de otros órganos.

Las condiciones de elegibilidad del presidente y vicepresidente

El poder ejecutivo de la Nación será desempeñado por un ciudadano con él titulo de Presidente de la Nación Argentina. Para ser elegido presidente o vicepresidente de la Nación, se requiere haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de ciudadano nativo, habiendo nacido en país extranjero; y las cualidades exigidas para ser elegido senador.

Son requisitos para ser elegido senador: tener la edad de treinta años, haber sido seis años ciudadano de la Nación, disfrutar de una renta anual de dos mil pesos fuertes o de una entrada equivalente, y ser natural de la provincia que lo elija, o con dos años de residencia inmediata en ella.
El juramento

El art. 93 de la Constitución Nacional establece que al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de: "desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina.

El juramento es un requisito sustancial e indispensable para el desempeño del cargo. El presidente lo presta una sola vez durante el ejercicio de su mandato. Esto quiere decir que si por ausencia, enfermedad o cualquier causa delegara sus funciones en el vicepresidente u otro sustituto legal, no deberá prestar nuevo juramento al recuperar el ejercicio de su función. En cuanto al vicepresidente, presta el juramento al solo efecto del ejercicio de su función de tal; si asumiera definitivamente el poder ejecutivo en reemplazo del presidente, deberá prestar nuevo juramento.
La remuneración

El art. 92 de la Constitución nacional establece que el presidente y vicepresidente disfrutan de un sueldo pagado por el Tesoro de la Nación, que no podrá ser alterado en el período de sus nombramientos. Durante el mismo período no podrán ejercer otro empleo, ni recibir ningún otro emolumento de la Nación. ni de provincia alguna. La inalterabilidad de la remuneración durante el período en que se está ejerciendo no incluye, desde luego, la posibilidad de que el sueldo se lo vaya actualizando conforme a los índices de depreciación de la moneda.
La residencia

El requisito constitucional de la residencia del presidente en el territorio de la Nación está incluido entre las atribuciones del poder ejecutivo, aun cuando, mas que una prerrogativa implica una verdadera exigencia.

La norma mencionada dispone que puede ausentarse del territorio de la Nación, con permiso del congreso. En el receso de este, solo podrá hacerlo sin licencia por razones justificadas de servicio público.

Antes de la reforma de 1994, dicha norma exigía tal autorización para salir de la Capital. Sin embargo, este permiso del congreso para que el presidente pudiera salir de la Capital había caído en desuso. Es mas: el presidente reside en la provincia de Buenos Aires y se moviliza cotidianamente dentro del territorio de la República sin requerir tal autorización.
La duración del mandato

El presidente y vicepresidente duran en sus funciones él termino de cuatro años y podrán ser reelegidos o sucederse recíprocamente por un solo período consecutivo. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos, sino con el intervalo de un período.
La responsabilidad

La adopción del sistema republicano de gobierno implica el reconocimiento de la responsabilidad de todos los funcionarios públicos.

En nuestro sistema político, la responsabilidad del presidente y el vicepresidente en el ejercicio de sus funciones sólo puede ser considerada por medio del juicio político. No hay otra forma de destitución. Es esta una característica propia del régimen presidencialista.

En los sistemas parlamentarios es conocido el voto de censura, en virtud del cual el Parlamento puede destituir al jefe de Gobierno. En nuestro país, esta modalidad, si bien ha sido introducida como una variante para proceder a la destitución del jefe de gabinete de ministros no es aplicable con relación al presidente y el vicepresidente de la nación.
El vicepresidente: naturaleza y funciones
Remisión a lo estudiado en unidad 17.

C – Acefalía


Remisión a lo estudiado en Unidad 17.

D – Elección del presidente y el vice



Procedimiento de elección del presidente y vicepresidente
Remitimos a lo estudiado en Unidad 14 (sistemas electorales: sistema de doble vuelta)

Sin embargo repasaremos en ésta unidad lo previsto en la CN:
Art. 94.- El presidente y el vicepresidente de la Nación serán elegidos directamente por el pueblo, en doble vuelta, según lo establece esta Constitución. A este fin el territorio nacional conformará un distrito único.

Recordar en qué consiste y los fundamentos o ventajas del sistema de ballotage o doble vuelta.
Art. 95.- La elección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del presidente en ejercicio.
Art. 96.- La segunda vuelta electoral, si correspondiere, se realizará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas, dentro de los treinta días de celebrada la anterior.
Art. 97.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta, hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación.
En éste caso no será necesaria la segunda vuelta electoral.
Art. 98.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta hubiere obtenido el cuarenta por ciento por lo menos de los votos afirmativos válidamente emitidos y, además, existiere una diferencia mayor de diez puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos sobre la fórmula que le sigue en número de votos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación.
Distinguimos entonces dos casos:

  • Primera fórmula obtiene más del 40 % de los votos y una diferencia del 10% con la segunda, en cuyo caso tampoco habrá segunda vuelta.

  • La primera fórmula no supere el 40%: si habrá segunda vuelta.

E – El Jefe de Gabinete y los ministros: régimen constitucional, responsabilidad y funciones



a) Naturaleza y funciones

Los ministros son los colaboradores mas directos del presidente de la República y están a cargo de un área específica de gobierno, bajo la jefatura de aquel.

El ministerio es un órgano de rango constitucional, colegiado y complejo. Como órgano colegiado y complejo, el ministerio actúa junto al poder ejecutivo, en dos tipos de relaciones:

1) mediante el refrendo, que puede ser múltiple, o no

2) mediante las reuniones de gabinete, que fueron práctica constitucional cuando, antes de la reforma de 1994, no contaban con norma expresa y que también se han denominado acuerdo de ministros o acuerdo de gabinete.

Las funciones constitucionalmente asignadas a los ministros son políticas y administrativas. En cuanto a las primeras, refrendan los actos del presidente, cumplen sus directivas políticas, sugieren y proponen medidas que orienten las decisiones de gobierno en su área específica. En lo que atañe a la función administrativa, los ministros tienen la jefatura de sus respectivos departamentos y pueden tomar por sí solos resoluciones concernientes únicamente al régimen económico y administrativo de aquellos.
b) El número de ministros

La Constitución de 1853 había establecido en cinco la cantidad de ministros del Poder Ejecutivo, asignándole a cada uno de ellos la materia o rubro de su incumbencia. La reforma constitucional de 1898 amplió a ocho aquel número y dejó condicionada a una ley del Congreso la asignación de la materia de cada uno. La última reforma introducida en 1994 suprimió del texto constitucional la referencia a la cantidad de ministros, dejando a criterio del Congreso establecer su número y competencia.


c) Su designación y remoción

Tanto el jefe de gabinete como los demás ministros son nombrados y removidos por el presidente. Todos son, asimismo, susceptibles de ser destituidos mediante juicio político (acusación por la cámara de diputados y juzgamiento por el senado). El jefe de gabinete, además, puede ser removido por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las cámaras del congreso
d) Atribuciones

Los ministros del poder ejecutivo tienen previstas en la constitución nacional las siguientes atribuciones:

1) Están a cargo del despacho de los negocios de la Nación;

2) Refrendan y legalizan los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carecen de eficacia. La legalización implica certificar que el documento y la firma del presidente son auténticos.

3) Pueden adoptar resoluciones en lo concerniente al régimen económico y administrativo de sus respectivos departamentos.

4) Pueden concurrir a las sesiones del congreso y tomar parte en sus debates, pero no votar. La prohibición de votar esta plenamente justificada por la falta de representatividad de los ministros. Su designación no emana de la voluntad popular, sino de una decisión del presidente.
e) El despacho

El jefe de gabinete de ministros y los demás ministros secretarios cuyo número y competencia será establecida por una ley especial, tendrán a su cargo el despacho de los negocios de la Nación, y refrendarán y legalizarán los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carecen de eficacia.
f) El refrendo

El refrendo es el acto por el cual el ministro competente se responsabiliza con su firma de un decreto o mandato suscritos por el jefe de estado y le da fuerza de obligar.
g) Relaciones con el presidente de la República, con el Congreso Nacional y con los demás ministerios

A cerca de las relaciones del ministerio con el congreso la constitución prevé tres fundamentales:

a) llamamiento de uno o varios ministros por cada cámara para que concurran a su sala, a efectos de proporcionar explicaciones e informes;

b) concurrencia espontánea de los ministros a las sesiones del congreso, con participación en los debates pero sin voto;

c) presentación obligatoria por cada ministro de una memoria detallada del estado del país en lo relativo a los negocios de su departamento, luego que el congreso abre anualmente sus sesiones.

La concurrencia de los ministros cuando son llamados por las cámaras es obligatoria. Se la conoce con el nombre de interpelación.
h) La ley de ministerios

La reforma de 1994 prescribe en su art. 100 que el número y la competencia de los ministros serán establecidos por una ley especial. La ley de ministerios es, por su naturaleza o contenido, una ley de carácter materialmente constitucional.

El congreso tiene competencia para dictar la ley de ministerios con el alcance de fijar el número y repartir entre los órganos ministeriales la competencia que les corresponde

Por material, pero esa ley del congreso no puede invadir la zona de reserva del poder ejecutivo y de la administración pública que depende de él.

i) Los acuerdos de ministros

Se denomina acuerdos de ministros a las reuniones de gabinete de ministros mediante las cuales se discuten las políticas y proyectos concernientes a la administración general del país.
j) Las secretarías de Estado

Las secretarías y subsecretarías no tienen ni pueden tener rango de ministerios, ni quienes las ocupan pueden equipararse a los ministros previstos en la constitución. No es que la ley o el propio poder ejecutivo no puedan creas secretarías y subsecretarías de estado dentro del organigrama ministerial; pueden hacerlo, pero no pueden asimilarlas a un ministerio en cuanto al ejercicio de sus funciones. Esto quiere decir que un secretario de estado no puede, constitucionalmente, ejercer competencias propias de los ministros, por lo que es obvio que no dispone de la facultad de refrendar actos del presidente. La asignación de atribuciones ministeriales a los secretarios de estado es inconstitucional.

El jefe de gabinete de ministros



a) Naturaleza y funciones

La jefatura de gabinete es un órgano dependiente del poder ejecutivo, y su titular el jefe de gabinete es uno de los ministros del Poder Ejecutivo, que tiene como tal, las atribuciones que la Constitución le otorga en su art. 100.

Con la reforma de 1994 ha aparecido el jefe de gabinete de ministros que, sin ser un primer ministro, ha recibido competencias especiales y diferentes a las genéricas ministeriales.

b) Su nombramiento y remoción

El jefe de gabinete es nombrado por el presidente de la nación. Por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las cámaras el jefe de gabinete puede ser removido de su cargo; aquí hace falta la coincidencia de las dos cámaras en la remoción, con el quórum de votos indicado.

Para tratar una moción de censura como etapa previa a la remoción del jefe de gabinete es menester que cualquiera de las cámaras alcance favorablemente la interpelación ante sí, con el voto de la mayoría absoluta, computada sobre la totalidad de miembros que la componen.

Si una sola cámara logra, con ese quórum de votos, interpelar al jefe de gabinete y censurarlo, su voto de censura no surte efecto destitutorio, porque la remoción precisa decisión concordante de las dos cámaras. En cambio, si la interpelación y el recíproco voto de censura se producen en las dos cámaras, la remoción se opera cuando amas así lo resuelven por mayoría absoluta de sus miembros.

En síntesis, la remoción solo es viable cuando la ha precedido un voto de censura conjunto de ambas cámaras, y cuando a continuación también las dos coinciden en la sanción destitutoria.
c) Su relación con el Poder Ejecutivo y con el Congreso de la Nación

La relación que mantiene el jefe de gabinete con el presidente es jerárquica, mas allá de las funciones de coordinación y cooperación.

El art. 101 de la Constitución obliga, al jefe de gabinete a concurrir al congreso al menos una vez por mes, alternativamente a cada una de sus cámaras. El objetivo de esa asistencia consiste en informar a los legisladores sobre la marcha del gobierno.

El jefe de gabinete, por el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de miembros de cualquiera de las cámaras puede ser interpelado. La interpelación tiene como objetivo el tratamiento de una moción de censura.
d) Sus atribuciones

Procurando reagrupar sus competencias podemos intentar una rápida clasificación:

1) Expedición de actos y reglamentos necesarios para ejercer las facultades que le acuerda el art. 100 y las que le delegue el presidente; todo ello conforme al inc. 2.

2) Ejercicio directos de las funciones y atribuciones que le delegue el presidente, según el inc. 4.

3) Resolución, en acuerdo de gabinete, sobre materias que le indique el poder ejecutivo, y resolución por decisión propia en las materias que estime necesario por su importancia en el ámbito de su competencia; todo ello conforme al inc. 4.

4) Nombramiento de empleados de la administración, con excepción de los que corresponden al presidente

5) Coordinación, preparación y convocatoria de las reuniones de gabinete de ministros y presidencia de las mismas en ausencia del presidente; todo ello conforme al inc. 5.

6) Remisión al congreso de los proyectos de ley de ministerios y de presupuesto, una vez que se han tratado en acuerdo de gabinete y han sido aprobados por el poder ejecutivo; todo ello conforme al inc. 6.

7) Concurrir a las sesiones del congreso y participar, sin voto, en sus debates, según el inc. 9, y producir los informes y explicaciones verbales o escritos que sean solicitados por cualquiera de las cámaras al poder ejecutivo según el inc. 11; presentar junto a los demás ministros, al iniciarse las sesiones ordinarias del congreso, una memoria detallada del estado de la nación en cuanto a los negocios de los respectivos departamentos, según el inc. 10; concurrir como mínimo una vez por mes al congreso, alternativamente a cada cámara, para informar sobre la marcha del gobierno, conforme al art. 101.

8) Tomar intervención en el procedimiento inmediato al dictado de decretos de necesidad y urgencia para someterlos a la Comisión Bicameral Permanente, conforme al inciso 13 en relación con el art. 99 inc. 3 y en el correspondiente a decretos de promulgación parcial de leyes, conforme al inc. 13 en relación con el art. 80 y en el correspondiente a decretos dictados en ejercicio de facultades delegadas por el congreso, al poder ejecutivo, conforme al inc. 12 en relación con el art. 76, para control de la Comisión Bicameral Permanente.

9) Refrendar los decretos del poder ejecutivo: que prorrogan las sesiones ordinarias del congreso y que convocan a sesiones extraordinarias, todo ello conforme al inc. 3; que reglamenten leyes, según el inc. 8; que ejerzan facultades delegadas por el congreso al poder ejecutivo, según el inc. 12; que se dictan por razones de necesidad y urgencia, según el inc. 13; que promulgan parcialmente una ley, según el inc. 13.

10) Refrendar los mensajes del presidente que promuevan la iniciativa legislativa, según el inc. 8.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconDerecho Constitucional Unidad 16 – El poder legislativo a – La función...

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconEl poder ejecutivo y la función ejecutiva administrativa

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconEl poder ejecutivo y la función ejecutiva administrativa

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconDerecho Constitucional Unidad 19 – Atribuciones del Poder ejecutivo...

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconDerecho Constitucional Unidad 20 – Poder Judicial

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconDerecho Constitucional Unidad 4 I – Constitución Argentina: caracteres, sistemática y tipología

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconDerecho Constitucional Unidad 20 – Poder Judicial 1 Poder Judicial a Caracteres y funciones

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconSumario: I. Introducción. II. Objeto. III. El poder de policía y...

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconOrganizadas por la Comisión de Derecho Constitucional y derecho Administrativo...

Derecho Constitucional Unidad 18 – El Poder ejecutivo a – La función ejecutiva en la C. N. y en la realidad contemporánea argentina. Liderazgo iconOrganizadas por la Comisión de Derecho Constitucional y derecho Administrativo...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com