2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad






descargar 82.1 Kb.
título2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad
fecha de publicación30.05.2015
tamaño82.1 Kb.
tipoInvestigación
ley.exam-10.com > Ley > Investigación
TEMA 95

LA FILIACIÓN. EFECTOS. DETERMINACIÓN LEGAL DE LA FILIACIÓN. PRUEBA DE LA FILIACIÓN.

1. LA FILIACIÓN. SISTEMA VIGENTE

a) Concepto

La filiación es el estado jurídico que la Ley asigna a determinadas personas como consecuencia de la relación natural de procreación o como consecuencia de una especial ficción legal.

La filiación puede ser contemplada, por ello, en dos aspectos:

  1. Filiación como hecho natural: que se da siempre como consecuencia de la procreación humana

  2. Filiación como hecho jurídico: el estado de filiación, como situación jurídica constatada legalmente, es la posición que una persona ocupa dentro de la familia en su calidad de hijo y que da lugar al denominado estado civil familiar.

b) Evolución histórica

Tradicionalmente, la relación natural o biológica derivada del hecho de la procreación no siempre daba lugar a un estatus jurídico de filiación. Ésta sólo era aplicable a los hijos legítimos, los habidos dentro del matrimonio, y los ilegítimos tenían un estatus jurídico de segundo orden. Además estaba prohibido investigar la paternidad.

Las Partidas y las Leyes de Toro sólo reconocían el estatus jurídico de filiación a los hijos legítimos (los concebidos dentro del matrimonio) y dentro de la filiación ilegítima (concebidos fuera del matrimonio) se distinguían distintos tipos: la natural (hijos de barraganas, los nacidos de padres que al tiempo de la concepción podían casarse justamente con la madre) y la espúrea según el impedimento (adulterinos, incestuosos, sacrílegos y mánceres)

El CC de 1889 recogió la antigua clasificación de la filiación hasta la reforma de 13 de mayo de 1981 que se inspira en los nuevos principios de la constitución de 1978 sobre la igualdad de los hijos ante la ley, consagrada en el artículo 39 CE.

Artículo 39 CE: “1. Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia. 2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad. 3. Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda. 4. Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos.”

C) Sistema vigente

Tras la reforma de 1981 destacan dos líneas fundamentales:

  1. Se suprimen las discriminaciones: y aunque se distingue entre hijos matrimoniales y extramatrimoniales, se establece una equiparación total de los derechos y se les da los mismos efectos (con base en los artículos 14 y 39 de la Constitución)

Dispone el artículo 108 CC: “La filiación puede tener lugar por naturaleza y por adopción. La filiación por naturaleza puede ser matrimonial y no matrimonial. Es matrimonial cuando el padre y la madre están casados entre sí.

La filiación matrimonial y la no matrimonial, así como la adoptiva, surten los mismos efectos, conforme a las disposiciones de este Código”

  1. Se regulan las acciones de reclamación e impugnación de la filiación que serán objeto de estudio de estudio en el tema 96.

Esta nueva línea en la concepción de la filiación, sin distinción de su origen, se ve posteriormente reforzada por la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor de 15 de enero de 1996, que constituye un amplio marco jurídico de protección y que vincula a los poderes públicos, a los padres y a todos los ciudadanos en general.

Así pues, la filiación puede ser:

  • Por adopción, que será objeto de estudio en el tema 97.

  • Por naturaleza, y esta a su vez puede ser matrimonial y no matrimonial.

  • Y siguiendo a PEÑA BERNALDO DE QUIRÓS podemos hacer referencia también a la filiación que se deriva de la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida. (Ley de 13/2006 de 26 de mayo).

Son técnicas de reproducción asistida la inseminación artificial, la fecundación in vitro y la transferencia intratubárica de gametos.

2. EFECTOS

Con carácter general dispone el

artículo 112 CC “La filiación produce sus efectos desde que tiene lugar. Su determinación legal tiene efectos retroactivos siempre que la retroactividad sea compatible con la naturaleza de aquéllos y la ley no dispusiere lo contrario.

En todo caso, conservarán su validez los actos otorgados, en nombre del hijo menor o incapaz, por su representante legal, antes de que la filiación hubiere sido determinada.”

Este artículo dispone la retroactividad de todos los efectos de la filiación al momento de su determinación, sin embargo esta retroactividad tiene su límite en la naturaleza de los efectos, que pueden ser de imposible retroactividad, como los ya producidos y consumados; en las disposiciones legales que ordenen la irretroactividad, como las DTR 7ª y 8ª de la Ley 11/1981; y además se mantienen los efectos de los negocios jurídicos otorgados por quien aparezca como representante legal del hijo menor de edad o incapaz antes de determinarse la filiación.

El CC determina además una serie de efectos concretos que podemos sistematizar así:

  1. Atribución de la patria potestad.

La filiación atribuye a los padres el conjunto de potestades en que consiste la patria potestad, así el artículo 154 CC dispone en su primer inciso que “los hijos no emancipados están bajo la potestad de sus progenitores”

Como excepción a esta atribución de la patria potestad dispone el

Art. 111 CC: “Quedará excluido de la patria potestad y demás funciones tuitivas y no ostentará derechos por ministerio de la Ley respecto del hijo o de sus descendientes, o en sus herencias, el progenitor:

  1. Cuando haya sido condenado a causa de las relaciones a que obedezca la generación, según sentencia penal firme.

  2. Cuando la filiación haya sido judicialmente determinada contra su oposición.

En ambos supuestos, el hijo no ostentará el apellido del progenitor en cuestión más que si lo solicita él mismo o su representante legal.

Dejarán de producir efecto estas restricciones por determinación del representante legal del hijo aprobada judicialmente, o por voluntad del propio hijo una vez alcanzada la plena capacidad.

Quedarán siempre a salvo las obligaciones de velar por los hijos y prestarles alimentos”

En cuanto al artículo 111.2 CC ha declarado la STS de 2 de febrero de 1999 que la exclusión de la patria potestad en este caso, se produce por ministerio de la Ley y no por la sentencia judicial, matizando la de 10 de julio de 2001 que, tal liberación se produce cuando la determinación de la filiación se ha producido con oposición del progenitor, frente a lo que es evidente, y ha de ser firme.

  1. Deber de cuidar y alimentar a los hijos

Artículo 110 CC: “El padre y la madre, aunque no ostenten la patria potestad, están obligados a velar por los hijos menores y a prestarles alimentos”
Norma que guarda armonía con la ordenación de la patria potestad reconocida actualmente, como una potestad, como conjunto de derechos y obligaciones, en beneficio de los hijos, tal como se estudia en el tema 98.

  1. Transmisión de los apellidos

Art. 109 CC: “La filiación determina los apellidos con arreglo a lo dispuesto en la ley.

Si la filiación está determinada por ambas líneas, el padre y la madre de común acuerdo podrán decidir el orden de transmisión de su respectivo primer apellido, antes de la inscripción registral. Si no se ejercita esta opción, regirá lo dispuesto en la ley.

El orden de apellidos inscrito para el mayor de los hijos regirá en las inscripciones de nacimiento posteriores de sus hermanos del mismo vínculo.

El hijo, al alcanzar la mayor edad, podrá solicitar que se altere el orden de los apellidos.”

Lo establecido en este precepto debe de completarse con lo dispuesto en los artículos 53 a 62 de la Ley del Registro Civil, y artículos 192 a 219 del Reglamento del Registro Civil (en tanto no entre en vigor la nueva Ley del Registro Civil); de los cuales se desprende:

- Que en caso de filiación matrimonial, los apellidos serán el paterno y el materno, cuyo orden puede ser objeto de pacto.

- Que en caso de filiación no matrimonial:

  • Si la paternidad y la maternidad están determinadas legalmente, se aplicará la misma regla establecida para la filiación matrimonial.

  • Si sólo ha quedado determinada la maternidad, llevará el hijo sus mismos apellidos en el mismo orden o alterado.


- Si no hay filiación alguna, será el encargado del Registro Civil quien atribuya los apellidos, utilizando apellidos de carácter corriente que no manifiesten su desconocido origen.

d) Efectos relativos a la sucesión del progenitor

Los hijos tienen los derechos legitimarios que les concede el art. 808 CC en los términos establecidos por los arts. 807 y 808 CC y son los primeros llamados a sucederle en el caso de morir intestado, ex art. 930 y 931 CC.

e) Efectos relativos a la sucesión del hijo

Los padres tienen los derechos legitimarios que les conceden los art. 809 y 810 CC, con la reserva semitroncal y el derecho de reversión a que se refieren respectivamente los art. 811 y 812 CC; y a falta de hijos o descendientes son llamados a la sucesión intestada, ex art. 935 CC.

f) Efectos relativos al estado civil en materia de nacionalidad y vecindad

  • En materia de nacionalidad: el artículo 17.1 a) CC: “Son españoles de origen los nacidos de padre o madre españoles”. Además para la concesión de la nacionalidad española, bastará el tiempo de residencia de un año para el nacido fuera de España de padre, madre, abuelo o abuela que originariamente hubieran sido españoles.

  • En materia de vecindad civil.: el artículo 14.2 CC: “Tienen vecindad civil en territorio de derecho común o en uno de los de derecho especial o foral, los nacidos de padres que tengan tal vecindad”



  1. DETERMINACIÓN LEGAL DE LA FILIACIÓN

La determinación legal de la filiación consiste en la atribución por ministerio de la ley de una relación paterno-filial a una persona.

En sentido estricto, el hecho biológico de la generación producirá la determinación de la filiación, pero el hecho biológico no puede concretarse por sí mismo, de ahí que el Derecho establezca unos presupuestos de hecho a los que liga unos efectos de filiación.

Respecto de la determinación legal de la filiación hay que distinguir según que la filiación sea matrimonial o no matrimonial.

  1. Determinación de la filiación matrimonial

Dispone el artículo 115 CC: “La filiación matrimonial materna y paterna quedará determinada legalmente:

  1. Por la inscripción del nacimiento junto con la del matrimonio de los padres.

  2. Por sentencia firme.”

El CC acoge un sistema de presunciones, basadas en el Derecho Romano, para la determinación de la filiación matrimonial, de acuerdo con las máximas: “mater certa semper est” y “pater is quem nuptiae demostrant

De esta manera son hijos matrimoniales:

  1. Los nacidos durante el matrimonio

Artículo 116: “Se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los trescientos días siguientes a su disolución o a la separación legal o de hecho de los cónyuges”

Tradicionalmente se ha considerado que el periodo de gestación humana es de 300 días.

  1. Los nacidos en los primeros 180 días del matrimonio

Artículo 117: “Nacido el hijo dentro de los ciento ochenta días siguientes a la celebración del matrimonio, podrá el marido destruir la presunción mediante declaración auténtica en contrario formalizada dentro de los seis meses siguientes al conocimiento del parto. Se exceptúan los casos en que hubiere reconocido la paternidad expresa o tácitamente o hubiese conocido el embarazo de la mujer con anterioridad a la celebración del matrimonio, salvo que, en este último supuesto, la declaración auténtica se hubiera formalizado, con el consentimiento de ambos, antes del matrimonio o después del mismo, dentro de los seis meses siguientes al nacimiento del hijo.”

  1. Los nacidos 300 días después de la separación legal o de hecho de los cónyuges

Artículo 118: “Aun faltando la presunción de paternidad del marido por causa de la separación legal o de hecho de los cónyuges, podrá inscribirse la filiación como matrimonial si concurre el consentimiento de ambos.”

  1. Los nacidos antes de la celebración del matrimonio

Art. 119 CC: “La filiación adquiere el carácter de matrimonial desde la fecha del matrimonio de los progenitores cuando éste tenga lugar con posterioridad al nacimiento del hijo siempre que el hecho de la filiación quede determinado legalmente conforme a lo dispuesto en la sección siguiente.

Lo establecido en el párrafo anterior aprovechará, en su caso, a los descendientes del hijo fallecido.”

En el supuesto de que la filiación se determine por sentencia firme, supone el ejercicio de una acción de reclamación que es objeto de estudio en tema 96.

  1. Determinación de la filiación no matrimonial

Por filiación no matrimonial, hay que entender aquella que tiene lugar cuando el padre y la madre no están casados entre sí al tiempo del nacimiento del hijo, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 119 CC.

La filiación no matrimonial se determinará conforme a lo dispuesto en el

artículo 120 CC: “La filiación no matrimonial quedará determinada legalmente:

  1. Por el reconocimiento ante el encargado del Registro Civil, en testamento o en otro documento público.

  2. Por resolución recaída en expediente tramitado con arreglo a la legislación del Registro Civil.

  3. Por sentencia firme.

  4. Respecto de la madre, cuando se haga constar la filiación materna en la inscripción de nacimiento practicada dentro de plazo, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Registro Civil.”

La filiación no matrimonial requiere de un acto de utilización de los medios legales para su reconocimiento por parte de los progenitores.

Estudiamos cada uno de estos medios:

a) El Reconocimiento

  1. Concepto

El reconocimiento es el acto jurídico voluntario, expreso, solemne, personalísimo, unilateral, irrevocable, puro y constitutivo del estado civil de filiación consistente en la declaración de voluntad que tiende a producir entre el declarante y su hijo no matrimonial, los efectos inherentes a dicha vinculación.

Es un acto formal, por el cual el padre o la madre, o ambos a la vez, reconocen expresamente a una persona como hijo.

  1. Naturaleza jurídica.

La naturaleza jurídica del reconocimiento ha sido ciertamente discutida, así podemos destacar las siguientes teorías:

- Teoría de la confesión. Teoría inaceptable puesto que la confesión es un mecanismo meramente procesal que sólo produce efectos “inter partes”, mientras que el reconocimiento tiene valor extraprocesal y produce efectos “erga omnes”.

- Teoría del acto, entendido este:

  • Como un acto de poder concedido por la Ley al padre, CICU.

  • Como un acto jurídico que crea un “status ex lege”, ALBALADEJO.

- Teoría del negocio jurídico. Como un negocio jurídico familiar dirigido a constatar el hecho de la procreación, o a crear un estado de filiación o el título de tal estado; siendo esta última tesis la que predomina actualmente tanto en la doctrina como en la jurisprudencia.

Según el Tribunal Supremo el reconocimiento es un negocio jurídico formal.

Diez Picazo señala los caracteres del reconocimiento como un acto voluntario, personalísimo, puro (sin que pueda sujetarse a término o condición), irrevocable y que tiene carácter retroactivo en cuanto a sus efectos y en la forma que establece el artículo 112 CC antes visto.

  1. Sujetos activos

Son los progenitores, bien conjunta o separadamente.

En cuanto a la capacidad para reconocer dispone el

Artículo 121: El reconocimiento otorgado por los incapaces o por quienes no puedan contraer matrimonio por razón de edad necesitará para su validez aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal”

La doctrina afirma que el Juez no suple la voluntad del incapaz o menor, sino que manifiesta su conformidad o disconformidad, comprobando que el reconocimiento se ha efectuado en condiciones de libertad y conocimiento. Con base en el principio de que debe tener capacidad para reconocer quien tiene capacidad para procrear.

Y dado que el reconocimiento es un acto unilateral, unipersonal y personalísimo, según el

Artículo 122. “Cuando un progenitor hiciere el reconocimiento separadamente, no podrá manifestar en él la identidad del otro a no ser que esté ya determinada legalmente”

El TS admite que se realice por medio de mandatario con poder especial otorgado en Escritura Pública.

  1. Sujetos pasivos.

Son los reconocidos, sin ningún tipo de distinción, salvo lo dispuesto en el art. 125 CC en el caso de reconocimiento de hijos incestuosos.

El reconocimiento formal de la filiación no asegura la correspondencia entre la realidad biológica y el Derecho. Por ello, ANGOSTO SAEZ entiende que al nacer el reconocimiento de un acto voluntario del reconocedor, que puede no coincidir con la verdad biológica de la procreación, bien por error, bien por voluntad de su autor, no tiene sentido que una paternidad biológica insegura pueda determinar legalmente la filiación por voluntad exclusiva de una de las partes, por lo que considera este autor como condictio iuris de la eficacia del reconocimiento, el consentimiento de la otra parte directamente implicada en la relación jurídica de la filiación, es decir, el sujeto pasivo reconocido, lo cual plantearía problemas prácticos de difícil solución.

Pueden ser reconocidos:

  1. Los hijos mayores de edad

Artículo 123: “El reconocimiento de un hijo mayor de edad no producirá efectos sin su consentimiento expreso o tácito”

El consentimiento del hijo mayor de edad, es una condictio iuris de la eficacia del reconocimiento, puede ser expreso o tácito y el expreso no requiere forma determinada.

  1. Los hijos menores o incapaces

Artículo 124: “La eficacia del reconocimiento del menor o incapaz requerirá el consentimiento expreso de su representante legal o la aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal y del progenitor legalmente conocido.

No será necesario el consentimiento o la aprobación si el reconocimiento se hubiere efectuado en testamento o dentro del plazo establecido para practicar la inscripción del nacimiento. La inscripción de paternidad así practicada podrá suspenderse a simple petición de la madre durante el año siguiente al nacimiento. Si el padre solicitara la confirmación de la inscripción, será necesaria la aprobación judicial con audiencia del Ministerio Fiscal.”

El artículo 124 impone el consentimiento de su representante legal al reconocimiento del hijo menor de edad y al incapacitado, que deberá ser expreso, y si no existe o se niega a prestarlo, puede acudirse al Juez de Primera Instancia, para que de su aprobación con audiencia del Ministerio Fiscal. Se aplica también a los incapacitados sometidos a patria potestad prorrogada o rehabilitada, es decir que tengan designados un representante legal.

  1. Hijos incestuosos

Art. 125: “Cuando los progenitores del menor o incapaz fueren hermanos o consanguíneos en línea recta, legalmente determinada la filiación respecto de uno, sólo podrá quedar determinada legalmente respecto del otro, previa autorización judicial que se otorgará, con audiencia del Ministerio Fiscal, cuando convenga al menor o incapaz.

Alcanzada por éste la plena capacidad, podrá, mediante declaración auténtica, invalidar esta última determinación si no la hubiere consentido”

La facultad conferida en el artículo 125 párrafo 2º es personalísima pues permite al hijo alterar su estatus filii cuando tenga capacidad de obrar, sin establecerse un plazo concreto, lo cual ha sido criticado por O’CALLAGHAN pues no favorece la seguridad jurídica. En cuanto a la forma de esa declaración, este autor aboga por la escritura pública o declaración ante el Encargado del RC.

  1. Hijos fallecidos

Art. 126: “El reconocimiento del ya fallecido sólo surtirá efecto si lo consintieren sus descendientes por sí o por sus representantes legales”

  1. Forma

Según Lasarte, el reconocimiento, como acto jurídico de determinación de la filiación, requiere una determinada solemnidad, con la finalidad de evitar cualquier litigio posterior acerca de si se ha producido o no tal reconocimiento.

Se realizará ante el Encargado del Registro Civil, en testamento o en otro documento público:

El reconocimiento ante el encargado del Registro Civil, dentro del plazo establecido para la inscripción del nacimiento o en cualquier tiempo, que formalizará ante dicho encargado y se firmará por el padre o madre que hace el reconocimiento, ex art. 49, I de la Ley del Registro Civil.

El reconocimiento en testamento está contemplado en el artículo 741: “El reconocimiento de un hijo no pierde su fuerza legal aunque se revoque el testamento en que se hizo o éste no contenga otras disposiciones, o sean nulas las demás que contuviere”, que concede una eficacia excepcional al reconocimiento.

El reconocimiento en otro documento público que en principio será la escritura pública. No obstante, el artículo 186 del Reglamento del Registro Civil, también son documentos públicos aptos para el reconocimiento: el acta civil de la celebración del matrimonio de los padres, el expediente de inscripción de nacimiento fuera del plazo, las capitulaciones matrimoniales y el acto conciliación.

  1. La resolución recaída en expediente tramitado conforme a la legislación del Registro Civil.

Tal expediente aparece regulado en los artículos 47 a 50 de la Ley del Registro Civil y se desarrolla en los art. 181 y s. del Reglamento del Registro Civil.

Dispone el artículo 49 LRC: “Podrá inscribirse la filiación natural mediante expediente gubernativo aprobado por el juez de 1ª instancia, siempre que no hubiera oposición del Ministerio Fiscal o de parte interesada notificada personal y obligatoriamente, si concurre alguna de las siguientes circunstancias;

  1. Cuando exista escrito indubitado del padre o de la madre en que expresamente reconozca la filiación.

  2. Cuando el hijo se halle en la posesión continua del estado de hijo natural del padre o de la madre, justificada por actos directos del mismo padre o de su familia.

  3. Respecto de la madre, siempre que se pruebe cumplidamente el hecho del parto y la identidad del hijo.

Formulada oposición, la inscripción de la filiación sólo puede obtenerse por el procedimiento ordinario”

  1. Por sentencia firme.

La determinación legal de la filiación no matrimonial por sentencia firme puede haber recaído tanto en proceso civil, como consecuencia de una acción de reclamación de la filiación, como en proceso penal, dictada en causa criminal por delito contra la libertad sexual (artículo 193 Código Penal)

  1. Respecto de la inscripción dentro de plazo de la filiación materna

Deriva del principio “marte certa semper est”, ya que dicha inscripción se practicará siempre que coincidan los datos que sobre la madre proporciona la persona que haga la declaración del nacimiento para la inscripción, con los datos que proporcione el parte médico, comadrona o ayudante sanitario, ex art. 44 y s. de la Ley del Registro Civil y art. 168 del Reglamento del Registro Civil.

Si la madre no está no está casada, este supuesto no plantea mayor problema.

Sin embargo, si la madre está casada, la determinación de filiación no matrimonial en este caso, choca frontalmente con la presunción de paternidad del marido, ya que aparentemente da lugar a una contradicción. La cuestión la contempla expresamente el artículo 185 RRC: “Sólo se podrá inscribir, en virtud de declaración formulada dentro del plazo, la filiación no matrimonial de hijo de casada, así como el reconocimiento de la filiación paterna de progenitor distinto del marido si se comprueba antes de la inscripción que no rige la presunción legal de paternidad de éste”

  1. Determinación de la filiación en los casos de utilización de técnicas de reproducción asistida


Antes de pasar al siguiente epígrafe, debemos hacer una referencia somera a la determinación de la filiación en los casos de utilización de técnicas de reproducción asistida reguladas por la Ley de 26 de mayo de 2006.

A estos efectos la LTRA regula en sus artículos 7 a 10:

Artículo 7: “1. La filiación de los nacidos con las técnicas de reproducción asistida se regulará por las leyes civiles, a salvo de las especificaciones establecidas en los tres siguientes artículos.

2. En ningún caso, la inscripción en el Registro Civil reflejará datos de los que se pueda inferir el carácter de la generación. (…)”

Artículo 8: “1. Ni la mujer progenitora ni el marido, cuando hayan prestado su consentimiento formal, previo y expreso a determinada fecundación con contribución de donante o donantes, podrán impugnar la filiación matrimonial del hijo nacido como consecuencia de tal fecundación. (…)”

Artículo 9: “1. No podrá determinarse legalmente la filiación ni reconocerse efecto o relación jurídica alguna entre el hijo nacido por la aplicación de las técnicas reguladas en esta Ley y el marido fallecido cuando el material reproductor de éste no se halle en el útero de la mujer en la fecha de la muerte del varón.

2. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, el marido podrá prestar su consentimiento en escritura pública, en testamento o documento de instrucciones previas, para que su material reproductor pueda ser utilizado en los 12 meses siguientes a su fallecimiento para fecundar a su mujer. Tal generación producirá los efectos legales que se derivan de la filiación matrimonial. El consentimiento para la aplicación de las técnicas en dichas circunstancias podrá ser revocado en cualquier momento anterior a la realización de aquéllas. (…)

3. El varón no unido por vínculo matrimonial podrá hacer uso de la posibilidad prevista en el apartado anterior (…)”

Artículo 10:1. Será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero.

2. La filiación de los hijos nacidos por gestación de sustitución será determinada por el parto.

3. Queda a salvo la posible acción de reclamación de la paternidad respecto del padre biológico, conforme a las reglas generales.

4. PRUEBA DE LA FILIACIÓN

La doctrina discute si el estado civil de la filiación se adquiere por el hecho de la generación, o si es requisito constitutivo de la misma su determinación legal.

CAMARA entiende que si bien la razón jurídica de la filiación como estado civil está constituida por el hecho de la procreación, la determinación legal de la filiación es requisito necesario o constitutivo para que se produzcan los efectos de la filiación.

Por otro lado PEÑA distingue dos cuestiones:

  1. La necesidad de acreditar un determinado estado civil para lo que hay que acudir a los títulos de legitimación, que son aquellos que por decisión de la ley tienen fuerza suficiente respecto de todos para acreditar un estado ya constituido, y que son los del

Artículo 113 CC: “La filiación se acredita por la inscripción en el Registro Civil, por el documento o sentencia que la determina legalmente, por la presunción de paternidad matrimonial y, a falta de los medios anteriores, por la posesión de estado.

Para la admisión de pruebas distintas a la inscripción se estará a lo dispuesto en la Ley de Registro Civil.

No será eficaz la determinación de una filiación en tanto resulte acreditada otra contradictoria”



  1. Y la prueba del estado civil, que se plantea fundamentalmente en los procesos específicos de reclamación o impugnación de la filiación, siendo el medio principal la inscripción en el RC, respecto a la cual dispone el

Art. 114 CC. “Los asientos de filiación podrán ser rectificados conforme a la Ley de Registro Civil, sin perjuicio de lo especialmente dispuesto en el presente título sobre acciones de impugnación.

Podrán también rectificarse en cualquier momento los asientos que resulten contradictorios con los hechos que una sentencia penal declare probados.”
Admite el CC pruebas distintas a las de la inscripción en el RC, pero para su admisión hay que estar a lo dispuesto en la LRC, que sólo las admite:


  1. Cuando no sea posible certificar el asiento.

  2. Cuando no haya habido inscripción o esta se haya destruido, y siempre que se haya instado la inscripción omitida o la reconstitución del asiento.

Así dispone el artículo 2 LRC: “El Registro Civil constituye la prueba de los hechos inscritos. Sólo en los casos de falta de inscripción o en los que no fuere posible certificar del asiento se admitirán otros medios de prueba; pero en el primer supuesto será requisito indispensable para su admisión que, previa o simultáneamente, se haya instado la inscripción omitida o la reconstitución del asiento”

Por tanto, son medios de prueba de la filiación:

  1. La inscripción en el Registro Civil.

La inscripción en el RC es el verdadero título de legitimación y verdadero medio de prueba del estado civil de filiación.

Por ello, la inscripción de nacimiento, completada, en su caso con la del matrimonio de los padres, constituye el medio de prueba ordinario, privilegiado y exclusivo de la filiación.

Si se pretende impugnar en juicio el estado de filiación que prueba el Registro, es preciso instar a la vez la cancelación o rectificación del correspondiente asiento registral.

  1. El documento o sentencia que la determina legalmente

Que en la filiación matrimonial será la sentencia que la impone según el artículo 115 CC y en la filiación no matrimonial la sentencia, resolución o documento a que se refiere el artículo 120 CC.

  1. La presunción de paternidad del marido

En sentido estricto, la presunción de paternidad no es un medio de prueba de la filiación, sino un modo de determinación de la misma, que habrá de ser probada por los demás medios.

  1. La posesión de estado

Se trata de un medio de prueba subsidiario respecto de los anteriores.

No está definido por el Código Civil, que lo recoge cono legado de la tradición y la costumbre.

Según la jurisprudencia la posesión de estado de hijo, es aquella relación del hijo con el padre o con la madre en concepto de tal hijo, manifestada por actos reiterados en forma ininterrumpida, continuada y pública.

Incluye tres conceptos fundamentales: nomen, tractactus y fama.

Nomen: supone que el hijo usa habitualmente el apellido del supuesto padre o de la supuesta madre.

Tractactus: se refiere al comportamiento material y afectivo propio de la relación de la filiación dispensada al hijo por los supuestos padre o madre o la familia de éstos, según los casos.

Fama: implica que en la opinión pública sea considerado como tal hijo.



TEMAS CIVIL REGISTROS

OPOSICIÓN

FORO DE OPOSITORES

TEMAS HIPOTECARIO

TEMAS FISCAL

OPOSITAR CON ÉXITO

CUADRO NORMAS

NORMAS 2002-2013

LISTA INFORMES

RESOL.: PROP-MERC-MESES

NODESESPERES

¿Sabías que...?




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconProposición de ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona...
«el derecho a la protección de la salud» y encomienda a los poderes públicos «organizar y tutelar la salud pública a través de medidas...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconTrabajador burócrata, ¿sabes que nos dice la “ley del servicio civil...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconFiesta de Santa María madre de Dios
Di a Aarón y a sus hijos, esta es la fórmula con la que bendeciréis a los hijos de Israel

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad icon2) Ley de Violencia Familiar de la Provincia de Córdoba (9283) –Ley...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconTaller 2: El coleccionismo y los museos
«generar espacios para el diálogo en torno al patrimonio colonial y su relación con el presente, a través de su protección, investigación...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconEl articulo 16 de la Constitucion Nacional Argentina expresa que...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconComparativa de artículos del código civil modificados por la ley de protección del menor
La ley aplicable a la protección de menores se determinará de acuerdo con el Convenio de La Haya, de 19 de octubre de 1996, a que...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconLos procuradores ante la ley de protección de datos

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad icon"Por el cual se reglamenta la Ley 142 de 1994, la Ley 632 de 2000...

2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la Ley con independencia de su filiación y de la madre, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad iconLa presente ley favorecerá una reforma del Estado en el Perú que...
«boom», los ingresos alcanzaban el 25% del pbi, mientras que en el 2007, en pleno proceso de expansión, los salarios se redujeron...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com