Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales






descargar 82.64 Kb.
títuloDerechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales
página2/3
fecha de publicación29.07.2015
tamaño82.64 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3

Ius distrahendi:-

Ya hemos visto antes que, para hipoteca y prenda dispone el artículo 1858 del C.c. que: “Es también de esencia de estos contratos que, vencida la obligación principal, puedan ser enajenadas las cosas en que consiste la prenda o hipoteca para pagar al acreedor.”

Y ya para la prenda específicamente dispone el artículo 1872 del C.c. que:

“El acreedor a quien oportunamente no hubiese sido satisfecho su crédito, podrá proceder por ante Notario a la enajenación de la prenda. Esta enajenación habrá de hacerse precisamente en subasta pública y con citación del deudor y del dueño de la prenda en su caso. Si en la primera subasta no hubiese sido enajenada la prenda, podrá celebrarse una segunda con iguales formalidades; y, si tampoco diere resultado, podrá el acreedor hacerse dueño de la prenda. En este caso estará obligado a dar carta de pago de la totalidad de su crédito.”

Si la prenda consistiere en valores cotizables, se venderán en la forma prevenida por el Código de Comercio.”

Dispone el artículo 322 del C. de C., que:

“Vencido el plazo del préstamo, el acreedor, salvo pacto en contrario y sin necesidad de requerir al deudor, estará autorizado para pedir la enajenación de los valores dados en garantía, a cuyo fin entregará a los organismos rectores del correspondiente mercado secundario oficial la póliza o escritura de préstamos, acompañada de los títulos pignorados o del certificado acreditativo de la inscripción de la garantía, expedido por la entidad encargada del correspondiente registro contable.

El organismo rector, una vez hechas las oportunas comprobaciones, adoptará las medidas necesarias para enajenar los valores pignorados, en el mismo día en que reciba la comunicación del acreedor, o, de no ser posible, en el día siguiente, a través de un miembro del correspondiente mercado secundario oficial.

El acreedor pignoraticio sólo podrá hacer uso del procedimiento ejecutivo especial regulado en este artículo durante los tres días hábiles siguientes al vencimiento del préstamo.”

El procedimiento notarial de ejecución del artículo 1872 puede utilizarse sin necesidad de pacto alguno. Y caben, además, los procedimientos prevenidos en la LEC, bien sea el declarativo ordinario, bien el ejecutivo ordinario, bien el de ejecución de bienes especialmente hipotecados o pignorados de los artículos 681 y ss. LEC.

Enajenada la cosa pignorada en ejercicio del ius distrahendi el acreedor pignoraticio tiene derecho a que le sea satisfecha la obligación garantizada. La suma obtenida en la enajenación puede ser superior o inferior al importe de la obligación. Si es superior el sobrante forma parte, lógicamente del patrimonio del deudor. Si la cantidad obtenida es inferior el acreedor recibe la totalidad del precio y por el restante mantiene su crédito.

  1. Derecho de preferencia.-

Establece el artículo 1922 del C.c. que gozan de preferencia con relación a determinados bienes muebles del deudor los créditos garantizados con prenda que se halle en poder del acreedor sobre la cosa empeñada y hasta donde alcance su valor”

En situaciones concursales del deudor el acreedor pignoraticio, como el hipotecario, tiene:

- privilegio especial sobre el bien pignorado, según resulta del artículo 90 de la Ley Concursal que establece que: “Son créditos con privilegio especial:…. 6.- Los créditos garantizados con prenda constituida en documento público, sobre los bienes o derechos pignorados que estén en posesión del acreedor o de un tercero.”

- y tiene también el acreedor pignoraticio en situaciones concursales del deudor derecho de ejecución separada, si bien puede quedar en suspenso hasta que se apruebe un convenio cuyo contenido no afecte al ejercicio de este derecho o trascurra un año desde la declaración de concurso sin que se hubiera producido la apertura de la liquidación, cuando la prenda recaiga sobre bienes del concursado afectos a su actividad profesional o empresarial o a una unidad productiva de su titularidad no podrán iniciar la ejecución o realización forzosa de la garantía, conforme al artículo 56 de la Ley Concursal.

  1. Derecho al reembolso de los gastos.-

Establece el artículo 1867 del C.c. que:

“El acreedor tiene derecho al abono de los gastos hechos para la conservación de la prenda.”

  1. Derecho a percibir los intereses.-

Establece el artículo 1868 del C.c. que:

“Si la prenda produce intereses, compensará el acreedor los que perciba con los que se le deben; y, si no se le deben, o en cuanto excedan de los legítimamente debidos, los imputará al capital.”

Se ha discutido si tiene el acreedor derecho a percibir los frutos naturales, y no solo los civiles, de la cosa para compensarlos con los intereses que se le deben. La doctrina mayoritaria entiende que no, pues el acreedor pignoraticio no tiene el uso y disfrute de la cosa dada en prenda, de modo que debe custodiar los frutos naturales y restituirlos al final de la prenda. Con todo a favor de que le corresponde al acreedor derecho a percibir los frutos naturales militan opiniones tan autorizadas como la de Diez Picazo.

Naturalmente cabe el pacto de percepción de los frutos naturales que es conocido como pacto de compensación anticrética.

  1. Derecho a ejercitar acciones.-

Establece el artículo 1869 del C.c. que:

“Mientras no llegue el caso de ser expropiado de la cosa dada en prenda, el deudor sigue siendo dueño de ella.

Esto no obstante, el acreedor podrá ejercitar las acciones que competan al dueño de la cosa pignorada para reclamarla o defenderla contra tercero.”

Le corresponde, pues el ejercicio de acciones como la reivindicatoria o los interdictos.

  1. Obligaciones del acreedor pignoraticio.-

Afectan a la conservación y restitución de la cosa.

  1. Obligaciones concernientes a la conservación de la cosa.-



    1. Cuidar la cosa y responder de su pérdida.- Establece el artículo 1867 de C.c. que:

“El acreedor debe cuidar de la cosa dada en prenda con la diligencia de un buen padre de familia; tiene derecho al abono de los gastos hechos para su conservación, y responde de su pérdida o deterioro conforme a las disposiciones de este Código.”

    1. No usar la cosa.- Conforme al artículo 1870 del C.c.:

“El acreedor no podrá usar la cosa dada en prenda sin autorización del dueño, y si lo hiciere o abusare de ella en otro concepto, puede el segundo pedir que se la constituya en depósito.”

    1. No apropiarse la cosa, ni disponer de ella.- Conforme al artículo 1859 del C.c.:

“El acreedor no puede apropiarse las cosas dadas en prenda o hipoteca, ni disponer de ellas.”

  1. Obligaciones concernientes a la restitución de la cosa.-

En orden a este aspecto establece el artículo 1871 del C.c. que:

“No puede el deudor pedir la restitución de la prenda contra la voluntad del acreedor mientras no pague la deuda y sus intereses, con las expensas en su caso.”

La restitución debe hacerse al constituyente de la prenda y no al deudor y en cuanto al lugar se aplicará la regla del artículo 1171 del C.c.

  1. Respecto de los derechos y obligaciones del dueño de la cosa pignorada.-

Son correlativos a los del acreedor pignoraticio.

El dueño de la cosa pignorada sigue siendo su propietario y conserva todos sus derechos dominicales menos la posesión y

pagada la deuda tiene derecho a que se le restituya la cosa (artículo 1871). Aunque la acción para pedir la restitución de la cosa tiene carácter personal como derivada del contrato de prenda y prescribe a los 15 años desde que pudo ser ejercitada, no hay que olvidar que al dueño de la cosa pignorada puede ejercitar la acción reivindicatoria para recuperarla.

El artículo 1873 del C.c. establece que:

“Respecto a los Montes de Piedad y demás establecimientos públicos, que por instituto o profesión, prestan sobre prendas, se observarán las leyes y reglamentos especiales que les conciernan y subsidiariamente las disposiciones de este título.”

3.- Extinción.-

Se extingue la prenda:

  • Por extinción de la obligación asegurada, pues la prenda es accesoria de ésta, sin que al contrato, la extinción de la prenda lleve consigo la pérdida de la obligación.

  • Por la pérdida de la cosa pignorada, en cuyo caso si ésta estaba asegurada la prenda pasará a recaer sobre la indemnización. A estos efectos establece el artículo 40 de la Ley de Contrato de Seguro de 1980 que el derecho de los acreedores pignoraticios se extenderá a las indemnizaciones que correspondan al propietario por razón de los bienes pignorados.

  • Por renuncia del acreedor y en general por los modos generales de extinguirse las obligaciones. Establece el artículo 1191 del C.c. que:

“Se presumirá remitida la obligación accesoria de prenda, cuando la cosa pignorada, después de entregada al acreedor, se hallare en poder del deudor.”

Se trata de una presunción iuris tantum contra la que cabe prueba.

Prenda sobre derechos y prenda irregular.-

La prenda sobre derechos.-

Respecto de la prenda de derechos reales la doctrina ha venido entendiendo que no hay problema para que puedan ser objeto de prenda siempre que cumplan los requisitos del artículo 1864, es decir que se trate de derechos reales que recaigan sobre bienes muebles que estén en el comercio de los hombres y que sean susceptibles de posesión.

En cuanto a la prenda de créditos se ha planteado la dificultad de que no son susceptibles de posesión. Sin embargo la doctrina ha admitido que puedan ser objeto de prenda, pues la posesión puede ser sustituida por la cesión del crédito al acreedor pignoraticio con notificación al deudor para que se abstenga de pagar a su acreedor. El TS ha admitido la prenda de créditos en varias Sentencias. La Ley Concursal reconoce expresamente la prenda de créditos en el artículo 90.1 que reconoce en su número 5º la prenda de valores y en su número 6º tanto la prenda de créditos como la prenda de créditos futuros.

En la prenda de créditos:

- si el crédito dado en garantía vence antes que el crédito garantizado el acreedor pignoraticio tiene el ius exigendi, de modo que ejercitará el crédito dado en prenda y en caso de incumplimiento a su vencimiento de la obligación garantizada lo recibido por él del deudor cedido subrogará al crédito pignorado que se ha extinguido por el pago, de tal manera que:

- si la prestación del crédito pignorado consiste en metálico la prenda se transformará en prenda irregular

- y si la obligación del crédito pignorado consiste en una cosa mueble o inmueble, el acreedor pignoraticio que la recibe adquiere sobre ella los derechos reales de prenda o hipoteca.

- si por el contrario el crédito dado en garantía vence después que el crédito garantizado, si se incumple la obligación garantizada el acreedor pignoraticio puede o bien instar la ejecución por el medio previsto en el artículo 1872 del C.c., ejecución que llevará a la venta del crédito pignorado; o bien esperar a que venza dicho crédito pignorado y exigir al deudor cedido su pago, imputando lo cobrado a lo que le deba el deudor de obligación garantizada por la prenda.

La prenda irregular.-

La prenda irregular es la que recae sobre dinero u otras cosas fungibles.

La especialidad de la prenda irregular está en que atribuye al acreedor pignoraticio la propiedad de las cosas dadas en prenda, de tal manera que en caso de cumplimiento de la obligación garantizada cumple con restituir al constituyente la misma cantidad de dinero o, en caso de prenda de otras cosas fungibles, otro tanto de la misma especie y calidad. En caso de incumplimiento de la prenda el acreedor pignoraticio no necesita acudir a los ordinarios procedimientos de ejecución y puede imputar lo recibido en prenda al pago del crédito garantizado.

Aunque desde el punto de vista dogmático se ha discutido si la figura es una verdadera prenda, la jurisprudencia del TS ha admitido la validez de la prenda irregular.

En determinados casos en que se han entregado en prenda cosas fungibles puede plantearse duda de si se ha querido constituir una prenda ordinaria o irregular. Habrá que estar a las circunstancias del caso. Puig Brutau señala que si el dinero se ha entregado sin cubierta o cierre hay que pensar que estamos ante una prenda irregular.

El derecho de anticresis.-

Concepto.- Conforme al artículo 1881 del C.c. “Por la anticresis el acreedor adquiere el derecho de percibir los frutos de un inmueble de su deudor, con la obligación de aplicarlos al pago de los intereses, si se debieren, y después al del capital de su crédito.”

Régimen jurídico.- Está regulado en los artículos 1881 a 1886 del C.c.

Dice el artículo 1886 del C.c. que “Son aplicables a este contrato el último párrafo del artículo 1.857, el párrafo segundo del artículo 1.866 y los artículos 1.860 y 1.861.”

Constitución.-

Aunque el C.c. lo incluye entre los contratos parece que el derecho real de anticresis puede tener origen también en una disposición de última voluntad y que puede adquirirse por usucapión.

En cuanto a los elementos personales está de un lado el acreedor garantizado, titular de la anticresis, y de otro el constituyente de esta. El artículo 1881 C.c. parece dar por supuesto que el inmueble gravado es siempre del deudor pero es perfectamente admisible que pueda constituir la anticresis un tercero que no sea el deudor.

En cuanto a la capacidad, el constituyente tendrá que tener la libre disposición de los bienes, conforme a lo que dispone el artículo 1857 del C.c. para la prenda la hipoteca.

Respecto de la forma no prescribe el C.c. ninguna en particular, pero tratándose de un derecho real sobre bien inmueble será exigible, por aplicación del artículo 1280 del C.c., el otorgamiento de escritura pública.

La escritura pública será también necesaria para lograr la inscripción de la anticresis en el Registro, inscripción que no es constitutiva pero que será imprescindible para la oponibilidad de la anticresis a terceros que tengan su derecho inscrito, conforme a las reglas generales.

En cuanto a los elementos reales, la anticresis recae sobre inmuebles fructíferos. Si bien no es necesario que los frutos que produzca la cosa gravada sean naturales, pues puede el acreedor percibir los frutos civiles, por ejemplo, las rentas derivadas del arrendamiento de la finca gravada.

Derechos del acreedor anticrético.-

  1. El primero es el derecho a percibir los frutos para aplicarlos al pago de los intereses y el capital, conforme hemos visto dispone el artículo 1881 del C.c.

  2. Pacto compensatorio.- Dice el artículo 1885 del C.c. que “Los contratantes pueden estipular que se compensen los intereses de la deuda con los frutos de la finca dada en anticresis.” Lo cual significa que se excluye la liquidación de intereses y frutos porque se compensan automáticamente y que, por consiguiente, el acreedor no podrá reclamar del deudor nada por intereses cualesquiera que haya sido la cuantía de estos o de los frutos.
1   2   3

similar:

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconGuia de estudio derecho civil II (15. Servidumbre 16. Hipoteca 17. La Prenda )

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconTema 59. Constitución de derechos reales sobre el buque: Su inscripción....

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconContrato de prenda sobre dinero

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconPrenda sobre certificado de deposito a plazo

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconGarantías reales mobiliarias: La prenda sin desplazamiento en el ordenamiento Español

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconContrato de prenda de participaciones sociales

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconTema la expropiación forzosa garantía patrimonial y actividad administrativa...

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconEl certificado de depósito y del bono de prenda

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconDr breuer bolilla XXVIII 2014-patrimonio del deudor como prenda comun...

Derechos de garantía real y sus distintas formas y creación. Analogías y diferencias entre prenda, hipoteca y anticresis. La prenda: constitución, contenido y extinción. Prenda sobre derechos y prenda irregular. El derecho de anticresis. Especialidades forales sobre los derechos reales iconModos de constituirse el usufructo. Usufructo simultáneo y sucesivo....






© 2015
contactos
ley.exam-10.com