Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo






descargar 326 Kb.
títuloFin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo
página8/14
fecha de publicación29.07.2015
tamaño326 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   14

domingo, 24 de octubre, 122 A la maestra de letras y manzanas, Ariadna...




Saludos. Esta dragontea se compone el último día de la semana, a sus últimas horas, duchado, en ropa íntima, bebiendo té de pelo de mazorca, manzanilla, anís y otras hierbas... salvado, inmóvil y sin aliento; la luna, ¡oh la luna! ¡qué luz tiene esta noche! ¿la viste?... Y los tormentos, compañera, estos tormentos de paz, tras el vuelo selenita en las dos estaciones cálidas, este ¿feliz? aterrizaje telúrico. Ya sabes, el eterno tema, lo de la profesión... cómo explicarlo con palabras de este mundo... decir que no me pongo y me quito un oficio, que permanezco...
Toda mi producción literaria la he asentado en un único principio: el desnudo, en vivo, de la muerte. Las causas y motivaciones, thelos de mi hilar, están diseminadas en lo ancho, alto y profundo de esa obra inédita o, si publicada, fuera del circuito comercial. En ese otro lugar. No redundaré.

Me ahoga la verdad, realmente, en realidad, el ombligo es el principio y fin de toda vehemencia ¿Entiendes? Es la respiración abdominal, epicentrada en la cicatriz que dejó el cordón umbilical, hipocentro de todo pensamiento. Y todo pensamiento -recuerden, recuerden- material de consciencia y realidad.
Como diría el poeta:

El amor es dios en barca. La carta que ahora viene, la puedo ya destapar... El amor es dios en barca, la vida ir tirando... El amor es pan con queso... El pan con queso es vida, la vida ir digiriendo... (E. Casasses)

Sin embargo, matizándolos compañera, matizando estos tormentos: sigo vivo. Y no consigo culminar el proyecto, quedo siempre verde esperanza... ¿retardando una madurez? No, mi amada Wendy, no se trata de un bloqueo, un frenarse, un inhibirse. Más bien es cruda extemporalidad. ¿Entiendes? No hay tiempo ya para madurar.

Se trata, así lo veo yo, de nacer en las postrimerías de la temporada, haber arribado a formarse fruto y encontrarse sin calor de verano con que cristalizar el azúcar, porque el otoño ya se presentó con la hoz y su manto lóbrego...

O sea, afuera cambió el tiempo, se acabaron los milagros del sol... no me endulzo, no muero, no se define mi periplo, no se desnuda, en vivo, la muerte. Obligándome a permanecer girando inerte sobre un prematuro punto de espera. Pero a mí, como proceso literario, me urge un desenlace, el final, o un punto de inflexión en el curso de la escritura ¿imaginas qué diría Aristóteles si le presento un texto cuya estructura es un inicio seguido de un no finito desarrollo? Está claro, diría: falta el desenlace.

Desde el comienzo se vino planteando, presentando, exordiando, introitando la llegada de la muerte. Y no llega. ¿Entiendes? No tengo recursos para postergarla más. Me brilla el albedo y resalto en la negrura como una polilla de conocimiento. Tengo cuernos de toro, bueno de tora, y el lomo se me ha tornado blanco... fin de la penitencia, y de este viaje... He abstraído y concretado. Estiré y contraje la materia del discurso, ahora ya sólo cabe un único elemento: la propia muerte. Debe -no me sirven otros lances ni personajes- aparecer, manifestarse la protagonista, en vivo y en directo.

Resumiendo y en conclusión, decido: voy a matar a GallardoNegro. Para que de ese modo la muerte haga acto de presencia y pueda proseguir, despojada ya de letal monotemática, la evolución de mis letras:

- ¿Y qué pasará conmigo?
- Tú podrás quedarte en mi coleto, Odrallagorgen.
- Eres el Nombre, ¿no?
- Sí. Y he venido a esta dragontea a por GallardoNegro. ¿Dónde está?
- Escondido debajo de la mesa...
- Maldito doble astral, ¡serás chivato!
- Es el Nombre, viene a por ti...
- Buenas noches, ¿mandaba el señor...?
- Hola GallardoNegro. Antes que nada quiero felicitarte por el buen comienzo de curso y por la constancia en la entrega de las dragonteas.
- Ha sido un verdadero placer. Su ingenio, venerable Nombre, me ideó primero, y creó después, justamente para tal función.
- Y lo has hecho muy bien.
- Sí, es un amanuense de lujo...
- sssshh! Pues usted dirá, insigne, qué desea su magnánima voluntad.
- Matarte. Necesito que la muerte haga acto de presencia en nuestra, mi, literatura. Estoy consumido ya de esperarla. No vivo, no me nutro, no proyecto, no hago planes, no forjo un nido, no hago nada que no sea esperar activamente a la muerte... y no llega, Gallardo,
no llega. Y tiene que llegar...
- Por tanto, Gallardonegro...
- Por tanto, amable Odrallagorgen, yo moriré.
- Sí, tú te sacrificarás por nosotros...
- ¿Puedo llamarte Gallardocristo?
- ¡Guarda respeto, alimaña etérea! ¿Y puedo preguntar, excelso Nombre, cómo será mi ejecución?
- Pues no lo había pensado. Por supuesto habrán de estar las cámaras, los micrófonos, los lápices avisados, predispuestos para captarlo todo. ¡Será apoteósico!
- ¿Se aceptan sugerencias? Podríamos abrir una encuesta en el foro: ¿Cómo aplicarías la pena capital a GallardoNegro? La silla eléctrica es moderna y funcional, el garrote es eficaz y tradicional, la cicuta es amarga pero muy capaz...
- La hoguera, la hoguera, entre todas, la que yo prefiriera....
- Bueno, bueno, calmen el histrionismo, estimado heterónimo y estimada copia onírica... ya veremos. Consultaré en internet los diferentes formularios que hay que rellenar para solicitar al Estado la asistencia a domicilio de la muerte, estas cosas hay que llevarlas por lo legal... Confío que el tamaño de la lista de espera sea menudo...
- A mandar.
- No hay más que hablar.
- Os mantendré informados...
- Muy generoso.
- ¡Viva el Nombre! ¡Salve, salve, salve!
- ¡¡Ssssssssssssshhhhhhh!!!

- ¿Se ha ido?
- Me parece que sí. Asómate...
- Sí... sí... ...sí Se ha ido... ¿qué te parece?
- ¿Qué?
- ¡Hombre! Eso de matarte...
- Ah! En mi opinión es absolutamente innecesario. Pero es Su voluntad y por ende mi deseo...
- ¿Innecesario?
- Sí. ¿ El Nombre está empeñado en obtener una entrevista con la muerte?
- Eso es... y tú eres el anzuelo.
- Tontería. La muerte ya está junto a él...
- ¿Me lo explicas?
- Tú no lo aprecias porque permaneces en una dimensión sutil. Pero yo, siendo heterónimo, sí que tengo parte de visión densa, física. Y...
- ¿... y qué ves con tus ojos sensibles?
- ¿Qué no veo?
- ¿Qué no ves?
- Al Nombre... Ya no está. Estuvo, se le veía. Ya no.
- ¿Está muerto?
- Eso me temo...
- ¿Y él lo sabe?
- Obviamente no.
- Pues qué innecesario asesinarte...
- Totalmente.
- ¿Y qué piensas hacer?
- ¿Hacer? Lo mismito que Sócrates, beberme la cicuta ya estirado en el lecho. O lo mismito que Jesús, poner la mejilla para que me bese Judas, o...
- ¿Cómo? ¡Qué falta de sangre! ¡Escápate!
- ¿¡Qué dices desvergonzada!? ¿Quieres meternos en una guerra de bipolaridad? Aquí únicamente tiene cabida una Voluntad, la del Nombre... Además, cállate, estamos aún en la dragontea. Tira para dentro y déjame despedirla...
- Parece mentira que durante el despertar de este otoño hayas sobrevolado con las crónicas las revueltas de la huelga general y las resistencias anticapitalistas en tu país y ahora me vengas con la pusilanimidad y la sumisión ante tu Nombre interior ¡¿qué clase de activista eres tú?!...
- Te he dicho que dejes eso para la intimidad...
- ¡Por Abraxas! Agarra esa maldita pluma y defiéndete de tu alteridad, ¡rebélate contra su despotismo!
- … fue entonces cuando tomé consciencia de la realidad. Otra realidad. La verdad me embistió con vehemencia. Yo, el alterego, el otro yo, aquél que siempre llevó a cuestas el heterónimo, aquél que se pensó creado por el Nombre, tomé consciencia de que, en verdad, yo estaba vivo y él no. Y, por tanto, yo era el creador y no el creado...

¿Se imaginan, por un instante, aunque que se vean forzados a manejar ilusiones, que el Minotauro es, en efecto, el asesino y Teseo el asesinado? A veces pasa, ¡haced lo que queráis, pero que no os vean! Sucede, ocasionalmente, que el engendro nacido de dios y mujer sobrevive a la espada del hijo de hombre y mujer y, a lo mejor, no le da muerte, sino que conniven con Ariadna contra Minos, padre y rey del laberinto y del reino del pensamiento finito... En fin, que siempre es un principio. A estas alturas, me da pereza sacarme el apodo, así que: se despide, hasta más ver, Gallardonegro, escudero de la orden del Dragón y Gea, a tu disposición para lo que gustes y se pueda.

- Oye, piltrafilla, ¡atiende al viento! En popa... ¿qué haces? ¿Por qué te subes a la barandilla?
- ¡Oh, capitán... mi capitán! ¡A toda vela!
- ¡Esperadme! ¡Dejadme embarcar! ¡Os he oído! ¡Estoy muerto! ¡Socorrro! ¡Estoy muerto! ¡Esperadme! ¡Dejadme embarcar! Por Ariadna...
- Por Seiko, déjale embarcar.
- Por Arxé, que suba. Un barco parte de nosotros...

...¡LLEVÁNDONOS EN ÉL!
_________________
.: la jaula se ha vuelto pájaro y se ha volado :.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   14

similar:

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconViernes, 29 de octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconNoticias y Análisis de Tendencias Guatemala, 21 de octubre de 2010...

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconLey nº 048 ley de 9 de octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo icon14 de Octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo icon12 de Octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconMiércoles, 27 de octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconNeuquén, 29 octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconJueves, 28 de octubre de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconMensaje: Bogotá, octubre 11 de 2010

Fin de semana 1-3 de octubre, 2010. 122 Viernes 1 de octubre de 2010, día 1 de 122, la ley contra el cristianismo iconAño 2 No. 101 Miami 24 de octubre de 2010. Comentarios y correspondencia






© 2015
contactos
ley.exam-10.com