El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo






descargar 39.07 Kb.
títuloEl presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo
fecha de publicación25.07.2015
tamaño39.07 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos

Historia de España - 2º Bachillerato I.E.S. San José

Guadalupe Calderón Seguro Villanueva de la Serena



TEXTO 4.- DECRETO 4 MAYO 1814


"Por manera que estas bases pueden servir de seguro anuncio de mis reales intenciones en el gobierno de que me voy a encargar, y harán conocer a todos no un déspota ni un tirano, sino un Rey y un padre de sus vasallos. Por tanto, habiendo oído lo que unánimemente me han informado personas respetables por su celo y conocimientos, y lo que acerca de cuanto aquí se contiene se me ha expuesto en representaciones, que de varias partes del reino se me han dirigido, en las cuales se expresa la repugnancia y disgusto con que así la constitución formada en las Cortes generales y extraordinarias, como los demás establecimientos políticos de nuevo introducidos, son mirados en las provincias; los perjuicios y males que han venido de ellos, y se aumentarían si yo autorizase con mi consentimiento, y jurase aquella constitución; conformándome con tan decididas y generales demostraciones de la voluntad de mis pueblos, y por ser ellas justas y fundadas, declaro que mi real ánimo es no solamente no jurar ni acceder a dicha constitución ni a decreto alguno de las Cortes generales y extraordinarias, a saber, los que sean depresivos de los derechos y prerrogativas de mi soberanía, establecidas por la constitución y las leyes en que de largo tiempo la nación ha vivido, sino el de declarar aquella constitución y tales decretos nulos y de ningún valor y efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubieran pasado jamás tales actos, y se quitasen de en medio del tiempo alguno, y sin obligación en mis pueblos y súbditos, de cualquiera clase y condición, a cumplirlos ni guardarlos...” Dado en Valencia a 4 de mayo de 1814. YO, EL REY.

Cuestiones:
1. Localiza y sitúa el texto
2. El reinado de Fernando VII: liberales y absolutistas
3. El proceso de emancipación de las colonias españolas de América
4. Extremadura bajo el reinado de Fernando VII
Cuestión 1. Localiza y sitúa el texto
1.- Clasificación:

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo.
2.- Naturaleza:

Por su contenido, es jurídico, se trata de un Decreto, y también podemos considerarlo político, dado que se refiere al gobierno de España.

La finalidad del Decreto es anular la Constitución de 1812 y restablecer la Monarquía absoluta del Antiguo Régimen.
3.- Autor:

Es el rey Fernando VII de Borbón, hijo de Carlos IV; ocupó el trono en 1808 tras el Motín de Aranjuez, por el que cayó el ministro Godoy y el rey Carlos IV abdicó a favor de su hijo Fernando. Éste y el resto de la familia real vivió exiliado en Francia hasta el fin de la guerra de la Independencia (1808-1814). Por el Tratado de Valençay, Napoleón devuelve el trono a Fernando VII, que retornó a España, donde restauró el absolutismo (1814-1820), el Trienio liberal con Riego (1820-1823) y la Década Ominosa (1823-1833). Al morir, le sucedió su hija Isabel II, menor de edad, quedando la regencia en manos de su cuarta mujer, María Cristina, iniciándose una guerra civil entre carlistas (partidarios de su hermano Carlos Maria Isidro) e isabelinos.
4.- Contexto Histórico:

Al ser liberado por Napoleón, Fernando VII regresó a España, donde le esperaban en Madrid las Cortes para que jurara la Constitución de 1812, de carácter liberal, y que limitaba los poderes absolutos del rey. Retrasa su entrada en Madrid, y en Valencia recibe el Manifiesto de los Persas, en el que un grupo de 69 diputados absolutistas le piden que derogue el régimen constitucional. Apoyado por el ejército y animado por las aclamaciones populares (era llamado ”El Deseado”) hace público este decreto. Se inicia la represión de los liberales, que son detenidos y perseguidos, teniendo que exiliarse muchos de ellos.
5.- Ideas Principales:

- La primera idea es presentarse como un rey absoluto del Antiguo Régimen cuando declara “el anuncio de mis reales intenciones”; el motor del gobierno en un régimen absoluto es la voluntad del rey. También aparece la idea paternalista característica del despotismo ilustrado cuando afirma “ser un rey y un padre de sus vasallos”; el término vasallo es equivalente al de súbdito en el Antiguo Régimen: significa no tener ningún tipo de derecho en contraposición al concepto del ciudadano propio del liberalismo.

- La segunda idea, desde “habiendo oído…" hasta "fundadas”, nos informa de que ha estado escuchando las opiniones de sectores importantes del reino, se refiere al “Manifiesto de los Persas” presentado por un grupo de absolutistas que le animaban a restaurar el absolutismo y rechazar el sistema constitucional (la frase “repugnancia, disgusto, perjuicios y males”) equiparando el periodo liberal con una situación de anormal anarquía y desgobierno.

- La tercera idea, desde “declaro…" hasta "guardarlos”, constituye la negativa de Fernando VII a jurar la constitución, derogando toda la obra legislativa de las Cortes de Cádiz, así como sus instituciones, reniega de ellas como si no hubiesen existido jamás; al declararla nula, libera a sus súbditos del cumplimiento de ninguna norma o ley emanada de las Cortes.
6.- Conclusión:

Hay que tener en cuenta que la restauración de las instituciones del Antiguo Régimen, como la Inquisición, la Mesta, el Régimen Señorial, etc. sucede en un contexto internacional propicio; una vez derrotado Napoleón, las potencias europeas reunidas en el Congreso de Viena defendieron la legitimidad tradicional de las monarquías incluyendo el principio de intervención militar (Santa Alianza) en otros países para restablecer el orden en caso de revolución liberal. La Santa Alianza envió a los Cien Mil Hijos de San Luis para destituir y ajusticiar a Riego.

Cuestión 2. El reinado de Fernando VII: liberales y absolutistas
El reinado de Fernando VII se debatió entre el absolutismo y el liberalismo, lo que se ha denominado la quiebra del Antiguo Régimen. Se dividió en tres periodos.

  • La restauración del absolutismo: 1814-1820.

  • Trienio Liberal: 1820-1823.

  • Década Ominosa: 1823-1833.




  • La Restauración del Absolutismo (1814-1820)

Derrotado Napoleón, Fernando VII regresa a España en marzo de 1814. Los liberales quieren hacerle llegar directamente a Madrid, para que jure la Constitución que el rey se ha comprometido a respetar. Pero Fernando, aconsejado por los absolutistas, que ven la ocasión de volver al Antiguo Régimen, decide ir a Valencia. Allí, 69 diputados absolutistas le hacen entrega del Manifiesto de los Persas, solicitándole la anulación de todo lo aprobado en Cádiz y la vuelta al Antiguo Régimen. El monarca, muy animado por el apoyo del ejército y el entusiasmo popular con que es acogido (el pueblo lo llamaba "El Deseado"), publica el Decreto del 4 de Mayo, anulando la obra de las Cortes de Cádiz. Da comienzo una etapa absolutista con medidas inmediatas, como el restablecimiento del régimen señorial, de las instituciones antiguas, de la Inquisición, supresión de la prensa libre, etc. Los liberales son detenidos o asesinados y la dura represión obliga a muchos a marchar al exilio por vez primera.

Se produce la vuelta al Antiguo Régimen en una situación internacional favorable, ya que, una vez derrotado Napoleón, las potencias vencedoras inician la Restauración del absolutismo en Europa, organizando en el Congreso de Viena un nuevo mapa y con la Santa Alianza para defender el absolutismo, con derecho a intervenir en cualquier país para acabar con el liberalismo.

Fernando VII y su gobierno intentaron un objetivo imposible: rehacer un país destrozado por la guerra, con la agricultura deshecha, caída de precios, comercio paralizado, enorme déficit público, etc., agravado por la lucha de independencia de las colonias americanas. Fracasa un intento de reformar la Hacienda por la oposición de los privilegiados a pagar impuestos. La incapacidad del gobierno para resolver estos problemas sin acabar con la vieja estructura social genera la quiebra de la monarquía absoluta.

Empieza a fraguarse una oposición, dirigida por la burguesía liberal, que desea un régimen constitucional y que cuenta con el apoyo de parte del campesinado, molesto por el restablecimiento del régimen señorial. Esta minoría liberal protagoniza pronunciamientos militares; la mayoría de ellos fracasan, faltos de apoyo popular, como los de Espoz y Mina en Pamplona. Pero el 1 de enero de 1820 triunfa el del coronel Rafael de Riego en Cabezas de San Juan (Sevilla) al mando de un destacamento preparado para embarcar a las colonias americanas en pie de guerra por su independencia.

  • Trienio Liberal (1820-23)

Tras el pronunciamiento de Riego, se repone la Constitución de 1812, que Fernando VII se ve obligado a jurar en marzo. Se declara una amnistía, regresando los liberales del exilio. Las Cortes restauran parte de la obra de las Cortes de Cádiz: supresión de señoríos, mayorazgos, gremios, desamortizaciones, reforma fiscal, etc. Quieren realizar una revolución burguesa que liquide el feudalismo en el campo y liberalice el comercio y la industria. Reconstruyen la Milicia Nacional, un cuerpo de voluntarios armados, salidos de las clases medias urbanas, para defender las reformas constitucionales. Pero surgen varios problemas:

  • La oposición de la monarquía: Fernando VII paralizó cuantas leyes pudo, recurriendo al derecho de veto.

  • El descontento de los campesinos, ya que se abolían los señoríos jurisdiccionales, pero no les facilitaban el acceso a la tierra. Los antiguos señores se convirtieron en los nuevos propietarios, y los campesinos, en arrendatarios que podían ser expulsados de las tierras si no pagaban, con lo que perdían sus derechos tradicionales.

  • La formación de partidas absolutistas apoyadas por la nobleza y la Iglesia, en Cataluña, Navarra, Galicia y Maestrazgo aragonés.

  • La división de los propios liberales en dos tendencias: moderados (antiguos doceañistas) partidarios de hacer reformas sin enfrentarse ni al rey ni a la nobleza, y los exaltados, que quieren acelerar las reformas, apoyados por la Milicia Nacional y por la prensa. La situación está muy agitada y tensa. Los moderados gobiernan hasta 1822, y luego los exaltados.

El rey pide ayuda a la Santa Alianza, que decide intervenir enviando en 1823 a un ejército francés, los Cien Mil Hijos de San Luis, al mando del duque de Angulema, que no encuentran apenas resistencia. Las Cortes se refugian en Cádiz, pero son vencidas. Fernando VII es repuesto como monarca absoluto. El ejército francés de ocupación permanece cinco años en el país.

  • La Década Ominosa (1823-1833)

De nuevo hay una feroz represión contra los liberales, que deben marchar al exilio, refugiándose la mayoría en Gran Bretaña. La Administración y el ejército se depuran. Fernando VII no restablece la Inquisición, pero se crean Juntas de Fe en algunas provincias y un verdadero terror se extiende por el país. Surge un nuevo instrumento de represión: la policía, recién creada. El régimen tendrá una doble oposición, la de los liberales con pronunciamientos fallidos como el general Torrijos (extremeño), que fue ejecutado, y el ajusticiamiento de Mariana Pineda por bordar en una bandera la palabra Libertad.

La pérdida definitiva de las colonias en 1824 agrava la difícil situación de Hacienda. Los problemas económicos fuerzan al rey a tímidas reformas, próximas al Despotismo Ilustrado, para intentar atraerse la colaboración de la burguesía financiera e industrial de Madrid y Barcelona, concedió un arancel proteccionista para las manufacturas catalanas. Estas reformas son mal vistas por los sectores tradicionalistas de la Corte, nobleza y clero; en Cataluña surgen partidas realistas (los Malcontents), que defendían el retorno a las costumbres y fueros tradicionales.

En 1830, la enfermedad del rey planteó el problema sucesorio: la cuarta esposa del rey, Mª Cristina, da a luz una hija, Isabel; estaba vigente la Ley Sálica -que impedía reinar a las mujeres- de origen francés y que Felipe V había implantado. Fernando VII, influido por su mujer, promulga la Pragmática Sanción, que deroga la Ley Sálica. Se forman dos bandos en la Corte: los partidarios de D. Carlos (absolutistas) no la aceptan, e intrigan para que el rey enfermo reponga la Ley Sálica. Los liberales apoyan a Isabel. Mª Cristina, nombrada regente por la enfermedad de Fernando, se inclina hacia éstos, inicia reformas y decreta una amnistía; regresan 10.000 exiliados. Fernando VII muere en 1833 dejando a su hija Isabel, de tres años de edad, como heredera del trono. D. Carlos no lo acepta y se proclama rey. Se inicia así la primera guerra carlista
Cuestión 3. El proceso de emancipación de las colonias españolas de América
Cuando en 1808 España fue ocupada por las tropas napoleónicas, la Monarquía hispana mantenía intacto su Imperio en América, pero a partir de entonces se inicio un movimiento independentista que, tras una larga guerra, desembocó en la emancipación de Hispanoamérica y la formación de nuevos países.
1.CAUSAS:

La emancipación fue provocada por diversos factores, entre los que destacan los siguientes:


- La difusión de las ideas ilustradas y liberales, que incrementaron los deseos autonomistas de los territorios americanos; América estaba demasiado lejos como para ejercer un control efectivo del territorio desde la Península, de modo que las obras e ideas ilustradas, que en España era sometidas a la supervisión y la censura de la Iglesia, circularon con mayor libertad.

- El ejemplo dado por las colonias inglesas de Norteamérica, al liberarse del dominio británico; en este sentido, tuvo gran relevancia el papel desempeñado por Carlos III durante la Guerra de Independencia norteamericana, respaldando a los rebeldes como medio para debilitar a Inglaterra.

- Las aspiraciones de los criollos (hijos o descendientes de europeos nacidos en territorio americano), marginados de la cúpula del poder, y deseosos de dirigir los destinos de su tierra libres del control español. Aunque eran la clase económicamente más poderosa, los criollos debían aceptar que los cargos políticos les fueran encomendados a peninsulares.

- Pese a los decretos de Floridablanca, que liberalizaron el comercio con América, en los años anteriores se había fraguado un profundo descontento debido a la imposibilidad criolla para gestionar las cuestiones económicas, en una época en la que la hegemonía naval británica dificultaba el tráfico marítimo español por el Atlántico y, por tanto, imponía serios impedimentos al correcto abastecimiento.

- La invasión de España por Napoleón, que provoco un gran vacío de poder, debilitando el dominio español sobre el continente americano. En este sentido, cuando las Cortes de Cádiz reclamaron su legitimidad, se encontraron en América voces no dispuestas a aceptar una autoridad distinta de la del rey.

- Por encima de otras causas, la independencia hispanoamericana fue el resultado de un proceso de maduración interna; es decir, durante los siglos XVII y XVIII, los territorios americanos fueron dotados de las instituciones culturales y de gobierno necesarias para poder desenvolverse de manera autónoma.

2. EL PROCESO INDEPENDENTISTA

Los primeros pasos hacia la emancipación se dieron entre 1808 y 1814 cuando, al ser ocupada España por los ejércitos franceses, surgieron las Juntas de Defensa. Inicialmente, tenían el objetivo de organizar la resistencia contra las tropas napoleónicas, pero al final fueron utilizadas por los independentistas para crear sus primeros Gobiernos y realizar las primeras declaraciones de Independencia.
Los principales centros de la sublevación fueron México, Venezuela y Argentina, donde se afianzo la resistencia contra España.

El fin de la ocupación napoleónica permitió a la monarquía de Fernando VII recuperar el control de la mayor parte del territorio sublevado, a excepción de Argentina, donde José San Martín mantuvo sus posturas independentistas.

Sin embargo, no fue hasta 1815 cuando la sublevación contra el dominio español rebrotó en diversas zonas de la América española:


- En México, el proceso emancipador, ahora dirigido por Iturbide, culminó en el Plan de Iguala, que consagró la independencia mexicana.

- En América del Sur, San Martín avanzó desde el Río de la Plata sobre Chile, derrotando a los españoles en Chacabuco y Maipú.

- Simón Bolívar consolidó la Independencia de Venezuela y Colombia y empezó su avance victorioso desde el norte sobre Perú, venciendo a los españoles en Boyacá y Pichincha.


En España, las tropas que estaban dispuestas para sofocar la sublevación protagonizaron un pronunciamiento antimonárquico, encabezadas por el general Riego.

La victoria definitiva de los insurgentes tuvo lugar en la batalla de Ayacucho (1824) en el virreinato del Perú, tras la cual la independencia del continente americano fue una realidad. España solo mantuvo en su poder en América las islas de Cuba y Puerto Rico, y en el Pacífico las islas Filipinas.
La penetración en América de los principios ilustrados propició que los nuevos Estados surgieran desde planteamientos liberales, si bien de forma casi inmediata se fue consolidando el control de las elites dominantes.
3. CONSECUENCIAS DE LA INDEPENDENCIA:

Para España: la confirmación de que era una potencia de segunda fila. La repercusión económica fue mayor, ya que desapareció una fuente importante de ingresos para la Hacienda pública -los caudales de Indias- y el comercio se redujo, lo que retrasó el proceso de industrialización en España.

Para las colonias: los intereses de las burguesías comerciales y de los grandes terratenientes condujeron al fraccionamiento en múltiples repúblicas, débiles e inestables, con formas de gobierno autoritarias, en manos de caudillos militares, los únicos que podían mantener sometidas a las masas. Las clases altas criollas se identificaron con la nación, pero no promovieron el desarrollo y las condiciones de vida de negros, indios y mestizos empeoraron. El sueño de Bolívar de crear unos Estados Unidos del Sur fracasó y pronto surgieron luchas fratricidas entre los países por cuestiones fronterizas.
La independencia política de los nuevos estados no supuso la independencia económica. El dominio español fue sustituido por el de Gran Bretaña y Estados Unidos, que llevaron a cabo un neocolonialismo brutal, impidiendo con ello el desarrollo económico de la zona. En 1823 el presidente Monroe había declarado: "América para los americanos", es decir, que sería un territorio preferente de Estados Unidos y que los europeos debían ir abandonando sus intereses en el continente.

Cuestión 4.- Extremadura bajo el reinado de Fernando VII
El sexenio absolutista comenzó en Extremadura con el arresto y encarcelamiento de afrancesados y liberales, como Fernández Golfín, José Mª Calatrava o Muñoz Torrero, figuras que sufrieron de manera especial la represión absolutista o el destierro en Portugal. Estas medidas represivas se complementaron con la liquidación de las instituciones liberales, como la Diputación de Extremadura o las asociaciones liberales.

Como en otros lugares, en Extremadura las sociedades patrióticas fueron configurando las bases sociales que condujeron a la implantación del liberalismo español del siglo XIX. La primera en surgir en nuestra región durante el Trienio Liberal, fue la Asamblea Constitucional de Badajoz. También durante este periodo se elaboró un nuevo modelo de organización territorial, que dividió el territorio de Extremadura en dos provincias: Cáceres y Badajoz.

La restauración del absolutismo durante la Década Ominosa significó para los liberales la vuelta al destierro y la represión física e ideológica; para los absolutistas, hizo patente la división entre los defensores a ultranza del absolutismo más conservador y los sectores más moderados proclives a ciertas reformas de signo liberal.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconTexto nº 4: decreto de 4 de Mayo de 1814 (Decreto de Valencia)

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo icon11 fernando VII: absolutismo y liberalismo. La emancipación de la américa española

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconDecreto de Valencia de Fernando VII

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconIii- la restauración del absolutismo y los intentos liberales durante el reinado de fernando VII

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconTema III: reinado de fernando VII (1814-1833)

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconEl regreso del rey, en marzo de 1814 planteó un problema integrar...

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconDespués de que los ejércitos franceses invadieran España, con el...

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconLey 26. 861 Ingreso democrático e igualitario de personal al Poder...

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconDon fernando septimo, por la gracia de Dios y la Constitución de...

El presente texto es un fragmento del “Decreto de Valencia” de 4 de mayo de 1814. Es una fuente primaria y destinatario público; el Rey Fernando VII da a conocer a la Nación Española su intención de volver al absolutismo iconEn una tesis que presenté a la Convención Nacional del Magisterio...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com