Examen de las regiones inguinal






descargar 19.01 Kb.
títuloExamen de las regiones inguinal
fecha de publicación24.07.2015
tamaño19.01 Kb.
tipoExamen
ley.exam-10.com > Ley > Examen
Exploración clínica de la region inguinal

Examen de las regiones inguinal
y crural
¿Cómo diagnosticaremos una hernia?
La hernia inguinocrural es aún hoy en día,
al comienzo del siglo XXI, una patología que
podemos diagnosticar simplemente con la
exploración clínica, con el examen directo
del paciente.
Muchos dolores inespecíficos en esa región
o, incluso, algo más altos son debidos
al inicio de la aparición posterior de una hernia,
por lo que es muy importante explorar
bien los orificios herniarios.
Es el primer gesto que debe hacer un
cirujano frente a un cuadro de oclusión intestinal;
muchos de ellos, en mujeres gruesas
son debidos a una «traicionera» hernia
crural desconocida y estrangulada.

Diagnóstico diferencial
Una buena exploración nos permitirá diferenciar
otras patologías de la región como
la presencia de ganglios linfáticos aumentados
de tamaño que pueden aparecer en afecciones
hematológicas graves, enfermedad de
Hodking, metástasis, algunas enfermedades
venéreas y también como reacción a infecciones
de piel o heridas tórpidas en el miembro
inferior. Si existe sospecha de hidrocele
y dudas de hernia inguinoescrotal, la transiluminación
de la región con una linterna
potente es positiva para el primero y no veremos
traspasar la luz en la hernia, aunque
algunas veces los dos procesos coexistan.

Qué situaciones nos podemos encontrar
Una hernia reductible es aquella en la
que el saco o su contenido puede devolverse
a la cavidad abdominal; la hernia puede
entrar y salir; sale casi siempre con la hiperpresión
del abdomen. Una hernia irreductible
o incarcerada es la que no podemos
devolver al interior de la cavidad, pero no
hay inflamación del saco o su contenido, ni
dificultad en el riego sanguíneo de la misma;
generalmente está «siempre fuera» y solo le
molesta al paciente por el bulto que aparece
en la región; no hay compromiso en el tránsito
intestinal y su evolución es larga. Una
hernia estrangulada es aquella irreductible,
que suele presentarse de forma aguda y con
dolor producido por falta de riego sanguíneo;

es el dolor agudo de la isquemia; se puede

acompañar de oclusión intestinal, si compromete
un asa y crea una situación de urgencia
quirúrgica a resolver de inmediato. La
hernia de Richter es una hernia estrangulada
en la que solo está atrapado en el anillo constrictor
una parte de la pared de un asa intestinal;
la consecuencia puede ser la gangrena
sin signos de obstrucción intestinal.
El contenido del saco herniario se puede
sospechar a veces tras el examen físico; el epiplón
da un tacto plástico y nodular; sospecharemos
presencia de un asa intestinal al palpar
el saco o reducir su contenido, por el gas y el
ruido característico peristáltico de la misma. 

      

En la ingle derecha

relieve elíptico de una

hernia inguinal indirecta

que desciende al escroto.

En la izquierda protrusión

globular que corresponde

a una hernia inguinal directa.



Puntos anatómicos y de

proyección a la piel de una

hernia inguinal indirecta otra

directa y una crural.

Examen del conducto inguinal
en el hombre
Muchas veces la simple inspección de la
zona es suficiente para el diagnóstico, relieves
en la piel o asimetrías, que aparecen tanto
en reposo como haciendo toser al paciente.
Conviene inspeccionar y explorar al paciente
de pie.
Modo de explorar al paciente
y diferenciar una hernia inguinal
directa de una indirecta
Nos ocuparemos, en primer lugar, del
examen físico en el hombre, que padece con
mayor frecuencia una hernia y cuya exploración
es más sencilla por la constitución
anatómica de la región.
Esta maniobra resulta siempre molesta
para la persona que vamos a explorar y la debemos
practicar con cuidado y delicadeza.
El dedo del examinador, mejor con el paciente
de pie, aunque puede hacerse en decúbito
supino, se coloca en la parte más baja
del escroto en el hombre, invaginando el mismo
hacia el conducto inguinal. Si se ha invaginado
lo suficiente, podemos llegar a través
del anillo inguinal externo a palpar en ocasiones
el interno, haciendo en ese momento
que el paciente haga fuerza con su vientre;
notaremos sobre la punta de nuestro dedo
propulsar el saco y su contenido, en forma
de una masa alargada y elíptica, si se trata
de una hernia indirecta. La hernia inguinal
directa casi nunca desciende al escroto, no
propulsa a través del orificio inguinal interno
y la sensación de choque con nuestro dedo
proviene de la pared posterior. Muchas
veces es difícil, si no se tiene demasiada experiencia,
diferenciar entre estos dos tipos de
hernia y se han descrito errores de apreciación
en más del 50 % de los cirujanos que las exploran
(Ralphs 1980).
La reductibilidad de una hernia debe
comprobarse siempre con el paciente en
decúbito.

Exploración de la región crural
La inspección de la región nos puede orientar
en pacientes delgados hacia el diagnóstico
de hernia crural, por el relieve que aparecerá
en dicha zona tras hacer toser al paciente.
Las relaciones anatómicas y referencias de
interés vienen recogidas en la figura. La región
crural no puede palparse tan bien como la inguinal.
El anillo externo del conducto crural
difícilmente puede percibirse por palpación
en ausencia de hernia, pero debemos notar la
propulsión del saco en nuestros dedos con la
hiperpresión abdominal provocada, si la hay.
Es más clara la situación cuando se trata de
hernias incarceradas o estranguladas, ya que
se palpan con una mayor facilidad.
La localización exacta está en relación
con la arteria femoral y el ligamento inguinal,
por debajo de este e inmediatamente a
continuación de la arteria hacia el escroto en
el hombre o los labios mayores en la mujer.
Para explorar bien la región, primero hay

que delimitar el ligamento inguinal identificando
la espina iliaca anterosuperior y la
espina del pubis. A medio camino aproximadamente
entre estos dos puntos percibiremos
las pulsaciones de la arteria femoral inmediatamente
por debajo del ligamento. Si colocamos
nuestro dedo índice de la mano
derecha encima de la arteria femoral derecha
del paciente a explorar, el de enmedio
quedará encima de la vena femoral, el anular
a nivel del conducto crural, encima de la
salida de la hernia.
Debemos distinguir una posible variz de
la vena safena, que aparecería en la exploración
por debajo del anillo crural y también
una adenopatía crural (Ganglio de Cloquet),
en ocasiones inflamado por procesos en el
miembro inferior o de vecindad; dos situaciones
que se reconocen con facilidad y no
debemos confundir con una hernia crural.

La región inguinocrural en la mujer
La posible hernia crural se puede explorar
en la mujer de la misma manera que en
el hombre, como ya hemos descrito. No ocurre
lo mismo con la exploración de la región
inguinal en el sexo femenino; no es tan fácil
como en el hombre, porque no resulta posible
invaginar los labios, pero por palpación
del ligamento inguinal y del pubis, puede localizarse
exactamente el orificio inguinal externo
con el dedo índice. Cuando la paciente
tose, y tiene una hernia, se debe percibir el
saco y a veces puede seguirse hacia dentro
del conducto. Las situaciones de incarceración
o estrangulación no deben ofrecer ninguna
duda.
En la mujer, una hernia indirecta incipiente
resulta muy díficil de descubrir; es útil
,a veces, colocar nuestra mano abierta a nivel
del anillo interno; al toser la enferma se
puede percibir en la palma de nuestra mano

un impulso cuando el saco herniario desciende
a través del extremo superior del conducto.
Esta misma maniobra resulta útil en el
varón, cuando un anillo externo muy pequeño
impide introducir el dedo en el conducto.



Técnica para invaginar el

escroto con el fin de palpar

el conducto inguinal.

El problema de hernias
pequeñas no diagnosticables
por exploración clínica
En ambos sexos, las hernias inguinales
muy pequeñas o incipientes muchas veces
no las podemos percibir, como masas prominentes
que apareceran al toser. Por este
motivo se emplean, sobre todo, en Estados
Unidos, herniografías para diagnosticarlas
con pacientes que presentan dolor persistente
en la región. Hasta donde nosotros conocemos,
en España, en mi hospital, con los medios
en que nos movemos los cirujanos
preocupados por el problema de la hernia,
en pacientes adultos, no es habitual practicar
una herniografía ante estas situaciones.
En la actualidad no se practican en España
ni se habla de ellas en ningún foro; deberán
ser sustituidas por exploraciones menos invasivas
como la resonancia nuclear Magnética,
como veremos en el capítulo
correspondiente. Hay que pensar, frente a un
dolor en la región inguinocrural persistente
sin otros hallazgos, en la posibilidad de que
se trate de una hernia «que aparecerá» y deberemos
explorar muy bien los orificios herniarios,
además de solicitar las pruebas
radiológicas citadas.
Otras veces, los cirujanos hemos sido requeridos
por los traumatólogos para operar
«osteopatías del pubis» en deportistas jóvenes
y futbolistas, sobre todo, resolviéndolas
con una «plastia de abductores», que es en
realidad una hernioplastia a lo Mc Vay. Durante
la exploración en la intervención hemos
encontrado muchas veces pequeños
sacos directos o debilidades de la pared posterior.
Estos pacientes mejoran de su cuadro
doloroso inguinal tras la intervención.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Examen de las regiones inguinal iconModificar a fondo la relación entre la capital y las regiones

Examen de las regiones inguinal iconRegalías reforma nefasta para las regiones petroleras y mineras

Examen de las regiones inguinal iconLeyNo. 28 Estatuto de la autonomía de las regiones de la costa atlántica...

Examen de las regiones inguinal iconInvestigación titulada: “desconcentracion de la cuenta general para...

Examen de las regiones inguinal iconLa civilización griega se desarrolló en un espacio montañoso, de...

Examen de las regiones inguinal iconLa transición por la “Constitución Vascongada” (1852): De la” Constitución...

Examen de las regiones inguinal iconResumen Los colectivos sociales de las localidades y regiones de...

Examen de las regiones inguinal icon1. Las regiones superficiales de la cara, frontal, palpebral, superciliar,...

Examen de las regiones inguinal iconCuestionario de Preguntas cuerpo de auxiliares administrativos (D....
«hoja de examen» es el que corresponde al número de la pregunta del cuestionario

Examen de las regiones inguinal iconExamen crítico de las teorías anteriores y de las principales constituciones






© 2015
contactos
ley.exam-10.com