Hercilio Maes






descargar 1.27 Mb.
títuloHercilio Maes
página1/26
fecha de publicación25.03.2017
tamaño1.27 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

Ramatís Mensajes del Astral



Mensajes del Astral


Ramatís

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes

SÉPTIMA EDICIÓN

EDITORIAL KIER S.A.

Av. Santa Fe 1260

(1059) Buenos Aires - Argentina

Se hallan reservados todos los derechos. Sin autorización escrita del editor, queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio mecánico, electrónico y/u otro- y su distribución mediante alquiler o préstamo públicos.

Título del original en portugués: Mensagens Do Astral Ediciones en castellano: Editorial KIER S.A.; Buenos Aires años: 1965 - 1967 - 1970 - 1975

1979 - 1994- 1998 Tapa: Baldessari

LIBRO DE EDICIÓN ARGENTINA I.S.B.N.: 950-17-1322-9

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723 © 1998 by Editorial Kier S.A., Buenos Aires Impreso en la Argentina Printed in Argentina

RINDO HOMENAJE:

AL ESPIRITUALISTA

ANTONIO LUIZ DO LAGO, cuyo espíritu la­borioso y saturado de renuncia se debe al san­tificado patrimonio de la "Institución y Edi­tora Divino Maestro", cuya obra se realiza y destina a la divulgación exclusiva de las verdades morales y espirituales consagradas en el Evangelio de Jesús,

A

B. GODOY PAIVA, a cuya labor, devoción y lu­cidez de ideas se debe la revisión que hizo apreciable y fluida la coordinación de esta obra.

Hercilio Maes


Curitiba, 20 de octubre de 1956.

PRÓLOGO DEL TRADUCTOR
Hace muchos años que esta maravillosa obra psicografiada por el sensitivo doctor Hercilio Maes esperaba esta oportuni­dad para materializar en idioma castellano su magnífico texto.

Gracias al espíritu evangélico del médium de Ramatís, se edi­tó primeramente, en nuestro idioma, el libro La vida en el pla­neta Marte y los discos voladores, que ya es de dominio público y cuyo texto apresuró aún más el interés por la presente obra.

Al igual que en Brasil, esa inquietud se motivó por la difusión en nuestro medio de diversos folletos explicativos que sintética­mente exponían los tópicos que encerraban los libros a editarse en el futuro.

En estos momentos que nace esta obra, también recibe el hom­bre terreno las enseñanzas que serán una verdadera directriz que le ayudará a estructurar su vida en este ambiente terráqueo por demás convulsionado y que el amigo lector podrá comprobar a través de los mensajes sensatos de este magnífico Instructor mi­lenario.

Todos aquellos que de una u otra manera hicieron conocer su deseo de ver realizado este libro en idioma castellano ya están complacidos, y por nuestra parte, esperamos que todas las obras de Ramatís sean acogidas con la misma inquietud, dado que la tónica de su vibración es el índice particular que impulsa al lector por sus elevadas enseñanzas.

No he querido dejar de mencionar en este prólogo lo refe­rente al título original de esta obra. En principio se pensó darle otro título en castellano, que sería: "Mensajes del Mundo Espiri­tual" y que fuera expuesto y difundido a través del folleto Co­nexiones de profecías. Sin embargo, después de estudiar dete­nidamente la familiaridad con que los estudiosos y lectores en general nombraban al libro por su título en portugués, se ha querido seguir el mismo ritmo creativo que emana desde Brasil, y la traducción ha de ser siempre sobre la base de la inspiración que recibe el Grupo de Ramatís en aquel país. Por si esto pudiera confundir a algún sector o persona, pido sinceramente sepan perdo­nar este transitorio inconveniente.

Quiero destacar en este breve prólogo mi eterno agradeci­miento al Dr. Hercilio Maes por haber depositado su amplia confianza en este humilde servidor, pues gracias a las sutiles indi­caciones del Maestro Ramatís, por un lado, y en otras oportuni­dades a su espíritu altamente capacitado, fue posible la divulgación anticipada de la literatura Ramatisiana hasta la fecha.

En este proceso de elucidación espiritual —diría yo— también se hallan comprendidos los traductores del libro La Vida en el Planeta Marte y los Discos Voladores; el licenciado Luis Gue­rrero Ovalle y la doctora Margarita Olivares, fieles exponentes del pensamiento de Ramatís, quienes hicieron posible con su ac­tuación la divulgación en castellano de estos Mensajes en toda Centroamérica.

Es importante manifestar que nos unen al hermano Hercilio Maes viejas y pretéritas vidas de luchas espirituales en los di­versos escenarios del mundo Tierra, y que hoy nuevamente nos reencontramos bajo la guía eficientísima del Espíritu Universa­lista de Ramatís, para colaborar con nuestra sencilla capacidad espiritual.

Resulta implícito entonces, que formamos un todo armónico —aunque distantes físicamente— del Grupo de Ramatís, bajo la excelsa conducción de tan elevado Instructor.

Sobre la base de esa instrucción milenaria podrá comprobarse que los adeptos y simpatizantes de este Maestro de Sabiduría no ac­túan en ninguna religión o secta definida, pues se entregan al trabajo Universalista, que coincide con todos aquellos que inves­tigan el misterio de la Vida y del Ser, pero que se alejan de los valores convencionales creados por los separatistas, quienes creen poseer la mayor porción de la Verdad, que salva...

El trascendente Evangelio pregonado y puesto en práctica por el Maestro Jesús es el fuerte principal del Maestro Ramatís, que desenvolvió en sus adeptos y simpatizantes. Esas máximas evangélicas son altamente dinamizadas por sus excelsas explicaciones, que fluyen a través de su sensibilidad y son una guía irrefu­table que llevará al lector hacia la verdadera senda Crística. Tal es el basamento milenario que Ramatís forjó en sus antiguos discípulos y que el lector amigo encontrará mejor explicado en las páginas que siguen a este prólogo.

Por último, deseo expresar mi sincero agradecimiento a todos los colaboradores que desde hace más de diez años, hicie­ron posible, con su ayuda desinteresada, la divulgación del pensa­miento del Maestro Ramatís.
Manuel Valverde

Buenos Aires, 5 de marzo de 1964.

PREFACIO
El libro al cual se va a dar lectura es una explicación, la más aproximada posible, de los acontecimientos que se registrarán en la Tierra hasta el fin del siglo actual, que son descriptos de modo simbólico en innumerables profecías y principalmente en el libro del Apocalipsis, el último de los que componen la Biblia. Los estu­diosos de los Evangelios encontrarán en esta obra magnificas aclaraciones en lo qué respecta al lenguaje figurado del vidente de la isla de Patmos, Juan Evangelista, autor del Apocalipsis, es­crito por él cuando fue desterrado en aquella isla, en los tiempos de persecución, por el emperador Galba, sucesor inmediato de Nerón.

En este libro, Ramatís hace una descripción pormenorizada de aquello que era llamado "fin del mundo", temido por tanta gante. Alrededor del “fin del mundo" han girado centenares de con­sideraciones, completamente discordantes entre sí, principalmen­te cuando son tratados los acontecimientos previstos por Juan Evangelista. Las versiones más conocidas son las de aquellos que afirman que la historia de la humanidad y del planeta Tierra terminará en una crisis suprema, física y moral, coincidiendo con la manifestación exterior del Cristo, visible corporalmente so­bre el planeta, sucediendo entonces la resurrección de los cuer­pos de los muertos, que, juntamente con los vivos, serán some­tidos al "Juicio Final". Entonces, aquellos que se encuentren vi­vos en la Tierra y que escaparán de la condenación serán trans­formados y llevados al cielo al mismo tiempo que los réprobos serán enviados al infierno, donde permanecerán por toda la eter­nidad. En general, los intérpretes del Apocalipsis y de ciertas pa­labras que Jesús pronunció sobre el "juicio final" no son claros so­bre lo que sucederá en este mundo, hasta que llegue el juzgamiento final de los actos de la presente humanidad y cuando se extien­den sobre el tema penetran en argumentaciones áridas, alcanzando conclusiones que la razón no puede aceptar.

Ramatís viene al encuentro de aquellos que desean una ex­posición clara, lógica y razonable sobre la aproximación del "jui­cio final" y el Juzgamiento de los vivos y de los muertos. Aun no se detiene en ese terreno, aprovecha la oportunidad para lla­mar la atención de los terrícolas —como él los denomina—, obser­vando las grandes responsabilidades de la hora presente, hacien­do un análisis detallado del panorama que nos ofrece el mundo actual, grandemente perturbado y camino de una solución drás­tica, la única compatible con las necesidades actuales de esta humanidad, que se apartó por completo del camino del deber, no habiendo esperanza de cura sino a través de una complicada ope­ración quirúrgica que le extirpe de raíz el cáncer que le corroe el alma.

El lenguaje de Ramatís encanta por lo simple y profundo de sus conceptos. No gusta de dialéctica complicada y se dirige a la médula del asunto, insertando en sus revelaciones consejos e ins­trucciones que sólo un Espíritu de alta categoría —como él lo es— nos podría legar.

La biblioteca espiritualista —aunque Ramatís no se encuentre definido en ningún camino espiritualista de la Tierra— ha de ser grandemente beneficiada con esta obra que aparece a la luz, pues Ramatís describe a los espiritualistas en general un panorama más amplio del conocido hasta la fecha, aportando a las litera­turas espiritualistas un haz de luz que les permita resaltar de­finitivamente los principios básicos que sobre la Verdad conten­gan. Una de las preocupaciones principales de Ramatís es apar­tar las ideas que contienen diversos sectores espiritualistas sobre las bases equívocas o ciertas, y que en todo momento se utilizan para desunir a los hijos de un mismo Dios. Hay religiones que piensan que las otras están erradas y por esa causa censuran fuertemente a sus adeptos por entrar en los templos o círculos de estudios espirituales.

En nuestra libre manera de expresarnos a través de la prensa y de la radio (en Brasil), fuimos censurados enérgicamente por el solo hecho de defender los sagrados principios de todas las religiones, demostrando así el respeto por aquello que se esconde detrás de los símbolos.

Es que aún hay mucha gente que no sabe que Jesús no te­nía religión, y por eso defienden intransigentemente la “suya", queriendo demostrar que su religión es la de Jesús. No saben que todas las religiones son Divinas, y que Dios ha diseminado a todos sus hijos por todas las religiones del orbe y que cada reli­gión está de acuerdo con su grado evolutivo, conquistado a través de las vidas pasadas.

No hay religiones diversas. La religión es una sola, así como la matemática y la ciencia también la son. Así como la matemática es usada por personas atrasadas y adelantadas, resolviendo cada una sus problemas de acuerdo con el conocimiento que se tenga de ella, también cada encarnado resuelve sus problemas espiritua­les, por la religión que profesa, conforme al concerniente que viene adquiriendo de encarnación en encarnación, en ese curso, en esa escuela, que es la vida. El indio para saber cuánto es cien veces cinco, va amontonando porotos en el suelo, en grupos de cinco, y después hace la suma total. Es su matemática, y ninguno podrá decir que eso no sea matemática. El hombre más adelan­tado no usa el poroto; usa el raciocinio: coloca los ceros mental­mente al lado del número cinco, y dice: cien veces cinco son qui­nientos. Los dos están sumando, los dos aplican la matemática; uno obtiene la suma con un gran esfuerzo; el otro, con una simple multiplicación mental realiza la suma rápidamente. Uno llega más rápido al fin deseado, porque tiene mejor comprensión, mejor estudio, mientras que el otro, para alcanzar el mismo fin, pierde un tiempo inmenso.

Así son los caminos hacia Dios, a través de nuestra compren­sión, consecuencia de nuestro adelanto espiritual. No podemos obli­gar al indio a que realice sus operaciones aritméticas mentalmente; ni a una criatura que realice operaciones algebraicas; ni al es­colar primario a que realice cálculos infinitesimales. Es todo cues­tión de estudio, de comprensión y, por lo tanto, de adelanto.

Ramatís viene al encuentro de nuestras afirmaciones, cuando dice en las bellísimas páginas de esta obra: "No temáis el ambien­te de la iglesia católica, las columnas del templo protestante, el esfuerzo del esoterista, la reunión de los teosofistas, las lecciones de Yoga o el canto del salvacionista. Concurrid a la lista para los pobres de todas las religiones, sin exclusivismos para vuestro credo; atended al esfuerzo del hermano, que os ofrece la Biblia, en lugar del libro obsceno, y auxiliad la divulgación de la revista religiosa que os recuerda a Jesús; regocijaos delante del trabajo doctrinario adverso a vuestro modo de entender, pero que coopera para la mejoría del hombre. Aprended que la doctrina es siempre un "medio" y no un "fin". El Evangelio del Divino Maestro Jesús es maravillosa revelación de la inmortalidad del alma, convite divino para que el hombre modifique su conducta indisciplinada y asuma la responsabilidad de la vida espiritual; pero, por encima de todo, que cumpla con la universalidad del Cristo, antes de in­crementar el separativismo entre los caminos espirituales. Que el “Amaos los unos a los otros así como yo os amé", sea el compro­miso que debéis atender, porque nunca podréis pregonar la unión bajo la exclusividad religiosa.

Sólo esto basta para poner de relieve el valor de la obra que Ramatís nos ofrece y que viene justo al tiempo y en la hora que la opinión del mundo camina a paso acelerado hacia la desunión y, también, hacia los eventos del "fin del mundo". Ojalá sirva esta obra para unir a todos los miembros de las diversas religiones, que son nuestros hermanos muy amados, con un lazo de fraterni­dad, muy necesario para que, conjugados todos los esfuerzos en la evangelización de la humanidad, atenuemos lo más pronto posible los terribles efectos de las catástrofes que se aproximan, y que definitivamente podamos un día, al realizarse el juzgamien­to de la humanidad del planeta Tierra, oír de los labios del Maes­tro Jesús: "Venid, benditos de mi Padre, hacia el reino que se os está preparando desde el comienzo del mundo". ¡Que así sea!


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Hercilio Maes iconPsicografiada por: Dr. Hercilio Maes

Hercilio Maes iconPsicografiada por: Dr. Hercilio Maes

Hercilio Maes iconTI/813 log implementación de L centro de distribución de gas servicios maes eril






© 2015
contactos
ley.exam-10.com