Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI.






descargar 55.31 Kb.
títuloResumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI.
página3/5
fecha de publicación22.03.2017
tamaño55.31 Kb.
tipoResumen
ley.exam-10.com > Ley > Resumen
1   2   3   4   5

Conflictos planteados


En este apartado se recogen una serie de reflexiones sobre las intencionalidades últimas de los proyectistas a través de los planteamientos que, de manera más o menos consciente, se reflejan en los objetivos y propuestas para la intervención en la ciudad consolidada. Se exponen de una serie de conflictos que surgen en este proceso de análisis y planificación. Se trata por tanto de un ejercicio autorreflexivo sobre la forma de mirar el fenómeno urbano e intervenir en él, así como intentar dilucidar los mecanismos que los guían.

1El problema epistemológico


Uno de los problemas principales al enfrentarse a la tarea del diseño de una planificación estratégica es la metodología para realizar el análisis y formular objetivos y acciones. Teóricamente existe una necesidad de partir de un análisis de la realidad física y socio-económica del entorno, pero no en todos los casos se profundiza sobre el por qué de dicha necesidad, la naturaleza del análisis o del conocimiento demandado. Más allá de esto, una vez hecha esa concesión a la duda, se plantea el problema metodológico. Y si bien es cierto que herramientas existen, coinciden dos hechos fundamentales en este punto que ponen en jaque la cuestión. Por un lado la falta de costumbre y cierta animadversión hacia la planificación estratégica en la administración (e incluso en la población) española provoca una infradotación tanto económica como temporal en dichos procesos. Este hecho, junto con la tradición de los técnicos urbanistas de atribuirse capacidades de extrapolación desde el caso general a las circunstancias específicas de todo entorno urbano, provocan que dicho análisis termine sustituyéndose por apriorismos o, en el mejor de los casos, por pulsaciones del ambiente y el sentir general a través de ciertos interlocutores locales.

Sin entrar en los problemas con la planificación estratégica, ese comportamiento del urbanista podría confundirse con cierta arrogancia imperialista, pero hay que tener en cuenta que el Movimiento Moderno sigue siendo el referente estético y conceptual que impera en las escuelas de arquitectura actuales. Esa visión del “hombre-tipo idéntico en todas latitudes” (González Ordovás, 2000, pág. 112) provoca ese convencimiento de una innecesaridad de toma de contacto con la realidad local.

En el caso de estudio se planteó dicho análisis a través de dos líneas fundamentales: por un lado los técnicos municipales e interlocutores políticos, y por otro la experiencia de uno de los redactores, natural del municipio y conocedor de las circunstancias locales que ha permitido introducir al equipo en los usos y costumbres.

2La “re-habitación”


Otro de los dilemas principales en las estrategias de revitalización de los cascos urbanos es la “repoblación” de dicho espacio. No es un factor que se suela dejar al azar o que ocurra sin una premeditación. Todo proceso de intervención en la ciudad consolidada tiene un “público objetivo”, tanto en cuanto se diseña para unas necesidades concretas, y esas necesidades van a estar en función del los futuros habitantes de dicho espacio. Al respecto siempre existirá, como decía Ibáñez (1989), un requerimiento explicito pero también una demanda implícita. La intención definitiva del que realiza el encargo no siempre es directa y deberá escudriñarse, sin caer tampoco en la suposición de la existencia de una reflexión profunda de fondo o unos intereses oscuros y ocultos. Por lo general, los agentes en este tipo de decisiones tenderán a comportarse según su propia naturaleza, al más puro estilo de las teorizaciones de la Elección Pública (González y Quesada, 1988, pág. 341).

La “re-colonización” del casco histórico podrá efectuarse con población procedente de diversos orígenes. Es habitual y tentador el diseñar la intervención para acoger al habitante de paso, al turista, como pueden ser las intervenciones en las grandes capitales (Barcelona, Madrid, Bilbao, Valencia, Sevilla y Zaragoza), como analiza Navarro (Navarro, Merinero, y Díaz, 2013), o como podrían ser actuaciones en ciudades puramente turísticas (Córdoba, Toledo, Segovia, etc.). A este tema se volverá más adelante.

Pero hay muchos procesos en los que se pretende un “proceso de desplazamiento” o una “acumulación de desposesión”, según es la forma de referirse de Harvey a los procesos de gentrificación (Harvey, 2008, pág. 34). Ese proceso de gentrificación es definido por Leal (2002, pág. 68) como “la concentración de efectivos de la clases media y alta en áreas que estaban previamente ocupadas por la clase trabajadora o por clases populares”. Sin entrar profundamente en los orígenes y motivaciones de estos procesos, hay que destacar que es uno de los retos a los que se enfrenta el proyectista a la hora de diseñar la intervención, traicionado en muchas ocasiones por su propio subconsciente y la falta de capacidad para abstraerse y objetivar la finalidad de su trabajo. Vuelve a aparecer aquí la lacra, en muchos casos, de esa visión del hombre-tipo. Y es que al intentar poner en valor las condiciones de habitabilidad de un centro urbano, con mejoras en la calidad del espacio público, la movilidad y la habitabilidad general, a través de las inversiones públicas, se produce una revalorización, incluso parcialmente más subjetiva que objetiva para ciertos sectores de la sociedad, convirtiéndose a la larga en herramienta de desplazamiento de los habitantes iniciales, más allá de la categorización por clases sociales.

Pero el riesgo estará siempre presente, desde el momento en el que se interviene para la mejora del espacio, se produce un proceso de revalorización de los activos allí presentes ya no sólo por la modificación de las condiciones del entorno, sino por la generación de una nueva demanda sobre unos bienes finitos y limitados. Es más, ante una capacidad de inversión pública acotada por la coyuntura o por consideraciones ideológicas lícitas de economía política, se plantea la necesidad de recurrir a instrumentos habituales de mercado para poder llevar a cabo las intervenciones. Por ejemplo, estos procesos pueden desarrollarse mediante mecanismos de financiación en los que se incluya el aumento de edificabilidad para la obtención de unos ingresos que permitan compensar los gastos de rehabilitación. Ello conlleva un fomento del incremento del valor de los activos para obtener el rédito suficiente que equilibre la operación. En estos casos, para evitar una especulación que genere desplazamiento, el control por parte de la administración ha de ser constante, ya sea desarrollando el proceso completo o delegando en entidades urbanísticas colaboradoras. En cualquier caso, este tipo de planes deberían incorporar estudios concretos sobre los perfiles socio-económicos de los residentes y asegurar que las vías de financiación de las intervenciones en sus viviendas les asegure su derecho de habitación.

En muchos casos será necesaria la financiación pública para dar viabilidad a las intervenciones, por lo que la planificación debería plantear visiones completas de la ciudad y a un medio-largo plazo. Pero aquí se presenta otro de los grandes problemas, tanto por la coyuntura económica actual como por la diversidad de niveles de administración potenciales oferentes de ayudas, lo que impide trazar una previsión certera sobre los fondos públicos disponibles durante todo el proceso.

Hay casos, como el utilizado de ejemplo en este texto, en el que lo que se pretende es un “retorno” de la población perdida, es decir, una repoblación por parte de aquellos vecinos desplazados hacia las zonas de ensanche en busca de mejores condiciones de habitabilidad. En este caso, la disponibilidad de solares e inmuebles en ruina vacantes CITATION Gon00 \p 116 \l 3082 es tal que se permite ese retorno sin que necesariamente se deban producir desplazamientos de población residente. Es más, el fin último del plan es “repoblar” esas vacantes y poder revitalizar el centro urbano, por lo que el resto de acciones o líneas no dejan de ser mecanismo o medios para conseguirlo.
1   2   3   4   5

similar:

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconBolivia en el siglo XX y los retos que deben ser tomados en cuenta...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconSe espera que para el 2050, el total de la población sea cercano...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconSe espera que para el 2050, el total de la población sea cercano...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconSe espera que para el 2050, el total de la población sea cercano...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconDemocratizar la palabra en los medios de comunicación social del...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconEl desarrollo municipal en México ante los nuevos retos de seguridad ciudadana en el siglo XXI

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconColombia se encuentra en el umbral del siglo XXI, orgullosa pero...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconEl siglo XXI está considerado como el siglo del conocimiento. El...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. iconGerardo Barrios fue el salvadoreño más importante. Los salvadoreños...

Resumen: Con una población urbana de más del 50%, la ciudad se constituye como el campo de batalla de los retos de la sociedad del siglo XXI. icon1. Elabora en tu cuaderno una línea del tiempo de los siglos XIX,...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com