“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09)






descargar 65.4 Kb.
título“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09)
fecha de publicación21.03.2017
tamaño65.4 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos


TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

SALA CIVIL Y COMERCIAL

CÓRDOBA
PROTOCOLO DE ……...……………………………….……...

TOMO........................................AÑO:............................... FOLIO …………...................................................................

SECRETARIA: Verónica Rapela




SENTENCIA NÚMERO: 144

En la ciudad de Córdoba, a los 16 días del mes de agosto de dos mil once, siendo las 11.30 hs., se reúnen en audiencia pública, los Sres. Vocales de la Sala Civil y Comercial del Tribunal Superior de Justicia, Dres. Armando Segundo Andruet (h), Carlos Francisco García Allocco y Domingo Juan Sesin, bajo la presidencia del primero, a fin de dictar sentencia en los autos caratulados: “BANCO DE LA PCIA. DE CBA. C/ MARTINOLLI JORGE E. y O. - PRES. MULTIPLE - EJECUTIVOS PART. - REC. APELAC. - REC. CASACIÓN (B 26/09)", procediendo en primer lugar a fijar las siguientes cuestiones a resolver:-------------------------------------------- PRIMERA CUESTIÓN: ¿Es procedente el recurso de casación?.-------------

SEGUNDA CUESTIÓN: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?.-------

Conforme al sorteo que en este acto se realiza, los Sres. Vocales votan en el siguiente orden: Dres. Carlos Francisco García Allocco, Armando Segundo Andruet (h), y Domingo Juan Sesin.------------------------------------------------------------

A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR CARLOS FRANCISCO GARCÍA ALLOCCO, DIJO:------------------------------

I. El Banco de la Provincia de Córdoba –mediante apoderado- deduce recurso de casación en estos autos caratulados: “BANCO DE LA PCIA. DE CBA. C/ MARTINOLLI JORGE E. y O.- PRES. MULTIPLE- EJECUTIVOS PART.- REC. APELAC.- REC. CASACIÓN” (Expte. “B” 26/09), contra la Sentencia Número ciento ochenta y nueve de fecha 09 de diciembre de dos mil ocho dictada por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Primera Nominación de esta ciudad, con fundamento en la causal prevista en el inc. 3° del art. 383 del CPCC.---------------------------------------------------------------------------------------------

Corrido el traslado de ley, a fs. 173/174 lo evacua la parte demandada, haciendo lo propio el Sr. Fiscal de las Cámaras Civil y Comercial (fs. 178/180). Mediante Auto Nº 156 de fecha 06 de abril de 2009, el tribunal de juicio concede el embate.--------------------------------------------------------------------------------------------

Elevadas las actuaciones a esta Sede, se dicta el decreto de autos (fs. 198 vta.). Consentido y firme el mismo, queda la causa en condiciones de ser resuelta.----------

II. El tenor de la articulación impugnativa, en los límites en que ha sido habilitada, es susceptible del siguiente compendio: ---------------------------------------

El recurrente afirma que la resolución recaída en autos contradice la doctrina jurisprudencial sentada –para un caso análogo- mediante Sentencia Nº 94 de fecha 31 de octubre de 2006, por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Segunda Nominación de esta ciudad in re “BANCO ISRAELITA DE CORDOBA S.A. (QUIEBRA) C/ OYUELA IVAN JORGE- PRESENTACIÓN MÚLTIPLE- EJECUTIVOS PARTICULARES- RECURSO DE APELACIÓN- (Expte. Nº 533104/36”, cuya copia acompaña a fs. 160/166.------------------------------------------

Sostiene que las plataformas fácticas sometidas a juzgamiento en ambos pronunciamientos son idénticas, y que sendos Tribunales arribaron a soluciones diametralmente opuestas. Puntualiza que, en ambos casos, se determinaron diferentes plazos de prescripción, aplicable a una acción que persigue el cobro de un saldo deudor en cuenta corriente bancaria.--------------------------------------------------

En esta línea de pensamiento, expresa que mientras para el a quo el término de prescripción aplicable es el de cinco años (por aplicación de lo dispuesto en el art. 790 del Cód. Comercial), en el precedente traído en contradicción se decidió que debe estarse al plazo decenal de prescripción establecido por art. 846 de idéntico cuerpo normativo.-------------------------------------------------------------------------------

Solicita –en definitiva- se aplique la doctrina jurídica sostenida en el fallo acompañado en aval del recurso reseñado.--------------------------------------------------

Formula reserva del caso federal.------------------------------------------------------

III. Admisibilidad formal de la pretensión recursiva. -------------------------

III. 1. Para que esta Sala pueda juzgar, y eventualmente modificar la interpretación de la ley efectuada en el acto decisorio de apelación con fundamento en el inc. 3° del art. 383 del CPCC, es preciso que la misma cuestión de hecho haya sido resuelta en sentido opuesto por el propio Tribunal de la causa, por el Tribunal Superior de Justicia, un tribunal de apelación en lo Civil y Comercial, u otro tribunal de apelación o de instancia única de esta Provincia.-----------------------------

III. 2. Ninguna duda cabe que, el supuesto fáctico sometido a juzgamiento en ambas causas resulta análogo, sino idéntico.-----------------------------------------

En efecto, en sendas hipótesis se trata de una acción que persigue el cobro del saldo impago de una cuenta corriente bancaria, donde los demandados resistieron la pretensión oponiendo excepción de prescripción.------------------------------------------

Inclusive, en ambos casos, los ejecutantes son entidades o instituciones financieras y el título base de la acción es el certificado de saldo deudor de una cuenta corriente bancaria abierta a nombre de una determinada persona física.--------

III. 3. De otro costado, también surge patente la contradicción hermenéutica censurada.---------------------------------------------------------------------------------------

De la lectura del fallo en crisis se colige que la Cámara a quo entiende que, siendo que el contrato de cuenta corriente bancaria se asemeja al de cuenta corriente mercantil corresponde recurrir a las normas que disciplinan a esta última a los fines de determinar el plazo de prescripción –por aplicación del art. 16 del Cód. Civil-, esto es, el art. 790 del Cód. Comercial. Solución que se corrobora por aplicación de las normas de defensa del consumidor, desde que en los casos de duda se debe interpretar de la manera que más favorezca al consumidor (arts. 1 y 3 de Ley 24.240).-------------------------------------------------------------------------------------------

En el fallo traído en contradicción, en cambio, se entiende que el plazo de prescripción aplicable, a un supuesto análogo al de marras, es el propio del art. 846 del Cód. de Comercio (diez años), toda vez que la interpretación analógica no resulta admisible en el caso –al tratarse de un término de prescripción-, por lo que, a falta de previsión especial debe adoptarse el plazo general.-------------------------------

IV. EL THEMA DECIDENDUM:---------------------------------------------------

El núcleo del presente decisorio radica en determinar cuál es el plazo de prescripción que rige la acción de cobro de saldo deudor de cuenta corriente bancaria.-----------------------------------------------------------------------------------------

En otras palabras, el nudo gordiano del tema a decidir se centra en resolver cuál es el término prescriptivo aplicable a los fines de que la entidad emisora del saldo deudor de cuenta corriente bancaria persiga su cobro judicial.--------------------

V. ACLARACIÓN PREVIA. ---------------------------------------------------------

Previo a las consideraciones que se harán en torno a la materia traída a juzgamiento, resulta necesario precisar un dato –no menor- que necesariamente deberá ser proscripto del análisis.-------------------------------------------------------------

Refiero al hecho de que con fecha 07/04/08 se publicó en el Boletín Oficial una importante modificación a la Ley de Defensa del Consumidor, desde que la Ley 26.631 dispuso –de resultar aplicable dicho ordenamiento- un plazo breve de prescripción, así como una pauta específica de interpretación.---------------------------

En efecto, actualmente el art. 50 de la Ley 24.240 expresa: “Las acciones judiciales, las administrativas y las sanciones emergentes de la presente ley prescribirán en el término de tres años. Cuando por otras leyes generales o especiales se fijen plazos de prescripción distintos del establecido precedentemente se estará al más favorable al consumidor o usuario…”.----------------------------------

Pero ocurre que en el presente expediente se ventila una obligación surgida con anterioridad (en el año 1995) a que la referida modificación normativa entrara en vigor (reitero, hecho acaecido en el año 2008).-----------------------------------------

De allí que, a pesar del tenor de la nueva legislación y su eventual incidencia en la dilucidación de la cuestión ahora sometida a juzgamiento, este Alto Cuerpo se verá impedido de acudir a los nuevos parámetros del derecho del consumidor, debiendo dirimir la controversia con arreglo -exclusivamente- al ordenamiento jurídico vigente a la fecha del crédito bancario que nos ocupa. Tal solución encuentra sustento en el art. 3 del Código Civil que impide la aplicación retroactiva de las leyes, y que –por tanto- prohíbe todo juzgamiento de una contienda con arreglo a una regla de derecho que entró a regir con posterioridad.----------------------

VI. MARCO HERMENÉUTICO Y PARÁMETROS INTERPRETATIVOS:-----------------------------------------------------------------------

VI. 1. Previo adentrarnos de lleno en la cuestión sometida a juzgamiento, considero conveniente desarrollar algunas reflexiones y nociones liminares a la luz de las cuales la solución interpretativa será sumida en el sub lite.-----------------------

VI. 2. Avocado a tal tarea, comienzo por recordar que, tal como ocurre en el derecho común, también en el derecho comercial la ley establece con carácter de regla general un plazo de prescripción ordinario de diez años, y consagra al propio tiempo, en forma de excepciones a esa regla general, una serie determinada de plazos breves de prescripción, lo que se aplican a ciertos tipos especiales de acciones (art. 846 del Código de Comercio; art. 4023 del Código Civil).---------------

Con arreglo a este régimen legal, toda acción que no encuadre en alguno de los supuestos especiales contemplados expresamente en la ley, quedaría directamente sometida a la aludida regla residual del aludido art. 846, es decir al plazo ordinario de prescripción de diez años.------------------------------------------------------------------

VI. 3. Siendo ello así, es claro que la indagación que la Sala debe llevar a cabo a fin de esclarecer la cuestión de derecho traída a su conocimiento, consiste en determinar si la acción de cobro del saldo deudor de una cuenta corriente bancaria es susceptible de encuadrarse en alguna de las hipótesis particulares estatuidas por el Código de Comercio, especialmente en la conceptuada en el art. 790 del Código de Comercio.-------------------------------------------------------------------------------------

Si tal encuadre resulta admisible, entonces el plazo de prescripción de la acción pertinente será el especial de cinco años allí consagrado.-------------------------

Si, por el contrario, ello no es admisible luego será preciso concluir directamente que el plazo de prescripción aplicable será el general de diez años, sin necesidad de añadir otras consideraciones.--------------------------------------------------

VI. 4. En mi opinión, ninguna tarea hermenéutica puede prescindir de una auscultación de la realidad.--------------------------------------------------------------------

Así, en materia comercial, las necesidades del tráfico negocial –hecho notorio- imponen plazos breves de prescripción, desde que la “celeridad” y “seguridad” son valores que se imponen en las modernas sociedades de consumo.-----------------

En este sentido se ha pronunciado esta Sala remarcando el hecho de que la celeridad del tráfico mercantil en una sociedad ágil y moderna exige razonablemente un plazo de prescripción breve que no perpetúe por el largo lapso de diez años la incertidumbre que se cierne sobre los derechos. Sobre el tópico se apuntó que: “Si la certidumbre constituye un valor fundamental del Derecho, a cuya realización propenden muchos de sus institutos, más lo es todavía en la órbita del derecho comercial, una de cuyas principales notas tipificantes frente al derecho común consiste en que tiende a asegurar y favorecer la celeridad en las transacciones (conf. Joserrand, Derecho Civil, Buenos Aires, ed. 1950, t 1, pág. 18)” (Sent. N° 53/04).--------------------------------------------------------------------------

Por tanto -como se dijo en el fallo citado cuyas reflexiones en el punto son aplicables al presente mutatis mutandi- dicho dato de la realidad impone al intérprete una visión realista y evolutiva de las normas del Código de Comercio, que –bien vale aclarar- fueron sancionadas hace más de ciento cincuenta años, época en donde no se podía prever el nivel de bancarización que adoptarían las sociedades modernas. Fenómeno que se ve ampliado –entre múltiples factores- por la propia legislación, que compele a la utilización –cada vez más creciente- del sistema bancario (v.gr. Ley 25.345).---------------------------------------------------------

Precisamente la importancia de la cuenta corriente bancaria en nuestros tiempos, reside en el hecho de que la apertura del crédito por parte del banco –a través del giro en descubierto- es una situación contingente, desde que el hecho que tipifica a este tipo de contratos –cada vez más verificable en la práctica- es el servicio de caja que el banco presta al cliente (conf. MARTORELL, Eduardo E., Tratado de los contratos de empresa, Depalma, Bs As 1995, Tomo II, pág.132). De ello se deriva que, esta forma contractual deviene de gran importancia para el funcionamiento del sistema económico, desde que coadyuva al desarrollo -seguro- de las más variadas transacciones. Así, actualmente no puede pensarse que su operatividad se reduzca al pago del servicio de cheques –mecanismo de pago de indudable importancia- sino que también resulta un medio idóneo para canalizar las más diversas operaciones bancarias, como podrán ser –a más de las relacionadas con el comercio exterior- el servicio de cajero automático, el pago de tributos cargos y servicios a través de debitos automáticos en cuenta, pagos de saldos de tarjeta de crédito, cobro de sueldos, así como las transferencias electrónicas realizables incluso mediante Internet (como lo regula la reciente reglamentación de la cuenta corriente bancaria dispuesta por el B.C.R.A., texto ordenado 11/01/11). En suma, este contrato se erige en la "matriz" que vincula las operaciones que un cliente realiza con el Banco (conf. VILLEGAS, Carlos G., Teoría y Práctica del Cheque y la Cuenta Corriente Bancaria, Bs. As., Vazquez Mazzini Ed., pág. 22).----

Basta este breve repaso para destacar la función jurídico-social que satisface el contrato de cuenta corriente bancaria, cuya finalidad última reside en brindar rapidez y seguridad (evitando el riesgo que implica la utilización de dinero en efectivo) a las actividades comerciales, cuyo uso generalizado se advierte con mayor nitidez cada día.-------------------------------------------------------------------------

De hecho, ya en 1946 el propio legislador reconoció que la “celeridad” constituye un valor y elemento de gran importancia en materia de cuenta corriente bancaria, y por ello, a los fines de dotar a las entidades financieras de instrumentos eficaces que permitan una rápida recuperación de los saldos en mora, sancionó una modificación del art. 793 del Código de Comercio (Decreto-Ley 14.354) brindando a tales entidades la posibilidad de auto-crear un título ejecutivo a tal fin. Por lo que la sola certificación del saldo deudor en cuenta corriente suscripta por contador y gerente del banco le confiere a la entidad bancaria la prerrogativa de ejecutar un contrato a través de los beneficios que de suyo brinda el juicio ejecutivo (que al proscribir como regla el análisis causal resulta más expedito) y sin tener que ocurrir a la vía del proceso de conocimiento (en términos generales más lento y por tanto más oneroso).------------------------------------------------------------------------------------

VII. PLAZO DE PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN DE COBRO DE SALDO DEUDOR DE CUENTA CORRIENTE BANCARIA:----------------------

VII. 1. Dentro de este marco de interpretación, y con arreglo a las pautas valorativas referidas supra, anticipo que –a mi juicio- resulta aplicable el plazo de prescripción de cinco años.------------------------------------------------------------------

No se me escapa que la tesis sustentada en la antípoda (y propugnada por el quejoso) cuenta con el respaldo de destacados juristas (entre los que cabe citar: BOLLINI SHAW (h)- NONEO VILLEGAS, Manual para operaciones bancarias y financieras, Abeledo- Perrot, Bs. As., 1981, 2° ed. Actualizada, p. 174; LISOPRAWSKI, Silvio (colab.)- MARTORELL, Ernesto E., Tratado de los contratos de empresa, Lexis Nexis- Depalme, 2000, Bs. As., Lexis N° 6202/003570), y ha sido mantenida en numerosos pronunciamientos judiciales (entre otros SCJ de Mendoza, Sala I, in re: "Banco Integrado Departamental Cooperativo –liquidación- c/ Ruglio, Jorge E. y otro", 10/09/2002, LLGran Cuyo 2002, p. 907; ST de Corrientes en "Banco de Corrientes c/ Mendiburu, Juan C."; 20/03/2007, LL Litoral 2007 septiembre, 856).---------------------------------------------

Sin embargo, adhiriendo a las conclusiones expuestas por otro sector de la doctrina y de la jurisprudencia, no menos calificado que el primero (vgr. FERNANDEZ, Raymundo L.- GÓMEZ LEO, Osvaldo R., Tratado Teórico- Práctico de Derecho Comercial, T. III-D, Ed. Lexis Nexis- Depalma, 1997, Lexis n. 5508/001832; MALAGARRIGA, Carlos, Código de Comercio comentado, Lajuouane, Bs. As., 1927, V, nos. 211 y 218; RIVAROLA, Mario A., Derecho comercial argentino, Compañía Argentina de Editores, Bs. As., 1940, IV, n. 1238; C2°CCFlia y CA Río Cuarto, Sent. N° 32 del 26/04/2010, Lexis N° 70060422; CCC Trab. y Flia. de Villa Dolores, 16/10/2009, in re: Córdoba Bursátil S.A v. Césare, Miguel Á”, Lexis N° 70057836; C6a CC Cba. en “Banco Patagonia S.A. c/ Zuin Hugo Delso y otros- P.V.E.- Otros títulos”, Sent. N° 31 de fecha 30.03.11, Diario Jurídico N° 2047 del 27.04.11; C9a CC Cba. en "Banco de la Provincia de Córdoba c/ bFerraretto, Arturo J.", Sent. N° 8 de fecha 15.02.11; ST Entre Ríos en “Banco de Entre Ríos c. Leikman, Héctor E. y otra”, 14/09/2004, LL Litoral 2005 abril, 273; Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Rosario, Sala Tercera en "Bid CL -quiebra- c/ Rodríguez Soto R. y/u otro s/ demanda ordinaria", 29.10.07, MJJ16661; Cámara de Apelaciones en lo Laboral y de Paz Letrada de Corrientes, en "Banco del Iguazú c. Editora Correntina S. A. y otros", 04.09.98, LA LEY 2000-A, 607, J. Agrup., caso 14.718 - LLLitoral, 1999-1041; CNCom., Sala A en “ABN Amro Bank N.V. c/ Zawadzki Alfredo Cesar y Otro s/ ejecutivo”, 22/09/09, MJJ51725; CNCom, Sala B en “Banco Itaú Buen Ayre S.A. c/ Moreno Ramón Faustino y otro s/ ejecutivo”, 24/02/10, MJJ53856) reitero que, a mi criterio, le cuestión resulta subsumible en la solución consagrada en el art. 790 del Código de Comercio, siendo varias las razones que concurren a formar convicción sobre el punto.-----------------------------------------------------------------------------------

Desarrollo a continuación las mismas.-------------------------------------------------

VII. 2. Criterio sistemático- Regulación de la cuenta corriente bancaria:---

A. Para comenzar, habremos de señalar que la aplicación del plazo quinquenal que aquí se propone es la más compatible con una interpretación sistemática de la regulación vigente en materia de cuenta corriente bancaria.---------------------------

Recuérdese que tal pauta hermenéutica (argumento sistemático) parte de la presunción de que el ordenamiento jurídico es algo ordenado y coherente, razón por la cual sus diferentes partes o preceptos constituyen un sistema, cuyos elementos deben interpretarse en función del contexto en que se insertan (Conf., entre muchos otros, PERELMAN, Chain, La lógica jurídica y la nueva retórica, Ed. Civitas, Madrid, 1988, pág. 77 y sgtes.).---------------------------------------------------------------

B. En efecto, conforme tal criterio, puede indicarse que el Código de Comercio, en su Libro II, dedica su Título XII a regular un género de contratos en especial, a saber la “Cuenta Corriente”. El Título anunciado contiene –a su vez- dos Capítulos: 1) El I, dedicado a la cuenta corriente mercantil, y 2) El II, que regula la cuenta corriente bancaria.-----------------------------------------------------------

Por tanto, está claro que desde una perspectiva sistemática –para el legislador nacional- la cuenta corriente mercantil y la bancaria, aún con diferencias evidentes entre sí, son -ambas- “especies” de un mismo “género” negocial: la Cuenta Corriente.-----------------------------------------------------------------------------------------

C. Frente a ello, el parámetro hermenéutico utilizado, impone asumir que las vicisitudes del contrato de cuenta corriente bancario sean reguladas –en primer término- por los preceptos específicos del Capítulo II del Título XII antes citado. Ahora bien, si –como en el caso- en dicho Capítulo no se encuentra una previsión expresa y concreta para algún punto conflictivo, la sistemática obliga acudir a las reglas del Capítulo anterior relativo a la cuenta corriente mercantil.--------------------

En otras palabras, la ubicación del régimen jurídico de la Cuenta Corriente Bancaria dentro del mismo Título que la cuenta corriente mercantil, autoriza a interpretar que cada especie de la cuenta corriente estará regulada; 1) Por sus normas específicas; 2) En segundo lugar, y en defecto de ellas, por las normas de la otra especie del mismo género, en tanto estas normas no sean incompatibles.---------

Es que, como bien lo enseña la jurisprudencia: “…como principio, parece que por su mayor proximidad conceptual, la norma sobre prescripción referida a una especie, la del art. 790 C. Com., resulta aplicable a la otra especie del mismo género –la cuenta bancaria– antes que la norma "ordinaria" sobre prescripción en materia comercial; previsión cuya amplitud y máxima generalidad la distancian de las dos especies de la cuenta corriente” (C8a. CC Cba. en “Córdoba Bursátil S.A. c/ Camedrio Mario Alberto – Títulos Ejecutivos - Otros - Recurso de Apelación”, Sent. N° 132 del 7/8/08, Semanario Jurídico N° 1690, pág. 43; en el mismo sentido C2°CC Flia y CA Río Cuarto, Sent. N° 32 del 26/04/2010, Lexis N° 70060422).-----

D. En definitiva, nuestra legislación comercial se enrola en aquellas corrientes que regulan ambas figuras de cuentas corrientes en estrecha vinculación, siguiendo un criterio de integración entre la cuenta corriente bancaria y la cuenta corriente mercantil, lo que justifica la interpretación sistemática respecto de aquellas cuestiones en que las diferencias no trazan una insuperable incompatibilidad.--------

Por ello, aún reconociendo que la cuenta corriente bancaria constituye un contrato autónomo, al armonizar su naturaleza y finalidades con las de la cuenta corriente mercantil, y –en su mérito- encontrarse reguladas ambas figuras en un mismo Título normativo, resulta posible la aplicación de disposiciones de ésta última a la primera, entre las que se encuentra el art. 790 del Código de Comercio.--

E. En sentido coincidente prestigiosa doctrina postula que, bajo el pretexto de la autonomía -que es real-, no es posible sostener a ultranza que no se pueda aplicar a la cuenta corriente bancaria las normas de la cuenta corriente mercantil (conf. FERNANDEZ, Raymundo L.- GÓMEZ LEO, Osvaldo R., ob. cit.).--------------------

VII. 3. Criterio naturalista- Solución acorde a la naturaleza de la cosa:-----

A. La pauta hermenéutica denominada por Perelman como “naturalista”, es aquella que proclama que es posible extraer una legítima conclusión interpretativa “del hecho de que, en una situación dada, es inaplicable un texto de la ley porque a su aplicación se opone la naturaleza de las cosas” (PERELMAN, Chain, ob. cit.).--

Es que, cuando se aplica un régimen legal de manera no funcional y contrario a la naturaleza de las cosas se afecta, a más del derecho del obligado al pago, el propio interés público, resultando entonces menester acudir a un criterio interpretativo que, partiendo de un examen atento y profundo de los términos de la ley, tenga además en cuenta el contexto general y los fines que informan las disposiciones auscultadas.---------------------------------------------------------------------

B. Y bien, a la luz de tal directriz es dable señalar que –como se dijo inicialmente- resulta un hecho natural y ordinario de nuestros tiempos que, en el ámbito de las complejas transacciones mercantiles (y, particularmente, en las vinculadas al sistema financiero), imperan los principios de máxima rapidez y celeridad.-----------------------------------------------------------------------------------------

Con la ayuda de las nuevas tecnologías, en el campo de las operatorias bancarias un negocio se transforma rápidamente en base de otros numerosos negocios: sus resultados se liquidan prontamente, las sumas que no son retiradas al vencimiento se emplean en otra operación, y todo ello resulta fácil y rápidamente procesable por las entidades financieras.-----------------------------------------------------

Sobre el tópico se ha dicho con agudeza que: En un contexto en el que prácticamente no hay límites para acopiar, en condiciones de certeza y seguridad inmejorables, todo tipo de información y documentación, disponer de las mismas en condiciones de lugar y tiempo inimaginables, en el que además la fluidez e inmediatez de las comunicaciones (notificaciones, intimaciones, emplazamientos, etc.) son estándares indiscutidos, el plazo de diez años se muestra como una ventaja desproporcionada e injustificada” (Conf. CCC Trab. y Flia. de Villa Dolores, 16/10/2009, in re: Córdoba Bursátil S.A v. Césare, Miguel Á”, Lexis N° 70057836)----------------------------------------------------------------------------------------

C. Frente a esto, aparece contrario al curso ordinario de las cosas, que los bancos puedan tomarse el plazo residual del art. 846 del Código de Comercio (por cierto, el más amplio que se conoce en las relaciones obligacionales entre acreedor y deudor) para actuar en consecuencia, e iniciar la acción correspondiente al cobro de un saldo deudor en una cuenta corriente bancaria.--------------------------------------

Ello iría en desmedro de la celeridad en el tráfico mercantil que es un principio recibido en materia comercial, y de la seguridad jurídica que debe primar en las relaciones entre acreedor y deudor (máxime en casos tan dinámicos como lo es el del sistema bancario).---------------------------------------------------------------------------

VII. 4. Criterio axiológico- Mayor protección a la parte débil del contrato:

A. Desde otra perspectiva, y como una derivación de las ideas precedentes, se advierte que la solución del plazo quinquenal también es aquella que mejor responde a un valor primordial en materia contractual, cual es que a los operadores jurídicos, en relaciones negociales bilaterales con una parte fuerte y otra débil, deben procurar otorgar una mayor protección a los derechos de ésta última frente a los de aquélla, que es profesional de la actividad.------------------------------------------

B. En esta línea de pensamiento es dable destacar que existe consenso en torno de que el contrato de cuenta corriente es de aquellos que se anudan mediante contratos de adhesión, donde si bien la actividad se encuentra fuertemente reglada por la autoridad de control –B.C.R.A.- es del tipo que se instrumenta mediante las condiciones generales que impone unilateralmente el banco mediante formularios preimpresos, sin que exista margen para la voluntad negocial.---------------------------

Igualmente, tampoco puede negarse que el usuario o titular de la cuenta corriente bancaria es la parte débil de la relación, aserto que no necesita demostración, ya que –como adelantamos- si éste quiere ingresar al sistema se limita a firmar un contrato con cláusulas predispuestas (conf. YMAZ VIDELA, Martín R., Breves consideraciones sobre la Ley de Defensa del Consumidor y su vinculación con la cuenta corriente bancaria a la luz de la jurisprudencia existente, RDCO 1999-581; VILLEGAS, Carlos Gilberto, Cuenta corriente bancaria: Principales problemas, Revista de Derecho Privado y Comunitario, 2005- 3, Contratos Bancarios, Ed. Rubinzal Culzoni, pág. 112; STIGLITZ, Rubén S., Defensa del consumidor. Los servicios bancarios y financieros, LA LEY 1998-C, 1035; LORENZETTI, Ricardo Luis, Consumidores, Segunda Edición, Ed. Rubinzal Culzoni, pág. 437 y ssgtes.).-------------------------------------------------------------------

C. Si a lo expuesto aditamos que a la entidad financiera se le otorga la posibilidad de ejecutar los saldos de cuenta corriente bancaria a través de la vía ejecutiva, y que se ha decidido que la falta de observación en tiempo de los resúmenes de cuenta hace caducar la acción de revisión (conf. esta sala CC Sent. N° 251/09), parece del todo razonable que -como contrapartida-, el Banco se encuentre sujeto a un plazo de prescripción menor que el ordinario. En otros términos, resulta excesivo sostener que el Banco no tenga la carga de perseguir su crédito de una manera pronta si se tiene en consideración las prerrogativas expuestas, carga que es conteste con la obligación que pesa sobre las entidades bancarias de mantener el estado de las cuentas al día (art. 797 del Código de Comercio) lo que impone una actuar diligente y rápido en la consecución de sus fines.----------------------------------

D. De allí que, en casos dudosos y equívocos, el ordenamiento jurídico debe ser interpretado en su favor, procurando dispensarle mayor protección sin sus derechos frente a la parte fuerte del sistema, lo que en orden al instituto de la prescripción significa acoger plazos breves y prescindir de los plazos largos que rigen en concepto de principio general.------------------------------------------------------

VII. 5. Criterio apagógico- Absurdidad del plazo decenal- Violación al principio de igualdad:-------------------------------------------------------------------------

A. Amén de todo lo argumentado, a mi entender media otra circunstancia determinante para inclinarme por el plazo quinquenal de prescripción, y es que la admisión de la tesis contraria (sostenida por el recurrente) por la que se propugna el plazo decenal llevaría a consagrar una suerte de “privilegio” absurdo e inconcebible a favor del banco y en contra de la parte débil de contrato.-------------------------------

B. Es que, mientras al cliente se le otorga un plazo de cinco años para accionar por revisión de la cuenta corriente bancaria, la entidad financiera contaría con un plazo equivalente al doble (diez años) para demandar el cobro por el saldo deudor, lo cual implica una situación que no guarda coherencia con la igualdad de tratamiento frente a circunstancias prácticamente análogas.------------------------------

VII. 6. De otro costado, y este es un dato no menor, la solución aquí asumida es conteste con la adoptada por la mayoría de los países de la región. En efecto, en Paraguay el plazo de prescripción de la acción de cobro de saldo deudor de cuenta corriente bancaria es de tres años (art. 662 del Cód. Civil), en tanto que en Uruguay y Chile, dicho término es de cuatro años (arts. 1019, inc. 3 y art. 619 de los respectivos Códigos de Comercio), mientras que en Venezuela resulta quinquenal (at. 520 del Código de Comercio).------------------------------------------------------------

Como se colige que esta breve reseña, en derecho comparado se ha preferido un plazo prescriptivo menor al ordinario, lo que resulta del todo conforme con los principios de celeridad y seguridad que el derecho comercial moderno reclama (ver considerando VI).-------------------------------------------------------------------------------

VII. 7. Finalmente, no puede pasarse por alto que -en nuestro país- la evolución legislativa se encamina -decididamente- a determinar plazos de prescripción más cortos.------------------------------------------------------------------------

En efecto, a partir de la reforma operada por la Ley 17.711, que tuvo entre uno de sus fines acortar los plazos de prescripción (conf. BORDA, Guillermo A., La reforma de 1968 al Código Civil, Ed. Abeledo Perrot, 1971, Buenos Aires, pág. 283 y ssgtes.) se observa una paulatina tendencia a reducir los plazos prescriptivos (baste señalar al respecto que el proyecto de modificaciones al Código Civil del año 1998, determina un plazo ordinario de prescripción de cuatro años, conf. art. 2501), cambio legislativo que en nuestro país se cristalizó con el dictado de la -ya aludida- Ley 26.631; tendencia que –aún con mayor fuerza- también se advierte en otras latitudes (conf. BORDA, Alejandro, La prescripción liberatoria, LA LEY 18/02/2010, 1; LÓPEZ HERRERA, Edgardo, El nuevo régimen de prescripción liberatoria en el Derecho francés, LA LEY2009-B, 897). --------------------------------

VIII. CONCLUSIÓN:------------------------------------------------------------------

A. Con lo expuesto queda definido el problema de interpretación planteado.----

Desde que, tal como se termina de argumentar, la relación jurídica acerca de cuya prescripción se discute es subsumible en la norma especial del art. 790 del Código de Comercio, con lo que corresponde concluir que está sujeta a la prescripción de cinco años.--------------------------------------------------------------------

B. De tal guisa, toda vez que la premisa de derecho de la sentencia impugnada se adecua al temperamento que la Sala estima correcto y significa una interpretación exacta de las normas legales involucradas en la cuestión, el recurso de casación debe ser rechazado, lo que me determina a responder negativamente a la primera cuestión propuesta, emitiendo en tal sentido mi voto.--------------------------------------

Voto por la negativa a la primera cuestión.--------------------------------------------

A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR ARMANDO SEGUNDO ANDRUET (H), DIJO:--------------------------------------- Adhiero a los fundamentos brindados por el Señor Vocal Carlos Francisco García Allocco. Por ello, compartiéndolos, voto en igual sentido a la primera cuestión planteada.------------------------------------------------------------------------------

A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR DOMINGO JUAN SESIN, DIJO:----------------------------------------------------------

Comparto los fundamentos expuestos por el Señor Vocal del primer voto.----


Así voto.---------------------------------------------------------------------------------

A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR CARLOS FRANCISCO GARCÍA ALLOCCO, DIJO:---------------------------------------- A mérito de la respuesta dada al primer interrogante, propongo:----------------

I. Rechazar el recurso de casación interpuesto por el motivo del inc. 3º del art. 383 del CPCC y en consecuencia confirmar el pronunciamiento opugnado.------ II. Imponer las costas de esta Sede por el orden causado, atento existir jurisprudencia contradictoria sobre la cuestión hermenéutica debatida.----------------- III. No regular honorarios a los letrados de los colitigantes (art. 26 ley 9459).---------------------------------------------------------------------------------------------

A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR ARMANDO SEGUNDO ANDRUET (H), DIJO:--------------------------------------- Adhiero a los fundamentos brindados por el Señor Vocal Carlos Francisco García Allocco. Por ello, compartiéndolos, voto en igual sentido a la segunda cuestión planteada.------------------------------------------------------------------------------

A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR DOMINGO JUAN SESIN, DIJO:----------------------------------------------------------

Comparto los fundamentos expuestos por el Señor Vocal del primer voto.----


Así voto.---------------------------------------------------------------------------------

Por el resultado de los votos emitidos, previo acuerdo, el Tribunal Superior de Justicia, por intermedio de su Sala en lo Civil y Comercial,-------------------------

RESUELVE:--------------------------------------------------------------------------------------------

I. Rechazar el recurso de casación interpuesto por el motivo del inc. 3º del 838 CPCC y en consecuencia confirmar el pronunciamiento opugnado.----------------

II. Imponer las costas de esta Sede por el orden causado, atento existir jurisprudencia contradictoria sobre la cuestión hermenéutica debatida.-----------------

III. No regular honorarios a los letrados de los colitigantes (art. 26 ley 9459).

Protocolícese, e incorpórese copia.-


Dr. Armando Segundo Andruet (h)

Presidente Sala Civil y Comercial

Dr. Carlos Francisco García Allocco Dr. Domingo Juan Sesin
Vocal del Tribunal Superior de Justicia Vocal del Tribunal Superior de Justicia



“BANCO DE LA PCIA. DE CBA. C/ MARTINOLLI JORGE E. y O. - PRES. MULTIPLE - EJECUTIVOS PART. - REC. APELAC. - REC. CASACIÓN (B 26/09)",

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconCausa N 16. 270- sala II- “Salguero, Walter René s/rec de casación”

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconRec ordinario(c/a) Num.: 165/2012

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconAudiencia Provincial de Barcelona, Sección 13ª, Auto de 23 Ene. 2006, rec. 509/2005

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) icon“A. G. M. E. R. c/ Superior gobierno de la provincia de entre rios...

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconTribunal Económico-Administrativo Central, Sección Vocalía 12ª, Resolución...

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconJuzgado de lo Penal N° de Murcia, Sentencia de 7 Dic. 2011, rec. 166/2011

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconAudiencia Provincial de Burgos, Sección 1ª, Sentencia de 26 Jul. 2011, rec. 119/2011

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconAuxiliares de Justicia. Peritos. Designación. Inscripción en listas...

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconOficio mediante el cual se revoca la autorización otorgada a Banco...

“banco de la pcia. De cba. C/ Martinolli jorge e y O. Pres. Multiple ejecutivos part. Rec. Apelac. Rec. CasacióN (B 26/09) iconTribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo,...
«sucesivos tramos de autopista» comprende ampliaciones y mejoras. Obligación de la concesionaria de efectuar una proposición con...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com