San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945






descargar 79.44 Kb.
títuloSan Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945
página1/4
fecha de publicación01.07.2016
tamaño79.44 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4

P
oder Judicial de la Nación

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S.A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No . 46.2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606.945
En Buenos Aires, a 10 días del mes de diciembre del año 2012, hallándose reunidos los señores Jueces integrantes de la Sala “H” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “San Miguel, María Laura c/ Telecentro S.A. s/ Daños y Perjuicios” y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, la Dra. Abreut de Begher dijo:

I.- La sentencia apelada admite parcialmente la demanda entablada contra Telecentro S.A. y Cablevisón S.A., condenándolas a efectuar tareas a los fines de evitar el ingreso de roedores a la propiedad de la accionante, y a abonarle a esta última una suma determinada en concepto de daño punitivo y daño moral, imponiéndole a las codemandadas las costas del proceso.

La actora, a fs. 266/67, se alza contra la sentencia dictada por la Sra. Magistrada de primera instancia a fs. 221/36, habiendo contestado su expresión de agravios únicamente la codemandada Telecentro S.A. a fs. 287. A fs. 271/5 presenta su expresión de agravios la codemandada Cablevisión S.A., haciéndolo también la codemandada Telecentro S.A. a fs. 277/81, las que fueron contestadas por la accionante a fs. 283/85.
II.-Agravios.

La parte actora en su pieza recursiva entiende que es insuficiente la condena a hacer impuesta por la sentenciante, aduciendo que omitió recomendar la modificación del recorrido del cableado, por considerarla muy efectiva, sencilla y económica.

Por su parte, la codemandada Cablevisión S.A., se agravia por considerar que la Sra. Juez de grado no ha efectuado un adecuado análisis de la situación y de las pruebas, señalando que ha omitido valorar partes del informe elaborado por la Subsecretaría de Control Comunal, en cuanto indica que los roedores se desplazan por los árboles, que dan saltos de hasta un metro de distancia, y que también se desplazan por cañerías, que la rata negra es la más común en las ciudades, y que el Estado no ha podido controlarlas con las medidas adoptadas. Considera que se omitió tomar en cuenta que en el barrio de Villa Urquiza hubo un gran aumento de la construcción y también demográfico. Sostiene que no se encuentra acreditado que las ratas ingresaron al inmueble de la actora y, mucho menos que hubiere sucedido por su cableado. Afirma que la a quo no advirtió la imposibilidad fáctica de evitar el desplazamiento de estos roedores -los razonamientos en este sentido efectuados por el perito ingeniero no merecieron objeción-, y que tampoco se ha merituado la existencia de infracción alguna a la normativa legal sobre la colocación del cableado, en tanto su parte hubo colocado un disco plástico como única y efectiva medida.También se queja sobre la procedencia y cuantía del daño punitivo, por cuanto aplicó a ambas codemandadas la misma imputación: “conducta desaprensiva”, cuando su parte brindó oportuna solución al problema, instalando los discos plásticos móviles en el cableado, mientras que la restante codemandada los anuló, imputándosele a su parte las consecuencias de un hecho realizado por Telecentro S.A., y sancionándolas a las dos por igual, sin que se le hubierta efectuado a su parte reclamo alguno luego de la inutilización de los adminículos. Se queja por considerar que el daño punitivo reviste el carácter de sancionatorio y que ella no merece esa sanción. Señala que se acreditó que el cableado y la instalación en el edificio responden al cumplimiento de un contrato y al ejercicio lícito de su actividad. Funda su agravio en que no es posible controlar la plaga de ratas, y que adoptó todas las medidas a su alcance para solucionar el problema, como la colocación de discos plásticos, como surge del informe pericial. Cuestiona la cuantía del monto de condena, y ataca la valoración que la sentenciante efectuó de la prueba testimonial. Asimismo, se agravia porque la Sra. Juez de grado no determinó los porcentuales de responsabilidad correspondientes a cada codemandada, ni la omisión del deber del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de mantener la higiene en los espacios públicos, sin considerar los resultados del informe de la Subsecretaría de Control Comunal.

La restante codemandada, Telecentro S.A., funda su queja en que la actora no acreditó el hecho generador del daño, los daños, la relación de causalidad, y tampoco valoró adecuadamente la responsabilidad que se le atribuye. Niega que exista, con la actora, una relación de consumo que encuadre en los términos de la ley 24.240, ya que no es cliente suyo. Sostiene que, de todos modos, los cables cuentan con discos para impedir el paso de los roedores, que ese es el sistema existente a tal fin, y que correspondía a la actora colocar un enrejado para impedir el acceso de las ratas. Se agravia porque en la sentencia no se ponderó que la actora posee perro, y que su comida podría atraer a las ratas, según surge del dictamen pericial. También cuestiona la procedencia del daño moral por falta de pruebas, y la condena por daño punitivo por no existir relación de consumo, y por no haberse probado violación a un contrato o disposición legal.
III.-Antecedentes.

III. a) Demanda.

A fs. 11/17 la accionante, María Laura San Miguel, demanda a Telecentro S.A. y a Cablevisión S.A. para que se los conmine a modificar el tendido de cables y a instalar un sistema para impedir que roedores ingresen en su vivienda. Reclama, asimismo, que se los condena a abonar la suma de $20.000 por daño moral y $50.000 por daño punitivo.

Refiere que es propietaria del inmueble sito en la calle Espinosa 2350, piso 2, Dto. 7 de esta Ciudad, donde vive junto a su madre, su pareja, y su hija de siete años. Afirma que es clienta de Cablevisión S.A. y que el Consorcio de Copropietarios de la calle Espinosa es cliente de Telecentro S.A.. Afirma que las demandadas ingresaron tendidos de cables al edificio desde el tendido de la calle por una cornisa ubicada en el segundo piso del edificio mencionado, que desde allí suben a la terraza, que dicha cornisa se encuentra unida al balcón de su propiedad, y que gran cantidad de ratas utilizan tal tendido de cables para desplazarse, lo que es común en la cuidad, pero que no ingresan a las viviendas. Sostiene que, en su caso, las demandadas ingresan sus cables al edificio por la mencionada cornisa, que los roedores llegan hasta ella, y al no poder continuar, dado que el mismo sube en línea recta hasta la terraza, ingresan al balcón del inmueble de la actora. Dice que el reclamo efectuado a Cablevisión S.A fue atendido colocando un disco plástico en el cable, el que gira evitando que los roedores continúen desplazándose, pero que meses más tarde Telecentro SA. también efectuó un tendido de cables, inutilizó el indicado sistema, y reinstaló el problema. Dice que los reclamos efectuados a las demandadas no tuvieron respuesta, y refiere los perjuicios que le provoca la presencia de los roedores, imputándole la responsabilidad por los perjuicios a las demandadas.

III. b) Contestaciones de demanda de Cablevisión S.A. efectuada a fs. 35/4, y de Talecentro S.A. efectuada a fs. 54/60.

Cablevisión S.A. pone de resalto la vaguedad de la demanda, por cuanto no indica el momento en que sucedieron los hechos relatados. Dice que sus afirmaciones carecen de respaldo probatorio, que pretende lucrar con una situación que se da en cualquier ciudad del mundo, y que resulta ajena a los operadores de cable. Expresa que ha desconocido los hechos ocurridos en el interior de la propiedad de la actora, que le brindó solución a su reclamo, por lo que carece de responsabilidad en el hecho, y que, en todo caso la responsabilidad le cabe a Telecentro S.A. por haber removido los discos colocados por ella. Indica que el tendido de cables no causa daño o lesión alguna, y que la problemática sobre la existencia de roedores aqueja a la ciudad no es algo que pueda solucionar su parte.

Telecentro S.A. niega que tenga cualquier responsabilidad en el hecho. Afirma que es una empresa dedicada a la explotación de Servicio de Circuito Cerrado de Televisión en banda de UHF, consistente en la distribución, a través de una red de cables, de distintas señales de televisión a los domicilios de los clientes, contra el pago de un abono mensual, y que al realizar el tendido de cables de los abonados del edificio de la calle Espinosa, lo hizo con todas las reglas del buen arte y dando fiel cumplimiento a toda la normativa aplicable a la materia.
III. c) Sentencia.

A fs. 221/36 se dicta sentencia haciendo lugar parcialmente a la demanda, condenando a las codemandadas, en forma concurrente, a colocar un enrejado en el balcón de la actora que impida el acceso al inmueble de los roedores, y de discos plásticos móviles en el cableado. Asimismo, las condena a abonar a la actora la suma de diez mil ($10.000.-) en concepto de daño punitivo, y de veinte mil pesos ($20.000.-) en concepto de daño moral, imponiendo las costas a las accionadas.
IV.-Análisis fáctico.

a- Para analizar la crítica centrada en la responsabilidad atribuida a las demandadas, me detendré en la valoración de las pruebas producidas en el proceso.

A fs. 99 la testigo Bango, vecina del edificio, expresó que tanto Cablevisión y Telecentro prestan servicios de cable en el edificio, y que en la terraza hay una caja de cada uno. Dijo que el tendido de cables ingresa directamente por el segundo piso, y que de ahí partían los cables para arriba, que por el segundo pido es por donde ingresa y paseaban las ratas adentro del departamento, y que desde ahí subían, y que podía verlo desde la calle. Expresó que en el segundo piso había suciedad de rata -su materia fecal-, detrás de los sillones del comedor, living. Manifiesta que hace años Cablevisión colocó dos discos, pero que “(…) Telecentro hizo una conexión igual, pero pasando por el mismo agujero del disco que estaba colocado y lo dejó rígido al disco, entonces de esa forma no impide que las ratas entren. Porque al estar rígido las ratas pasan para arriba. Lo sé porque se ve desde la calle, es el único cable que está conectado al edificio, únicamente sacar una foto de noche para ver las ratas caminando por el cable, que mejor prueba (…)”. Señaló que el ingreso de los roedores comenzó aproximadamente hace dos años, pero que la actora le había comentado que hacía tiempo que tenía el problema. Refirió distintas medidas que tomó el consorcio para combatir las ratas, y que la presencia de roedores le ocasionaban estrés, contaminación para la salud de todos los habitantes del edificio; y que Laura tenía mucho miedo, que no dormía, y que estaba estresada porque no sabía cuando iba a aparecer una rata, ya que se escondían y luego salían de noche. Agregó que esto lo vió en dos oportunidades, en un lapso de tiempo de quince días, en septiembre u octubre de 2010 aproximadamente.

Los dichos del testigo Molinari (fs. 121), portero del edificio de la calle Espinosa 2350 con coincidentes con los de la anterior. Dijo que el consorcio tenía contratados los servicios de cable de Cablevisión y Telecentro. Explicó que el tendido de cables ingresa “(...) desde un poste que está a la altura del cordón de la vereda y ambos por dos cables, uno por cada empresa, aproximadamente a la altura del segundo piso del balcón del edificio, está justo en la parte de abajo del balcón del segundo piso. Los dos cables suben en forma vertival hacia la terraza (...)”. Refirió que las mencionadas empresas colocaron sistemas para impedir el acceso de roedores al edificio, poniendo unos disquitos, que no fueron obstáculos para las ratas que siguieron pasando. Indica que ello se agravó cuando una de las empresas puso los cables en un solo disco, que quedó fijo, lo que permitió que las ratas siguieran pasando, y que era una situación que se repetía en otros pisos. Expresó que los roedores le defecan dentro de la casa, detrás de los sillones.

Estas declaraciones resultan por demás elocuentes e impresionan como veraces, lo que permite tener por acreditada la presencia de ratas en el edificio y en la vivienda de la accionante tal como lo entendió la magistrada, más allá de la minimización efectuada por la demandada respecto de la prueba testimonial. Al respecto debo expresar que no hay cuestionamiento concreto y oportuno efectuado por las accionadas respecto de la idoneidad de los testigos (artículos 386, 456 del código Procesal).

En idéntico sentido, el administrador del consorcio, informó que en el año 2010 el consorcio tenía contratado el servicio de Cablevisión y que algunas unidades tenían contratado el servicio de Telecentro, que la actora efectuó el reclamo por roedores, y que el consorcio envió carta-documento a Telecentro por ese motivo, y que en abril de 2010 el consorcio concurrió a la mediación solicitada por la actora por el tema de los roedores.

b- Ahora bien, las fotografías agregadas a fs. 3/7 dan cuenta de la ubicación en la que fue colocado el cableado de los servicios de cable. Ello resulta coincidente con la fotografía obrante a fs. 139, agregada con la pericia presentada por el ingeniero civil. Se pude apreciar en ésta última los discos plásticos para evitar el ingreso de ratas, que fueran referidos por las partes. Dictaminó el experto que “Uno de los discos de protección contra los roedores se encuentra muy cerca del balcón de la actora, del segundo piso del edificio referido. Se observa que por estar fijado a la viga de hormigón se le da la oportunidad a las ratas de pisar sobre la misma”. Informó también sobre otras posibilidades de recorrido del tendido de cables. Destacó la importancia de los discos plásticos que serían aptos para impedir el acceso de roedores, y la posibilidad de colocar un enrejado más fino como barrera para el ingreso de tales animales. Asimismo, señaló que la actora posee perro y que su comida es atractiva para las ratas -ninguna de las partes objetó de modo alguno el dictamen del experto-. No obstante ello, luego de clausurado el período probatorio, Telecentro S.A. efectuó una observación, en la que negó que el disco estuviera fijado a la viga de hormigón -como afirma el experto-.

Del informe del “Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Dirección General Inspección. Seubsecretaría de Higiene Urbana” (fs. 148/86) surge un estudio sobre la percepción de los vecinos sobre la presencia de roedores, e indica las medidas adoptadas para combatirlos. Informan que “A nuestro entender los factores que contribuyen a la distribución de roedores, corresponde a la cantidad de inmuebles y terrenos desocupados que existen en el tejido de la Ciudad, obras en construcción, demoliciones sin haber desrratizado previamente y a la falta de higiene, ya que estos vectores requieren para su crecimiento agua y comida (Se adjunta fotocopia de evolución, crecimiento y adaptación de roedores), como así también las fuentes de agua (Riachuelo y Río de la Plata) conducto ideal para su traslado a distintas áreas de la Ciudad”.-

Hasta aquí las pruebas rendidas sobre el hecho que nos ocupa. De ellas se desprende, con toda claridad, la existencia de roedores en la zona, en las inmediaciones del edificio en el que se ubica la unidad de la actora, y en su unidad funcional. También se probó que ellas ingresan a la unidad de la actora por el tendido de cable de las empresas prestadoras del servicio de cable. Por otra lado, se encuentra acreditado que Cablevisión S.A. es la prestadora del servicio por cable de la accionante, y que, si bien, Telecentro S.A., no le presta a la actora tal servicio, sí lo hace respecto de otros copropietarios que integran el mismo consorcio, conforme se desprende de la declaración antes referida y del informe agregado por el administrador del consorcio de fs. 111. Además, se comprobó que, si bien Cablevisión S.A., colocó discos plásticos para impedir el ingreso de los roedores a la unidad de la accionante, ellos, luego dejaron de funcionar al colocar su cableado Telecentro S.A., sin que ninguna de las dos coaccionadas hubieran tomado medida alguna para revertir la situación.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 icon"O. E. M. y otro contra P., A. O. sobre Daños y perjuicios sobre Daños y perjuicios. Ordinario"

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconExpte. Nº 74 “M., H. O. y otros c/Clínica Privada Regional S. A....

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconMendoza, Beatriz Silvia y otros c/ Estado Nacional y otros s/ daños...

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconJuzgado superior en lo civil y contencioso administrativo de la circunscripcion...

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconDAÑos y perjuicios derivados del divorcio

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 icon“S. L. J. c/ América Televisión S. A. y otros s/ ordinario daños y perjuicios”

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconBrizuela, diego antonio c/ banco río s. A. s/ Daños y perjuicios”

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconZibecchi pablo c/ trama fabián y otros s/ daños y perjuicios

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 icon“Krum, Andrea Paola c/ Yahoo de Argentina S. R. L. y otro s/ daños y perjuicios”

San Miguel, María Laura c/ Telecentro S. A. s/ Daños y Perjuicios”, Expediente No. 46. 2/2010, Juzgado Civil No 65, R. 606. 945 iconC., A. E. c/ Buenos aires lawn tennis club s/ daños y perjuicios” – Sala “G”






© 2015
contactos
ley.exam-10.com