En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art






descargar 42.62 Kb.
títuloEn la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art
fecha de publicación16.06.2016
tamaño42.62 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
SENTENCIA NUMERO: 18

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “DIEGUEZ JOSÉ RICARDO C/ CNA ART S.A.- Ordinario-Enfermedad Accidente (Ley de Riesgos) Expte. Nro. 133500/37” a fin de proceder a la continuación de la Audiencia de Vista de la causa con la lectura de votos y parte resolutiva de la Sentencia, se constituye en sesión pública y oral el Tribunal Unipersonal a cargo del Dr. Mario Ricardo Pérez y por ante el actuario. Resulta de autos que a fs. 2/16 comparece el Sr. José Ricardo Dieguez promoviendo formal demanda en contra de CNA ART S.A. persiguiendo el cobro de la suma de pesos ciento veintiseis mil cuatrocientos dieciséis o lo que en mas o en menos resulte de la prueba a rendir en concepto de indemnización prevista en la ley 24.557.- Respecto de la competencia señala que a partir de lo resuelto por la CSJN en la causa “Castillo” corresponde a la justicia provincial, pero sin perjuicio de ello solicita la declaración de inconstitucionalidad del art. 46, como así también de los arts. 21 y 22 de la LRT.- Relata que ingresó a trabajar en relación de dependencia económica, jurídica y técnica para con la empresa Embotelladora del Atlántico SA dedicada a la fabricación y venta de bebidas gaseosas, con fecha 14/01/78, desempeñándose hasta la actualidad como operario, percibiendo una remuneración promedio mensual de siete mil quinientos pesos ($ 7.500). Acompaña certificado médico del que surge que padece de sindrome cervicobraquial bilateral, hombro doloroso (tendinitis del manguito rotador) y gonalgia bilateral (tendinitis subcuadricipital), lo que le provoca una incapacidad parcial y permanente del 30 % de la T.O., calificada médico legalmente como enfermedad profesional en los términos de la LRT y del dto 658/96. Relata el tipo de tareas que realizó en la playa, las de preventa cargando los cajones y detallando los pesos que debía movilizar para armar las bases. Detalla como se fue realizando el proceso de producción, el que al principio de la relación laboral era manual. Indica que la línea comienza con la desempaletizadora y allí, el operario espera que el autoelevador coloque en el inicio de la línea las bases con los cajones de botellas vacías, previamente seleccionadas en clasificación de envases. El operario en ésta tarea, debe permanecer de pie frente al inicio de la línea, agachándose o elevando pesos, empujando y con permanente rotación de cintura y flexo extensión de columna vertebral, con movimientos incómodos y antifuncionales. La línea continúa en la sección desencajonado, la que al igual que la anterior y hasta hace diez años atrás, era totalmente manual. Debía tomar una botella con cada mano, de un cajón situado sobre otra cinta transportadora y acomodar las botellas sobre la cinta transportadora de la lavadora. Luego los envases pasan a la sección de Lente de Pre-inspección y aquí el operario permanece sentado sobre una banqueta no regulable controlando que las botellas que ingresen estén sin roturas o excesiva suciedad. Luego las botellas ingresan a la lavadora y aquí el operario parado sobre una plataforma, controla y verifica que los envases se encuentren en posición vertical. Se le exige de este modo desplazamiento del operario sobre la plataforma con flexión de tronco hacia delante y estiramiento de brazo a fin de enganchar los envases. Seguidamente los envases pasan por el Visor de salida, en donde debe controlar visualmente envases vacíos que salen de la lavadora para que puedan ingresar al llenado. Esta operación la realiza la llenadora, debiendo controlar el operario su correcto funcionamiento, retirando los envases que se rompen en el proceso. En la tapadora el operario trabaja en posición de sentado sobre banquetas rígidas, controlando que el tapado y cierre de los envases sea el correcto. Finalmente pasa al Empaletizado y donde el operario que ocupa este puesto no rota durante toda la jornada. Relata que los operarios que ocupaban el puesto de maquinistas debían realizar el cambio de cabezal, esfuerzo que requería se realizara la tarea entre dos dependientes. Diagnosticado del padecimiento de una enfermedad profesional del 30 % de la T.O. por sus médicos particulares, la ART rechaza sin fundamento alguno los siniestros denunciados. Solicita el pago de la indemnización prevista en la LRT que asciende según el cálculo que practica a la suma de Ciento veintiseis mil cuatrocientos dieciseis ($ 126.416). Solicita la declaración de inconstitucionalidad del Tope Legal y fórmula de cálculo IBM (arts. 12 y 14 LRT) como así también de los arts. 8, 21, 22, 46 y dto. 717/96 cita doctrina y jurisprudencia que avalan su petición. Formula Reserva de Caso Federal. Admitida la acción se designó audiencia de conciliación, la que se celebró según constancias del Acta obrante a fs. 35, oportunidad en la cual la parte actora se ratificó de la demanda incoada solicitando se haga lugar a la misma con más intereses y costas. Por su parte la demandada por intermedio de su apoderado, negó la descripción de las tareas efectuada en demanda. Sostuvo que por no haber transitado la etapa administrativa la acción debe ser declarada inadmisible. Interpuso excepción de falta de acción atento a que la ART no asumió responsabilidad por reparaciones por los hechos o eventos no contemplados en la LRT. Especifica las condiciones que de acuerdo al Dec. 658/96 son necesarias para atribuir carácter profesional a una enfermedad y refiere que de acuerdo a las tareas descriptas por el actor, resultan totalmente injustificadas las enfermedades demandadas. Responde a los planteos de inconstitucionalidad y Formula Reserva de Casación. Abierta la causa a prueba la actora a fs. 39 ofrece la confesional, testimonial, Documental-Instrumental, Pericial Médica. Por su parte la demandada ofrece a fs. 41/42 documental, confesional, testimonial, exhibición, informativa, pericial médica y presuncional. Diligenciadas que son se remiten los autos a este Tribunal en el que tuvo lugar la audiencia de vista de la causa según constancias obrantes a fs. 164 y sgtes., mientras que a fs. 216/223 el Fiscal de las Cámaras Civiles y Comerciales contesta el traslado corrido con motivo del planteo de inconstitucionalidad articulado por el actor en relación a la inconstitucionalidad del art. 14 del Dec. 1649/09, quedando de este modo la causa en estado de dictar sentencia. El Tribunal se planteó la siguiente y UNICA CUESTION: ¿Resulta procedente el reclamo formulado por el actor, y en su caso que resolución corresponde dictar?.- A LA ÚNICA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR MARIO RICARDO PEREZ DIJO: En primer lugar cabe acotar que la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación ya ha declarado, in re “Castillo c/ Cerámica Alberdi”, la inconstitucionalidad del art. 46 de la LRT por lo que igual tesitura cabe adoptar en autos tal como lo peticiona la parte actora.- Y así, fijada la competencia ordinaria para entender en todo reclamo que tenga el trabajador contra una ART, cabe expedirse en cuanto al segundo planteo que también se formula cual es la inconstitucionalidad que se peticiona de las comisiones médicas creadas por la LRT –y su trámite- (arts. 21 y 22 y Dec. 717/96), puesto que en el caso, Dieguez no acudió a dicha instancia por las razones –y jurisprudencia-, que cita en la demanda. Esta Sala sobre el punto, sostuvo que el hecho que se hubiese fijado un trámite administrativo previo en nada afectaba el derecho del trabajador toda vez que siempre existía la posibilidad del debate judicial amplio posterior; pero, claro está, en todos aquéllos casos, habían ocurrido los trabajadores a la Junta Médica con lo cual la declaración de “inconstitucionalidad” que peticionaban, devenía a la postre abstracta ya que si tenían –y de hecho ofrecieron-, el derecho a ofrecer nueva pericia médica, no se observaba cuál era el agravio sustancial que podía producírseles.- Mas el caso es aquí distinto puesto que el actor no ocurrió a aquélla sede planteando su inconstitucionalidad y manifestando que no está obligado a hacerlo ni puede serle previamente impuesta.- Sobre el punto, ya sostuve con anterioridad a éste voto (in re: “GORMAZ SILVIA CAROLINA C/ ASOCIART ART S.A.-Ordinario”, expte. 102.069/37) que “…..Partiendo de la base que ya ha fijado la Excma. Corte Suprema de Justicia la competencia de los Tribunales Provinciales por tratarse lo regulado en la LRT de “derecho común”, de suyo está entonces que cabe compartir también el criterio –citado en la demanda-, fijado por la Sala VI de la CNAT in re: “Abbondio, Eliana Isabel c/ Provincia ART S.A. s/ Accidente Ley 9688”, en tanto allí se dijo que “...A pesar que la Corte declara en el caso concreto sólo la inconstitucionalidad del art. 46 inc. 1 de la ley 24.557, en realidad sus fundamentos son aplicables también a las otras disposiciones de la ley que federalicen sus normas en detrimento de los tribunales provinciales, a cuyo cargo debe estar su interpretación y aplicación...”.- Y ello es así, sostengo, por cuanto el “fijar la naturaleza laboral” del accidente o enfermedad profesional como establecer el “carácter” y “grado de incapacidad” constituyen cuestiones de “hecho”, “prueba” e “interpretación jurídica” –en cuanto al nexo causal-, que resultan propias de las normas procesales locales y por ende reservadas a los Tribunales Provinciales.- Luego, no podía la Nación pretender atribuir válidamente dichas cuestiones a ningún “organismo” por ella creado, puesto que de tal modo quebrantó lo normado por los arts. 5, 75 inc.12, 109, 116 y 121 C.N.- Y por lo demás, cabe acotar también que constituiría un excesivo rigorismo formal que se rechazara la acción a tal altura procesal, por parte de quien tiene la facultad de pronunciarse en última instancia ordinaria, con el argumento de que habría “requisitos formales” y “previos” incumplidos; siendo del caso que la accionada no dedujo ninguna excepción de “incompetencia” –como debió hacer si tal era su pretensión-, al citársela a la audiencia de conciliación…..”.- Por idénticos fundamentos entonces, cabe declarar inconstitucionales en el caso tales normas y entrar al fondo del asunto.- En el sublite, la accionada niega que las patologías que el actor afirma padecer (síndrome cervicobraquial bilateral, hombro doloroso –tendinitis de manguito rotador- y/o gonalgia bilateral –tendinitis subcuadricipital- puedan ser encuadradas como “Enfermedad Profesional”, que le provoque una incapacidad del 30 % de la T.O. y en consecuencia que deba responder por ellas. Niega las tareas que el actor afirma haber efectuado. Así las cosas, corresponde me avoque al análisis de la prueba a fin de verificar si el actor efectivamente padece de la incapacidad alegada. A fs. 1 corre agregado certificado médico expedido por el Dr. José Eduardo Pacho del que surge que el actor Sr. José Ricardo Dieguez se encuentra afectado de Síndrome cervicobraquial bilateral; hombro doloroso –tendinitis de manguito rotador- y/o gonalgia bilateral (tendinitis subcuadricipital); que estas afecciones se condicen con la sintomatología clínica y radiológica, las que no obedecen a parámetros de normalidad esperados encontrar en un adulto del tipo constitucional y pondoestatural y, además, tampoco guardan relación con la edad cronológica y biológica. Estas afecciones le producen un daño físico el que le produce una incapacidad parcial y permanente del Treinta por ciento de la total obrera (30% de la T.O.) según baremos orientativos consultados calificándolas como enfermedad profesional. A fs. 128/136 se agrega el informe pericial médico oficial del que surge que las enfermedades que presenta el actor son “profesionales”, que la incapacidad es parcial, permenante, irreversible y definitiva, cifrándola el perito oficial en el 25,20 % de la T.O. (8,50% por columna cervical, 8,00% por hombros y 5,50% por rodillas, con mas un 3,20% por factores de ponderación).- Explica el perito que el síndrome cervicobraquial que padece el actor es producto de las posiciones forzadas y gestos repetitivos en el trabajo -previstos en el Dec 658/96-, como así también el tiempo de exposición a los agentes de riesgo para ocasionar esa patología. En cuanto al hombro doloroso bilateral, concluye el profesional que el mismo ha sido causado por el trabajo en forma directa y por la exposición a los agentes de riesgo -posiciones forzadas y gestos repetitivos en el trabajo- y, respecto a la tendinitis subcuadricipital bilateral, esta resulta ser una inflamación, irritación e hinchazón del tendon -estructura fibrosa que une el músculo al hueso-, causada por un uso excesivo y sobreesfuerzo del tendón, lo que en este caso ha sido producido por las labores cumplidas por Dièguez.- A fs. 139/142 corre agregado el informe en disidencia de la perito médica de control de la demandada, la que en síntesis concluye afirmando que la perito de oficio realiza el diagnóstico de artosis cervical -no de síndrome cervicobraquial- y que ésta -la artrosis cervical-, es una patología degenerativa no listada en el decreto 658/96.- Que el hombro doloroso es una patología aguda que responde a un tratamiento y que ocasiona una incapacidad parcial y temporaria y que no presenta evidencias de tendinitis subcuadricipital bilateral, desde que el actor no estuvo expuesto a posiciones forzadas o actos repetitivos en sus miembros y, sin perjuicio de lo expuesto, disiente con la metodología de cálculo de la incapacidad empleada por el perito de oficio ya que según la LRT, para sumar dos o más incapacidades se debe emplear el método de la “capacidad residual” y en función de ello y a todo evento, procede a recalcular el porcentaje de incapacidad con más los factores de ponderación, estableciendo –según los valores otorgados por la perito oficial- en el 22,70% de la t.o. al que ascendería el porcentual invalidante. Por último, también sostiene que las enfermedades padecidas por el actor son de origen inculpable y que el dictamen oficial no se ajusta a los criterios médicos clínicos ni legales determinados por la LRT; señalando además que la empresa para evitar la exposición a los agentes de riesgo, rota periódicamente a sus trabajadores. A fs. 53 se certifican, por inasistencia de partes las audiencias de exhibición oportunamente solicitadas. A fs. 59/117 corre agregada informativa solicitada a la empleadora Embotelladora del Atlántico S.A. por la que se incorporan los recibos de haberes del Sr. Dieguez por el período Enero 2007 a Enero 2009. Se encuentran reservadas en Secretaría C.D. Nro. 072296747, remitida por el actor a CNA ART el 13/08/09 en la que le manifesta que “trabajando a las órdenes de Embotelladora del Atlántico S.A. desde el 14/01/78 hasta la actualidad, efectuando tareas como operario lo que determinó que me encontrara expuesto diversos agentes sindicados como tal por el listado de enfermedades profesionales, tales como elevado nivel sonoro, posiciones forzadas, gestos repetitivos, agentes ergonómicos listado dto 658/96, y atento dolencias y cuadro clínico que me aqueja y debido a que Udes. omitieron efectuar los exámenes periódicos o bien comunicar su resultado me vi obligado a consultar médico particular, quien en virtud de los estudios médicos pertinentes diagnosticó que padezco de Sindrome cervicobraquial, hombros dolorosos (tendinitis de manguito rotador) gonalgia bilateral (tendinitis subcuadricipital) patologías estas calificadas médico legalemente como enfermedades profesionales por expresa inclusión en el listado y por corresponder con la triple identidad exigida en este –y que provocan un 30 % de incapacidad parcial y permanente (sin computar los fatores de ponderación). En virtud de lo manifestado intimo término de ley procedan a efectivizar las prestaciones médica y en su caso dinerarias a vuestro cargo, bajo apercibimiento de ley.” Con fecha 21/08/09 la demandada contesta informando que procedieron a rechazar el carácter laboral de la denuncia de “enfermedades profesionales” que diera lugar a la formación del siniestro Nº 503948, resultando totalmente ajeno a la actividad laboral lo que llevó a declinar cualquier tipo de responsabilidad, debiendo ser atendido por su Obra Social. En oportunidad de la audiencia de vista de la causa declaró el testigo Atilio Leonides Velez, quien manifestó que tuvo un reclamo por incapacidad y lo cobró. Explicó que trabaja en Embotelladora del Atlántico S.A. desde el año 1965 y que allí fue donde conoció al accionante en el año 1978 más o menos, cuando éste ingresó. Lo vio trabajar en el sector “producción” y en “playa”. Relató que en producción le tocaba levantar cajones (vacíos y llenos) –desde el piso- y apilarlos. Que si se caían debía barrer del piso todos los vidrios. Que también trabajaba en la cinta controlando las botellas. Que debía tomar una a una las botellas y encajonarlas a mano. Que en aquellos años era todo “manual” por lo que debían realizar movimientos de brazos y de aprehensión, contínuamente, con las manos, como así también agacharse y “doblarse” para efectual tal labor. Recordó que los cajones pesaban más o menos 15 o 20 Kg. (botellas de vidrio) y que en la playa, debían buscar la “base” -que era una plataforma de madera- y sobre la misma, ir colocando el “pedido” conforme una planilla y para lo cual, debían trasladarse hasta las pilas con un carro, cargar los packs en el mismo, trasladarlo hasta la base y allí apilarlos, desarrollando toda esa tarea “a pulso” y todo lo cual implicaba desde trabajar “agachados” –para colocar los cajones en la base desde el “piso” de la misma”, movilizando los cajones o packs hasta una altura, a veces, superior a los hombros-.- Dijo que los packs pesaban mas o menos entre 15 y 20 kgs., eran de ocho botellas de dos litros o dos litros y cuarto cada una y que se cargaban entre 50 a 80 packs por “base” y por hora –dependiendo del tamaño de la carga en la base- y que, en un día “normal”, cada operario movilizaba mas de mil packs.- Relató que hasta el año 1998 trabajó en Av. Castro Barros y que luego pasaron a la planta que está en Camino a Monte Cristo.- Especificó que en “soplado” la tarea consiste en cargar los rollos de plástico en la máquina que envuelve los packs. Que esos rollos son “muy pesados” -entre 40 y 50 ks.- y había que colocarlos a pulso en la máquina.- Que aproximadamente cada hora debían colocar un rollo nuevo y cuidar que las botellas queden derechas, para que no se caigan. Que esta tarea implica esta parado durante toda la jornada y agachados contra la cinta.- Dijo además que en Castro Barros debían barrer y pasar el trapo los mismos empleados e indicó que en “lavadora” el trabajo era muy pesado por la posición (debían estar inclinados, agachados), los relevaban cada media hora y trabajaban con continuo movimiento de hombros, manos y brazos para separar y acomodar las botellas que entraban en la misma. Que el accionante también desarrolló labores en el “lente pre-inspección” (visor de salida), donde si bien trabajaba sentado, debía estar contínuamente mirando el “visor” con movimiento contínuo de giro de la cabeza hacia un lado y otro para verificar que las botellas estuviesen en condiciones. Hasta aquí el relato de la prueba producida y rendida en la presente causa de cuyo análisis y valoración puedo concluir sosteniendo que la patología que padece el actor objetivada y evidenciada por la perito médica oficial designado en autos (“Síndrome cervicobraquial bilateral; hombro doloroso –tendinitis de manguito rotador- y/o gonalgia bilateral (tendinitis subcuadricipital)”, guardan estrecha vínculación con las tareas desarrolladas por el accionante a lo largo del vínculo laboral que lo une a Embotelladora del Atlántico S.A..- Y ello así puesto que tal como sostuvo el testigo Vélez, puede observarse que a lo largo de la relación laboral estuvo el accionante sometido no sólo a esfuerzos contínuos para la movilización de los packs de botellas o cajones –en su época-, sino también a la movilización de brazos y hombros y de supinación y pronosupinación de sus manos y muñecas, como así también debió adoptar posiciones –según la pericia médica oficial- incómodas y antiergonómicas.- Y en tal tesitura, cabe otorgarle plena validéz al informe médico oficial desde que éste, al basarse precisamente en las tareas cumplidas y relatadas en la anamnesis, calificó correctamente en el caso las afecciones como efectivamente “producidas” por el trabajo y captadas por la LRT y su decreto reglamentario.- Como se observa de lo reseñado, cabe otorgarle al informe oficial pleno valor convictivo en función de que el mismo se encuentra debidamente fundado, resulta objetivo, convincente e imparcial.- Y, por el contrario, desestimo en éste aspecto lo sostenido por la perito de control de la demandada desde que la misma parte de la premisa de no reconocer las labores que el actor invocó, esto es, sustentando la posición de la demandada al responder, califica las afecciones como “inculpables” pero sin hacerse cargo de las verdaderas tareas que el actor cumplió y que era precisamente, sobre lo cual debía pronunciarse.- Por lo demás y tal como lo ha sostenido ésta Sala inveteradamente, perito en realidad, es el oficial puesto que es quien dictamina “imparcialmente”. La función de aquellos que se designan a petición de las partes en cambio, no es otra cosa que la de “controlar” que lo concluido se ajuste a los parámetros de la ciencia y la técnica, para lo cual no pueden limitarse a “discrepar” sino que deben señalar en qué habría consistido el error ó vicio y, a la vez, expresar los fundamentos por los cuales su conclusión resultaría correcta.- En tanto ello no suceda, debe preferirse siempre –salvo que existan deficiencias en el dictamen mismo que lo tornen invalorable- la opinión del primero (oficial), por ser éste quién posee la mayor equidistancia de las partes, debiendo presumirse por tanto que sus afirmaciones guardan mayor imparcialidad. Y en el caso la perito de control se limita a “discrepar”, sin brindar por su parte precisión alguna que permita colegir que le asiste razón en la calificación que efectúa máxime –destaco-, cuando específicamente se aparta de la anamnesis que si tuvo en cuenta el oficial para dictaminar.- Ahora bien, sin perjuicio de lo precedentemente afirmado, debo aclarar que si le asiste razón a la perito contraloreadora en cambio, en cuanto a que discrepa respecto de la forma de cálculo efectuada para determinar el grado de incapacidad indemnizable. En efecto, conforme lo normado en el Dec. 659/96 corresponde establecerla en función de la “residual”.- Y así, como la actora no tenía incapacidades preexistentes y resulta ser mayor el síndrome cervicobraquial –del 8,50%-, la incapacidad que se le asignó por Hombro doloroso –del 8%-, debe calcularse sobre el 91,50% restante arribando al 7,32 % y la tendinitis subcuadricipital –del 5,50 %- debe serlo sobre 84,18 %; con lo cual los factores de ponderación –del 2,25%- arriban a una incapacidad total y definitiva por estas dolencias y factores de ponderación del 22,70% de la T.O. que la perito de control establece y que debe mandarse a oblar -y no del 25,20 % como había concluído la perito oficial.- Ahora bien, resulta ser del caso que la Empresa empleadora del actor (Embotelladora del Atlántico S.A.) ha remitido –y se glosan a fs. 60 y sgtes.-, los recibos correspondientes al actor por el período anterior a la época de la primera manifestación invalidante que, para el caso, resulta ser el mes de agosto del año 2009 en que notificó Diéguez a la accionada que se encontraba incapacitado por las afecciones por las que luego reclamó en autos.- Pero no los remitió en su totalidad puesto que falta el de julio de 2009 que debe necesariamente ser considerado a los fines de la obtención del IBM.- No obstante ello, cabe tener en cuenta que el “promedio” remuneratorio del actor en todos los meses anteriores –esto es, desde agosto de 2008 y hasta junio de 2009- basta –puesto que supera con creces-, el importe “mínimo” que debería considerarse para que se supere el “tope” indemnizatorio previsto en la ley 24.557 (según dec. 1278/00) en el art. 14 ib. y que cuestiona, precisamente, por resultar contrario a la C.N. al vulnerar su derecho de propiedad.- Y, por otra parte y al alegar, también ha planteado el actor la inconstitucionalidad del art. 16 del Dec. 1649/2009 -mediante el cual el P.E.N. actualizó los valores prescriptos en el art. 14, ap. 2 de la LRT-, aduciendo que al disponerse su aplicación sólo a las contingencias cuya primera manifestación invalidante se produzca a partir de su publicación en el B.O., quebranta el derecho de propiedad de todos los trabajadores que tenían sus reclamos pendientes, puesto que éstos percibirán sus indemnizaciones a valores desactualizados sin razón alguna que lo justifique.- Corrido traslado al Señor Fiscal de Cámara, èste lo evacuó conforme las razones supra expuestas y que comparto plenamente en tanto allí sustenta que lo normado en el art. 16 ib., resulta inconstitucional.- Y ello así, desde que no se observa cuál es la razón para no reconocerles, a todos aquéllos trabajadores que aún no habían percibido sus indemnizaciones a tal altura, ese “piso mínimo” que allí se dispone contraviniendo lo normado por el art. 3 del C.C. y en detrimento de los derechos de propiedad –e igualdad- de los trabajadores que la C.N. manda resguardar (arts. 14, 14 bis, 16 y 17 C.N.).- Como norma “reglamentaria”, nunca pudo apartarse de la ley misma (art.3 C.C.) a la que “reglamentaba” y que establece precisamente su aplicación inmediata “...aún a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes...”, como lo era el caso de autos.- Cabe señalar también en abono de esta postura que la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación al respecto, en los autos “Camusso”, “Gómez de Vélez” y “Francisco Castellano”, expresó que no implica “retroactividad”, la inmediata aplicación de la ley a una relación jurídica existente, si no se había aún satisfecho el crédito (en igual sentido, se pronunció también la SCJBA -vide Juba SUM. B 23897-).-Máxime si tenemos en cuenta que la aplicación de las mejoras introducidas por el Dec. 1694/09 a los infortunios ocurridos con anterioridad pero no cancelados a la fecha de vigencia, no afectan el derecho de propiedad de las aseguradoras, sino que por el contrario es a los trabajadores –que no vieron cancelados oportunamente sus créditos y debieron recorrer procesos administrativos o judiciales durante cuyo transcurso cambiaron las circunstancias económicas reconocidas por la nueva legislación-, a quienes la exigüidad del régimen original afectó; con lo que no cabría otorgarles una indemnización a tal altura “depreciada” y que no concuerda con el principio de “progresividad” tutelado por el art.75, inc. 23 C.N. ni con los tratados internacionales –inc.22-.- En consecuencia, resultando inconstitucional el art. 16 del Dec. 1694/09 en el caso por las razones dadas y aplicable su art. 3, en la etapa de ejecución de la sentencia deberán determinarse los importes de condena teniendo en cuenta el IBM que se establezca con la inclusión de los haberes faltantes del mes de julio del año 2009, el cual se multiplicará por 53, por el grado de incapacidad del 22,70% -veintidos con setenta por ciento- y por el coeficiente de edad -1,01 en el caso-.- A ésta altura, cabe que señale que a igual conclusión se habría arribado en el caso de haberse declarado inconstitucional el art. 14, ap. 2 de la LRT –también solicitado por el accionante-, desde que a todas luces el “tope” previsto por la ley 24.557 que no fue “actualizado” durante toda la década pasada pese a la inflación reinante y el aumento de los salarios, en los hechos importó un desconocimiento del derecho de propiedad de los trabajadores que la C.N. manda resguardar.- Ahora bien, también es del caso señalar que en octubre del 2.012 se dictó la ley 26.773 la cual creó nuevas prestaciones; disponiendo en su art. 8 un “ajuste general” –semestral- de los importes por incapacidad laboral permanente previstos “…en las normas que integran el régimen de reparación…” y, en el art. 17 –incisos 5 y 6- que: a)las disposiciones atinentes a las prestaciones en dinero y en especie de ésta ley, entrarán en vigencia a partir de su publicacion en el B.O. y se aplicarán a las contingencias previstas en la ley 24.557 y sus modificatorias cuya primera manifestación invalidante se produzca a partir de esa fecha y; b)las prestaciones en dinero por incapacidad permanente, previstas en la ley 24.557 y sus modificatorias, y su actualización mediante el decreto 1.649/09, se ajustarán a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley conforme el índice RIPTE…., publicado por la Secretaría de Seguridad Social, desde el primero de enero del año 2.010 y, agregándose asimismo que “…la actualización general prevista en el art. 8 de ésta ley se efectuará en los mismos plazos que la dispuesta para el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) por el art. 32 de la ley 24.241, modificado por su similar 26.417.”.- Frente a dicha normativa, la jurisprudencia ha adoptado dos posiciones diametralmente opuestas.- Por un lado (Vide lo resuelto por la Sala X de ésta Cámara de Trabajo in re: “Martín Pablo Darío c/ MAFPRE ART S.A.-Ord.-Accidente”, Expte N. 170607/37, voto del Dr. Carlos Toselli, del 21/12/12), están quienes sustentan que el inciso 6 del art. 17 ha dispuesto la “actualización”, mediante la utilización del índice RIPTE, para todos aquéllos supuestos anteriores a la entrada en vigencia de la ley desde que entienden que de no ser ello así, ésta última disposición no tendría razón de ser frente a lo normado en el inc. 5 y asimismo, condenan también al pago de los incrementos establecidos en el art. 3.- Por el otro (conf. lo resuelto por el Dr. Daniel Brain, Sala X, in re: “Rodriguez Rubén Alejandro c/ Pcia. ART S.A.-Ordinario-Accidente”, expte. 180910/37, sent. del 28/2/13), quienes entienden que la ley resulta irretroactiva (por así disponerlo el inciso 5) y que por tanto ningún importe reclamado con anterioridad a la entrada en vigencia de la ley debe ser “actualizado”.- Considero –por las razones que daré-, no sólo que la ley en cuanto a las nuevas pretaciones que crea en el art. 3 resulta irretroactiva, sino además que tampoco se dispuso en la misma –ni para el pasado como así tampoco para el futuro-, una revalorización por “depreciación monetaria” de los créditos reclamados con motivo de la aplicación de la ley 24.557, dec. 1649/09 y la nueva ley.- Doy razones: a)La Ley 26.773 en su art. 3 implementa dos nuevas prestaciones: 1)un 20% de incremento en el importe indemnizatorio para los supuestos de incapacidad permanente y; 2)la suma de $ 70.000 en caso de muerte del trabajador; b)en el art. 8 se dispone un “ajuste general” de todos los importes que integran el régimen de reparación y que se hará cada 6 meses, por el índice RIPTE; c)el art. 17, inc.5 es claro –a mi modo de ver- en tanto allí se dispone que las prestaciones “…de ésta ley…” (esto es, las creadas en el art. 3), entrarán en vigencia a partir de su publicación en el B.O. y se aplicarán a contingencias “futuras” (en modo alguno a las “pasadas”); y d)como colofón de todo ello y para dar coherencia a todo el sistema, lo que se dispone en el art. 17, inc. 6 es una “reactualización” de todas las prestaciones anteriormente creadas en las otras normas y que lo “conforman” (ley 24.557 y Dec. 1649/09), desde el 1/1/2.010 (no se olvide que la última “actualización” había sucedido en diciembre de 2.009 mediante el decreto mencionado en último término), por el mismo índice que se menciona en el art. 8.- En otras palabras, como el legislador consideró a la época del dictado de la ley 26.773 que todas las “prestaciones” estaban a tal altura “desactualizadas” (desde que la última había ocurrido en diciembre de 2009), ordena su “reactualización” por el RIPTE y sólo en el lapso indicado –esto es entre el 1/1/2010 y octubre/2012-, disponiendo en el último párrafo del inc.6 que a posteriori, la “actualización general” (dispuesta en el art. 8), se hará “..en los mismos plazos…” fijados por el art. 32 de la ley 24.241 modificado por su similar 26.417; o sea para el caso y por primera vez, a partir del 1/3/2013.- En suma entonces y conforme la postura que adopto, lo que la ley ha mandado a actualizar por el RIPTE en el inciso 6 resultan ser las “prestaciones” que estaban vigentes en las leyes 24.557 y Dec. 1649/09 (pero ya “desactuallizadas”), a la época del dictado de la nueva ley y ello, sólo por el período comprendido entre el 1/1/2010 y octubre de 2012; desde que a partir de allí regirá –en cuanto a futuras “reactualizaciones”- lo dispuesto por las leyes 24.241 y 26.417.- En modo alguno –a mi modo de ver-, pudo haberse dispuesto la “actualización” de los créditos que por incapacidad o muerte estaban reclamados judicialmente con anterioridad a su dictado por dicho índice.- Ni tampoco hacia el futuro, desde que ello estaba –y ésta- expresamente prohibido por las leyes 23.928 y 25.561 (arts. 7 y 7 y 10 respectivamente).- De allí entonces que no pueda interpretarse que el término “prestaciones” está referido a “todas” (esto es, las pasadas y las futuras, reclamadas judicialmente o no, etc.) en cuanto a “revalorizarlas” monetariamente mediante el RIPTE y con el argumento de que si el legislador “no distinguió, no se puede distinguir”; desde que estando expresamente prevista la “prohibición” (de utilizar índices de actualización para la repotenciación de deudas), va de suyo que ninguna interpretación “contraria” a lo dispuesto en otras leyes –y de órden público- puede efectuarse.- La única posible es que el art. 17, inc. 6 debe interpretarse en el sentido que son “las prestaciones de la ley” (“actualizadas” por el Dec. 1649/09 hasta el 12/09), las que se mandan nuevamente a repotenciar por el RIPTE (desde el 1/1/10 al mes de octubre de 2012), para de alli y hacia el futuro, reactualizarlas por dicho índice y en las épocas dispuestas en las leyes 24.241 y 26.417.- En consecuencia, en función de éstas razones y no existiendo índice de desvalorización monetaria que pueda aplicarse en el caso porque ello está prohibido y la ley 26.773 no lo dispuso; al monto que se obtenga en la etapa previa a la ejecución de la sentencia (aplicando la fórmula contenida en la Ley 24.557 y Dec. 1649/09 e inclusión del mes de julio del año 2009 a los efectos de la obtención del IBM); deberá adicionársele un interés del dos por ciento mensual con mas la tasa promedio mensual pasiva conforme la publica el BCRA desde el mes de agosto del año 2009 y hasta el momento de su efectivo pago.- Las costas, deben imponerse a la demandada vencida (art.28 de la Ley 7987), con excepción de los honorarios del perito médico de control del actor que resultan a su cargo, difiriéndose la regulación de honorarios de los letrados y peritos intervinientes para cuando se determine la base económica del pleito.- Por todo ello, en definitiva RESUELVO: I) Declarar inconstitucionales los arts. 46, 21 y 22 de la LRT y en consecuencia competente al Tribunal para entender en autos.- II) Declarar inconstitucionales los arts. 16 del Dec. 1649/09 y 14, ap. 2 de la Ley 24.557, al vulnerar lo dispuesto en el art. 17, 14 y 14 bis de la C.N. en desmedro del derecho de propiedad del actor.- III) Admitir la demanda y en consecuencia condenar a CNA ART S.A. a pagar al actor señor JOSE RICARDO DIEGUEZ los importes que en concepto de indemnización prevista en la ley 24.557 y con mas sus intereses, se determinen en la etapa previa a la ejecución de la sentencia de conformidad con las bases dadas al tratar la única cuestión propuesta, por el veintidós con setenta por ciento (22,70%) incapacidad que le ha sido determinado en autos.- Con costas (art. 28, Ley 7987), con excepción del honorario del perito médico del accionante que resultan a su cargo.- IV) Diferir la regulación de honorarios de los letrados y peritos intervinientes para cuando se determine la base económica del pleito.- V) Oportunamente, cumpliméntese con lo normado por la ley 8404.- VI) Protocolícese.-

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Córdoba, a los un día del mes de marzo de dos mil...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Córdoba, a cinco días del mes marzo de dos mil trece,...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Córdoba, a cuatro días del mes abril de dos mil trece,...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de La Plata, a los doce días del mes de marzo del año...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Mendoza, a los veinticinco días del mes de Marzo...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de San Salvador de Jujuy, Provincia de Jujuy, a los...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Córdoba a veintiséis días del mes de febrero del...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Neuquén, capital de la Provincia del mismo nombre,...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la ciudad de Córdoba, a un día del mes de noviembre de dos mil...

En la ciudad de Córdoba, a los doce días del mes de marzo del año dos mil trece siendo día y hora designados en estos autos “dieguez josé ricardo c/ cna art iconEn la Ciudad de Caleta Olivia, Departamento Deseado, Provincia de...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com